Está en la página 1de 3

¿Qué es el Socialismo?

El socialismo es la teoría, doctrina o práctica social que promueve la posesión pública de los medios
de producción y un control colectivo y planificado de la economía en pro del interés general de la
sociedad. El socialismo puede ser no-estatal (mediante la propiedad comunitaria en un sentido
amplio) o estatal (a través de la nacionalización y la planificación económica de la producción).

En un sistema socialista, al establecerse la propiedad social (colectiva) de los medios de producción,


desaparece cualquier forma de propiedad privada de los bienes de capital y con esta el capitalismo
como forma de apropiación del trabajo asalariado.

Definición

Frecuentemente coexisten diferentes movimientos políticos que adoptan el título Socialismo: desde
aquellos con vagas ideas de búsqueda del bien común e igualdad social, hasta los proyectos
reformistas de construcción progresiva de un Estado socialista en términos marxistas, o las variantes
pre y post-marxistas de socialismo (sean obreristas o nacionalistas), o al intervencionismo,
definiciones de socialismo o de sus métodos que pueden variar drásticamente según varíen los
interlocutores políticos y que algunas veces se distancian en mayor o menor medida de su
etimología: estatistas, nacionalistas, marxistas, cooperativistas, corporativistas gremiales clásicos,
corporativistas de Estado o fascistas, socialistas de renta, socialistas de mercado, mutualistas,
socialdemócratas modernos, etc.

El socialismo continúa siendo un término de fuerte impacto político, que permanece vinculado con el
establecimiento de un orden socioeconómico construido por, para, o en función de, una clase
trabajadora organizada originariamente sin un orden económico propio, y para el cual debe crearse
uno público (por vía del Estado o no), ya sea mediante revolución o evolución social o mediante
reformas institucionales, con el propósito de construir una sociedad sin clases estratificadas o
subordinadas unas a otras; idea esta última que no era originaria del ideario socialista sino del
comunista y cuya asociación es deudora del marxismo-leninismo. La radicalidad del pensamiento
socialista no se refiere tanto a los métodos para lograrlo sino más bien a los principios que se
persiguen.

El Feudalismo

El Feudalismo es un sistema por el cual se crea una obligación de obediencia y servicio por parte de
un hombre libre al que se le llama Vasallo, hacia otro hombre libre pero más poderoso llamado
Señor. Normalmente el vasallo debía cumplir obediencia y servicio en cuestiones militares. A cambio
el señor deberá proteger y mantener al vasallo, la mayoría de las veces a través de una concesión
de terrenos para su sustento, esta concesión se llamaba Feudo.

El sistema Feudal que en principio era de carácter militar, terminó siendo un sistema en el que era el
señor quien impartía justicia, lideraba militarmente, llevaba la administración de su feudo y cobraba
tributos a los vasallos, que terminaron cultivando sus campos y pagando a cambio de protección.

CARACTERISTICAS DEL FEUDALISMO

 El poder central desapareció y se fragmentó en los distintos feudos. En ellos, el señor acaparó las
funciones propias del Estado, como, por ejemplo, legislar, imponer impuestos y administrar justicia.

 Los lazos de dependencia se hicieron personales: desapareció la concepción del hombre ligado a
un estado y a unas leyes territoriales y se originó la dependencia de un hombre con respecto al otro.

 La tierra adquirió una enorme importancia económica al disminuir el comercio y la circulación


monetaria. Por eso, la agricultura fue la base de la economía. La vida rural predominó frente a la
urbana.  La economía fue de autoconsumo, pues cada feudo consumía única y exclusivamente lo
que producía.  La sociedad, fuertemente jerarquizada, fue dominada por dos grupos sociales
privilegiados: la nobleza y el clero.  La Iglesia católica se consolidó como una institución de enorme
poder religioso, político y económico
Sociedad esclavista

La sociedad esclavista fue típica de la Edad Antigua, aunque no desapareció en las legislaciones de
occidente, sino luego de la prédica de libertad de los revolucionarios franceses.

