Está en la página 1de 7

DERECHOS DEL BUEN VIVIR, ¿EXISTE JUSTICIABILIDAD?

RESUMEN

Ecuador es un Estado garantista en materia de derechos, de acuerdo a la constitución

elaborada en la Ciudad Alfaro, en Montecristi y aprobada mediante referéndum en 2008. La

Carta Magna ecuatoriana proclama una lista extensa de derechos, desde su artículo 12 hasta su

artículo 82. El primer catálogo encierra a los derechos comúnmente conocidos como

Económicos, Sociales y Culturales (DESC), propuestos por la constitución como “Del Buen

Vivir” o “Sumak Kawsay”.

Esta categoría de derechos ha causado debates y serias controversias al momento de ser

exigidos ante las autoridades jurisdiccionales, ya que la Ley Suprema Ecuatoriana proclama

una plena justiciabilidad para todos los derechos en su artículo 11, sin embargo, la realidad

sociopolítica del país se muestra como el principal obstáculo para otorgar a los derechos del

buen vivir estas características, ¿Dónde deja eso a los DESC? En un limbo en el que no gozan

del carácter de exigibles, mucho menos justiciables.

PALABRAS CLAVE: constitución, buen vivir, Sumak Kawsay, exigibilidad, justiciabilidad.

ABSTRACT

ALEJANDRO INTRIAGO
INTRODUCCIÓN

El Ecuador cuenta con una Carta Magna elaborada por la Asamblea Constituyente a

partir del año 2007, aprobada por el pueblo mediante referéndum, y vigente desde Octubre de

2008. Esta Ley Suprema admite mayormente una ideología Neoconstitucionalista, con una

serie de pilares fundamentales, de entre los cuales vamos a destacar uno en especial, que es el

Estado extremadamente garantista en materia de derechos en general, específicamente de los

Derechos Económicos Sociales y Culturales, descritos en el texto constitucional como “Del

buen vivir” o Sumak Kawsay, lo cual no significa algo reprochable para quienes estuvieron a

cargo de elaborar la constitución, sin embargo, el país no cuenta con mecanismos adecuados

para permitir que este tema sea una realidad tangible, por el contrario, el escenario nacional lo

convierte en objeto de controversia y presupone un riesgo para la estabilidad del estado.

Este texto desarrollará en principio un estudio conceptual del Neoconstitucionalismo

como corriente socio política que propone una exigibilidad de los DESC, además se revisará

la terminología usada en la constitución para enunciar estos derechos, a fin de contextualizar

el tema de manera correcta y procurar la efectiva comprensión del mismo. También se

verificará, de acuerdo a varios métodos de interpretación, que tan posible es que estos derechos

sean exigibles ante el Estado y justiciables ante la ley, basados en la normativa constitucional.

Para finalizar, se contrastarán las ideas ampliadas con la realidad social y la jurisprudencia

existente en el Ecuador.

ALEJANDRO INTRIAGO
Los Derechos Económicos Sociales y Culturales son los derechos humanos relativos a
las condiciones sociales y económicas básicas necesarias para una vida en dignidad y
libertad, y hablan de cuestiones tan básicas como el trabajo, la seguridad social,
la salud, la educación, la alimentación, el agua, la vivienda, un medio ambiente
adecuado y la cultura. (Red internacional para los derechos Económicos, sociales y
culturales, 2012)

Respecto del Sumak Kawsay, es una concepción andina de la vida en armonía con su

entorno, su comunidad, su entorno natural, divino, humano y ancestral; Sumak significa lo

hermoso y Kawsay es la vida, refiriéndose por completo a una vida digna, en equilibrio con el

universo. (kowii, 2015)

El Estado de derecho se ha analizado a través de dos enfoques: con fines políticos y con

afán de mayor seguridad jurídica; siempre bajo la influencia ideológica que busca legitimar y

justificar la existencia del estado en términos jurídicos. El Neo-constitucionalismo se refiere a

una óptica del Estado de derecho que parte del constitucionalismo, cuya distinción primordial

es la superioridad de la constitución sobre las demás normas jurídicas, además de la división

de poderes y la defensa de los derechos del hombre. La declaración de los derechos del hombre

y del ciudadano, en su artículo 16, proclama que una sociedad que carezca de las características

antes descritas, carece de constitución, pues velar por el pleno ejercicio de los derechos de las

personas es el primer y más alto deber del estado. (Rendón, 2009)

De vuelta al texto constitucional, la noción de buen vivir o Sumak Kawsay aparece,

entre otros artículos, en: el preámbulo de la Constitución, art. Nº 3.5 que enumera los deberes

primordiales del estado, del art. Nº 12 al art. Nº 36 donde se detallan los Derechos del buen

vivir, art. Nº 74 que habla de los Derechos de la naturaleza, art. Nº85. 1 garantías de política

pública, art. Nº 277 y 278 en cuanto al régimen de desarrollo, y art. Nº 387.2 que versa sobre

ciencia, tecnología, innovación y saberes ancestrales. (Melo, 2013)

ALEJANDRO INTRIAGO
De las normas constitucionales citadas, partiremos de aquellas que, a más de mencionar

al buen vivir, se refieran a medidas o garantías para que estos derechos se concreten. La

revisión a los artículos 3.5, 275 y 277 de la Carta Magna se hará bajo los métodos

interpretativos literal y sistemático.

El inciso 3 del artículo 275 dice: “El buen vivir requerirá que las personas,

comunidades, pueblos y nacionalidades gocen efectivamente de sus derechos, y ejerzan

responsabilidades en el marco de la interculturalidad, del respeto a sus diversidades y de la

convivencia armónica con la naturaleza.” (Asamblea Constituyente, 2008). La lectura textual

del texto previo nos indica que buen vivir es gozar, en la realidad, de todos los derechos, y

además hacerlo en armonía con la naturaleza, respetando a las comunidades y nacionalidades.

