Está en la página 1de 54

Doxa International University

Traumatología o
Sanidad de los Recuerdos I
Compendio elaborado exclusivamente para alumnos de Doxa
INSTRUCCIONES PARA EL DESARROLLO DE LAS TAREAS

El alumno deberá observar las siguientes pautas:

1. Antes de desarrollar el cuestionario se sugiere hacer una lectura y estudio


minucioso de todo el libro. Leer cada pregunta hasta comprender bien lo que
se solicita y formular su solución o respuesta con claridad, precisión y lo más
exhaustiva posible.
2. El cuestionario deberá ser desarrollado en forma individual, sin excepción. Si se
presenta un trabajo similar a otro, ambos serán descalificados.

Tarea A: (Para todos los Niveles)


1. Leer este Compendio en su totalidad.
2. Responder las preguntas al final del libro.

Tarea B: (Solo para Post Grado) Master-Doctorado


Busque datos en libros o internet sobre cuestiones de Sanidad Interior similares a lo
estudiado POR CAPITULO y profundice y añada información. Indique la bibliografía
o el sitio web donde fue encontrado (no permitido copiar y pegar, debe elaborar el
material)

Copyright © 2006 Doxa International University .


Terminantemente prohibida la copia total o parcial, o enseñanza del contenido en cualquiera de sus
formas sin previa autorización.

1
2
CAPITULO 1
Nuestra Mente – Psiquismo

En este capitulo hablaremos del psiquismo y veremos de qué manera la Biblia


trata sobre el tremendo poder del psiquismo de la misma manera que muchos otros
conceptos, con muy poca descripción o discusión teórica. En la Biblia, el psiquismo
es considerado uno de los aspectos más importantes de la mente de Dios y de la
nuestra. Es central a la naturaleza de Dios, así como al perdón, la salvación y la vida
del justo. La capacidad de Dios de recordar o de no recordar es una parte de la
mente o conocimiento divino y el hombre ha sido creado a la imagen divina, por lo
cual también tiene esa capacidad aunque limitada; esto es una razón para
asombrarse y alabar a Dios de la misma manera que el Rey David lo hacia en el
Salmo 139.
La Palabra de Dios es maravillosamente exacta, hasta el día de hoy, los
científicos más brillantes, los médicos y los psicólogos se encuentran en apuros para
formular teorías sobre el psiquismo. Esto a pesar del hecho de que es la base de
casi todo lo que el ser humano hace en la vida. Pese a los grandes progresos en la
investigación científica realizados durante los últimos años, el cerebro sigue siendo
la parte más inexplicable del conjunto humano, este no tiene sustituto. El cerebro
esta relacionado con cada uno de los puntos de nuestro cuerpo. Y es el centro de la
red de comunicaciones más completas de toda la creación.
El psiquismo es un misterio, aunque tiene su base en el sistema cerebral, es
también parte de la mente que está por encima y más allá de la red. La mente
humana es distinta y mayor que el sistema a través del cual opera. La Biblia nos da
un cuadro que presenta toda la persona como creada por Dios. Aunque hemos sido
creados a la imagen de Dios, no podemos comprender plenamente todo lo que se
refiere a nuestra mente, del mismo modo que no podemos comprender la mente de
Dios. La Biblia nos habla del cuerpo, el alma y el espíritu, da por entendida la
completa unidad del cuerpo humano. Es de importancia entender esto ya que el
tema que nos ocupa es la sanación de los recuerdos y estos son las experiencias
de personas totales cuando recuerdan algo, y no simplemente imágenes
almacenadas en el cerebro de cosas pasadas. Los recuerdos incluyen sentimientos,
conceptos, pautas, actitudes y tendencias hacia acciones que acompañan a las
imágenes en la pantalla de la mente. Esta es la manera en que la Biblia usa el
concepto de recuerdo, o sea de agitar la mente para recordar algo. Cuando la
Escritura nos manda que “recordemos al Señor”, está dando una orden a personas
totales para que centren todos sus pensamientos y acciones en Dios. No es en
modo alguno que nos ocupemos en ejercicios mentales o espirituales pensando y
meditando. Es una llamada a personas totales para establecer ciertas prioridades y
vivir en conformidad con principios espirituales de adoración y acción. Dios nos ha
dado el don del psiquismo el que nos permite recoger todo el conocimiento de lo
pasado y usarlo en nuestra imaginación para crear imágenes nuevas y maravillosas
para el futuro
Para saber donde empiezan los recuerdos se puede comprender la verdad de
las palabras con referencia al psiquismo al leer el versículo 2 del Salmo 8 que dice:
“Por boca de los niños y de los que maman afirmas tu fortaleza”. Es sorprendente el

