Está en la página 1de 57

Doxa

International University
Compendio Integrativo
Teología- Psicología
Manual preparado especialmente para alumnos de Doxa
Tarea:

1. Lea este Manual

2. Associate (Tecnicatura) y Bachelor (Licenciatura) Responden preguntas al final del Manual.

3. Describir lo que usted entiende de los apéndices al final. (Solo para clases en vivo del manual
impreso)

4. Master y Doctorado: Además de trabajar puntos 1a 3 por cada capítulo busque en Internet o libro
(dando referencias donde encontró) y amplíe los conceptos de 3 temas de este manual escribiendo
en forma personal lo hallado, (no copiar y pegar de Internet, debe elaborarlo en sus palabras)
Poner referencias donde lo encontró.

Copyright © 2006 Doxa Internacional University. Por publicaciones FRL, Perú


Terminantemente prohibida la copia total o parcial, o enseñanza del contenido en cualquiera de sus formas sin previa
autorización.
2
PRIMERA PARTE

CONCEPTOS SOBRE LA INTEGRACIÓN PSICOLOGÍA - TEOLOGÍA

El hombre como ser creado necesita volver a Dios, en él existe el vacío y es llenado
solo por su Creador. Diseñado así a propósito para que haya entendimiento en él que
necesita volver a su Creador.

El Propósito de Dios es real en el ser humano y al estar conectado con él en su


dirección hará lo que se proponga. Lo moldeará hasta que lo vea como le diseñó. Con
el fin que traiga el fruto que será causado por estar en la misma frecuencia con su
Creador.

Dios es dueño de todo el oro y la plata, tenemos toda sus promesas, solamente
necesitamos conocer la palabra contenida en la Biblia, esa palabra que viene de él, a
nuestro corazón y regresa a El pero lleva fruto, como producto de su efecto en la vida
del que la recibe.
La falta de Fe y Obediencia hace que continuemos en ese círculo lejano de no recibir ni
producir; pero somos parte del cuerpo de Cristo. Por lo tanto debemos permanecer
en constante crecimiento en la palabra para una relación integral con Dios.

Necesitamos que nuestro espíritu, alma y cuerpo completos sean íntegros para
Dios. Para ello ha inspirado a hombres y mujeres santos para comunicarnos su
Palabra; A través de la cual revela su corazón y deseo para el ser creado.
Necesitamos entonces que estudiar la palabra y escudriñarla con verdadero interés
de ser bendecidos, en ella encontraremos un nuevo modo de conducta que será
resultado de la relación continúa con Dios nuestro Padre el gran proveedor. Es de
mucha importancia lo que sepamos de Dios ya que afecta nuestra conducta; Sabiendo
su origen.
Por lo tanto el ser humano deberá revisar su manual ya que al conocerlo encontrará lo
que puede hacer para desarrollarse con una Integración Completa. Todo ello esta en la
Palabra que es la Verdad de Dios dirigida a su Creación.

I. ACTITUD ADECUADA FRENTE A LA INTEGRACIÓN

No podemos descartas las herramientas que nos sido han provistas para el buen
desarrollo del ser humano.
La Psicología, tiene su propio lugar en cada caso de acuerdo a sus disciplinas bien
aplicadas. No saldrá defraudado ninguna persona que acuda a ella en su debido
momento, ocasión y demanda de necesidad.
La Teología, describe las diferentes maneras cómo Dios opera a través de su
revelación con el hombre a través de la Biblia, dada al ser humano para que
comprenda su plan y propósito. Es el medio que es utilizado para dar ese
conocimiento.
Juntas la Teología y Psicología son las más poderosas fuentes de ayuda para la
sociedad en la cual vivimos.

3
II. INTEGRACIÓN DE CONCEPTOS PSICOLÓGICOS Y TEOLÓGICOS

En esta sección se observarán conceptos Psicológicos (PSI) y Teológicos (TEO)


que serán vistos a la par, demostrando cómo el concepto Teológico ayuda a
completar el Psicológico.

1. Autoestima (PSI) Vs. Elección (TEO)


Cuando una persona no tiene el valor propio en su verdadero lugar pierde por
completo el enfoque del porque de su existencia.
Es de sumo cuidado que cada uno sepa y comprenda en su totalidad que tiene
Valor, por Dios su creador antes que nada y ese valor propio le llevara a ejercer la
Elección en su caminar.
Elección es muy importante para que cada quién puede desarrollarse, sin ella tiende
a morir poco a poco aún viviendo.
Las técnicas ofrecidas son muy valiosas para ayudar a dicha persona a comprender
acerca de su Autoestima. El aceptarse a sí mismo tal como es, con el deseo de
ejecutar mejoras en la medida que se avanza en la diario vivir.
La elección de Dios más allá de los aspectos del hombre: Elegidos para Manifestar a
Dios mismo en nosotros así que tenemos el privilegio de Representarle a El mismo
en la tierra.
“En amor habiendo sido predestinados; para ser adoptados hijos suyos por medio de
Jesucristo. Según el puro afecto de su voluntad”. (Efesios 1:5).

2. Verdad (PSI) Vs. Llamamiento (TEO)


La verdad presentada será necesaria de una manera que la persona al ser
confrontada vea su realidad y darle la solución a la luz de la palabra viendo la parte
que Dios puso en cada uno para apoyarse y ayudarse.
Indudablemente que involucra la participación del individúo cosa que será necesaria
para poder ser ayudado. La verdad de Dios después de haber sido expuesta atrae
al llamamiento de entrar en el caminar de su dirección, que aplicado a nuestras
vidas operará un cambio verdadero y genuino. La revelación de Dios para el ser
Humano deja en sí una guía correcta para que se establezca.
Ejemplo:
La Luz despeja las tinieblas de la vida de todo aquel que ha vivido en oscuridad.
“Lámpara es a mis pies tu Palabra y Lumbrera en mi camino”. (Salmos 119:105).
Juan 12:46 “Yo la Luz del mundo he venido para que, todo aquel que en Mí Crea
no permanezca en Tinieblas”. No se desarrolle en tinieblas; sinónimo de Ignorancia.
Lo que tiene a muchos en el estado en que se encuentran.

3. Nuevos Comienzos (PSI) Vs. Regeneración (TEO)


Nuevos comienzos implica tratar con en el desatenderse de las cosas del pasado
que no le permiten un desarrollo pleno.
Empezar de nuevo haciendo cambios con la asistencia y ayuda del Espíritu Santo.
Es allí el momento que la persona se da cuenta que necesita la intervención divina
sobre el asunto en cuestión. Es entonces que empieza hacer su gran obra y se
manifiesta con la regeneración que dará un resultado exitoso Todo lo que haya que
hacer incluyendo ajustes no serán con sacrificio humano sino con alegría porque

4
vendrá el reconocer que es Dios haciendo su obra interna en él y que luego con los
avances progresivos constantes se harán notar. Como resultado de Dios haber
quitado todo peso del pesado poniendo ahora lo que estaba fuera o ausente que era
lo que le hacia actuar de manera equivocada. Ahora la Naturaleza de Cristo ésta en
nosotros por lo tanto todos los cambios se harán con éxito en Él.
Colosenses 3:10-11 “Y revestidos del nuevo, el cual conforme a la imagen del que lo
creó, se va renovando hasta el conocimiento pleno,... sino que Cristo es el todo, y en
todos”. Cambiando lo que dañaba (lo incorrecto, lo equivocado) al ser humano.

4. Cambio (PSI) Vs. Conversiones (TEO)


Logros vendrán como consecuencia de haber aceptado empezar con nuevos
comienzos que traerán cambio; Lograr cosas nuevas no se consigue de la noche la
a mañana. Implicará recibir con Fe lo que se avecine en cada cambio en la vida. El
deseo de Dios manifestado en su palabra es que cada ser humano, avance en la
manera que produce en su ser, cosas para hacer: poniendo en el “ El deseo para
que ejecute lo que le ayudará a disfrutar por su misma cosecha.
El comprender lo que la palabra dice producirá cambios que se deberán ajustar de
acuerdo a lo que Somos en Cristo. Vendrá el cambio y se manifestara la conversión,
que es estar completamente convencidos; dicho en otras palabra se deberá
efectuar Una Mudanza de Vida. Dios trata con la persona que le deja a Él hacer Su
obra así que se necesita que la persona se involucre.
Cristo es quién producirá ese cambio a la medida que la persona quiera permitir el
gobierno de Dios en ella al hacer la palabra que se le presentará.
Filp.2:13 “Porque Dios es el que produce en nosotros el querer como el hacer según
su buena voluntad”. Ese es el deseo de Dios, el progreso en Su creación.

5. Libertad (PSI) Vs. Arrepentimiento (TEO)


Libertad.- Es renunciar a las cosas del pasado para comenzar de nuevo con los
principios de acuerdo a lo que la palabra explica que somos y tenemos en Dios; no
es algo fácil liberarnos ya que hay moldes establecidos en la persona, que hay que
ayudar a romper. Pero es necesario, ya que sin ello no se puede lograr la verdadera
libertad en la persona.
Arrepentimiento.- Es esencial al llevar a la persona a reconocer la condición de
separación de Dios que ha vivido sin Él ;ha estado fuera de Su gobierno y su vida
por ende ha caminado fuera de Su voluntad y conocimiento.
Cambiar de Dirección.- Es lo que implica el Arrepentimiento. Todo puede ser
totalmente diferente ahora a través de Jesucristo por Su sangre que nos limpia y nos
da acceso a su presencia, que ayuda a renunciar a todo aquello pecaminoso y
efímero, a tomar lo eterno, lo santo, su gran amor y sus planes concretos para cada
persona y ahora con su bendición ser libres del pecado.

6. Confiar (PSI) Vs. Fe (TEO)


Confiar en Dios: Es la certeza, será el motor que anime desde lo más profundo de
su ser. Confiar en que el Psicólogo pueda ayudar, es otro aspecto. La confianza, en
ambos casos, en la persona quién ayudara al asesorado y en Dios es totalmente
importante. Los hombres y mujeres que trabajan en el área de Psicología Cristiana
son vasos de honra que Dios usa y hay que confiar también en ellos. De alguna
manera se establece cierto grado de confianza en el consejero que es lo que ayuda
al asesorado a llegar y exponer su situación.

5
La palabra dice que “Dios colocó en la Iglesia a los miembros del cuerpo como él
quiso“ 1 Corintios 12:18. También se aplica a tantos consejeros que Dios utiliza hoy
en día, para ser bendición al Cuerpo de Cristo.
La fe en Cristo es algo que debemos cultivar, con el trato que se va estableciendo
con Él a través de Su palabra. Lo que tenemos que dejar claro es qué dice Jesús de
sí mismo para aquel que es asesorado y necesita ayuda.
Jesús dijo: “Aquel que pide, recibe. Al que cree, todo le es posible”. El creer en la
Obra que Jesús ha hecho en el individuo es importantísimo y se recibe por fe. Por
solo “creer”.

7. Pertenecer (PSI) Vs. Adopción (TEO)


La pertenencia es la seguridad más certera que tiene un cristiano y el saberse
adoptado por y a través de Jesucristo cambiará el concepto claro que una persona
haya ignorado por lo que no pudo antes andar en ellos.
Al encontrarlos lógicamente que somos hijos aceptos en el Amado. Se retira por
ejemplo: el espíritu de rechazo en el caso que lo hubiera. Ya que ese amor
inigualable llenará los vacíos que la persona haya sufrido.
Evidentemente la psicología secular fomenta el asunto de no aislarse y más bien
asociarse por el hecho que la compañía levanta el ánimo del otro y da seguridad de
ser parte de algo o muchos. Es muy bien conocido.
En el caso del consejero, establece de acuerdo a lo que dice Dios en Su palabra:
“Ahora ya no somos ajenos a Él sino que somos de Él”. Gálatas 4:4- 6. Hemos sido
Adoptados en Él por Su voluntad. Enfatizando que la razón de vivir está en la
persona al saberse protegida y aceptada por Su Creador.

8. Aceptarse (PSI) Vs. Justificación (TEO)


Aceptarse.- Involucra la parte del ser humano al recibirse tal como es cosa que es
a veces difícil después de rechazarse así mismo. Solo cuando la persona sabe la
Gran valía que tiene en Dios es que puede aceptarse.
Justificación.- Es lo que la obra de Cristo hizo por el hombre delante de Dios.
Limpiar su culpa y declararlo justo. Hacer justicia a alguien que merece juicio.
Verdaderamente lo que Cristo hizo es realmente difícil de explicar; pero tan real
como la existencia misma del ser humano.
La Terapia Secular aplica que la persona se acepte así tal como está.
En cambio la Terapia Cristiana aplica lo que la palabra de Dios dice en este tipo de
casos.
La Aceptación deberá implicar aceptar que en Cristo hay aceptación de la persona
que puede entrar según dice la palabra por la sangre del Cordero; después de recibir
el sacrificio de Cristo por esas debilidades y faltas. Al ser presentado el asesorado
delante de Dios ya le quitó aquellos defectos y hay un recibimiento en Dios
únicamente por su gran Amor dado a todo ser humano.
La Palabra muestra en Colosenses 1:21,22 “Y a vosotros, que en otro tiempo erais
extraños o ajenos en vuestra mente, ahora los ha aceptado en su cuerpo de carne
por medio de la muerte para presentaros santos y sin mancha e irreprensibles
delante de él”. La Palabra también nos enseña sobre la Justificación en Gálatas
2:16. Nosotros hemos sido Justificados por medio de Jesucristo, lo que se recibe por
la fe.
Romanos 15:7 dice: “Por tanto, recibios los unos a otros, como también Cristo nos
recibió, para la gloria de Dios”.

9. Crecimiento (PSI) Vs. Santificación (TEO)

6
Crecimiento.- Aumentar y desarrollar, acción de crecer y su efecto, proceso de
desarrollo.
Santificación.- Acción y efecto de santificar, dedicar a Dios una cosa o persona.
Representa que habrá avances en una persona; es relativo a ir madurando de
acuerdo a los principios de Dios que ha recibido en su vida; reconociendo que se
debe entrar en un proceso en donde deberán ser establecidas algunas bases y
fundamentos para que entonces se llegue a la parte grata de crecimiento, que traerá
como consecuencia del conocimiento ya establecido en el individuo, y como
resultado vivirá una vida en santificación. Se entiende que ya está en su vida
establecido que en Cristo hemos sido Justificados por Él mismo. En su gracia divina
lo estableció así. Ya no es de nosotros sino que es don de Dios y que nos toca
tomarlo para que sea parte integral y activa en nuestros principios de vida. Lo que
aumentará a la medida que vaya cambiando en el asesorado el deseo de
sumergirse más en Dios para su propio crecimiento. Gracias a eso, vendrá
enseguida una limpieza en todo su ser.

10. Madurez (PSI) Vs. Glorificación (TEO)


Madurez.- Estado del desarrollo completo de un fenómeno.
La madurez podemos decir que es donde se han superado conflictos o se ha
reconocido la necesidad de cambiar.
Glorificación.- manifestación de la gloria de Dios en una persona.
Se Trata de la superación que se ha venido dando después de la enseñanza previa
a la luz de la Palabra cuando ha sido instruido; se proyectará a todos los que
rodean a la persona. Esto es que la revelación escrita hace y logra.

¿Cuáles son Relevantes? ¿Cuáles se dejan fuera?

La Teología Bíblica demuestra que todos son importantes porque el terapeuta cristiano
utilizará las herramientas correctas para desarrollar su ministerio de ayuda para toda
necesidad. Siendo la palabra de Dios su guía práctica y la herramienta más completa
para asesorar ya que está bien completa de acuerdo al que diseñó al hombre de
manera perfecta.
Las relevantes: La Integración del hombre en Dios, su aceptación, aplicación y
progreso conductivo, y su avance aplicativo de manera progresiva.
La madurez constante y su fruto como manifestación de esa integración.
Se dejarán fuera: Todas aquellas que den crédito absoluto al hombre de no depender
de Dios como su fuente que todo lo llena, y hacer saber al hombre que es
autosuficiente y que no necesita de su Creador quien lo formó.
Siendo conscientes que necesitamos depender de Dios quien es la fuente de la vida, y
en Él estamos completos como dice el gran Apóstol Pablo.

7
SEGUNDA PARTE

DOCTRINAS CRISTIANAS DESDE LA TEOLOGÍA

(De gran utilidad para la orientación teológica adecuada en la consejería)

I. LA REVELACIÓN DIVINA
Se llama revelación divina a la comunicación sobrenatural de la verdad que Dios hace
al hombre. Sobrenatural es aquello que va más allá de los límites de la naturaleza o de
la razón.
Todo el que cree en la existencia de un Dios de sabiduría, poder y bondad infinitas,
debe admitir la posibilidad que se revele a los hombres de la manera que le plazca, a
fin de convencerlos y asegurarles que tal revelación proviene de Él.
Vemos la probabilidad de la revelación divina cuando consideramos, primero, que el
género humano en todos los tiempos ha confesado su necesidad de ésta; y en
segundo lugar, que sería extraño que un Padre jamás hablara a sus hijos. Algunos de
los filósofos más sabios, como Sócrates, expresaron sus esperanzas de ver semejante
revelación, mientras que los más ignorantes dieron crédito a fábulas necias. Esto
prueba que el alma humana tiene sed insaciable por un libro que le revele la verdad
religiosa. La mayor parte de primeras formas de paganismo se expresan por medio de
libros.

II. LA NECESIDAD
La necesidad de esta revelación se manifiesta en diferentes puntos de vista:
1. Las opiniones humanas no son una guía, suficiente para la vida ni una regla de
conducta, puesto que son diversas, y contradictorias

8
2. La razón humana es insuficiente, puesto que entre aquellos que profesan ser
guiados por ella, algunos, adoran al verdadero Dios, otros adoran sus obras, y
algunos mas, no adoran a Dios alguno, aunque durante las edades, han tenido el
mismo libro de la naturaleza y el mismo poder para crear sus propias reglas morales.
Aunque algunos filósofos llegaron a cultivar ideas sublimes acerca de Dios, la
mayoría de los paganos han estado sumergidos en la degradación moral, aún en los
días más espléndidos de la civilización greco-romana (Hechos 17:18-23; Romanos
1:18-23).

3. La ley de Dios, que es suficiente, puede conocerse a la perfección solamente


mediante revelación. De aquí que se necesite la revelación para proporcionar
móviles, adecuados para la virtud y la piedad.

4. El carácter moral de Dios, el modelo de toda la excelencia moral, no puede


discernirse enteramente por medio del mundo material, de la misma manera que no
puede discernirse el carácter moral del mecánico al observar la máquina que ha
manufacturado.

5. La condición moral de los paganos del tiempo del Nuevo Testamento es una prueba
de esta necesidad. Lo atestiguan los escritos sagrados, aunque se consideren
solamente como libros históricos (Romanos 1:21-31; 3:9-18; 1 Cor. 6:9-10; Efesios
2:2-3).

Los escritores paganos, atestiguan que los crímenes más atroces se apoyaban en
argumentos y ejemplos, de sus moralistas y filósofos. El infanticidio, el robo y los
crímenes contra la naturaleza, cuyos detalles no podemos mencionar, no solamente
fueron tolerados, sino aun inculcados por sus legisladores y celebrados por sus poetas.
Esto no hubiera sucedido si la opinión pública no lo hubiese consentido, y en cierta
manera, estimulado.

Sus religiones, aprobaban los vicios más crasos. En Corinto había un templo de
Venus con mil sacerdotisas que consagraban a los tesoros del templo el producto de
su degradación moral. A las doncellas se les enseñaba a concurrir con propósitos
deshonestos a un templo babilónico.

Sócrates, hizo de la moralidad el único tema de su filosofía, y sin embargo


recomendaba la adivinación, y personalmente fue adicto a la fornicación.

Platón, el gran discípulo de Sócrates, enseñó que era honorable mentir.

Séneca, el mejor ejemplo de la excelencia pagana, defendió la fornicación y


recomendó el suicidio, y al fin él mismo lo practicó.

Tal era la condición moral de los antiguos paganos, de la cual deducimos que el
hombre siente la necesidad de algo superior a la religión de la naturaleza.

La condición moral de los paganos de nuestros días es una prueba más de esta
necesidad. En algunas culturas se adoran a los demonios.

9
Los hindúes, reconocen un ser Supremo, pero jamás lo adoran. Sus escritos
estimulan en forma alarmante al suicidio, los sacrificios humanos y la incineración de
mujeres viudas.

Los chinos, queman papel dorado ante sus ídolos porque creen que se convierte en
dinero en el otro mundo, y que sirve a los espíritus de los difuntos pobres para pagar su
viaje al cielo

Los habitantes de Bengala, reconocen 330 millones de dioses, entre los que se
cuentan el mono, la serpiente, trozos de madera, etc. Ellos creen que cuando un
hombre muere se levantará de nuevo en la forma de gato, perro, lombriz, etc.

Los Tugs, de la India, asaltan y asesinan a los extranjeros en cumplimiento de sus


deberes religiosos. Su degradación moral va más allá de toda descripción. Poseen una
notable destreza para la calumnia y el engaño. A las mujeres se les desprecia desde el
momento en que nacen; y en algunas de sus tribus, las matan inmediatamente. Jamás
se les permite ningún tipo de educación o entrenamiento. Cuando el marido muere, la
viuda debe ser enterrada viva o quemada sobre la tumba del esposo.

III. LA REVELACIÓN ORAL Y ESCRITA

La revelación se presenta en dos formas: Oral y escrita. Oral quiere decir tradicional, o
tal como se trasmite por medio de la palabra hablada de una generación a otra

Tales fueron las revelaciones hechas a los patriarcas, y la longevidad peculiar a la


época sirvió para preservarlas con exactitud. Así llegaron estas verdades originales
hasta Moisés, quien bajo la dirección de Dios en el Sinaí, las escribió finalmente en los
cinco libros llamados el Pentateuco.

Los hechos principales del Pentateuco son: La creación del mundo, del hombre, la
felicidad primitiva, la caída, la promesa de un Salvador; el diluvio, la preservación de
unos cuantos, Babel, el llamamiento de Abraham, la cautividad de Israel en Egipto, el
éxodo y la promulgación de la ley. Todos estos puntos están sostenidos por el
testimonio de la tradición universal, la historia, y la ciencia moderna. Una gran parte de
lo que Moisés refiere aconteció bajo su observación personal.

