Está en la página 1de 2

QUE NADIE SOBREVIVA

El gélido oleaje rompía sobre una costa desolada, teñida de rojo por la sangre de los hombres a
los que ya había matado Hecarim. Los mortales que le quedaban por matar huían por la playa,
presa del terror. Una lluvia negra caía sobre ellos mientras las hinchadas nubes de la tormenta
acudían desde el enlutado corazón de la isla. Hecarim oyó los gritos que se lanzaban unos a
otros. Sus palabras eran un gutural canto guerrero que no entendía, pero cuyo significado era
evidente: Creían que podían vivir para alcanzar su nave. Sí, poseían cierta destreza. Se movían
al unísono, con los escudos de madera entrelazados. Pero eran mortales y el sombrío centauro
podía saborear el hedor de su miedo.

Los rodeó, sorteando las ruinas desmoronadas, oculto en la neblina que se alzaba desde las
arenas cenicientas. El eco de sus cascos hizo saltar chispas desde las negras piedras y horadó el
valor de los hombres que huían. Observó a los mortales a través del fino visor de su yelmo. Las
débiles luces de sus retorcidos espíritus parpadeaban como fuegos fatuos en su carne. Le
repugnaban, pero al mismo tiempo las codiciaba.

'Que nadie sobreviva', dijo.

El hierro de su yelmo amortiguó su voz, que sonó como la postrera exhalación de un ahorcado.
El sonido crispó los nervios de los mortales como el chirrido de una hoja oxidada. Hecarim,
embriagado por su terror, sonrió al ver que uno de ellos soltaba el escudo y, desesperado, se
echaba a correr en dirección al barco.

Con un rugido, salió galopando de las ruinas infestadas de maleza y aprestó la guja de hoja
curva mientras sentía la vieja emoción de la carga. Un recuerdo apareció durante un instante
fugaz: Él, cabalgando a la cabeza de una hueste de plata, conquistando gloria y honor. Volvió a
esfumarse mientras el hombre, al llegar al negro oleaje de los bajíos, volvía un instante la
cabeza.

'¡Por favor! ¡No!', exclamó.

Hecarim lo partió en dos de un golpe atroz.

La hoja de ébano de la guja palpitó al bañarse en la sangre. La frágil voluta del espíritu del
hombre trató de escapar revoloteando, pero la voracidad de la niebla no se dejó engañar.
Hecarim observó cómo el alma, retorcida, se transformaba en un siniestro trasunto de la vida
del hombre.

Convocó el poder de la isla y el ensangrentado oleaje comenzó a rebullir mientras del agua
salía una hueste de caballeros siniestros, revestidos por una fina luz. Encerrados en las arcaicas
placas de fantasmal hierro, desenvainaron unas espadas de color negro que resplandecieron
con sombrío fulgor. Tendría que haber conocido a aquellos hombres. Lo habían servido una
vez, y aún lo servían, pero no guardaba el menor recuerdo sobre ellos. Se volvió de nuevo
hacia los mortales de la playa. Ordenó a las nieblas que se abrieran y disfrutó del terror que los
embargaba al verlo con claridad por primera vez.

Su colosal figura era un híbrido de pesadilla de hombre y caballo, una monstruosa quimera de
hierro forjado. Las placas de su cuerpo estaban cubiertas de humedad y grabados cuyo
significado apenas recordaba vagamente. Un fuego espectral ardía detrás de su visor, la llama
de un espíritu frío y muerto pero dotado a la vez de una odiosa vitalidad.
Se alzó sobre los cuartos traseros mientras una tracería múltiple de relámpagos partía el cielo.
Bajó la guja y, seguido por sus caballeros, se lanzó a la carga, levantando enormes terrones de
arena ensangrentada y fragmentos de hueso. Los mortales gritaron y levantaron sus escudos,
pero la carga de los caballeros espectrales era imparable. Hecarim golpeó primero, como era
su derecho por su condición de señor de la hueste, y el atronador impacto abrió un agujero
astillado en el muro de escudos. Sus cascos revestidos de hierro pisotearon a los hombres
hasta pulverizarlos. La guja golpeó a diestra y siniestra con mortífera precisión. Los caballeros
fantasmales aplastaron todo cuanto se les oponía y masacraron a los vivos en una furia de
cascos, lanzas y hojas letales. Entre el crujido de los huesos y la sangre derramada, los espíritus
escapaban de los cuerpos rotos, atrapados ya entre la vida y la muerte por la magia negra del
Rey Arruinado.

Los espíritus de los muertos rodearon a Hecarim, esclavos de quien los había matado, mientras
él gozaba de la atropellada dicha de la batalla. Hizo caso omiso de sus aullidos. No tenía el
menor interés en esclavizarlos. Dejaría estas mezquinas crueldades en manos del Carcelero
Implacable.

A él solo le importaba una cosa: Matar.

Intereses relacionados