Está en la página 1de 22

“AÑO DE LA LUCHA CONTRA LA CORRUPCIÓN

Y LA IMPUNIDAD”

FACULTAD DE DERECHO Y CIENCIAS POLITICAS

DERECHO DE ASILO, REFUGIO Y


AMNISTÍA INTERNACIONAL

 DOCENTE : JEAN PAUL PINEDO LOZANO

 INTEGRANTES : OLORTEGUI VELA, SARA MILUSKA


PANDURO RODRIGUEZ, MARIA TERESA

 CURSO : DERECHO INTERNACIONAL PÚBLICO

 CICLO : VII

 FECHA DE

ENTREGA : 25 DE OCTUBRE DE 2019

IQUITOS – PERÚ
2019
DEDICATORIA
El presente trabajo, lo dedicamos en primer lugar
a Dios, por guiarnos en nuestro día a día, a
nuestros queridos padres quienes son nuestra
fortaleza para poder salir adelante y a nuestro
estimado profesor que siempre nos brinda
cultura jurídica mediante su catedra quien
además nos motiva a seguir y no rendirnos en el
trayecto de nuestra carrera.
INDICE
INTRODUCCION
CAPITULO I
DERECHO DE ASILO
1.1. ORIGEN DEL ASILO
1.2. TRATADOS Y CONVENIOS
1.3. CONCEPTO DE DERECHO DE ASILO
1.3.1. DEFINICIONES DE ASILO
1.3.2. CARACTERISTICAS DEL DERECHO DE ASILO
1.4. NATURALEZA JURIDICA
1.4.1. PRINCIPIO FUNDAMENTAL DE DERECHO DE ASILO
1.4.2. EJEMPLOS DE VIOLACION DEL PRINCIPIO DE NO DEVOLUCION
1.4.3. ASILO COMO FACULTAD DE LA LEGACION
1.4.4. ASILO COMO DERECHO DEL HOMBRE
1.5. DERECHO COMPARADO
1.6. CLASIFICACION DEL DERECHO DE ASILO
 ASILO POLITICO
1.6.1. BREVE RESEÑA HISTORICA
1.6.2. EXPRESIDENTES ASILADOS
 ASILO HUMANITARIO
INTRODUCCIÓN

El Derecho Internacional de los Derechos Humanos consagra el derecho de asilo


y refugio del cual puede disfrutar toda persona fuera de su país en caso de
persecución.

Debemos entender el asilo como un instrumento de carácter político, por lo tanto,


se otorga a las personas que alegan persecución por razones políticas
únicamente. En cambio, el refugio es de carácter humanitario y por lo tanto se
les reconoce a las personas que tengan un temor fundado de persecución por
motivos no sólo políticos sino también por raza, religión, o condición social y está
imposibilitado de regresar a su país, por cuanto su vida e integridad física corren
peligro, he aquí donde radica la primera diferencia.

Todo Estado tiene el derecho, en ejercicio de su Soberanía, de admitir dentro de


su territorio a las personas que juzgue conveniente; sin que por ello ningún otro
Estado pueda hacer reclamo alguno. Algunos Estados califican de terroristas y
delincuentes a sus opositores; por lo tanto, la calificación de la delincuencia
política corresponde al Estado que presta el asilo. En consecuencia, la
extradición de un asilado es improcedente mientras no sea calificado como
criminal por el Estado receptor.

En cuanto al derecho de amnistía internacional es entendida a través de los


Derechos Humanos, es nuestro desarrollo temático. El deseo es obtener
un conocimiento sustancial, que logre aquilatar la labor de Amnistía
Internacional, como organismo nacido de un corazón de bondad y amor por los
derechos esenciales e inalienables de todo ser humano; nacimiento que ha
seguido su itinerario de crecimiento, llegando a nuestros días, con este mensaje,
de que no importa cuán oscuro sea el lugar donde en estos momentos se estén
cometiendo atrocidades entre seres humanos, el hombre negándole a
otro hombre su derecho la vida, a la integridad física, a la paz, a su libertad, a
sus derechos naturales...allí ha de existir una luz de esperanza que abogue por
la víctima.
CAPITULO I

Derecho de Asilo

Asilo

Es la institución mediante la cual una persona natural, perseguida por motivos


o delitos políticos dentro de un Estado (denominado territorial), es sustraída del
mismo por un acto unilateral de otro Estado (denominado asilante), a fin de evitar
la acción coercitiva legal de los órganos represivos del Estado territorial o la
materialización de actos de violencia colectiva contra su persona.