De los hechos que acontecieron antes de su tiempo, tuvo numerosos medios para
informarse gracias a la longevidad de los ancianos. Moisés fue contemporáneo de los
contemporáneos de Abraham; Abraham con Noé; y Noé con los contemporáneos de
Adán.

De esta manera, bajo la dirección divina, los hechos importantes del mundo
antediluviano probablemente fueron reunidos por Moisés. Respecto a aquellos que
tuvieron lugar antes de la creación del hombre, deben haber sido comunicados
directamente por Dios.

El Modo de la Inspiración

Existen dos opiniones respecto al modo particular de la inspiración divina:

10
1. Que el Espíritu de Dios inspiró los pensamientos, dejando a los escritores en libertad
de expresarlos en su propio lenguaje, pero los guió de manera que no cayeran en
errores teológicos,
2. Que les fue sugerida palabra por palabra por el Espíritu de Dios, y que los escritores
no hicieron más que escribir el dictado. Esta es la inspiración verbal.

La última opinión parece recibir apoyo de los textos siguientes: “El Espíritu Santo
habló antes por boca de David” (Hechos 1:16); “los santos hombres de Dios
hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo” (2 Pedro 1:21); “el Espíritu dice
claramente” (1 Timoteo 4:1).

Ambas opiniones aseguran que las Escrituras están libres de todo error.

La uniformidad de estilo y método entre los diferentes escritores no es esencial en este


género de inspiración que se llama plenaria. Dios puede hablar en una gran variedad
de estilos, así usó más de 35 personas diferentes para escribir los 66 libros de la Biblia.

El estilo peculiar de cada escritor en lugar de haber sido alterado, probablemente fue
mejorado, y hecho apropiado para su designio por el Espíritu Santo.

IV. LA BIBLIA
Nombres y Divisiones
La palabra Biblia significa libro. “Escritura” es un término que en su sentido primordial
incluye todos los escritos. La Biblia y las Escritura se llaman así para denotar su
excelencia, como el más importante de todos los libros.

La Biblia consiste de dos partes, el Antiguo y el Nuevo Testamentos, esto es, “pacto” o
“convenio”. En el Nuevo Testamento el término “palabra” significa una verdad revelada
sobrenaturalmente, y es otro nombre para las Sagradas Escrituras (Romanos 3:2; 1
Pedro 4:11). En el Antiguo Testamento la “palabra” se relacionaba con el lugar donde
Jehová daba a conocer su voluntad - generalmente el lugar santísimo (2 Samuel
22:31).

Los libros del Antiguo Testamento fueron escritos por diferentes hombres inspirados en
diferentes épocas, y fueron coleccionados en un tomo por Esdras, famoso sumo
sacerdote y escriba.

El orden en que encontramos los libros del Antiguo y Nuevo Testamento no esta de
acuerdo con el período en el cual fueron escritos, sino con los asuntos de que trata.
Los libros del Antiguo Testamento fueron escritos entre 1490 a.C. fecha de los cinco
libros de Moisés y 420 a.C. fecha de Malaquías, el último de los profetas. El nuevo
Testamento fue escrito entre el año 38 d.C. la fecha probable del evangelio de Mateo, y
el año 96 d.C., fecha del Apocalipsis de Juan; así que se terminó dentro de los 60 años
después de la crucifixión de Cristo. El primer evangelio parece haber sido escrito dos o
tres años después de este acontecimiento.

La Palabra “canon” significa vara recta, y sugiere la idea de regla o norma. Todos los
libros que llenan las condiciones establecidas se llaman canónicos. Aquellos que

11
presentan deficiencia en algunos de los cánones establecidos se llaman apócrifos o
espurios.

Para comprender lo que es el Canon Sagrado, veamos las características de los libros
apócrifos: 1) No pretenden ser inspirados. 2) Los judíos jamás los reconocieron como
tales. 3) Jamás fueron citados por Cristo y sus apóstoles. 4) Fueron rechazados por los
cristianos primitivos. 5) No concuerdan entre sí ni con las Sagrada Escrituras. Los
libros apócrifos del Nuevo Testamento nunca fueron reconocidos por la iglesia como
inspirados, y desde siempre fueron rechazados. La Biblia originalmente fue escrita con
letras mayúsculas sin división alguna entre capítulos ni versículos, sin puntuación ni
espacios entre palabras, resultando algo parecido a esto: LIBRO DE LA GENEALOGÍA
(Mateo 1:1).

Las divisiones son invenciones recientes de hombres no inspirados, con el objeto de


facilitar el estudio, aunque en muchos casos los que hicieron tales divisiones no fueron
tan juiciosos como se hubiera deseado. Por ejemplo, con mucha frecuencia el capítulo
termina antes que la narración, así que perdemos la ilación si terminamos nuestra
lectura con el capítulo (Isaías 8:22; 91-7; 10:1-4; Mateo 19:30; 20:1-16; Marcos 8:38;
9:1; Lucas 20:45-47; 21:1-4 2; Corintios 4: 18 - 5:1).

La división en versículos es igualmente impropia, y no debería gobernar en manera


alguna el sentido del pensamiento, pues éste frecuentemente es alterado sino
destruido, por semejante división (1 Pedro 1:4-5; 1 Corintios 2:9-10).

Las inscripciones anexas a las epístolas del Nuevo Testamento no son parte alguna de
la inspiración, sino que fueron añadidas por algunas personas demasiado ignorantes o
bien demasiado malévolas; porque tales notas están en contradicción con la cronología
y la historia.

Los sumarios puestos al principio de los capítulos, no son inspirados. De aquí se


deduce que pueden contener errores respecto a la doctrina. La ortografía de los
nombres en el Nuevo Testamento con frecuencia difiere de la ortografía de los mismos
nombres en el Antiguo Testamento. Esto se debe a que el Antiguo Testamento fue
escrito originalmente en hebreo, y el Nuevo Testamento en griego.

Las aparentes imprecaciones que se encuentran en 1 Corintios 16:22, y 2 Timoteo


4:14, y en otras muchas partes de la Escritura, especialmente en Salmos, son más bien
predicciones que anatemas, o sea, declaraciones de la voluntad divina hecha en
interés del orden y la justicia.

Los relatos sobre la imperfecciones de ciertos caracteres eminentes de la Escritura,


como la embriaguez de Noé, el engaño de Abraham, la mentira de Jacob, la idolatría
de Aarón, el adulterio y crimen de David, la idolatría y lascivia de Salomón, se incluyen
simplemente como hechos históricos. Se nos refieren no para que la imitemos, sino
con el fin de advertimos contra ellas. Esto prueba el desinterés y la imparcialidad de los
escritores.

La destrucción de los egipcios, cananeos y otras naciones, son hechos históricos,


referidos para mostrar la perfección del gobierno divino. Tales hechos fueron
solamente castigos, y como en el caos de las pestes y el hambre, no están en
contradicción con el atributo de misericordia.

12
La aparentes expresiones vulgares de la Biblia desaparecen cuando consideramos el
cambio que han sufrido en la traducción debido al lenguaje. Las palabras que hoy
consideramos como faltas contra la modestia no fueron tales en aquellos días. Así
encontramos que las Escrituras presentan algunas dificultades. Pero éstas de ninguna
manera son peculiares a ellas; todos los escritos antiguos están llenos de ellas. Estas
dificultades aumentan generalmente en proporción a la antigüedad de los escritos,
puesto que las costumbres, los modales, y el lenguaje del género humano están
cambiando constantemente.

Algún conocimiento del lenguaje original de las Escrituras, tiempos, circunstancias y


propósito de los libros, así como de las costumbres de aquellos países que fueron
escenarios de las transacciones referidas, generalmente resolverá las dificultades.

Las circunstancias históricas son un auxilio poderoso para la correcta comprensión de


los escritos sagrados. Con esto queremos decir el orden, el título, el autor, la fecha, y el
lugar de composición. Conocer la geografía y los libros que describen viajes por los
países de tierras bíblicas son útiles para entender las Santas Escrituras, y para impartir
a la mente un sentido de realidad.

La consideración del propósito o intención del autor facilitará especialmente el estudio


de la Biblia

Otro auxilio importante es la consideración del contexto o la comparación de las partes


precedentes y subsecuentes de un discurso. Igualmente importante es comparar los
pasajes paralelos al interpretar la Escritura.

Dondequiera que una doctrina es evidente, ya sea por el tenor general de la Biblia o
por su propósito, no debe debilitarse o dejarse a un lado sólo por la falta de
comprensión de algunos pasajes.

Así como todo principio esencial de la religión se manifiesta por el contenido de más de
un texto, ninguna doctrina se fundará sobre un solo texto u oración.

Versiones de las Sagradas Escrituras

Las traducciones que de las Santas Escrituras se han hecho a diferentes idiomas, tanto
antiguos como modernos, son muy numerosas. Es el único libro que merece el
calificativo de universal,

Versiones Castellanas
La primera traducción de la Biblia al español de que tenemos conocimiento es la obra
de Bonifacio Ferrer, publicada en Valencia en 1478 en el dialecto valenciano. No
obstante que la obra era de un autor católico romano, y que había sido aprobada por la
censura, apenas vio la luz cuando fue prohibida por la Inquisición y condenada a la
hoguera.

En 1543, el gran reformador Francisco de Encinas publicó en Amberes su versión


española del Nuevo Testamento, habiéndole servido la versión latina de Erasmo como
texto para la traducción.

13
En 1553 apareció en Ferrara una traducción literal dcl Antiguo Testamento hebreo, sin
los libros apócrifos.

El doctor Juan Pérez comenzó una versión de la Biblia en el romance castellano. En


1556 se imprimió en Venecia su Nuevo Testamento traducido del original griego.

Casiodoro de Reina llevó a cabo una gran empresa, pues imprimió su Biblia entera,
traducida al español, en Basilea en 1569.

Cipriano de Valera se dedicó durante 20 años a la revisión y corrección de la Biblia de


Casiodoro de Reina, cotejándola cuidadosamente con los originales griego y hebreo. El
fruto de su trabajo, la Biblia que lleva sus nombres, se dio al mundo en Ámsterdam en
el año de 1602.

Esta es la versión que se usa en nuestros días en las iglesias evangélicas españolas y
latinoamericanas.

Estas versiones, con excepción de la primera mencionada, fueron hechas al influjo de


la Reforma del siglo XVI. Sus respectivos autores tuvieron siempre presente la
necesidad de expresar de la manera más sencilla y exacta el sentido de la Palabra de
Dios. Siempre apelaron al texto inspirado tal como se encuentra en los idiomas en que
aparecieron las Escrituras de Dios para uso del hombre.

Es incuestionable que estas versiones están plagadas de imperfecciones, pero aun así,
los beneficios que derraman sobre la familia humana son incalculables. Han sido las
fuentes del agua de la vida para millares de almas que se han acercado a ellas para
apagar su sed.

A fines del siglo XVIII recibió España una Biblia traducida al español de la Vulgata
Latina, con notas, obra llevada a cabo por el clérigo Felipe Scio de San Miguel. La
primera edición de esta obra vio la luz en 1794 en la ciudad de Madrid Esta es la
versión de la Biblia autorizada por la Iglesia Católica Romana.

En las postrimerías del siglo XIX, apareció una nueva versión de las Sagradas
Escrituras con el nombre de “Versión Moderna”, en cuya obra trabajó empeñosamente
el venerable Juan Pratt, de la Iglesia Presbiteriana. La versión ofrece alguna claridad
en varios pasajes del Antiguo Testamento cotejándolos con la versión de Cipriano de
Valera; pero es lamentable que en el Nuevo Testamento no se encuentre la corrección
y la claridad que son indispensables en esta clase de trabajos. En algunos pasajes
queda mutilado y estropeado el sentido y la forma de los pensamientos del escritor
inspirado Para nosotros, sin embargo, la versión es una joya si se toma en cuenta que
es la obra predilecta de un alma cristiana, fiel y devota a la causa del Redentor, y
dominada constantemente por el deseo de expresar en el dulce idioma castellano el
contenido de las Sagradas Escrituras. Lástima que tal empresa no haya sido realizada
por una persona que dominara el español, con la maestría necesaria para expresar con
las reglas del arte los pensamientos de los originales hebreo y griego! Sin embargo, la
Versión Moderna quedará como un monumento de la piedad y devoción del señor Pratt
y de la Sociedad Bíblica Americana que llevó a efecto la publicación de semejante
obra.

La Evidencia Externa o Histórica

14
Milagro.- Es un suceso que altera el orden establecido de la naturaleza, y ocurre por la
intervención de Dios mismo para confirmar una verdad divina o la autoridad de algún
mensajero o maestro divino. Generalmente es precedido por el anuncio de que se
cumple conforme al propósito y poder de Dios.

El que tiene poder para establecer las leyes de la naturaleza, puede, por el mismo
poder, suspenderlas a su gusto. Los sucesos ordinarios se llaman naturales; los
extraordinarios se llaman milagros.

Parece razonable que una revelación de la Deidad se apoye en milagros. Estos son el
sello por cuyo medio Dios prueba que sus comunicaciones son divinas. (1 Reyes 17:21
- 24; Juan 9:29-33; 10:37-38).

Los milagros que se nos refieren en la Biblia son hechos reales, capaces de
comprobarse lo mismo que cualquier otro hecho histórico. Estos milagros no ocurrieron
en algún rincón, sino públicamente, algunas veces delante de millares de testigos. Por
ejemplo, las plagas de Egipto y la destrucción de las huestes de Faraón, en el Antiguo
Testamento (Éxodo 7: 19 10:2;12:29-al 30; 14:27-28); la conversión del agua en vino
(Juan 2:1-11) y la alimentación de 5 mil personas en el Nuevo Testamento (Mateo 14
17-21).

Jamás fueron contradichos por aquellos en cuya presencia se realizaron, quienes eran
seguramente los más indicados para juzgarlos. Esas personas tenían la plena
capacidad para reconocer cuando los mudos hablaban, los ciegos veían, y los muertos
eran resucitados Los milagros fueron reconocidos aun por los que rechazaban la
revelación que esos hechos comprobaban (Juan 9:24; 11:47’ 12:9-11; Mateo 12:24).

Su número fue muy grande. La historia del evangelio está llena de ellos. Cuarenta de
los milagros de Cristo se mencionan con pormenores; y San Juan nos asegura que
hizo muchos más, de los que no tenemos noticia (Juan 21 :25).

Su variedad fue amplia. Los milagros se realizaron para el beneficio de ciegos, sordos,
mudos, mancos, enfermos, locos, y muertos, y durante el transcurso de algunos años
de modo que pudieron ser examinados una y otra vez, como en efecto sucedió con
muchos de ellos (Lucas 8:2; Mateo 4:23-24; Jn. 12: 1-2, 9-11).

Fueron realizados por personas que eran consideradas pobres, indoctas, de condición
baja y sin amigos distinguidos y protectores poderosos (Hechos 3:6-7; 4:13-16)

Se anunciaban de antemano, se cumplían y eran mencionados; y esto en presencia de


grandes y nobles de un siglo ilustrado, a quienes no era fácil engañar,

Puesto que los milagros son sucesos extraordinarios, necesitan más pruebas
ordinarias, los milagros que encontramos en la Biblia tienen estas evidencias
convincentes extraordinarias

La Resurrección de Jesucristo
De todos los milagros, el más significativo es la resurrección de Jesucristo. Este
merece por lo tanto un examen especial.

En cuanto a la resurrección de Cristo, los siguientes hechos son reconocidos tanto por
sus amigos, como por sus enemigos:

15
1. Jesucristo profetizó con frecuencia las circunstancias de su muerte (Juan 2:19-
21; Mateo 20:18-19).

2. Efectivamente murió (Marcos 15:37, 44-45).

3. Fue sepultado (Juan 19:41-42)

4. No se le encontró en la tumba, después de haber sido puesta una guardia para


asegurar la integridad de los discípulos, y después de haber sellado la tumba
para asegurar la integridad de la guardia (Mateo 28:6-13; 27:62-66).

Ahora bien, hay tres maneras posibles en las que el cadáver pudo haber sido retirado
del sepulcro. Por sus enemigos, por sus amigos, o por sí mismo, conforme lo había
predicho (Mateo 27:63).

Si fueron sus enemigos, debe haber sido con la idea de exhibir el cuerpo y confrontar a
los apóstoles y convencerlos del fraude preparado por su Maestro Pero ellos no
exhibieron el cuerpo.

Si fueron sus amigos, no podemos imaginar cuál sería el propósito. El cuerpo muerto
no demostraría ni a ellos ni a otros que había resucitado. Por el contrario, sería una
prueba permanente y objetiva en contra de ellos.

Es verdad que sus enemigos dijeron que sus amigos lo hurtaron” (Mateo 28:11-15),
pero al analizar el informe se comprueba que es falso. El informe de los soldados, es
tan inverosímil que Mateo, a pesar de contarlo todo, no dice siquiera una palabra para
refutarlo Y los discípulos eran pocos y carecían de valor natural. En general se
sintieron desanimados y atemorizados ante el destino de su Maestro.

De consiguiente, cuando le prendieron, todos lo abandonaron y huyeron Pedro lo siguió


de lejos, y cuando se le acusó de ser uno de sus discípulos, lo negó tres veces con
vehemencia y juramentos (Mateo 26:56-58, 69-74) Nadie lo acompañó en el Pretorio Y
cuando fue crucificado, las únicas personas que se aventuraron a aproximarse a su
cruz fueron su madre, otras dos o tres mujeres y Juan (Juan 19:25-26) Por lo tanto, no
es probable que se hubieran ocupado en semejante tarea, especialmente en aquella
ocasión, porque:

Era la época de la gran fiesta: la Pascua , cuando Jerusalén estaba henchida de gente
También se dice que era tiempo de luna llena .

No es nada probable que toda la guardia de 60 hombres cayese dormida a la vez,


especialmente cuando se hallaban al aire libre.

En el caso dado de que todos se hubieran quedado dormidos a la vez, no podían


atestiguar de nada que hubiera sucedido entre tanto, a no ser que la tumba quedara
vacía de una manera desconocida. Testigos dormilones! No podían saber si el cuerpo
de Jesús había sido hurtado; y, si lo había sido, quién lo había hecho.

Para el soldado romano, el ser hallado dormido en su puesto significaba la muerte. De


consiguiente, si se hubiesen quedado dormidos, no lo hubieran confesado de su propia
voluntad. En el caso de tomar por verídica su narración, la autoridad los habría
castigado; lo cual no hizo (Mateo 28: 12- 15).

16
La Evidencia Interna
Esta clase de evidencia se encuentra en el contenido de la Biblia misma. Tal evidencia
debe examinarse con esmerada atención porque, si el libro viene realmente de Dios,
debe aceptarse su contenido.

La Armonía de las Diferentes Partes de la Biblia


La Biblia es más bien una biblioteca que un libro. Consta de varios libros distintos
encuadernados en conjunto. Fue escrita cuando menos por 40 escritores diferentes
con gran variedad de dones, capacidad intelectual y conocimientos, en diferentes
partes del mundo, sin ponerse de acuerdo, y en diferentes períodos, durante el
transcurso de 1,500 años. Sin embargo, en toda la Biblia prevalece una completa
armonía de ideas. Qué diferente es en este aspecto a cualquier otro escrito!

La Sencillez del Plan Redentor


La Biblia tiene un objetivo único y sencillo desde el principio hasta el fin: La historia de
la redención de nuestra raza por Jesucristo. Este hilo de oro une todos sus libros.

Este objetivo uniforme es aún más notable cuando consideramos el gran número de
escritores, y lo distante de los períodos en que escribieron.

En uno de los primeros capítulos de la Biblia se predice la venida del Salvador y desde
entonces la historia sagrada señala y sigue la línea de sucesión que conduce a Cristo
(Génesis 3:15; Lucas 24:27-44)

Cuando los israelitas estaban en Egipto, existían, cuando menos en embrión, otras
muchas naciones cuya historia es mucho más importante que la de ellos en todos los
aspectos, excepto en uno. Existían los egipcios, los sirios y los persas. Pero la historia
sagrada pasa por alto a todos, y se dedica enteramente a un conjunto de esclavos de
los egipcios, y ¿porqué? Porque entre estos esclavos se encontraba el antepasado del
Mesías que había de venir.

Los numerosos sacrificios entre los judíos fueron instituidos y uniformemente


observados con la misma idea en mente: Familiarizar a los hombres con el principio
que el sacrificio era algo más que la penitencia para expiar el pecado. Todos señalan a
Cristo, el Cordero de Dios (Juan 1:29). La nación de la cual había de venir el Salvador
prometido es contemplada a través de sus dificultades y aventuras, hasta que se
establece finalmente en el país donde había de aparecer el Mesías, y allí termina la
narración sobre su historia. No puede haber prueba más evidente de que el gran
objetivo de la Biblia es la historia de Cristo.

La Armonía de la Biblia con la Naturaleza


La Biblia se halla en armonía con la evidencia de la naturaleza. Este es un punto
fundamental, digno de notarse.

El obispo Butler demuestra irrefutablemente en su obra “Analogía”, que todas las


objeciones contra el cristianismo pueden aplicarse con igual fuerza en contra de la
constitución y el curso de la naturaleza, la cual todos, a excepción de los ateos,
admiten que procede de Dios.

17
La Biblia no es la fuente única del conocimiento religioso. La naturaleza, como también
la providencia, tienen algo que decir en esta materia (Salmos 19: Romanos 1:20). Sin
embargo, la evidencia de la naturaleza es, en comparación con la de la revelación,
como la luz de la luna con las estrellas en comparación con la del sol.

La Biblia nunca eclipsa las luces inferiores como no sea por su brillo superior. En vez
de cegar nuestros ojos a las manifestaciones de Dios, conforme se nos presentan en la
naturaleza, nos las muestra con mayor claridad (Salmos 19:1 8). La naturaleza indica
que el Autor de nuestro ser es de carácter benevolente en grado sumo La Biblia
concuerda con ella, “Dios es amor” (1 Juan 4:8, 16). Toda la naturaleza lo representa
como resuelto y eficaz en cuanto a su gobierno que se enoja contra el pecado con
severidad temible de juicio. La Biblia asevera que “Dios es fuego consumidor”, es como
un fuego consumidor para los impíos (Hebreos 12:29;10:27 2 Tesalonicenses 2:8.
Compare Deuteronomio 4:24;9:3)

V. LA EXISTENCIA DE DIOS

Habiéndose establecido la autoridad divina de las Escrituras, las examinaremos a


continuación en cuanto a las doctrinas que contienen. La doctrina que nos presenta la
primera oración de la Biblia es que hay un Dios Creador de todas las cosas (Génesis
1:1)- La creencia en esta doctrina es el principio primario y fundamental de toda religión
verdadera. y por consiguiente exige toda nuestra atención (Hebreos 11:6). Los
escritores inspirados dan por entendido que esta doctrina es una verdad conocida y
confesada. Por lo tanto, no tratan de defenderla.

