Está en la página 1de 13

SISTEMA BOEHM EN EL

CLARINETE Y SU IMPACTO
EN LA FUNCION
CROMATICA DEL
INSTRUMENTO
[Subtítulo del documento]

Eira Jiménez
Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas EMUNICACH
Contenido

Contenido ............................................................................................................................................. 1

Resumen ............................................................................................................................................... 2

Palabras clave ....................................................................................................................................... 2

Abstract ................................................................................................................................................ 2

Keywords ............................................................................................................................................. 2

Introducción ......................................................................................................................................... 3

Evolución del Clarinete ........................................................................................................................ 4

Antecedentes .................................................................................................................................... 4

El clarinete de Denner ...................................................................................................................... 4

El clarinete de Müller ....................................................................................................................... 6

Sistema Boehm ................................................................................................................................ 7

Sistema Boehm en el clarinete ......................................................................................................... 8

Conclusiones. ....................................................................................................................................... 9

Bibliografía ........................................................................................................................................ 10

Anexos ............................................................................................................................................... 11

1
Resumen

El sistema Boehm puede considerarse la cúspide en la historia de la evolución del clarinete, tras años
y años de modificaciones en su estructura, fue la aplicación de dicho sistema en el instrumento lo que
vino a convertirlo en un instrumento competitivo en el ámbito melódico, las cualidades de su timbre
y la nueva disposición ergonómica de las llaves lo hicieron más afinado, cómodo y veloz.

Palabras clave

Clarinete, sistema Boehm, omnitonico, Henri Klosé, llaves, cromatismo, registro.

Abstract

The Boehm system can be considered the pinnacle in the history of the evolution of the clarinet, after
years and years of modifications in its structure, was the application of that system in the instrument
which came to turn it into a competitive instrument in the melodic scope, the qualities of its timbre
and new ergonomic layout of the keys did it more keyed, comfortable and fast.

Keywords

Clarinet, Boehm system, omnitonic, Henri Klosé, keys, chromatism, register.

2
Introducción

Se atribuye la invención del clarinete en el siglo XVII (1690-1705) a Johhan Christoph Denner, esto
se debe a que presentó por primera vez una mejora del Chalumeau con una llave que permitía elevar
la nota una doceava tal como lo hacen los clarinetes actuales con el uso de la llave b12 1que se ha
mantenido durante la evolución del instrumento.

Durante los años siguientes el clarinete fue ampliamente aceptado por sus bellas cualidades sonoras,
mismas que, según Mozart, lo hacían “lo más parecido a una voz humana”, sin embargo, su ejecución
era sumamente difícil puesto que para poder emitir un cromatismo era necesario usar diferentes
clarinetes de distinta construcción en medidas y afinados en distintos tonos, lo que lo hacía un
instrumento torpe frente a los otros instrumentos orquestales que se desarrollaban ya en la época. Para
resolver este problema, diversos clarinetistas y fabricantes de instrumentos se dieron a la tarea de
crear e implementar un sistema de llaves que permitiera la libre ejecución del instrumento sin afectar
su timbre, por ello, el clarinete sufrió no solo una serie de cambios físicos, sino que le otorgó la
cualidad omnitónica.

1
La llave b12 también conocida como portavoz, fue la primera en integrarse al instrumento, permite elevar la nota una
doceava. Su ubicación puede observarse en el anexo no.3
3
Evolución del Clarinete

Antecedentes

El Chalumeau (fig 1) fue un instrumento usado hasta finales del siglo XVII, era de
construcción tubular simple con siete agujeros y una sola caña. A pesar de que la
palabra chalumeau se utilizaba en Francia desde el siglo XII para referirse a distintas
flautas de caña, la evolución formal hacia el chalumeau barroco se atribuye al
fabricante de Nuremberg Johann Christoph Denner, al que también se considera uno
de los primeros fabricantes de clarinetes. De acuerdo al largo del tubo o al ancho en
la parte superior la vibración cambiaba y le otorgaba un registro distinto a este
instrumento, sin embargo, este era sumamente pequeño (véase fig. 2) y para ampliarlo
se utilizaban posiciones en horquilla, es decir tapando medio agujero, esto hacía que
la posición resultara incomoda y además el sonido de la nota era desafinado y pobre
en intensidad. La innovación que supone este instrumento viene impuesta por la
necesidad de superar las limitaciones de la flauta dulce, incapaz de adaptarse con
dinamismo al medio orquestal. Es por tanto una flauta mejorada y el predecesor
directo del clarinete. Fue
extremadamente popular
entre los músicos vieneses
Fig. 1
del siglo XVIII, y convivió
algunas décadas con el recién inventado
Fig. 2
clarinete hasta resultar sustituido por él.

