Está en la página 1de 5

INTRODUCCIÓN

El ser humano al ser un ser de naturaleza social genera acciones que tienen como
consecuencia obligaciones, estas en muchas ocasiones pueden ser constituidas de
forma voluntaria o involuntaria, convirtiéndose estas acciones en hechos repetitivos,
llegan a formar un estilo de vida, es el caso del el notario en el ejercicio de su
profesión. Al realizar el ejercicio notarial el notario como profesional genera
instrumentos que imponen obligaciones entre sujetos que contratan, sin embargo al
realizarlos también el mismo notario adquiere obligaciones que de no ser cumplidas
generan responsabilidades dependiendo el ámbito de su actuación y la gravedad o
impacto que las acciones que realiza tengan en la sociedad.

La responsabilidad que tiene un notario surge principalmente por las facultades que
al ejercer su profesión adquiere, como lo es el otorgarle fe pública a los instrumentos
que crea, el Estado a través del Organismo Legislativo crea normas jurídicas en las
cuales establece lineamientos que deben cumplir los notarios, y como consecuencia
al no ser cumplidos, establece sanciones o penas en contra de esa infracción. El
Estado a través de sus distintas dependencias cumple con una de sus obligaciones
como lo es la de garantizarle a sus habitantes seguridad, en el sentido de la
seguridad jurídica por medio de establecerle a los notarios la forma y las
circunstancias que se deben reunir para que un instrumento público tenga validez.

El estudio de este tema contribuye al saber del estudiante en proporción a lo que


aspira a llegar a fungir como notario y el conocimiento de las consecuencias a las
que se enfrenta al desempeñar dicha profesión y que asegura que al conocer estas
particularidades se prevenga el uso irresponsable de la profesión, debido a que
conlleva responsabilidades de tipo penal, civil, administrativo y disciplinario, siendo
de estas la más grave y perjudicial tanto para el notario como para la sociedad, las
de carácter penal, es por ello que nuestra legislación hace más énfasis en ella que
en los demás tipos de responsabilidad.
RESPONSABILIDAD PROFESIONAL DEL NOTARIO

1. ¿Qué es la responsabilidad?
Hablando un poco de la historia de la responsabilidad, esta tiene como
principal precursor las consecuencias de la Ley del Talión, debido a que al
implementarla se sabía que una acción que perjudicara a otro tendría como
consecuencia el mismo daño causado o uno de igual proporción, sin embargo
al saberse que estas normas eran dispersas, sin unidad, de naturaleza
privada y vengativas, estas fueron renovándose, con el tiempo valiéndose de
aspectos como la equidad y la moral.
La responsabilidad significa aquella aptitud con la que cuenta un individuo de
tener el conocimiento, aceptar aquellos daños que puedan causar sus actos
que pueden ser sancionados por la ley; tener responsabilidad conlleva un
compromiso, solvencia o madurez para poder realizar o desempeñar un
trabajo, en castellano se dice que es responsable quien de obliga a hacer
algo y lo cumple en cantidad, calidad y tiempo, quien empeña su palabra,
quien da una garantía; por ello se dice que es responsable aquel que repara
y satisface cualquier daño, pérdida o perjuicio que ha devenido a
consecuencia de una acción u omisión por negligencia, culpa o delito. 1

En el actuar continuo de la vida, cada individuo adquiere responsabilidades


en cuanto a cada uno de los ámbitos en los que se desenvuelve desde las
transacciones simples que se realizan de palabra al comprar una libra de
tomates en el mercado, hasta la realización de una compraventa de un bien
inmueble, debido a que en ambos aspectos las partes involucradas
adquieren responsabilidades de entrega, por un lado la de entrega de la cosa
y por otro la entrega de su precio; lo que los diferencia principalmente sería

1
Revista digital de derecho, Colegio de Notarios de Jalisco México, Responsabilidad Notarial, México, 2000,
http://www.acervonotarios.com/files/La%20responsabilidad%20notarial.pdf, consultado el 18/10/2019.
que en uno de ellos se debe de realizar con muchas más formalidades que
en la otra, y en la cual también otro sujeto adquiere responsabilidades dado
por su intervención al realizar el instrumento público y dotarlo de la fe pública
de la cual es dotado al fungir como notario.
La responsabilidad que individuo pueda tener en cuanto a las consecuencias
de sus actos van más allá del aspecto jurídico, englobando también
circunstancias morales y éticas; de las cuales debe depender la realización
del acto, siendo estas parte de la validez de los actos que ha de desempeñar.
2. Concepto de Responsabilidad Notarial

El Estado tiene como uno de sus deberes el de garantizarle a los habitantes


de la República la seguridad, esta seguridad no solo se limita a la seguridad
que brindan las fuerzas de seguridad como la Policía Nacional Civil, también
abarca la seguridad jurídica, entendida como aquella seguridad de contratar
y que lo convenido no pueda variar en nuestra contra, es por esa razón que
el Notario es considerando un funcionario público y los documentos
expedidos por él tienen poseen fe pública el Estado cubre ese ámbito de
garantizar la seguridad.