La existencia de Dios se prueba por nuestra misma existencia, la existencia de cuanto


vemos a nuestro alrededor. así como por lo que declaran las Escrituras. Todas las
cosas visibles tuvieron un principio. Hay tres posibilidades: Se crearon a sí mismas,
existen por casualidad. o fueron creadas.

La autocreación es una contradicción, porque equivale a decir que un hombre puede


actuar antes de existir, o que el efecto es la causa de sí mismo. Por consiguiente
escribir Materia con mayúscula y llamarla Dios, no ofrece ninguna solución; por el
contrario, origina muchas dificultades.

La existencia de la vida es prueba de un creador. La creación por casualidad es un


absurdo. En la misma idea de la evolución se necesitaría una inteligencia detrás para
guiar el proceso, pues la teoría de la selección natural se ha probado como totalmente
imposible.

La geología nos remonta a un período cuando la tierra que acababa de entibiarse en su


condición de masa ígnea, no tenía vestigio alguno de vida. No se halla tal vestigio en
las rocas mas antiguas. Sí, en cambio en los sedimentos que se hallan sobrepuestos a
ellas. El abismo entre la materia muerta y la vida orgánica es muy amplio y no pude
atravesarse por medio de alguna ley natural, sino solamente por la intervención de un
acto de poder omnipotente en su creación.

En primeras épocas geológicas se presentan varios períodos en que por medio de un


cataclismo tremendo se destruyeron todas las razas, anteriores, y se introdujeron otras
nuevas tan diferentes que no pudieron haberse originado de las anteriores y por

18
consiguiente fueron necesariamente nuevas creaciones. Esta doctrina tiene todavía
más evidencia de su veracidad por lo que dicen los sucesos de la providencia (Éxodo
5:1; 7:12;8:16, 22; 14:3,29; 18:10; 20:18-22; 29:46; Deuteronomio 4:32-39; Salmos
9:16)

El nombre de Dios significa “Ser bueno”, y se aplica en sentido de superioridad frente a


otros entes (Deuteronomio: 10:17; Salmos 97:7; Isaías 41:23; Juan 10:35; 1 Corintios
8:5) Este apelativo, sin embargo, se aplica con preeminencia al Autor de nuestra vida,
quien es el único que tiene derecho a él (Deut. 6:4; 1 Corintios 8:4-6). Su nombre mas
propio es Jehová, el cual no es un nombre accidental que carezca de sentido, sino
adoptado por Dios mismo, y establecido en Israel para expresar el misterio de su ser.
Significa existencia eterna. Tanto lo reverenciaban los hebreos que ni siquiera se
atrevían a pronunciarlo (Apoc. 1:8; 4:8; 11:17).

Los que creen en un Dios personal, Autor de la revelación, distinto del mundo natural
que El gobierna, se llaman teístas. Los creyentes en un Dios personal, que no ha
hablado al hombre por medio de una revelación sobrenatural, se llaman deístas. Los
que niegan la personalidad distinta de Dios y lo identifican con el universo son
panteístas. Algunos de éstos dicen que la materia es la única sustancia que existe y
éstos son panteístas materialistas. Otros niegan la existencia de la materia y resuelven
todas las cosas como ideas. A éstos se les llama panteístas idealistas. Para el
panteísta la personalidad humana y la responsabilidad moral no son más que ilusiones.
Si el hombre es solamente una parte de Dios no puede pecar. Los que niegan la
existencia de Dios son ateos. Todos los que no son teístas rechazan la Biblia como la
revelación de la voluntad de Dios. Tanto el deísmo, como el panteísmo y el ateísmo,
son sistemas de la mayor credulidad por mucho que se encubran bajo el disfraz de la
filosofía y degradan igualmente el entendimiento y el corazón (Salmo 14:1;10:4: 82:5;
]ob 21:14-15)

VI. LOS ATRIBUTOS DE DIOS


Los atributos de Dios son primeras varias cualidades o perfecciones de la naturaleza
divina; o, dicho de otro modo las diferentes partes de su carácter. Se llaman atributos
por cuanto Dios se los atribuye a sí mismo; y perfecciones, por ser las diversas
representaciones de aquella única perfección que es Él mismo.

Estos atributos se dividen en dos clases: Naturales y morales. Los atributos naturales
son aquellas cualidades que no incluyen inmediatamente la idea de acción moral, sino
independientes de la voluntad.

Los atributos morales son los que dan valor a todas sus perfecciones, haciéndolo
infinitamente amoroso Implican el ejercicio de la voluntad. Así como no depende de la
voluntad del hombre el tener 1.80 m de estatura, pero sí depende de el su honradez.
De igual manera, no depende de la voluntad de Dios el atributo de eternidad, mas sí
depende de ella el que sea justo. Si esto no es así, Dios sólo tiene atributos naturales,
y carece de carácter moral

Sus Atributos Naturales

En cuanto a la naturaleza o sustancia de Dios, el testimonio de las Escrituras es muy


claro (Juan 4:24; 2 Corintios 3:17).

19
1. Su unidad es el primero de sus atributos naturales, Dios es uno (Deuteronomio 4:35;
6:4; 32:39; 2 Samuel 7:22; 2 Reyes 19:15; Isaías 44:6, 8; 45:5; Num. 17:3; 1
Corintios 8:4, 6; Efesios 4:6; 1 Timoteo 1:17 Santiago 2:19)

El dualismo es la creencia de que hay dos deidades antagónicas y eternas, una


buena y una mala. Su culto trae como consecuencia la confusión de toda distinción
moral. El politeísmo, o pluralidad de dioses, es un error peligrosísimo, puesto que
conduce al culto de concepciones o ideas sangrientas e impuras de la imaginación; y
por una ley dc nuestra naturaleza, el que adora se asemeja al objeto de su
adoración.

2. La eternidad es la existencia pasada y futura sin principio ni fin (Deuteronomio 33:27;


Salmos 90:2; 93:2; 102:24-27’ 1 Timoteo 1:17., Isaías 44:6; 57:15’ , Hebreos 1:12;
Apocalipsis 1 :4,8).

3. La omnipresencia, su existencia en todo lugar, no por extensión de algunas partes,


sino por su ser esencial (1 Reyes 8:27; Salmos 139:7-10; Jeremías 23:23-24;
Efesios 1:23). “Dime dónde está Dios”, dijo un ateo a un niño. “Sí, te lo diré”,
respondió el niño, “si primero me dices tú, donde no está”.

4. La omnisciencia, o conocimiento de todas las primeras cosas y acontecimientos (2


Crónicas 16:9; Job 34:21-22; 37:16; Salmos 139:1-6; 147:5; Proverbios 15:3, 11;
24:11 12; Isaías 40:28; 42:9; Ezequiel 11:5; Daniel 2:22; Juan 21:17. Hechos 1:24;
15:18; Hebreos 4:13; 1 Juan 3:20). Este atributo abarca lo que se ha llamado la
presciencia de Dios. Estos vocablos, sin embargo, no son propiamente aplicables a
Dios. Sólo pueden aplicarse a inteligencias finitas. Con Jehová, estrictamente
hablando, nada es futuro o pasado, sino que lo que conoce, lo conoce como es y no
como será. El concepto de duración pasada y futura es un marco de referencia
necesaria para el pensamiento humano. No hay semejante limitación para la
inteligencia de Dios. En El no hay sucesión de ideas, ni procesos lógicos;
comprende toda verdad por intuición (Heb. 4: 13).

5. La omnipotencia, o el poder de hacer cualquier cosa que no sea por naturaleza


absurda, ni repugnante a la naturaleza de Dios (Génesis 17:1; Job 9:12; Isaías 26:4;
43:13; Jeremías 27:5; 32:17; Daniel 4:35; Mateo 19:26; Apocalipsis 1:8; 19:6). Este
atributo se representa de varias maneras con el doble objeto de atemorizar y
controlar a los malvados, y de proporcionar fuerza y consolación a los justos
(Salmos 50:21-22; Romanos 4:20-21; 8:31).

6. La inmutabilidad. Este atributo se indica en su título augusto y temible, .”YO SOY EL


QUE SOY” (Éxodo 3:14: Juan 8:58, compárese Números 23:19; 1 Samuel 15:29;
Job 23:13; Salmos 102:2; Isaías 26:4 -en el hebreo dice Roca de los siglos-;
Malaquías 3:6; Santiago 1:17).

Su inmutabilidad se infiere también del orden general de la naturaleza: La rotación


de los cuerpos celestes, la sucesión de primeras estaciones, las leyes de la
producción animal y vegetal, y la perpetuación de toda especie viviente. Este atributo
no debe interpretarse en el sentido de que sus operaciones no admiten cambio ni
contrariedad en ninguna circunstancia (Éxodo 32:14; Ezequiel 18:20-30). El crea y El
destruye, ama y aborrece, etc. Estas son pruebas, no de variación en Dios, sino de
principios invariables.

20
La inmutabilidad lo califica como el Gobernador Supremo pues todas las cosas en
los reinos de la naturaleza y de la gracia son gobernadas por leyes establecidas. De
otra manera no habría seguridad para nada, ni curso uniforme en la naturaleza, Este
atributo de Dios es el gran manantial de terror para el impenitente, y de cosuelo para
el corazón contrito (Salmos 50:21-22; Romanos 2:2-11; 4:20-21; 1 Tes. 5:24).

7. La invisibilidad (Éxodo 33:20-23: Jn. 1:18: Col. 1:15: 1 Tim. 6:16: Heb. 11:27).

8. La incomprensibilidad de Dios no puede ser comprendida por ninguna inteligencia


finita (Job 11:7-8; 26:14; 36:26; 37:23; Salmos 145:3; Romanos 11:33)

Sus Atributos Morales


1. La sabiduría de Dios. Este se considera como el principal de sus atributos morales.
Es en parte natural y en parte moral, una combinación de conocimiento y
benevolencia. Esta perfección se demuestra por las obras de la creación,
providencia y redención, y por las declaraciones. positivas de las Escrituras (Éxodo
34:6; Salmos 104:24; Prov. 3: 19;8:14; Jeremías 10:12; Daniel 2:20; Romanos 11:33;
1 Cor. 3:19; Col. 2:3; Judas 25; Apoc. 5:12).

2. La bondad o benevolencia, es la disposición de impartir la mayor felicidad. Se


demuestra de la misma manera que la sabiduría (Éxodo 34:5; Salmos 33:5; 52:1;
107:8; 119:68; 145:7-9; Mateo 19:17; Santiago 1:17).

3. La Santidad o la pureza y rectitud, absolutamente perfectas de su naturaleza. La


prueba se halla en el trato uniforme de todos los seres morales, como también se
encuentra en su Palabra (Éxodo 15:11; Levítico 11:44; Josué 24:19; Salmos 22:3;
111:9; 145:17; Isaías 6:3; 1 Pedro 1:15-16; Apocalipsis 15:4).

4. La justicia, la manifestación de la santidad por medio de obras, o su disposición de


dar a todos lo debido. Vemos la prueba en la forma en que se manifiesta en el
mundo moral y en la Biblia (Éxodo 34:6; Deut. 32:4; Neh. 9:13; Job 8:3; Salmos
89:14; Isaías 45:21; Apocalipsis 15:3).

5. La misericordia significa su disposición para compadecerse de los miserables, y


particularmente, para perdonar a los que han hecho mal. Puesto que este atributo
depende de la existencia del pecado, no es un atributo esencial, sino un arroyuelo
que emana de su bondad. Es evidente en su Hijo, la provisión de los medios de
gracia y de las Escrituras (Éxodo 34:6-7; Números 14:18; Deut. 4:31; Salmos 62:12;
86:15; 100:5; 103:8; 116:5; 138:8; Lam. 3:23; Jonás 4:2; Miqueas 7:18; Romanos
8:32; 2 Cor. 1:3; Efesios 2:4).

6. La verdad o veracidad perfecta. Su fidelidad en llevar a cabo sus predicciones, en


cumplir sus promesas y en efectuar sus amenazas, manifiestan esta perfección,
además se expresa en su Palabra (Éxodo 34:6; Números 23:19; Deut. 32:4; Sal.
100:5; 146:6; Isaías 25:1; 2 Tim. 2:13; Tito 1:2; Apoc. 15:3).

21
VII. LA TRINIDAD

Por Trinidad se entiende la unión de las tres personas de la Deidad: Padre, Hijo y
Espíritu Santo (Mateo 3:16-17; 28:19; Juan 14:16-17, 26; 15:26; 2 Corintios 13:14;
Efesios 2:18; Hebreos 9:14; 1 Pedro 1:2).

Casi todas primeras naciones paganas de la antigüedad reconocían una trinidad, lo


cual no es una mala evidencia en favor de esta doctrina. Y casi todo el mundo cristiano
conviene en esto, aunque haya diferencias en otros puntos; en ello están de acuerdo
los episcopales, presbiterianos, metodistas. bautistas, luteranos, independientes,
congregacionalistas, moravos, valdenses. y muchos otros grupos menores, juntamente
con las grandes iglesias de Grecia y Roma. La objeción principal y única que se
presenta a esta doctrina es que es absurda y contradictoria. Pero no lo es más que la
doctrina que enseña la existencia eterna de Dios.

La Trinidad es a la verdad un misterio, y ha de permanecer así para nosotros. Su


incomprensibilidad. sin embargo, sólo prueba que somos criaturas finitas. Esta doctrina
no constituye absurdo alguno, ni contradicción porque además de las Escrituras, la
razón y la analogía están de parte suya.

Tomen, por ejemplo, el sol en el firmamento y hallarán que consiste de tres en uno. Allí
está el cuerpo astro, la luz y el calor. A cada uno de estos lo llamamos sol. Cuando se
dice que el sol tiene un diámetro de casi 1 millón 450 mil kilómetros, se habla del astro
circular; cuando se dice que el sol brilla, hablamos de la luz; cuando se habla de la
temperatura, nos referimos al calor. El astro es el sol, la luz es el sol y el calor es el sol;
los tres aspectos tienen significado diferente, y sin embargo no hay sino un sol .

Otro ejemplo: inspeccionémonos a nosotros mismos y encontraremos todavía una


ilustración más clara de esta misma verdad Todo hombre viviente es ejemplo de una
trinidad y unidad en su propia persona, Tiene alma, mente racional y cuerpo, y a cada
cual le damos el nombre de hombre.

Al decir que el hombre es inmortal, nos referimos a su alma; al decir que el hombre es
sabio, pensamos en su mente; cuando decimos que está enfermo o muerto, hablamos
de su cuerpo. Cada uno de los tres es el hombre. Todos son diferentes entre sí, y sin
embargo, no son tres hombres, sino uno.

Aun en la mente misma descubrimos cierta especie de trinidad. Ahí están el juicio, la
memoria y la imaginación; tres facultades, y a cada cual le decimos mente. Cada
operación es distinta de la otra. La imaginación crea las ideas, la memoria las retiene,
y el juicio las compara y determina.

Ahora bien, a las tres se les llama mente, y sin embargo no son tres mentes sino una.

Otra prueba de la Trinidad se encuentra en una peculiaridad que es digna de notarse


en el idioma hebreo, la cual no tiene paralelo en ningún otro. El primer apelativo para la
Deidad y el más usado en las Escrituras originales, es el de Elohim. Esta voz está en
plural, y esto se comprueba no solamente por su forma, sino también porque con
frecuencia se halla unida a otras palabras en plural. El primer ejemplo ,se encuentra en
la primera frase de la Biblia, y cuando menos, en otros 2,500 pasajes.

Esta peculiaridad del hebreo debe haber tenido origen en la intención de dar a
entender una pluralidad en la Deidad, animando y preparando así la mente de los

22
hombres para recibir la declaración completa del misterio que Dios iba a exponer.
Ningún otro motivo para esta peculiaridad puede sugerirse; y aunque no confiamos en
ella como prueba concluyente, al encontrar la doctrina en otros lugares de las
Escrituras, viene a ser un recurso auxiliar importante.

Aunque era grande la tentación de los patriarcas y hebreos de abrazar el politeísmo


que prevalecía, sin embargo, Dios se reveló a ellos con un nombre plural cuando el
nombre singular de Jehová hubiera sido mas apropiado para el monoteísmo. De aquí
inferimos que se escogió el nombre plural con objeto de anunciar la revelación futura
de la Trinidad, de la cual Jehová es una de las personas. Debió existir un motivo
poderoso para poner en tal enorme riesgo la fe de la unidad de la Deidad.

La fórmula de la bendición sacerdotal (Números, 6:24-26) es triple, lo mismo que la


bendición apostólica (2 Cor. 13:14).

Las tres personas de la Deidad, aunque distintas, no están separadas. Este es el caso
con el cuerpo y alma del hombre mientras vive en este mundo, como sucede con las
facultades del alma.

En el sol material el esplendor y el calor proceden del astro, y con todo los tres
significan lo mismo; así respecto de la deidad, el Hijo y el Espíritu Santo proceden del
Padre y no obstante los tres tienen la misma esencia

Los mismos atributos y hechos se imputan a cada una de las personas, sin distinción:
Eternidad (Deut. 33:27; Hebreos 1:8; 9:14), Omnipresencia (Jer. 23:24; Salmos 139:7;
Mat. 18:20), Omnisciencia (Hechos 15:18; Juan 21:17; 1 Cor. 2:10), Omnipotencia
(Génesis 17:1; Mat. 28:18; Apocalipsis 11:11), Sabiduría (Daniel 2:20; Colosenses 2:3;
Efesios 1:17), Inspiración (2 Tim. 3:16; 1 Pedro 1:11; 2 Pedro 1:21), Santificación (1
Tes. 5:23; Hebreos 13:12; 1 Pedro 1:2). La Obra de la Creación (Génesis 1:27; Job
33:4; Juan 1:3). El Don de la Vida (Hech. 17:25; 2 Corintios 3:6; Col. 3:4).

En una palabra, todas las operaciones divinas, se atribuyen a la misma Trinidad


adorable (véase 1 Cor.12:6; Col. 3:11).

La palabra “Trinidad” no se encuentra en las Escrituras, ni tampoco omnipresencia.


Pero no por ello las doctrinas que representan son menos bíblicas.

A los cinco libros de Moisés se le llama el Pentateuco, y a los diez mandamientos el


Decálogo. Estos libros y estas leyes no carecen de autoridad por el hecho de que los
nombres que se les da no se hallan en la Biblia. Los discípulos fueron llamados
cristianos, primeramente en Antioquia (42-43 d.C.). Pero, indudablemente eran
cristianos verdaderos, mucho antes que se les diese este nombre como lo fueron
después.

Los errores principales al respecto de la Trinidad son:

1. El sabelianismo y el cuaquerismo moderno, que dice que Dios sólo es una persona
que se manifiesta por tres influencias, operaciones u oficios. Esta doctrina sostiene
la divinidad del hijo y del Espíritu Santo pero niega la personalidad de ambos.

2. El swedenborgimismo dice que hay tres esencias en una persona: Jesucristo. Esto
sostiene la Deidad Suprema del Hijo, pero niega la personalidad del Padre y del
Espíritu.

23
3. El arrianismo niega la Trinidad y sostiene que el Hijo y el Espíritu son criaturas
exaltadas de Dios. Sostiene su personalidad pero niega su divinidad. El
unitarianismo moderno, llamado también el cristianismo liberal, considera al Espíritu
Santo como una influencia y a Jesucristo como mero hombre, el hijo de José, de alta
excelencia moral, la cual podemos nosotros igualar, por no decir superar,
VIII. JESUCRISTO

A pesar que las Escrituras no presentan un sistema formal respecto al carácter de


Jesucristo, sin embargo, enseñan tres áreas de la verdad.

Tres Clases de Pasajes:

1. Jesucristo es Verdadero Hombre

Los siguientes son todos los pasajes de esta categoría: El Hijo del Hombre, 80 veces;
se hizo carne (Juan 1 : 14); nació de mujer (Gálatas 4:4); fue semejante al hombre
(Fil. 2:7 8); nació como un niño (Isaías 9:6; 7:14. Mateo l:18-25); creció (Lucas 2:52);
fue varón de dolores, (Isaías 53:3, Mateo 26:38); tuvo hambre (Mateo 4:2); se cansó
(Juan 4:6); fue tentado (Mateo 4:3); sudó sangre (Lucas 22:44); lloró (Juan 11:35);
se limitó en conocimiento (Marcos 13:32); se enojó y entristeció (Marcos 3:5); murió
(Juan 19:33): y fue sepultado (Juan 19:42).

Finalmente, todas las Escrituras que tratan de su pasión, y muerte, o que indican su
limitación en cualquier, sentido, afirman y demuestran su verdadera humanidad.
Aunque no prueban que haya sido sólo humano, como han creído algunos, ni
demuestran que haya sido un ángel, o arcángel, como han creído muchos: pero sí
prueban que era verdadero hombre, con cuerpo humano, y alma humana, como los
demás hombres,

2. Jesucristo es Verdadero Dios desde la Eternidad

a) Jesús es Dios (Juan 1:1; 20:28; Romanos 9:5; Colosenses 2:9; Filipenses 2:6; 1
Timoteo 3:16; Tito 2:10; Hebreos 1:8; 1 Juan 5:20).

b) Sus Títulos Divinos:

Alfa y Omega (Apocalipsis 1:8; 21:6; 22:13).

Emmanuel (Mateo 1:23).

El Primero y el Último (Apocalipsis 1:17).

Padre eterno y Dios fuerte (Isaías 9:6).

Guiador (Mateo 2:6).

Santo de Dios (Lucas 4. :34, Hechos 3: 14).

El Justo (Hechos 7:52).

Rey eterno (Lucas 1:33).

24
Rey de reyes y Señor de señores (1 Timoteo 6:15).

Señor de gloria (1 Corintios 2:8).

