Está en la página 1de 5

RESUMEN: Mejoramiento genético en café (Coffea spp.)

Luís Armando Ramírez Piedrahita. Politécnico Colombiano Jaime Isaza Cadavid. Facultad de ciencias agrarias. Ing. Agropecuaria. Medellín.

2019.

Los arbustos de café, pertenecen a la familia Rubiaceae y al género Coffea, el cual se encuentra conformado por 103 especies, siendo las más cultivadas: C. canephora especie auto-incompatible (alógama), diploide (24 cromosomas), de sus variedades se producen los cafés amargos debido a su alto contenido en cafeína (1,6-2,7)% y; C. arabica especie autógama (máximo 9% polinización cruzada), única especie dentro el género hasta el momento reportada como tetraploide (48 cromosomas), de sus variedades se producen los cafés suaves debido al contenido en cafeína (1-1,5)% siendo menor en comparación con la especie C. canephora. (CORTINA G. 2019).

El centro de origen del café, es el Abisínico (Etiopía-África) reportado por Vavilov. Sin embargo, los primeros cultivo se establecieron en Yemen (Península Arábiga) cerca del año 575. Los primeros registros sobre la introducción en América y Asia datan de los siglos (XVII-XVIII) periodo durante el cual se popularizó la bebida luego de que comerciantes holandeses en el año 1699 lograron hacerse a unas semillas provenientes de la India y posteriormente establecer sus cultivos en la isla de Java (Asia). (F.N.C. 1958).

En América, la llegada del café fue de forma simultánea en: las Antillas (Martinica), por Gabriel de Cliseux en 1720, a partir de unos arbustos del jardín de plantas de parís que habían sido obsequiadas por el alcalde de Ámsterdam al rey Luís XIV de Francia en 1714. Y en Surinam, por un exiliado francés de apellido Morguess entre 1723-1727. Adicionalmente, en 1723 un grupo de sacerdotes de la Compañía de Jesús, dejaron a disposición del padre Joseph Gumilla unas semillas que, este mismo las sembró en la región de Río Negro (Orinoco) la cuales se transportaron de allí hacia la región Andina y el resto del país. Por otra parte, los portugueses en el año 1760 introdujeron unos materiales en su mayoría de las variedades Típica y Borbón en Río de Janeiro, originarios de las indias Portuguesas y, para el año 1770, ya se cultivaba el Café a gran escala en Brasil. (F.N.C. 1958).

En consecuencia, la interacción genética natural y antrópica entre este primer grupo de accesiones

traídas desde la India dieron origen a las variedades Caturra, Mundo novo, Catuaí, Pache, Maragogipe

etc

Por esta razón se explica la alta susceptibilidad de los materiales Americanos principalmente a la

roya del café (Hemileia vastatrix). (VELÁSQUEZ O. 2019).

Sin embargo, la variedad Típica, fue la que gozó de mayor distribución y utilización en los cafetales Colombianos hasta inicios de la década de 1960; fue hasta este momento donde estudios realizados por Cenicafé, demostraron la poca variabilidad genética en el café variedad Típica que por aquellos tiempos desarrollaba rendimientos promedios cercanos a 5,8 (cargas/ha). Debido a esto, en 1952 se realizaron las primeras expediciones al Brasil y África, con el objetivo de enriquecer la variabilidad genética de nuestros cafetales; como resultado de los análisis realizados por Cenicafé se introdujeron las variedades Caturra, Borbón, Típica de cereza amarilla, Mundo nova y Cera. En consecuencia se

realizaron experimentos en campo con las mencionadas variedades, en el diseño de estos experimentos las principales variables eran sombrío, densidad de siembra, tipo de fertilización y producción neta. Los resultados demostraron que la variedades con mayor potencialidad eran el Borbón (resistente a Ceratosistis fimbriata, semillas de buen tamaño) y Caturra; la primera en condiciones de la región andina desarrolló un 45% más de producción en comparación con la variedad Típica, pero la producción se igualaba o hasta era menor, si el Borbón era sembrado bajo condiciones tradicionales de producción de la época (baja densidad 3.000 (plantas/ha), alto sombrío y poca fertilización), con la segunda se lograron mejores resultados debido a que fue posible tener un promedio en la producción de 14,8 (cargas/ha) a una densidad de 5000-6600 (plantas/ha). (F.N.C 1985, CASTILLO Z. 1988).

