Está en la página 1de 16

UNIVERSIDAD EMPRESARIAL SIGLO 21

EXAMEN FINAL INTEGRADOR PRESENCIAL I


FLORENCIA BELEN NARVAEZ

UNIVERSIDAD EMPRESARIAL SIGLO 21

EXAMEN FINAL INTEGRADOR


PRESENCIAL I

-Septiembre de 2014-

-1-
UNIVERSIDAD EMPRESARIAL SIGLO 21
EXAMEN FINAL INTEGRADOR PRESENCIAL I
FLORENCIA BELEN NARVAEZ

EFIP 1

TRABAJO PRÁCTICO 1

CASO 1

NOTA AL FALLO

CARRERA:
ABOGACÍA
ALUMNO:
NARVÁEZ, FLORENCIA BELÉN
LEGAJO: VABG 26.605

TUTOR DE LA CARRERA:
CANTARERO, MARÍA EUGENIA
PROFESOR/TUTOR VIRTUAL:
GULLI, MARÍA BELÉN

-2-
UNIVERSIDAD EMPRESARIAL SIGLO 21
EXAMEN FINAL INTEGRADOR PRESENCIAL I
FLORENCIA BELEN NARVAEZ

ÍNDICE

INTRODUCCIÓN………………………………………………………………. Pág. 4
METODOLOGÍA……………………………………………………………….. Pág. 5
El FALLO ……………………………………………………………………….. Pág. 6
NOTA AL FALLO……………………………………………………………... Pág. 13
CONCLUSIÓN…………………………………………………………………. Pág. 15
BIBLIOGRAFÍA…………………………………………………………………Pág.16

-3-
UNIVERSIDAD EMPRESARIAL SIGLO 21
EXAMEN FINAL INTEGRADOR PRESENCIAL I
FLORENCIA BELEN NARVAEZ

INTRODUCCIÓN

El presente trabajo tiene por objeto el análisis del fallo "P., L. D. (o) R. J. s/ejecución de
pena privativa de libertad -Recurso de Casación-" (Expte. "P", 62/13).
En el caso, la Sala Penal del Tribunal Superior de Justicia de Córdoba, por sentencia de
fecha dos de septiembre de dos mil trece, acogió el recurso de casación interpuesto por
el defensor de L.D.P., el Sr. Asesor Letrado Dr. Mariano Brusa, en contra del decreto de
fecha veinticinco de junio de dos mil trece, dictado por el Juzgado de Ejecución Penal
de Segunda Nominación de la ciudad de Córdoba.
En dicho decreto, ante la solicitud del defensor de P. de alojamiento de su defendida/o
en establecimiento acorde a su identidad vivida, el mencionado Juzgado dispuso el
traslado de L. D. O R. J. P., Leg. nº 5695 en un Establecimiento Penitenciario acorde a
su condición físico-anatómica y la recaratulización del el legajo de ejecución penal
debiendo caratularse “P., L. D. (O) R. J. –EJECUCIÓN DE PENA PRIVATIVA DE LA
LIBERTAD”.
La Sala resolvió hacer lugar a lo solicitado, debiendo ordenarse el inmediato traslado de
L. D. P. a un Establecimiento Penitenciario para Mujeres. Asimismo, ordenó la
modificación del nombre de pila de la recurrente tanto en el legajo de ejecución cuanto
en el penitenciario en forma exclusiva o sea sin mención alguna a la identidad anterior.
En el mismo orden de ideas, indicó que corresponde notificar a la Cámara Octava en lo
Criminal a los fines de que recaratule el nombre del expediente penal, rectifique el
nombre de pila en la sentencia dictada y notifique de ello al Registro Nacional de
Reincidencia.
Los puntos a debatir refieren a dos aspectos: por un lado, si la resolución impugnada
incurre en inobservancia a la ley sustantiva, puesto que la decisión del tribunal a quo
traduce una intelección que sólo tiene en cuenta el sexo biológico o genital de la
persona, con lo que inobservó las disposiciones contenidas en la ley nacional 26.743
que establecen el derecho de toda persona al reconocimiento, libre desarrollo y trato
conforme su identidad de género. Por otro lado, cuál es la resolución que corresponde
tomar.
En esta Nota al Fallo, se analizarán sus puntos sobresalientes que es oportuno destacar
puesto que indican la orientación jurisprudencial y revelan los principios generales de
nuestro derecho, en materia del control de constitucionalidad, el respeto a la jerarquía
normativa y la incorporación de los tratados internacionales, en especial relativos a
derechos humanos, receptados por nuestro ordenamiento jurídico.