Autor de la vida (Hechos 3:15).

Salvador (Lucas 2:11).

Hijo del Altísimo (Lucas 1 :32).

Hijo de Dios (Mateo 16: 6, y muchos otros pasajes).

c) Sus Atributos:

Su eternidad (Is. 9:6; Miq. 5:2; Jn. 1:1; 8:58; Col. 1:17; Heb. 13:8; Apoc. 1:8).

Su omnipresencia (Mateo 18:20; Juan 3:13).

Su omnisciencia (Mat. 9:2; Mar. 2:8; Jn. 2:24; 6:64; 16:30; 21:17; Hech. 1:24).

Su omnipotencia (Isaías 9:6; Mateo 28: 18; Juan 3:10-18; Romanos 9:5; Efesios
1:21; Colosenses 1:16-18; 2:10; Hebreos 1:3; Apocalipsis 1:8).

Su sabiduría (Colosenses 2:3).

Su santidad (Marcos 1:24).

Su justicia (Hechos 22:14).

Su verdad (Juan 14:6).

Su bondad (Hechos 10:38).

d) Sus Obras:

De creación (Juan 1:3, 10; Colosenses 1:16; 1 Corintios 8:6; Hebreos 1:2).

De inspiración (1 Pedro 1:11; Juan 14:26; 18:37).

De salvación (Isaías 45:21-22; 1 Tim. 4:10; Hechos 4:12; Hebreos 5:9; 7:25).

De resurrección (Juan 5:21, 28-29; 6:40; 11:25).

De juicio (Mat. 24:30; 25:31; Hech.17:31; Rom. 14:10; 2 Cor. 5:10; 2 Tim. 4:1).

e) Sus Dignidades:

Adoración o culto (Mateo 2:11; 14:33; Lucas 24:52; Hebreos 1:6; Juan 5:23;
Apocalipsis 5:12-13) La palabra adoración por lo general quiere decir “homenaje
supremo” se aplica en este sentido a Jesucristo 15 veces en el Nuevo Testamento,
y en ninguno de los casos se reprocha como cuando se le da culto a una criatura
(véase Hechos 14:13-18; Apocalipsis 19:10). Puesto que los cristianos de todas las
edades le han tributado culto divino, podemos inferir que, o bien tiene derecho a
semejante culto, o no tuvo éxito como instructor religioso, haciendo que sus

25
discípulos cayesen en la idolatría de la adoración de criaturas. El embajador de
Dios a una raza pecadora, fracasó de tal manera en su deber sagrado, que logró
que se le diera lealtad a Él mismo y no a la Autoridad Suprema que lo comisionó.
En otras palabras, si Jesús no es digno de honores divinos, es un rival de Dios que
tuvo éxito al adjudicarse el amor y el homenaje del género humano. Semejante
conclusión destruye su integridad moral.

3. Su Divinidad Sustancial y su Humanidad Verdadera están Unidas

a) El nombre mismo de Jesucristo es prueba suficiente. Jesús, Salvador es el


apelativo humano, y Cristo, el Ungido es el título oficial, Emmanuel (Mateo 1:23; 1
Timoteo 3:16; Juan 1:14).

b) “De los cuales, según la carne, vino Cristo” (aquí aparece su humanidad), “el cual
es Dios sobre todas las cosas, bendito por los siglos” (aquí se ve su divinidad.
Romanos 9:5). Una distinción similar, se encuentra en Romanos 1:3-4: “Según la
carne” (la humanidad), “según el Espíritu de santidad”, o espíritu cuyo atributo es
la santidad (la divinidad).

c) Como Dios, Él es la raíz, fuente u origen de la familia y reino de David. Como


hombre, descendió del linaje de David (Apocalipsis 22:16).

d) Como hombre, lloró ante la tumba de Lázaro; como Dios, lo resucitó de los
muertos (Juan 11:35, 43- 44).

e) Como hombre, El mismo padeció y murió (Marco 14:34 35; 15:34, 37). Pero,
como Dios tiene facultad de levantar su cuerpo del sepulcro (Juan. 10:18).

Así como no podemos negar la divinidad de Cristo por haber tantos textos que tratan
de su humanidad, tampoco podemos negar, su humanidad por haber muchos textos
que tratan de su divinidad.

Como ambas naturalezas están unidas en El, tiene por supuesto dos formas de hablar
de sí mismo. No carece esto de analogía en cuanto a nosotros mismos; por ejemplo:
Cuando decimos, “estoy enfermo”, hablamos, por supuesto, del cuerpo; y al decir,
“soy feliz”, hablamos del alma.

¿Qué pensaríamos si alguien tomara la mitad de nuestras palabras, sin hacer caso de
las demás, y tratara de probar que no somos tanto mortales como inmortales? Este es
justamente el error en que caen los hombres respecto de Jesucristo.

Jesús manifiesta claramente su divinidad cuando le dice a Felipe: “El que me ha visto
a mí, ha visto al Padre” (Juan 14:9). Es decir, ha visto al Padre, en la medida en que
el Padre puede ser visto por los mortales, Jesús fue el representante humano del Dios
invisible. Como el alma no se descubre por sí misma sino por la instrumentalidad del
cuerpo, así al Padre sólo se le puede ver por medio del Hijo (Juan 1: 18 ), se sitúa
incidentalmente a un mismo nivel con el Padre cuando usa el pronombre nosotros, lo
cual sería presuntuoso en cualquier persona (Juan 14:23; 17:21-22).

Las Escrituras que se citan en contra de esta doctrina son: Juan 14:28 “el Padre
mayor es que yo”. En su papel como mediador, habiendo sido enviado, era inferior al

26
Padre que lo envió. Jesús no se refiere a su naturaleza, sino a su misión. Jesús, con
estas mismas palabras, da a entender que hay en cierto sentido, igualdad divina entre
Él y Dios, ya que ningún hombre se atrevería a decir: “Dios es mayor que yo”.

Otra escritura es Marcos 10:18 “Ninguno hay bueno sino solo uno, Dios” . Aquí se
encuentra el unitario con este dilema, ya sea que Cristo es bueno, por tanto, es Dios;
o por otro lado, “ninguno hay bueno, sino sólo uno, Dios”, y si Cristo no es Dios; por
consiguiente, no es bueno. En muchas ocasiones Cristo declaró que era Dios; por lo
tanto, o bien El es Dios , o no es un hombre bueno. Luego, los que niegan la deidad
de Cristo, acaban, lógicamente, atacando su integridad moral.

En Marcos 13:32, su desconocimiento del día y la hora de la venida del Hijo del
hombre no impugna su divinidad, puesto que puede haber sido parte de su
humillación en su misión como mediador que esto se le ocultara. De sus oraciones al
Padre, no se infiere una inferioridad esencial; sin devoción El no podía ser un ejemplo
perfecto para nosotros y no podía demostrar su devoción si no oraba, alababa y
adoraba a su Padre celestial.

Errores Principales Respecto a la Persona de Jesucristo

1. Los docetas enseñaban que la humanidad de Jesús no era verdadera, sino sólo
era una apariencia, y por tanto, El sólo sufrió y murió en apariencia.

2. Apolinario afirmaba que Jesús sólo tuvo un cuerpo humano poseído de un alma
sensitiva, pero no racional, y que la divinidad suplió el lugar del intelecto en el
hombre

3. Los monoteístas creían que Jesús tuvo una sola voluntad en sus dos naturalezas

4. Los que niegan la filiación eterna enseñan que el Logos o Verbo (Juan 1:1-14) no
fue el Hijo de Dios sino hasta que fue el hijo de María. Esta opinión nunca ha sido
admitida como ortodoxa, ni tampoco la siguiente.

5. Que el Logos vino a ser Hijo de Dios al unirse con un alma humana preexistente
siglos antes que Él se encarnara, de cuya alma habría de separarse finalmente. La
preexistencia de almas humanas no se enseña en las Escritura sino que pertenece
a la transmigración de las almas que enseñaba la mitología antigua.

La Mediación
Por la unión de dos naturalezas completas y perfectas la divinidad y la humanidad, se
faculta a Jesús para ser el mediador; es decir, para representar a Dios perfectamente
ante el hombre pecador, y al hombre caído ante Dios, y para efectuar por medio de su
sangre vertida, y la operación del Espíritu Santo, la reconciliación entre ambos (1
Timoteo 2:5;Hebreos 8:6; 9:15. 12:24).

IX. EL ESPIRITU SANTO


Existen tres errores principales y fundamentales respecto del Espíritu Santo:

27
1. Este es otro nombre del Padre.

2. Es una mera figura retórica para referirse a la influencia de la Deidad.

El autor de Ecce Homo considera al Espíritu Santo como el espirit de corps, o sea,
el entusiasmo de la sociedad de cristianos. Las varias formas del racionalismo lo
ven como una energía de Dios y no como una persona inteligente y pensante.

3. Es una mera criatura.

En refutación a los dos primeros errores debemos tener en cuenta que en las
Escrituras, el Espíritu se halla frecuentemente asociado con el Padre y el Hijo, sin
negar sus distintas personalidades. (Véanse los argumentos a favor de la Trinidad)
Su individualidad se demuestra no solamente por la fórmula del bautismo y de la
bendición en su nombre (Mate 28:19; 2 Corintios 13:14), sino también porque es
capaz de sentir amor (Romanos 15:30), y dolor (Efesios 4:30) En que da permiso
(Hechos 14:16). habita (Juan 14: 16); enseña (Juan 14:26; 1 Juan 2:27);nombra
(Hechos 13:2); envía(Hechos 13:4); intercede (Romanos 8:26); redarguye de
pecado (Juan 16:5); regenera (Juan 6:63; Tito 3:5); testifica (Romanos 8:16);
santifica (1 Corintios 6: 11); inspira (2 Pedro 1:21) y, particularmente porque el
pecado contra El no tiene perdón (Mateo 12:31).

Refutamos la tercera herejía manifestando que a la tercera persona de la Trinidad se le


atribuyen todos los apelativos, perfecciones y obras que son propios de la Deidad y es,
por consecuencia, esencialmente divina.

El Espíritu Santo es llamado Dios (Hechos 5:3-4), Señor (2 Corintios 3:17). Es eterno
(Hebreos 9: 14), omnipresente (Salmos 139:7 ;1 Corintios 3:17) omnisciente (1
Corintios 2:10), omnipotente (1 Corintios 12:4-11). Se le atribuye sabiduría (Efesios
1:17), bondad (Salmos 143:10), creación (Job 26: 13, 33:4), especialmente de la
naturaleza humana de Cristo, Mateo 1:20; Lucas 1:35), se le atribuye inspiración (2
Pedro 1:21), y la resurrección de Cristo (Romanos 8:11; 1 Pedro 3:18).

Se evidencian tanto la divinidad como la personalidad del Espíritu Santo, al demostrar


que el Jehová del Antiguo Testamento y el Espíritu Santo del Nuevo, son el mismo
Dios. Compárese Hechos 28:25-27 con Isaías 6:8-9; Hebreos 3:7 con Éxodo 17:7, y
Hebreos 10:15-16 con Jeremías 31:31-34. Como la divinidad del Espíritu está
inseparablemente relacionada con el tema de la Trinidad, estaría de más proseguir con
mayores evidencias.

La Iglesia Griega niega que el Espíritu Santo procede del Hijo (filioque) y afirma que
procede sólo del Padre. Lo cual se refuta en: Juan 15:26; 20:22 y Rom. 8:9.

X. LOS ÁNGELES
Estos son entes inteligentes y espirituales y fueron los primeros seres creados en
cuanto a dignidad y tiempo (Job 38:7; Salmos 8:5; Hebreos 2:5-7. 2 Pedro 2:11). La
gente de todos los siglos, naciones y religiones ha creído en su existencia. En las
Escrituras se les dan varios nombres: Ángeles o espíritus ministradores (Hebreos 1:7,
14); hijos de Dios o estrellas del alba (Job 38:7); serafines (Isaías 6:2-6); querubines
(Ezequiel 11:22); vigilantes (Daniel 4:13, 17); principados y potestades (Romanos 8:38;

28
Efesios 1:21; 6:12). Se dice que son innumerables (Hebreos 12:22; Mateo 26:53;
Salmo.68:17). Dios los emplea a favor de los hombres justos (Génesis 19:15-22;
Salmos 34:7; 103:20-21; Daniel 6:22; 9:21-22; Hechos 12:7’ , 27:23; Lucas 16:22;
Hebreos 1:14; 12:22), para llevar a cabo sus juicios contra los malvados (Salmos
78:49; Isaías 37:36; Hechos 12:23; Apocalipsis 15:6). Dios los mandó a proclamar el
advenimiento del Mesías (Lucas 2:9-14); para adorarle (Hebreos 1:6); para servirle
durante sus tribulaciones (Mateo 4:11; 26:53; Lucas 22:43);para presenciar su
ascensión y anunciar su segunda venida (Hechos 1:9 l 1); y para acompañarlo y
ayudarle como siervos en el juicio general (DanieI 7:9-10; Mateo 13:39, 41, 49; 16:27;
24:31; 2 Tesalonicenses 1:7. etc.).

Algunos ángeles son llamados los escogidos, es decir los santos ángeles (1 Timoteo
5:21); para distinguirlos de los reprobados, a saber, los ángeles pecadores (2 Pedro
2:4; Judas 6). El jefe o príncipe de los ángeles se llama arcángel, título que se aplica a
Miguel, cuya posición y misión indican que es el ejecutor de las órdenes del Mesías
(compárese Daniel 10:13, 21; Apocalipsis 12:7-11; 1 Tesalonicenses 4:16). Algunos
creen que es el mismo Gabriel (Daniel 8: 16; 9:21;Lucas 1:19,26

Los ángeles no deben ser adorados (Jueces 13:16; Colosenses 2: 18; Apocalipsis
19:10; 22:9). Las Escrituras favorecen su existencia anterior a la formación de nuestra
sistema solar (Job 38:‘4-7). Los ángeles fueron puestos a prueba, y su regla de
conducta era probablemente, en sustancia, la misma que se le impuso al hombre
durante su inocencia (Salmos), 103:19-20 Mateo 6:10; ludas 6).

XI. EL DIABLO Y LOS DEMONlOS


Al leer el Nuevo Testamento no debemos. confundir la palabra diablos por demonios o
ángeles malos (Salmos 78:49’ , Mateo 4:24 Lucas 8:27, etc). De aquí la frase, el diablo
y sus ángeles (Mateo 25:41 Apocalipsis 12:7, 9); el primero denota el jefe o príncipe de
los demonios (Mateo 12:24). La creencia general de la iglesia siempre ha sido que
éstos son ángeles apóstatas que fueron echados del cielo por haberse rebelado contra
Dios. La tradición de su caída, se encuentra en todos los países y en todas las
religiones, y se asienta claramente en las Escrituras (Job 4: 18; Juan 8:44; 1 Juan 3:8;
2 Pedro 2:4; Judas 6; Apocalipsis 12:7-12). Los que rechazan esta opinión no tienen
creencia uniforme sobre este punto. Algunos suponen que por “diablo” se entiende el
principio personificado del mal; otros opinan que se refiere a las malas actitudes de los
hombres y otros a cualquier enemigo.

Estos tres errores se contradicen y destruyen mutuamente, y este conflicto es una


evidencia a favor del relato que encontramos en las Escrituras acerca de un diablo real
y personal. Consideremos:

1. Algunas personas que no eran propensas al mal, fueron tentadas, por ejemplo, Adán
(Génesis 3:13),o Cristo (Mateo 4:1).

2. Otras personas estuvieron poseídas por muchos demonios (Lucas 8:2, 30) y estos
fueron trasladados a animales (Lucas 8:33).

3. Al diablo y los demonios se les atribuyen obras, atributos y pasiones (1 Samuel


16:14, 23; Lucas 8:31; 22:3; Santiago 2:19; 1 Pedro 5:8).

29
Con respecto a sus nombres, se ve que comúnmente son llamados demonios, cuya
cabeza o jefe se distingue con otros títulos, como Satanás o Abaddón, en el hebreo;
diablo y Apollyón, en el griego. Se le llama también el ángel del abismo (Apocalipsis
9:11), el acusador (Apocalipsis 12:10), Belial (2 Corintios 6:15), el adversario (1 Pedro
5:8), la bestia (Apocalipsis 19:19), Beelzebú (Mateo 12:24), el engañador (Apocalipsis
12:9), el dragón (Apocalipsis 12:7), el dios de este siglo (2 Corintios 4:4), mentiroso y
homicida (Juan 8:44), príncipe de este mundo (Juan 12:31), príncipe de la potestad del
aire (Efesios 2:2), la serpiente (Apocalipsis 12:9), el tentador (1 Tesalonicenses 3:5), y
el malo (Mateo 13:19, 38). Algunas de las estratagemas empleadas por el diablo para
perder las almas de los hombres se indican en: Génesis 3:1-13; 2 Corintios 2:11; 11:3,
14; Job 1:6; Mateo 13:19, 39; Juan 8:44; 13:2; Hechos 5:3; 2 Tesalonicenses 2:9; 1
Timoteo 4:1; Apocalipsis 16:14.

Puesto que toda la humanidad es tentada por el diablo, es nuestro deber vigilar y
resistir sus artificios para no ser vencidos por él (1 Corintios 10:12-13; 2 Corintios 11:3;
Efesios 4:27; 6:11-18; 2 Timoteo 2:26; Santiago 4:7; 1 Pedro 5:8-9).

Cristo mismo, habiendo aparecido para deshacer las obras del diablo (1 Juan 3:8), fue
tentado en todo según nuestra semejanza, y nos dio ejemplo al resistir y vencer (Maleo
4: 1-11), y Él ayudará igualmente a los que le buscan (1 Corintios 10:13: 2 Corintios
12:7-9 Hebreos 2:18: 4:15-16: Apocalipsis 12:9-11).

Todas las referencias en cuanto al número de los demonios, los representan como una
multitud (Efesios 2:2). Son, que una legión, 6 mil se había apoderado de una persona
(Marcos 5:9) Por lo tanto podemos suponer que exceden al número de la familia
humana sobre la tierra, Esto explica la aparente omnipresencia del tentador.

Sus nombres indican su naturaleza, y su ocupación corresponde a ella (Apocalipsis


20:2: Mateo 4:1: 13:38;Lucas 8:12: 22:31: Juan 13:27 Hechos 5:3; 2 Corintios 4:4;
Efesios 2:2; 1 Timoteo 4:1: l Juan 3:8; Apocalipsis 12:9). Nada pueden hacer sin
permiso de Dios (Jueces 9:23: 1 Reyes 22:22: Job 1:12: Mateo 10:1; 2 Tesalonicenses
2:11).

Serán refrenados durante el reino milenario pero después, por un corto intervalo, serán
liberados y, finalmente castigados (Apocalipsis 20:1-10: Mateo 25:41).

La obra mediadora de Cristo no los incluye (Mateo 25:41).

Los mismos principios de interpretación que servirían para excluir de la Biblia al diablo
como una persona, nos conducirían igualmente a negar la existencia de cualquier
entidad invisible, sin exceptuar a Dios mismo, y a rechazar sin motivo las verdades
principales de la Biblia (Éxodo 5:2; Job 21:14-15; Salmos 14:1; Judas 4; 2 Pedro 2:1;
3:3-5).

XII. EL HOMBRE - LA HUMANIDAD

Este término genérico incluye la raza o especie de seres humanos descendientes de


Adán y Eva. La Biblia enseña que la raza ha tenido un mismo origen y todas las
variedades humanas han tenido también una misma naturaleza. Esto lo vemos en los

30
textos siguientes: Génesis 1:27-28; 2:7, 18, 21-24;3:20; Malaquías 2:10; Hechos 17:26;
Romanos 5:12; 1 Corintios 15:22, 45.

El hombre es una entidad compuesta, por cuerpo mortal, y un espíritu que carece de
toda característica material; y es inmortal, por lo que continuará viviendo en un estado
de existencia consciente, después de que se haya separado del cuerpo (Eclesiastés
3:21; 1 Reyes 17:21-22; Lucas 8:55;16:22-23; 23:43; Mateo 10:28; 22:32; Hechos 7:59;
2 Corintios 5:8; Filipenses 1:23; Apocalipsis 6:9-11; 14:13). El cuerpo fue formado del
polvo de la tierra y dotado de los sentidos del gusto, olfato, oído, vista y tacto. El
espíritu es racional y posee entendimiento, afectos y voluntad (Génesis 2:7; Eclesiastés
12:7).

San Pablo habla de un tercer elemento que es el alma ( 1 Tesalonicenses 5:23). Por
ésta se da a entender el psique, es decir, el alma inferior o animal, que contiene las
pasiones y deseos que tenemos en común con los animales (Eclesiastés 3: 19-21).
Mas ésta en los cristianos se ennoblece y se espiritualiza. El espíritu es aquella parte
de nuestro ser en la cual recibimos al Espíritu Santo. En el incrédulo, el espíritu queda
subordinado al alma animal, y por esto se llama hombre natural o animal únicamente (1
Corintios 2:14; Judas 19). El hombre fue creado recto (Eclesiastés 7:29), en el sentido
moral, conformado a la naturaleza de Dios o a la rectitud moral, llamada la imagen de
Dios (Génesis 1:27), como se explica en Efesios 4:24. Sin embargo, el hombre era un
agente moral libre y a prueba, sujeto a la ley divina, y al violarla, incurrió en la pena de
muerte, tanto corporal como espiritual (Génesis 2:16-17; Romanos 5:12; 6:23; Hebreos
2:14).

El primer pecado del primer hombre cambió por completo su naturaleza moral, de un
estado de santidad a uno de pecado; y esa condición, siendo hereditaria, ha afectado a
todos sus descendientes (Romanos 5:12; 1 Corintios 15:22;Efesios 2:3, 5; Job 15:14;
Salmos 14:2-3; 51:5; 58:3), Sin embargo, cada uno es responsable de su propio
pecado (Deuteronomio 24: 16; 2 Reyes 14:6; Proverbios 11:19; Ezequiel 18:4,20;
Jeremías 31:30; Romanos 1:20 21; Juan 3:19-20).

