Está en la página 1de 1

Canvas para crear partidas de rol con fines didácticos

07/04/2017 4 COMENTARIOS

Después  de  llevar  un  tiempo  metido  en  esto  de  la


gamificación y de promover el uso de los juegos de
rol  como  recurso  didáctico  me  percaté  que  faltaba
una  herramienta  que,  a  semejanza  de  los  canvas
para  diseñar  experiencias  gamificadas,  facilitara  a
los  profesores  interesados  una  pauta  para  diseñar
aventuras roleras que llevar al aula.

Por  eso,  para  el  último  taller  que  llevé  a  cabo  con
la  Asociación  Catalana  de  Telemática
Educativa,  diseñé  una  primera  propuesta  de
organizador de aventuras con la colaboración de mi
mujer,  la  otra  jugona  de  la  casa.  Como  toda
propuesta que se comparte en el blog, está abierta
a  revisiones,  sugerencias  y  pruebas.  Así  que  ya
sabéis,  si  os  animáis  a  usarla  y  jugar…
¡contádnoslo!

Eso que llamamos canvas

La propuesta es tal como sigue…

El primer paso consistiría en determinar los objetivos, es decir, la materia o asignatura para la que elaboramos
la  aventura,    los  contenidos  fundamentales  de  la  misma,  las  competencias  que  queremos  trabajar  y  las
actitudes  a  potenciar.  Hay  que  pensar  que,  aunque  quizás  sólo  pretendemos  favorecer  la  cohesión  del  grupo,
los juegos de rol permiten el trabajo simultáneo de muchas competencias y otras actitudes.

El segundo paso requiere que conozcamos a nuestros alumnos, qué nivel están cursando, qué les caracteriza
como  grupo  y  si  hay  alguna  necesidad  específica  o  relevante  que  vaya  a  condicionar  el  desarrollo  de  la
actividad.

En el tercer paso plantearemos la narrativa, la ambientación en que se va a llevar a cabo la aventura, quienes
van  a  ser  los  protagonistas  o  personajes  jugadores  (PJ’s),  el  conflicto  que  hace  avanzar  la  historia  (y  no  me
refiero a la lucha de clases) y los personajes no jugadores (PNJ’s) que aparecerán para interactuar o desafiar a
nuestros jugadores.

En cuarto lugar dotaremos de una estructura al proceso. De este modo, estableceremos la temporalización de
la actividad (trimestre y número de sesiones) así como las escenas que contendrá la aventura. En mi opinión,
en una sesión de juego en el aula pueden llegar a jugarse un máximo de 4­5 escenas cómodamente, siguiendo
la estructura narrativa acostumbrada de introducción­nudo­desenlace.

En  quinto  lugar  deberemos  determinar  el  sistema  de  juego  que  mejor  se  adapte  a  nuestros  intereses,
establecer, si es preciso, mecánicas que lo modifiquen o que pertenezcan a nuestra gamificación en particular y
hacer  constar  las  dinámicas  que  se  establecerán  entre  los  jugadores.  En  este  caso,  conviene  señalar  que,  de
normal,  los  juegos  de  rol  son  colaborativos  y  que  en  un  grupo  usual  de  clase  de  20  a  35  alumnos  será
conveniente  que  trabajen  en  grupos  cuando  jueguen  a  rol.  En  cuanto  a  los  sistemas,  los  hay
muchos, gratuitos y de pago. Lo mejor es acudir a jugadores con experiencia para obtener alguna orientación.

Por  último,  pero  no  menos  importante,  puede  resultar  conveniente  preparar  actividades  complementarias  de
introducción,  análisis  o  ampliación  de  la  experiencia.  Entre  las  mismas  podemos  optar  por  la  creación  de  los
personajes en la sesión inicial, el análisis documental o la realización de una redacción.