Está en la página 1de 7

La energía de campo magnético desempeña un papel importante en los sistemas de encendido

de los automóviles de gasolina. Una bobina primaria de alrededor de 250 espiras está
conectada a la batería del vehículo y produce un campo magnético intenso. Esta bobina está
rodeada por una bobina secundaria con cerca de 25,000 espiras de alambre muy delgado.
Cuando es el momento de encender la bujía (véase la figura 20.5 en la sección 20.3), la
corriente hacia la bobina primaria se interrumpe, el campo magnético disminuye a cero con
rapidez y en la bobina secundaria se induce una fem de decenas de miles de volts. La energía
almacenada en el campo magnético se convierte en un potente pulso de corriente que recorre
la bobina secundaria hacia la bujía, donde genera la chispa que enciende la mezcla de
combustible con aire en los cilindros del motor (figura 30.10).

Ejemplo: Almacenamiento de energía en un inductor

A la industria de generación de energía eléctrica le agradaría encontrar formas eficientes de


almacenar los sobrantes de energía producida durante las horas de poca demanda para
satisfacer con más facilidad los requerimientos de consumo de sus clientes en los momentos
de mucha demanda. Quizá se pudiera emplear un enorme inductor. ¿Qué inductancia se
necesitaría para almacenar 1.00 kW · h de energía en una bobina que conduzca una corriente
de 200 A?

SOLUCION

Identificar: Se conoce la cantidad requerida de energía almacenada, U, y la corriente, I. La


variable que buscamos es la autoinductancia L.

Plantear: Se despeja L en la ecuación (30.9).

Ejecutar: Se tiene I = 200 A y U = 1.00 kW. h = (1.00 X 103) (3600 s) = 3.60 X 106 J. Se despeja L
en la ecuación (30.9) y se obtiene:

2𝑈 2(3.60 𝑥 106 𝐽)
𝐿= = = 180 𝐻
I2 (200 𝐴)2

Esto es más de un millón de veces la auto inductancia del solenoide toroidal del ejemplo 30.3
(sección 30.2).

Evaluar: Los alambres convencionales que tendrían que conducir 200 A tendrían que ser de un
diámetro grande para mantener baja la resistencia y evitar pérdidas inaceptables de energía
debidas al calentamiento I2 R. Como resultado, un inductor de 180 H que usara alambre
convencional sería muy grande (del tamaño de una habitación). Un inductor superconductor
sería mucho más pequeño, ya que la resistencia de un superconductor es igual a cero y
podrían usarse alambres mucho más delgados; una desventaja sería que éstos tendrían que
mantenerse a baja temperatura para que fueran superconductores, y habría que usar energía
para conservar la baja temperatura. El resultado es que este esquema es impráctico con la
tecnología existente.
Ejemplo: Densidad de la energía magnética

En un acelerador de protones usado en la física experimental de partículas, las trayectorias de


los protones están controladas por imanes de desviación que producen un campo magnético
de 6.6 T. ¿Cuál es la densidad de energía en este campo en el vacío entre los polos de un imán
como el descrito?

SOLUCION

Identificar: La variable buscada es la densidad de energía magnética u; se da la magnitud β


del campo magnético.

Plantear: En el vacío μ= μ0, y la densidad de energía está dada por la ecuación (30.10).

Ejecutar: la densidad de energía en el campo magnético en

𝐵2 (6.6 𝑇)2
𝑢= = = 1.73 𝑥 107 𝐽/𝑚3
2𝜇0 2(4𝜋 𝑥 10−7 𝑇. 𝑚/𝐴)

Evaluar: Como comparación interesante, el calor de combustión del gas natural, expresado
sobre la base de energía por unidad de volumen, es de alrededor de 3.8 x 107 J/m3.

EL CIRCUITO R-L

Veamos algunos ejemplos del comportamiento de los inductores en los circuitos. Algo ya está
claro: un inductor en un circuito hace difícil que ocurran cambios rápidos en la corriente, en
virtud de los efectos de la fem autoinducida. La ecuación (30.7) muestra que cuanto más
grande es la tasa de cambio de la corriente, di/dt, mayor es la fem autoinducida y mayor la
diferencia de potencial entre las terminales del inductor. Esta ecuación, junto con las reglas de
Kirchhoff (véase la sección 26.2), nos da los principios necesarios para analizar los circuitos que
contienen inductores.

