Está en la página 1de 5

Revolución francesa, La utilización del pueblo para los ideales de los poderosos

Personajes:
Luis XVI
Jacques Necker (ministro de finanzas después de turgot durante la independencia norteamericana)
Turgot (ministro de finanzas durante la independencia de EE.UU.)

Somos herederos de la ilustración, somos hijos de un proceso que cambio la historia de Europa y América;
somos los depositarios de la rabia de quienes se levantaron en armas contra quienes no quisieron ver la
desdicha de un pueblo con hambre.

Los orígenes de la revolución en Francia están fundados en la influencia de un movimiento ideológico que
apunta a acabar con la autoridad impuesta, o como gustaba decir a los líderes del movimiento: “El antiguo
régimen”.

Esta es la historia de cómo el pueblo francés se levanta y lucha por la igualdad, la libertad y la fraternidad.

Primer acto (Antecedentes)

Año de 1776…

Luis XVI: (con rostro de no entender nada) Entonces… ¿el prestar colaboración a las colonias inglesas es
bueno para Francia?
Turgot: (Enfaticamente) No!... es nefasto para las finanzas de Francia majestad, debemos enfocarnos en
aumentar el erario público… (Silencio tenso) nos estamos quedando sin dinero!
Militar: Majestad, la situación es crítica, sé que Francia no pasa por un buen momento económico, pero…
(un breve silencio) si no aprovechamos la coyuntura, los ingleses solucionaran este problema con los
colonos.
Militar 2: (interrumpe) Es nuestra oportunidad para desestabilizar la economía inglesa, si no aprovechamos,
los ingleses seguirán controlando el mar!!!
Turgot: (con cara de angustia) Majestad, es un suicidio económico
Luis XVI: (con cara de seguir no entendiendo) ¿Qué es lo que más le conviene a Francia?
Militar: A Francia le conviene desestabilizar a Inglaterra Majestad
Turgot: A los franceses no le conviene que su majestad se involucre en guerras ajenas… majestad (con cara
de resignación)
Luis XVI: Que se haga lo que le conviene a Francia

Se escucha a la distancia una muchedumbre protestando (tenemos hambre!!, ayuda majestad!!, que el nos
ayude!!)

Año de 1779…

Militar: (entusiasmado) Majestad, está siendo un duro golpe para los ingleses
Militar 2: (interrumpe) Incluso los colonos ya han declarado su independencia… ha sido una victoria para
Francia
Luis XVI: (Asombrado) ¿Independencia…? (silencio) ¿y ahora son un reino?
Militar 2: No señor (sigue contento), se declaran república, como eso que hablan los ilustrados majestad
(algo despectivo)
Necker: Majestad… (con aspecto triste), es mi deber, al igual como alguna vez le dijo Turgot, esta ayuda a
los colonos americanos ha dejado a las finanzas de nuestro reino por el piso, si a eso sumamos que los
estragos de esta maldita sequia aun azotan nuestros suelos…
Militar: (interrumpe) Majestad, es necesario! Debemos seguir apoyando a los colonos!!! (enojado)
Necker: Majestad, la sequía ha hecho que Francia cada vez produzca menos, si queremos seguir cumpliendo
con nuestros compromisos económicos con los reinos de Europa, tendremos que pensar en cómo solucionar
el problema de la producción.
Luis XVI: Obispo, usted que opina?
Obispo: Su majestad, Dios esta con usted, lo que decida estará guiado por el santísimo…
Necker: (Con angustia) Su majestad… El pueblo muere de hambre… no podemos seguir prestando ayuda a
los americanos, ese dinero debe ir al pueblo…
Militar: (interrumpe) Majestad!!! No podemos permitir que Inglaterra gane… no!!!
Se escuchan a lo lejos manifestaciones del pueblo pidiendo al rey comida
Necker: Majestad… Si usted decide seguir apoyando a los americanos estará provocando una crisis, que solo
Dios sabe cuáles serán sus alcances (resignado)
Luis XVI: mmmmm y…. si… la nobleza y el clero pagan impuestos? Es mucho, pero mucho tiempo en que
ni la iglesia ni nuestros nobles pagan por sus tierras y riquezas…
Necker: Majestad… eso ayudaría a solucionar en parte, pero no sería suficiente…
Obispo: (interrumpe) Majestad, no veo la necesidad de subir impuestos, la iglesia siempre ha estado a su
servicio, el cobrar impuestos sería un castigo a nuestra lealtad… además los nobles no se lo permitirían…
Luis XVI: Es verdad… pero…
Militar 2: Majestad… debemos seguir apoyando a los americanos, debemos seguir…