El clarinete de Denner

Una vez que el clarinete desplazó al chalumeau en los ensambles orquestales su popularidad fue
creciendo, admirados por el bello timbre y su amplia gama de colores, los compositores de la época
comenzaron a incluirlo en sus obras con pasajes que resultaban cada vez más difíciles de ejecutar,
esto debido a que la construcción tan simple del instrumento (fig. 3), limitaba el registro y resultaba
una proeza realizar un cromatismo.

Fig. 3

4
Buscando una solución a este problema, los constructores y
clarinetistas de la época, comenzaron a experimentar
añadiendo y quitando llaves, alargando el tubo, cambiando
formas y haciendo toda clase de novedades que permitieran
al instrumento rellenar los huecos entre notas y ampliar el
registro, hacia 1791 Denner logra uno de los primeros
avances notables, hasta ese entonces, la caña se encontraba
situada en la parte interior del tubo quedando fuera del
alcance de los labios del instrumentista, de modo que al
solplar, el aire incidia en ella y la hacía vibrar poniendo en
movimiento la columna de aire y produciendo el sonido (fig.
4), los estudios de Denner acerca de la relación entre la
resonancia, la boca y el tubo lo condujeron a la posibilidad Fig. 4
de combinar la caña con una cámara de sonido dentro del
tubo, consiguiendo el control de la caña con los labios del ejecutante. Esto hizo que Denner
consiguiera cambiar o dar origen a una boquilla que le ayudaría a ampliar el registro del instrumento
a dos octavas y media además de que dejaba muy pocos saltos entre notas (fig. 5), si bien no podía
correr libremente hacia un firme registro grave, el clarinete podía ahora ejecutarse en un cómodo
registro medio y agudo.

Fig. 5

Una vez que ampliaron el registro de esta manera, Denner y su hijo se enfrentaron a otros problemas,
tales como la afinación y el hecho de que muchas notas eran sonidos sordos, para arreglarlo redujeron
el orificio del portavoz y lo ubicaron más arriba, en una disposición parecida a la moderna. Al La lo
producía el índice solo y ambas llaves producían un Si bemol. Para solucionar la carencia de un Si se
extendió el registro grave hasta el Mi, esto se consiguió alargando el tubo varios centímetros e
incorporando la duodécima que producía con ayuda del portavoz. Esto nos acercó más al clarinete
actual puesto que se tuvo que agregar la campana para que las nuevas notas incorporadas tuvieran un
sonido en el mismo nivel de los demás.

Este clarinete tenía 8 agujeros y 5 llaves y fue en base a su construcción que Mozart estrenó su célebre
Concierto para Clarinete y Orquesta, luego de darse a conocer esta obra, fue alabada por los
compositores de la época, mismos que reforzaron aún más su gusto por el instrumento y el clarinete
fue tomando un papel cada vez más importante hasta llegar a ser imprescindible en una orquesta, pues
se le considera un instrumento solista. El éxito del clarinete de 5 llaves de Denner no detuvo el trabajo
de los demás constructores, muy alejado a eso, los fabricantes de clarinetes estaban tan contentos con
este nuevo avance que continuaron trabajando afanosamente en busca de una mejora aun, mayor.

5
El primer cambio realizado directamente sobre el clarinete
de Denner, fue hecho hacia finales de 1792 por Xavier
Lefevré, añadiendo una sexta llave en el cuerpo superior,
hoy conocida como llave 6, añadió tambien un cromatismo
más (fig. 6) Fig. 6

El clarinete de Müller

Para 1812 Ivan Müller presenta el primer clarinete transpositor, denominó a su prototipo
“CLARINETE OMNITONICO DE TRECE LLAVES”, La idea básica de Müller era que cada
semitono tuviera su correspondiente orificio y sus principales modificaciones eran las siguientes:

1. La nueva disposición de las llaves (fig. 7) permitía tocar el instrumento en cualquier tonalidad
con una comodidad bastante relativa.

