Está en la página 1de 2

UNIVERSIDAD CENTRAL DEL ECUADOR

FACULTAD DE COMUNICACIÓN SOCI AL

MAESTRÍA EN COMUNICACIÓN AUDIOVISUAL


Maestrante: Fabián Eduardo Sandoval Quishpe.

Texto: Navarro, Sonia, “Una mirada arbitraria: Breves acercamientos


psicoanalíticos al cine, Cap. Reseña histórica del cine”, 1999, Quito,
Ecuador.
Síntesis de la lectura.
Sonia Navarro parte de la frase de Platón de que para conocer algo hay que
definirlo, establecer su ser, su concepto. Así, se pregunta en su texto ¿qué es el
cine? En esta exploración lo define como compañía para solitarios, descanso
para los inquietos, distracción familiar, entretenimiento, evasión, industria
poderosa, objeto de laboratorio, maquinaria manipuladora. Pero no por eso deja
de ser creación estética. Además, en muchos casos las imágenes audiovisuales
despiertan el intelecto, la conciencia y la sensibilidad. Es decir, que el cine es un
código artístico, que busca a través de la imagen, tiempo, sonido, gesto y mirada,
una condensación del sentido. Por consecuencia una o varias significaciones.
La autora plantea que cuando hablamos de código reside también la formación
teórica de cada individuo, de cada oyente, de cada espectador, en su ideología,
en su psiquismo. En este sentido, cambian o se reestructuran las formas de
percibir. Percibir no es esencialmente disfrutar la realidad, sino más bien
aprender a orientarse en ella, a través de dos ejes: tiempo y espacio. Y desde la
perspectiva del artista el cine puede ser una necesidad de expresarse en un
lenguaje distinto. Explotar el caos e inventar modos de decirlo como no ha sido
dicho.
Citas con comentarios personales:
“Es el asombro, como develamiento de una realidad aparentemente
desconocida, lo que una bella obra de arte, al margen de ser triste o alegre
consigue.” (Navarro, 1999: 44).
Es decir que el cine entra en los procesos cognitivos, puede generar
conocimientos profundos que perduren por el uso de las emociones. La realidad
develada con una mezcla de sentimientos, es difícil presa de la memoria frágil.
Navarro afirma también que lo que mueve la producción cinematográfica es ese
deseo del ser humano de saber, de crear, para comprender la realidad.
“Si la realidad es muy dura, perversa o desordenada, nuestra mente tiene la
posibilidad de re-crearla, aún sabiendo que esa realidad es irreal, que esas
imágenes son ¿irreales?” (Navarro, 1999: 16).
La posibilidad de generar realidades virtuales aumenta con la evolución de la
tecnología. Las injusticias y desigualdades sociales en las sociedades que
vivimos empuja a varios jóvenes a refugiarse en estos mundos virtuales donde
aparentemente tienen “éxito”. Si las relaciones de poder y la violencia en la
escuela no permiten a los jóvenes tener amigos, en los juegos en línea estos
mismos chicos pueden ser los más populares gamers. Pero ¿qué tan lejos está
esto de ser también un engaño del poder?

También podría gustarte