Está en la página 1de 6

EL SUPUESTO MILAGRO DESTRAS DE LAS

CADENAS E IMÁGENES “MILAGROSAS” EN LAS


REDES SOCIALES
Ivan Rodrigo Silvestre Lipa

Nada real puede ser amenazado. Nada irreal existe.


En esto radica la paz de Dios. (Schucman, 1977)

Introducción.

Gracias al internet, a menudo al ingresar a nuestras redes sociales nos aparece una constante
difusión de cadenas e imágenes de oración, que para conseguir fines lucrativos cibernéticos, a
ello se trata de llegar haciendo creer a las personas con un castigo a quien no siga con la
reproducción o divagación de dichas cadenas o en otros casos tratan de imponer algo, pues
pienso que, desde el mandato religioso, no indica que la oración se deba materializar como
medio de salvación, o asimismo a sanación.

La problemática dentro de este asunto este ensayo es el de llegar a las personas con un fin
comunicativo y obviamente recopilando algunos fragmentos o reflexiones de artículos,
publicaciones y pensamiento de la gente que nos rodea. Asimismo, quienes deben estar mejor
informados son las personas mayores (quienes se incorporan recién a las redes sociales) y la
juventud, sepan qué hacer ante este acontecer que de un día a otro se expande y de sobremanera.

Las redes sociales, son medios de comunicación masiva por la que pasa todo tipo de información
y nosotros debemos saberlo manipular y pensar a que nivel de entendimiento podemos llegar a
acomodarlo en nuestra sociedad, pues existen en algunos casos en las imágenes, en los videos y
en los mensajes cierto tipo de mensaje subliminal al que fácilmente llegamos a acceder sin un
breve análisis de los mismos pues desde niños supimos que la mejor manera de comunicarnos
con Dios, es mediante una oración directamente hacia él.
Desarrollo.

Las aplicaciones de comunicación, masiva fuente de expansión comunicacional.

Hoy en día, el Facebook es una de las fuentes tecnológicas más conocidas o populares en nuestro
medio, misma que nos sirve o por lo general tendemos a comunicarnos por este medio, es
entonces que por la popularidad alcanzada y por la cobertura que tiene a nivel mundial, gente
maliciosa, que quiere generar algún monto económico a costa de la creencia de las personas,
realiza este tipo de cadenas e imágenes milagrosas, es más, vale también mencionar aquellas
imágenes que son compartidas con algún tipo de males que les había pasado a algunas de las
personas que por desgracia tienen algún mal en su vida.

Hagamos mención también a la aplicación denominada WhatsApp, que de la misma manera,


tiene un impacto grande en la sociedad a nivel mundial, es este medio por el cual se difunde por
sobre todo mensajes, audios, videos e imágenes los cuales tienen un contenido más amplio y
llega directamente a la persona que tiene la cuenta registrada en la aplicación, valga hacer la
mención de que este medio lo ocupan menores de edad y quienes son más susceptibles sino se
tiene la información correcta a la manipulación de este fenómeno.

¿Se pudo evidenciar los milagros por difundir dichos mensajes?

Desde un punto de vista personal y utilizando la lógica de lo real y existente, no se ve a diario o


a simple vista la representación de alguno de estos supuestos milagros, muchos son los
elementos compartidos en las redes sociales, los cuales tiene mucho impacto en las personas,
esto debido que, en casos extremos, muchos de los creyentes llegan a sentir un temor en cuanto
reciben estas notificaciones en las que se les incluye una misión por así decirlo.

Asimismo, pienso que vincular las desgracias o maleficios, no es propio de alguna doctrina
religiosa, donde por ingenuidad muchas de las personas llegan a caer con este tipo de material,
las personas a menudo en ese concilio de decir o subsanar algún tipo de pecado que lleva por
algunos azares de la vida, lo que hace es esparcir dichas cadenas de milagros.

El impacto que pueda generar estas dichosas fuentes de bendición, por lo general desde la región
o en un contexto muy particular, podemos ver el temor que causa, por sobre todo a aquellos que
recién van ingresando al campo tecnológico con esto de los celulares y las redes sociales,
aplicaciones que ya vienen instaladas en los mismos.

¿Qué se debe hacer ante estos mensajes?

“En primer lugar, lo que debemos hacer es recordar que Dios no puso condiciones a la hora
de invitar a sus discípulos a orar, por lo que lo recomendable es borrar el texto, aunque quien
nos lo haya enviado sea nuestro mejor amigo. ¿Y no pasa nada? ¡Absolutamente nada! No se
preocupen” aseguró. (Roman, 2017).

El reverendo Sergio Román, en un artículo publicado en Sistema Informativo de la


Arquidiócesis de México (SIAME), prácticamente nos reflexiona a que Dios no puso
condiciones para que nosotros debamos acercarnos a él, mediante una oración, por lo
consiguiente o mejor que debemos hacer es eliminar estas cadenas supersticiosas, que sin duda
alguna no tiene efecto alguno.

Un breve ejemplo de lo que dicen estos mensajes:

“URGENTE: El que reciba este mensaje será bendecido, no ignores esta imagen. Reza tres
Padrenuestros y tres Avemarías, y envíalo a todos tus contactos, dios escucho tus oraciones, en
los próximos 5 minutos, recibirás una bendición, si no lo enviaste, algo malo te pasará”.

