Está en la página 1de 7

RACIONALISMO Y FUNCIONALISMO EN LA ARQUITECTURA

TEORICA N°5
IAC MARCOS 18/09/2018

INTRODUCCION
Durante el siglo XIX y XIX los arquitectos de la época adoptaron dos conceptos que fueron
fundamentales para la evolución de la arquitectura contemporánea en sus diferentes
perspectivas, a través de métodos que hasta el día de hoy son materia primordial para
cualquier tipo de razonamiento lógico que implique el desarrollo de nuevas ideas.
Durante el desarrollo de este informe, se intentarán plasmar y enseñar los máximos
exponentes que dieron a luz a este tipo de pensamientos y como fueron influyeron en sus
obras y en las mentes de sus contemporáneos.

DESARROLLO
El racionalismo llevo a entender lo que es hoy la arquitectura actual, definido como un
término instalado por los griegos para hacer referencia en que todo conocimiento
verdadero parte de la mente o la razón, moviéndose a través de ciencias precisas de la
geometría, matemáticas, etc.
Esta corriente filosófica se desarrolla en Europa continental durante los
siglos XVII y XVIII con la aparición del Iluminismo (ilustración), formulada
por René Descartes, quien dudaba de todo y de ahí su frase “Pienso y
luego existo”.
Rene Descartes intenta encontrar un camino para distinguir lo verdadero
de lo falso, que le sirviera a cualquier persona con uso de razón que
quisiera encontrar la verdad, y para ello estableció el método cartesiano
representado en 4 reglas, que consistía en:
 No aceptar ningún problema o idea que no esté claramente planteado: solo es
verdadero todo aquello que no emite ninguna duda al pensamiento.
 Dividir ese problema en tantas partes como fuera necesario: Reducir lo complejo
a partes más simples para entenderlo correctamente.
 Ordenar las ideas desde lo más simple a lo más complejo: Permitir a la operación
racional deductiva el peso de la investigación, para encontrar las verdades complejas
a partir de la deducción de las simples.
 Resolver cada una de las partes sin saltearse ninguna: Comprobar si lo
descubierto a partir de la razón fue conseguido a través de estas reglas antes
mencionadas.
Este tipo de ideas cartesianas, implicaba que cualquier proyecto debía estar regido por
métodos que le permitiera hacer las correcciones necesarias y que garantizara una lectura
clara y el resultado correcto.
La idea de la arquitectura clásica estaba conformada por
el eje de simetría, de las formas básicas de la geometría y
proporcionalidad, entrando en manifiesto el concepto de
tectonicidad, es decir que se pudiera leer claramente
como las cargas bajan a la tierra, y también el concepto de
proporción en la que un módulo era tomado para
dimensionar la composición para su verificación.
Para el siglo XVIII en Francia se fundó la “Primera Escuela de
Ingenieros” a cargo del ingeniero y arquitecto francés Jean-
Rodolphe Perronet, conocido por sus múltiples diseños de
puentes, y quien considero que no era suficiente construir este tipo
de estructuras a prueba y error, por lo que estableció que era
necesario aplicar cálculos previos, que tuvieran en cuenta las
cargas soportadas, resistencia de materiales, tensiones, etc., y eso como lo aplica por
ejemplo en la construcción del puente de la Concordia en Paris situado en el rio Sena.
En la arquitectura moderna las ideas del racionalismo se verifican a través de las siguientes
consignas:
 Prototipo y construcción en serie
 Estandarización, prefabricación y utilización de un modulo
 Aplicación de trazados regulares
 Toda obra debe destinada a un hombre universal
 Tener lógica en la estructura como en sus materiales de manera honesta
 Siempre utilizar un método de proyecto
 Utilizar lógicas abstractas con formas geométricas
Uno de los factores que ayudaron a surgir a la arquitectura moderna en el racionalismo fue
la 1° guerra mundial, considerada como la primera guerra moderna que produjo un cambio
trascendental en la economía, política y en la sociedad.
Durante la guerra, surgen de manera paralela movimientos sociales, en la que el obrero
empezó a tener una mayor importancia en la sociedad, quienes exigían una vivienda digna.
De esta manera los clientes de los arquitectos dejan de ser la aristocracia, y pasa a ser el
estado para solucionar los problemas de vivienda social, y apelando a las nuevas técnicas
constructivas que permitieran lograr una mayor calidad y eficacia.
Dentro de las vanguardias arquitectónicas aparece el
cubismo, creado por el pintor y escultor español Pablo
Ruiz Picasso y el también pintor y escultor francés
Georges Braque, que intentaban llevar la idea del
movimiento a la tela a través de la descomposición en
partes y con diferentes perspectivas, agregando así
a sus obras una cuarta dimensión, el tiempo, queriendo
reconocer la idea del recorrido y de revelar al exterior la estructura interna, empezando a
tener relevancia el interior por sobre la fachada, siendo esta ultima el reflejo que las funciones
interiores, brindando una espacialidad mucho más libre y formal.
El arquitecto y teórico de la arquitectura Charles-Édouard Jeanneret-Gris, más conocido a
partir de la década de 1920 como Le Corbusier, fue uno de los máximos exponentes que
se instaura con el racionalismo.
Este arquitecto empírico, tenía como prioridad resolver el caos de
la ciudad y el problema del mal aprovechamiento del espacio en
la arquitectura, y quien consideraba el templo dórico el Partenón
ubicado en Grecia, como la obra arquitectónica que hay que tomar
como base para emular.
Le Corbusier se centraba mucho en la prefabricación y
estandarización, y le parecía maravilloso la idea de plasmar una
ciudad en una cuadricula para ordenarla, estableciendo así la
estructura domino, que se definía como losas estandarizadas
fabricadas en serie como principio para cualquier obra.

