Está en la página 1de 11

Redactar una novela puede ser una tarea titánica.

En cambio, escribir un cuento es una labor


que hasta el más inexperimentado en la cuestión de las letras, puede lograr con un poco de
práctica, paciencia y pasión por la escritura.

El cuento es una narración corta, oral o escrita, donde el escritor cuenta a los lectores una
historia, es decir, una situación donde un reducido número de personajes participa en una sola
acción o conflicto con un solo foco temático. Por lo general, la trama es inventada por el escritor
y puede ser fantástica, con actores y situaciones imposibles en la realidad, o bien puede ser
verosímil, con personajes y situaciones que pertenecen al mundo real. La novela, en cambio,
cuenta con una narración más larga y presenta un mayor número de protagonistas desarrollados a
través de distintas historias interrelacionadas.

¿Cuáles son las principales partes de un cuento?

A la hora de construir una narración, dos elementos son de suma importancia: la historia que se
cuenta y la forma en que se cuenta. Una vez que los tengas en claro podrás armar el esqueleto
de tu historia, teniendo en cuenta tres partes fundamentales:

- En el inicio del cuento, se presenta el personaje principal, el tiempo y los lugares en los que se
desarrollará la historia y se muestra el conflicto que será el núcleo de la narración.

- Luego, en el desarrollo del conflicto se presentan diversas acciones encadenadas que se dirigen
al punto culminante de la acción. Este es el momento más emocionante de la historia y es la
parte más larga del relato.

- Por último, el desenlace o final comienza justamente en el punto culminante de la intriga, a


partir del cual se inicia la resolución del conflicto para desembocar en la situación final. Esta es,
en general, la parte más corta de la historia.
Cómo escribir un cuento
El cuento es el medio perfecto de expresión para cualquier escritor. Mientras que escribir
una novela puede ser un desafío enorme, casi cualquier persona puede construir y, más
importante todavía, terminar un cuento. Esto no significa que los cuentos sean fáciles de
escribir, o que no sean tan artísticos o valiosos como las novelas. Con práctica, paciencia
y pasión por escribir, pueden ser tan conmovedores y memorables como estas últimas.

Parte 1 de 2: Escribir un cuento

1
Recolecta ideas para tu cuento. La inspiración puede aparecer en cualquier
momento. Lleva contigo una libreta (cuaderno) a donde quiera que vayas para
poder anotar las ideas que se te ocurran.
 La mayoría del tiempo solamente pensarás en pequeños fragmentos (un evento
catastrófico alrededor del cual puedes construir un argumento, la apariencia de un
personaje, etc.), pero a veces tendrás suerte y una historia completa se te
presentará en unos pocos minutos.
 Si tienes problemas para encontrar inspiración, o si necesitas escribir un cuento en
muy poco tiempo (para una materia del colegio, por ejemplo), aprende a
aprovechar el recurso de la lluvia de ideas o, si no aparece ninguna idea, puede
ser necesario que te fijes en tu familia y amigos.
 La experiencia generalmente ayuda a construir buenas historias. Los misterios de
Isaac Asimov son el resultado de la experiencia de su autor.

2
Comienza con las características del cuento. Una vez que hayas elegido una
idea, necesitas saber los rasgos básicos del cuento antes de escribir. Los pasos
hacia un buen cuento son:
 Introducción: presenta a los personajes, el lugar donde transcurre la historia, el
momento en el tiempo, el clima, etc.
 Acción inicial: el punto de la historia donde comienza la acción creciente.
 Acción creciente: narración de los eventos que conducen al clímax.
 Clímax: el punto más intenso o el punto de giro de la historia.
 Acción decreciente: tu historia comienza su desenlace.
 Resolución o desenlace: un final satisfactorio en el cual el conflicto central se
resuelve o no. No es obligatorio escribir el cuento en orden. Si tienes una idea
para escribir una buena conclusión, escríbela. Muévete de atrás hacia adelante o
de adelante hacia atrás desde esa primera idea (que no necesariamente debe ser
el comienzo de la historia) y pregúntate "¿qué pasa a continuación?" o "¿qué pasó
antes que esto?".