-4-
UNIVERSIDAD EMPRESARIAL SIGLO 21
EXAMEN FINAL INTEGRADOR PRESENCIAL I
FLORENCIA BELEN NARVAEZ

METODOLOGÍA

El desarrollo de la presente Nota al Fallo ha sido efectuado a partir de la lectura atenta


del caso en cuestión, extrayéndose del mismo las notas que indican la línea
interpretativa del tribunal sobre las cuestiones planteadas, y su sustento en las fuentes
del derecho, tanto formales como no formales.
A tal efecto, se ha consultado nuestra Carta Magna, el Código Procesa Penal de la
Provincia de Córdoba, la ley 26.743 de Identidad de Género, doctrina de autores de
Derecho Constitucional, jurisprudencia en materia de derecho a la identidad, supremacía
constitucional y jerarquía normativa.
Asimismo, se han aplicado los conocimientos adquiridos durante el cursado de la
carrera de Abogacía, en especial, en las cátedras de Derecho Constitucional, Derecho
Procesal e Introducción al Derecho.
Por último, otra herramienta empleada en el desarrollo del presente trabajo, ha sido la
consulta y estudio de otras notas al fallo.

-5-
UNIVERSIDAD EMPRESARIAL SIGLO 21
EXAMEN FINAL INTEGRADOR PRESENCIAL I
FLORENCIA BELEN NARVAEZ

El FALLO

"P., L. D. (o) R. J. s/ejecución de pena privativa de libertad -Recurso de


Casación-" (Expte. "P", 62/13)

Jurisprudencia Sala Penal

RECURSO DE CASACIÓN PENAL - EJECUCIÓN DE LA PENA -


RECONOCIMIENTO DE LA IDENTIDAD DE GÉNERO - DEFINICIÓN -
LEY N° 26.743 - TRASLADO A ESTABLECIMIENTO PENITENCIARIO
ACORDE CON LA IDENTIDAD AUTOPERCIBIDA DE LA RECLUSA -
MODIFICACIÓN DEL LEGAJO DE EJECUCIÓN PARA ADAPTARLO AL
NUEVO NOMBRE QUE FIGURA EN SU DNI - RESPONSABILIDAD DEL
ESTADO.

SENTENCIA NUMERO: DOSCIENTOS CINCUENTA Y CINCO En la ciudad de


Córdoba, a los dos días del mes de septiembre de dos mil trece, siendo las diez
horas, se constituyó en audiencia pública la Sala Penal del Tribunal Superior de
Justicia, presidida por la señora Vocal doctora Aída Tarditti, con asistencia de las
señoras Vocales doctoras María Esther Cafure de Battistelli y María de las Mercedes
Blanc G. de Arabel, a los fines de dictar sentencia en los autos "P., L. D. (o) R. J.
s/ejecución de pena privativa de libertad -Recurso de Casación-" (Expte. "P",
62/13), con motivo del recurso de casación interpuesto por el defensor de L.D.P., el
Sr. Asesor Letrado Dr. Mariano Brusa, en contra del decreto de fecha veinticinco de
junio de dos mil trece, dictado por el Juzgado de Ejecución Penal de Segunda
Nominación de esta ciudad. Abierto el acto por la Sra. Presidente, se informa que las
cuestiones a resolver son las siguientes: 1º) ¿incurre la resolución impugnada en
inobservancia de la ley sustantiva? 2º) ¿Qué resolución corresponde dictar? Las
señoras Vocales emitirán sus votos en forma conjunta. A LA PRIMERA
CUESTION: Las señoras Vocales doctoras Aída Tarditti, María Esther Cafure de
Battistelli y María de las Mercedes Blanc G. de Arabel, dijeron: I. Por decreto de
fecha 25/6/2013, el Juzgado de Ejecución de Segunda Nominación, dispuso “...A la
solicitud de alojamiento de su defendida/o en establecimiento acorde a su identidad
vivida y a mérito del principio de igualdad previsto en el art. 16 de la Constitución
Nacional; dispóngase el traslado de L. D. O R. J. P., Leg. nº 5695 en un
Establecimiento Penitenciario acorde a su condición físico-anatómica. II) A lo
solicitado en el punto 3 del escrito presentado; recaratúlese el presente legajo de
ejecución penal debiendo caratularse “P., L. D. (O) R. J. –EJECUCIÓN DE PENA
PRIVATIVA DE LA LIBERTAD”, debiendo dejarse debida constancia en el Sistema
de Administración de Causas Multifuero… ” (fs. 28). II. En contra de la resolución
antes mencionada el defensor de P., el Sr. Asesor Letrado Dr. Mariano Brusa deduce
recurso de casación con fundamento en la causal prevista en el inciso primero del
art. 468 del C.P.P.. Postula que el Tribunal inobservó la ley sustantiva ya que se
niega a tratar a su defendida según su identidad de género autopercibida,