Desde que en 1970 se reportó la presencia de Hemileia vastatrix en Brasil y, teniendo conocimiento de la baja variabilidad genética en nuestros cafetales, se inició el mejoramiento en la base de aumentar la variabilidad de las plantaciones tecnificadas conservando las propiedades productivas y de calidad. Es en este orden de ideas, que se creó la variedad Colombia, la cual se fundamenta en la resistencia que ofrecen los híbridos Timor (genéticamente conocidos como Catimore) el cual se dice, se formó a partir del cruce espontáneo entre la variedad Típica (C. arabica) y la variedad Robusta (C. canephora) identificada por vez primera en una plantación en 1917 en la isla de Timor Oriental (Océano Indico), la resistencia proviene de la variedad Robusta. El objetivo fue desarrollar variedades de porte bajo, productivas y resistentes a la roya al concluir una selección en 5 o 6 generaciones (25 a 30 años). Dos cruzamientos fueron realizados en Portugal en el Centro Internacional de las Royas del Cafeto (CIFC) y un tercero en el Centro Nacional de Investigaciones de Café (Cenicafé). (VELÁSQUEZ O. 2019).

Del cruzamiento de caturra amarillo (mutante del Borbón con porte bajo 1,8 mt) y del Híbrido Timor CIFC#1343 se originó la variedad Colombia (variedad compuesta por diferentes progenies). Dicha variedad, al ser multi-línea está conformada por un componente de resistencia especifica o vertical (aportada por los genes Sh6, Sh7, Sh8, Sh9, Sh10 del híbrido Timor) y resistencia horizontal o incompleta. El programa inició en el comienzo de la década de 1970 con 403 progenitores y, si bien la variedad fue liberada en 1983 (fecha del primer reporte en el país) el programa continua vigente que para el año 2000, ya habían descartado 362 progenitores (tabla 2); de los cuales, solo 29 genotipos mostraron resistencia frente H. vastatrix. (VELÁSQUEZ O. 2019) (RÚIZ y ALVARADO. 2000). (CORTINA G. 2019).

Para evaluar la resistencia frente al patógeno, registraron periódicamente en los materiales, la incidencia de la enfermedad, defoliación causada por la roya, balance entre foliación y defoliación, intensidad del ataque mediante escalas de campo y el efecto de la roya sobre la producción (figura 9); para la estimación del último parámetro, se utilizaron tratamientos con control químico y sin este. En los genotipos resistentes se encontró que la producción en el último tratamiento mencionado (sin control químico) no difiere significativamente de aquella con manejo químico. Los investigadores atribuyen la resistencia de la variedad Colombia principalmente al efecto ofrecido por la resistencia incompleta y/o por resistencias residuales de genes mayores vencidos, ya que durante el desarrollo de la investigación, descubrieron que en los materiales susceptibles, el desarrollo de la enfermedad es más rápido y se presenta durante el desarrollo de los frutos y la emisión de nuevas ramas además, de que la defoliación, incidencia y severidad, son mayores en comparación con los materiales más tolerantes a la enfermedad, en donde, el desarrollo o presencia inicia 4 meses más tarde; en consecuencia, el desarrollo de frutos y nuevas ramas se da en ausencia de la enfermedad y con niveles de incidencia y defoliación menores, comparado con los materiales susceptibles (figura 7). (RÚIZ y ALVARADO.

2000).

