Está en la página 1de 3

La novela familiar del neurótico

A través de este artículo, se introduce la importancia que tiene el desapego del


niño con la figura parental o las figuras parentales, cuestión que Freud considera
de lo mas normal, sin embargo, nos advierte que habrá neuróticos que han fallado
en esta tarea. Y es que cabe recalcar la imagen que el hijo tiene de los padres
como la autoridad y fuente de creencia, de hecho, podemos afirmar que el mas
grande deseo del hijo en estos años infantiles, es el de ser grande tal como el
padre y la madre.
Ahora bien, conforme el niño vaya avanzando en su desarrollo, empezara a
significar a los padres, los empezara a clasificar, y comparar con otros padres que
conocerá, de modo que empezara a dudar de lo genuino del carácter que el
mismo les ha atribuido. Por lo que diversas situaciones displacenteras y las
comparaciones hechas con otros padres, darán pie a la critica y la preferencia a
otros padres, esto altamente motivado por mociones de una rivalidad sexual. A la
vez estas preferencias por otros padres se verán motivadas por aquellas
ocasiones en la que el niño se siente relegado, y mas aun por tener que compartir
el amor de los padres con otros hermanos, a menudo deviene consciente en la
vida de los neuróticos el recuerdo de que uno de sus hermanos es adoptivo o
bastardo. Otra de las cuestiones que debe tomarse en cuenta es el factor de la
sexualidad, ya que el varoncito se inclinara por mociones hostiles mas inclinadas
hacia su padre, se emancipa de el y no de ella, la actividad fantaseadora de la
niña en este punto esta de los mas disminuida.
Posteriormente a las actividades fantaseadoras anterior descritas, deviene lo que
Freud designa como novela familiar de los neuróticos, esta es característica en la
infancia de los neuróticos, pero además en aquellos sujetos con harta habilidad
para fantasear inicialmente en el juego y posteriormente en lo relacionada a las
relaciones familiares. El ejemplo mas claro de esta actividad es lo que se designa
como sueños diurnos cuya función es el cumplimiento de deseos, los cuales
tienen como meta la erótica y la ambición. Estas fantasías se tornarán hacia la
sustitución de sus ya menospreciados padres por unos que considere mejores,
estas fantasías se apoyaran en sucesos de la realidad efectiva, en el conocimiento
de padres que tienen una mejor posición social o aparenta ser mejores, la
construcción de estas fantasías estará influenciada por la destreza y los materiales
a su disposición, así como también es de importancia el empeño que se pone
sobre estas fantasías. Durante este estadio el niño aun no tiene noticia de las
condiciones sexuales del nacimiento.
Esta novela familiar neurótica, tiene una limitación ya que la paternidad de su
padre se puede poner en duda, sin embargo, la de su madre se considera
inmodificable. Una vez el niño se de cuenta de los procesos sexuales, iniciara
fantasías en las que la madre se ve implicada en situaciones de infidelidad y
secretos amorosos, estas fantasías motivadas por la curiosidad sexual.
Estas fantasías sexuales, son a modo de venganza ya que estos niños neuróticos
han sido castigados por sus malas costumbres sexuales, y la fantasía toma esa
función.
Otra variante de la novela familiar consiste en reclamar la legitimidad del héroe
como hijo y deslegitimar a sus hermanos como hijos. De modo que así elimina el
parentesco. por ejemplo, con una hermana que le atrajo sexualmente. Sin
embargo, todas las criticas y sustituciones de los padres no están mas que
influenciadas por la ternura originaria del niño hacia sus padres, que aun se
conserva. Y a menudo en la sustitución notamos que lo que compone a estos
nuevos padres, son rasgos que provienen de los padres verdaderos, no elimina al
padre, sino que lo enaltece.
Todas estas fantasías son expresiones de añoranza hacia los viejos padres, los
que eran los mas nobles y poderos, así como su madre la mas bella y amorosa.
La fantasía cumple una función de lamento hacia la sobrestimación de los padres,
en la primera infancia, y es que inclusive en la edad adulta, la sobrestimación
infantil de los padres se conserva.