Crecimiento de la corriente en un circuito R-L

A partir del análisis del circuito que se ilustra en la figura 30.11 podemos aprender varias
cosas fundamentales acerca del comportamiento de un inductor. Un circuito que incluye tanto
un resistor como un inductor, y tal vez una fuente de fem, se llama circuito R-L. El inductor
ayuda a impedir los cambios rápidos en una corriente, lo que puede ser útil si se requiere una
corriente estable y la fuente externa tiene una fem fluctuante. El resistor R puede ser un
elemento de circuito individual, o ser la resistencia de los devanados del inductor; todo
inductor de la vida real tiene cierta resistencia a menos que esté hecho de alambre
superconductor. Al cerrar el interruptor S1 se conecta la combinación R-L a una fuente con fem
constante E. (Suponemos que la fuente tiene resistencia interna igual a cero, por lo que el
voltaje terminal es igual a la fem.) Suponga que, en un principio, ambos interruptores están
abiertos, y luego, en cierto momento inicial t = 0 se cierra el interruptor S1. La corriente no
puede cambiar súbitamente de cero a algún valor final porque di/dt y la fem inducida en el
inductor serían infinitas. En vez de ello, la corriente comienza a crecer con una tasa que sólo
depende del valor de L en el circuito. Sea i la corriente en cierto momento t después de que se
cerró el interruptor S1, y sea di/dt su tasa de cambio en ese instante. La diferencia de potencial
vab a través del resistor en ese momento es

vab = iR

y la diferencia de potencial vbc a través del inductor es

𝑑𝑖
𝑉𝑏𝑐 = 𝐿
𝑑𝑡

Note que si la corriente va en el sentido que se indica en la figura 30.11 y en aumento,


entonces tanto vab como vbc son positivas; a está a una diferencia de potencial mayor que b,
que a la vez está a un potencial más elevado que c. (Compare las figuras 30.6a y 30.6c.)
Aplicamos la ley de mallas de Kirchhoff, comenzando en la terminal negativa y avanzando en
sentido antihorario alrededor del circuito:

𝑑𝑖
𝜀 − 𝑖𝑟 − 𝐿 =0
𝑑𝑡

Se despeja di/dt y se encuentra que la tasa de aumento de la corriente es

𝑑𝑖 𝜀 − 𝑖𝑅 𝜀 𝑅
= = − 𝑖
𝑑𝑡 𝐿 𝐿 𝐿

En el instante en que el interruptor S1 se cierra por primera vez, i = 0 y la caída del potencial a
través de R es igual a cero. La tasa de cambio inicial de la corriente es

𝑑𝑖 𝜀
( ) =
𝑑𝑡 𝑖𝑛𝑖𝑐𝑖𝑎𝑙 𝐿

Como se esperaba, cuanto mayor es la inductancia L, con más lentitud aumenta la corriente.
Conforme aumenta la corriente, el término (R/L)i en la ecuación (30.13) también aumenta, y la
tasa de incremento de la corriente dada por la ecuación (30.13) se hace cada vez más
pequeña. Esto significa que la corriente se acerca a un valor final I de estado estable. Cuando la
corriente alcanza ese valor, su tasa de incremento es igual a cero. Entonces, la ecuación
(30.13) se convierte en:

𝑑𝑖 𝜀 𝑅
( ) =0= − 𝐼 𝑒
𝑑𝑡 𝑓𝑖𝑛𝑎𝑙 𝐿 𝐿

𝜀
𝐼=
𝑅

La corriente final I no depende de la inductancia L; es la misma que se tendría si sólo se


conectara la resistencia R a la fuente con fem E.

La figura 30.12 muestra el comportamiento de la corriente como función del tiempo. Para
obtener la ecuación de esta curva (es decir, una expresión para la corriente como función del
tiempo), se procede igual que para el capacitor en proceso de carga, en la sección 26.4. En
primer lugar, se reordena la ecuación (30.13) para que adopte la forma:

𝑑𝑖 𝑅
= − 𝑑𝑡
𝑖 − (𝜀 ⁄𝑅 ) 𝐿

Esto separa las variables, con i en el lado izquierdo y t en el derecho. Después se integran
ambos lados, cambiando el nombre de las variables de integración a y para utilizar i’ y t’ como
límites superiores. (El límite inferior para cada integral es cero, lo que corresponde a una
corriente igual a cero en el momento inicial t = 0.) Se obtiene:

𝑖 𝑡
𝑑𝑖´ 𝑅
∫ 𝜀 = − ∫ 𝐿 𝑑𝑡´
0 𝑖´ − ( ) 0
𝑅

𝑖 − (𝜀/𝑅) 𝑅
𝐼𝑛 ( )= − 𝑡
−𝜀/𝑅 𝑇

A continuación se aplica la función exponencial a ambos lados y se despeja i. Se dejan al lector


los detalles de la solución; el resultado final es

𝜀
𝑖= (1 − 𝑒 −(𝑅/𝐿)𝑡 )
𝑅

Ésta es la ecuación de la curva de la figura 30.12. Derivando la ecuación (30.14), se obtiene:

𝑑𝑖 𝜀
= 𝑒 −(𝑅/𝐿)𝑡
𝑑𝑡 𝐿

En el momento t = 0, i = 0 y di/dt = E/L. Conforme t →∞, i → E/R, y di/dt → 0, como se había


pronosticado. Como se aprecia en la figura 30.12, la corriente instantánea i primero aumenta
con rapidez, luego con más lentitud, y se acerca al valor final I = E/R en forma asintótica. En un
tiempo igual a L/R la corriente ha subido a (1 – 1/e), o el 63% de su valor final. De esta forma,
la cantidad L/R es una medida de la rapidez con que la corriente se aproxima a su valor final;
esta cantidad se llama constante de tiempo del circuito, y se denota con 𝜏:

𝐿
𝜏=
𝑅

En un tiempo igual a 2𝜏, la corriente alcanza el 86% de su valor final; en el tiempo 5 𝜏 llega al
99.3% y en 10 𝜏 llega al 99.995%. (Compare esto con el análisis hecho en la sección 26.4 para la
carga de un capacitor con capacitancia C conectado en serie con un resistor de resistencia R; la
constante de tiempo para esa situación fue el producto RC.) Las gráficas de i contra t tienen la
misma forma general para todos los valores de L. Para un valor dado de R, la constante de
tiempo 𝜏 es mayor para valores más grandes de L. Cuando L es pequeña, la corriente aumenta
con rapidez hasta su valor final; cuando L es grande, crece con más lentitud. Por ejemplo, si R =
100 Ω y L = 10 H,

𝐿 10𝐻
𝜏= = = 0.10𝑠
𝑅 100Ω
y la corriente se incrementa al 63%, aproximadamente, de su valor final en 0.10 s. (Recuerde
que 1 H = 1 Ω s.) Pero si L = 0.010 H, 𝜏 = 1.0 × 10-4 s = 0.10 ms, y el crecimiento es mucho más
rápido.

Las consideraciones acerca de la energía brindan una perspectiva adicional sobre el


comportamiento de un circuito R-L. La tasa instantánea con la que la fuente entrega energía al
circuito es P = ℰ𝔦. La tasa instantánea con que se disipa energía en el resistor es i 2 R, y la tasa
con que se almacena energía en el inductor es ivbc = Li di/dt [o, en forma equivalente,
1
(𝑑⁄𝑑𝑡) ( 𝐿𝑖 2 ) = 𝑑𝑖 ⁄𝑑𝑡 ]. Cuando se multiplica la ecuación (30.12) por i y se reordena, se
2
encuentra que

𝑑𝑖
𝜀𝑖 = 𝑖 2 𝑅 + 𝐿𝑖
𝑑𝑡

De la potencia ℰ𝔦 suministrada por la fuente, la parte (i 2 R) se disipa en el resistor, y la parte (Li


di/dt) es la energía almacenada en el inductor. Este análisis es análogo por completo al análisis
de la potencia para un capacitor en proceso de carga, que se hizo al final de la sección 26.4.

Ejemplo: Analisis de un circuito R-L

Un dispositivo electrónico sensible con resistencia de 175 Ω va a conectarse a una fuente de


fem por medio de un interruptor. El dispositivo está diseñado para que opere con una
corriente de 36 mA, pero, para evitar que sufra daños, la corriente no debe exceder de 4.9 mA
en los primeros 58 𝑢𝑠 después de cerrado el interruptor. Para proteger el dispositivo, se
conecta en serie con un inductor, como se ilustra en la figura 30.11; el interruptor en cuestión
es el S1. a) ¿Cuál es la fem que debe tener la fuente? Suponga que la resistencia interna es
despreciable. b) ¿Qué inductancia se requiere? c) ¿Cuál es la constante de tiempo?

SOLUCION

Identificar: Este problema tiene que ver con el aumento de la corriente en un circuito R-L, por
lo que aplicaremos las ideas de esta sección.

Plantear: La figura 30.12 indica que la corriente final es I = ℰ ∕ 𝑅. Como se da la resistencia, la


fem está determinada por el requerimiento de que la corriente final sea de 36 mA. El otro
requerimiento es que la corriente no exceda de i = 4.9 mA en t = 58 𝑢𝑠; para satisfacer esto, se
emplea la ecuación (30.14) para la corriente como función del tiempo, y se despeja la
inductancia, que es la única incógnita. Después, la ecuación (30.16) da la constante de tiempo.

Ejecutar: a) Con I = 36 mA = 0.036 A y R= 175 Ω, en la expresión I = E/R para la corriente final,


se despeja la fem y se obtiene:

ℰ = 𝐼𝑅 = (0.036 𝐴) (175 Ω) = 6.3 𝑉

b) Para encontrar la inductancia requerida, se despeja L en la ecuación (30.14). En primer


lugar, se multiplica por (−𝑅 ∕ ℰ) y luego se suma I en ambos lados, con lo que se obtiene:
𝑖𝑅
1− = 𝑒 −(𝑅⁄𝐿)𝑡

Se obtienen los logaritmos naturales en ambos lados, se despeja L y se sustituyen los valores:

−𝑅𝑡 −(175 Ω)(58𝑥10−6 𝑠)


𝐿= = = 69𝑚𝐻
𝐼𝑛(1 − 𝑖𝑅/𝜀) 𝐿𝑛[1 − (4.9𝑥10−3 𝐴)(175Ω)/(6.3𝑉)]

c) De acuerdo con la ecuación (30.16)

𝐿 69 × 10−3 𝐻
𝜏= = = 3.9 × 10−4 𝑠 = 390 𝑢𝑠
𝑅 175 Ω

Evaluar: Notamos que 58 𝑢𝑠 es mucho menor que la constante de tiempo. En 58 𝑢𝑠 la


corriente crece sólo de cero a 4.9 mA, una fracción pequeña de su valor final de 36 mA;
después de 390 ms, la corriente es (1 − 1⁄𝑒) de su valor final, es decir, alrededor de (0.63) (36
mA) = 23 mA.

Decaimiento de la corriente del circuito R-L

Ahora supongamos que el interruptor S1 en el circuito de la figura 30.11 ha permanecido


cerrado por un tiempo y la corriente ha alcanzado el valor I0. Se reinicia el cronómetro para
redefinir el tiempo inicial, se cierra el interruptor S2 en el momento t = 0, con la batería puesta
en derivación. (Al mismo tiempo se debe abrir S1 para que no se arruine la batería.) La
corriente a través de R y L no se reduce a cero de manera instantánea, sino que decae con
lentitud, como se ilustra en la figura 30.13. La ecuación de la ley de Kirchhoff de las mallas se
obtiene de la ecuación (30.12), con sólo omitir el término E. Invitamos al lector a que siga los
pasos del análisis anterior y demuestre que la corriente i varía con el tiempo de acuerdo con

𝑖 = 𝐼0 𝑒 −(𝑅/𝐿)𝑡

donde I0 es la corriente inicial en el momento 𝜏 = 0. La constante de tiempo, 𝜏 = L/R, es el


tiempo para que la corriente disminuya a 1/e, alrededor del 37%, de su valor original. En el
tiempo 2𝜏 ha disminuido al 13.5%, en el tiempo 5 𝜏 al 0.67%, y en 10 𝜏 al 0.0045%. La energía
necesaria para mantener la corriente durante este decaimiento proviene de la energía
almacenada en el campo magnético del inductor. En esta ocasión, el análisis detallado de la
energía es más sencillo. En vez de la ecuación (30.17) tenemos

𝑑𝑖
0 = 𝑖 2 𝑅 + 𝐿𝑖
𝑑𝑡

En este caso, Li di/dt es negativo; la ecuación (30.19) demuestra que la energía almacenada en
el inductor disminuye a una tasa igual a la tasa de disipación de la energía i2 R en el resistor.
Toda esta exposición debe parecer familiar al lector, pues la situación es muy parecida a la de
un capacitor que se carga y descarga, lo que se estudió en la sección 26.4. Sería buena idea
comparar esa sección con nuestro análisis del circuito R-L.

Ejemplo: Energia en un circuito R-L


Cuando la corriente decae en un circuito R-L, ¿qué fracción de la energía almacenada en el
inductor se ha disipado después de 2.3 constantes de tiempo?

SOLUCION

Identificar: Este problema concierne al decaimiento de la corriente en un circuito R-L, así como
a la relación entre la corriente en un inductor y la cantidad de energía almacenada.

Plantear: Para esta situación, en cualquier momento t, la corriente i está dada por la ecuación
(30.18). La energía almacenada que se asocia con esta corriente está dada por la ecuación
1
(30.9), 𝑈 = 2 𝐿𝑖 2.

Ejecutar: De la ecuación (30.18), la corriente i en cualquier momento t es

𝑖 = 𝐼0 𝑒 −(𝑅/𝐿)𝑡

La energía U en el inductor en cualquier momento se obtiene sustituyendo esta expresión en


1
𝑈 = 2 𝐿𝑖 2 Se obtiene

1 2 −(𝑅/𝐿)𝑡
𝑈= 𝐿𝐼 𝑒 = 𝑈0 𝑒 −(𝑅/𝐿)𝑡
2 0

También podría gustarte