Está en la página 1de 11

ROTULACION DE ALIMENTOS

Recepción y almacenamiento

29 DE OCTUBRE DE 2019
JORGE VILLARROEL
3°A
indice
Introducción........................................................................................................ 2
¿ que es la rotulación de alimentos? ................................................................... 3
¿Qué información debe tener una rotulación? ................................................... 3
ley 20.606 de la rotulación ................................................................................. 4
¿ en que consiste la lista de ingredientes ? ......................................................... 5
¿Cómo se expresa el contenido neto en los rótulos? .......................................... 6
¿Qué se entiende por identificación del origen? ................................................ 6
¿Para qué sirve identificar el lote en los rótulos?............................................... 6
¿Qué nos dice la fecha de duración mínima en un rótulo? ................................ 7
¿Quién establece las fechas de duración mínima de los alimentos envasados? 7
¿También es obligatoria la fecha de elaboración? ............................................. 8
¿Cuándo debe incluir un rótulo de información sobre la conservación,
preparación e instrucciones de uso de los alimentos envasados? ...................... 8
¿También un rótulo debe contener la información nutricional? ........................ 8
¿ Hay leyendas que no deben incluirse en los rótulos? ...................................... 9
¿Qué puede decirse de las ilustraciones de los rótulos? .................................... 9
Introducción

los alimento son sustancias nutritiva necesarias para un ser vivo pueda
mantener sus funciones vitales y también mantener una salud estable y así
pueda sobrevivir , pero hay alimentos que en exceso puede dañar nuestro
organismo o traernos enfermedades sin embargo al pasar los años surgió la
rotulación que consiste en informar todo sobre ese producto.
Otra realidad es que el consumidor busca alimentos que le ayuden a llevar una
dieta sana y equilibrada, además de variada y de calidad y obliga a las
empresas a desarrollar nuevas fórmulas y productos.
Los conceptos relacionados con el etiquetado de los productos alimenticios
son regulados por disposiciones comunitarias, que posteriormente son
traspuestas a la legislación propia de cada país de la Comunidad.
¿ que es la rotulación de alimentos?
Es toda inscripción que esta marcado o adherido al envase de un alimento. Se
podría decir que es como una célula de identidad del alimento ya que nos
permite conocer información muy importante sobre su durabilidad , su
composición o la manera de almacenarlo .
El sólo hecho de que un alimento esté rotulado no implica que no habremos de
tener problemas con su consumo. Ningún rótulo nos va a indicar que el
alimento está alterado contaminado falsificado o adulterado, pero su
información seguramente nos hará aumentar o disminuir nuestra confiabilidad
en el fabricante y en el producto.

¿Qué información debe tener una rotulación?


1. nombre del producto
2. lista de ingredientes
3. grado alcohólico
4. contenido neto
5. fecha de caducidad
6. condiciones de utilización y conservación
7. nombre y domicilio del fabricante
8. lote de fabricación
9. lugar de origen
ley 20.606 de la rotulación
La Ley 20.606 establece que aquellos alimentos a los que se les hayan
adicionado azúcares, sodio o grasas saturadas y superen los límites
establecidos por el Ministerio de Salud para dichos nutrientes y calorías
deberán presentar un sello de advertencia que lo indique en su cara frontal. Al
mismo tiempo que no podrán realizar publicidad dirigida a menores de 14
años, ni comercializarse o entregarse a título gratuito en los establecimientos
de nivel parvulario, básico y medio del país.
El presente informe tiene por objetivo dar cuenta de la implementación de la
Ley 20.606 Sobre Composición Nutricional de los alimentos y su Publicidad
entre los meses de julio a diciembre del 2017. Para ello se actualizan los
principales resultados de los procesos de vigilancia y fiscalización de su
cumplimiento reportados en el informe de junio de 2017, y se detallan las
novedades en materia de promoción y participación ciudadana, estudios que
permiten el monitoreo de las percepciones y actitudes de los consumidores,
vigilancia de la composición de alimentos afectos en materia de nutrientes
críticos, difusión y alianzas a nivel nacional e internacional. Así como la
reglamentación de normativas que la complementan.
¿ en que consiste la lista de ingredientes ?
Consiste en enumerar todos los ingredientes que contenga el alimento en
orden decreciente incluidos los aditivos. Es obligatorio incluir en la lista la
función principal de cada aditivo alimentario (por ejemplo: colorante,
conservante, etc.) acompañando su nombre (por ejemplo: nitrito de sodio,
amarillo ocaso, etc.) o su número INS, de acuerdo al Sistema Internacional de
Numeración Codex Alimentarius. Los únicos aditivos que pueden declararse
en el rótulo sólo con su función, sin indicar su nombre o su número INS, son
los saborizantes y aromatizantes.
Cuando uno de los ingredientes esté a su vez formado por otros ingredientes y
represente más del 27 por ciento del total deberá indicarse entre paréntesis
cuál es su composición y, en este caso, identificar los aditivos sólo cuando
desempeñen una “función tecnológica” en el producto terminado. Esto último
puede dar lugar a que no todos los aditivos se identifiquen, lo que no resulta
ideal. Entre los ingredientes se debe declarar el agua, excepto cuando forme
parte de jarabes, salmueras, almíbares caldos o similares o cuando se evapore
totalmente durante la fabricación del alimento.
En los alimentos deshidratados, concentrados, condensados o evaporados los
ingredientes se enumeran también en orden decreciente, de acuerdo a las
proporciones en que queden en el producto ya reconstituido para consumir.
Finalmente, la lista de ingredientes en mezcla de frutas, hortalizas, especias o
plantas aromáticas donde no sea factible definir con precisión sus
proporciones deberá incluir después de su enumeración la leyenda “en
proporción variable”.
¿Cómo se expresa el contenido neto en los rótulos?