La cuestión a todo esto es… ¿será necesario difundir esta cadena? Si se que el único desde la
mirada cristiana-católica, en realizar milagros a sido Dios, fue su hijo Jesucristo. Dichos
mensajes no nos llevan mas que a la superstición y a algún tipo de fetiche muy aparte de quienes
tienen su creencia puesta en quien es en realidad santo de su devoción.

Razones por las que no son recomendables difundir estas cadenas milagrosas

Las razones por las que no se recomienda difundir estos mensajes es simple, estas cadenas
“milagrosas” en lugar de promover el amor hacia Dios, solo promueve el miedo al expresar
ciertas palabras supersticiosas, en las que nos encomienda a no cometer ciertos pecados de cierta
manera mas seria como un recordatorio a poder orar, conectarnos con Dios, pero no a costa de
amenazas de cierto modo, pues el único que puede y pudo como se menciono en el anterior
párrafo; ha sido Dios.
Desde mi propia vivencia pude notar en una clase con mis estudiantes la curiosidad acerca de
estos mensajes e imágenes que ellos compartían, donde ellos expresaban su molestia, debido a
que entre ellos compartían este tipo de información por así llamarlo, y se creó en ellos esa
superstición, de si en realidad podía pasarles algo malo o a lo mejor en realidad se les cumplía
en realidad un milagro, pasa asimismo que hoy en día podemos llamarlos a la reflexión y ser
guías para los mismos e indicarles de que una oración podría tranquilamente aliviar su corazón.

En una publicación pude notar algo que llamo mi atención, donde el Papa Francisco menciona,
“Dejen de ser hipócritas en redes sociales. Dios no usa Facebook. En Facebook todos son buenas
personas, son creyentes, buenos esposos, familias felices, etcétera. Pero en privado, se olvidan
de esas cosas, se olvidan de dar gracias a Dios, se olvidan de orar y ser humildes. En la vida real
son lo opuesto a lo que publican” Este fue el mensaje que desde Roma les mandó a sus fieles el
Papa Francisco.

¿Quiénes hacen estas cadenas e imágenes del milagro?

Quizá lo hacen personas de buena fe, pero lo único que talvez muchos estén de acuerdo es que
estas cadenas o imágenes de devoción hacia un santo, lo único que hacen es causar molestia
entre los lectores o entre nuestros contactos, tanto en el WhatsApp, así como en el Facebook,
Twitter u otras redes sociales de conocimiento y de uso de muchos los que tenemos al alcance
medios tecnológicos.
Conclusión.

Pues en este sentido, estas cadenas de oración son reprochables, y lo son por los motivos que a
continuación se explica, la primera; podemos decir que las cadenas de oración, imágenes
milagrosas, entre otros, en un supuesto van dirigidos a que se aproxima una desgracia a quien
no las comparta, ya sea con un límite de personas o definitivamente, y sostienen esta amenaza
citando, obviamente, falsos ejemplos o testimonios. Quien señala estas cosas, en nombre de
Dios, es un falso profeta. Nadie puede suponer su voluntad o maldecir en nombre de Dios.

Por lo consiguiente, estas cadenas “engañan” pues obligan a la gente a hacer mal uso de la
oración, con mentiras o simplemente causando temor en las personas más susceptibles. Pues es
este el verdadero objetivo de este tipo de cadenas de oración, imágenes incluso videos. Y el
objetivo de estas cadenas es simplemente el hecho de llegar a cierta popularidad de beneficio
propio, en el caso de que las personas sean participes; en este sentido las cadenas de oración son
engañosas.

“No todo lo que se dice en las redes sociales puede ser tan cierto”
Bibliografía
ACI prensa. (15 de noviembre de 2018). Obtenido de aciprensa:
https://www.aciprensa.com/noticias/que-debe-hacer-un-catolico-con-las-cadenas-de-
oracion-de-whatsapp-36842

BEXACAR. (10 de marzo de 2017). Youtube. Obtenido de ESTO ES LO QUE OPINA LA IGLESIA CATOLICA
SOBRE LAS CADENAS ENVIADAS A LOS CELULARES:
https://www.youtube.com/watch?v=Zau53GkLacw

Centro de Escritura, J. (2019). Normas APA, sexta edicion. Cali, Colombia: Pontificia Universidad
Javeriana, seccional Cali.

fé, C. D. (s.f.). ¡Cuidado con las cadenas de oración! Obtenido de Catholic.net:


https://es.catholic.net/op/articulos/71252/cat/444/cuidado-con-las-cadenas-de-
oracion.html#modal

Hütt Herrera, H. (2012). LAS REDES SOCIALES: UNA NUEVA HERRAMIENTA DE DIFUSIÓN. Reflexiones.

Pastore, D. N. (21 de septiembre de 2017). Evangelio Real. Obtenido de ENSEÑANZAS BÍBLICAS Y DE


SANA DOCTRINA PARA TODO EL MUND: https://evangelioreal.com/2017/09/21/son-biblicas-
las-cadenas-de-oracion/

Roman, S. G. (13 de noviembre de 2017). ¡No te dejes esclavizar por las cadenas de WhatsApp! Desde
la fe.

Schucman, H. (1977). UN CURSO DE MILAGROS. Obtenido de Un curso de milagros:


http://solonia.net/ucdm.pdf