3
poder que los recuerdos penosos de la infancia parecen tener en la experiencia del
adulto. Por lo cual muchas veces es necesario orar por la sanación de recuerdos que
pueden haberse generado antes de el nacimiento; al orar el Espíritu Santo puede
sanar cualquier influencia maligna de las experiencias habidas sobre el individuo.
Ahí es donde puede comenzar el proceso de liberación de temores o depresiones.
Uno de los enigmas de la vida humana es qué es lo que un niño recién nacido
conoce cuando llega a este mundo y cómo es que empieza a organizar y usar este
conocimiento durante el primer año de su vida. Se ha llegado a la conclusión que
ellos conocen, ven, oyen, comprenden y están genéticamente programados para
establecer relación con cualquier adulto que los cuida. Es difícil establecer con
exactitud en qué tiempo un niño no nacido puede recordar o retiene sus recuerdos
pero se asegura que a partir de el sexto mes después de la concepción su sistema
nervioso central es capaz de recibir, procesar y cifrar sus mensajes. El psiquismo
neurológicamente esta, indudablemente presente a partir del último trimestre antes
de nacer. El Dr. Rottman mostró que el niño no nacido es capaz de precisar
distinciones emocionales. Esto podemos comprobarlo en la Biblia en el caso de
Elizabeth; cuando fue visitada por la Virgen Maria y la criatura saltó de gozo en el
vientre (Lucas 1:44). Aunque hemos de tener cuidado en no exagerar la extensión
de percepción del niño antes de nacer, ya que los conocimientos sobre esta materia
aún son muy escasos. Pero en algunos casos en la sanación de los recuerdos se
debe tener en cuenta factores que precedan al nacimiento. En la Palabra de Dios
encontramos que se puede usar ese notable poder para bien y es capaz de sanar
las cicatrices y heridas de recuerdos penosos, por más rasgados que estén en la
vida del que los sufre.
El cerebro es una masa de unas tres libras de peso, encerrada dentro de un
lugar oscuro y caliente. La cual está puesta como una flor encima de un delgado tallo
que es la médula, está relacionada, por medio de fibras delgadas, con cada uno de
los puntos de nuestro cuerpo, desde las raíces de los pelos a la punta de los dedos
de pies y manos. Es el centro de la red de comunicaciones más compleja de toda la
creación. Lo más increíble de todo lo que se ha creado es el cerebro humano; se
dice que en él hay unos 13 billones de células nerviosas, y que cada una de ellas
establecen contactos, que se llaman sinapsis.
El Doctor Richars Restak, neurólogo, dice que “La cantidad total de conexiones
en la inmensa red del sistema neuronal del cerebro es verdaderamente astronómico,
agrega que en el cerebro pueden haber entre diez billones y cien billones de
sinapsis. Es increíble e impactante que de una sola célula, el óvulo, haya surgido un
órgano como el cerebro, que contiene entre diez mil millones y cien mil millones de
células.
El cerebro humano es realmente un intrincado universo que se encuentra
protegido en el interior del cráneo. Es maravilloso tener semejante órgano, que
permite al ser humano pensar, razonar y hablar miles de idiomas. Éste solamente
puede ser un diseño inteligente y la respuesta de quién es el diseñador la
encontramos en la Biblia, la verdad es que “Dios creo todas las cosas y a causa de
su voluntad existieron y fueron creadas” Jesucristo lo decía, él conocía bien al
Creador de todo lo que existe. Realmente es impactante conocer más a fondo
respecto al funcionamiento del cerebro y al llegar a éste limitado conocimiento es
imposible no sentirse como el salmista y desbordarse en agradecimiento hacia tan
grande Creador.

4
Cuando la Biblia dice que el hombre fue creado a imagen de Dios, puedo
conocerme a medida que vaya conociendo a quién me creó. Soy imagen de Dios y
lo más hermoso de comprender es que hasta en la persona peor del mundo está la
imagen de Dios. Es hermoso ver cómo el conocimiento del hombre tiene un vínculo
tan estrecho al conocimiento de Dios y viceversa. Y, tanto lo uno como lo otro nos
viene dado por la revelación. Actualmente se puede observar como el ser humano
conoce más sobre los inventos científicos que sobre la mente que los creó.
En base a esto debemos también entender que los recuerdos se fijan en lo que
hemos denominado “memoria”. Cuando hablamos de memoria debemos entender
de qué tipo de memoria hablamos.