-6-
UNIVERSIDAD EMPRESARIAL SIGLO 21
EXAMEN FINAL INTEGRADOR PRESENCIAL I
FLORENCIA BELEN NARVAEZ

obligándola a vivir en una cárcel para hombres y denominándola con el nombre


femenino junto al nombre masculino e incluso de forma indeterminada. Expresa que
por el contrario, la nueva ley nacional 26.743 en el art. 1 consagra el derecho de
toda persona al reconocimiento y trato conforme a la identidad de género
autopercibida, sin condicionarlo a la adecuación quirúrgica u hormonal del sexo u
otro tratamiento psicológico o médico (cf. art. 4 último párrafo de la misma ley) e
impone la interpretación de cualquier otra norma en el sentido más favorable al
acceso al derecho a la identidad de género (art. 13). Adita que si la persona ha
rectificado su documento nacional de identidad sólo puede ser denominada con el
nombre de pila allí consignado. Si la documentación ha sido rectificada –dice- se
prohíbe dar publicidad a la rectificación registral de sexo y cambio de nombre de
pila salvo autorización de la titular de los datos así como cualquier referencia a la
ley 26.743 en la partida de nacimiento rectificada y en el DNI expedido en virtud de
la misma. Refiere que consta en el legajo que su defendida ha obtenido la
rectificación registral del sexo, cambio de nombre de pila e imagen conforme su
identidad de género femenina sin haberse sometido a intervenciones quirúrgicas de
reasignación genital. Manifiesta que el Tribunal rechazó la solicitud de alojarla en
un establecimiento carcelario para mujeres y ello surge inequívocamente ya que
ordenó el “traslado” agregando a continuación que se hiciera “a un establecimiento
acorde a su condición físico anatómica”, la cual, no ha mutado. Indica que si en
verdad hubiera decidido trasladarla a una cárcel de mujeres se habría referido a su
identidad vivida, a la receptada en el DNI o a la coincidente con su apariencia
externa. Repara en que su defendida continúa alojada en la cárcel acorde a su
genitalidad (E.P. nº 4 Colonia Monte Cristo), sin que obre en el legajo ninguna
orden dirigida al Servicio Penitenciario de trasladarla a la cárcel de mujeres (E.P. nº
9 Crom). Agrega que el Juez ordenó la recaratulación del legajo de ejecución con el
nombre de pila elegido por su defendida (L. D., consignado en el DNI) más el
nombre masculino anterior, separándolos con la disyunción “o” y que también se ha
referido a ella de manera indeterminada. Indica que lo decidido traduce una
intelección que sólo tiene en cuenta el sexo biológico o genital de la persona, con lo
que inobservó las disposiciones contenidas en la ley 26.743 que establecen el
derecho de toda persona al reconocimiento, libre desarrollo y trato conforme su
identidad de género. Explica que esa ley es aplicable a la jurisdicción provincial, en
tanto hace operativas normas con jerarquía constitucional que reconocen y protegen
el derecho a la igualdad, a la autonomía personal y a la identidad, a la vez que
contiene normas directamente vinculadas con atributos de la personalidad cuya
regulación es materia reservada por el Congreso de la Nación. Estima que si bien
excluye expresamente la acreditación de intervención quirúrgica por reasignación
genital total o parcial, terapias hormonales u otro tratamiento psicológico o médico
para obtener la rectificación registral, es fácil colegir mediante su interpretación
sistemática, auténtica y teleológica que también lo hace para cualquier otra
manifestación de trato digno, esto es, acorde a la identidad de género. Argumenta
que se desprende de la propia definición de “identidad de género” que se trata de
una vivencia interna e individual del género tal como cada persona la siente, que
puede o no corresponder con el sexo de nacimiento e involucrar tanto la
modificación de la apariencia o la función corporal siempre que sea libremente
escogida u otras expresiones como la vestimenta, modo de hablar y modales. Señala