En los productos sólidos o granulados en unidades de masa. En los productos


líquidos en unidades de volumen. Los semisólidos o semilíquidos en unidades
de masa o volumen, según el caso.
Los productos que por sus características se comercialicen en cantidad de
unidades deben tener indicación de su número en el rótulo. Los alimentos que
se presenten en dos fases (una sólida y una líquida) deberán tener identificado
el peso neto y el peso escurrido. No es obligatorio declarar el contenido neto
de los alimentos que se pesen delante del consumidor, pero en estos casos el
rótulo debe incluir la leyenda “venta al peso”.

¿Qué se entiende por identificación del origen?

Es la información que incluyen los rótulos sobre quienes fabricaron,


produjeron o fraccionaron los alimentos envasados. Esto siempre debe incluir
el nombre y dirección, país de origen y los números de registro que los
identifiquen (por ejemplo: RNE, RNPA y/ Senasa, según corresponda).
No es obligatorio, pero sí bastante usual que los rótulos actuales incluyan un
teléfono con la leyenda “centro de consultas telefónicas para el consumidor”,
que resulta útil para poder ampliar información o aclarar alguna duda sobre los
alimentos.

¿Para qué sirve identificar el lote en los rótulos?


Esta información permite la rápida identificación de los alimentos envasados y
posibilita conocer “su historia” (tratamientos recibidos, análisis efectuados,
etc.).
Un lote es “un conjunto de artículos procesados por un mismo fabricante, en
un espacio de tiempo determinado, bajo condiciones esencialmente iguales”.
Se identifica por un código clave precedido por la letra L, en forma visible,
legible e indeleble. Otra alternativa de identificar el lote es directamente con la
fecha de elaboración, envasado o duración mínima siempre que consigne el
día y el mes.
¿Qué nos dice la fecha de duración mínima en un rótulo?

Fundamentalmente, nos dice su vida útil, que es el período de tiempo durante


el cual el producto mantiene satisfactoriamente sus cualidades, bajo
condiciones y recomendaciones preestablecidas.
La duración mínima se define colocando en los rótulos el día y el mes en los
productos que duren menos de 3 meses, el mes y el año para los que duren
más de 3 meses. Estas fechas deberán estar precedidas por alguna de las
siguientes leyendas: “consumir antes de”, “válido hasta”, validez “vence”,
“vencimiento”, “venc.” o “consumir preferentemente antes de”. Si las fechas
se colocaran en otro lugar del envase debería indicarse con precisión, por
ejemplo, ver en la tapa o en el fondo del envase.
Independientemente de la leyenda que se coloque en cada rótulo debe
interpretarse siempre que lo que se expresa es la fecha de caducidad absoluta
del alimento, incluso en el caso de “consumir preferentemente…”, que aunque
parezca ser menos estricta, merece ser considerada como las demás.
Un factor muy importante que puede servir para evaluar la responsabilidad de
los comerciantes o de los proveedores es comprobar que nunca intenten
vendernos productos vencidos, ya que esto está absolutamente prohibido.

¿Quién establece las fechas de duración mínima de los alimentos


envasados?
Según la normativa vigente, son los propios fabricantes quienes fijan las
fechas de duración mínima de sus productos bajo su total responsabilidad.
Actualmente el Estado no establece fechas estandarizadas para productos
estandarizados. Es así que algún fabricante inescrupuloso puede colocar en el
mercado productos con una durabilidad hipotética más prolongada que lo que
realmente pueden alcanzar, lo que inevitablemente se traduce en un riesgo
potencial para los consumidores.
Contrariamente, hay otros fabricantes mucho más responsables, que le asignan
a sus productos períodos de duración inferiores a los que realmente podrían
alcanzar y con este margen de seguridad adicional demuestra el respeto que
tienen por los clientes. Resultaría muy útil para “comer sin riesgos” poder
identificar, con mucha claridad, unos y otros.
¿También es obligatoria la fecha de elaboración?