1.1. Origen del asilo

Aunque se trata de una figura relativamente reciente, encontramos los primeros


antecedentes del asilo en los pueblos nómadas de la Antigüedad, quienes ya
mostraban un amplio sentido de la hospitalidad hacia los extranjeros que huían
de guerras y otras situaciones adversas.

Más adelante, su objetivo fue salvaguardar a aquellas personas que huían de la


ira de los gobernantes de turno, para lo cual se les daba refugio en iglesias,
monasterios y casas de culto. Pero al llegar el movimiento de la Reforma (S.XVI),
las cosas cambiaron y se dio prioridad a los perseguidos por razones políticas e
ideológicas.

En países de "fragilidad democrática" donde los sistemas políticos están sujetos


a amenazas de cambio irracionalmente abruptos y, por supuesto, donde se
presente como posible el cambio violento de las instituciones, el asilo o refugio
humanitario adquiere unas dimensiones bien importantes. Ello nos explica por
qué la institución tiene para el jurista de nuestro tiempo una importancia, hasta
ahora ignorada.

En efecto, desde el punto de vista del Derecho y, fundamentalmente, del


Derecho constitucional el asilo adquiere para el abogado y los estudiosos del
Derecho una particular importancia en cuando al conocimiento del
procedimiento, requisitos, consecuencias y efectos; y, además, para el análisis
de la ciencia política y, particularmente, para un cabal análisis de la política
exterior de los países, la institución del asilo funge como una excelente
herramienta.

Aunque sus orígenes pueden rastrearse a los comienzos de la historia de la


humanidad, su incorporación al derecho internacional se enmarca en los años
inmediatamente posteriores a la II Guerra Mundial.
En 1945 terminó la II Guerra Mundial, dejando buena parte de Europa
devastada y millones de personas desplazadas de sus hogares. Con el objetivo
de evitar que un conflicto de esa envergadura volviera a estallar, los estados de
todo el planeta comenzaron a configurar una nueva sociedad internacional.

Ese mismo año, se constituyó la Organización de las Naciones Unidas (ONU).


En 1948, los países miembros de la ONU aprobaron la Declaración Universal de
los Derechos Humanos. En este documento se recogen los 30 derechos
universales que se convirtieron en la base del derecho internacional desde
entonces.
1.2. TRATADOS Y CONVENIOS RELACIONADOS AL DERECHO DE
ASILO

TRATADOS Y CONVENIOS INTERNACIONALES


Artículo 16

El asilo es inviolable para los


perseguidos por delitos políticos, pero
la Nación de refugio tiene el deber de
Tratado sobre Derecho Penal impedir que los asilados realicen en
Internacional (Montevideo 1889) su territorio actos que pongan en
peligro la paz pública de la Nación
contra la cual han delinquido.

Artículo 17

El reo de delitos comunes que se


asilase en una Legación deberá ser
entregado por el jefe de ella a las
autoridades locales, previa gestión del
Ministerio de Relaciones Exteriores,
cuando no lo efectuase
espontáneamente.
Artículo 1

Los Estados contratantes convienen


en entregarse mutuamente, de
acuerdo con lo que se estipula en este
Acuerdo, los individuos que
procesados o condenados por las
autoridades judiciales de cualquiera
de los Estados contratantes, como
autores, cómplices o encubridores de
alguno o algunos de los crímenes o
delitos especificados en el artículo 2º,
dentro de la jurisdicción de una de las
partes contratantes, busquen asilo o
Acuerdo sobre Extradición se encuentren dentro del territorio de
(Caracas 1911) una de ellas. Para que la extradición
se efectúe, es preciso que las pruebas
de la infracción sean tales, que las
leyes del lugar en donde se
encuentren el prófugo o enjuiciado,
justificarían su detención o
sometimiento a juicio, si la comisión
tentativa o frustración del crimen o
delito se hubiese verificado en él.