3
Encuentra inspiración en personas reales. Si tienes problemas en entender o
encontrar cualidades para tus personajes, mira hacia tu vida. Puedes tomar
atributos de gente que conoces o de desconocidos que cruzas en la calle.
 Por ejemplo, puedes prestar atención a alguien que siempre bebe café, alguien
que habla con una voz muy fuerte, alguien que se la pasa escribiendo en la
computadora, etc. Todas estas observaciones en conjunto te servirán para
construir un personaje interesante. Tu personaje puede incluso concentrar los
atributos de varias personas.

4
Conoce a tus personajes. Para que una historia sea creíble, los personajes
deben ser creíbles y auténticos. Conseguirlo puede ser una tarea muy difícil pero
hay algunas estrategias para crear "gente real" para incluir en tu historia.
 Escribe una lista titulada con el nombre de tu personaje y escribe todos los
atributos que se te ocurran, desde su posición en la orquesta hasta su color
favorito. Conoce todo lo que puedas acerca de tus personajes, desde cuál es su
motivación central hasta cuáles son sus comidas favoritas. ¿Hablan con un acento
particular? ¿Tienen alguna singularidad en su manera de hablar? No incluirás esta
información en la historia pero cuanto más sepas, más vida tendrán tus
personajes, para ti y para el lector.
 Asegúrate de que las personalidades de tus personajes no sean perfectas. Todos
los personajes necesitan tener alguna falla, algunos problemas, imperfecciones o
inseguridades. Puede parecerte que a nadie le gustaría leer una historia sobre
alguien con defectos o debilidades, pero sucede todo lo contrario. Batman no sería
Batman si no fuera un sociópata al límite.
 La gente puede identificarse con personajes con problemas porque eso es algo
realista. Cuando intentes encontrar los puntos débiles de tus personajes, no
necesariamente debes darles un conflicto enorme o bizarro (aunque si quieres
puedes). Para la mayoría de tus personajes, trabaja con aspectos que ya conoces.
Por ejemplo, el personaje puede tener ataques de ira, tenerle miedo al agua, ser
solitario, fumar demasiado, etc. Todo esto podrás utilizarlo para llevar tu historia
más allá.

5
Limita la amplitud de tu historia. Una novela puede transcurrir a lo largo de
millones de años e incluir múltiples tramas secundarias, varios escenarios y
muchos más personajes. El evento principal de un cuento debe suceder en
relativamente poco tiempo (días o minutos) y no será posible desarrollar con
efectividad más que una trama, dos o tres personajes y un escenario. Si tu historia
se extiende por sobre esto estarás más cerca de una nouvelle o una novela.

6
Decide quién contará la historia. Hay tres tipos de narradores para contar una
historia: Primera persona (yo), segunda persona (tú) y tercera persona (él o ella).
En primera persona, es el personaje quien cuenta la historia; en segunda persona
el lector es un personaje de la historia; en tercera persona, hay un narrador por
fuera de la historia. El narrador de segunda persona casi nunca se utiliza.
 Ten en cuenta que los narradores de primera persona solo pueden decir lo que
saben (que puede estar condicionado por lo que ven por ellos mismos o por lo que
otros le cuentan), mientras que el narrador de tercera persona puede bien saber
todo y además puede meterse en los pensamientos de cada personaje o limitarse
a lo que observa.
 También puedes mezclar y unir. Por ejemplo, puedes cambiar de un narrador de
primera persona en un capítulo a un narrador de tercera persona en otro, o incluso
más de un narrador de primera persona. Un ejemplo excelente de esto es el
cuento "Rashōmon" de Akutagawa Ryūnosuke[1], que luego se convirtió en una
película con el mismo nombre, realizada por Akira Kurosawa.

7
Organiza tus pensamientos. Una vez que hayas preparado los elementos
básicos de tu historia, puede serte útil el hacer una línea de tiempo para marcar
qué pasará y cuándo pasará.
 Tu historia debe consistir por lo menos en una introducción, un incidente inicial,
acción creciente, clímax, acción decreciente y resolución. Puedes hacer un
esquema con descripciones sencillas de lo que pasará en cada una de estas
etapas. Hacerlo te ayudará a concentrarte en escribir la historia y podrás realizar
cambios fácilmente. Así podrás mantener el ritmo de la historia.

