Está en la página 1de 3

José Francisco de San Martín

Nació en Yapeyú, (Virreinato del Río de la Plata) el 25 de febrero de 1778,


murió el 17 de agosto de 1850, fue un militar argentino cuyas campañas
fueron decisivas para las independencias de la Argentina, Chile y el Perú.

A los siete años fue llevado a España, en donde ingresó en el ejército


español y combatió contra la dominación napoleónica de la Península,
participando en las batallas de Bailén y La Albuera. En 1812, tras una
escala en Londres, partió a Buenos Aires, en donde se le encomendó la
creación del Regimiento de Granaderos a Caballo, que logró el triunfo en el
Combate de San Lorenzo. Luego reforzó el Ejército del Norte.

Desde la ciudad de Mendoza inició su plan para la independencia definitiva


de Sudamérica: tras organizar al Ejército de los Andes cruzó con el mismo
la cordillera de los Andes y lideró la liberación de Chile, en las batallas de
Maipú y Chacabuco. Utilizando a una flota organizada en Chile, atacó el
centro del poder español en Sudamérica, la ciudad de Lima, declarando la
independencia del Perú en 1821. Se encontró en Guayaquil con Simón
Bolívar, y tras dicha entrevista le cedió su ejército y la meta de finalizar la
liberación del Perú. San Martín partió hacia Europa, y murió en ese mismo
continente.

Junto con Bolívar es considerado el libertador más importante de


Sudamérica de la colonización española. En la Argentina se lo reconoce
como el padre de la Patria y se lo considera el principal héroe y prócer
nacional. En el Perú, se lo reconoce como libertador de aquel país, con los
títulos de «Fundador de la Libertad del Perú», «Fundador de la República»
y «Generalísimo de las Armas». En Chile su ejército le reconoce el grado
de capitán general.
La Gárgola

La antigua torre de la ciudad marca las 11:30 de la noche. Las


imponentes gárgolas situadas en la entrada del cementerio construido a las
afueras de Terrorville estaban repletas de moho.
Mi trabajo es ser el guardia de seguridad. Tengo una casa vieja,
rodeada de arbustos, hiedras, enredaderas y malezas. En invierno, el techo
se llena de nieve y la chimenea siempre esta encendida.
Esta noche, salí de mi casa y me dirigí a las puertas del cementerio.
Observé las gárgolas y una tenia las alas extendidas, a punto de largarse a
volar. En el suelo había un sendero de sangre y mechones de pelo blanco.
Este pensamiento hizo que un escalofrío me recorriera todo el cuerpo. A
sus pies, encontré un cadáver de un anciano desangrado, con arañazos en
distintas partes de su cuerpo, alto, estaba boca abajo y tenía la ropa
desgarrada. Me acerqué lentamente, lo volteé, y asustado, reconocí al
desdichado hombre. Era Mr. Valdemor, el sepultero. De repente, la
gárgola, se largó a volar. Del miedo, me quedé paralizado. La gárgola
estaba viniendo hacia mí. Cuando estaba a un metro mío desperté…
Fui al baño, me bañé, desayuné, me puse mi uniforme y fui al trabajo en
mi Fiat 600. Al llegar, salí de mi auto y me dirigí a la puerta. Introduje la
llave en la oxidada cerradura, miré hacia arriba y observé las gárgolas.
Quedé perplejo, petrificado y horrorizado al ver que una tenía las alas
extendidas.

CARLOS GARDEL
Carlos Gardel (Charles Romuald Gardès) fue un cantante,
compositor, y actor de cine naturalizado argentino, considerado el
más importante tanguero de la primera mitad del siglo XX.

El 24 de junio de 1935 Carlos Gardel, junto con Alfredo Le Pera y


algunos de sus músicos, falleció en el choque de dos aeroplanos a
punto de despegar sobre la pista del Aeropuerto Las Playas de la
ciudad de Medellín, (Colombia) luego llamado aeropuerto Olaya
Herrera. Sólo hubo tres sobrevivientes: el Indio Aguilar, guitarrista,
el profesor Plaja y Grant Flynt, funcionario de SACO. Carlos Gardel
está enterrado en el cementerio de la Chacarita de Buenos Aires.