Posteriormente y, con la finalidad de obtener una variedad de porte alto, resistente a H. vastratrix, con

buena calidad de taza y, que pudiera ser dirigida principalmente para aquellos productores con parcelas poco tecnificadas (baja densidad de siembra, con sombrío o semi-sombrío y con pocas labores de fertilización) durante la década de 1970, investigadores de Cenicafé y el CIFC por medio de cruces entre plantas del híbrido Timor 1343 del CIFC (progenitor donante), plantas de las variedades Típica, Borbón (padres recurrentes) y segregantes de porte alto de cruzamientos entre las variedades Caturra y Villa Sarchi con el Híbrido de Timor, lograron desarrollar la variedad Tabi luego de 25 años de trabajo; que entre sus propiedades, mostró resistencia completa (vertical) a la raza II (principal patógenos fúngico de las variedades de C. arabica) pero con las subsiguientes razas se manifestó la resistencia incompleta (horizontal) del material, producción promedia de café supremo cercano al 80% y, con (5- 8)% más altura y diámetro de copa que las variedades Típica y Borbón. (VELÁSQUEZ O. 2019).

La constitución de esta variedad (Tabi) inició con técnicas de hibridación entre las variedades anteriormente reportadas y selección masal hasta F5 y F6, hasta donde se llegó con 52 progenies potenciales. Las progenies se seleccionaron en la generación anterior en el centro experimental Naranjal (Chichiná). Sobre estas descendencias, se realizaron las pruebas de comportamiento (genotipo-ambiente) en las subestaciones de experimentación Jorge Villamil en el Huila, San Antonio en Santander, Albán en e Valle y Pueblo Bello en el Cesar, solo en Albán y Pueblo Bello se utilizó sombrío con guamo (Inga sp.), los experimentos fueron establecidos entre Septiembre y octubre de 1992, el cual estuvo conformado por tres repeticiones en cada bloque (con sombra y sin sombra), fueron sembradas 10 (plantas/parcela) a una densidad de 3,75 (mt 2 /planta) y, también realizaron pruebas de progenies F4 y F5 de porte alto, segregantes de cruzamientos hechos en el CIFC (Portugal) entre el Híbrido de Timor # 832/1 y las variedades de porte bajo Villa Sarchi y Caturra, introducidas a Colombia en la generación F2. Los tratamiento fueron: un tratamiento positivo con fungicida, tratamiento negativo sin fungicida y dos tratamientos testigos constituidos por las variedades suceptible (Típica y Borbón) y por último analizaron lo efecto sobre crecimiento vegetativo, reacción a la roya, caracteristicas de la semilla, producción y calidad de la bebida. (MORENO. 2002).

Debido a la diseminación de la enfermedad en el país, Cenicafé desarrolló la variedad Castillo, siguiendo la metodología implementada para la formación de la variedad Colombia y Tiba, lazó en 2005 la variedad Castillo con resistencia completa e incompleta las razas de roya identificadas en el país e incompleta frente a CBD (ocasionada por Colletotrichum Kahawae), por medio de cruces tomando como padre donador el híbrido de Timor CIFC#1343 y como madre receptora la variedad Caturra, obtuvieron plantas F1 y de ellas, por auto-fecundación, las generaciones F2 y F3. Éstas, se cultivaron individualmente por progenie y se les realizó selección por vigor. Posteriormente en F4 y F5 se realizó mezcla de semilla y se descartaron los materiales que se alejaban del fenotipo de la variedad Caturra. Seguidamente se realizaron los ensayos de fenotipo ambiente en los centros experimentales Naranjal (Caldas), Trinidad (Tolima), Paraguaicito (Quindío), El Rosario (Antioquia) y Santa Barbar (Cundinamarca) para evaluar los parámetros de producción, calidad de taza, resistencia frente a H. vastratrix y, para el análisis de la resistencia incompleta de la variedad Castillo frente a C. kahawae se establecieron parcelas experimentales en Kenia, Zimbabwe y Tanzania. (ALVARADO. Et all. 2005 ).

Entre las principales características de la variedad Castillo se destacan: altura promedio 1,47 mt, producción promedio por árbol de 17,6 Kg de café cereza por ciclo de cuatro cosechas, 79,3% en producción de café supremo

Continuando con el proceso de mejoramiento genético de las variedades colombianas (Típica, Borbón y Caturra) Cenicafé lanzó la variedad mejorada Cenicafé 1. Entre sus principales características se destacan altura entre (1,38 – 1,47)mt, producción promedio por árbol de 17,6 Kg café cereza por ciclo de cuatro cosechas, un intervalo de café supremo entre (83,7-85)%, resistencia parcial frente a las razas

de roya que se desarrollan en el país con un nivel de severidad por hoja cercano al 10% y con largos

periodos de incubación de la enfermedad y por ultimo en esta variedad, se mantiene la calidad de taza

dentro de los cafés suaves. (FLOREZ P. C

Et all. 2016).