El Libre Albedrío
Aunque el hombre se halla caído y depravado, de manera que hay en su naturaleza
tendencia hacia el pecado, sin embargo, conserva el divino atributo de la libertad. El
libre albedrío se observa en el acto del hombre para pecar. No en la salvación. El
hombre no puede por su libre albedrio elegir ser salvo, dado que esto está en manos
de Dios. En cada acto de la voluntad de naturaleza moral, él es libre para desear lo
opuesto. Ningún decreto de Dios, ninguna cadena de causalidad independiente de su
voluntad, ninguna combinación de los elementos de su constitución, lo impulsa
respecto a sus obras morales. Solo el decreto de Salvación, por el cual Dios ha
determinado quien debe ser salvo. El auxilio benigno del Espíritu Santo es persuasivo
mas no coercitivo (Hechos 7:51; Efesios 4:30; 1 Tesalonicenses 5:19). El libre albedrío
es una causa autodeterminante y original; no existe otra causa para sus decisiones; es
una fuente nueva y responsable de causalidad en el universo. He aquí algunas
pruebas:

1. Conocimiento interior: “Sé que soy libre, y eso es todo”. Dr. Samuel Johnson.

2. Esa libertad está relacionada con la conciencia de la obligación moral, y con el


sentimiento de culpa por nuestras transgresiones. Si el hombre ha de ser castigado

31
en el estado futuro, debe ser Dios quien lo castigue. Si Dios es quien castiga, el
castigo deberá ser justo. Si el castigo es justo, el castigado habría podido actuar de
otra manera Si el castigado pudo haber actuado de otra manera, entonces poseía
libre albedrío Por consiguiente, si los hombres han de ser castiga-dos en el mundo
futuro, deben ser libres en el presente.

3. A través de las Escrituras se indica que los hombres son libres para obedecer la ley
de Dios, y cumplir con las condiciones de la salvación (Proverbios 1:23-31; Mateo
23:37. Juan 7:17).

4. Si los actos morales de los hombres son efectos de causas arregladas por Dios,
entonces Dios es el autor del pecado: o si los propios actos de Dios son efectos de
alguna causa poderosa como el móvil más fuerte, entonces el universo está bajo la
ley férrea del destino, y vencer el pecado viene a ser una ilusión y una imposibilidad.

XIII. LA REDENCIÓN Y LA EXPIACIÓN


Por redención se entiende la restitución del hombre del estado de pecado y de muerte
a su naturaleza original por la obediencia y el sacrificio de Jesucristo, a quien por esto
se llama Redentor (Isaías 59:20: 60: 16; Romanos 3:24-26; Gálatas 3:13: Efesios 1:7;1
Pedro 1:18-19).

La culpa del pecado original se borra por la expiación, y no se imputa a ninguno, a


menos que su remedio sea rechazado deliberadamente. Por tanto, todos los que
mueren en su niñez, se salvan por Cristo, el segundo Adán, de todas primeras
consecuencias penales del pecado cometido por el primer Adán (Romanos 5:18-19 1
Corintios 15:22). Por la expiación se limitó la extinción de la raza humana, y su
propagación después de la caída está bajo la dispensación de la gracia (Génesis 3:15;
Hebreos 2:14)

La causa motora de la redención es el amor de Dios (Juan 3:16; l Juan 4:9).

La causa procuradora es la muerte vicaria de Cristo (Mateo 20:28; 2 Corintios 5:21; 1


Timoteo 2:5-6; Hebreos 2:9-10; 9:12-15; 1 Pedro 1:18-19) Los fines de la redención
son, librar al hombre de la maldición de la ley, del pecado, de la muerte y del infierno, y
concederle la bienaventuranza eterna (Job 19:25; Salmos 16:9-11; Juan 3:15, 36;
10:10; 17:2-3) Por expiación se entiende la satisfacción ofrecida por Jesucristo a la
justicia divina. Él sufrió y murió la pena debida por nuestros pecados (Isaías. 53:4-8;
Gálatas 3:13; 4:4 5) Esta es una voz hebrea que significa “cubrir”, Da a entender que
nuestras ofensas, por medio de la adecuada expiación, se hallan cubiertas por la
justicia de Dios, (Salmos 32: 1-2;Romanos 4:7-8) Los pasajes siguientes indican clara y
terminantemente esta doctrina (Mateo 20:28; Juan 1:29 Romanos 3:25-26 1 Corintios
15:3; 2 Corintios 5:18-21; l Timoteo 2:5-6; Hebreos 2:10 14: 1 Juan 2:2; 4:10) La
expiación fue necesaria para que Dios demostrase su aborrecimiento del pecado, y su
amor a la santidad, y para ser justo y misericordioso a la vez (Romanos 3:25-26) La
expiación tenía como fin satisfacer la justicia de Dios e influir en el hombre. Esta
quitaría todo obstáculo entre ambos y que impidiera una reconciliación completa del
creyente arrepentido (Juan 14:6; Efesios 2:15-16; Colosenses 2:13-15).

Si la expiación no hubiera sido necesaria, ni el Padre, ni el Hijo hubieran consentido en


la muerte de Jesús (Mateo 26:39, Hebreos 2:10; 9:22, 28; Apocalipsis 5:9; 7:14).

32
El arrepentimiento, aun cuando sea acompañado de obediencia presente y futura, no
puede expiar el pecado pasado, como tampoco la obediencia pasada puede expiar los
pecados presentes y futuros (Job 22:3; Salmos 25:7; Lucas 17:10).

La expiación es universal, no particular; es decir, cubre, con eficacia condicional todos


los pecados del género humano, y no los pecados de algunos pocos, llamados los
elegidos. Esto es evidente en el carácter de Cristo. Por tanto, Su pasión y muerte son
de valor y eficacia infinitos. Decir lo contrario sería menguar el carácter sublime del
Redentor divino. Esto se manifiesta aún más claramente en los mandamientos,
invitaciones y exhortaciones de las Escrituras. Dios es sincero, y no puede atormentar
a sus criaturas ofreciendo algo inasequible (Marcos 16:15-16; Hechos 17:30; Isaías
45:22; 55:1; Apocalipsis 22:17; Hechos 2:21; 1 Timoteo 2:1). Las Escrituras afirman
esta doctrina enfáticamente (1 Juan 2:2; Hebreos 2:9; 1 Timoteo 2:6; 2 Corintios 5:14
15; Juan 1:29). Entre todos los seres del universo, sólo Cristo pudo expiar nuestros
pecados, por ser al mismo tiempo divino y humano (Juan 1:18; 1 Timoteo 2:5-6; 3:16;
Hebreos 2:9-18). Hay diferencia entre expiación y redención. La expiación es por el
pecado; la redención es del pecado y la miseria, Podemos distinguir entre la expiación
y la aplicación de la expiación, pero no entre la redención y la aplicación de la
redención, Podemos orar por la redención, pero no por la expiación.

Es muy importante observar esta distinción, Si no lo hacemos, ponemos las bases para
grandes errores. Al hacer esta distinción, nadie puede inferir la doctrina de la salvación
universal de la extensión universal de la expiación Hay una gran diferencia entre el
hacer un banquete y participar del banquete. Asimismo hay una diferencia notable
entre la suficiencia de la expiación y su eficacia. Es suficiente para todo el mundo, mas
es eficaz solamente para la salvación de aquellos que se arrepienten y creen (Lucas
13:3; Marcos 16:16; Juan 1:11-12; 3:14-18; 5:38, 40; Romanos 3:22-26; l Timoteo 2:4-
6; 4:10)

La expiación es una doctrina fundamental del evangelio. Cristo crucificado es el tema y


la gloria del evangelio (Romanos 1:15-16; l Corintios 1:23-24; 2:2; Gálatas 6:14). Esta
doctrina se deriva únicamente de las Sagradas Escrituras. Es la que distingue al
cristianismo del deísmo, del mahometanismo, del paganismo y de todas las demás
religiones.

Errores Respecto a la Expiación:

1. Que la ira del Padre contra los pecados se apacigua por los padecimientos de Cristo,
quien derramó Su sangre para satisfacer la demanda personal del Padre.
Refutación: La idea de la expiación se originó con el Padre (Juan 3:16; Romanos
5:8; Tito 2:11).

2. Que la expiación no ofrece una satisfacción y sólo es una exhibición de la


misericordia del Padre, presentada como un fuerte argumento moral para persuadir
y alejar al pecador de sus pecados, y que se expresa en el lenguaje figurativo del
sistema de sacrificios de los hebreos.. Se refuta en Juan 1:29 Hechos 20:28; Efesios
1:7; Colosenses 1:14; Hebreos 9:12-14; l Juan 1:7 2:2; Apocalipsis 1:5; 5:9. “La
doctrina pues, de la Epístola a los Hebreos es claramente como sigue: Que los
sacrificios legales eran alusiones a la gran expiación final que había de efectuarse
por la sangre de Cristo, y no que ésta fuese una alusión a aquellos” Obispo Butler.

33
3. Que los padecimientos de Cristo son exactamente iguales a la miseria eterna de
todos los pecados de la familia humana, y por lo tanto, sería injusto castigar tanto al
pecador como a su sustituto. Refutación: No hay ecuación algebraica entre los
padecimientos de Cristo y los pecados del mundo. La expiación fue el
establecimiento de un principio nuevo y bajo el dominio de la ley, la demostración de
que Dios podía ser justo y el justificador de aquel que tiene fe en Jesús (Romanos
3:26) Igual padecimiento se necesitaría para redimir a un pecador que a mil millones.

Los Beneficios de la Expiación

A causa de su transgresión el hombre perdió sus derechos a toda clase de bien, hasta
la vida misma: todo cuanto le queda, aparte del mal en el mundo natural y providencial,
así como toda bendición espiritual, se debe considerar como fruto de la muerte e
intercesión de Cristo, y debe reconocerse como tal (Romanos 5:6, 10; 8:32; 2 Corintios
9:15).

Los beneficios más importantes, sin embargo, son los que se refieren o que constituyen
lo que en las Escrituras se conoce como nuestra salvación. Este término involucra la
liberación del castigo del dominio y contaminación de sus pecados; su introducción al
favor divino en esta vida, y su felicidad eterna en la otra (Mateo 1:21; Lucas 1:68 74,
77’ 2:11, 30; Juan 4:42; Hechos 4:12; 5:31; 13:23, 26, 47; l Timoteo 1:15 16; Tito 2:11-
14; 3:4-7; Hebreos 5:9; 9:28; 1 Pedro 1:4, 10; Apocalipsis 12:10-11; 21:24).

XIV. LA JUSTIFICACIÓN
En el sentido teológico, es ora legal, ora evangélica. Es importante notar esta
distinción.

La justificación legal quiere decir justificación conforme a las exigencias estrictas de la


ley, Los santos ángeles se justifican de esta manera, como podría haberse justificado
el genero humano si no hubiese pecado. Toda tentativa de justificación del pecador por
medio de la ley es ilusoria (Sal.130:3-4; 143:2; Rom.3:20, 28).

Sin embargo, cuando el creyente ya ha sido perdonado o justificado por la fe en Cristo,


se dice que es justificado por las obras, cuando Dios aprueba sus obras como
evidencias de la de la realidad de su fe (Santiago 2:14-26).

La justificación de que tratan principalmente las, Escrituras y que se aplica al pecador,


se llama justificación evangélica, o perdón; así se denomina a la aceptación por Dios
de un pecador que es culpable, quien confiesa su culpabilidad, se arrepiente y cree en
Jesucristo (Marcos 1:14-15; 16:16; Rom.1:16-17; 4:3-7; 5:1; Gálatas 2:16-17).

Respecto al método de la justificación deben considerarse tres aspectos. La causa


originaria, la causa meritoria y la causa instrumental. La causa originaria es la gracia de
Dios que lo indujo a proveer un sustituto en la persona de su Hijo, cuando nos
hallábamos en peligro de muerte, como castigo por nuestras ofensas (Rom. 3:24-26; 2
Cor. 5:18-21; Gál. 2: 16-20; Efesios 2:4 8, 15-16; 5:2; Tito 3:4 7).

Este sustituto es la causa meritoria de nuestra justificación. Lo que hizo Jesucristo,


obediente a los preceptos de la ley, y lo que padeció para cumplir el castigo prescrito

34
por dicha ley, constituyen la base de nuestro perdón o justificación delante de Dios
(Hechos 13:38-39; Rom.3:21-22).

Respecto a la causa instrumental de nuestra justificación los méritos de Cristo no


operan para originar el perdón como un resultado forzoso e inevitable, sino por la
instrumentalidad de la fe.

XV. LA FE SALVADORA
La fe por la cual somos justificados es una fe presente; una fe que en la actualidad
existe y se ejerce (Juan 1:12; 3:18, 36). No somos justificados por la fe prevista de
mañana, por cuanto esto implicaría una justificación desde la eternidad. Ni tampoco
somos justificados por la fe de ayer, registrada y recordada, pues esto implicaría una
justificación irreversible (Ezequiel 18:24; 33:12-13).

Los pasos de esta fe son tres. Son ejercicios de la mente, distintos y al mismo tiempo
concomitantes.

1. El asentimiento del entendimiento sobre la verdad de Dios en el evangelio,


especialmente lo que se refiere a la muerte de Cristo como sacrificio por el pecado.

2. El consentimiento de la voluntad y de los afectos a este plan de salvación; tal


aprobación y decisión implica la renuncia a cualquier otro camino

3. De este asentimiento del entendimiento esclarecido y de este consentimiento de la


voluntad reformada, resulta una confianza actual en el Salvador, y una apropiación
de los méritos suyos. A esto necesariamente ha de preceder un arrepentimiento
verdadero (Marcos 1:15; Lucas 24:47; Hechos, 2:38; 3:19; 20:20-21).

Errores Respecto a la Fe Salvadora:


1. Que no es el acto del penitente bondadosamente auxiliado, sino que es un don de
Dios, que Él otorga sobrenaturalmente cuando quiere y a quien quiere. Refutado en
Mar.16:16; 2 Tesa. 2: 12; Hebreos 3: 18, En 1 Cor. 12:9, la fe no es una gracia sino
un don milagroso. En Efesios 2:8, el don no es fe sino salvación por la gracia.

2. Que los no regenerados son incapaces de ejercer fe salvadora, y que ésta no


precede a la regeneración como condición, sino que es consecuencia de ella.
Refutado en: Juan 3:18, 36; Hechos 10:43: Rom. 1:16; 3:26: Efesios 1:13.

El Arrepentimiento

De acuerdo a la voz original en la Escritura, arrepentimiento quiere decir cambio de


idea; es el deseo ardiente de deshacer algo que hemos hecho. Cuando se considera el
arrepentimiento sólo en relación con las consecuencias del pecado, como un
malhechor que todavía ama su pecado, y se arrepiente únicamente por temor al
castigo, esto se llama a veces arrepentimiento mundano o legal, para distinguirlo del
arrepentimiento santo o evangélico (2 Corintios 7:9-11).

El arrepentimiento evangélico se llama “arrepentimiento para con Dios”, porque


consiste en volverse del pecado a la santidad; e implica conciencia y aborrecimiento
del pecado, y amor a la santidad.

35
Las evidencias del verdadero arrepentimiento que salva, incluyen conciencia y
confesión de pecado; como también, pesar profundo, y renuncia total al pecado (Lev.
26:40; Números 5:7; 2 Crón. 7:14; 2 Reyes 22:19; Esdras 9:5-7; Hechos 2:38; 3:19;
8:22; 17:30; 20:21; 26:20; 2 Corintios 7:9-11; 1 Juan 1:9; Apoc. 2:5).

XVI. LA REGENERACIÓN

La regeneración es la obra del Espíritu Santo por la cual experimentamos un cambio


de corazón; por medio de ella recuperamos en el corazón la imagen moral de Dios
(Efesios 4:23-24). Esta obra se expresa de varios modos en las Escrituras (Deut. 30:6;
Salmos 51:10; Jeremías 24:7; 31:33; Ezequiel 11:19; 36:25-26; Juan 1:12-13;3:5-
8;Hechos 3:19; Romanos 12:2; 13:14; 2 Corintios 5:17; 3:18; Col.1:12-15; 3:10; 1 Pedro
1:22-23; 2 Pedro 1:4).

La Salvación no es Independiente de la Regeneración

1. Todos los seres humanos son pecadores por naturaleza y por práctica, y no pueden
restaurarse por sí mismos a un estado de inocencia (Sal. 51:5-10; Jeremías 13:23;
Rom. 3: 19; 8:7-8; 11:32; 2 Cor. 5:17; Gálatas 3:10-22; 5:19-24; Efesios 2:1-5; 4:22-
24; 1 Pedro 1:23; 1 Juan 4:7; 5:4).

2. Dios es santo y no puede aprobarse ni deleitarse con las obras de los inicuos
(Habacuc 1:13; 1 Pedro 1:15 16).

3. El cielo es un lugar santo, y sólo santos lo habitan (Sal. 24:3 4; Hebreos 12:14).

4 Las Escrituras declaran que sólo los regenerados podrán ser salvos (Mateo 18:3;
Juan 3:3; 7; Rom. 8:7-8; Gálatas 6:15; Heb. 12:14).

Errores Respecto a la Regeneración:


1. Que es idéntica al bautismo con agua, administrado por un ministro ordenado
apostólicamente. Se refuta en: Hechos 13:38-39; 16:31; Rom. 5:1; 10:9; Efesios 2:8;
1 Juan 5:10.

2. Que es un cambio de propósito predominante, efectuado por la voluntad humana.


Refutación: Génesis 5:3; 6:5; Job 14:4; Salmos 51:5; Isaías 1:5-6; Jeremías 13:23;
Juan 3:5, 8.

XVII. LA ADOPCIÓN
La adopción es el acto por medio del cual una persona recibe a otra en su familia, le
reconoce como hijo y lo nombra heredero.

En sentido teológico, es la obra de la gracia gratuita de Dios por la cual, al ser


justificados y renovados por la fe en Cristo, se nos recibe en la familia de Dios, se nos
llama hijos de Dios, y venimos a ser herederos de la herencia celestial (Efesios 1:3-14;
1 Pedro 1:2-5).

El Testimonio del Espíritu

36
Este testimonio es el privilegio Y el derecho de todo hijo adoptivo de tener cierto
conocimiento de su nueva relación con Dios, como la base única de la verdad, la paz,
la esperanza y el consuelo (Isaías 26:3; 32:17-18; Salmos 119:165; Rom. 5:1-5; 8:1;
Filipenses 4:7; Efesios 1:3-14; 1 Tesalonicenses 1:4-5; 1 Pedro 1:2-9; 1 Juan 2:20, 27).

Esta bendición consiste en el testimonio del Espíritu Santo al espíritu de los creyentes
de que son hijos adoptados de Dios (1 Juan 5:10). Se llama Espíritu de adopción (Rom.
8:15-16; Gálatas. 4:6); prenda, arras y sello del Espíritu (2 Corintios 1:22; 5:5; Efesios
1:13-14; 4:30); y plena certidumbre de fe (Colosenses 2:2; 1 Tesalonicenses 1:5;
Hebreos 6:11; 10:22). Este testimonio interior se llama algunas veces el testimonio
directo del Espíritu, distinguiéndolo del testimonio indirecto o exterior que se llama fruto
del Espíritu (Gálata 5:22-23; Efesios 5:9).

Las dos clases de testimonios deben acompañarse mutuamente. La primera como


salvaguardia contra las dudas aflictivas y la segunda para protegernos del engaño y la
presunción (Isaías 26:3; Romanos 8:14).

Estas arras y sello del Espíritu implican una certeza absoluta de nuestra salvación
actual; pues aunque esta virtud del Espíritu es suficiente en sí misma para asegurar la
salvación eterna, sin embargo, a todo creyente se le da libertad de retener al Espíritu
que le ha dado el sello, o de contristarlo de tal manera que lo haga retirarse finalmente
y para siempre (Isaías 63:10: Efesios 4:30: Hebreos 3:7-19; 6:4-6: 10:26-29; 2 Pedro
2:20).

XVIII. LA CONVERSIÓN
Este término en sentido legítimo, describe la parte humana del cambio que se llama
regeneración, por cuyo medio se introduce al pecador en el reino de los cielos (Mateo
18:3). En un sentido más amplio, la conversión es el cambio de pensamientos, deseos,
disposiciones y vida del pecador que se efectúa cuando abandona el pecado y vuelve a
Dios por la fe en Jesucristo, y es renovado por el Espíritu Santo (Ezequiel 18:21-23,30-
32; Hechos 9:35; 11:21; 15:3,19; 26:20; 1 Tesalonicenses 1:9). Esta obra se logra
también gracias a la participación de otros creyentes (Salmos 51:10-13; Lucas 1:16;
Santiago 5:20).

XIX. LA SANTIDAD - LA SANTIFICACIÓN


La Experiencia de la Santificación

Este estado se representa de diferentes maneras en las Escrituras. Se llama santidad,


santificación, pureza, perfección, plenitud de Dios, plenitud de Cristo y del Espíritu
Santo, y plena certidumbre de fe.

Lo que implican estos términos es la participación de la naturaleza divina con la que


excluye la depravación original o pecado innato del corazón, y lo llena de amor perfecto
hacia Dios y el hombre. Esto lo genera la unción del Santísimo y el bautismo del
Espíritu Santo.

La santidad empieza en el momento en que el principio de la pureza, es decir, el amor


a Dios, se derrama en el corazón en el nuevo nacimiento. Pero la santificación

37
completa es aquella obra del Espíritu Santo por cuyo medio se hace santa el alma
justificada. Esta obra instantánea del Santificador, por lo general, es precedida y
también seguida por un crecimiento gradual en la gracia. El Espíritu nos da testimonio
de esta purificación (1 Corintios 2:12). Es la entrada y permanencia del Consolador en
el corazón del creyente, trayendo consigo su propia luz (Juan 14:16-17). No
necesitamos antorcha para ver la salida del sol. Las principales evidencias que pueden
ser inferidas son: La unión con Cristo, victoria sobre el pecado, gozo permanente, orar
sin cesar, y acción de gracias.

No es recomendable presumir de haber sido santificado, sin examinarse a sí mismo y


sin la seguridad de tener estas evidencias (1 Tesalonicenses 5:21; 1 Juan 4:1). Pero
después, se exige esta profesión (Mateo 5:16; Romanos 10:10; 2 Corintios 1:4).

