Está en la página 1de 5

Didáctica de la Lengua y la Literatura I López Daniela

Consignas domiciliarias

1) La autora Marta Marín realiza aportes para la comprensión del enfoque comunicativo en la
enseñanza de la lengua. Retomar esos aportes y señalar cuáles fueron las principales críticas
que recayeron sobre esta perspectiva (Bombini).

2) Vincular alguna de las viñetas observadas, con los autores/textos trabajados durante la
cátedra.

1
Didáctica de la Lengua y la Literatura I López Daniela

Desarrollo:

1. En el primer capítulo de “Lingüística y Enseñanza de la Lengua” de Marta Marín, la autora


presenta en definitiva: los distintos enfoques para la enseñanza de la lengua, realizando un
recorrido que pone en evidencia las prácticas docentes durante los años 50 y 60.

Marín, comienza presentando las distintas concepciones de lengua como:

- Entidad Parte desde el lenguaje, solo compuesto por palabras, sin tomar en cuenta los
enunciados.

- Disciplina Lengua como disciplina de estudio, sostiene que el aprendizaje de la lengua


consiste en las clasificaciones del vocabulario, de los paradigmas.

- Teoría de estudio Afirma que se aprende por repetición y estímulo.

Más adelante, y de manera breve, se contextualiza la práctica pedagógica que se llevaba a cabo
en los 60, una práctica cuyo modelo pedagógico tradicional, era un proceso de enseñanza
verbalista, donde el lenguaje solo se impartía desde los aspectos gramaticales, actividades
clasificatorias que se conocían como “análisis sintáctico”.

El enfoque estructuralista, significó la instauración de una distancia entre los sujetos y los
objetos de aprendizaje, entre la lengua de uso y la lengua como objeto de conocimiento, entre el
enseñante (portador de saberes) y el aprendiente, cuyos saberes previos eran ignorados. Las
actividades de enseñanza se centraban solo en el desarrollo de las competencias lingüísticas,
perdiendo de vista la función textual y centralizando la ejercitación mecánica, estímulo –
respuesta.

A partir de aquí, el enfoque comunicacional, intenta dar cuenta del propósito del aprendizaje
lingüístico dentro del ámbito escolar, sustentado desde el mejoramiento de las competencias
según los usuarios, y abogando desde luego por el desarrollo de la competencia comunicativa, la
cual propone (a diferencia del estructuralismo) la concepción de lengua como una actividad
textual, ya no como oracional.

El enfoque comunicativo, postula la comunicación verbal a través de unidades de significación


(textos), incluyendo dentro de la misma competencia comunicativa otras competencias que le
subyacen, por ejemplo:

- Competencia lingüística: Capacidad de formulación adecuada de enunciados.

- Competencia discursiva: Capacidad de adecuación del texto a la circunstancia elegida.

- Competencia textual: Capacidad de construcción de un texto.

- Competencia pragmática: Capacidad de lograr un determinado efecto intencional mediante el


texto que se ha construido.

- Competencia enciclopédica: Conocimiento del mundo y conjunto de saberes particularizados


que permiten un intercambio comunicativo eficaz, por parte de los interlocutores.

2
Didáctica de la Lengua y la Literatura I López Daniela

En palabras de Marín:

“El enfoque comunicacional, da cuenta, de los cambios que se están produciendo en la


didáctica de la lengua (…) pero no se refiere solamente a la teoría lingüística que informa las
nuevas prácticas sino también los cambios didácticos que no se dan en forma independientes de
los modelos pedagógicos; son el emergente, en las estrategias de aula, de una teoría del
aprendizaje y una ideología pedagógica (…)

Este modelo pedagógico se caracteriza por proponer la preparación de personalidades que


tiendan a la autonomía y criticidad del pensamiento, gracias a la significativización social y
personal del aprendizaje sistemático.

Por lo tanto, el enfoque comunicacional para enseñar lengua se basa en la teoría del aprendizaje:
constructivismo, la teoría de la escritura y de la lectura como proceso y la teoría del lenguaje
como textualidad.”

 Otros aportes valiosos sobre el enfoque comunicativo:

En palabras de Otañi y Gaspar:

“[…] este enfoque plantea que la finalidad del área es el desarrollo de la competencia
comunicativa, entendida como el bagaje de conocimientos necesarios para comprender y producir
eficazmente mensajes lingüísticos en distintas situaciones de comunicación.” (pàg.89)

Sintetizando, este enfoque sostiene que un hablante debería ser capaz de decidir cuál es la
clase de texto más adecuada para utilizar en diversas situaciones y también afirma que cuanto
mayor sea su competencia comunicativa, más eficaces serán sus decisiones.

Esta perspectiva, no se trata de sustituir las referencias gramaticales por las aportaciones de las
últimas corrientes lingüísticas. “[…] De lo que se trata, en fin, es de ampliar nuestra visión de los
fenómenos educativos con las aportaciones de un conjunto de ciencias del lenguaje que intentan
dar cuenta del complejo mecanismo que subyace a la producción y a la comprensión de
mensajes en el seno de situaciones concretas de comunicación.” (C. Lomas García, 1994,
pág.15, citado por Otañi y Gaspar)

La idea, básicamente, es enseñar lengua a través de prácticas orales y de lectura y escritura de


textos completos y reales, acompañado de una reflexión metalingüística sobre distintos aspectos
de los textos (función, superestructura, macroestructura, cohesión, coherencia, tema-rema, acto
de habla).