-7-
UNIVERSIDAD EMPRESARIAL SIGLO 21
EXAMEN FINAL INTEGRADOR PRESENCIAL I
FLORENCIA BELEN NARVAEZ

que la ley consagra el derecho a ser identificada de ese modo en los instrumentos
que acreditan su nombre de pila, imagen y sexo, así como el derecho de acceder a
intervenciones quirúrgicas totales y parciales y/o tratamientos integrales hormonales
para adecuar su cuerpo, incluida su genitalidad, sin necesidad de requerir
autorización judicial o administrativa y su cobertura por los efectores del sistema
público de salud. Establece, además –dice- el principio de que toda norma,
reglamentación o procedimiento debe respetar el derecho humano a la identidad de
género de las personas, sin limitar, restringir, excluir o suprimir su ejercicio,
debiendo interpretarse y aplicarse las normas siempre a favor del acceso al mismo.
Apunta que esas normas encuentran su antecedente en los Principios de Yogyakarta
del año 2006, que recogen la aplicación de la legislación internacional de derechos
humanos en relación con la orientación sexual y la identidad de género que fueron
utilizados para fundar los proyectos de ley vinculados a la cuestión. Ilustra que estos
documentos prevén que toda persona privada de su libertad tiene derecho a ser
tratada humanamente de acuerdo a su orientación sexual e identidad de género,
recomendando que el Estado asegure que la detención evite una mayor marginación
en base a su identidad de género o las exponga al riesgo de sufrir violencia, malos
tratos o abusos físicos, mentales o sexuales. Además, que en la medida posible, se le
de participación en las decisiones relativas al lugar de detención apropiado a su
identidad de género, y establecer medidas de protección que no impliquen más
restricciones a sus derechos de las que experimenta la población general de la
prisión. Indica que además sostienen que el derecho a la libertad de opinión y
expresión incluye la expresión de la identidad o la personalidad mediante el
lenguaje, la apariencia y el comportamiento, la vestimenta, las características
corporales, la elección de nombre o por cualquier otro medio, concerniendo al
Estado adoptar todas las medidas legislativas, administrativas y de otra índole
necesarias a fin de asegurar el pleno disfrute del mismo. Estima que la nueva
legislación recoge y amplía estos derechos, pues ha consagrado el de la identidad de
género de forma incondicionada. Procura, así –dice- tutelar de forma integral el
derecho de toda persona a ser tratada según su vivencia interna e individual del
género, desjudicializando y despatologizando la cuestión. Cita jurisprudencia en
aval a su postura. Desde otro costado, apunta que el Tribunal en la recaratulación del
legajo de P. se apartó claramente de las normas que prohíben de forma expresa dar a
publicidad la rectificación registral de sexo y cambio de nombre de pila, debiendo
denominar a su defendida sólo con su nombre de pila y ningún otro. Repara además
que la norma prevista en el art. 12 de la ley 26.743 autoriza un sistema especial de
registro para los casos de personas que no han rectificado su DNI, combinando las
iniciales del nombre, apellido completo, día y año de nacimiento y número de
documento a los que se agrega el nombre de pila elegido. Estima que de allí se
deriva, por un lado, que ni siquiera en tales casos se consignarían los dos nombres
de la persona como se ha efectuado aquí. Por otro, que si se ha consagrado el
derecho a ser tratada con un nombre de pila acorde a la identidad de género vivida
sin necesidad de rectificar el DNI, con mayor razón tiene ese derecho quien sí lo
hizo. De allí deriva el defensor que se está colocando a su defendida en una
situación indeterminada cuando en realidad su identidad de género es femenina, en
tanto está claro que se siente, comporta y figura registralmente como mujer.
Entiende que se la está colocando en una situación indeterminada cuando en

-8-
UNIVERSIDAD EMPRESARIAL SIGLO 21
EXAMEN FINAL INTEGRADOR PRESENCIAL I
FLORENCIA BELEN NARVAEZ

realidad su identidad de género es femenina, en tanto está claro que se siente,


comporta y figura registralmente como mujer. Dice que esa es también una manera
de vulnerar su derecho a la identidad de género. Cita en apoyo a ello una resolución
de la Defensoría General de la Nación. Afirma que la permanencia de L. D. P. en
una cárcel que no es acorde a su identidad de género y su denominación mediante
un nombre diferente al previsto en el DNI o, peor aún, de modo indeterminado, deja
sin efecto el derecho al trato digno consagrado en la ley 26.743 por cuanto tales
lesionan directamente su dignidad personal en tanto no respetan la identidad elegida
en su proyecto de vida. Estima que de poco le sirve haber logrado rectificar su
documentación personal, si ese reconocimiento resulta meramente formal y que si
bien es obvio que la privación de la libertad repercute directa o indirectamente sobre
otros derechos de la persona condenada, existen límites infranqueables tal como la
prohibición de discriminación por la condición de género. III. Surgen de autos las
siguientes circunstancias relevantes: - A fs. 20 obra fotocopia del Documento
Nacional de Identidad de L. D. P. (DNI N° 14.77.838). - Mediante escrito
manuscrito fechado el 8/5/2013, P. remite al Juzgado de Ejecución un escrito en el
que solicita se ordene a la administración del Servicio Penitenciario que haga uso de
su nuevo nombre y género, por cuanto sigue figurando con su nombre anterior o en
algunos casos con ambos. Requiere asimismo se corra vista a su defensor (fs. 21). -
Por decreto de fecha catorce de junio de 2013, el Juez de Ejecución hizo lugar
parcialmente al pedido y dispuso que el Servicio Penitenciario tome razón del nuevo
nombre “y apellido del interno R. J. o L. D. P. para que de ese modo se lo cite o se
lo llame”. Asimismo, no hizo lugar parcialmente a lo solicitado y en consecuencia
resolvió no suprimir su anterior denominación en los registros obrantes en el
Servicio Penitenciario, debiendo sumarse al ya existente su nuevo nombre (fs. 23). -
A fs. 24/26 vta. obra un escrito del Sr. Asesor Letrado, Mariano Brusa, al que
acompaña un comparendo de su asistida (fs. 27), expresando su voluntad de ser
trasladada a un establecimiento penitenciario abierto de mujeres. En dicho escrito, el
defensor encausa jurídicamente la voluntad de P., y solicita en definitiva que se
ordene de inmediato su alojamiento en un establecimiento penitenciario acorde a su
identidad vivida, se recaratule el legajo de ejecución con el nombre de pila adoptado
en consonancia con la identidad de género y se libre oficio a la Autoridad
Penitenciaria para que la misma utilice el nombre de pila de su defendida en todas
las actuaciones administrativas que se realicen en relación a su persona. - A fs. 28
corre agregado el decreto aquí impugnado. IV.1. La crítica del recurrente se dirige a
dos cuestiones centrales: la respuesta dada por el Juez a la solicitud de traslado de su
asistida a un establecimiento penitenciario para mujeres y los términos en que
dispuso la recaratulación del legajo de ejecución. a. En este marco y a fin de dar
adecuada respuesta a los planteos traídos a estudio, resulta necesario, repasar la
normativa aplicable al caso. La ley N° 26743, consagra el derecho de toda persona
al reconocimiento de su identidad de género, al libre desarrollo de su persona
conforme a ella y a ser tratada de acuerdo con esa identidad y en particular, a ser
identificada de ese modo en los instrumentos que acrediten su identidad respecto del
nombre de pila, imagen y sexo con los que allí es registrada (art. 1). La propia
legislación define la identidad de género como “la vivencia interna e individual del
género tal como cada persona la siente, la cual puede corresponder o no con el sexo
asignado al momento del nacimiento, incluyendo la vivencia personal del cuerpo.