Debemos distinguir la pureza de la madurez. Al quedar destruido el pecado innato no


puede haber aumento de pureza, pero sí puede haber aumento de amor y de todos los
frutos del Espíritu. La santificación no es lo mismo que la justificación. La justificación
es un cambio de nuestro estado de culpabilidad al de perdón; la santificación es un
cambio de naturaleza, del pecado a la santidad.

Esta doctrina no es de ninguna manera oscura, a pesar de haber sido objeto de mucha
controversia y de escepticismo en la iglesia cristiana.

Sin embargo, los cristianos no disputan tanto sobre la posibilidad de alcanzar este
estado, sino sobre el momento cuando podemos buscarlo y lograrlo.

Mientras algunos creen en la doctrina del purgatorio, es decir, que toda alma que no
merece el castigo eterno va a purificarse en algún lugar o estado, la Biblia afirma que
esta condición de pureza se exige y es asequible en esta vida (Lucas 1:74-75; Tito 2:
12; Hebreos 12:14; 1 Juan 4:17; Apocalipsis 22:11).

Textos sobre la Doctrina de la Santificación:

1. La santificación inmediata y completa es la voluntad de Dios (Juan 7:17; Romanos


12:1-2; Efesios 5:17-18; Colosenses 4:12; 1 Tesalonicenses 4:3; Hebreos 10:9-10).

2. La santificación es un mandato de Dios (Génesis 17:1; Éxodo 19:6; Levítico 11:44;


19:2; 20:7, 26; Deut. 6:5; 18:13; 1 Reyes 8:61; Mateo 5:48; 22:37; Juan 5: 14;
Rom.12:1-2; 2 Corintios 7:1; 13:11; Efesios 5:17-18; Hebreos 6:1).

3. La santificación es una promesa de Dios (Salmos 119:1-3; Isaías 1:18; Jeremías


33:8; Hebreos 7:25; 10:16-22; 1 Juan 1:7-9).

4. La santificación se busca por medio de la oración (Salmos 51:2,7,9; Oseas 14:2;


Mateo 6:10; Juan 17:17; 1 Tesalonicenses 5:23).

5. Ejemplos de santificación (Génesis 6:9; 2 Reyes 20:3; 23:25; Job 1:1; Salmos 37:37;
Lucas 1:6; 1 Corintios 2:6; Filipenses 3:15; 1 Tes. 2:10; Hebreos 12:23)

6. Textos que implican la doctrina de la santificación (Proverbios 11:5; Efesios 3:l6-19;


4:12-16, 22-24; 5:26-27; Colosenses 1:28; Tito 2:14; Hebreos 12:14; Santiago 3:2; 1
Pedro 1:22; 2:9; 2 Pedro 1:4; 1 Juan 3:3,9; 4:12,16-18; 5:18; Apocalipsis 7:14)

38
Los textos siguientes se citan a menudo para demostrar que no hay redención total de
pecado en esta vida y que nadie puede vivir sin cometer pecado: 1 Reyes 8:46; Job
25:4; Proverbios 20:9; Eclesiastés 7:20; Romanos 3:20,23 y 1 Juan 1:8- 10. Pero si se
atiende al sentido de los textos en el original y al contexto, se verá claramente que solo
dan a entender que todos hemos pecado, y estamos propensos a pecar. Esto está
conforme con el plan de Jesús, quien vino a salvar a su pueblo de sus pecados (Mateo
1:21), es decir del dominio y de la corrupción del pecado, de modo que desde ese
momento estuviesen libres de la esclavitud del pecado, y llegaran a ser siervos de Dios
y den frutos de santidad (Rom. 6:1-22; 8:1-2; 1 Pedro 2:24; 1 Juan 1:7-9; 5:18).

Los errores de juicio, flaquezas del cuerpo, temores ocasionados por lo sorpresivo,
sueños desagradables, pensamientos extraviados durante la oración, períodos en que
no se experimenta gozo, convicción de incompetencia respecto al trabajo por el Señor,
y fuertes tentaciones, no son de ninguna manera incompatibles con la idea del amor
perfecto. Pero con todo, estos errores necesitan la expiación.

En esta vida nunca podemos decir que hemos alcanzado tal estado de madurez, al
punto que ya no necesitamos crecer más (Job 17:9; Salmos 84:7; Proverbios 4: 18;
Malaquías 4:2; Efesios 4:15-16; Filipenses 3:13-17; Hebreos 6:1; 1 Pedro 2:2-5; 2
Pedro 3:18).

Todos los creyentes que perseveran, avanzan hacia la entera santificación. Ellos
alcanzarán esta gracia antes de morir, puesto que la promesa de la vida eterna lleva
consigo de parte de Dios, la garantía de la gracia necesaria (Efesios 5:27; Filipenses
1:6; Judas 24).

El hecho de que muchos cristianos no hayan experimentado esa gracia hasta estar a
punto de morir, sólo prueba la debilidad de su fe, o su imperfecta percepción de la
sangre purificadora de Jesucristo. Debemos tener cuidado de no medir lo posible con lo
real. Juan Wesley dijo: “Es, pues, indudablemente vuestro deber orar y esperar la plena
salvación de día en día, a cada hora, a cada momento, sin aguardar hasta que
hayamos hecho o padecido más”. La entera santificación es la salvaguardia contra la
apostasía.

Errores Respecto a la Entera Santificación


1. Que ésta no puede ocurrir hasta que la muerte haya librado el alma del cuerpo, que
es el supuesto asiento del pecado. Refutación: Léanse los mandamientos, las
promesas, etc., citados anteriormente.

2. El error del doctor Chalmers, de que la santificación es por obras, y no por la sangre
de Cristo aplicada por el Espíritu Santo por medio de la fe, es refutada en: Hechos
15:9; 2 Tesalonicenses 2:13; Hebreos 9:14; 1 Pedro 1:2; 1 Juan 1:7,9.

3. La doctrina del Conde Zinzendorf, que la entera santificación y el nuevo nacimiento


es lo mismo, está refutada en: Juan 15:2; 1 Corintios 3:1-3; 2 Corintios 7:1; Gálatas
5:17; 1 Tesalonicenses 5:23.

4. Que el pecado original o innato en el creyente puede desaparecer


imperceptiblemente, sin la operación consciente del Espíritu Santo, se refuta por los
textos citados en el punto dos de arriba, como también por la identidad de la
purificación completa con la plenitud o el bautismo del Espíritu, que siempre es dado
instantáneamente.

39
5. Que la entera santificación nunca puede ser atestiguada por la conciencia, porque la
naturaleza del alma no está a su alcance, y que no puede ser atestiguada por el
Santificador, por ser Él mismo testigo de la adopción. Refutación: 1 Corintios 2:11-
12: 1 Juan 2:20,27.

XX. LA PERSEVERANCIA ANTE LA APOSTASÍA

El derecho de primogenitura de todo hijo de Dios, no es sólo ser purificado de todo


pecado en esta vida, sino implica el deber de guardarse limpio de toda mancha del
mundo, y vivir de tal manera que nunca más ofenda a Su Creador (Salmos 37:37;
Hebreos 11:5; 7:25; 1 Pedro 1:5; 1 Jn. 3:9; 4:17; 5:18; Judas 24).

No obstante, aún los creyentes mas dedicados al Señor están en peligro de apostatar
al punto de perecer. Esto es evidente en la historia de:

1. Ciertos ángeles (Job 4: 18; 2 Pedro 2:4: Judas 6).

2. Adán (Génesis 1:27,31; 3:6-10; Eclesiastés 7:29).

3. Los judíos (1 Corintios 10:1 12: Hebreos 3:17-19; Judas 5).

4. Saúl (1 Samuel 10:9-lO; 15:23-24; 16:14).

5. Judas (Salmos 41:9; Juan 13:18; Mateo 26:24-25; Juan 17:12; Hechos 1:25).

Los numerosos mandamientos y exhortaciones a la perseverancia, y las advertencias


contra la apostasía, son pruebas también de esta doctrina (1 Crónicas 28:9; Ezequiel
18:24; 33:12-13,18; Mateo 5:13; Lucas 9:62; Juan 15:1-6; Romanos 11:20-22; 1
Corintios 9:27; 10:12; 1 Timoteo 1:19-20; 5:12,15; 2 Timoteo 1:14-15; Hebreos 4:1,11;
6:46; 10:26-29,38-39; 12:14-15; 2 Pedro 1:3-10; 2:18- 22; Apocalipsis 2:4-5; 3:10-11).

XXI. LOS EVENTOS FINALES

La Muerte

Esta es la extinción de la vida física, cuando se separa el alma del cuerpo. Es el


resultado de una causa ampliamente desoladora, el pecado (Romanos 5:12; Génesis
3:19; Eclesiastés 7:2; 8:8; Job 8:9; 14:1-2; 16:22; 30:23; Salmos 89:48; 90:10; Hebreos
9:27; Santiago 4:14). Encontramos en la historia dos excepciones a esta calamidad
general. Ellos fueron trasladados (2 Reyes 2:11; Hebreos 1 1:5).

Pero el alma ni muere, ni duerme con el cuerpo (Eclesiastés 3:21; 12:7). Véase la
sección XII sobre el hombre.

Puesto que la vida terrenal de todo hombre es un regalo de Dios (Génesis 2:7 Job
33:4; Hechos 17:25), el asesinato está prohibido bajo pena de muerte temporal y
eterna (Génesis 9:6; Levítico 24:17,21; Mateo 19:18; Juan 3:15; Apocalipsis 21:8).

Esta vida es corta y la hora de la muerte, incierta (Job 8:9; 9:25; Eclesiastés 9:12); y
puesto que la muerte pone término a nuestra condición de prueba, es de suma
importancia que estemos siempre debidamente preparados (Eclesiastés 9:10;
Apocalipsis 22:11; Salmos 90:12; Mateo 24:44; Lucas 12:35-37; Romanos 13:11; Tito
2:12-13; 1 Pedro 4:7; 2 Pedro 3:11).

40
El Estado Intermedio

El término "estado futuro" se usa respecto a la existencia del hombre en la vida futura,
que incluye la existencia del alma separada del cuerpo, y su reunión final y eterna con
el cuerpo en su estado de resurrección. Aquella existencia del alma entre la muerte y la
resurrección del cuerpo se llama estado intermedio.

El Estado Intermedio de los Justos

A este estado intermedio algunas veces se le llama paraíso, voz asiática, que se usa
para describir los parques y terrenos de los monarcas orientales. También es usado en
la versión griega del Antiguo Testamento para referirse al huerto del Edén (Génesis
2:8, etc), y después de cierto tiempo llegó a usarse en relación con el cielo (Lucas
23:43; 2 Corintios 12:2-4; Apocalipsis 2:7).

Se cree comúnmente que representa lo que llamamos el “estado intermedio” de los


justos, entre la muerte y la resurrección (Lucas 23:43); tal como lo indica la frase:
"Seno de Abraham" (Lucas 16:22). Las Escrituras, sin embargo, por mucho que infieran
o mencionen un estado, no dicen nada de ningún lugar intermedio, es decir, un lugar
que no sea el cielo, la morada de Cristo (compárese Marcos 16: 19; Hebreos 9:24;
Hechos 7:55,59; 2 Corintios 5:1-8; Filipenses 1:23). Las almas de los justos entran en
este estado inmediatamente (Lucas 16:22), Cristo lo enseña claramente (Lucas 23:43).
Los que dicen que el alma no es inmortal han cambiado estas palabras de Cristo, como
si dijera: “Lo que te digo, lo digo hoy". Esto es tan absurdo como seria cambiar de la
misma manera los pasajes siguientes: Lucas 19:9; Hebreos 3:7; 4:7; Santiago 4:13;
Éxodo 9:5.

El Estado Intermedio de los Impíos

Las almas de los malos no serán arrojadas al lago de fuego, sino hasta después de la
resurrección y del juicio final (Mateo 25:41; 2 Tesalonicenses 1:7-10; Apocalipsis 14:10-
11; 20:10-15). Pero se hallan en un estado de tormento consciente, como
consecuencia de su culpa (Lucas 16:22-28).

El remordimiento por causa de sus malas obras y la separación de los objetos


sensuales en que han fijado sus corazones (Lucas 12:19-21); la pérdida consciente del
favor de Dios y de los deleites del paraíso, serán parte de sus tormentos (Lucas 13:28;
16:26).

Los deseos, las pasiones e inclinaciones pecaminosas que todavía se apoderarán del
corazón sin poder satisfacerse, naturalmente se inflamarán y les atormentarán más,
antes de infligir las penas "positivas", en el día del juicio (Proverbios 14:32; Lucas
16:24; Apocalipsis 20:11-12).

La Segunda Venida de Cristo

La segunda venida de Cristo a la tierra será tan literal como su nacimiento en la carne,
cuando nos redimió por su sacrificio a nuestro favor (Juan 14:3. Hechos 1:11;
Apocalipsis 1:7).

El Arrebatamiento

41
Según nos enseña 1 Tesalonicenses 4:13-18, el día del Señor vendrá como ladrón en
la noche. Aparecerá en las nubes (Mateo 24:29-30) y de repente arrebatará a Su
iglesia juntamente con los muertos en Cristo.

La Tribulación

Mientras se celebren "Las Bodas del Cordero" (Apocalipsis 19:9), habrá gran confusión
y tribulación en la tierra; el Anticristo dominará. Muchos sufrirán el martirio por su fe;
otros, buscando en vano alivio de las persecuciones, negarán a su Señor (Apocalipsis
13:7-8,15,18; Daniel 12:1; Mateo 24:21). El fin de la tribulación será cuando el Señor
Jesús aparezca con los suyos y tome parte de los judíos perseguidos por el Anticristo.
Se cumplirán las Escrituras (2 Tesalonicenses 2:5; 1:7 10).

El Milenio

El Señor Jesús establecerá su reino en la tierra literalmente (Apocalipsis 20:1-6;


Génesis 49:10; Números 24:17-19; Salmos 2:7-9; 22:27-28; 24:7-10; Isaías 2:2-5; 9:6-
7; 11:35; Habacuc 2:14; Daniel 2:44; 7:13-14,22,27; Miqueas 4:1-7).

Los judíos, como nación escogida, volverán a su país y aceptarán al Mesías


(Deuteronomio 30:3-6; Isaías 1:24-27; 49:5-26; 60:15-22; 62:4-12; Jeremías 3:12-19;
23:5-8; 31:10,12,28,31,34; 32:37,42; Ezequiel 20:34,40,42; 28:25-26; 37:21-28; Oseas
3:4-5; Amós 9:11-15; Miqueas 7:18-20); Sofonías 3:19-20; Zacarías 8:7-9).

Este período sublime, el reinado de Cristo en la tierra, se llama el milenio, voz que se
usa para señalar los mil años que se mencionan en Apocalipsis 20:4-6; durante los
cuales Satanás será atado (Apocalipsis 20:1-3), y Cristo reinará literalmente en la tierra
con sus Santos (Deuteronomio 7:9; Salmos 84:10; 90:4; Isaías 60:22; Eclesiastés 6:6;
2 Pedro 3:8).

Un Período Breve

Al terminar los mil años del reinado de Cristo, Satanás será libertado de sus ataduras
(Apocalipsis 20:7-10), y saldrá para engañar de nuevo a las naciones y el resultado de
esta rebelión contra Cristo lo tenemos en los versículos 9 y 10.

El Juicio Final

Las Escrituras nos indican que cuando de veras aceptamos a Cristo como nuestro
Salvador y confiamos en Él de todo corazón, su obra a nuestro favor termina con el
temor del juicio por nuestros pecados anteriores. Cristo llevó este castigo en el Calvario
y nosotros somos, por medio de esa obra, librados del pecado y de su castigo (Isaías
53:5; 2 Corintios 5:21). De modo que los hijos de Dios no vivimos con temor del juicio
final. San Juan 5:24 nos indica que no vendremos a condenación por causa de
nuestros pecados; pero 2 Corintios 5: 10 indica que todos vendremos ante el tribunal
de Cristo. Esto es cierto, pero el cristiano será juzgado en cuanto a sus obras para
determinar su premio o galardón (1 Corintios 3:10-15), y no para determinar si será
salvo y libre de la condenación eterna.

En 1 Corintios 11:27-34 se nos habla del discernimiento que cada uno debe tener para
comprobar su condición espiritual delante del Señor. Al no hacer esto, algunos traen
juicio sobre sí en forma de debilidades, enfermedades y aún muerte. Este es un castigo

42
del Señor para evitar que la persona siga en lo malo Y caiga en condenación con el
mundo de malvados (v. 32).

Habiendo aclarado estos asuntos, aprendemos que los hijos de Dios no están
presentes en el juicio final. Pero algunos afirman que sí, por causa de lo que dice
Mateo 25:46. Este pasaje se refiere al juicio de las naciones por el Señor cuando Él
venga para establecer su reino en la tierra.

Las naciones serán juzgadas según su comportamiento con los judíos. El juicio que se
habla en Mateo 25, no es el mismo descrito en Apocalipsis 20:11-15.

El día del juicio del gran trono blanco ha de venir tal como aquí indican las Escrituras.
Los otros juicios mencionados vienen antes de ese juicio, y si hemos tenido nuestro
juicio anteriormente, no apareceremos en este mencionado aquí. Será un juicio de los
malos para determinar su grado de castigo. Aquí no se menciona ninguno que recibe
premio o que sale de este juicio para ir a la gloria. Evitamos este juicio al aceptar a
Cristo y seguir en pos de Él; de lo contrario, ese día estaremos delante del gran trono
blanco y de allí iremos al suplicio eterno (Eclesiastés 11:9; 12:14; Malaquías 4:1; Mateo
12:36; 13:38-43; 16:27; Juan 5:28-29; 12:48; Hechos 17:31; 24:25; Romanos 2:5-16; 1
Corintios 4:5; 2 Timoteo 4:1; 2 Pedro 2:9; 3:7; Judas 6; Apocalipsis 20: 12-13).

La Resurrección

Se refiere al momento cuando los cuerpos de todo el género humano volverán a la


vida, incorruptibles, y serán reunidos con sus almas. Los cuerpos levantados serán
sustancialmente los mismos, o sería un absurdo llamarlo resurrección; si Dios diera un
cuerpo enteramente nuevo sería más bien una nueva creación. Esta doctrina, aunque
superior a la razón, no es contraria a ella; y de consiguiente no es más increíble que la
de su creación al principio (Génesis 2:7; Hechos 26:8; 1 Corintios 15:12-23, 45-58).

Para Dios no es más difícil transformar nuestros cuerpos de la corrupción por la muerte
en cuerpos de pureza y hermosura angelical, que transformar el carbón en diamante
reluciente; puesto que éste se diferencia de aquél sólo en cuanto a la disposición
cristalina de sus átomos Además, en la naturaleza hay ejemplos que indican una
renovación de insectos, vegetales y árboles, de año en año. Por lo tanto, la Biblia
declara explícitamente la doctrina (Job 14:12-15, 19:25 27; Salmos 16:9-11; Isaías
26:19; Daniel 12:2; Oseas 13:14; Mateo 22:28-32; Juan 5:28-29; Hechos 17:31,32;
24:14,15; 26:8; 1 Corintios 15:12-55; 2 Corintios 5:1- 10; Filipenses 3:20-21; 1
Tesalonicenses 4:13-18; Apocalipsis 20:12,13). La doctrina de la resurrección es
fundamental para el cristianismo, puesto que el evangelio como un todo descansa en
ella, especialmente en la resurrección de Cristo (Hechos 2:23-36; 13:30-37; Romanos
1:4; 1 Corintios 15:12).

El vocablo resurrección se usa, además, en sentido simbólico, para señalar la


resurrección de las almas del estado de pecado al estado de vida y de santidad
(Ezequiel 37:1-14; Juan 5:21,25; Romanos 6:1-7; Efesios 2:1,5-6). Pero la resurrección
del cuerpo siempre se representa como algo futuro, mientras que se habla del alma en
tiempo presente.

43
El Cielo

Las Escrituras emplean esta palabra en tres sentidos diferentes: 1) Para denotar la
atmósfera que nos rodea donde se ven las nubes y las aves (Génesis 1:7,8,20; Mateo
24:24-30). 2) El espacio inconmensurable donde se hallan el sol y las estrellas
(Génesis 1:14. 15:5. Josué 10:13). 3) La morada sublime donde habita el Dios
omnipresente, llamada el "tercer cielo" (2 Corintios 12:2); los "cielos de los ciclos"
(Deuteronomio 10:14; 1 Reyes 8:27; Nehemías 9:6; Salmos 68:33); el estado y lugar de
la bienaventuranza al que llegan los santos después de la vida actual (2 Reyes 2:1, 11;
2 Corintios 5:1-2; Hebreos 10:34; 11:16).

Respecto de la localización exacta del cielo, las Escrituras guardan silencio, y las
conjeturas humanas son muchas y contradictorias. Por lo general se localiza como un
lugar distante del orbe terrestre, por consiguiente, arriba, en el sentido más estricto de
la palabra (Marcos 16:19; Lucas 24:51; Juan 3:13; 6:62; Hechos 1:9-11; Efesios 4:10; 1
Tesalonicenses 4:16-17; 1 Timoteo 3:16; Hebreos 9:24).

De este mundo celestial nada se revela para satisfacer nuestra curiosidad; ni aun a los
espíritus que partieron y volvieron a la tierra se les ha permitido revelar lo que
conocieron (compárese: Mateo 17:3; 27:52-53; Lucas 7:15; Juan 11:44; 2 Corintios
12:4); sin embargo, sabemos lo suficiente para estimular nuestros más fervientes
deseos y buscar una preparación para ese estado celestial (2 Corintios 5 :1-8;
Filipenses 1:21-23; Hebreos 11:13-16; 1 Juan 3:2-3).

Las características más notables de esta vida bienaventurada son: Santidad, felicidad y
la presencia del Señor (Salmos 16:11; 17:15; Job 19:26-27; Juan 14:1-3; 17:24; 1
Corintios 13:9-12: 2 Corintios 5:1-8: Filipenses 3:20-21; 1 Tesalonicenses 4:16-17;
Hebreos 12:14; 1 Juan 3:2-3; Apocalipsis 3:21; 21:3-4,7, 22-27; 22:1-5).

El cielo fue creado para los justos desde el principio (Mateo 25:34), y Jesús ha ido a
preparar nuestra mansión, y a preparar el camino por su mediación, para todo aquel
que se acerque a Él (Juan 14:1-3,6; Hebreos 7:25).