Artículo 13
Cuando la persona reclamada lo es a
la vez por varios Estados, la
prevención determinará la
preferencia, a no ser que la Nación del
asilo esté obligada por un Tratado
anterior a dar la preferencia de un
modo distinto.

Artículo 18

Fuera de las estipulaciones del


presente Acuerdo, los Estados
signatarios reconocen la institución de
asilo, conforme a los principios del
Derecho Internacional.
Artículo 1

No es lícito a los Estados dar asilo en


Legaciones, navíos de guerra,
campamentos o aeronaves militares,
a personas acusadas o condenadas
por delitos comunes ni a desertores
Convención sobre Asilo (La de tierra y mar. Las personas
Habana 1928) acusadas o condenadas por delitos
comunes que se refugiaren en alguno
de los lugares señalados en el párrafo
precedente deberán ser entregadas
tan pronto como lo requiera el
gobierno local. Si dichas personas se
refugiaren en territorio extranjero la
entrega se efectuará mediante
extradición, y solo en los casos y en la
forma que establezcan los respectivos
Tratados y Convenciones o la
Constitución y leyes del país de
refugio.
1.3. CONCEPTO DE DERECHO DE ASILO

El Derecho de asilo es un derecho internacional de los derechos humanos, que


puede disfrutar cualquier persona fuera de su país de origen en caso
de persecución política.

1.3.1. DEFINICIONES DE ASILO

La palabra asilo proviene del latín asylum para significar "sitio inviolable", esto
es, un lugar privilegiado de refugio para los perseguidos; en una tercera
declinación denota "amparo, protección, favor".

Por otro lado, el asilo político es la protección que un Estado concede a los
perseguidos por motivos políticos. EGYDIO REALE afirma que la noción de asilo
es tan vieja como la humanidad y TORRES GIGENA señala que el asilo se
origina en una acción instintiva del individuo, necesidad biológica, de buscar
amparo para salvar la vida o la libertad. La figura del asilo se refiere a una
práctica mediante la cual un Estado garantiza la protección, el amparo y la
asistencia de aquellas personas que han huido de su país de origen por diversas
razones, generalmente relacionadas con la violación de uno o varios de sus
derechos fundamentales.

El derecho de asilo consiste en la concesión que hace un Estado a un individuo,


sin distinción de nacionalidad, de quedar exento de la jurisdicción local o
territorial cuando dicho individuo, arriesgando su vida o su libertad, con ocasión
de ser perseguido o de haber cometido un delito político o uno común conexo
con él, busca protección en una Embajada, Legación, campamento militar,
buque de guerra o aeronave militar de un Estado extranjero o se refugia en el
territorio de este último, el cual, de acuerdo con su sistema jurídico o por tradición
de esta última naturaleza, otorga dicho asilo o refugio.
1.3.2. Características del asilo

 Se exige de los países que se reciba en algún lugar a las personas que huyen
de la situación persecutoria. El principio de no devolución, incluido en el
artículo 33 de la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados de 1951,
prohíbe situar al refugiado, ya sea por expulsión o devolución, en las fronteras
de territorios donde su vida o libertad corre peligro por causas de raza,
religión, nacionalidad, etc.

 Implica que cada solicitante tenga acceso a procedimientos justos y efectivos


para la evaluación de las solicitudes. Mientras se tramita una solicitud de asilo
y se toma una decisión, la persona tiene derecho a no ser devuelto al país
donde su vida, libertad o seguridad corran peligro.

 Derecho de las personas a permanecer en el país de nacionalidad,


garantizando los instrumentos internacionales sobre derechos humanos. La
Convención Americana dispone que nadie puede ser expulsado del territorio
del Estado del cual es nacional. Asimismo, toda persona tiene derecho a no
ser desplazado, pero también tiene derecho a desplazarse libremente y elegir
su lugar de residencia.

 Derecho de salir de cualquier país, incluyendo del suyo propio. Este derecho
se vincula con el derecho de buscar asilo. El derecho de salir de cualquier
país no es absoluto, pero la limitación sólo puede ser impuesta en virtud de
una ley para prevenir infracciones penales o para proteger la seguridad
nacional o el orden público, la moral o la salud públicas o los derechos y
libertades de los demás.
1.4. NATURALEZA JURIDICA

1.4.1. PRINCIPIO FUNDAMENTAL DE DERECHO DE ASILO

El principio de no devolución (en francés, non-refoulement) es un principio


fundamental del derecho internacional que prohíbe al país que
recibe refugiados, devolverlos a un país en el que correrían el riesgo de ser
perseguidos por «raza, religión, nacionalidad, pertenencia a un grupo social
particular u opinión política».

