Está en la página 1de 34

1.

QUIÉNES SON LOS DISCÍPULOS EN LUCAS


no usa el término
discípulos tanto como los otros
sinópticos (Mt 71; Mc 43; Lc 37).
Sin embargo el tema del
discipulado está desarrollado
con mucha mayor extensión y
radicalidad. Claramente
el término “discípulo” no
se reserva únicamente para los
Doce, al revés de lo que sucede
en Marcos.
No en todas las ocasiones es posible
determinar con precisión si en el
evangelio de Lucas el término “discípulos”
comprende sólo a los Doce o a todos los
seguidores de Jesús, pero es claro
que en el
conjunto de
Lucas se
trata de un
término
genérico.
En el evangelio En los Hechos, junto con
tenemos el grupo los doce apóstoles
de los Setenta, que tenemos el grupo de los
fueron enviados en “presbíteros” de la
misión por Jesús Iglesia de Jerusalén y a
(Lc 10,1.17). los presbíteros de otras
iglesias locales.

Tanto en Lucas como en Hechos, junto


al grupo de los Doce, aparece otro
grupo más amplio de discípulos, pero
de contornos definidos.
Sin embargo en Lucas (Lc 6,13)
el término de
discípulos no se
circunscribe a ninguno
de estos grupos que
detenten una
autoridad o con una
misión especial.
Cuando Jesús elige a
los Doce, Lucas
observa que llamó a
sus discípulos y eligió
“de entre ellos” a Doce
También habla de “una gran multitud de
discípulos” (Lc 6,17; 19,37). En una ocasión
Jesús realiza una llamada general a
todos los que quieran ser sus seguidores,
diciendo: “Si alguno viene a mí y no ama
menos a su padre o a su madre…, no
puede ser mi discípulo; el que no toma su
cruz y me sigue, no puede ser
mi discípulo” (Lc 14,26). Y un poco más
adelante, “cualquiera de ustedes que no
renuncia a todo lo que tiene, no puede
ser mi discípulo” (14,37).
En los Hechos de los
apóstoles se usa el
término discípulo
para designar a
cualquiera
de los hermanos
de la comunidad,
como es el caso de

(Hch 9,10).
(Hch 16,1),
(Hch
21,16),
(Hch 9,36);
el uso de la
palabra en plural
sirve para
designar a todos
los creyentes.
Otra palabra equivalente al
término “discípulo” es la palabra
“hermanos” y hermanas”
(Hch 1,15; 9,30; 11,1-12.29;
12,17; 17,10.14; 22,13…)
En cambio Lucas es el único de los
evangelistas que va a llamar a los Doce
“apóstoles”. Ya en el evangelio, cuando
narra la elección de los Doce nos dice que
“los llamó apóstoles” (Lc 6,13). En otros
lugares apóstoles es sinónimo de los Doce –
u Once- (Lc 9,10; 17,5; 22,14; 24,10).
También en los Hechos el término
“apóstoles” se reserva para los Doce (1,2;
2,37; 5,18.40; 9,27; 15,12). Matías fue
agregado a los once apóstoles (Hch 1,26).
En Lucas el término
discípulo viene a
equivaler al
creyente en Jesús o
seguidor de Jesús,
en contraste con
Marcos donde
equivalía a
miembro del grupo
de los Doce.
2. EL RELATO DEL VIAJE
Entre los dos bloques clásicos
de la triple tradición
(Misión de Galilea / estancia
en Jerusalén para la Pascua),
ha incluido un gran
bloque de material que le es
exclusivo, y que se presenta
dentro del marco de un viaje
de Jesús a Jerusalén a través
de Samaría para consumar
allí su destino profético.
La palabra lucana preferida es πορεύομαι, andar,
viajar. No siempre tiene un sentido físico, sino que
en ocasiones podemos ver en este término una
actitud, como cuando en la sinagoga de Nazaret
Jesús “anduvo” por medio de ellos (4,30), o
cuando Jesús dice: “El Hijo del Hombre se va,
conforme está establecido” (22,22).
El mismo verbo describe
la subida de Jesús al cielo:
“Estaban mirando al cielo
mientras él “se iba”...
volverá conforme le han
visto “irse” (Hch 1,10-11).
En contraste con el mandato
que aparece en Mateo de no
entrar en las ciudades
samaritanas (Mt 10,5), Lucas
presenta a Jesús pasando a
través de las ciudades
samaritanas, enseñando,
haciendo discípulos,
realizando milagros…
Se puede considerar
un . El
relato contiene numerosas
instrucciones misioneras
está claramente tratando de reavivar
el espíritu misionero de su comunidad que
se encuentra muy relajado.
Se contemplan a lo largo del viaje todas
las distintas vicisitudes de una vida
apostólica. El apóstol rechazado (9,53-55), y
el apóstol bienvenido (10,38-44).
La itinerancia de Jesús hace presente al
Dios que visita a su pueblo (1,68).