Para el desarrollo de la variedad Cenicafé 1, el mismo centro de investigación tomó como progenitores

el Híbrido Timor #1343 y variedad Caturra, en donde luego de evaluar 116 progenies avanzadas del Programa de Mejoramiento Genético de Cenicafé establecidas en: la Estación Experimental Naranjal (Chinchiná, Caldas), y posteriormente se verificó su comportamiento en las Estaciones Experimentales de Pueblo Bello (Cesar), El Rosario (Antioquia), Paraguaicito (Quindío) y El Tambo (Cauca). Y como resultado de la selección de las progenies en F1 se iniciaron los cruzamientos a partir de 3 filiales, las cuales por auto-fecundación dieron origen a 6 filiales F2 que por retrocruzamiento con el híbrido Tímor como padre recurrente se obtuvieron 15 filiales F3 y estas, por auto-fecundación permitieron seleccionar 8 filiales F4 de 27 producidas. Los criterios de selección fueron porte de los árbustos, resistencia a roya inferior a 4 según la escala de Eskes y Toma-Braghini, % grano supremo superior a 75%, producción acumulada cercano al promedio reportado para la variedad Castillo, resistencia frente

a CBD y rendimientos y calidad del granos cercanos a los promedios reportados para la variedad

Colombia. (FLOREZ P. C

Et all. 2016).

Con respecto al análisis de la tolerancia de la enfermedad de la cereza ocasionada por C. kahawae se realizó por medio se selección asistida por marcadores moleculares (SAT235 y SAT207) los cuales se encuentran asociados al gen de resistencia T o Ck-1, dentro de los 3 genes mayores reportados y, proveniente del Híbrido de Timor, utilizados en programas de mejoramiento en África para generar variedades resistentes o tolerantes a la enfermedad. Ambos marcadores fueron evaluados en los ocho componentes de la variedad Cenicafé 1, en donde los investigadores lo reportan (SAT235) en cada uno de los componentes de la variedad, mientras que SAT207 no fue encontrado en una de las ocho

progenies (CX2866). (FLOREZ P. C

Et all. 2016).

Es preciso mencionar que genericamente los cruces entre la variedad caturra y el híbrido Timor reciben el nombre de Catimores. Por otra parte los cruces entre la variedad Villa Sarchí y el híbrido Timor CIFC 832/2, son conocidos genericamente como Sarchímores. Dentro de estos, se encuentran variedades con caracteristicas estables, en Brasil por ejemplo destacan las variedades Lapar 59, Tupí y Obatá. Dentro de los Sarchímores hay variedades con propiedades prometedoras, como tamaño del grano, adaptabilidad agronómica y calidad de taza algunas veces superiores a la que se encuentra en los Catimores. Los Sarchímores son variedades de porte bajo, brote verdes o bronces y buena adaptabilidad en alturas sobre el nivel del mar entre (0-1500)msnm. (VELÁSQUEZ O. 2019).

La variedad Tupí se produjo por selección genealógica o selección por pedigrí a partir de los cruces entre Villa Sarchí e híbrido Timor CIFC 832/2, generando en la F1 el híbrido H 361/4, producido por

el

CIFC. En 1971 este híbrido fue introducido al Brasil por el IAC (Instituto Agronómico de Campinas)

el

cual continuó el proceso de mejoramiento hasta llegar a F6 en el año 1996 y posteriormente realizar

el

respectivo lanzamiento en el 2000. (VELÁSQUEZ O. 2019). Entre las propiedades de la variedad se

destaca su madurez temprana, altamente exigente en fertilización, es una variedad de libre exposición, soporta densidad de siembra al entre (5700-7200) plantas/ha, la calidad de la taza es considerada de buena calidad y es resistente frente a H. vastatrix y los nematodos Meloidogyne exigua. (Consórcio pesquisa café).