A diferencia del asilo político, que se aplica a aquellos que pueden demostrar un
temor de persecución realmente fundado sobre un categoría determinada de
personas, el principio de no devolución se refiere a la repatriación genérica de
personas, incluidos los refugiados en zonas de guerra y otros tipos
de desastres locales. Es un principio del derecho consuetudinario internacional,
ya que se aplica a los estados que no forman parte de la Convención sobre el
Estatuto de los Refugiados de 1951 o el Protocolo de 1967 de esa convención.
También es un principio de la ley de tregua de los derechos de las naciones.
Es discutible si la no devolución es una Ius cogens (norma autoritaria) del
derecho internacional. De ser así, el derecho internacional no permite hacer
excepciones por ningún motivo o bajo ninguna circunstancia. El debate sobre
este asunto se reavivó tras los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001
en los Estados Unidos, al igual que después de los ataques recientes en Europa.

1.4.2. EJEMPLOS DE VIOLACION DEL PRINCIPIO DE NO DEVOLUCION

La repatriación forzada de 45.000 refugiados


camboyanos de Tailandia en Prasat Preah Vihear el 12 de junio de 1979 se
considera un ejemplo clásico de devolución. Los refugiados, a punta de pistola,
fueron obligados a cruzar la frontera y a atravesar una gran pendiente que
llevaba a un campo de minas. Los que se negaron fueron fusilados por soldados
tailandeses. Aproximadamente unos 3.000 refugiados murieron.

Las acciones de Tanzania durante el genocidio de 1994 en


Ruanda presuntamente han violado el principio de no devolución. Durante la
cumbre de la crisis cuando los flujos de refugiados alcanzaron el nivel de «éxodo
masivo» y el gobierno de Tanzania cerró sus fronteras a un grupo de más de
50.000 refugiados ruandeses que huían de la violencia genocida.

En 1996, antes de que Ruanda alcanzase el nivel adecuado de estabilidad,


alrededor de 500.000 de refugiados fueron devueltos a Ruanda desde el Zaire.
Una de las áreas más problemáticas de derecho y más debatidas en los círculos
signatarios es la interpretación del artículo 33 el Convenio 1951 relativo a la
situación de los refugiados. La interdicción de buques potentes que transportan
refugiados en alta mar ha sido una práctica común del gobierno de los Estados
Unidos, concretamente, planteando la cuestión de si el artículo 33 requiere que
un refugiado esté dentro de un país o simplemente dentro del poder de un país
para provocar el derecho en contra de la devolución.

El gobierno australiano ha sido acusado por la ACNUR y más de 50 juristas


australianos de violar el principio de no devolución, al deportar a 41 refugiados
tamiles y cingaleses a la armada de Sri Lanka en junio o julio de 2014, como
parte de la política de protección de fronteras e inmigración Operación Fronteras
Soberanas. En septiembre de 2014 esta acción fue seguida por un proyecto de
ley presentado en el Parlamento australiano que eliminaría las obligaciones de
no devolución de Australia, y buscó reinterpretar las obligaciones del tratado
Internacional de Australia.
1.4.3. EL ASILO COMO FACULTAD DE LA LEGACIÓN:
En opinión de algunos autores, la legación tiene el derecho de asilar, y como
dueño de este derecho puede ejercerlo o no según le parezca, es decir, la
legación tiene el derecho de asilar, pero no la obligación de asilar al perseguido.

Esta posición se basa en dos consideraciones:

* Consideraciones de índole política:


Como el derecho de asilo tiene un fin humanitario de protección de vidas y
libertades; tampoco es justo que un asilo sea origen de complicaciones
diplomáticas de situaciones enojosas, que el diplomático puede ahorrarle a su
país con sólo rechazar o desviar a tal o cual perseguido.