En el cielo hay varios grados de gloria que se llaman moradas (Juan 14:1), apropiadas
a las diferentes capacidades y logros morales de los fieles (Daniel 12:2; Mateo 18:4;
20:23; 1 Corintios 15:41).

John Newton dijo una vez, que si él llegase a entrar en el cielo, probablemente hallaría
allí tres grandes sorpresas: 1) Encontrar en aquel lugar a algunos que no hubiera
esperado. 2) El no encontrar allí a algunos que hubiera esperado. (3) Y principalmente,
el encontrarse allí él mismo. "Jehová no mira lo que mira el hombre" (1 Samuel 16:6-7;
Malaquías 3:17-18; 2 Timoteo 2:19).

El Infierno

Esta palabra traducida del hebreo seol, y del griego hades, quiere decir en su acepción
original el "lugar oculto", el estado o condición de los espíritus de los difuntos, sean
justos o malos; y por lo tanto, no significa necesariamente un lugar de tormento
(compárese Hechos 2:27, 31; Lucas 16:23).

Para indicar el lugar del castigo final se usan otras palabras. Por ejemplo, se usan las
palabras griegas gehenna (Mateo 5:22,29-30; 10:28; 18:9; 23:15,33; Marcos
9:43,45,47; Lucas 12:5; Santiago 3:6), y tártaros (2 Pedro 2:4).

44
Muchos de los términos y las frases de las Escrituras que se usan para describir este
castigo son metafóricos; sin embargo, representan una realidad terrible, y su propósito
es comunicar la idea de los mayores y más horribles tormentos que sean posibles
(Salmos 9:17; 50:22; Malaquías 4:1; Mateo 3:12; 8:12; 13:42; 25:41,46; Marcos 9:43-
44; Lucas 13:28; 16:24,28; Romanos 2:8-9; 2 Tes. 1:8-9; Judas 13-15; Apocalipsis
6:15-17; 14:10).

Los términos más fuertes se emplean para representar la duración interminable de este
castigo (Mateo 25:41, 46; Marcos 3:29; 9:43-48; Lucas 16:26; 2 Tes. 1:9; Judas 7,13;
Apocalipsis 20:10) Los mismos términos, se aplican algunas veces en sentido limitado
para cosas que serán destruidas. Esto se ve al comparar los textos siguientes: Génesis
49:26; Habacuc 3:6; 2 Pedro 3:10.

La representación del castigo de los malvados está relacionada a la felicidad de los


justos en cuanto a tiempo y duración, y sabemos que será futura y eterna (Daniel 12:2;
Isaías 45:16- 17; Mateo 25:46; Juan 5:28-29; Romanos 2:5-11; Apocalipsis 22:11-12).

El gran deseo de parte de Cristo y sus apóstoles en cuanto a la salvación de los


hombres, implica que los malos estarán expuestos al castigo eterno (Deuteronomio
30:15-19; 32:29; Jeremías 8:18-22; 9:1-2; Ezequiel 18:30-32; Lucas 13:24-28; Hechos
20:17-31; 21:13; Romanos 9:1-3; 2 Cor. 6:1-9; 8:9; 1 Pedro 2:21-24; 3:17-18;
Apocalipsis 6:9-11).

Sócrates y Platón, los mas altos exponentes de la razón humana no inspirada,


enseñaron la doctrina de la miseria interminable de toda alma incurable. En esto
estaban de acuerdo con la mitología antigua. Por tanto, la idea no es irracional, puesto
que es un principio de la religión natural y de la filosofía moral, como resultado de la
perversión del libre albedrío (compárese: Proverbios 1:31-32; Gálatas 6:7-8;
Apocalipsis 22: 11-12).

El infligir sufrimiento como castigo por el pecado no es inconsistente con la misericordia


divina. Es más bien una manifestación tal de esa misericordia, que merece ser alabada
(Éxodo 15:1-21; 34:6-7; Sal. 58:10-11; 62:12; 136:1,10,15; 149:5-9).

Si pues, en todo tiempo, la misericordia divina no sólo ha permitido, sino que ha


infligido sufrimiento como castigo a los pecadores con fines disciplinarios y sanos ¿por
qué no habría de ser el castigo eterno consistente con la misericordia divina? (Levítico
24:10-16; Números 15:30-36; Josué 7:1-9; Isaías 66:24; 1 Corintios 10:5-11; 2 Pedro
2:6; Judas 7; Apocalipsis 9:1-6).

El castigo futuro no puede significar aniquilación extinción o no existencia, porque lo


que deja de existir, deja de padecer; mientras que el padecimiento implica una
existencia de continua conciencia, y por esa razón es llamado tormento eterno (Mateo
25:46; 2 Tes. 1:9; Judas 7).

La aniquilación no puede aumentar ni disminuir; la aniquilación no está con la idea


bíblica de grados de castigo (Mateo 10:15; 11:22-24; 12:41-42; 23:14; Lucas 12:47-48;
Hebreos 10:26-29).

Los aniquilacionistas de hoy dicen que el alma muere simultáneamente con el cuerpo;
que esta muerte es el castigo del pecado; y que éste es el estado de todos los muertos,
un estado de anonadación. Dicen que la única diferencia entre los justos y los malos,

45
es que los justos son condenados a esta pena, algunos de ellos por millares de años,
hasta cuando Cristo los levante a la inmortalidad; mientras los malos permanecen en la
muerte eterna. Esta doctrina es contraria a las Escrituras, especialmente a los
siguientes pasajes: Sal.16:10; Daniel 12:2; Lucas 16:22-28; 23:43; Juan 5:28-29;
Hechos 7:55,59; 2 Corintios 5:1-8; Filipenses 1:21-23; Apocalipsis 14:10-13; Mateo
22:32.

Dicen algunos que el castigo del pecado consiste, en su mayor parte, de remordimiento
de la conciencia, y que esto lo sufre todo pecador en proporción a su maldad, y en el
momento de su transgresión. Esta doctrina no puede ser verdadera por lo siguiente:

1. Por cuanto la conciencia de todos los individuos no es igual; mientras condena a


algunos por haber hecho lo que es justo absuelve a otros por haber hecho lo malo
(Hechos 26:9; 1 Timoteo 1:13).

2. Por cuanto la degeneración progresiva en el pecado va acompañada de aumento


de insensibilidad. Mientras el primer desvío del deber causa un agudo sentimiento
de culpa, en la segunda ocasión la culpabilidad es menor, hasta que llega el
momento cuando la conciencia queda adormecida (Efesios 4:1;9; 1 Timoteo 4:2;
Tito 1:15).
Si no hubiese castigo después de esta vida y si todos los que mueren fuesen
inmediatamente felices, entonces podría deducirse que Dios es más bien amigo de los
pecadores que de los justos. Siendo así, los antediluvianos y los sodomitas, con todos
sus delitos, fueron recibidos inmediatamente en el cielo, mientras que los justos como
Noé y Lot tuvieron que padecer por más tiempo las aflicciones de esta vida. Pero
compárese esta idea con lo que dice: 2 Pedro 2:4-9. Si el castigo del malo es ingresar
al cielo inmediatamente después de morir, entonces puede haber salvación sin la
sangre de Cristo, y su sacrificio en la cruz no tendría ningún valor. Pero dice la
Escritura: “Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún
pecadores, Cristo murió por nosotros”. (Romanos 5:8).

46
SALVACION DEL PECADO POR LA CAIDA DE ADAN Y EVA

Sistema Teológico Reformado Sistema Teo. Arminiano


Iglesias: Iglesias:
De los Hermanos Metodistas
Presbiterianas Pentecostales
Bautistas (Infls. Históricas)
Independ. Carismáticas (Sajonas)
-----------------------------------------------------
Basado en su soberanía (Decretos) Ef. 1:1 - Basado en su Omnisciencia
En él asimismo tuvimos herencia, habiendo sido
predestinados conforme al propósito del que hace
todas las cosas según el designio de su voluntad
1. Está basado en su Sabiduría 1. Decreto no se reconoce
Pr. 19:21 Muchos pensamientos hay en el corazón del
hombre; Mas el consejo de Jehová permanecerá.
Sal 33:11 El consejo de Jehová permanecerá para siempre;
Los pensamientos de su corazón por todas las generaciones.
2.Se observan la elección y
predest. desde punto antrop
2. Es Eterno
Hech 15:18 Dice el Señor, que hace conocer todo esto desde
tiempos antiguos
Ef. 3:10 para que la multiforme sabiduría de Dios sea ahora
dada a conocer por medio de la iglesia a los principados y
11
potestades en los lugares celestiales, conforme al propósito
eterno que hizo en Cristo Jesús nuestro Señor

3. Es Eficaz Sal 33:11 Prov. 19:21 3. Arrep. del individuo es esencial


(Ver arriba)
4. Es inmutable - No necesita Cambiarse
Job 23:13 Pero si él determina una cosa, ¿quién lo hará cambiar?
Su alma deseó, e hizo
Luc 22:22 A la verdad el Hijo del Hombre va, según lo que está
determinado

5. Es incondicional
Hec 2:23:23 a éste, entregado por el determinado consejo y anticipado
conocimiento de Dios, prendisteis y matasteis por manos de inicuos,
crucificándole
Efe 2:8 Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no
9
de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe

6. Es universal Ef 1:11 - Prov.16:4 -16:33


Pr 16:4 Todas las cosas ha hecho Jehová para sí mismo,
Y aun al impío para el día malo

Pr 16:33 La suerte se echa en el regazo; Mas de Jehová es la


decisión de ella.

7. En cuanto al pecado permisivo


Sal 78:29 Comieron, y se saciaron; Les cumplió, pues, su deseo
Sal 106:15 Y él les dio lo que pidieron; Mas envió mortandad sobre ellos
Hech 14:16 En las edades pasadas él ha dejado a todas las gentes andar en sus propios caminos
Hech 17:30 Pero Dios, habiendo pasado por alto los tiempos de esta ignorancia, ahora manda a todos

47
los hombres en todo lugar, que se arrepientan

LA PREDESTINACION

1. Destino final del pecador Rom


Rom 9:11 pues no habían aún nacido, ni habían hecho aún ni bien ni mal, para que el propósito de Dios conforme a
la elección permaneciese, no por las obras sino por el que llama
Ef 1:4 según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de
él
2 Te 2:13 Pero nosotros debemos dar siempre gracias a Dios respecto a vosotros, hermanos amados por el Señor, de
que Dios os haya escogido desde el principio para salvación, mediante la santificación por el Espíritu y la fe en la
verdad

2. Destino absoluto pre-ordenado desde Dios


Hech 4:18para hacer cuanto tu mano y tu consejo habían antes determinado que sucediera.
Rom 8:29Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de
su Hijo
1 Cor 2:7 Mas hablamos sabiduría de Dios en misterio, la sabiduría oculta, la cual Dios predestinó antes de los
siglos para nuestra gloria

PARTES DE LA PREDESTINACION

A - ELECCION:
A QUIEN SE LE PREDESTINO- Un pacto con el hombre
a. A su pueblo
Deut. 4:37 Y por cuanto él amó a tus padres, escogió a su descendencia después de ellos, y te sacó de
Egipto
Deut. - 7:6-8 Porque tú eres pueblo santo para Jehová tu Dios; Jehová tu Dios te ha escogido para serle un
7
pueblo especial, más que todos los pueblos que están sobre la tierra. No por ser vosotros más que todos los
pueblos os ha querido Jehová y os ha escogido, pues vosotros erais el más insignificante de todos los
pueblos

b. A individuos para oficio o taréa Moisés, Los Sacerdotes, Los Reyes, Los profetas, Los
Apóstoles.

c. Individuos para ser sus hijos


1. II Pedro 1:10 Por lo cual, hermanos, tanto más procurad hacer firme vuestra vocación y
elección; porque haciendo estas cosas, no caeréis jamás.
2. 1Tes. 1:4 Porque conocemos, hermanos amados de Dios, vuestra elección
3. Mat. 22:14 Porque muchos son llamados, y pocos escogidos.
4. Rom. 11:5 Asi también aun en este tiempo, ha quedado un remanente escogido por gracia.
5. 1Cor 1:27 Sino de lo necio del mundo escogio Dios, para avergonzar a los sabios, y lo debil del
mundo escogio Dios, para avergonzar a los fuertes.
6. Ef. 1:4 según nos escogió en el antes de la fundación del mundo, para que fuesemos santos y sion
mancha delante de El.
7. I Pedro 1:2 Elegidos según la persciencia de Dios Padre en santificación del espíritu, para
obedecer y ser rociados por la sangre de Jesucristo: Gracia y Paz os sean multiplicada.

B- POR QUE SE DECRETO


a. Expresión de su voluntad soberana
6
1. Jn3:16 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo
aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.
2. Rom:5:8 Porque Cristo, cuando aún éramos débiles, a su tiempo murió por los impíos.
7
Ciertamente, apenas morirá alguno por un justo; con todo, pudiera ser que alguno osara morir por
el bueno.

48
3. II Tim 1:9 quien nos salvó y llamó con llamamiento santo, no conforme a nuestras obras, sino
según el propósito suyo y la gracia que nos fue dada en Cristo Jesús antes de los tiempos de los
siglos.
4. I Jn.1:9 Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y
limpiarnos de toda maldad.

b. Asegura la salvación de los elegidos.


1. Rom.8:29-30porque a los que antes conoció, también los predestinó para que
fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito
entre muchos hermanos.
2. II Tim.2:19 Pero el fundamento de Dios está firme, teniendo este sello: Conoce el Señor a los que
son suyos; y apártese de iniquidad todo aquel que invoca el nombre de Cristo.

c. No depende de fe o buenas obras.


1. Rom. 9:11Porque la palabra de la promesa es esta: Por este tiempo vendré, y Sara tendrá un hijo.
10 11
Y no sólo esto, sino también cuando Rebeca concibió de uno, de Isaac nuestro padre (pues no
habían aún nacido, ni habían hecho aún ni bien ni mal, para que el propósito de Dios conforme a
la elección permaneciese, no por las obras sino por el que llama).
2. II Tim 1:9 quien nos salvó y llamó con llamamiento santo, no conforme a
nuestras obras, sino según el propósito suyo y la gracia que nos fue dada en Cristo Jesús
antes de los tiempos de los siglos.
3. Ef 2:8 Porque por gracia sois salvos, por medio de la fe, y esto no de vosotros, pues es
don de Dios.

d. Es irresistible, elegido se opone pero gracia prevalece


1. Sal 110:3 Tu pueblo se te ofrecerá voluntariamente en el día de tu poder, En la hermosura de la
santidad. Desde el seno de la aurora, tienes tú el rocío de tu juventud.
3. Fil.2:13 porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el
hacer, por su buena voluntad

c. Deriva de la justicia de Dios


1. Rom.9:14 Qué, pues, diremos? ¿Que hay injusticia en Dios? En ninguna manera
2.
Mat.20:14 Toma lo que es tuyo, y vete; pero quiero dar a este postrero, como a ti.

C - CUAL ES EL PROPOSITO
a. La salvación de los elegidos.
1. Rom.11:7 Qué pues? Lo que buscaba Israel, no lo ha alcanzado; pero los escogidos sí lo han
alcanzado, y los demás fueron endurecidos. 8. Como esta escrito Dios les dio espíritu de sopor,
ojos con que no vean y oidos con que no oigan, hasta el día de hoy. 9 y David dice: se ha vuelto su
convite en trampa y en red, en tropezadero y en retribución 10. se han oscurecido sus ojos para
que no vean, y agobiales la espalda para siempre. 11. digo, pueshan tropezado los de Israel para
que cayesen, en ninguna manera; pero por su transgresión vino la salvación a los gentiles, para
provocarles a celo.
2. II Tes.2:13 Pero nosotros debemos dar siempre gracias a Dios respecto a vosotros, hermanos
amados por el Señor, de que Dios os haya escogido desde el principio para salvación, mediante la
santificación por el Espíritu y la fe en la verdad.

b. Dios sea glorificado por lo que hizo.


1. Ef.1:6 para alabanza de la gloria de su gracia, con la cual nos hizo aceptos en el Amado... 12 fin
de que seamos para alabanza de su gloria, nosotros los que primeramente esperábamos en Cristo...
14
que es las arras de nuestra herencia hasta la redención de la posesión adquirida, para alabanza de
su gloria.
c. La reprobación de los injustos.
1. Rom.9:21 ¿O no tiene potestad el alfarero sobre el barro, para hacer de la
misma masa un vaso para honra y otro para deshonra?

49
2. Judas 4 Porque algunos hombres han entrado encubiertamente, los que desdeantes habíansido
destinados para esta condenación, hombres impíos, que convierten en libertinaje la gracia de
nuestro Dios, y niegan a Dios el único soberano, y a nuestro Señor Jesucristo.
i.La preterición: pasar por alto a algunos en el reparto de la gracia
salvadora.
ii. La precondenación: castigo por su pecado
iii. Dios no es el autor de pecado.
Santiago1:13 Cuando alguno es tentado, no diga que es tentado de parte de
Dios; porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni él tienta a nadie.

ORDEN LOGICO DEL DECRETO


1. Dios decreta la Creación que existirá para su gloria
2. Decreta creaar al hombre en santidad y bendición
3. Decreta el libre albedrío del hombre( para seguirle o caer)(Decr. Permisivo)
4. Decreta salvar de los caídos, un número determinado
5. Decreta los medios para esta salvación (Esp. Santo, Cristo,predicación, etc.)
6. Decreta que el resto quedará en sus pecados y recibirán castigo, para así demostrar su
justicia.

SISTEMA ARMINIANO (Pelagiano 400dc)


1. Libera a Dios del problema que puede traer el sistema anterior donde podría interprestarse
que Dios es el origen de pecado. Pero pone la salvación totalmente en las manos del
hombre para que a través de su voluntad la acepte o no.
2. Esta posición desconoce: Que el pecador irregenerado no puede hacer ningún acto para
acercarse a Dios .
Jn.3:5 Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del

Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios.
Jn 6:44 Ninguno puede venir a mí, si el Padre que me envió no le trajere; y yo le resucitaré en el

día postrero.
Jn 8:44 Jesús les respondió: De cierto, de cierto os digo, que todo aquel que hace pecado, esclavo
es del pecado.-
Jn 15:4-5 Permaneced en mí, y yo en vosotros. Como el pámpano no puede llevar fruto por sí
5
mismo, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en mí. Yo soy la vid,
vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque
separados de mí nada podéis hacer. Rom.7:18 yo sé que en mí, esto es, en mi carne, no mora el
bien; porque el querer el bien está en mí, pero no el hacerlo..
Rom 7:24 ¡Miserable de mí! ¿quién me librará de este cuerpo de muerte?.
I Cor.2:14 Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él
son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente.
II Cor.3:5 no que seamos competentes por nosotros mismos para pensar algo como de nosotros
mismos, sino que nuestra competencia proviene de Dios.-Ef.2:1 Y él os dio vida a vosotros,
cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados.
Ef. 2:1 y El os dio vida a vosotros cuando estabas muerto en vuestros delitos y pecados
Ef 2: 8 Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de
Dios.-10 Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios
preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.
Heb.11:6 Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios
crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan.
3. El hombre toma de la gracia universal provista en el sacrificio de X para disponer de la fe
que le permite creer y ser salvo.

LA DEPRAVACION TOTAL

El tema de la “depravación total” no es uno el cual es generalmente conocido o confesado dentro del mundo
de la iglesia de nuestros días. Por el contrario, está la tan a menudo repetida expresión que es aún más

50
popular; “hay algo de malo en los mejores de nosotros y algo de bueno en los mas malos de nosotros.” Este
dicho bien conocido señala como la doctrina de la “depravación total” es simplemente rechazada. Por lo
tanto, es importante que nosotros entendamos lo que ésta verdad que concierne a la depravación total
implica. La iglesia y el individuo Cristiano que ama la Palabra de Dios, deberá sujetarse a esta importante
enseñanza de la Escritura.

¿Qué es lo que debemos entender por “depravación total?” La frase está compuesta por dos palabras cuyos
significados son de por sí evidentes. “Depravación” significa maldad; corrupción; la perversidad propia del
hombre degenerado. El agregar la palabra “total” a la depravación, es enfatizar sin ninguna sombra de duda
la verdad de que no hay bien en lo que fuere en el hombre natural – en el hombre que es nacido del malvado
Adán. La frase “depravación total” recalca de la manera más fuerte posible la verdad de la Escritura de que
no hay nada bueno en el hombre natural para nada.

Esta es la sencilla enseñanza de la Escritura. Abran sus Biblias y primeramente vamos a Génesis 8:21. Allí
leemos, “Y dijo Jehová en su corazón. No volveré más a maldecir la tierra por causa del hombre; porque el
intento del corazón del hombre es malo desde su juventud.” Usted notará en este pasaje que lo malo es desde
nuestra juventud. Y Dios declara esto inmediatamente después de la inundación, cuando la única gente en
esta tierra fueron Noé y su familia.

Un segundo pasaje es el Salmo 51:5, donde David confiesa, “He aquí, en maldad, he sido formado, y en
pecado me concibió mi madre.” Usted probablemente ha escuchado a la gente hablar de bebés inocentes –
pero el salmista insiste en que el fue formado en iniquidad y concebido en pecado. El no se consideró a sí
mismo inocente al nacer – pero ya depravado.

Otra vez, leemos en Jeremías 17:9 “engañoso es el corazón más que todas las cosas y perverso; ¿Quién lo
conocerá?”

Veamos ahora en el Nuevo Testamento y primero en Romanos 3:10 – 18 (el cual es una cita del Salmo 14),
donde leemos “Como está escrito: No hay justo, ni aún uno; no hay quien entienda, no hay quien busque a
Dios. Todos se desviaron, a una se hicieron inútiles; no hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno.
Sepulcro abierto es su garganta con su lengua engaña veneno de áspides hay debajo de sus labios; su boca
está llena de maldición y de amargura. Sus pies se apresuran para derramar sangre; quebranto y desventura
hay en sus caminos; y no conocieron camino de paz. No hay temor de Dios delante de sus ojos.” Y el mismo
pensamiento está expresado poco después en Romanos 7:18, “y yo sé que en mí, (esto es, en mi carne), no
mora el bien.”