Se escuchan protestas

Año de 1782…

Militar: ha sido una victoria, no tan solo para los americanos, también para Francia majestad (contento)
Luis XVI: (con rostro de duda) y ahora… ¿somos más poderosos que Inglaterra?
Militar 2: Majestad, solo han pasado un par de meses, Inglaterra sin las 13 colonias poco a poco perderá
poder económico y ahí arremeteremos (optimista)
Fleury: Majestad… esta empresa no nos ha ayudado en nada… el apoyo a los norteamericanos nos ha dejado
en bancarrota… si a eso le sumamos los gastos de la reina…
Luis XVI: (enojado) los gastos de la reina, son de mi fortuna, no hemos tomado nada del erario público!
Fleury: Majestad… Los gastos de la reina no se ven bien en el pueblo, he escuchado que hablan de ella con
total desidia…
Obispo: Dejad que el estado llano hable lo que quiera… La reina es una santa (orgulloso)
Luis XVI: Tienes razón… que sabe el pueblo de los nobles…
Fleury: Majestad… el pueblo lo ama, pero ante la crisis por la que estamos pasando, no ve con buenos ojos
el lujo de los nobles…
Obispo: (interrumpe) Pero de qué crisis me hablas… en Francia todo esta como siempre, todo está como
Dios quiere.
Fleury: (con determinación) Luis, el pueblo está muriendo… la gente no tiene comida suficiente y producto
de aquello ya se están manifestando… (Breve silencio) …Señor, no puede hacer vista gorda, el pueblo está
en las calles y es cosa de semanas, días o quizás horas para que Francia estalle en una revolución.
Militar: Majestad, el campesino, torpe e ignorante no es el problema… son los burgueses, que por su afán de
poder e imbuidos por esa corriente subversiva… ehmmm, Ilustración creo que le llaman, manipula al pueblo
para sus propósitos.
Obispo: Es verdad, acabando con esos ateos, se acaba con el movimiento subversivo. Majestad, debe ordenar
salir a las tropas…
Luis XVI: No! Los soldados a la calle no!!! Debemos buscar otra forma de calmar a las masas. Señor
obispo… y tu… que solo observas no hasta ahora no has dicho nada… Por Francia… Por mi… creo que ya
es hora que colaboren para solucionar esta crisis.
Deben pagar impuestos ya!!!
Noble: Mi señor, y creo que el obispo presente estará de acuerdo conmigo, nuestra naturaleza noble, nos
impide pagar dicho impuestos, es alarmante que piense siquiera que vamos a renunciar a nuestro derecho. De
ante mano le digo que yo, y a todos a quien represento no va a tolerar que se nos cobre impuesto alguno.
Obispo: Su majestad, estoy totalmente de acuerdo con mi estimado amigo (se acerca al noble y lo toma por
el hombro) ni los nobles, ni tampoco nosotros, el clero vamos a pagar impuestos… ¿acaso nosotros, los
mortales podemos lucrar con lo que no nos pertenece? ¿acaso usted aprobará cobrar impuestos sobre las
tierras que nuestro Dios nos dejó a nosotros, los representantes de su voluntad en la tierra?
Fleury: (con voz seca y dura) Entonces… porqué el tercer estado debe pagar impuestos? ¿No son hijos de
Dios al igual que nosotros los nobles y usted señor obispo?
Luis XVI: (mirando al cielo) Dios… que debo hacer
Se escuchan protestas

