Está en la página 1de 2

ANALISIS DE RESULTADOS DE SAPONIFICACION

El método para la obtención de jabón mediante saponificación de grasas es efectivo


debido a que el porcentaje de rendimiento del jabón es alto, pues durante el proceso se
controla cuidadosamente la temperatura. El jabón se produjo a partir de una reacción de
saponificación, es decir, al poner acido graso en calor y mezclarlo con hidróxido de sodio.
Después de aplicar el procedimiento para la saponificación se obtuvo 0.055 gramos y el
rendimiento de este aceite es el siguiente:
𝒈 𝒋𝒂𝒃𝒐𝒏−𝒈 𝒂𝒄𝒆𝒊𝒕𝒆 𝟎.𝟎𝟓𝟓 𝒈 𝒋𝒂𝒃𝒐𝒏−𝟒𝟑𝟔.𝟎𝟖 𝒈 𝒂𝒄𝒆𝒊𝒕𝒆
𝒓𝒆𝒏𝒅𝒊𝒎𝒊𝒆𝒏𝒕𝒐 = × 𝟏𝟎𝟎 = × 𝟏𝟎𝟎 = 𝟗𝟖, 𝟖%
𝒈 𝒂𝒄𝒆𝒊𝒕𝒆 𝟒𝟑𝟔.𝟎𝟖 𝒈 𝒂𝒄𝒆𝒊𝒕𝒆

El rendimiento del procesó de saponificación del aceite para crear jabón es de 99.8 % el
cual indica que por cada 100 gramos de grasa se obtendrán 0.055 gramos de jabón sólido,
para este rendimiento se debe tener en cuenta que solo se considera la cantidad de jabón
producido con respecto a la grasa utilizada en el proceso.

Al calentar la mezcla de aceite, agua, etanol y NaOH, se pudo observar que la mezcla
cambia muchas veces de textura pasando de líquido a una textura esponjosa que se debe
al exceso de temperatura que produce la espuma. A la mezcla se le agrega una disolución
de cloruro de sodio, mientras se enfría la nueva mezcla se observa que el jabón comienza
a precipitar, esto se debe a que la sal atrapo gran parte del agua presente y se formó jabón
sólido.

Químicamente un jabón es la sal sódica o potásica de un ácido graso. El grupo carboxilato


cargado negativamente es hidrófilico (atraído por el agua) y la cadena de hidrocarburada
larga es hidrofóbica (repelida por el agua) y lipofilica (atraída por los aceites) por lo que en
el agua el jabón forma una dispersión turbia de micelas.

Debido a esta propiedad de los jabones, la parte hidrofóbica se disuelve en la grasa (cabeza
apolar) de que se desea limpiar y la parte hidrófilica (parte polar) crea puentes de hidrogeno
con el agua. Esta propiedad hace que los jabones se utilicen como sustancias de limpieza.

ANALISIS DE RESULTADOS DE CARBOHIDRATOS

se determinó los porcentajes de azucares de la pera, mandarina y pepino, donde se utilizó


masa, volumen, densidad y se observó que la pera y la mandarina tenían unos
porcentajes mayores de azucares que el pepino y la cebada. por lo tanto, los
carbohidratos tienen una estructura definida. pueden ser monosacáridos, disacáridos,
oligosacáridos y polisacáridos, y se les puede identificar mediante pruebas de análisis cualitativo
como las realizadas.

Los monosacáridos reaccionan de acuerdo a los grupos hidroxilo y carbonilo que poseen. Los disacáridos
y los polisacáridos se pueden hidrolizar para producir monosacáridos. Los azucares quedan resultados
positivos que se conocen como azucares reductores.

También podría gustarte