Está en la página 1de 2

Revolución Industrial: Es el proceso de transformación

económica, social y tecnológica que se inició en la segunda


mitad del siglo XVII en Gran Bretaña, y que concluyó entre
1820 y 1840. Este proceso consistía en el cambio de una
economía rural basada fundamentalmente en la agricultura y
el comercio a una economía de carácter urbano,
industrializada y mecanizada.

Características:

-Aplicación de nuevas tecnologías al proceso de producción


para el mercado.

-Uso expensivo del capital.

-Especialización de la mano de obra.

-Emigración de la población desde las comunidades rurales a


los núcleos urbanos.

Aspectos Sociales:

-Debido a la revolución agrícola y demográfica, los


campesinos emigraron de forma masiva a la ciudad; el
antiguo agricultor se convirtió en obrero industrial. La ciudad
industrial aumentó su población como consecuencia de ésto.

-Además, existía desigualdad social, ya que a los obreros los


explotaban horas y horas de trabajo, mientras el empresario
capitalista forjaba tanto su poder económico como social.

Aspectos Económicos:
- Abundancia de capitales, procedentes en parte, del dominio
comercial británico.

-El comercio de productos como el tabaco, y el tráfico de


esclavos, había permitido la creación de grandes fortunas en
manos de comerciantes y banqueros. Este comercio colonial
proporcionaba a Gran Bretaña materias primas y mercados
donde vender sus productos manufacturados.

Países donde se inició la Revolución Industrial: Fueron


principalmente en el Reino de Gran Bretaña, y luego se
extendió a gran parte de Europa Occidental a países como
Bélgica, Alemania y Francia, así como también a gran parte
de Norteamérica.