Año de 1789

Se escuchan protestas…

Luis XVI: (con horror mira hacia fuera de la ventana) Como es posible que esa gente haya llegado hasta
aquí?...
Necker: (resignado) La gente tiene hambre… y al parecer aquí, en palacio, es el único lugar donde la comida
abunda.
Militar: (con voz seca y determinada) Majestad… Saco a la guardia para que controle a la muchedumbre?
Luis XVI: No… (Silencio) Si… (Silencio) No sé… (se toma la cabeza con ánimo de angustia)
En esos momentos irrumpe en la oficina la esposa del rey… María Antonieta
María Antonieta: Majestad… ¿Por qué esa gente esta aquí? (mirando hacia fuera de la ventana)
Necker: Reina… La gente ya no sabe a quién recurrir… tiene hambre
Maria Antonieta: (Con rostro de asombro) Como?... Y por qué no comen? (en ese instante comienza a comer
un pastel) mmmmmm si el pueblo tiene hambre… que entonces, pues, que les den pasteles, a todos les
gustan los pasteles (comienza a reir)
Todos en la oficina comienzan a mirar con ánimo de asombro a la reina
Luis XVI: (Con voz resignada) Que bienes a hacer aquí?
María Antonieta: (Con alegría) Quiero hacer una tertulia… necesito más dinero para organizarla, de un
tiempo hasta ahora ya no cuento con los recursos que tenia antes… ¿Qué está pasando?
Necker: Mi señora, hacienda no está pasando por un buen momento… hemos tenido que hacer algunos
recortes para poder seguir cumpliendo nuestros compromisos.
María Antonieta: No entiendo nada de eso… Solo sé que debemos recibir bien a nuestras visitas, hoy se
reunirán nobles del norte y como tu bien sabes Luis, hay que agasajarlos como se debe… Somos los
monarcas de este reino… que la chusma espere, ellos pueden esperar, mis amistades no! (Sale de inmediato
del salón)
Necker: Majestad, debemos solucionar este problema de inmediato, sugiero convocar los Estados generales
de urgencia
Luis XVI: (resignado) Que se haga lo que tú dices!

Segundo acto (Francia se remece… aires de revolución)

Año 1789, mayo…

Palacio de Versalles, ante una multitud de asistentes…

Noble 2: (a viva voz y de pie ante los asistentes) En nombre de su majestad, Luis XVI, rey de Francia, se
inicia la sesión…
Luis XVI: Representantes de los estados… Nobles, clérigos y pueblo llano, sean bienvenidos (un momento
de silencio contemplando los asistentes) Los he convocado en vista de los hechos que está viviendo nuestra
Francia.
La escasez de alimentos ha causado el descontento de ustedes aquí presentes.
Burgués: (interrumpe) Majestad… Usted ha de disculpar a este su servidor… pero los problemas los ha
causado usted y su grupo de amistades nobles
Burgués 2: Si!!! La situación no puede seguir igual, necesitamos comida para nuestro pueblo, necesitamos
que vuelva la dignidad a nuestra gente.
Obispo: (con ánimo despectivo) Usted señor, no sabe lo que habla… la gente no tiene hambre, la gente no
está descontenta… la gente está envenenada con sus ideas… (se coloca frente a los representantes) Usted que
se hace llamar ilustrado solo utiliza a esos pobres infelices para sus fines personales.
Noble 3: (interrumpe) No es secreto que usted y su grupo solo aspira al poder… pero oiga bien, no lo
conseguirá… (golpea la mesa) no!!!
Burgués 2: (Con cara de un fingido asombro) Usted me habla a mí de utilizar a los campesinos para mis fines
personales??? (un breve silencio) Sínico!!!!
Burgués: Es usted, su excelencia, el que durante siglos se ha aprovechado de los campesinos, con esos
cobros de diezmos (se da vuelta y apunta a los nobles) y ustedes excelentísimos señores que viven de los
impuestos de los sintierras.
Noble 3: Esta discusión no tiene ni pies ni cabezas… Propongo que las proposiciones del primer y segundo
estado se lleven a votación de inmediato (un breve silencio) y se soluciona el asunto (con ánimo burlón)
Burgues2: Su majestad… Nosotros, los representantes del tercer estado proponemos algo nuevo y espero se
nos escuche y respete…
Burgués 3: Señor… Nuestro grupo, el más perjudicado con esta dura crisis que enfrenta nuestra nación,
queremos que el sistema de votos sea cambiado, queremos que cada representante tenga un voto, no así
como lo que teníamos antes… nos sentimos altamente perjudicados ya que el sistema de voto por estamento
no es representativo de lo que realmente la gente quiere y necesita…
Obispo: Mi rey!!! Somos un grupo privilegiado, somos servidores de Dios y ustedes (apuntando al grupo de
nobles) están en su situación y condición porque nuestro señor (mirando al cielo) así lo quiso
Noble: Majestad, no tome en consideración dicha propuesta (apuntando al burgués) son siglos en los cueles
esta honorable asamblea de representantes ha funcionado tradicionalmente… un aparecido como este no va a
cambiar las cosas.
Luis XVI: (con resignación) Gentil burgués, las cosas están como están porque así deben estar… yo no voy a
cambiar lo que la tradición ya dictó
Burgués 2: Majestad está cometiendo un grave error