Entre 1918 y 1925, Le Corbusier junto con el pintor


Amédée Ozenfanty, desarrollaron en la Francia de la
posguerra de la Primera Guerra Mundial un movimiento
pictórico Purista que plantean explícitamente como una
superación del cubismo, basada principalmente en el uso
de las formas básicas, despojadas de elementos
superfluos, que procura la armonía estética mediante el
uso de la sección áurea. Existe en este movimiento una
intención estética que, aunque se resuelve y plasma con
expresiones muy diferentes, posee una afinidad con el
futurismo, inspirada en las máquinas modernas
consideradas como paradigma de belleza.
Por lo tanto, los referentes para Le Corbusier pasaron de ser la
arquitectura clásica, a ser las maquinas del momento como los
automóviles, ferrocarriles, barcos, aviones, etc., planteando en uno
de sus proyectos la casa Citrohan, llamada como la máquina de
habitar, pensada para ser reproducida en altura y en serie.
Consistía en una casa de doble altura, en su planta baja con un
comedor, y en la planta alta un dormitorio que balconea con el
comedor.
En 1929 Le Corbusier se presenta en la ciudad de Buenos
Aires, Argentina con sus cuatro composiciones, en las que
muestra como propuestas para afrontar la problemática de la
vivienda.
 Para la primera manera indica: ¨Pintoresco y movido¨:
se une con el otro.
 Para la segunda indica: paralelo.
 Para la tercera: estructura orgánica.
 Para la cuarta: ¨Muy generoso¨ lo mejor de lo primero
y tercero, y agrega: ¨Afirma al exterior una voluntad
arquitectónica y satisface al interior las necesidades
funcionales (iluminación, contigüidad, circulación).
La villa La Roche, ubicada en Paris, es un claro ejemplo de la primera
composición, en la que permite interpretar como una galería de arte y
por otro lado una vivienda, con una planta sostenida por pilotes,
ventanas horizontales, planta y fachada libres, y cubierta jardín.
La Villa Savoye de 1929, es la culminación de la serie de casas de Le
Corbusier que se asociaba fuertemente con el racionalismo, y que era
básicamente un paralelepípedo posado sobre el terreno, ya que
consideraba que debía haber una separación entre la
naturaleza y lo construido por el hombre, mas no que
estuvieran integradas como si lo consideraba el arquitecto
estadounidense Frank Lloyd Wright como por ejemplo
su Casa en la cascada.
La casa Savoye, contemplaba los cinco puntos para
una nueva arquitectura desarrollados por Le Corbusier,
los cuales consistían:
 Edificio que descansa sobre pilotes (columnas) en planta
baja, dejando la superficie en su mayoría libre para permitir que el
paisaje quede autónomo del edificio.
 Cubierta plana, sobre la que se sitúa un jardín.
 Espacio interior libre, herencia de la estructura domino, debido
a la estructura basada en pilares y tabiques.
 Fachada libre de elementos estructurales, de forma que puede
diseñarse sin condicionamientos.
 Ventanas corridas en las fachadas para conseguir una profusa
iluminación natural en el interior (apaisada).
Luego de la segunda guerra mundial, Le Corbusier
diseña La unidad de habitación de Marsella, en
Francia, usando como referencia un barco trasatlántico,
concebido como un edificio autosuficiente, alojando
comercios, piletas, enfermerías, etc., con el objetivo de
que sus habitantes no salieran del edificio. Utilizo el
concepto de repetición y usa el hormigón de manera
tosca, denominada arquitectura brutalista, además
utilizo parasoles para el manejo de la luz y el uso de
pilotes gruesos que elevaban el edificio del terreno.
En la iglesia de Notre Du Haut en Ronchamp, construida donde posaba una iglesia
medieval destruida por la guerra, se evidencia un cambio de mentalidad de Le Corbusier,
donde a primera vista se ve una obra irracional pero que esta absoluta y detalladamente
pensada, conjugando lo racional con lo expresivo, donde la forma responde al entorno
y a la función.
La Capilla de Ronchamp, cuenta con 4 fachadas diferentes y
un techo sensible desprendido de sus muros y junto a estas
caladeras que permiten el ingreso de la luz en diferentes
ángulos, produciendo una iluminación especial que genera
agradables sensaciones. Pasando de construir máquinas