-9-
UNIVERSIDAD EMPRESARIAL SIGLO 21
EXAMEN FINAL INTEGRADOR PRESENCIAL I
FLORENCIA BELEN NARVAEZ

Esto puede involucrar la modificación de la apariencia o la función corporal a través


de medios farmacológicos, quirúrgicos o de otra índole, siempre que ello sea
libremente escogido. También incluye otras expresiones de género, como la
vestimenta, el modo de hablar y los modales” (art. 2). b. Pues bien, con la finalidad
de precisar cuál ha sido el espíritu del legislador al dictar la ley, resulta necesario
acudir a los fundamentos del proyecto originariamente presentado ante la Cámara de
Diputados de la Nación por los diputados Silvana Myriam Giudici, Silvia Tunessi,
Juan Pedro Lanceta y Rubén Orfel, (Nº de Expediente 7243-D-2010 Trámite
Parlamentario 146 -01/10/2010-) que con algunas modificaciones fue luego
sancionado con fuerza de ley el 9/5/12, la que fue publicada en el Boletín Oficial
con fecha 24/5/12, Ley 26.743 “Identidad de Género”. Los presentantes expresaron
que “…la orientación sexual o identidad de género son elementos esenciales para
conformar la personalidad, por lo que el Estado ha de respetar y garantizarlo a
través de su reconocimiento legal, adecuando la legislación interna a las normas
emergentes de los tratados internacionales en materia de derechos humanos, que
tienen jerarquía constitucional, en virtud del artículo 75 inciso 22 Constitución
Nacional…”. Más adelante señalan que “…la Comisión Internacional de Juristas y
el Servicio Internacional para los Derechos Humanos, han elaborado una serie de
principios jurídicos internacionales sobre la aplicación de la legislación
internacional de los Derechos Humanos a las violaciones basadas en la orientación
sexual y la identidad de género, conocidos como Principios de Yogyakarta afirman
las normas legales internacionales vinculantes que todos los Estados deben cumplir.
Los Principios de Yogyakarta (www.yogyakartaprinciples.org) definen la identidad
de género como "...la vivencia interna e individual del género tal como cada persona
la siente profundamente, la cual podría corresponder o no con el sexo asignado al
momento del nacimiento, incluyendo la vivencia personal del cuerpo (que podría
involucrar la modificación de la apariencia o la función corporal a través de medios
médicos, quirúrgicos o de otra índole, siempre que la misma sea libremente
escogida) y otras expresiones de género, incluyendo la vestimenta, el modo de
hablar y los modales."…”. c. Consultados los “Principios sobre la aplicación de la
Legislación Internacional de Derechos Humanos en relación con la orientación
sexual y la identidad de género” (Principios de Yogyakarta), bajo el número 9°, con
el título El derecho de toda persona privada de su libertad a ser tratada
humanamente se expresa que “Toda persona privada de su libertad será tratada
humanamente y con el respeto debido a la dignidad inherente al ser humano. La
orientación sexual y la identidad de género son fundamentales para la dignidad de
toda persona. Los Estados: A) Asegurarán que la detención evite una mayor
marginación de las personas en base a su orientación sexual o identidad de género o
las exponga al riesgo de sufrir violencia, malos tratos o abusos físicos, mentales o
sexuales…C) Garantizarán que, en la medida que sea posible, todas las personas
privadas de su libertad participen en las decisiones relativas al lugar de detención
apropiado de acuerdo a su orientación sexual e identidad de género…”. d. De lo
reseñado precedentemente, surge con claridad que el legislador nacional reconoce y
protege el derecho a la identidad de género autopercibida, la que se proyecta como
una potestad inherente a la persona, que va más allá de la simple facultad de
solicitar la rectificación registral ante el Registro Nacional de las Personas. Así, la
propia ley establece que toda persona tiene derecho al libre desarrollo conforme a su

