Está en la página 1de 3

Mateo 26, 6-13

MATEO 26, 6-13 MARCOS 14, 3-9 LUCAS 7, 36-50 JUAN 12, 1-8

6 Hallándose Jesús en Betania, en 3 Estando Jesús en Betania, en casa 36 Un fariseo le rogó que comiera con 1 Seis días antes de la Pascua, Jesús
casa de Simón el leproso, de Simón el leproso, recostado a la él. Jesús entró en la casa del fariseo y se fue a Betania, donde estaba
mesa, vino una mujer que traía un se puso a la mesa. Lázaro, a quien Jesús había
frasco de alabastro con perfume puro resucitado de entre los muertos.
de nardo, de mucho precio; quebró el
frasco y lo derramó sobre su cabeza.
7 se acercó a él una mujer que traía 4 Algunos de los presentes 37 Había en el pueblo una mujer 2 Allí le prepararon una cena. Marta
un frasco de alabastro, con perfume comentaban entre sí indignados: pecadora pública. Al enterarse de que servía, y Lázaro era uno de los que
muy caro, y lo derramó sobre su ¿Para qué este despilfarro de estaba comiendo en casa del fariseo, estaban con él a la mesa.
cabeza mientras estaba a la mesa. perfume? llevó un frasco de alabastro de
perfume
8 Al ver esto los discípulos, se 5 Se podía haber vendido este 38 y, poniéndose detrás, a los pies de 3 Entonces María, tomando una libra
indignaron y comentaban: ¿Para qué perfume por más de trescientos él, comenzó a llorar. Con sus lágrimas de perfume de nardo puro, muy caro,
este despilfarro? denarios y habérselos dado a los le humedecía los pies y con los ungió los pies de Jesús y los secó con
pobres. Y refunfuñaban contra ella. cabellos de su cabeza se los secaba; sus cabellos. La casa se llenó del olor
besaba sus pies y los ungía con el del perfume.
perfume.
9 Se podía haber vendido a buen 6 Mas Jesús dijo: Dejadla. ¿Por qué 39 El fariseo que le había invitado, al 4 Comentó Judas Iscariote, uno de
precio y habérselo dado a los pobres. la molestáis, si ha hecho una obra ver la escena, se decía para sí: Si los discípulos, el que lo había de
buena conmigo? éste fuera profeta, sabría quién y qué entregar:
clase de mujer es la que le está
tocando: una pecadora.
10 Mas Jesús, dándose cuenta, les 7 Porque pobres tendréis siempre con 40 Jesús le dijo: Simón, tengo algo 5 ¿Por qué no se ha vendido este
recriminó: ¿Por qué molestáis a esta vosotros y podréis hacerles bien que decirte. Él respondió: Di, maestro. perfume pro trescientos denarios y se
mujer, si ha hecho conmigo una obra cuando queráis, pero a mí no me ha dado a los pobres?
buena? tendréis siempre.
11 Porque pobres tendréis siempre 8 Ha hecho lo que ha podido. Se ha 41 Un acreedor tenía dos deudores: 6 Pero no decía esto porque le
con vosotros, pero a mí no me anticipado a embalsamar mi cuerpo uno debía quinientos denarios y el preocuparan los pobres, sino porque
tendréis siempre. para el entierro. otro cincuenta. era ladrón y, como tenía la bolsa, se
llevaba lo que echaban en ella.
MATEO 26, 6-13 MARCOS 14, 3-9 LUCAS 7, 36-50 JUAN 12, 1-8

12 Y al derramar ella este ungüento 9 Yo os aseguro que dondequiera que 42 Como no tenían para pagarle, 7 Jesús dijo: Déjala, que lo guarde
sobre mi cuerpo, lo ha hecho se proclame la Buena Nueva, en el perdonó a los dos. ¿Quién de ellos le para el día de mi sepultura.
anticipándose a mi entierro. mundo entero, se hablará también de amará más?
lo que ésta ha hecho, para que su
recuerdo perdure.
13 Os aseguro que dondequiera que 43 Respondío Simón: supongo que 8 Porque pobres siempre tendréis con
se proclame esta Buena Nueva, en el aquél a quien perdonó más. Jesús le vosotros, pero a mí no siempre me
mundo entero, se hablará también de dijo: Haz juzgado bien. entréis.
lo que ésta ha hecho, para que su
recuerdo perdure.
44 Después, volviéndose hacia la
mujer, dijo a Simón: ¿Ves a esta
mujer? Entré en tu casa y no me diste
agua para los pies. Ella, en cambio,
ha humedecido mis pies con lágrimas
y los ha secado con sus cabellos.
45 No me diste el beso, pero ella,
desde que entró, no ha dejado de
besarme los pies.
46 No ungiste mi cabeza con aceite,
pero ella ha ungido mis pies con
perfume.
47 Por eso te digo que quedan
perdonados sus numerosos pecados,
porque ha mostrado mucho amor. A
quien poco se le perdona, poco amor
muestra.
48 Y le dijo a ella: Tus pecados
quedan perdonados.
MATEO 26, 6-13 MARCOS 14, 3-9 LUCAS 7, 36-50 JUAN 12, 1-8

49 Los comensales empezaron a


decirse para sí: ¿Quién es éste, que
hasta perdona los pecados?
50 Pero él dijo a la mujer: Tu fe te ha
salvado. Vete en paz.

También podría gustarte