Está en la página 1de 1

Músculo esquelético

Los músculos esqueléticos son un tipo de músculos estriados unidos al esqueleto,


formados por células o fibras alargadas y multinucleadas que sitúan sus núcleos en la
periferia. Obedecen a la organización de proteínas de actina y miosina y que le confieren
esa estriación que se ve perfectamente por el microscopio. Son usados para facilitar el movimiento y
mantener la unión hueso-articulación a través de su contracción. Son, generalmente, de contracción
voluntaria (a través de inervación nerviosa), aunque pueden contraerse involuntariamente. El cuerpo
humano está formado aproximadamente de un 90% de este tipo de músculo y un 10% de músculo
cardíaco y visceral.

músculos cardiacos
Los músculos cardíacos solo están presentes en el corazón, y de la misma forma que
los músculos esqueléticos, son estriados y su contracción se lleva a cabo a través de
fibrillas contráctiles que en resumen permiten bombear la sangre a todo el
organismo haciendo cambiar el volumen de las cavidades internas del órgano. Sin
embargo, los músculos cardíacos reflejan algunas características anatómicas
especiales que los diferencian de los esqueléticos.

músculos lisos
también conocido como no curvo o no voluntario, se compone de células en forma
de huso. Carecen de estrías transversales aunque muestran ligeramente estrías
longitudinales. El estímulo para la contracción de los músculos lisos está mediado por
el sistema nervioso autónomo. El músculo liso se localiza en los
aparatos reproductor y excretor, en los vasos sanguíneos, y órganos internos.