8
Comienza a escribir. Dependiendo de cuánto hayas esbozado la trama y tus
personajes, la escritura real puede consistir simplemente en elegir las palabras
adecuadas.
 Generalmente, escribir es un trabajo arduo. Probablemente no conoces a tus
personajes tan bien como pensabas, pero eso no importa. De alguna manera,
ellos te dirán lo que necesitas. Además, siempre hay tiempo para un segundo
borrador.

9
Comienza con estilo. La primera página (algunos dirían la primera oración) de
cualquier escrito debe ganar la atención del lector de inmediato y hacer que quiera
saber más.
 Un comienzo rápido es especialmente importante porque no cuentas con
demasiado espacio para contar tu historia. No divagues con introducciones largas
para los personajes o descripciones aburridas del contexto: ve directo hacia el
argumento y revela los detalles sobre los personajes y el contexto a medida que
avanzas.
10
Sigue escribiendo. Antes de terminar tu historia, casi con seguridad tendrás
algunos imprevistos. Debes atravesarlos para tener éxito. Dedica un tiempo para
escribir todos los días y ponte como meta escribir al menos una página por día.
Incluso si desechas lo que has escrito en esa jornada, has estado escribiendo y
pensando en la historia, y eso te beneficiará a largo plazo.
 Considera la posibilidad de participar en grupos de escritura o actividades. Una
muy buena actividad para los escritores de todo tipo es el "Mes Nacional de
Escribir Novelas" o "NaNoWriMo"[2] (en el Área de la Bahía de San Francisco,
Estados Unidos). Cada año, del 1 al 30 de noviembre, tienes la tarea de escribir
una novela de al menos 50.000 palabras. La calidad y la brillantez no están en
juego; el objetivo es el acto de escribir. Échale un vistazo al enlace en la sección
de referencias para obtener mayor información.

11
Deja que la historia se escriba sola. A medida que desarrollas tu historia,
puedes decidir llevar el argumento hacia otro lado diferente del que pensaste en
un comienzo o cambiar sustancialmente un personaje o sacarlo directamente de la
historia. "Escucha" a tus personajes para ver si te piden hacer o decir otra cosa y
no te preocupes por alterar tus planes si esto mejora la historia.

Parte 2 de 2: Editar el cuento

1
Revisa y edita. Cuando hayas terminado de escribir, ve hasta el principio y corrige
los errores mecánicos, lógicos o semánticos. En general, asegúrate de que la
historia fluya y que los personajes y sus problemas sean presentados y resueltos
apropiadamente.
 Si tienes tiempo, deja la historia durante algunos días o algunas semanas antes de
comenzar con la edición. Poner un poco de distancia te ayudará a tener más
claridad cuando la retomes.
2
Busca opiniones. Envía tu cuento revisado y editado a un amigo o pariente para
que te dé su opinión o sugerencias y realice correcciones. Hazle saber que deseas
opiniones auténticas acerca de tu cuento. Dale tiempo para leerlo y pensar en ello
y envíale una copia sobre la que puedan hacer anotaciones.
 Considera todo lo que tus revisores te digan, no solamente lo que te gusta
escuchar. Agradece a tus revisores por leer tu historia y no discutas con ellos.
 Incorpora cualquier cambio o sugerencia que te hayan propuesto y te parezca
válido. Tu trabajo será mejor si aprovechas las críticas, aunque no debes seguir
todos los consejos que recibes. Algunas sugerencias pueden no ser muy buenas.
Es tu cuento y tú tienes la decisión final.