La fecha de elaboración no es obligatoria. Su inclusión va a depender de cada


fabricante y el grado de información que decida brindar a los consumidores.
Es obvio que sería de gran utilidad conocer cuándo se elaboraron los
alimentos, además, de saber hasta cuándo podrán durar.
¿Cuándo debe incluir un rótulo de información sobre la
conservación, preparación e instrucciones de uso de los alimentos
envasados?
Debería incluirse siempre que resulte necesario, porque está dentro de la
información obligatoria de los rótulos. Conocer a qué temperaturas máximas y
mínimas puede conservarse un alimento hasta su vencimiento, la mejor
manera de descongelar o reconstituir un alimento determinado, la validez del
alimento una vez abierto el envase o cómo cocinar el alimento con un
microondas son sólo algunas de las informaciones que deben ofrecer los
rótulos a los consumidores.

¿También un rótulo debe contener la información nutricional?

Hasta el momento, es optativa para la mayoría de los alimentos envasados. Lo


saludable sería que se generalice a todos los alimentos, porque contribuiría a
facilitar a los consumidores una mayor educación alimentaria.
Una elección acertada en la compra de un alimento se fundamenta también en
la posibilidad de conocer sus propiedades nutricionales y su contenido de
proteínas, grasas, fibra alimentaria, sodio, colesterol, vitaminas o minerales.
¿ Hay leyendas que no deben incluirse en los rótulos?
Sí, son aquellas que puedan confundir o engañar a los consumidores. Entre
otras prohibiciones de los rótulos están atribuir a un alimento efectos o
propiedades que no tenga o no puedan demostrarse, indicar que el alimento
posee propiedades medicinales o terapéuticas, aconsejar su consumo por
brindar una acción estimulante o mejoradora de la salud, utilizar
denominaciones geográficas asociadas a productos con características
definidas sin incluir la palabra “tipo” (por ejemplo: turrón de Alicante en lugar
de turrón “tipo” Alicante) y destacar la presencia o ausencia de componentes
que sean propios de alimentos de igual naturaleza, por ejemplo, sería
innecesario expresar en un rótulo que un determinado aceite vegetal no
contiene colesterol, porque ningún aceite vegetal lo contiene.
Pero hay otras leyendas que sí deben incluirse en el rotulado con buena
visibilidad y en un lugar destacado. Son aquellas que brindan información útil
y no engañosa a los consumidores, por ejemplo, la advertencia sobre la
necesidad de cocinar las hamburguesas hasta la desaparición de jugo rosado o
la de no alimentar con miel a menores de un año.

¿Qué puede decirse de las ilustraciones de los rótulos?

Algunas ilustraciones también pueden resultar engañosas. Por ejemplo, una


estilizada figura femenina en un alimento de bajas calorías podría llevar a que
las consumidoras crean que esa imagen se logra por la ingestión del producto,
lo que no es verdad.
Hay otras ilustraciones en los rótulos que muestran cómo quedaría el alimento
una vez preparado y listo para consumir. Un ejemplo de ello serían las fotos
que ilustran los rótulos de las hamburguesas cuando las presentan ya
cocinadas y acompañadas de lechuga o tomate en un sandwich. Esto no es
engañoso, porque sólo ilustra al consumidor sobre una de las maneras posibles
de prepararlas. No obstante, este tipo de ilustraciones legales deben estar
acompañadas de leyendas aclaratorias que indiquen que esa imagen no
representa lo que contiene el envase.
Conclusión
El etiquetado de los productos no es algo que se tome a la ligera, tiene sus
regulaciones y el por qué de estas, ya que es un producto que se consumirá por
una gran cantidad de personas y ellas tienen el derecho de saber que es lo que
están por introducir a su organismo. Sabiendo que la gran mayoría no se
detiene a leer las etiquetas y otras más se dejan llevar solo por las frases como
“sin grasa” o “reducido en azúcar” sin saber realmente que estas indican
cantidades, consideramos que es trabajo de los especialistas en nutrición el
promover a la sociedad la preocupación por conocer la información
nutrimental de los productos que consumen y así poder evitar reacciones
alérgicas a algún contenido y el exceso del consumo de otros aditivos entre
otras cosas

También podría gustarte