Está en la página 1de 3

¿Qué es el Evangelio?

La palabra Evangelio literalmente significa “buenas nuevas” en el plan que Dios ha


diseñado para salvar a los humanos pecadores de la separación eterna de él.
¿Qué es el Evangelio? Las malas nuevas.
Todos somos pecadores. La biblia presenta un mensaje claro y coherente de que
todas las personas han pecado. Por cuantos todos pecaron y están destituido de la
gloria de Dios.
Significa que hemos quebrantado el estándar que Dios nos ha puesto.
A consecuencia de la caída en el pecado en el hurto del Edén, cada pasiones y
carne nosotros no buscamos a Dios el castigo por el pecado es la muerte. Más la
dádiva de Dios es vida eterna. En cristo Jesús nuestro. Cuál es la paga es el dinero
y se paga o se recibe por un trabajo o servicio en otras palabras es lo que usted se
merece, lo que usted se gana. Romanos 623 la muerte es la paga por nuestros
pecados, es que merecemos morir, vivir se parados de Dios para siempre.
¿Qué es el Evangelio? Las buenas nuevas.
Ya que no hay forma de que podamos ganarnos de nuevo la aceptación de Dios, la
biblia dice que Él vino a nosotros estas son las buenas nuevas el Evangelio.
Cristo murió por usted Romano 5:8 dice más Dios muestra su amor para con
nosotros en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.
La biblia dice que aunque merecemos la pena de muerte, por nuestros pecados
Jesús pagó el castigo, él murió en lugar nuestro. Tres días después Jesús resucitó
entre los muertos, demostrando que el pecado había sido conquistado.
Usted puede ser salvo a través de la fe en cristo Efesios 2:8-9 porque por gracias
sois salvos por medio de la fe y esto no de vosotros pues es don de Dios no por
obras para que nadie se gloríe podemos confiar en Jesús para perdonarnos y
darnos vida eterna en vez de muerte eterna.
Resumen.

1) Dios nos creó para su gloria:


«Trae a mis hijos desde lejos y a mis hijas desde los confines de la tierra, a todo el
que es llamado por mi nombre y a quien he creado para mi gloria» (Isaías 43:6-7).
Dios nos creó a todos a su propia imagen para que proyectemos esa imagen, o
reflejemos su carácter y belleza moral.

2) Todo ser humano debería vivir para la gloria de Dios:

"Entonces, ya sea que comáis, que bebáis, o que hagáis cualquier otra cosa,
hacedlo todo para la gloria de Dios" (1 Corintios 10:31). La manera en que podemos
vivir para la gloria de Dios es amándolo (Mateo 22:37), confiando en él (Romanos
4:20), dándole gracias (Salmo 50:3) y obedeciéndole (Mateo 5:16). Cuando
hacemos estas cosas reflejamos la gloria de Dios.

3) Todos hemos pecado y ninguno puede alcanzar la gloria de Dios:


«Por cuanto todos pecaron y no alcanzan la gloria de Dios» (Romanos 3:23). «Pues
aunque conocían a Dios, no le honraron como a Dios ni le dieron gracias… y
cambiaron la gloria del Dios incorruptible por una imagen» (Romanos 1:21-23).
Ninguno de nosotros amó a Dios, ni confió en él, ni le agradeció, ni le obedeció
como debía.

4) Todos nosotros merecemos castigo eterno:


«Porque la paga del pecado es muerte (eterna), pero la dádiva de Dios es vida
eterna en Cristo Jesús Señor nuestro» (Romanos 6:23). Aquellos que no
obedecieron al Señor Jesús «sufrirán el castigo de eterna destrucción, excluidos de
la presencia del Señor y de la gloria de su poder» (2 Tesalonicenses 1:9). «Y estos
irán al castigo eterno, pero los justos a la vida eterna» (Mateo 25:46).

5) En su gran misericordia, Dios envió a su único Hijo Cristo Jesús para darle a los
pecadores un camino a la vida eterna:
«Porque de tal manera amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que
todo aquel que cree en Él, no se pierda, mas tenga vida eterna» (Juan 3:16). «Cristo
nos redimió de la maldición de la ley, habiéndose hecho maldición por nosotros»
(Gálatas 3:13). «Porque también Cristo murió por los pecados una sola vez, el justo
por los injustos, para llevarnos a Dios.
La vida eterna es un regalo gratuito para todos aquellos que confían en Cristo como
Señor y Salvador.

"Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo" (Hechos 16:31). "Si confiesas con tu
boca a Jesús por Señor, y crees en tu corazón que Dios le resucitó de entre los
muertos, serás salvo" (Romanos 10:9). "Por gracia habéis sido salvados por medio
de la fe, y esto no de vosotros, sino que es don de Dios, no por obras, para que
nadie se gloríe" (Efesios 2:8). "Con Cristo he sido crucificado, y ya no soy yo el que
vive, sino que Cristo vive en mí; y la vida que ahora vivo en la carne, la vivo por fe
en el Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí" (Gálatas 2:20).

Procurando el poder de Hechos 1:8 con usted,