3
No te rindas. Puede ser frustrante tener problemas para escribir. Puedes
quedarte sin impulso, enojarte con los personajes, o sentirte triste o culpable
porque un personaje que te gustaba ha muerto.
 Solo debes saber que, con toda probabilidad, dudarás de tu habilidad para escribir
en algún momento de tu historia. Esto es algo totalmente normal. Sentirás que no
vale la pena continuar y que es mejor buscar satisfacción en otra cosa. Estos
pensamientos pueden apoderarse de ti y hacerte abandonar en ese preciso
momento. No te rindas.
 Una de tus tareas más difíciles como escritor es aprender a superar estos
pensamientos y seguir escribiendo. Cuando comienzas a tener sentimientos de
duda, o te cansas o aburres, ¡deja de escribir! Puedes levantarte, salir a caminar,
hacerte un sándwich, mirar televisión o lo que sea para relajarte y distenderte.
Cuando regreses, tendrás la mente fresca. Es posible que todavía no sientas
ganas de escribir, pero piensa en las cosas buenas de tu historia (lo que sea,
desde una parte que te gustó cómo escribiste, un diálogo bien construído, un
personaje interesante, etc.) y felicítate. Estás haciendo algo que la mayoría de las
personas no pueden.
 Si alguien más sabe sobre tu historia y la ha leído, esa persona también puede ser
una buena fuente de ánimo. Repite en tu cabeza que terminarás la historia porque
es lo que deseas. No importa si el cuento no es el mejor que escribas en tu vida,
vendrán otros luego. Si tienes la meta de terminar, lo lograrás.

4
¡Lee! Nada puede ayudarte más a escribir un buen cuento que leer buenos
cuentos. Presta atención al estilo y a cómo el autor saca provecho de la brevedad
del texto.
 Leer distintos autores y estilos te ayudará a aprender a adoptar diferentes voces
para cada cuento que escribas y hará crecer tu creatividad. Presta atención a
cómo los autores desarrollan sus personajes, escriben los diálogos y estructuran
la trama. Aquí tienes algunas sugerencias:
 "Yo, Robot", de Isaac Asimov
 "Pasos", de Jerzy Kosinsky
 "La célebre rana saltarina del distrito de calaveras", de Mark Twain
 "La vida secreta de Walter Mitty", de James Thurber
 "El sonido del trueno", de Ray Bradbury
 "Tres preguntas", de Leo Tolstoi
 "El señor pringoroso y los critales de poder" de Andy Stanton, para los niños (esta
es básica)
 "Secreto en la montaña", de Annie Proulx
 "¿Los androides sueñan con ovejas eléctricas?", de Philip K. Dick
 Importante: muchos de estos cuentos fueron transformados en películas exitosas,
o se han convertido en referencias culturales comunes. Por ejemplo, "El sonido del
trueno" nos presenta la idea de "El efecto mariposa". Las historias de Philip Dick
nos han dado Blade Runner ("¿Los androides sueñan con ovejas eléctricas?"),
Total Recall, Minority Report, A Scanner Darkly y muchos otros.