* Consideraciones de Orden Jurídico:


Si el diplomático asilante es quien califica al perseguido decidiendo si tiene
derecho o no a ser asilado, es evidente, sostienen algunos autores, que el
diplomático también tiene derecho de admitirlo o no. Este argumento estriba en
que si obligamos a la legación a dar asilo a quien lo solicita, la legación puede
eludir este deber con sólo calificar al perseguido de tal modo que no tenga
derecho a asilarse.

1.4.4. EL ASILO COMO DERECHO DEL HOMBRE:

Para otros autores, en cambio, el hombre tiene derecho de asilarse; por lo tanto,
cuando el hombre reclama ese derecho, la legación solicitada tiene el deber de
asilarlo, no puede rechazar al perseguido, le convenga o no.

De conformidad con esta segunda opinión, las legaciones tienen el deber de


asilar, y no la simple facultad de asilar. Esta posición ha logrado una expresión
jurídica concreta. Siempre se sostuvo que el asilo era una institución humanitaria;
que el diplomático concedía el asilo por un deber de humanidad; y que el Estado
territorial debía respetar y tolerar el asilo por humanidad. Todo esto significa que
aunque los hombres no tuvieran el derecho positivo, legislado, de disfrutar de un
asilo cuando eran perseguidos, el diplomático debía conceder el asilo cuando le
fuere solicitado. Si el diplomático negaba el asilo, cometía un acto de
inhumanidad.
1.5. DERECHO COMPARADO

¿Por qué es una buena práctica? El derecho de solicitar y recibir asilo es


decretado al más alto nivel en el
ordenamiento jurídico de un país.
PAISES FUENTE

Artículo 29 de la Constitución Política.


(2009)

I. Se reconoce a las extranjeras y


los extranjeros el derecho a pedir
y recibir asilo o refugio por
BOLIVIA persecución política o ideológica,
de conformidad con las leyes y los
tratados internacionales.

II. Toda persona a quien se haya


otorgado en Bolivia asilo o refugio
no será expulsada o entregada a
un país donde su vida, integridad,
seguridad o libertad peligren. El
Estado atenderá de manera
positiva, humanitaria y expedita
las solicitudes de reunificación
familiar que se presenten por
padres o hijos asilados o
refugiados.

Artículo 4 de la Constitución Política (1988):

La República Federativa de Brasil se rige


en sus relaciones internacionales por (…) la
BRASIL concesión de asilo político. Parágrafo
único: La República Federativa del Brasil
buscará la integración económica, política,
social y cultural de los pueblos de América
Latina, con vistas a la formación de una
comunidad latinoamericana de naciones.

BOLIVIA Artículo 36 de la Constitución Política


(1991): Se reconoce el derecho de asilo en
los términos previstos en la ley.
1.6. CLASIFICACION DEL DERECHO DE ASILO

ASILO POLÍTICO

El asilo político es el derecho que tiene una persona a no ser extraditado de un


país a otro que lo requiere para juzgarle por delitos políticos. Cuando el asilo
político se concede a personas que se encuentran en lugares que por las
convenciones diplomáticas se consideran una extensión del territorio nacional,
tales como la sede de embajadas o consulados, la residencia del embajador o
los buques de guerra anclados en puertos extranjeros, se lo denomina asilo
diplomático.

1.6.1. RESEÑA HISTORICA

La institución del asilo tiene una larga trayectoria histórica. Surgió como un asilo
de carácter religioso, que amparaba a los delincuentes. Al principio estaba
destinado a favorecer a los delincuentes comunes y no a los políticos, puesto
que se consideraban los más graves, ante los cuales no reconocía obstáculo la
ira del gobernante. En cambio, con la Reforma se produjo una inversión:
desapareciendo el asilo para los delincuentes comunes y en su lugar, subsistió
el asilo para los políticos que son perseguidos por sus ideas. En la antigüedad,
la Edad Media y más adelante, los templos eran los lugares de asilo, pero en la
época moderna, solamente se considera como asilo el territorio del Estado
extranjero.

Con la tesis de extraterritorialidad de las Embajadas y Legalizaciones de Grocio,


se consideraba que el asilo diplomático era un corolario del asilo brindado por el
territorio extranjero por lo que el perseguido quedaba asilado, no sólo si lograba
escapar a territorio extranjero, sino también si obtenía asilo en la Legalización o
Embajada de un país extranjero. Hoy puede decirse que el derecho de asilo
diplomático para los perseguidos políticos no es una institución reconocida por
el derecho internacional general de base.

