Está en la página 1de 2

muro de estados unidos y mexico

El muro fronterizo Estados Unidos - México (en inglés: Mexico–United States barrier)1 es
una valla de seguridad construida por Estados Unidos en su frontera con México. Su objetivo
es impedir la Inmigración ilegal a los Estados Unidos. Su construcción se inició en 1994, en el
gobierno de Bill Clinton, bajo el programa de lucha contra la inmigración ilegal conocido
como Operación Guardián a cargo de la Fiscal General Janet Reno. Actualmente está formado
por varios kilómetros de extensión en la frontera Tijuana–San Diego (California). El muro
incluye tres barreras de contención, iluminación de muy alta intensidad, detectores de
movimiento, sensores electrónicos y equipos con visión nocturna conectados a la policía
fronteriza estadounidense, así como vigilancia permanente con camionetas
todoterreno y helicópteros artillados. Existen otros tramos de muro en los estados
de Arizona, Sonora, Nuevo México, Baja California.
Inmigrantes ilegales de varios países desde México han intentado cruzar por zonas más
peligrosas, como por ejemplo el desierto de Arizona, lo cual ha resultado en más de 10 000
muertes desde el inicio de su operación.
El congresista estadounidense republicano partidario Duncan Hunter propuso un plan al
Senado el 3 de noviembre de 2005 para reforzar la barrera fronteriza entre los dos países. La
propuesta fue aprobada el 15 de diciembre del 2005, lo que significa la construcción de un
muro fronterizo de alrededor de 1123 km. A esta escala, el muro sería sólo comparable con
la Gran Muralla China. Finalmente, el Senado de los Estados Unidos aprobó el 17 de
mayo del 2006 por mayoría (83 votos a favor y 16 en contra), la enmienda que prevé la
construcción del citado muro con 595 kilómetros de extensión más 800 kilómetros de
barreras para impedir el paso de automóviles.
En su campaña para las elecciones presidenciales de Estados Unidos de 2016, el a la postre
electo presidente Donald Trump se comprometió a construir un muro que abarcará toda la
frontera sur de los Estados Unidos, y en repetidas ocasiones reiteró que México pagaría por su
construcción a través del aumento de las tarifas de cruce de frontera y los aranceles
del TLCAN.
Luis Cardoza y Aragón
Luis Cardoza y Aragón (21 de junio de 1901 - 4 de septiembre de 1992) fue
un poeta, ensayista y diplomático guatemalteco, sin duda uno de los intelectuales más
importantes del siglo XX en Guatemala. Nació en la ciudad de Antigua Guatemala, pero pasó
gran parte de su vida afincado, por razones de exilio político, en México, donde falleció. Por su
longevidad y universalidad cultural, su obra es profusa y variada, dentro de la cual destacan el
ensayo de crítica artística y, desde luego, la poesía. De él, el premio nobel de literatura
mexicano Octavio Paz dijo: «Oímos a Cardoza defender a la poesía no como una actividad al
servicio de la Revolución, sino como la expresión de la perpetua subversión humana. Cardoza
fue el puente entre la vanguardia y los poetas de mi edad. Puente tendido no entre dos orillas,
sino entre dos oposiciones».2Tras el derrocamiento del régimen de general Jorge Ubico
Castañeda en 1944, al triunfar la Revolución de Octubre en ese año, a Cardoza se le eligió
como miembro de la Asamblea Constituyente. Enemigo de las dictaduras, la revolución de
1944 sería un evento trascendental para Cardoza, comprometido acérrimamente con las
causas democráticas. Fundó y dirigió la Revista de Guatemala, de arte y cultura, gran
escaparate del libre pensamiento, algo inusitado luego de largos años de opresión.Nota
1 Fundó también el Movimiento Guatemalteco por la Paz y la Casa de la Cultura de Guatemala.
Una vez instaurado el gobierno del doctor Juan José Arévalo en 1945, se le designó como
embajador en Suecia, Noruega y la URSS, y posteriormente trasladado
a Colombia, Chile y Francia. Durante el gobierno del coronel Jacobo Arbenz fue Ministro de
Relaciones Exteriores. Tras el triunfo del Movimiento de Liberación Nacional que derrocó al
gobierno de Arbenz en 1954, tuvo que dejar nuevamente el país, e instalarse otra vez
en México con su esposa Lya Kostakowsky, donde trabajó como colaborador para
el periódico El Nacional.3
En el exilio, en 1959, publicó "Guatemala, las líneas de su mano", probablemente el retrato de
más rotundidad de Guatemala en un ensayo sin comparación para las letras nacionales: con
una narración impecable y bella, Cardoza y Aragón ofreció una descripción precisa de
Guatemala y de los guatemaltecos, desde pasados bullentes y estudio de arte y literatura hasta
las raíces vitales del propio autor, rezando una realidad vertida en prosa justa, a veces poesía,
en la que todo va destinándose a un solo momento realmente esperanzador, según él, para los
anales de su patria, el de la revolución de 1944, para entonces destruida. Su oposición y crítica
a las dictaduras militares hicieron que no pudiera volver a Guatemala; el entonces presidente
de Guatemala general Fernando Romeo Lucas García lo acusó públicamente, a principios de
los años 80, de ser el líder intelectual de los movimientos insurgentes de Guatemala,
acusándolo de dirigente de guerrillas comunistas, una sentencia de muerte en la Guatemala de
ese tiempo.