Consejos
 Aunque puede ser que a veces quieras tirar tu historia a la basura, ten la certeza
de que existe una buena razón (no una excusa) para no hacerlo. Si solamente
estás bloqueado temporalmente, intenta superar ese obstáculo. A veces tendrás
ideas que te gustarán todavía más que la que te estaba frenando. En ese caso, es
posible que quieras trabajar sobre esa nueva idea, pero si esto sucede con
frecuencia, puede convertirse en un problema: comenzarás muchas historias pero
nunca terminarás ninguna.
 Haz una cosa a la vez. Si tienes problemas en encontrar nuevas ideas, cambia de
actividad. Vuelve a tu historia después de haber dormido bien y te sorprenderás de
lo que se te ocurre.
 Investiga. Si estás tratando de situar tu historia en la década del '50, investiga
acerca de las estructuras familiares, formas de vestirse y hablar, etc., que se
correspondan con el periodo. Si intentas escribir sin conocer el contexto de lo que
estás contando, la historia parecerá demasiado amateur y quienes conocen bien
esa época te criticarán por hacerlo tan despreocupadamente.
 Puede ser que no sientas ganas de hacer la tormenta de ideas ni el trabajo previo
a escribir; muchos escritores evitan estos pasos y puede parecerte que cumplir
todas las etapas resulta superfluo. Con esto en mente, todo escritor debería
intentar pre-escribir en algún momento de su carrera, al menos una vez. Además,
si no planeas con anticipación, difícilmente tendrás una buena historia.
 Las historias tienen por lo menos dos líneas de tiempo. Por un lado, el orden en el
que sucedieron las cosas y por otro, el orden en que se lo revelas a tus lectores.
Esas líneas de tiempo no necesitan ser iguales.
 Asegúrate de que tu historia no pueda haber terminado antes. Los lectores
detestan los libros que, cuando deberían haber terminado, llevan la historia uno o
dos párrafos más de lo necesario.
 Diseña el formato de tu texto. Esto no es muy necesario a menos que vayas a
mostrar tu historia a otras personas. Por ejemplo, ¿el texto está justificado? ¿Hay
capítulos? ¿Las letras son las mismas? ¿Hay párrafos? Todo lo mencionado
anteriormente son simplemente ideas que pueden ayudar a organizarte para
mejores resultados a la hora de mostrar tu cuento a otros.
 Puedes escribir sobre una fantasía que tuviste. Una buena manera de escribir
sobre eventos pasados es pensar en algo que de verdad pasó y cambiarlos para
hacerlo sonar más cautivante y adaptarlo a tu gusto. Tu personaje principal puede
ser una adaptación de ti mismo o de alguien que conoces, pero sé cuidadoso
porque las personas reales generalmente no son tan dinámicas como los
personajes de los cuentos.
 Desarrolla tu propio estilo. Tu voz propia irá apareciendo a medida que escribas.
Puedes empezar imitando a otros escritores o, si estás probando con algún
género en particular, puedes llevar tus pensamientos hacia eso. En definitiva,
debes escribir mucho para encontrar tu propia voz.
 A veces es mejor terminar los cuentos con finales abiertos.
 Piensa cuidadosamente en todos los elementos de la historia, desde el personaje
principal, el contexto, el momento histórico, el género, otros personajes, hasta el
conflicto y la trama.
 Si tienes dificultades para hacer la tormenta de ideas, intenta hacer una red
conceptual o una tabla. Escribe unas cinco oraciones para tu cuento. Puede ser de
gran ayuda hacer escritura libre, que consiste en simplemente escribir todo lo que
viene a tu mente durante determinado tiempo, digamos entre 5 y 10 minutos.
 ¿No tienes amigos o parientes lo suficientemente sinceros como para decirte qué
les parece tu historia? Piensa en unirte a un grupo de escritores. Allí podrás
aprender trucos de otros escritores y obtendrás críticas válidas.
 Si hay algo en tu cabeza, ya sea sobre tu casa o sobre tu perro, escríbelo y
expándelo. Esto funciona casi siempre.
 ¿Hay algún estilo musical que te conecta con emociones o eventos que deseas
convocar mientras escribes? Entonces escúchalo mientras escribes o antes de
empezar a hacerlo.

Advertencias
 Las ideas no se pueden registrar, sino solamente la expresión de ideas. Además,
solamente hay unos cuantos argumentos. Siéntete libre de tomar prestado la idea
general de alguno de ellos.
 Los cuentos son el género de ficción más difícil de escribir. Debes hacer todo lo
que sucede en una novela (presentar a los personajes, crear un conflicto,
desarrollar los personajes, resolver el conflicto) dentro de veinte o treinta páginas.
Respeta el género, lo cual de por sí ya no es cosa fácil.
 No pierdas el ánimo. Muchas veces, al tratar de publicar un cuento, el rechazo se
hace presente. Gran parte de la vida de un escritor está formada por el rechazo. A
veces está garantizado pero a veces no. Siéntete orgulloso de haber terminado
una historia y sigue practicando si lo disfrutaste.
 No seas perezoso en lo que respecta a ortografía y gramática. Demuéstrales a tus
lectores que sabes lo que haces ofreciendo una historia libre de errores. Por lo
menos, utiliza el corrector del procesador de palabras que utilices.
 No sientas pereza a la hora de escribir. No termines la historia dejando confundido
a tu lector. Los finales abiertos están bien, pero solamente si estás planeando
escribir una segunda parte o si concuerda con la historia.
 Siente orgullo por tu creación pero no seas vanidoso. Podrías decepcionarte
gravemente, especialmente si envías la historia para ser publicada y te la
rechazan. Por el contrario, mantente a distancia profesional de ella.

Fuente: http://www.aula365.com/estructura-cuento/

También podría gustarte