1.6.2. EX – PRESIDENTES ASILADOS

- Gustavo Rojas Pinilla, expresidente de Colombia recibió asilo en República


Dominicana en 1957.

- Héctor J. Cámpora, expresidente de Argentina recibió asilo en México en 1976.

- Alan García, expresidente de Perú recibió asilo en Colombia en 1992.


ASILO HUMANITARIO

El asilo humanitario es la práctica de ciertas naciones de aceptar en su suelo


a inmigrantes que se han visto obligados a abandonar su país de origen debido
al peligro que corrían por causas raciales, religiosas, guerras, guerras
civiles, catástrofes naturales, hambrunas, etc.

En su significado moderno, asilo es el lugar en el que las personas perseguidas


por motivos políticos encuentran inmunidad contra la prisión y reciben protección
contra un peligro inminente. Los refugiados se ven forzados a huir porque no
disponen de la suficiente protección por parte del gobierno de su propio país.

Francia, Canadá y Estados Unidos han concedido el estatuto de refugiadas a


mujeres que han sufrido mutilaciones sexuales o que correrían el riesgo de
sufrirlas si permanecieran en sus países de origen y España lo ha concedido a
personas homosexuales perseguidas por sus preferencias sexuales, Chile ha
recibido a personas provenientes desde Haití, Venezuela y territorios
"palestinos".

Las legislaciones y jurisprudencias nacionales difieren ampliamente en el


alcance del derecho de asilo. Sin embargo, los acuerdos internacionales de los
que forma parte cada Estado siempre prevalecen sobre el derecho interno, y
esto, en todos los casos. Ciertos países desarrollados han establecido una cuota
de refugiados a los que están dispuestos a conceder asilo, generalmente como
resultado de un conflicto armado en curso.

Bajo la Convención sobre Refugiados de 1951 y el Protocolo de 1967 de


acuerdo con estos compromisos contraídos internacionalmente, las naciones
están obligadas a conceder asilo humanitario y no pueden ni deben devolver por
la fuerza a un refugiado a su país de origen por el peligro que le significa. A pesar
de todas estas convenciones a veces son pasadas por alto.

El Día Mundial del Refugiado se celebra el 20 de junio. Fue establecido en el año


2000 por una resolución especial de la Asamblea General de las Naciones
Unidas. Anteriormente, el 20 de junio era el Día del Refugiado Africano.
CAPITULO II

2. DERECHO DEL REFUGIADO

El Derecho de los refugiados es la rama del derecho internacional, que trata


sobre los derechos y la protección de los refugiados, pero diferente de
los derecho internacional de los derechos humanos y derecho internacional
humanitario, que tratan respectivamente de derechos humanos, en general, y la
conducción de la guerra en particular.

2.1. ORIGEN DEL DERECHO AL REFUGIO INTERNACIONAL

La idea o concepto que una persona que buscaba refugio en un lugar sagrado
no podía ser capturado sin sanción divina era ya familiar entre los
antiguos griegos y egipcios. Aun así, el derecho a buscar asilo en una iglesia o
cualquiera otro lugar sagrado fue codificado por primera vez en el año 600.
Durante la Edad Media se dictaron leyes similares en todo Europa. El concepto
de exiliado político, bastante relacionado.

El término refugiado a menudo es aplicado con efectos retroactivos a grupos que


se encuentran en situaciones delimitadas por la convención de 1951. Durante
las Guerras balcánicas de 1912-1913 unas 800 000 personas tuvieran que
abandonar su hogar. Algunos de estos grupos fueron considerados oficialmente
como refugiados después de la Primera Guerra Mundial.

2.1.1. Sociedad de Naciones (SDN)


La primera coordinación internacional sobre los refugiados llegó con el
nombramiento por parte de la Sociedad de Naciones del primero Alto
Comisionado para los Refugiados. Esta Comisión fue creada el 1921 para ayudar
al casi un millón y medio de refugiados provocados por la Revolución Rusa y la
siguiente guerra civil (1917-1921), muchos de ellos aristócratas huyendo del
gobierno comunista.