Fig. 7

2. Rechazó las zapatillas planas de fieltro usadas por


Denner y las sustituyó por otras de cuero con relleno de
lana que se colocaan en una cazoleta hueca soldada al
extremo de las llaves, permitiendo un sellado mas
hermético. (fig 8)
Fig. 8

3. Los agujeros presentaron por primera vez el anillo


biselado un poco levantado contra las zapatillas, esto
permitia que los dedos taparan completamente los
agujeros y aumentaran la agilidad del mecanismo. (fig
9)
Fig. 9

La disposición de este instrumento otorgaba una mayor facilidad para moverse de registro, además
de que al hacerlo desaparecieron un par de notas en horquilla, los cromatismos aumentaron y aunque
no eran totalmente afinados, ayudaban a ampliar las posibilidades de ejecución.

Müller presentó su nuevo clarinete de 13 llaves con zapatillas herméticas al Conservatorio de París
ante una comisión conservadora de expertos entre los que estaban Lefèvre, Méhul y Gossec pero no
obtuvo los resultados esperados, simplemente no los impresionó y su nuevo instrumento no fue
adoptado por esta institución. Estos basaron su rechazo en su creencia de que debían existir clarinetes
de distintos tamaños y afinados a distintas alturas, ya que cada uno de estos tenía un carácter, un

6
sonido y una personalidad distinta, y estos valores debían conservarse, por lo que utilizar un
instrumento omnitónico que además debiese integrarse a la familia de transpositores no resultaba para
ellos una opción viable. Sin embargo, Müller nunca perdió la fe en su instrumento, y continuó
interpretando con él y dándolo a conocer por toda Europa, y dado a los beneficios que este presentaba,
acabó haciéndose popular y convirtiéndose en el nuevo estándar de clarinete durante gran parte del
siglo XIX.

Sistema Boehm

A la par del clarinete, el resto de los instrumentos orquestales fueron evolucionando para adaptarse a
las nuevas exigencias de la música, que eran mayor comodidad para el músico, afinación y un registro
más amplio. A partir de 1831 el flautista y reconocido lutier Theobald Böhm comenzó a trabajar en
un sistema de llaves que permitiera ampliar el registro actual de la flauta, asi mismo, se dio cuenta
que lejos de buscar una construcción que permitiera al ejecutante estar en completa comodidad, debía
sacrificar un poco las cuestiones ergonómicas para poder brindar al instrumento una mayor
estabilidad en el sonido. Comenzó pues por estudiar el cuerpo del instrumento y rechazó totalmente
la construcción conica de ese entonces y optó por uno completamente cilindrico, experimentó también
con distintos metales, hizo a un lado la madera y comenzó a construir prototipos con cabeza de oro,
plata, niquel y bronce, después inició la construcción en metal del instrumento entero.

El nuevo instrumento fue finalmente patentado en 1847, con el cuerpo cilíndrico y la cabeza
ligeramente cónica. Pronto Theobald concede licencia de fabricación a los mayores productores
europeos (entre otros Rudall, Carte and Rose en Inglaterra, Godefroy Ainé y Louis Lot en Francia),
iniciándose así la irresistible extensión de su sistema. Su flauta fue mostrada en la Exposición
Universal de Londres de 1851. En 1855 presenta la flauta en la Exposición Universal de Paris junto
a su libro. Los agujeros de la flauta ya no se colocan donde resulte más fácil tocarlos según los dedos
del flautista, sino en los lugares que obtienen una mejor acústica, ligando los agujeros a la anatomía
de los dedos por medio de llaves. Es ya posible tocar en todas las tonalidades sin pérdidas de sonido.
Los sonidos de la tercera y la cuarta octavas suenan mucho más afinadas.

Las principales aportaciones de Böhm al campo de la fabricación de instrumentos pueden entonces


resumirse en dos puntos:

1. El uso de un cuerpo cilíndrico, en lugar del cónico tradicional (ahora utilizado en los modernos
flautines). Böhm superó la principal dificultad (que era la entonación de la octava)
introduciendo una leve conicidad en la cabeza del instrumento.
2. La introducción de un sistema de llaves que mejora la ergonomía del instrumento, y que
permite posicionar y dimensionar los orificios de manera óptima desde el punto de vista
acústico, y que determinó a través de consideraciones teóricas y de experimentación práctica.
El sistema de llaves de la época solamente tenía como misión facilitar la ejecución del
intérprete, y no mejorar la acústica del instrumento. Mediante el sistema tradicional de
orificios, éstos veían limitado su tamaño y colocación a las posibilidades de la mano del
intérprete. Con el nuevo sistema, tanto el tamaño como la disposición se rigen por razones
acústicas, al tiempo que permiten al intérprete una digitación más cómoda.