3
Didáctica de la Lengua y la Literatura I López Daniela

El Dr. Gustavo Bombini, en su artículo “Una mirada transversal para pensar las relaciones entre
lenguaje y escuela”, realiza una crítica a esta perspectiva del enfoque comunicativo, cito a
continuación palabras del autor:

“[…] la concepción de la lengua como comunicación tal como ha sido divulgada en el campo de
la enseñanza ha propuesto un horizonte por cierto estrecho para las consideraciones sobre las
relaciones entre lenguaje y uso, lenguaje y contexto y lenguaje y escuela, pues por una parte han
anatemizado todas las tendencias más formalistas que la precedían proponiendo un debate
estéril que suele resumirse en la pregunta excluyente: “¿hay que enseñar gramática?”, han
creado una ilusión de conocimiento acerca del uso de la lengua como transparencia que no
muestra la riqueza y complejidad de la comunicación y han sesgado la consideración de esta
dimensión a una perspectiva meramente descriptiva en la que es notable la ausencia de una
perspectiva social y cultural que tenga en cuenta las prácticas más habituales de los sujetos en su
medio social y, específicamente, en el interior de la escuela. Asimismo, estas teorías y las
prácticas didácticas que se realizan a partir de ellas, no muestran el grado de conflictividad y las
relaciones de poder que el uso del lenguaje conlleva, y han omitido dimensiones constitutivas del
lenguaje en sus relaciones con el pensamiento, con la construcción del conocimiento y como
vínculo y escenario para la construcción de subjetividades.” (pág.7)

En esta cita – ya de manera sintetizada – Bombini, expone sus principales críticas a este
enfoque posterior al estructuralismo, pero además, a lo largo de su escrito, cita a otros autores,
quienes también realizan sus propias críticas al respecto:

Beatriz Bixio dice:

“descreo de que esta línea de análisis y reflexión sobre el lenguaje – sobre el uso como se dice
– pueda ser fructífera para el análisis de las emisiones efectivamente producidas” (…) En general,
y a pesar de la insistencia en tener en cuenta el contexto en la interpretación del acto de habla,
desde sus orígenes la teoría ha trabajado con oraciones propuestas por el lingüista, con
oraciones fuera de contexto o en aberrantes contextos.” (Bixio, 2000)

Jolivert aporta:

“El imperativo de los proyectos (de aula, institucionales) se presenta como reductor en su afán
didactizante y parece dar cuenta de una tendencia meramente practicista que en su peor versión
en el aula puede llegar a excluir la reflexión metalingüística y metaliteraria del horizonte de
prácticas posibles por la que no habría saberes posibles a enseñar, sean estos gramaticales o
más textualistas o teórico-literarios, donde el saber sobre la lengua y la literatura como objeto de
enseñanza generador de curiosidad y afán de conocimiento, puede quedar “justificadamente”
relegado.” (Jolivert, 1988 y 1991)

4
Didáctica de la Lengua y la Literatura I López Daniela

2.

Al observar y leer esta viñeta (la cual me resultó cómica e interesante), vino a mi mente un
fragmento del artículo “Pasos hacia una didáctica sociocultural de la lengua y la literatura:
Sociolingüística y educación, un campo tensionado” de la doctora en Letras, Beatriz Bixio, cito a
continuación:

“En los procesos de intercambio lingüístico no se intercambian solo mensajes, en ellos, los
sujetos; sus representaciones del mundo, sus posicionamientos y su propias historias sociales y
personales se exhiben, intercambian y ponen en juego (…)” (pág.33)

Como podemos ver en la viñeta, la maestra pregunta a Libertad “¿El sol sale por…” y ella
contesta “por la mañana (…) por la ventana del living”, y si bien esta no es la respuesta que la
maestra quiere escuchar, para Libertad – y su representación del mundo – su respuesta no deja
de ser pertinente.
Situaciones similares, suelen aparecer con frecuencia en las aulas, de manera que esto nos
lleva a reflexionar como futuros docentes, sobre la importancia de construir conocimientos
teniendo en cuenta el contexto en el que se encuentra el alumno, sus realidades y
posicionamientos frente al mundo, a partir de ello, hay más posibilidades de que el aprendizaje
resulte realmente valioso y significativo.

Más adelante, en el mismo texto, la autora continúa hablando sobre las prácticas educativas,
cito nuevamente, ya que considero que también este fragmento, está relacionado con la actitud
docente que se observa en la viñeta:

“Las prácticas educativas, por su misma naturaleza, imponen una visión legítima del mundo y los
agentes educativos, aún sin desearlo, e incluso sin saberlo, se erigen en delegados autorizados
de un determinado grupo social cuya semiótica – privilegiada y privilegiante – impone.
El problema deviene del hecho de que cuanto mayor es la distancia entre esta semiótica y la de
los sujetos con los que la escuela interactúa (…) mayores son las posibilidades de que las
relaciones de comunicación se transformen en relaciones de poder simbólico que devalúen a los
hablantes, sus discursos, sus construcciones de lo real, lo cual tiene incidencias negativas no solo
sobre los procesos de aprendizaje.”

Esto también nos invita a reflexionar, a prestar atención y a problematizar estas cuestiones, con
el fin de evitar convertirnos en docentes meramente autoritarios, opacando la voz de los alumnos
o coaccionándolos.

También podría gustarte