2.1.2. Segunda Guerra Mundial y la UNRRA


El conflicto y la inestabilidad política durante la Segunda Guerra
Mundial provocaron grandes cantidades de emigrados forzados (veáis la
evacuación y expulsión durante la Segunda Guerra Mundial). Al acabar la guerra
había a Europa más de 400 millones de refugiados.
En 1943, los Aliados crearon la Administración de Socorro y Rehabilitación de
las Naciones Unidas (UNRRA) para proporcionar ayuda a las zonas liberadas de
las potencias del Eje, incluyendo partes de Europa y China. Esto incluía el
regreso de más de siete millones de refugiados, comúnmente conocidos como
personas desplazadas, a su país de origen y el establecimiento de campamentos
de personas desplazadas para un millón de refugiados que se negaban a ser
repatriados.

2.1.3. ESTABLECIMIENTO DEL ACNUR


El ACNUR proporciona protección y asistencia no sólo a los refugiados, sino
también a otras categorías de personas desplazadas o necesitadas. Estos
incluyen los solicitantes de asilo, los refugiados que han vuelto a casa pero que
todavía necesita ayuda en la reconstrucción de sus vidas, las comunidades
civiles locales directamente afectadas por los movimientos de los refugiados, los
apátridas y los llamados desplazados internos (IDP). Los desplazados internos
son los civiles que se han visto obligados a huir de casa suya, pero que no han
llegado a un país vecino y, por lo tanto, a diferencia de los refugiados, no están
protegidos por el derecho internacional y los puede resultar difícil de recibir
cualquier forma de asistencia. A medida que la naturaleza de la guerra ha
cambiado en las últimas décadas, con más y más conflictos internos en vez de
guerras entre Estados, el número de desplazados ha aumentado de manera
significativa a una estimación de 5 millones de personas en todo el mundo.
3. CONCEPTOS

Es la institución mediante la cual una persona abandona el país del cual


es nacional, por razones de temor fundado a ser perseguido no sólo por
motivos políticos sino también por raza, religión, o condición social y está
imposibilitado de regresar a su país, por cuanto su vida e integridad física
corren peligro.

“Un refugiado es aquel que “debido a fundados temores de ser perseguido


por motivos de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a un determinado
grupo social u opiniones políticas, se encuentre fuera del país de su
nacionalidad y no pueda o, a causa de dichos temores, no quiera
acogerse a la protección de su país; o que careciendo de nacionalidad y
hallándose, a consecuencia de tales acontecimientos fuera del país donde
antes tuviera su residencia habitual, no pueda o, a causa de dichos
temores no quiera regresar a él”.

3.1. Derechos de los solicitantes de la condición de refugiado.

De conformidad con la Convención de 1951 y el Protocolo de 1967 sobre el


Estatuto de los Refugiados, son derechos de los solicitantes de la condición de
refugiado y su núcleo familiar básico, los siguientes:

1. El “no rechazo” en la frontera o puesto de entrada al país.

2. La no sanción por ingreso al país en forma irregular.

3. La prohibición de expulsión y devolución (non-refoulement) al país en


donde se suscitan los hechos que le obligan a solicitar protección
internacional.

4. La permanencia legal dentro del territorio nacional bajo la condición de


solicitante.

5. Derecho a acceder a la atención de salud, educación y vivienda.

6. Cualesquiera otros derechos establecidos en la Convención de 1951, y el


Protocolo de 1967 sobre el Estatuto de los Refugiados.
3.2. Deberes de los solicitantes de la condición de refugiado y las personas
refugiadas.

Son deberes de los solicitantes de la condición de refugiado y personas


refugiadas, además de lo establecido en la Convención de 1951 y el Protocolo
de 1967 sobre el Estatuto de los Refugiados, la Constitución Política y las Leyes
de la República de Panamá, los siguientes:

1. Atacar las leyes y reglamentos del país y respetar el orden público.

2. Acatar las decisiones de la ONPAR o la CONARE, según sea el caso.

3. Portar en todo momento su documento de identificación vigente como


saliente de la condición de refugiado o refugiado.

4. Informar a la ONPAR la ubicación de su lugar de residencia y de trabajo,


así como cualquier cambio que ocurra en estos.