7
Sistema Boehm en el clarinete

Fue H. Klosé el encargado de aplicar el sistema Boehm al clarinete, el tercero en la historia del
instrumento después de Denner y Müller, en aportar perfeccionamientos relevantes a su construccion.
Creó lo que se llama desde entonces Clarinete sistema Boehm, o Clarinete de escuela tradicional
francesa. La maestria y elegancia de Klosé a la hora de aplicar el sistema Boehm al clarinete fue tal,
que desembocó en la obtención de un clarinete de catorce llaves y cuatro anillos que ayudaban a los
dedos a controlar veinticuatro agujeros. Todo esto, gracias a los estudios que realizó anteriormente
Müller respecto al enzapatillado. También trató de quitar las excesivas posiciones en horquilla de la
mano derecha, para ello se añadieron dos anillos en el cuerpo inferior del instrumento que ayudaban
a controlar la afinacion de cada nota al emplear el salto de doceava y otorgaban un
sonido mucho mas uniforme, y cambio la forma de las llaves de manera que no
solo fueran de mayor comodidad para el musico, sino que su posicion exacta
permitiera mayor agilidad y suaves legatos en lugar de los bruscos saltos que
generaban las llaves existentes hasta ese momento. (fig 10)
Fig. 10

Aunque Klosé murió en 1838, durante sus estudios universitarios, habia


contactado con Louis Buffet, quien era ya para ese entonces un empresario y constructor de
instrumentos, luego de la muerte de Klosé, Buffet no abandonó el proyecto, construyó un clarinete
con las medidas, cambios y especificaciones que dejó en los planos Klosé y ganó en 1839 una medalla
en la exhibicion de París.

Basándose en el prototipo de Klosé, el virtuoso Carl Baerman hizo un adelanto que colocó al clarinete
muy por delante de su época, elaboro una serie de nuevas llaves que pudieran ser tocadas por distintos
dedos pero, que produjeran los mismos sonidos que el otro juego colocado del otro lado del cuerpo
del instrumento, es decir, duplicó el juego de llaves inferior existente para ampliar la gama de
digitación y facilitar con esto el virtuosismo. Tambien fue objeto de su trabajo corregir, mediante el
uso de anillos, la afinación de algunas notas.

De esta forma llegamos al clarinete que conocemos hoy en dia (fig 11), un aerófono consistente en
un tubo cilíndrico de madera con terminación a manera de campana y una boquilla que otorga
independencia a la caña y pone el control del sonido en los labios y lengua del ejecutante, además de
un sistema dotado de diecisiete llaves y seis anillos que permiten su ejecución con una mayor facilidad
y calidad.

Fig. 11

8
Conclusiones.

Se puede concluir a través de lo aprendido en el presente escrito que la importancia del estudio de la
historia y la aplicación del sistema Boehm en el clarinete ésta relacionada con la facilidad de
resolución mecánica que tendrá el instrumentista en el momento de presentarse ante él un pasaje
melódico con virtuosismo, ejecutado sobre llaves o trinos en el interior de figuras irregulares, esto
derivado del hecho de que al conocer el funcionamiento, la disposición y el resultado sonoro de cada
juego de llaves, podrá seleccionar de una forma más veloz y eficaz la digitación más práctica a
utilizar.

9
Bibliografía

Blech, D. (s.f.). Departamento de música de la Universidad Nacional de San Juan. Obtenido de


http://www.musica.unsj.edu.ar/NBCL/

Departamento de Informática y Estadística de la Universidad Federal de Santa Catarina. (s.f.).


Obtenido de http://www.inf.ufsc.br/~joao.dovicchi/clar/Clarinete-compl.pdf

Fessard, J.-M. (s.f.). The evolution of the clarinet. Obtenido de Isbn. Book data base:
http://isbnplus.ru/The-evolution-of-the-clarinet-cJean-Marc-Fessard/9/fjcahjh

Klosé, H. (1898). Celebrated Method for the clarinet. París: Carl Fischer Music.

Ribera, J. (1986). Instrumentos musicales. Madrid: Daimon.

Wolfe, J. (s.f.). Clarinet acoustics: an introduction. Obtenido de http://newt.phys.unsw.edu.au/

10
Anexos
Tabla 1.- Comparación entre el registro inicial-actual del
Clarinete.

Registro Clarinete (actual)

Tabla 2.- Digitación del clarinete Sistema Boehm

11
Tabla 3.- Nombre de las llaves, Sistema Boehm

12

También podría gustarte