Está en la página 1de 2

1. ¿Que fue la revolución francesa?

La Revolución francesa fue un conflicto social y político, con diversos periodos de violencia, que convulsionó
Francia y, por extensión de sus implicaciones, a otras naciones de Europa que enfrentaban a partidarios y
opositores del sistema conocido como el Antiguo Régimen. Se inició con la autoproclamación del Tercer
Estado como Asamblea Nacional en 1789 y finalizó con el golpe de estado de Napoleón Bonaparte en 1799.

Si bien, después de que la Primera República cayera tras el golpe de Estado de Napoleón Bonaparte, la
organización política de Francia durante el siglo XIX osciló entre república, imperio y monarquía
constitucional, lo cierto es que la revolución marcó el final definitivo del feudalismo y del absolutismo en ese
país, y dio a luz a un nuevo régimen donde la burguesía, apoyada en ocasiones por las masas populares, se
convirtió en la fuerza política dominante en el país. La revolución socavó las bases del sistema monárquico
como tal, más allá de sus estertores, en la medida en que lo derrocó con un discurso e iniciativas capaces de
volverlo ilegítimo.

Según la historiografía clásica, la Revolución francesa marca el inicio de la Edad Contemporánea al sentar las
bases de la democracia moderna, lo que la sitúa en el corazón del siglo XIX. Abrió nuevos horizontes políticos
basados en el principio de la soberanía popular, que será el motor de las revoluciones de 1830, de 1848 y de
1871.

2. ¿Cuáles fueron los postulados de conceptos de esa revolución?


Desde el punto de vista político, fueron fundamentales ideas tales como las expuestas por Voltaire,
Rousseau, Diderot o Montesquieu (como, por ejemplo, los conceptos de libertad política, de fraternidad y de
igualdad, o de rechazo a una sociedad dividida, o las nuevas teorías políticas sobre la separación de poderes
del Estado). Todo ello fue rompiendo el prestigio de las instituciones del Antiguo Régimen, ayudando a su
desplome.

Desde el punto de vista económico, la inmanejable deuda del Estado fue exacerbada por un sistema de
extrema desigualdad social y de altos impuestos que los estamentos privilegiados, nobleza y clero no tenían
obligación de pagar, pero que sí oprimía al resto de la sociedad. Hubo un aumento de los gastos del Estado
simultáneo a un descenso de la producción agraria de terratenientes y campesinos, lo que produjo una grave
escasez de alimentos en los meses precedentes a la Revolución. Las tensiones, tanto sociales como políticas,
mucho tiempo contenidas, se desataron en una gran crisis económica a consecuencia de los dos hechos
puntuales señalados: la colaboración interesada de Francia con la causa de la independencia estadounidense
(que ocasionó un gigantesco déficit fiscal) y el aumento de los precios agrícolas.

El conjunto de la población mostraba un resentimiento generalizado dirigido hacia los privilegios de los
nobles y del alto clero, que mantenían su dominio sobre la vida pública impidiendo que accediera a ella una
pujante clase profesional y comerciante. El ejemplo del proceso revolucionario estadounidense abrió los
horizontes de cambio político entre otros.

3. ¿Que fue la independencia de EEUU?


Antes de que el acta de emancipación fuese aprobada en julio de 1776, las Trece Colonias y el Reino de Gran
Bretaña habían estado en guerra durante más de un año. Las relaciones entre ambas se habían deteriorado
desde 1763. El Parlamento británico promulgó una serie de medidas para aumentar los impuestos en las
colonias, como la ley del sello de 1765 y las leyes de Townshend de 1767. Dicho órgano legislativo consideró
que estas normas eran un medio legítimo para que las colonias pagaran una cuota justa por los costos de
mantenerlas en el Imperio británico. Las colonias no estaban directamente representadas en el Parlamento y
los colonos argumentaban que ese órgano legislativo no tenía derecho para asignarles impuestos.
Muchos líderes de la Revolución francesa admiraron el acta de emancipación estadounidense, pero también
estuvieron interesados en las nuevas constituciones estatales de ese país. La influencia y el contenido de la
Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano (1789) surgió en gran parte de los ideales de la
Revolución estadounidense. Sus borradores principales fueron preparados por el marqués de La Fayette, que
había trabajado con su amigo Thomas Jefferson en París. También se incorporó el lenguaje de la Declaración
de Derechos de Virginia de George Mason. Sin embargo, aunque el preámbulo de la Declaración francesa se
inspira en el del acta de emancipación estadounidense, ignora el derecho de «búsqueda de la felicidad», es
decir, aquel que refiere las nociones de utilidad o interés público; por otro lado, ambos textos invocan un
derecho a la insurrección contra gobiernos opresivos y potencias extranjeras tutelares.

4. Revolución industrial
es el proceso de transformación económica, social y tecnológica que se inició en la segunda mitad del siglo
XVIII en el Reino de Gran Bretaña, que se extendió unas décadas después a gran parte de Europa occidental
y América Anglosajona, y que concluyó entre 1820 y 1840. Durante este periodo se vivió el mayor conjunto
de transformaciones económicas, tecnológicas y sociales de la historia de la humanidad desde el Neolítico,
que vio el paso desde una economía rural basada fundamentalmente en la agricultura y el comercio a una
economía de carácter urbano, industrializada y mecanizada.

La Revolución Industrial marca un punto de inflexión en la historia, modificando e influenciando todos los
aspectos de la vida cotidiana de una u otra manera. La producción tanto agrícola como de la naciente
industria se multiplicó a la vez que disminuía el tiempo de producción. A partir de 1800 la riqueza y la renta
per cápita se multiplicó como no lo había hecho nunca en la historia, pues hasta entonces el PIB per cápita
se había mantenido prácticamente estancado durante siglos.

Por primera vez en la historia, el nivel de vida de las masas y la gente común experimentó un crecimiento
sostenido. No hay nada remotamente parecido a este comportamiento de la economía en ningún momento
del pasado.

Porma Eduardo
DiStefano Alberto
Vergara Tatiana
Falbo Julia
Calderon Carmen

También podría gustarte