5. Informar a la ONPAR y a las autoridades competentes, de la marca


prevista en este Decreto Ejecutivo y en forma inmediata, la pérdida o robo
de su documento de identificación.

3.2.1. LA PROTECCION SUBSIDIARIA

La protección subsidiaria es el dispensado a las personas de otros países y a los


apátridas que, sin reunir los requisitos para obtener el asilo o ser reconocidas
como refugiadas, pero respecto de las cuales se den motivos fundados para
creer que si regresasen a su país de origen en el caso de los nacionales o, al de
su anterior residencia habitual en el caso de los apátridas, se enfrentarían a un
riesgo real de sufrir alguno de los daños graves previstos, y que no pueden o, a
causa de dicho riesgo, no quieren, acogerse a la protección del país de que se
trate.
4. NATURALEZA JURÍDICA DEL DERECHO DEL REFUGIADO

4.1. Convención sobre el Estatuto de los Refugiados (1951)

Este fue el primer acuerdo internacional que cubrió los aspectos más importantes
de la vida de los refugiados. En éste se explicó con detalle un conjunto de
derechos humanos que deberían al menos ser equivalentes a las libertades que
gozan los extranjeros que viven de modo legal en un país dado y en muchas
ocasiones a las de los ciudadanos de dicho Estado.

Reconoció el alcance internacional de la crisis de los refugiados y la necesidad


de la cooperación internacional, en la que se incluye la repartición de las cargas
entre los Estados para enfrentar el problema. Hasta el 1 de octubre de 2002, 141
países habían ratificado la Convención de los Refugiados. La Comisión Nacional
para los Refugiados es la única autoridad gubernamental que coordina la política
de protección y asistencia a los refugiados.

4.1.1. Elementos fundamentales del refugio

 No devolución y no expulsión.
 No sanción.
 Derecho a la unidad familiar.

4.1.2. Casos en lo que no está contemplado el reconocimiento de la


condición de refugiado o refugiada. –

Según el artículo 9 de la Ley Orgánica sobre Refugiados o Refugiadas y Asilados


o Asiladas, no será reconocido como refugiado a las personas que:

 Hayan cometido delitos contra la paz, crímenes de guerra o contra la


humanidad.
 Estén incursos en delitos comunes cometidos fuera del país de refugio.
 Sean culpables de actos contrarios a las finalidades y a los principios de
la ONU.
4.1.3. Causas de Persecución
Las causas de persecución deben coincidir con uno de los cinco puntos
siguientes que figuran en el Artículo 1 A (2) de la Convención de los Refugiados:
raza, religión, nacionalidad, pertenencia a un grupo social determinado u
opiniones políticas. Cuando el motivo de la persecución sea diferente, no se
tendrá en cuenta.

 Raza: se emplea en el más amplio sentido e incluye a los grupos étnicos y a


los grupos sociales con ancestros comunes.

 Religión: también se emplea en un amplio sentido. Incluye la identificación


con un grupo que tiende a compartir creencias o tradiciones comunes, así
como la práctica activa de una religión.

 Nacionalidad: incluye la ciudadanía de las personas. A la persecución de los


grupos étnicos, lingüísticos y culturales dentro de una población también se
la considera como persecución basada en la nacionalidad.

 Grupo social determinado: se refiere a las personas que comparten


antecedentes, costumbres o posición social comunes. Por lo general, esta
categoría comparte elementos con la persecución basada en alguno de los
otros cuatro puntos. Esta categoría se ha aplicado a las familias de los
capitalistas, terratenientes, homosexuales, empresarios y antiguos miembros
de las fuerzas militares.

 Opiniones políticas: se refiere a ideas que las autoridades no toleran, entre


las que se incluyen las opiniones que enjuician los métodos y políticas
gubernamentales. Incluye las opiniones atribuidas a las personas (por
ejemplo, cuando las autoridades creen que una persona profesa determinada
opinión) aún en el caso de que dicha persona no piense así. Las personas
que no han expresado sus opiniones políticas antes de huir del país podrían
ser elegibles para el refugio si pueden demostrar la posibilidad de que cuando
regresen a su patria los van a perseguir debido a sus opiniones.