de habitar a hacer máquinas para conmover.
En la casa Jaoul, abandona la idea de construir para un
hombre universal y construye para una familia en particular,
con sus costumbres y hábitos, utilizando materiales
clásicos de manera moderna, y abandonando casi por
completo los cinco principios básicos, con una estética
robusta de hormigón fundido sin pintar y ladrillos
aproximadamente detallados, considerándose como una
de sus obras de arquitectura brutalista.
Le Corbusier crea el sistema modular, que le permitía unir el
sistema métrico decimal y anglosajón con las medidas
antropométricas y la sección aurea, para así obtener medidas y
proporciones, realizando así varios diseños como La casa
Curuchet ubicada en La Plata, Argentina.
Esta casa fue encargada por un médico que exigía las
necesidades de un consultorio y una vivienda. Está en un terreno
entre medianeras y compuesta por dos bloques vinculados por
una rampa, respetando el entorno, el manejo de la luz, materiales
y la altura de la cuadra, y cumpliendo con los cincos puntos necesarios para la construcción
de la arquitectura moderna.
En la argentina existen dos obras que son claros ejemplos del
Racionalismo, como los son el Edificio Minner construido por
el arquitecto húngaro Jorge Kálnay, ubicado en la capital de
Buenos Aires, y además el edificio de Bernardis ubicado en la
ciudad de Rosario y construido por el arquitecto argentino
Ermete De Lorenzi.
Por último, es importante citar al arquitecto italiano Aldo Rossi, quien plantea al racionalismo
que hace referencia a la memoria y a la historia, y que en su libro "Arquitectura de la
ciudad" promueve pensamientos diferentes de espacio y estructuras arquitectónicas.
Pretende que la arquitectura sea una ciencia positiva, sea entendida como un mundo igual
al de los científicos. Establece teorías sobre el diseño urbanístico de las ciudades. En cuanto
a su ideología, podemos ver que es muy similar a los tratados de la época clásica. Él
expresa, sobre todo, puntos para los arquitectos de cómo se podría contemplar la ciudad.
Existe otro termino que se relaciona de una manera muy íntima al racionalismo,
y es el Funcionalismo, que determina que la forma sigue a la función, una
frase célebre del arquitecto estadounidense Louis Henry Sullivan, pasando a
ser la función lo más importante para cualquier obra, tratando de emular espacial
y funcionalmente a las maquinas.
Para justificar este principio los arquitectos de la época empezaron a apelar las siguientes
analogías:
 Analogía Maquinista: Practica y funcional como una máquina, formada por partes
interrelacionadas unas con otras. Un arquitecto representativo de esta analogía es Le
Corbusier.
 Analogía Organicista: Funcionar como un organismo vivo y mimetizarse con la
naturaleza como las obras del arquitecto estadounidense Frank Lloyd Wright.
 Analogía Moral: Debe ser veraz, honesta y natural, es por eso que el arquitecto
austriaco Adolf Loos critica al ornamento, para hacer un llamamiento a la moral.
Un buen ejemplo de la arquitectura funcionalista es la
Fábrica de tabaco Van Nelle diseñado por el arquitecto
holandés Leendert van der Vlugt en Rotterdam; en el
planteo de esta obra se puede evidenciar los volúmenes
dimensionados de manera diferente de acuerdo a la función
de cada uno de los locales, expresando en cada interior su
función.
La arquitecta Austriaca Margarete Schütte-Lihotzky, consideraba que las
cocinas tradicionales desaprovechaban el espacio, por lo que resultaban
totalmente obsoletas, así fue como diseña la cocina Frankfurt, con un
espacio más acotado y practico, y empotrada con un área de 3,4 metros
cuadrados. Este diseño da origen a la funcionalidad en la cocina actual.
CONCLUSION
Es importante como arquitectos, seguir estos métodos de aprendizaje, que nos permiten
absorber, analizar y lograr nuevas ideas, sin tener prejuicios antes de realizar un
verdadero análisis.
Así como nos enseña Le Corbusier, en el momento de hacer arquitectura debemos
integrarla como un sentimiento, y aunque nos aleja indirectamente de la razón, nos
permite abordar sentidos y sensaciones a la hora de utilizar materiales con una mayor
expresividad.

DIEGO FELIPE CAMPOS LOZANO


DNI. 95608448