La esclavitud era la condición de cosa a que se rebajaba a las personas, ya sea


como consecuencia de su nacimiento (porque su madre era esclava); porque había cometido el
hombre libre ciertos delitos graves; por no haber podido abonar sus deudas; y sobre todo, como
consecuencia de las guerras, pues los capturados en virtud de ellas, como había derecho a matarlos,
y se les perdonaba la vida, quedaban reducidos a una existencia como hombres pero no como
personas, pues podían ser maltratados, sometidos a trabajos forzados, vendidos, y hasta asesinados
sin motivo, al menos en las primeras épocas de su vigencia, y en algunos pueblos más que en otros.

Entre las sociedades esclavistas del mundo antiguo podemos citar a Egipto, los pueblos de
la Mesopotamia Asiática, Grecia, y sobre todo Roma, que por sus extensas conquistas sometió a
casi todo lo que hoy conocemos como Europa y el norte africano. Sabios de la talla de Platón o de
Aristóteles, que nos sorprenden por su grandeza moral, aceptaron sin embargo la existencia de
esclavos.

Los esclavos representaban una mano de obra eficaz y muy barata, ya que solo requería darles de
comer, mientras ellos cuidaban y trabajaban los campos de los ciudadanos ocupados en las guerras.
De todos modos, había distinto trato según de que esclavos se tratara. Por ejemplo los griegos
fueron en su mayoría esclavos romanos dedicados a la medicina o a la docencia. No era irreversible
esa calidad, se podía conseguir la libertad si las leyes lo establecían o lo disponía el dueño.

Qué es el Capitalismo?

El capitalismo es el sistema económico fundado en el capital como relación social básica de


producción. El capital es un factor de producción constituido por inmuebles, maquinaria o
instalaciones de cualquier género, que, en colaboración con otros factores, principalmente el trabajo
y bienes intermedios, se destina a la producción de bienes de consumo. Es la cantidad de recursos,
bienes y valores disponibles para satisfacer una necesidad o llevar a cabo una actividad definida y
generar un beneficio económico o ganancia particular. A menudo se considera a la fuerza de trabajo
parte del capital. También el crédito, dado que implica un beneficio económico en la forma de interés,
es considerado una forma de capital (capital financiero).

En el capitalismo los individuos privados y las empresas, empleando trabajadores asalariados, llevan
a cabo la producción y el intercambio de bienes o de servicios, con el propósito de producir y
acumular ganancias u otro beneficio de interés propio.

También se denomina capitalismo o sociedad capitalista a todo el orden social, político y jurídico
originado en la civilización occidental y basado en aquél sistema económico. El orden capitalista se
distingue de los anteriores por su movilidad social y por la regulación formal de las relaciones
sociales mediante el contrato libre.

El comunismo

Es una forma de organización social, económica y política que tiende a la colectivización de los
medios de producción, a la distribución de los bienes de consumo según las necesidades de cada
uno y a la supresión de las clases sociales. Las teorías comunistas, partiendo especialmente desde
el marxismo, abogan por suprimir la sociedad capitalista y establecer una sociedad socialista para,
poco a poco, construir una organización social comunista.

El comunismo es una forma de organización social, económica y política que tiende a la


colectivización de los medios de producción, a la distribución de los bienes de consumo según las
necesidades de cada uno y a la supresión de las clases sociales. Las teorías comunistas, partiendo
especialmente desde el marxismo, abogan por suprimir la sociedad capitalista y establecer una
sociedad socialista para, poco a poco, construir una organización social comunista.
El comunismo primitivo

Entre los argumentos más frecuentemente esgrimidos contra el socialismo, llama la atención (por su
frecuencia pero también por su falta de fundamento) aquel de que el-hombre-es-egoísta-y-las-cosas-
siempre-han-sido-así. Esta idea es fácilmente refutable teniendo en cuenta que, aun siendo eso
cierto, con más motivo habría que establecer normas que frenaran una tendencia así, de igual modo
que es necesario cercenar la libertad del hombre para violar o asesinar semejantes.