Al respecto dice Carral y de Teresa “La responsabilidad notarial es como la


sanción por inobservancia de la norma ya que el Notario tiene facultades
propias, que le son atribuidas por la ley y no da cuenta de su actuación a
ningún superior jerárquico; y por ello solo debe responder civil y
criminalmente de sus actos, y eso mediante juicio. Aparte de las
responsabilidades civil y penal, el Notario tiene responsabilidad disciplinaria
y responsabilidad administrativa.”

La seguridad, va forzosamente vinculada con que el notario cumpla con


aquellos preceptos que la ley le indica, lo que hace que el Notario deba ser
una persona capaz profesionalmente y con ética para cumplir con lo que la
ley le pide en ejercicio de su profesión que aunque sea una profesión
independiente los resultados de sus actos se van a postergar para aún más
allá de su muerte.
3. Origen de la Responsabilidad del Notario

Desde mucho antes de la invención de la escritura, el hombre tuvo la


necesidad de contratar y de obligarse entre ellos, esta necesidad fue
evolucionando, debido a que las formas que utilizaban para plasmar esa
obligación se veía modificada, eliminada o hecha de mala fe.

Es así como iniciaron a utilizar testigos que dieran fe de lo ocurrido,


posteriormente surgieron los escritos para dejar constancia estos
documentos eran redactados, por distintas figuras similares al notario,
conforme se iba formalizando iban variando las sanciones.

Como ejemplo existieron los Tabularii los cuales eran oficiales especializados
en redactar los contratos, su nombre se debe a el instrumento que realizaban
en una tabla cubierta de cera sobre la cual escribían, la falsedad que
cometían de algún instrumento tenía como sanción el cercenamiento de sus
dedos y el destierro.

El Código de las Siete Partidas, también llamado “Las flores de las Leyes”
de Alfonso el Sabio consagran también penas severas para los escribanos
que cometieran adulteraciones o consignaren falsedades a sabiendas.

Pero en realidad es sólo a partir de la ley francesa del 25 ventoso del año XI
la cual surgió del clima reformista de la Revolución Francesa que tuvo base
la implementación de nuevos principios políticos, sociales, económicos y
culturales, y especialmente la consolidación del Derecho Notarial que se
prevé con cierta prolijidad un sistema de responsabilidades y sanciones
específicas para los notarios, debido que a partir de aquí los Notarios
empezaran a cobrar honorarios.

4. La Responsabilidad notarial
La responsabilidad notarial es una garantía del cliente, debido a que obliga
al notario a lograr eficazmente su función, sin generar resultados dañosos y
también para evitarlos para el notario mismo.

Es por medio de un conjunto de responsabilidades que el notario se ve en el


deber de generar un instrumento pleno y perfecto, evitando resultados
negativos para la vida de éste.

La legislación moderna prevé que el notario es el responsable de reparar el


daño que cause ya sea por su negligencia, imprudencia o culpa. Es normal
que una persona cometa errores pero no en el caso de notario porque se
supone que como profesional está capacitado intelectual y moralmente.

El notario dentro de su actuación notarial tiene la creación del instrumento


público en el cual plasma hechos verídicos que modela da forma legal para
que estos produzcan los efectos legales esperados por las partes.

La responsabilidad notarial es la ejercida por un notario cuando da fe pública


de los contratos o actos extrajudiciales civiles o mercantiles que se le
presentan para que el con su firma los certifique como verdaderos.

El notario, frente al honor de estar investido de la fe pública, tiene una gran


responsabilidad que se fortalece conforme sus obligaciones aumentan.

El notario de tipo latino es un profesional del derecho que realiza una función
pública; escucha a las partes, interpreta su voluntad, examina la legalidad de
los títulos y capacidad de las partes, redacta el instrumento, lo lee, lo explica,
lo autoriza y reproduce; lo inscribe en el Registro Público de la Propiedad;
conserva la matriz en el protocolo primero, y después en el Archivo de
Notarías. En el cumplimiento, negligencia o ilicitud de estas actividades,
puede incurrir en responsabilidad.