Bendito el Señor Dios de Israel porque


ha visitado y redimido a su pueblo
Jesús quiere implicar a
sus discípulos en el viaje.
Se les menciona
continuamente durante
el texto (19, 29).
Los doce vienen
mencionados en 19,29.
Los verbos se usan
en plural.
En un determinado
momento hay una gran
muchedumbre de discípulos
siguiendo a Jesús.
Este viaje puede también considerarse
un viaje catequético, con extensas
instrucciones a sus discípulos a
propósito de temas favoritos de Lucas:
la escucha de la palabra (10,38),
los riesgos de la salvación (13,22-
24),
la estrictas exigencias del
seguimiento (14),
la presencia del Reino en el
ministerio de Jesús (17,11.20-21).
Este largo viaje es un tema reutilizado en el
corto viaje de los discípulos de Emaús.
En el viaje el Señor desarrolla un tipo de
discurso catequético,
centrado en la necesidad de
la Pasión en
Jerusalén,
reconduciendo
así a los dos
discípulos a
Jerusalén.
En realidad la idea de viajar se convierte
en un poderoso referente de
la existencia humana…
y un motivo del discipulado

Ya el evangelio de la infancia se estructura


en torno a los distintos viajes de María
desde Nazaret.
Un primer viaje la lleva a la montaña de Judea
a visitar a su parienta. Un segundo viaje será
la ocasión de que Jesús nazca en un contexto
de itinerancia.
En realidad la idea de viajar se convierte
en un poderoso referente de
la existencia humana…
y un motivo del discipulado

Todavía un tercer y cuarto viaje a Jerusalén


contienen desarrollos importantes en el
descubrimiento del significado salvífico de Jesús.
Los viajes del evangelio de la infancia terminan
con el retorno a Nazaret (1,56; 2,39.51).
Estos viajes de María, que la
transforman en la primera discípula,
tienen un importante significado
cristológico.
para visitar a Isabel
tendrá como resultado el
reconocimiento de Jesús
como Señor.
a Belén llevará
a la proclamación de Jesús
como salvador en la ciudad
de David.
al
Templo llevará a la
proclamación de Jesús
como signo de
contradicción, luz de los
gentiles y gloria de Israel.

de María
llevará a descubrir la
necesidad de que Jesús
viva en la casa del Padre.
presentan
también a la Iglesia en viaje. viaja a
Jerusalén después de sus viajes misionales.
Con ello la Iglesia de recibe la invitación
a continuar su marcha, a profundizar en el
conocimiento de las enseñanzas de su Maestro,
a renovar su impulso apostólico,
a vivir su propia vida como
signo de contradicción,
atrayendo a la gente hacia
Jesús y atrayendo
sobre sí
persecuciones y pruebas.
3. UN DISCÍPULO QUE SIGUE A JESÚS
Especialmente en el relato
de la pasión lucana podemos
ver cómo se perfila toda una
catequesis sobre el
verdadero discipulado.
no es una narrador
imparcial de la pasión.
Su relato es el de un
discípulo que vuelve a vivir
la historia de su maestro.
En el relato hay una exhortación a
comprometerse personalmente.
Se nos invita a reconocernos en la
debilidad de ,
a dejarnos mirar
con
, a llevar
su cruz junto
con .
Exhorta a sus lectores a seguir a
Jesús en el camino de la cruz. Ya en la
primera predicción de la pasión Lucas
introdujo una variante redaccional
muy breve, pero enormemente
significativa. Donde Marcos decía:
“Si alguno quiere venir en pos de mí,
niéguese a sí mismo, tome su cruz y
me siga” (Mc 8,34), Lucas va a añadir
que hay que tomar la cruz “cada día”
(Lc 9,23).
menciona
repetidamente cómo
los discípulos seguían a
Jesús durante la pasión.
Siguieron a Jesús al
jardín (Lc 22,39); Pedro
le seguía a distancia
(22,54).
cambia el aoristo
de Marcos por un
imperfecto, para denotar
una actitud, más bien que
una ocurrencia puntual.
Al omitir la referencia al lugar
adonde se dirigían, el verbo
“seguir” está tomado en un sentido
absoluto, y puede expresar una
actitud global, generalizada.
La expresión “a distancia”
reaparece cuando Lucas menciona
a un grupo de amigos (23,49).
Hay también una gran
multitud en pos de Jesús
sin ninguna indicación de
hostilidad; puede
simbolizar todo un pueblo
de discípulos que lo
acompañan. Las palabras
de Jesús son una llamada
al arrepentimiento.
La multitud al final se da
golpes de pecho (23,48) y
se retiran con un corazón
arrepentido.
En seguimiento de
Jesús vemos un grupo
de tres partidos
favorables: (Simón, las
mujeres y la multitud),
paralelo al grupo de
tres partidos favorables
después de la
crucifixión (centurión,
multitud, José).
La mención de pretende mover al
lector a asociarse más a la pasión. No se
dice que tuvieran que forzar a a
llevar la cruz (23,26), como decía
expresamente Marcos. Además de esta
omisión, Lucas hace una adición muy
significativa. Dice que llevaba la cruz
.
Este énfasis en el
seguimiento queda
resaltado por la teología
general de acerca
del valor redentor de la
pasión de Jesús. no
ha insistido tanto como
Marcos en el valor de la
pasión como sufrimiento
vicario, o como expiación
de los pecados.
En cambio Lucas presenta la pasión como
la culminación de su obediencia
incondicional a Dios a lo largo de su vida,
y en este sentido sí que puede ser un
ejemplo a imitar por los discípulos.
Este tono parenético que se observa en el
evangelio en general se hace especialmente
presente también en la pasión.
Junto a las mujeres Esto nos lleva a pensar
presentes a la escena de que en Lucas hay al
la crucifixión, Lucas ha menos a un discípulo
junto a la cruz:
añadido a un grupo de el discípulo amado.
varones, todos
sus conocidos (Lc 23,49). Debemos observar
Dentro de este grupo también cómo Lucas ha
indeterminado que suprimido tanto la
incluye a todos sus predicción del
conocidos debemos abandono de los
discípulos, como el
reconocer también a los
hecho del abandono y
discípulos. la huida en el huerto.

También podría gustarte