Sin embargo, no se puede dejar el análisis ahí, hay que poner el artículo 275 en

concordancia con el 3.5 y el 277, que textualmente dicen lo siguiente:

Art. 3.- Son deberes primordiales del Estado:

5. Planificar el desarrollo nacional, erradicar la pobreza, promover el desarrollo


sustentable y la redistribución equitativa de los recursos y la riqueza, para acceder al
buen vivir. (Constitución art. 3)

Art. 277.-Para la consecución del buen vivir, serán deberes generales del Estado:

1. Garantizar los derechos de las personas, las colectividades y la naturaleza.


2. Dirigir, planificar y regular el proceso de desarrollo.
3. Generar y ejecutar las polit́ icas públicas, y controlar y sancionar su
incumplimiento.
4. Producir bienes, crear y mantener infraestructura y proveer servicios públicos.
5. Impulsar el desarrollo de las actividades económicas mediante un orden
jurídico e instituciones polit́ icas que las promuevan, fomenten y defiendan mediante el
cumplimiento de la Constitución y la ley.
6. Promover e impulsar la ciencia, la tecnología, las artes, los saberes ancestrales
y en general las actividades de la iniciativa creativa comunitaria, asociativa,
cooperativa y privada. (Constitución art. 277)

Estas normas, que aparentemente definen obligaciones del estado, tienen alcances

diferentes, pues, mientras el artículo 3.5 establece condiciones para acceder al buen vivir, que

ALEJANDRO INTRIAGO
deben ser generadas por el estado; el artículo 277 enumera medidas concretas que debe tomar

el Estado central para generar aquellas condiciones.

En ese orden de cosas podemos concretar que los artículos analizados previamente

establecen a que se refiere el buen vivir en materia de derechos, las condiciones para acceder

al mismo y los mecanismos que deben ponerse en marcha para el efectivo goce del Sumak

Kawsay.

La corte constitucional, en sentencia de control constitucional acerca de la declaratoria

de estado de excepción para proteger Yaguarcocha dice:

El estado garantizará a sus habitantes el acceso a los derechos constitucionales, y en


especial constituye el marco de derechos económicos, sociales y culturales (…) no solo
como mera enunciación declarativa, sino como todo un andamiaje conducente a que
los mismos se viabilicen…. (Sentencia de control constitucional, p. 29 )

En este sentido, se puede decir que cualquier persona que se encuentre en una situación

desfavorecida, y sin acceso a uno de estos Derechos del Buen Vivir, tiene la oportunidad de

demandar al estado los canales para hacer efectivo el goce de su derecho a la vivienda, por

ejemplo. Sin embargo, y para finalizar la etapa del análisis interpretativo, se propone una

revisión de las normas de acuerdo al fin que sugirió el legislador al momento de crearlas.

Alberto Acosta, que se desempeñó como presidente de la Asamblea Constituyente

2007-2008, dice lo siguiente en la introducción de su libro “El Buen Vivir en el camino del

post-desarrollo. Una lectura desde la constitución de Montecristi”:

Dejemos sentado desde el inicio que el Buen Vivir se presenta como una
oportunidad para construir colectivamente una nueva forma de vida, no es un
recetario plasmado en unos cuantos artículos constitucionales y tampoco se trata
simplemente un nuevo régimen de desarrollo. El Buen Vivir, de todas maneras,
constituye un paso cualitativo importante al pasar del tradicional concepto del
progreso y del desarrollo y sus múltiples sinónimos, a una visión diferente, mucho

ALEJANDRO INTRIAGO
más rica en contenidos y, por cierto, más compleja. (El subrayado y negrita me
pertenecen) (Alberto Acosta, p. 7)

Entonces, se podría comprender al buen vivir como un proyecto, una especie de base

para la construcción de una sociedad con niveles de desarrollo elevados, que permitan a la

ciudadanía en general, una vida de calidad en todo sentido. Una sociedad en la que todos los

ciudadanos puedan gozar de sus derechos es a lo que se refiere el legislador, y exigir su

justiciabilidad en caso de haber gozado de ellos y se encuentren vulnerados.

La idea de que el estado garantice, de un momento a otro, la exigibilidad y la

justiciabilidad de todos estos derechos a todas las personas, es simplemente algo idílico. Si bien

el Neo-Constitucionalismo propone la justiciabilidad de todos los derechos, no es algo

aplicable a la realidad Ecuatoriana, al menos no sin antes haber pasado por un proceso de

conversión de la sociedad tercermundista hacia una de primer mundo.

Sin embargo, la idea del Sumak Kawsay para nada es mala, pues propone la edificación

de un sistema en el que las mismas personas tengan mecanismos para generarse el efectivo

goce de sus derechos del Buen Vivir.

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICA:

Bibliografía
El neoconstitucionalismo y los derechos fundamentales [Libro] / aut. Rendón Raymundo
Gil. - México, D.F. : [s.n.], 2009.
El buen vivir y su tutela jurídica [Libro] / aut. Melo Mario. - 2013.
El Buen Vivir en el camino del post-desarrollo. Una lectura desde la constitución de
Montecristi. [Libro] / aut. Acosta Alberto. - Quito : [s.n.], 2010.
Sumak Kawsay [Sección de libro] / aut. kowii. - 2015.
Constitución de la República del Ecuador [Libro] / aut. Asamblea Constituyente. -
Montecristi : [s.n.], 2008.

ALEJANDRO INTRIAGO
Red-DESC [En línea] / aut. Red internacional para los derechos Económicos, sociales y
culturales. - 2012.

ALEJANDRO INTRIAGO

También podría gustarte