- 10 -
UNIVERSIDAD EMPRESARIAL SIGLO 21
EXAMEN FINAL INTEGRADOR PRESENCIAL I
FLORENCIA BELEN NARVAEZ

identidad de género, a ser tratada y respetada de acuerdo con esa identidad. Esta
tutela que brinda la ley, comprende necesariamente el derecho de quien,
encontrándose privado de su libertad, solicita su alojamiento en un establecimiento
penitenciario acorde a su vivencia interna e individual del género. En el caso que
nos ocupa debe tenerse en cuenta que esta autopercepción -diversa al sexo dado a su
nacimiento- ha involucrado la modificación de su apariencia a través de expresiones
de género como la vestimenta, el modo de hablar y los modales, así como la
rectificación registral del sexo y el cambio de nombre de pila e imagen, los que
constan en el nuevo Documento Nacional de Identidad que ha obtenido. Por lo
tanto, resulta necesario que el Juez encargado de controlar la ejecución de la pena,
garantice a la persona que se encuentra privada de su libertad, el pleno ejercicio del
derecho a un trato digno (art. 12 Ley 26.743) que incluye sin lugar a dudas, el
respeto y la tutela a la identidad personal conforme a la vivencia interna de cada
individuo lo que exige su alojamiento en un establecimiento penitenciario de
mujeres. A tal efecto el personal penitenciario adoptará las medidas pertinentes a los
fines de evitar cualquier conducta ofensiva a la dignidad personal de la interna, tanto
por parte de sus agentes como de las otras internas. Se tendrá en cuenta el
“Programa de Capacitación para el Servicio Penitenciario sobre la población trans”
citado por el Sr. Secretario de Derechos Humanos del Ministerio de Justicia y
Derechos Humanos de la Nación a fs. 11 vta. de su presentación. La cuestión en el
caso no es opinable, lo resuelto por el a quo no sólo no se ajusta a los principios y
normas que emanan de la ley 26.743, sino a la Convención Americana sobre
Derechos Humanos, que obliga al Estado Argentino en sus arts. 1 y 2 a garantizar lo
no discriminación por razones de sexo. El concepto de “sexo” no se refiere ya a una
identidad biológica sino que debe interpretarse en el sentido amplio de identidad
autopercibida (Principios de Yogyakarta ONU 2007 citado supra). De allí resulta la
responsabilidad del Estado Argentino por violación de estos principios. Conforme a
todo lo expuesto, estimo que debe hacerse lugar a lo solicitado, debiendo ordenarse
el inmediato traslado de L. D. P. a un Establecimiento Penitenciario para Mujeres. 2.
En cuanto al agravio relativo a la recaratulación del legajo de ejecución en los
términos en que lo dispuso el Tribunal, también le asiste razón al impugnante,
acorde con lo resuelto en el punto anterior. a. Ello así por cuanto la Ley 26.743 en su
artículo 6º, prevé “Cumplidos los requisitos establecidos en los artículos 4° y 5°,
el/la oficial público procederá, sin necesidad de ningún trámite judicial o
administrativo, a notificar de oficio la rectificación de sexo y cambio de nombre de
pila al Registro Civil de la jurisdicción donde fue asentada el acta de nacimiento
para que proceda a emitir una nueva partida de nacimiento ajustándola a dichos
cambios, y a expedirle un nuevo documento nacional de identidad que refleje la
rectificación registral del sexo y el nuevo nombre de pila. Se prohíbe cualquier
referencia a la presente ley en la partida de nacimiento rectificada y en el documento
nacional de identidad expedido en virtud de la misma”. En concordancia, el art. 7°,
al tratar los efectos, determina que “…en todos los casos será relevante el número
de documento nacional de identidad de la persona, por sobre el nombre de pila o
apariencia morfológica de la persona”. Por su parte el art. 9º establece que “Sólo
tendrán acceso al acta de nacimiento originaria quienes cuenten con autorización
del/la titular de la misma o con orden judicial por escrito y fundada…” (el destacado
nos pertenece). b. Estas disposiciones, nítidamente tienden a resguardar la identidad

- 11 -
UNIVERSIDAD EMPRESARIAL SIGLO 21
EXAMEN FINAL INTEGRADOR PRESENCIAL I
FLORENCIA BELEN NARVAEZ

de género autopercibida de la persona que ha solicitado la rectificación registral,


amparando su derecho a mantener la confidencialidad de los datos originarios. c.
Producida la rectificación del documento y aún sin ella, de acuerdo al art. 7 citado,
agravia a la dignidad de la persona que se permita la utilización del nombre de pila
anterior. Ello importa en sí mismo un acto de discriminación, pues objetiva una
situación que es objeto de agravio y negación de derechos que es lo que la ley ha
tratado de evitar. Corresponde, en consecuencia la modificación del nombre de pila
de la recurrente tanto en el legajo de ejecución cuanto en el penitenciario en forma
exclusiva o sea sin mención alguna a la identidad anterior. 3. Asimismo a los fines
de correlacionar la historia personal de la interna que figura en los registros en
relación a la causa penal, cuya condena cumple, corresponde notificar a la Cámara
Octava en lo Criminal a los fines de que recaratule el nombre del expediente penal,
rectifique el nombre de pila en la sentencia dictada y notifique de ello al Registro
Nacional de Reincidencia. Así votamos. A LA SEGUNDA CUESTION: Las señoras
Vocales doctoras Aída Tarditti, María Esther Cafure de Battistelli y María de las
Mercedes Blanc G. de Arabel, dijeron: Atento los motivos expuestos en la primera
cuestión, corresponde: I) Hacer lugar al recurso de casación interpuesto por el Sr.
Asesor Letrado, Dr. Mariano Brusa a favor de L. D. P. y, en consecuencia, previa
recaratulación por Secretaría, remitir si más tramite los presentes autos al Tribunal
de origen a fin de que disponga de inmediato: a) El traslado de L. D. P. a un
Establecimiento Penitenciario para mujeres, notificando al Servicio Penitenciario a
los efectos que se señala en el punto IV.1.d. de la Primera Cuestión. b) Se recaratule
el legajo de ejecución, debiendo consignarse en la carátula sólo el nombre de pila
que surge del Documento Nacional de Identidad, emitido conforme la rectificación
registral efectuada. Igual trámite debe cumplirse en el legajo penitenciario. II)
Notificar a la Cámara Octava en lo Criminal a los fines de que recaratule el nombre
del expediente penal, rectifique el nombre de pila en la sentencia dictada y notifique
de ello al Registro Nacional de Reincidencia. III) Sin costas, atento el éxito obtenido
(CPP, 550/551). Así votamos. En este estado, el Tribunal Superior de Justicia, a
través de la Sala Penal; RESUELVE: I) Hacer lugar al recurso de casación
interpuesto por el Sr. Asesor Letrado, Dr. Mariano Brusa a favor de L. D. P. y, en
consecuencia, previa recaratulación por Secretaría, remitir si más tramite los
presentes autos al Tribunal de origen a fin de que disponga de inmediato: a) El
traslado de L. D. P. a un Establecimiento Penitenciario para mujeres, notificando al
Servicio Penitenciario a los efectos que se señala en el punto IV.1.d. de la Primera
Cuestión b) Se recaratule el legajo de ejecución, debiendo consignarse en la carátula
sólo el nombre de pila que surge del Documento Nacional de Identidad, emitido
conforme la rectificación registral efectuada. Igual trámite debe cumplirse en el
legajo penitenciario. II) Notificar a la Cámara Octava en lo Criminal a los fines de
que recaratule el nombre del expediente penal, rectifique el nombre de pila en la
sentencia dictada y notifique de ello al Registro Nacional de Reincidencia. III) Sin
costas en esta Sede (CPP, 550/551). Con lo que terminó el acto, que previa lectura y
ratificación que se dio por la señora Presidenta en la Sala de Audiencias, firman ésta
y las señoras Vocales, todo por ante mí, la Prosecretaria, de lo que doy fe.
NOTA AL FALLO

- 12 -
UNIVERSIDAD EMPRESARIAL SIGLO 21
EXAMEN FINAL INTEGRADOR PRESENCIAL I
FLORENCIA BELEN NARVAEZ

Datos del Fallo:

1. Fallo analizado: "P., L. D. (o) R. J. s/ejecución de pena privativa de libertad


-Recurso de Casación-" (Expte. "P", 62/13)
2. Fecha del fallo: dos de septiembre de dos mil trece
3. Tribunal interviniente: Sala Penal del Tribunal Superior de Justicia de Córdoba.

Análisis del Fallo:

1. Parte actora: L. D. P.
2. Tipo de Recurso por el que llega a la Sala Penal del Tribunal Superior de
Justicia de Córdoba: Recurso de Casación

Resoluciones de instancias previas:


El Juez de Ejecución Penal de Segunda Nominación de la ciudad de Córdoba no hizo
lugar a la solicitud del abogado de la demandante, de ordenar el traslado de ésta a una
cárcel acorde a su identidad vivida y de recaratular los expedientes con el nombre
femenino de su defendida.
La agraviada interpone recurso de casación, siendo el mismo concedido.

Objeto del proceso:


En autos, la parte actora interpone recurso de casación en contra de la resolución
precedentemente mencionada con fundamento en la causal prevista en el inciso primero
del art. 468 del C.P.P. Argumenta que el Tribunal a quo inobservó la ley sustantiva ya
que se niega a tratar a su defendida según su identidad de género autopercibida,
obligándola a vivir en una cárcel para hombres y denominándola con el nombre
femenino junto al nombre masculino e incluso de forma indeterminada.

Decisión de la Sala Penal del Tribunal Superior de Justicia:


El Trinunal a quem hizo lugar al pedido, ordenando el traslado de la quejosa a un
establecimiento penitenciario acorde a su identidad vivida y modificación del nombre
de pila de la recurrente tanto en el legajo de ejecución cuanto en el penitenciario en
forma exclusiva, o sea, sin mención alguna a la identidad anterior. En el mismo orden de
ideas, indicó que corresponde notificar a la Cámara Octava en lo Criminal a los fines de
que recaratule el nombre del expediente penal, rectifique el nombre de pila en la
sentencia dictada y notifique de ello al Registro Nacional de Reincidencia.
Las magistradas fundamentan su sentencia analizando principalmente la ley Nº 26.743
de Identidad de Género. Dicha ley consagra el derecho de toda persona al
reconocimiento de su identidad de género, al libre desarrollo de su persona conforme a
ella y a ser tratada de acuerdo con esa identidad y en particular, a ser identificada de ese

- 13 -
UNIVERSIDAD EMPRESARIAL SIGLO 21
EXAMEN FINAL INTEGRADOR PRESENCIAL I
FLORENCIA BELEN NARVAEZ

modo en los instrumentos que acrediten su identidad respecto del nombre de pila,
imagen y sexo con los que allí es registrada. El Estado ha de respetar estos derechos y
garantizarlos a través de su reconocimiento legal, adecuando la legislación interna a las
normas emergentes de los tratados internacionales en materia de derechos humanos.
Entienden que la cuestión que en autos se ventila no deja lugar a dudas. En efecto,
indican que el tribunal a quo no se ajustó a los principios y normas que emanan de la
citada ley. De hecho, desconoció lo normado por la Convención Americana sobre
Derechos Humanos, que obliga al Estado Argentino en sus arts. 1 y 2 a garantizar la no
discriminación por razones de sexo.
Siguiendo con su interpretación, consultan los “Principios sobre la aplicación de la
Legislación Internacional de Derechos Humanos en relación con la orientación sexual y
la identidad de género” (Principios de Yogyakarta), en particular el número 9°, con el
título “El derecho de toda persona privada de su libertad a ser tratada humanamente”.
Entienden que de ello surge con claridad que el legislador nacional reconoce y protege
el derecho a la identidad de género autopercibida.
En este orden de ideas, cabe analizar la decisión del Juez de Ejecución penal como
manifestante de notoria arbitrariedad al haber resuelto el petitorio sin bases normativas
ni doctrinarias. Esto se manifiesta al indicar se ordene el traslado de la quejosa a un
establecimiento “acorde a su condición físico-anatómica”, introduciendo un elemento
normativo no existente en nuestro derecho. La Ley de Identidad de Género se desprende
del derecho a la igualdad consagrado en la Constitución Nacional formal, en su artículo
16 y en la material, conformada por los tratados internacionales receptados en nuestro
orden interno en virtud del artículo 75 inc 22.
El Juez desconoció lo reglado por la ley nacional, tratados internacionales e incluso, por
la propia Constitución Nacional. Esto es violatorio del artículo 31 de nuestra Carta
Magna, que establece el principio de Jerarquía Constitucional, del articulo 75 inciso 22
que recepta a los tratados internacionales sobre derechos humanos, del artículo 16 que
consagra el derecho a la igualdad, entre otros.
En esta misma línea de ideas, sabido es que nuestro sistema jurídico adopta un sistema
difuso de control de constitucionalidad, receptado en el artículo 116 de nuestra Ley
Suprema. Por el mismo, corresponde al Poder Judicial velar por el respeto del Principio
de Supremacía Constitucional, lo que implica a su vez, el control de la jerarquía
normativa. Esto supone que los magistrados, llamados a aplicar el derecho, tienen el
deber de fundar sus decisiones en derecho y no fallar conforma a su libre
discrecionalidad y arbitrio, ignorando el espíritu del legislador; es decir, los fines que
tuvo en miras al dictar la norma.
Así lo entiende en el caso la Sala del Tribunal Superior al reconocer la arbitrariedad del
magistrado del tribunal a quo, que no sólo desconoció la ley nacional sino también
normas y principios de raigambre constitucional.
Conforme estos fundamentos, la Sala hace lugar al recurso incoado.

CONCLUSIÓN

- 14 -
UNIVERSIDAD EMPRESARIAL SIGLO 21
EXAMEN FINAL INTEGRADOR PRESENCIAL I
FLORENCIA BELEN NARVAEZ

El fallo examinado permite analizar varias cuestiones, a saber: la existencia de un orden


normativo en nuestro Derecho, la facultad-deber del Poder Judicial de velar por el
respeto de dicho orden y por la correcta interpretación y aplicación de las normas, la
responsabilidad del Estado por el respeto de las normas internacionales incorporadas a
nuestro orden jurídico y la existencia en nuestro ordenamiento de Principios Generales
del Derecho del cual derivan otras tantas normas y principios, ya sean que estén
expresamente incorporados a una ley o que se desprendan implícitamente de aquellos.
Entiendo correcta la decisión del Tribunal Superior al dejar evidenciadas estas
cuestiones, fallando en sentido contrario al tribunal a quo, que arbitrariamente las
desconoció.
Ha sido el espíritu del legislador velar por el respeto de la identidad de género e
instrumentarla a través de normas tanto nacionales como por incorporación de las
internacionales.

BIBLIOGRAFÍA

Apuntes de Cátedra, Universidad Empresarial Siglo 21.

- 15 -
UNIVERSIDAD EMPRESARIAL SIGLO 21
EXAMEN FINAL INTEGRADOR PRESENCIAL I
FLORENCIA BELEN NARVAEZ

Baeza, Carlos R., “Derecho Constitucional”, Ed. Abaco, 2005.


Bidart Campos, Germán., “Compendio de Derecho Constitucional”. Ed. Buenos Aires,
2005.
Código Procesal Penal de la Provincia de Córdoba
Constitución Nacional
Ley 26.743 de Identidad de Género.

- 16 -