Está en la página 1de 3

CANCION DE HIELO Y FUEGO

—Anguy, ¿juras ante los ojos de los hombres y de los dioses


defender a los indefensos, proteger a las mujeres y a los niños,
obedecer a tus capitanes, a tu señor y a tu rey, luchar con valentía
cuando sea necesario y cumplir las tareas que se te encomienden, por
duras, humildes, o peligrosas que sean?—dijo Lord Beric.
—Si, mi señor—juró el arquero.
Beric pasó su espada del hombro derecho al izquierdo.
—Levantaos, ser Anguy como caballero de la colina hueca y
bienvenido a nuestra hermandad sin estandartes.
—Gracias, mi señor, que el señor de la luz os proteja de la
oscuridad.
Durante el día hubo muchos más juramentos de hombres del rey
Robert Baratheon que luego de su muerte decidieron unirse a la
hermandad para proteger al pueblo del difunto.
Entrada la medianoche, ya se estaba festejando el banquete en
honor a los nuevos miembros. Había hidromiel, vino, caballo asado y
empanadas de paloma. Luego de esos primeros platos se sirvieron los
pastelillos de limón que tanto le gustaban a Thoros de Myr, el
sacerdote rojo y mano derecha de Beric.
—Hemos hablado con el rey Joffrey, no quiere seguir con el
acuerdo que teníamos con Robert. —le comentó Thoros— No nos
brindará mas alimento por lo que nosotros no lo protegeremos, dijo
que ya tiene suficiente protección con sus capas doradas. También
ordenó que vayamos a Desembarco del Rey a jurarle lealtad.
—Imagino que ninguno de vosotros jurará lealtad a ese crio.
—Anguy estaba enojado, nunca le había gustado el carácter engreído
de Joffrey.
—La mayoría de nosotros no, pero apuesto que habrá alguno
que iría corriendo a verlo y le diría nuestro parador por tan solo dos
venados. —Thoros también se había enfurecido. —Hable con Beric
sobre el tema, no encontramos otra solución, mañana nos

1
TOMAS M. GINZBURG

dividiremos en grupos e iremos a saquear aldeas; los grupos van a ser


pequeños, imaginamos que no mas de tres o cuatro personas.
— ¿Con quién iré? —pregunto Anguy. Tenía ojos azules y
una larga cabellera dorada que le llegaba hasta los hombros. Era un
hombre menudo, medía un poco más de dos varas de altura y pesana
seis arrobas.
—Eso lo decidiremos mañana—Thoros era todo lo contrario,
media más de dos varas y media pero por sobre todas las cosas se
destacaba por sus gruesos hombros. Muchos lo recordaban por su
cabeza calva y su mentón rodeado de la espesa barba roja.
A la mañana siguiente, todos despertaron con el sonido de las
campanas. Se juntaron en el patio exterior del Refugionegro; Beric
estaba al frente de todos con el sacerdote rojo a la derecha y un chico
a su izquierda. Por detrás de ellos el sol empezaba a asomarse por
entremedio de las nubes.
Una vez reunidos todos, el señor del relámpago presentó a su
escudero, Edric Dayne.
—Nos dividiremos en seis grupos. —Edric miró el pergamino
y comenzó a leer— Lim, Tom y Anguy, vosotros seréis el primer
grupo— Lim era un soldado mientras que Tom solo era un bardo—
luego irán: El Cazador Loco, Kyle y Notch; Harwin, Jack-con-suerte
y barbaverde; Dennet, Merrit y Watty; Luke, Mudge y Dick; y por
ultimo iremos: Lord Beric, Thoros de Myr y yo.
>> Partiremos todos antes del ocaso, saquearan la primera
aldea que encuentren; mañana irán a la Posada del Hombre
Arrodillado, al Septo de Piedra o al Torreón Bellota; no confíen en
nadie más. Necesitamos oro, comida o gente que quiera venir con
nosotros. —guardo el papel y cedió la palabra a Beric
—Id a preparaos— Beric miro al Cazador Loco—No matéis a
nadie a menos que se resista.

2
CANCION DE HIELO Y FUEGO

La primera aldea fue facil, Anguy llevaba su arco de mas de una vara
de altura y en la espalda tenia un carcaj lleno de flechas. Solo lanzo
una para advertir a los pocos aldeanos, mientras que Lim desenvaino
su espada pero no llego a blandirla. Tom sietcuerdas tomó todo el
oro, la comida y los tres se marcharon tal como vinieron.
En el camino de vuelta