1. Antecedentes de la memoria

El aprendizaje se define en términos de los cambios relativamente permanentes


debidos a la experiencia pasada, y la memoria es una parte crucial del proceso de
aprendizaje, sin ella, las experiencias se perderían y el individuo no podría
beneficiarse de la experiencia pasada. A menos de que, de cierta manera, el
aprendizaje previo pueda grabarse, no podría utilizarse en fecha posterior y por ello
no se estaría en posición de beneficiarse de la experiencia pasada. Sin embargo, es
muy difícil tratar de definir el aprendizaje y la memoria de manera independiente uno
de otra, ya que ambos representan dos lados de la misma moneda: A) el aprendizaje
depende de la memoria para su permanencia y, de manera inversa, B) la memoria
no tendría "contenido" si no tuviera lugar el aprendizaje.

Por tanto, puede definirse a la memoria como la retención del aprendizaje o la


experiencia; En palabras de Blakemore (1988), "En el sentido más amplio, el
aprendizaje es la adquisición de conocimiento y la memoria es el almacenamiento de
una representación interna de tal conocimiento. Existe otro paralelo interesante entre
los dos temas hermanos del aprendizaje y la memoria, a saber, que ambos, tuvieron
una prominente representación en los primeros días de la psicología como ciencia.
William James (1890), uno de los primeros de la psicología, fue sin lugar a dudas el
primero en hacer una distinción formal entre memoria primaria y secundaria, las
cuales corresponden, en forma respectiva, a la memoria a corto y a largo plazo; esta
distinción reside en el centro del muy influyente modelo de almacenamiento múltiple
de Atkinson y Shiffrin (1968). En general, se considera que Hermann Ebbinghaus
(1885) es el pionero en el estudio experimental de la memoria, al haberse utilizado a
sí mismo para estudiar fenómenos básicos tales como las curvas de aprendizaje y
las curvas de olvido y al inventar sílabas sin sentido para dicho propósito.

Durante gran parte de la primera mitad del siglo XX, la memoria no constituyó
un tema respetable para los psicólogos experimentales, lo que refleja el dominio del
conductismo. Sin embargo, algunos conductistas, en particular en EUA, estudiaron la
"conducta verbal" utilizando el aprendizaje de pares asociados, en el cual se
representan pares de palabras no relacionadas, donde el primer miembro del par
representa el "estímulo" y el segundo la "respuesta". En este enfoque asociacionista
hizo que el estudio de la "memoria" tuviera una posición firme dentro del marco
conceptual conductista y se le observa de manera más clara en la teoría de
interferencia que es una de las principales teorías del olvido.

5
Desde la revolución cognoscitiva en el decenio de 1950, la memoria se ha
vuelto un tema integral dentro del enfoque del procesamiento de información, cuyo
núcleo es la analogía con la computadora”.

2. Memoria implícita y explícita

A. Memoria implícita y aprendizaje implícito

Para Reber, el aprendizaje implícito es un proceso de inducción para adquirir


información compleja y abstracta sobre cualquier ambiente, independientemente
de la conciencia de los sujetos sobre el proceso de adquisición o sobre la
información adquirida. Esto, desde ya, no implica ausencia de atención. Diversos
paradigmas experimentales avalan la tesis de que las personas abstraen
inconscientemente regularidades ambientales y utilizan esto para controlar la
conducta. Para Reber, así, el aprendizaje implícito tendría tres atributos: opera
independientemente de la conciencia, produce un conocimiento tácito abstracto
que representa el ambiente, y puede usarse implícitamente para solucionar
problemas y tomar decisiones ante nuevos estímulos.

En cuanto a la memoria implícita, por ella se entiende la expresión de


conocimiento adquirido en un episodio anterior, a través de una prueba que no
hace referencia conciente o explícita a tal episodio de aprendizaje. Los estudios
sobre el priming de repetición y sobre las disociaciones de la memoria avalan la
tesis de la existencia de una memoria implícita o inconsciente.

B. Memoria explícita

Es la clase de memoria que se hace consciente y puede ser expresada


directamente. A algunos estudiantes les gusta expresar su memoria explícita con
sus propias palabras en los exámenes de temas. Otros prefieren elegir las
respuestas de una lista, en los exámenes de selección múltiple.

Recuperación: El recuerdo puede tomar diferentes formas. Sin embargo, todas


son maneras de recuperar o localizar la información que se ha almacenado;
también representa diferentes modos de medir la memoria dentro del laboratorio.

Reconocimiento: Es una manera sensorial de recordar, donde algo o alguien


parece familiar sin que necesariamente se le pueda nombrar o identificar de
algún modo. O puede reconocerse que ciertos objetos o rostros han estado
presentes en una situación de prueba cuando los reactivos meta se encuentran
allí junto con otros reactivos distractores (que originalmente no estaban
presentes), es el tipo de recuerdo implicado en los exámenes de opción múltiple,
las respuestas entre las cuales se tiene que elegir una pueden considerarse
como señales de recuperación.

Rememoración: Es la forma más rigurosa de recuerdo y en general incluye la


búsqueda activa dentro de los almacenes de memoria. