Está en la página 1de 7

LIBRO COMPLEMENTARIO ESDRAS Y NEHEMÍAS 4T 2019

1

CAPÍTULO

El Sentido de la Historia

Las vidas de Zorobabel y Esdras nos revelan cómo Dios intervino directamente en la situación política de la época y preparó a los reyes para que fueran favorables a su causa. La respuesta positiva de Israel al liderazgo de Dios también tenía mucho que ver con esta intervención divina. Él les ofreció liberarlos del exilio babilónico, llevarlos de regreso a su patria y restaurar la adoración de su Creador y Señor. Los acontecimientos registrados en Edras y Nehemías cuentan la historia de este período crucial y emocionante en la historia de Israel. El libro de Esdras comienza donde termina 2 Crónicas. Esta antigua técnica literaria sugiere que estos dos libros iban juntos y que Esdras era la continuación de 2 Crónicas. La introducción de Esdras lo sitúa en el primer año de Ciro, rey de Persia, y lo vincula al cumplimiento de la profecía de Jeremías relacionada con los setenta años del exilio babilónico:

«En el primer año de Ciro, rey de Persia, para que se cumpliera la palabra de Jehová anunciada por boca de Jeremías, despertó Jehová el espíritu de Ciro, rey de Persia, el cual hizo pregonar de palabra y también por escrito en todo su reino, este decreto:

Persia:

Jehová, el Dios de los cielos, me ha dado todos los

reinos de la tierra y me ha mandado que le edifique una

casa en Jerusalén, que está en (Esdras 1:1-2).

"Así

ha

dicho

Ciro,

rey

de

Judá

El libro de Esdras testifica desde sus primeras palabras que el Dios de Esdras y Nehemías interviene en la historia humana. Fue Jehová el que

Misión 50mm

LIBRO COMPLEMENTARIO ESDRAS Y NEHEMÍAS 4T 2019

«despertó el espíritu de Ciro» (Esdras 1: 1) para cumplir su voluntad Al tocar el corazón del rey, Dios lo persuadió para que reconstruyera el templo de Jerusalén. Sorprendentemente, este gobernante pagano cooperó con Dios para cumplir sus propósitos y emitió un decreto para que los judíos pudieran regresar y «construir el templo del Señor, Dios

de

Israel, el Dios que habita en Jerusalén» (Esdras 1: 3, NVI).

El

liderazgo de Dios en la historia es un tema claro en los libros de

Esdras y Nehemías. Esto con la intención de dar a los creyentes la

seguridad de que Dios nunca abandona a su pueblo. A pesar de todo lo que pueda ocurrir. Dios está a cargo y estará al control absoluto antes y después de la gloriosa Segunda Venida de Jesucristo. Sin un conocimiento de la historia, no es posible entender los libros de Esdras

y Nehemías. Los antecedentes históricos en estos libros están

relacionados con instrucciones dadas al pueblo de Dios, y los veintitrés

capítulos de Esdras y Nehemías conforman una historia que cubre temas teológicos muy importantes. Las subunidades de los capítulos son complementarias y muestran una imagen hermosa de la gracia

transformadora de Dios, de su actuación en la historia y de la valentía

de sus súbditos.

El marco histórico

Nabucodonosor, el poderoso rey de Babilonia, destruyó Jerusalén, la capital de Judea, en tres etapas consecutivas: la primera en el 605 a. C. (Daniel 1: 1-2); la segunda en el 597 a. C. (2 Reyes 24: 10-17); y la tercera y última en los años 587 y 586 a. C. (2 Reyes 25: 1-12). Para el pueblo de Dios, esto representó una profunda crisis de fe. Sus esperanzas se hicieron añicos, su lugar de adoración estaba en ruinas, su autonomía nacional se había perdido, sus tierras fueron saqueadas y su pueblo fue deportado a Babilonia. Pero, sobre todo, el templo de Dios en Jerusalén, que había sido construido por el extraordinario rey Salomón en el décimo siglo a. C, había sido destruido. El santuario sagrado era el centro de la adoración de Israel y era la morada de Jehová. Destruirlo era equivalente a que el dios babilónico Marduk derrotara al Dios de Israel, y nada más humillante que eso. Daniel afirma que Dios permitió esta calamidad: «El Señor permitió que Joacim cayera en manos de Nabucodonosor» (Daniel 1: 2, NVI), y

Misión 50mm

LIBRO COMPLEMENTARIO ESDRAS Y NEHEMÍAS 4T 2019

explica que lo hizo debido a las iniquidades de Israel (Daniel 9: 20). El escriba Esdras ofrece la misma explicación, así como el gobernador Nehemías (Esdras 5: 12; Nehemías 1: 6-7). El profeta Jeremías predijo, y Daniel comprendió, que después de setenta años de exilio, el pueblo de Dios sería liberado y regresaría a su tierra (Jeremías 25: 11-12; 29: 10; Daniel 9: 2). Daniel oraba y confesaba los pecados de Israel con esta profecía en mente, pidiendo misericordia y perdón, así como la intervención y liberación de Dios (Daniel 9: 4-19). La liberación llegó como se predijo cuando Babilonia cayó y fue derrotada por Ciro, el rey persa, el 12 de octubre del 539 a. C. (si desea los detalles de la última noche de Babilonia, busque en Daniel 5 la espectacular historia sobre la escritura en la pared y el juicio divino sobre Belsasar, rey de Babilonia). Según el cálculo, transcurrieron setenta años entre el primer asedio de Jerusalén y la deportación de jóvenes nobles a Babilonia en 606/605 a. C. (ver Daniel 1: 1-4) y el regreso a Jerusalén en 537/536 a. C., después del edicto de Ciro que permitió a los judíos regresar a su casa (2 Crónicas 36:

22; Esdras 1:1).

Los siguientes reyes medopersas están estrechamente relacionados con los libros de Esdras y Nehemías: Ciro el Grande (539-530 a. C.); Cambises II (530-522 a. C.); Darío I (522-486 a. C.), Jerjes l (486-465 a. C.), también conocido como Asuero en el libro de Ester; y Artajerjes I (465-424 a. C.). Los tres famosos reyes persas, Ciro, Darío y Artajerjes, dieron luz verde al pueblo de Dios para reconstruir el templo, e incluso la ciudad más adelante. Es importante recordar estos tres decretos trascendentales de los reyes medopersas a fin de entender los acontecimientos de Esdras y Nehemías, ya que estos decretos reales cambiaron de manera drástica la historia del pueblo de Dios. Primero, el rey persa Ciro, en el 538 a. C„ ordenó que se permitiera al pueblo de Israel regresar a su país de origen y reconstruir el templo de Dios en Jerusalén, que había sido destruido por Nabucodonosor entre el 587 y el 586 a. C. Desafortunadamente, debido a la oposición local, los que regresaron del exilio babilónico (537/536 a. C.) abandonaron la obra de restauración (ver Esdras 4: 4-5; Hageo 1: 1-15). Así que Dios intervino por segunda vez, y el famoso rey Darío promulgó otro decreto en el año 520 a. C., permitiendo a los judíos reconstruir

el templo (consulte Esdras 6: 6-12 para obtener detalles sobre lo que sucedió

Misión 50mm

LIBRO COMPLEMENTARIO ESDRAS Y NEHEMÍAS 4T 2019

en ese momento; así como las referencias a los ministerios proféticos de Hageo y Zacarías en Esdras 5:1-2, Hageo 2 y Zacarías 1-6. Luego, estudie las promesas dadas por Dios de bendecir a su pueblo en Hageo 2: 15-19 y Zacarías 7-8). Esta

vez, los judíos completaron sin interrupción su trabajo en cinco años y dedicaron el templo de Dios en marzo del 515 a. c. (Esdras 6: 15). El lugar del culto sagrado estaba ahora listo, pero la ciudad permaneció en ruinas. Después de que el templo estuvo en su lugar durante casi sesenta años, el poderoso rey Artajerjes dio órdenes en el 457 a. C. de reconstruir la ciudad y otorgar a los judíos autonomía nacional (Esdras 7:

11-28). 1

La siguiente tabla enumera los reyes de Persia y los grupos que regresaron a Israel bajo sus reinados. Hubo tres retornos a Jerusalén desde el exilio babilónico. Además, la cuarta columna enumera exactamente lo que cada grupo logró en su regreso y lo que sucedió allí bajo el liderazgo de cada rey.

Reyes de Persia durante la reconstrucción del templo y de Jerusalén

Reyes de Persia

Años de reinado

Grupos que regresaron y otros acontecimientos

Reconstrucción

   

537/536 a. C. Regresa el primer grupo (Zorobabel y Josué)

Comienza la

Ciro el Grande

539-530 a. C.

construcción del

templo

Cambises II

530-522 a. C.

   
     

Marzo del 515:

Darío I

522-486 a.C.

Se termina y se dedica el templo

Jerjes I (Asuero)

486-465 a.C.

Ester se casa con Jerjes I (Asuero)

Resistencia a la construcción de la ciudad de Jerusalén.

   

457

a. C.:

Comienza el periodo profético más largo (Daniel 8: 14; 9:24- 27); oposición a la reconstrucción de Jerusalén (Esdras 4:

7-23); se reconstruye el muro de Jerusalén

Artajerjes I

465-424 a. C

Esdras regresa con el segundo grupo-

444

a. C.:

Nehemías regresa con el tercer grupo.

Misión 50mm

LIBRO COMPLEMENTARIO ESDRAS Y NEHEMÍAS 4T 2019

La importancia de la historia

El Dios de la Biblia se da a conocer y se nos revela en la historia a través de los acontecimientos mundiales. Él interviene en los asuntos del mundo para demostrar su presencia, debido a que él desea establecer y mantener una relación cercana con la humanidad. Sin la historia, la religión bíblica se convertiría en una filosofía profunda, pero no en la solución definitiva para los problemas del mal, el sufrimiento y la muerte. Solo Dios, que es el Creador y Redentor de los seres humanos caídos, puede ser el restaurador de la creación al final de la historia.

Si Dios no realizó los acontecimientos portentosos descritos en las Escrituras, entonces nuestra fe no está edificada sobre una base sólida. Si él no hizo lo que el testimonio bíblico describe, entonces nuestra teología es una mera construcción humana. Con un lenguaje fuerte, el apóstol Pablo expresó este pensamiento al referirse a la resurrección histórica del Señor Jesucristo. De manera acertada, afirmó:

Y si Cristo no resucitó, vana es entonces nuestra predicación, vana es también vuestra fe. Y somos hallados falsos testigos de Dios; porque hemos testificado de Dios que él resucitó a Cristo, al cual no resucitó, si en verdad los muertos no resucitan. Porque si los muertos no resucitan, tampoco Cristo resucitó; y si Cristo no resucitó, vuestra fe es vana; aún estáis en vuestros pecados. Entonces también los que durmieron en Cristo perecieron. Si en esta vida solamente esperamos en Cristo, somos los más dignos de conmiseración de todos los hombres.

Mas ahora Cristo ha resucitado de los muertos; primicias de

los que durmieron es hecho(1 Corintios 15:14-20).

……………………………….

El Dios de Edras y Nehemías se encargó de registrar cuidadosamente estos acontecimientos históricos con el propósito de demostrar que la fe bíblica está firmemente enraizada en la historia de la humanidad. A través de varios agentes, incluso monarcas paganos, Dios intervino en favor de su pueblo y para el avance de su causa.

Misión 50mm

LIBRO COMPLEMENTARIO ESDRAS Y NEHEMÍAS 4T 2019

¿Quién era Zorobabel?

Uno de los hombres que Dios usó inicialmente para restaurar la vida en Jerusalén fue Zorobabel, que significa «simiente de Babilonia». Zorobabel nació durante el exilio babilónico y lideró el primer regreso de los sobrevivientes del cautiverio a Jerusalén. Se convirtió en el primer gobernador de Judá luego del exilio en 537/536 a. C, y comenzó la restauran del templo. El tamaño del grupo que regresó con él era de unos cincuenta mil (Esdras 2: 64-65). Su posición era de liderazgo junto con Josué (a veces escrito Jeshua), el sumo sacerdote (Esdras 3: 2, 8; 4: 3; 5:

2; Hageo 1: 1, 14; 2: 2).