Otra de las principales limitantes en la producción de café a nivel mundial además de la presencia de H. vastatrix y C. Kahawae es de igual forma el desarrollo en los cultivos de Hypothemus hampei conocida coloquialmente como la broca del café. Para solventar este problema se han venido realizando

cruces con materiales Etíopes (CCC363 y CCC534) y la variedad caturra buscando realizar selección asistida con marcadores moleculares. En un estudio realizado por investigadores de Cenicafé compararon el desarrollo in-vitro en café pergamino de filial F1 del cruce entre Caturra y los materiales Etíopes ya mencionados (6 subploblaciones con CCC363 y 11 con CCC534) y en F2 (dos y tres, respectivamente) para evaluar el efecto de los cruces sobre el número de individuos de broca por grano. Reportando para los controles: Caturra, media y desviación típica de 38,9 (5,5); para CCC363 de 31,8 (4,1) y para CCC534 31,9 (4,2). En la F1 los resultados fueron: CxC363= 35,7 (5,2) y CxC534= 36,3 (5,4). En la F2 fueron: CxC363=32,4 (4,6) sobre un numero de 248 individuos analizados y CxC534=32,1 (4,1) con 333 individuos analizados. De los resultados, en promedio y comparando el numero de individuos desarrollados en la variedad Caturra y los desarrollado en la F2, se ha logrado reducir de igual manera en 6,65 individuos por grano, lo cual equivale a una reduccion del 17,10% en la F2. (ROMERO. J. Et. All).

BIBLIOGRAFIA.

1. CORTINA G. Evaluación de progenies f4rc1 de (caturra x coffea canephora) x caturra. Revista Cenicafé 70(1):44-64. 2019.

2. Federación Nacional de Cafeteros. Manual del cafetero colombiano. Editorial Argra. Bogotá

1958.

3. VELÁSQUEZ R. A.Guía de variedades de café (Gutemala). Asociación Nacional del Café, Anacafé. 2Da edición. Guatemala. 2019.

4. MORENO G., ALVARADO G. La variedad Colombia: Veinte años de adopción y comportamiento frente a nuevas razas de la roya del cafeto. CeniCafé. Avances técnicos 300. Chinchiná - (Caldas – Colombia). Febrero 2000.

5. MORENO G. Tabi: variedad de café de porte alto con resistencia a la roya. Cenicafé. Avances técnicos 300. Chinchiná (Caldas – Colombia). Junio 2002.

6. ALVARADO G., Huver Elías Posada S., Hernando Alfonso Cortina G. CASTILLO: Nueva variedad de café con resistencia a la roya. Cenicafé. Avances técnicos 337. Cinchiná (Caldas- Colombia) Julio 2005.

7. FLOREZ P. C., MALDONADO. C. E.,CORTINA H.A., MONCADA M.P., MONTOYA E.C., IBARRA L.N., UNIGARRO C.A., RENDÓN J.R., DUQUE H. Cenicafé 1: Nueva variedad de porte bajo, altamente productiva, resistente a la roya y al CBD, con mayor calidad física del grano. Cenicafé. Avances técnicos 469. Manizales (Caldas-Colombia). Julio 2016.

8. Consórcio pequisa café. TUPI IAC 1669-33. Brasil 2011.

9. ROMERO, J.V.; BUSTAMANTE G., L.J.; CORTINA G., H.A.; MONCADA B, M del P. Evaluación por resistencia a Hypothenemus hampei (Ferrari), en poblaciones derivadas de cruces entre Caturra e introducciones etíopes. Revista Cenicafé 63(2): 31-49. 2012.

10. CORTINA G., H.A.; CASTRO C., B.L. Evaluación de híbridos interespecíficos de Coffea

arabica x Coffea canephora con resistencia a Hemileia vastatrix y Ceratocystis colombiana. Revista Cenicafé 66 (2): 17-29. 2015.

11. VILLALTA V., GATICA A. Una mirada en el tiempo: mejoramiento genético de café mediante la aplicación de la biotecnología. Revista Universidad de Costa Rica. Volumen 30(2):577-599. Mayo-agosto, 2019.