5 de mayo de 1789

Burgués 2: (los representantes del tercer estado se reúnen) Señores… la situación esta compleja, el rey no
quiere aceptar nuestra propuesta… (resignación) me temo que todo seguirá como antes…
Burgués 3: NO! Si el rey no quiere ceder por las buenas lo hará por las malas… hoy, aquí y ahora, propongo
que nos retiremos de esta falsa… los estados generales no sirven… están hechos para seguir manteniendo los
privilegios de unos cuantos
Burgués 4: SIIII (todos los presentes gritan con el) Igualdad, libertad y fraternidad amigos… ya es hora de
cambiar Francia.
Burgués 2: Que propones entonces?
Burgués 4: Salgamos de esta asamblea y formemos una propia… juremos todos aquí que como estamento no
nos separaremos, seguiremos juntos hasta acabar con el antiguo régimen y fundemos uno nuevo…
(Gritando) Constitución para Francia!!! República!!!!
(todos gritan en repetidas oportunidades) República, República, República!!!!!

Narrador: Los representantes del tercer estado después de esta arenga y decididos a no permitir que se
imponga un sistema que solo favorece a los dos primeros estados, el 17 de junio de 1789, asaltan el salón del
juego de la pelota y fundan la asamblea nacional y se juramentan que no saldrán de ahí hasta crear una nueva
constitución para Francia

El 9 de julio la asamblea nacional se auto declara asamblea nacional constituyente, cuyo principal propósito
era crear una nueva carta constitucional para Francia y acabar con el absolutismo reinante hacia siglos.

Tercer acto (La revolución se desencadena)

En París…

Poeta: (gritando al púbico) Pueblo de Francia… la situación ha llegado a un límite, no podemos permitir que
el rey siga gobernando… Somos franceses y somos fuertes!!!!
Pueblo: (gritando) Siiii
Burgués 4: Gente de Francia el rey nos ha traicionado, tiene dinero para mantener a su loca reina… esa reina
que despilfarra el dinero de Francia en fiestas y amantes
Pueblo: No queremos monarquía
Pueblo: Viva la república!!!!
Pueblo Que viva!!!!
Poeta: Pueblo de Francia… nosotros los franceses no reconocemos a la autoridad heredada, nosotros
queremos participar…
Burgués 4: Queremos democracia…
Pueblo: Queremos votar… que nuestra voz se escuche!!!!
Poeta: Hoy Francia será un pueblo Libre, un pueblo soberano… una república. A acabar con el antiguo
régimen!!!!
Pueblo: A quemar versalles!!!!
Poeta: Amigos!!! Debemos destruir los símbolos de la monarquia, abajo el rey!!!!
Pueblo: A quemar la bastilla!!!
A quemar el símbolo de la opresión!!!!

Narrador: Los hechos que pasan posterior a la arenga del pueblo originan la mecha que hará cenizas al reino
de los borbones… el 14 de julio de 1789 Francia acaba con el símbolo de poder de los monarcas absolutos
del reino galo, Francia está a las puertas de entrar a un nuevo periodo que no tan solo cambiara la dinámica
política y social de Europa… sino del mundo entero.

También podría gustarte