Dios le dio a Zorobabel un mensaje especial y personal de aliento que contiene connotaciones mesiánicas (Hageo 2: 2023). Puede ser que Zorobabel se identifique con Sesbasar (Esdras 1: 811; 5: 1416) como sugiere Flavio Josefo. 2 Según los textos bíblicos, ambos (1) llevaban el mismo título de gobernador (Esdras 5:14; Hageo 1: 1; 2: 2); (2) realizaron la misma función de llevar a los exiliados de regreso a Jerusalén (Esdras 1:11; 2: 2; 4: 2; Nehemías 12: 1); (3) supervisaron la colocación de "Los cimientos de la casa de Dios en Jerusalén" (Esdras 5:16; ver también Esdras 3: 8); y (4) ambos fueron reconocidos como príncipes de Judá (Esdras 1: 8; 1 Crónicas 3:17, 18).

¿Quién era Esdras?

Otra figura clave fue Esdras, que significa «ayuda» o «ayudante». Esdras era sacerdote y, según su genealogía, era descendiente de Aarón, el primer sumo sacerdote de Israel (Esdras 7: 1-5). Era un escriba devoto, que conocía excepcionalmente bien la ley de Moisés (Esdras 7: 6) y también era un estudiante diligente de las Escrituras. «Porque Esdras había preparado su corazón para estudiar la ley de jehová y para cumplirla, y para enseñar en Israel sus estatutos y decretos» (Esdras 7: 10). El texto bíblico indica que Esdras conocía la ley (o la Tora en hebreo, una palabra derivada de la raíz yarah, que originalmente significaba «señalar con un dedo el camino por el que se debe caminar o la meta que debe alcanzar una persona». Por lo tanto, significa «instrucciones» o «enseñanza», pero no «la ley» en el sentido estricto de legislación). La Torá, a menudo llamada Pentateuco o los Cinco Libros de Moisés (Esdras 7: 6), incluye

Misión 50mm

LIBRO COMPLEMENTARIO ESDRAS Y NEHEMÍAS 4T 2019

más que pautas legales. También contiene narraciones, poesías, profecías, parábolas, reglamentos, canciones, bendiciones y genealogías.

Gracias a su conocimiento de la Tora, Esdras era un reformador religioso bien preparado. Esdras exhortó al pueblo a volver a Dios a través del estudio exhaustivo de la Biblia hebrea (ver Nehemías 8) y dirigió uno de los reavivamientos más poderosos de Israel (Esdras 8: 15-10: 17 y Nehemías 9-10).

En el séptimo año del rey persa Artajerjes (457 a. C.), Esdras viajó a Jerusalén con el consentimiento del rey, acompañado por un grupo de judíos (Esdras 7: 6-8). Su viaje de Babilonia a Jerusalén tomó cuatro meses (Esdras 7: 9). El número de retornados (ver Esdras 8) fue de unos 1,500 hombres, más mujeres y niños (Esdras 8: 21). Además, unos 40 levitas (Esdras 8: 18-19) y 220 siervos del templo (Esdras 8: 20) fueron con él Por lo tanto, el número total que acompaño a Esdras en su viaje desde Mesopotamia era de entre 5,000 y 6,000 personas.

Esdras no le pidió al rey una escolta de protección militar, así que antes de que el grupo partiera, ayunaron y oraron para que Dios lo guiara y lo cuidara, y Dios le proporcionó su seguridad (Esdras 8: 21-23, 31). El capítulo 8 culmina con sacrificios de agradecimiento al Dios de Israel (Esdras 8: 35) y los israelitas expresando agradecimiento por su bondad hacia ellos.

¡Qué ejemplo para el pueblo de Dios actual! Cuando Dios nos acompaña en nuestra vida y satisface nuestras necesidades, la única respuesta adecuada es la gratitud y la alabanza.

1. Para obtener detalles sobre cómo contar el séptimo año del reinado de Artajerjes, vea Siegfried H. Horn y Lynn H. Wood, The Chronology of Ezra 7 (Washington, DC: Review and Herald®, 1970), 89-106; William H. Shea, "La profecía de Daniel 9: 2427 ", The Seventy Weeks, Leviticus, and the Nature of Prophecy, Daniel and Revelation Committee Series, vol. 3, ed. Frank Holbrook (Washington, DC: Biblical Research Institute, 1986), 99101.

2. Flavio Josefo, The Antiquities of the Jews 11.1.3. (Josephus spells Sheshbazzar as Sanabassar.)

Misión 50mm