Estos son algunos de los muchos pasajes Escriturales, los cuales insisten acerca de la verdad de que el hombre
natural es totalmente corrupto. El hombre natural es incapaz de hacer ningún bien de cualquier forma. El
no puede complacer a Dios. El no obedecerá la Santa ley de Dios. El no desea entrar a la gloria eterna.

Sobre las bases de las claras enseñanzas de la Escritura, las antiguas confesiones de la Iglesia han insistido
sobre esta misma verdad. Breve pero claramente, el Catecismo de Heidelberg enseña en la pregunta y
respuesta 8. “¿Somos entonces tan corruptos de que somos totalmente incapaces de hacer ningún bien e
inclinados a toda maldad? Verdaderamente, lo somos; excepto que seamos regenerados por el Espíritu de
Dios.”

51
La Confesión Belga declara en el Art. 14. “... y habiéndose hecho impío, perverso y corrupto en todos sus
caminos, ha perdido todos los excelentes dones que había recibido de Dios, no quedándole de ellos más que
pequeños restos, los cuales son suficientes para privar al hombre de toda excusa; ya que toda la luz que hay
en nosotros se ha cambiado en tinieblas como nos enseñan las Escrituras, diciendo: La luz en las tinieblas
resplandece y las tinieblas no prevalecieron contra ella; aquí San Juan llama tinieblas a los hombres...”

Y todo esto es una prueba suficiente de que la Escritura y las antiguas confesiones de la Iglesia de Cristo
enseñan que el hombre por naturaleza es totalmente depravado – esto es, el es incapaz de hacer ningún bien
para nada.

Sin embargo, a pesar de estas claras enseñanzas de la Escritura, muchos tratan de evadir y aún negar esta
verdad evidente por sí misma. Se ha enseñado que el hombre es totalmente depravado, pero no que es
absolutamente depravado. A pesar de que la frase “total depravación” no debería permitir ninguna sombra
de duda concerniente al estado corrupto del hombre; algunos aún insisten de que hay algo de bueno en el
hombre natural. Por lo tanto, ellos insisten de que el hombre no es absolutamente depravado. Se utiliza la
ilustración de una fanega de manzanas podridas. Esa fanega podría ser descrita como totalmente podrida, si
cada manzana tuviera alguna parte podrida – sin embargo quizás también tiene algunas partes buenas. La
fanega de manzanas será absolutamente podrida si cada manzana fuera totalmente podrida. Así, se dice que
cada parte del ser humano es tocada por la pobredumbre del pecado – pero cada parte no es necesariamente
completamente corrupta. Toda esta idea es una intención de negar la total depravación y aún retener la
expresión. El hombre es un depravado, y esto es, completo – o él no es depravado.

Otras consideraciones falsas con respecto al estado natural del hombre se han levantado en la historia de la
Iglesia. Hubo la opinión del Pelagianismo, el cual surgió acerca de 400 años después de la ascención de
Cristo. Pelagio, el que dió origen a esta opinión dijo que cuando Adán pecó, el se lastimó solo a sí mismo, su
posterioridad no fue afectada. Posteriormente, el sugirió que cada bebé que nace en el mundo nace en el
mismo estado y condición que Adán tenía antes de su caída. Cada bebé nace en esta tierra perfecto y sin
pecado. ¿Cómo entonces, explicó Pelagio la existencia del pecado en todos los hombres? El insistió de que
nosotros nos volvemos pecadores cuando imitamos a alguna otra persona. Tan pronto como los bebés
comienzan a imitar a sus padres o a otros que ellos observen, ellos se vuelven pecadores y el camino de
cambiar a los pecadores otra vez en Santos es persuadiéndoles a ellos a imitar aquello que es bueno. Está
dentro de la capacidad de cada hombre, dice Pelagio, el imitar el bien y merecer la vida eterna.

La idea del Pelagianismo no es extraña a las iglesias hoy en día tampoco. De hecho, es la base del “evangelio
social” de nuestros días. Dentro de las iglesias hay una fuerte campaña para cambiar las condiciones sociales
de nuestros días. Las iglesias están supuestas de ver de que haya mejor vivienda para los pobres y para los
grupos raciales de la minoría; ellos deberán ver de que todos los hombres tengan cuidado médico adecuado y
una educación conveniente; ellos deberán estar en la delantera del manejo por la integración. Entonces, de
acuerdo a la teoría, si es que llevamos a cabo nuestras metas en todas estas áreas, no estaríamos tan
preocupados mucho con el pecado, la maldad, y todas las formas de la corrupción. Posiblemente no
necesitaríamos más cárceles. El número de policías podría ser reducido. No estaríamos más preocupados
con la delincuencia juvenil y adulta. Gradualmente, este mundo se volvería cierta clase de utopía. Pero esto
está basado en la vieja herejía de Pelagio de que si la gente vive en buenos ambientes, si ellos pueden imitar
buenos ejemplos, entonces los hombres serían buenos. Toda esta opinión niega la verdad Escritural de la
depravación total.

Otro error es la vista del Arminianismo. El Arminianismo, o libre albedrío, esencialmente por lo general
negará la verdad de la depravación total. El Arminianismo enseña que el hombre era verdaderamente
totalmente depravado después de la caída; pero inmediatamente después de la caída, Dios intervino por Su
gracia. La operación de esta gracia de Dios sobre todos los hombres implica dos operaciones, las cuales
mitigan la depravación. Primero, el Arminianismo sostiene que, a pesar de que el hombre por sí mismo es

52
incapaz de hacer ningún bien, sin embargo, por una operación general de la gracia de Dios sobre el, ahora el
puede hacer una cierta medida de bien.

Pero el Arminianismo enseña más. Sugiere que el hombre natural, aunque originalmente totalmente
depravado es ahora capaz de aceptar a Cristo como su Salvador personal. El hombre a través del ejercicio de
su propia voluntad puede rechazar o recibir al Salvador. El Arminianismo sugiere que el hombre puede
recibir a Cristo solo por gracia – pero que cada individuo tiene la suficiente gracia dada a él por Dios para
facilitar el aceptar a Cristo. La diferencia entre un hombre salvo y otro no salvo, de acuerdo al
Arminianismo, no se lo va a encontrar en que uno reciba la gracia de Dios y el otro no lo hace, sino mas bien
en la voluntad del hombre mismo. Esta opinión falsa del Arminianismo niega tanto la verdad Escritural, la
cual enseña que el hombre por naturaleza está tan muerto en el pecado, que el nunca podrá “recibir a Cristo
como a su Salvador personal.”

Insistimos, en las bases de los pasajes Escriturales, que fue citado anteriormente, de que el hombre está por
naturaleza completamente muerto en el pecado. Separado de Cristo el hombre no puede hacer ninguna cosa
buena delante de Dios. El hombre no puede hacer ningún bien “natural” o “cortés” en esta tierra. Tampoco
puede ningún hombre ejercitar su voluntad para “aceptar” a Cristo – porque también su voluntad está
limitada por el pecado y la muerte.

Algunos han propuesto que los hombres de este mundo, aquellos que están fuera de la iglesia, también
efectúan muchos buenos actos. El hombre, aparentemente, no es siempre completamente depravado. Un
cierto hombre rico puede dar un millón de dólares para construir y mantener un hospital para ayudar a la
pobre y sufriente humanidad. ¿Es esto pecado? ¿o es esto bueno? Puede que su vecino no vaya a la iglesia o
que ore – pero el tiene una maravillosa relación con su familia. ¿Es esto bueno o es malo? Un hombre salva a
un prójimo de ahogarse a riesgo de perder su propia vida. ¿Es esto bueno – o malo? Estas preguntas surgen,
y con ellas la pregunta: ¿es el pecador de hecho realmente depravado?

A la luz de la Escritura debemos aún mantener que cualquier hombre fuera de Cristo peca en cualquier cosa
que el haga. Debemos ser bien cuidadosos de no equivocarnos, que es lo que nosotros pensamos que es bueno
como es bueno en la opinión de Dios. El hombre ya sea que ama y sirve a Dios o no lo hace. O él está con
Cristo o en contra de El. Puede que él haga algo en verdadera fe y para la gloria de Dios, o él lo hace en el
servicio del hombre y para su gloria. No hay entre medio. No hace ninguna diferencia si el hombre da un
millón de dólares para fundar un hospital o ya sea que el tenga una buena vida familiar, o que el salve a
individuos que se estén ahogando – en todo esto, el hombre natural camina no por fe sino en pecado y
corrupción. Dios, por lo tanto, juzga cada una de sus acciones como pecaminosas.

Si bien todos los hombres son totalmente depravados, a pesar de que todas sus acciones efectuadas por
naturaleza son pecaminosas – aún hay obviamente, variaciones que se ven en los hombres. Todos los hombres
no pecan en el mismo grado o de la misma manera. En primer lugar, el tipo y grado del pecado de un
hombre está determinado por la época en la cual vive. Obviamente, hoy en día con nuestras radios, televisión
y automóviles el hombre puede pecar de muchas más maneras que sus antepasados no podían. En segundo
lugar, el pecado está limitado en gran cantidad por el ambiente y las circunstancias. Un hombre rico tiene los
medios para pecar en muchas y más diferentes maneras que un hombre pobre. Pero ambos pecan en todo lo
que ellos hacen. En tercer lugar, el grado de pecado está determinado por la edad de la persona. Un niño
pequeño no peca de muchas maneras como lo hace el adulto. Finalmente, el grado y tipo de pecado en un
hombre está muchas veces regulado por su propio respeto de sí mismo – su propio y egoísta orgullo. ¿Porqué
un hombre malvado vive en una agradable y pacífica relación con su familia? No es porque la ley de Dios así
lo requiere, sino porque el comprende que es para su propio beneficio, porque de esta manera, el vive en una
relación decente con su prójimo.

53
¿Pero porqué es tan importante el que la iglesia enfatice esta verdad de la total depravación? ¿Porqué
enfatizar la terrible corrupción del hombre? Si uno no enfatiza esto, el eventualmente perderá todas las otras
doctrinas significantes de la Escritura. Uno no puede entender la expiación de la cruz acertadamente, si es
que el no comprende correctamente la enseñanza Escritural de la depravación. Aquel que no comprende
correctamente la enseñanza Escritural de la depravación, aquel que no entiende propiamente la
depravación, seguramente que no podrá comprender correctamente la Soberanía de Dios, quien hace todas
las cosas en armonía con Su propia voluntad.

Por lo tanto el Cristiano deberá entender esta verdad y enseñarla a sus hijos.

Y cada hijo de Dios deberá vivir y caminar en la conciencia de la depravación del hombre natural. No
comiencen a admirar lo que el mundo es y lo que el mundo produce. No comiencen a imitar y a envidiar al
mundo. Reconozcan que todos los hombres, incluidos nosotros, por naturaleza, estamos muertos en el
pecado. En mi carne, dijo Pablo no hay nada bueno. Pero entonces comprendan que el creyente fue en otro
tiempo liberado de tal depravación, porque el ha sido redimido sólo y totalmente a través de la sangre del
Cordero.

Comparación entre los dos Sistemas de Salvación


Sistema Arminiano vs. Sistema Reformado

Sistema Arminianismo Sistema Reformado

Libre-Voluntad o Habilidad Humana Total Inhabilidad ó Total Depravación


Aunque la naturaleza humana fue seriamente afectada por A causa de la caída, el hombre es incapaz de por cuenta propia
la caída [de Adán], el hombre no ha sido dejado en un creer el evangelio para salvación. El pecador esta muerto, ciego
estado de total desayuda espiritual. Dios por cortésmente y sordo a las cosas de Dios; su corazón es engañoso y
capacita todo pecador para que se arrepienta y crea, pero desesperadamente corrupto. Su voluntad no es libre, esta en
no interfiere con la libertad del hombre. Cada pecador esclavitud a su naturaleza perversa. Por eso, no escogerá - en
posee una voluntad libre, y su destino eterno depende de verdad el no puede - escoger el bien sobre el mal en el area
como la use. La libertad del hombre consiste en su espiritual. Consecuentemente, toma mucho más que la
habilidad para escoger el bien sobre el mal en los asuntos asistencia del Espiritu para traer el pecador a Cristo - hace falta
espirituales; su voluntad no es esclava a la naturaleza la regeneración por medio de la cual el Espiritu hace que el
pecaminosa. El pecador tiene el poder para cooperar con pecador viva y le da una nueva naturaleza. La fe no es algo que
el Espiritu de Dios y ser regenerado ó resistir la gracia de el hombre contribuye a la salvación sino que es en si parte
Dios y perecer. El pecador perdído necesita la asistencia misma del don de Dios de la Salvación - es el don de Dios para
del Espiritu, pero no tiene que ser regenerado por el el pecador, no el don del pecador para Dios.
Espirítu antes que el pueda creer, pues la fe es un acto del
hombre y precede el nuevo nacimiento. La fe es el don
del hombre hacia Dios; es la contribución del hombre
para la salvación.

54
Elección Condicionada Elección Incodicionada
La elección de Dios de ciertos individuos para salvación La elección de Dios de ciertos individuos para salvación antes
antes de la fundación del mundo fue basada en que El de la fundación del mundo descansó únicamente en Su propia y
previó que ellos responderían Su llamada. El seleccionó soberana voluntad. Su decisión por pecadores particulares no
solamente aquellos los cuales el sabía que por ellos fue fundametada en ninguna previsión de respuesta obediente
mismos creerían libremente el Evangelio. Por lo tanto, la por parte del pecador, tales como la fe, el arrepentimiento, etc.
eleccion estuvo determinada por o condicionada sobre lo Por lo contrario, Dios da fé y arrepentimiento a cada individuo
que el hombre haría. La fe la cual Dios previó y sobre la que el ha seleccionado. Estos hechos son resultados, no la
cual el fundamentó su decisión no fue dada al pecador causa de la decisión de Dios. Por lo tanto, la elección no fue
por Dios (no fue creada por el poder regenerador del determinada por ó condicionada sobre ninguna cualidad
Espiritu Santo) sino que resultó solamente de la voluntad virtuosa o acto previsto en el hombre. Aquellos quienes Dios
del hombre. Fue dejado enteramente al hombre el quien soberanamente eligió, El trae por el poder del Espiritu Santo
iba a creer y por eso, quien sería elegido para salvación. para que deseosamente acepten a Cristo. Asi, es pues la
Dios escogio aquellos los cuales el sabía, que por su decisión de Dios por el pecador, no la decisión del pecador por
propia libre voluntad, escogerían a Cristo. Por lo tal la Dios, la causa final de la salvación.
decisión del pecador por Cristo, no la decisión de Dios
por el pecador, es la causa final de la salvación.

Redención Universal ó Expiación General Redención Particular ó Expicación Limitada


La obra redentora de Cristo fue con la intención de salvar
La obra redentora de Cristo hizo posible que todo el
mundo fuera salvo pero actualemente no aseguró la solamente los escogídos y realmente aseguró la salvación de
ellos. Su muerte fue un sufrimiento substitutorio de la
salvación de ninguno. Aunque Cristo murió por todos y
cada uno de los hombres, solamente aquellos que cree en penalidad del pecado en lugar de cierto número específico de
pecadores. En adición a quitar los pecados de Su pueblo, la
el son salvos. Su muerte hizo posible a Dios para
perdonar los pecados de los pecadores sobre la condición redención de Cristo aseguró todo lo necesario para su
salvación, incluyendo la fe que les une a El. El don de fe es
de que ellos creyeran, pero en realidad no quitó los
pecados de nadie. La redención de Cristo se hace efectiva infaliblemente aplicado por el Espiritu a todos por cuanto
Cristo murió, garantizando, de esta manera la salvación de
solamente si el hombre escoge aceptarla.
ellos.

El Espiritu Santo puede ser efectivamente Resistido La llamada Eficaz del Espiritu Santo ó La Gracia
El Espiritu llama internamente todos aquellos que son Irresistible
llamados externamente por la invitación del evangelio; El En adición al llamado general externo para salvación el cual es
hace todo lo que puede por traer al pecador a la salvación. hecho a todo aquel que escucha el evangelio, el Espiritu Santo
Pero considerando que el hombre es libre, este puede extiende al escogído un llamado especial interno que
exitosamente resistir la llamada del Espiritu. El Espirtu invevitablemente le trae a la salvación. El llamado interno (el
no puede regenerar el pecador hasta que este crea; fe (lo cual es hecho solo a los escogídos) no puede ser rechazado;
cual es la contribución del hombre) procede y hace siempre resulta en conversión. Por medio de este llamado
posible el nuevo nacimiento. Asi, la voluntad libre del especial, el Espiritu irresistiblemente trae los pecadores a
hombre limita el Espiritu en la aplicación de la obra Cristo. En su tarea de aplicar la salvacion, El no está limitado
salvadora de Cristo. El Espiritu Santo puede solo traer a por la libre voluntad del hombre, ni depende El de la
Cristo aquellos quienes le permiten ganarle a ellos. Hasta cooperación del hombre para su éxito. El Espiritu cortésmente
que el pecador responda, el Espiritu no puede dar vida. causa que el pecador elegído coopere, que crea, que se
La Gracia de Dios no es invencible, puede, y a menudo es arrepienta, que venga libre y gustosamente a Cristo. Por eso, la
resistida y trastornada por el hombre. Gracia de Dios es invencible; nunca fracasa en resultar en la
salvación de aquellos a quienes es extendida.

Caer de la Gracia Perseverancia de los Santos


Aquellos que creen y son verdaderamente salvos Pueden Todos quienes son escogidos por Dios, redimidos por Cristo, y
perder su salvación por fallar en mantener su fe, etc. recibido fe por el Espiritu son eternamente salvos. Ellso son
Todos los Arminianos no se han puesto de acuerdo sobre guardados en fe por el poder del Dios Todopoderoso y por eso
este punto; algunos mantienen que los creyentes están perseveran hasta el fin.
eternamente seguros en Cristo - que una vez un pecador
es regenerado, nunca se puede perder.

55
 De acuerdo al Arminianismo:

La Salvación es completada por medio de los esfuerzos combinados de Dios (quien toma la
iniciativa) y el hombre (quien debe responder) -- siendo la respuesta del hombre el factor
determinante. Dios ha proveído salvacion a todo el mundo, pero su provisión se hace efectiva
solamente para aquellos quienes, de su propia libre voluntad, "escogen" cooperar con El y aceptan
la oferta de su gracia. En e;l punto crucial, el hombre juega el rol decisivo; es así el hombre, no
Dios, el que determina quienes serán los recipientes del don de la salvación.

 De acuerdo al Sistema Reformado:

La Salvación es completada por el la fuerza todopoderosa del Dios triuno. El Padre escoge las
personas, el Hijo muere por ellos, el Espiritu Santo hace efectiva la muerte de Cristo al traer a los
escogidos a la fe y el arrepentimiento, de esta manera haciendoles obedecer gustosamente el
evangelio. El proceso entero (elección, redención, regeneración) es la obra de Dios y es solo por
Gracia. Es pues, Dios, no el hombre el que determina quienes seran los recipientes de su don de
salvación.

Este material fue tomado de Romans: An Interpretive Outline, (Romanos: Una bosquejo interpretativo) por David N. Steele y Curtis
Thomas, ministros Bautistas en Little Rock, Arkansas, hacen un contraste de los Cinco Puntos del Calvinismo con los Cinco puntos de
Arminianismo en la forma más clara y más concisa encontrada por el Sr. Loraine Boettner. Est'a tambien incluida como Apendice en
The Reformed Doctrine of Predestination (La Doctrina Reformada de Predestinación), por el Sr. Boettner. Cada uno de estos libros son
publicados por la Presbyterian and Reformed Publishing Co., Phillipsburg, N.J.

56
PREGUNTAS COMPENDIO INTEGRATIVO TEOLOGIA – PSICOLOGIA
PARTE A
1-¿Que es la Psicología?
2-¿Que es la teología?

PARTE B 1

1- Explique las actitudes de los diferentes grupos frente a la integración


2- Describa que es la Integración de Conceptos.
3- Explique los diferentes términos que se usan en la terapia secular y cristiana

PARTE B 2

1-¿A que se le llama revelación Divina?


2- Explique los diferentes puntos sobre la necesidad de Revelación
3-¿En que forma se presenta le revelación? Explique
4-Describa los diferentes modos de la inspiración Divina.
5-¿Cual es el significado de la palabra Biblia?
6-¿Cuales son las divisiones de la Biblia? Explique cada una.
7-¿Que significado tiene la palabra canon?
8-¿Cual es la evidencia externa Histórica?
9-¿Que es un Milagro?
10-Explique la evidencia de cada milagro
11-¿Cuales son las tres maneras posibles en las que el cadáver de Jesús pudo haber sido retirado?
12-¿Como podemos comprobar la existencia de Dios?
13-¿Porque la auto-creación es una contradicción?
14-¿Como se denominan las diferentes formas de creer en Dios?
15-¿Cuales son los atributos de Dios?
16-¿Porque se le llaman atributos?
17-Describa los atributos naturales
18- Describa los atributos morales.
19-¿Que es la Trinidad?
20-Cuales son los errores principales con respecto a la Trinidad?
21-Describa cuales son las tres áreas de la verdad sobre Jesucristo.
22-¿Que quiere decir por lo general la palabra adoración?
23-¿Cuales son los errores principales con respecto a Jesucristo?
24-Cuales son los tres errores fundamentales con respecto al Espíritu Santo y porque están equivocados
25-¿Que es un ángel?
26-Describa la diferencia entre Diablo y Demonio
27-¿Que es el hombre? Explique su respuesta
28-Explique el Libre Albedrío
29-¿Que es la Justificación?
30-¿Que es la Fe que Salva? y Explique los tres pasos de esta fe.
31-Explique el Arrepentimiento.
32-Describa la Regeneración y los errores con respecto a la regeneración.
33-¿Que es la adopción?
34-Explique el Testimonio del Espíritu.
35-Explique la conversión
36-¿Que es la Santidad o la Santificación?
37- Describa que es la Perseverancia Apostasía
38-Explique el estado intermedio, el estado intermedio de los justos y el estado intermedio de los impíos
39-Describa la Segunda venida de Cristo y el Arrebatamiento.
40-Explique que dice la Biblia sobre la tribulación, el milenio y el período breve.
41-Describa el Juicio Final.
42-¿Que es la resurrección?
43- ¿Cuales son los tres sentidos diferente que se le dan al cielo?
44- Explique que es el infierno
45-Describa los dos sistemas Arminiano y Sistema Reformado. Explique sus puntos.

57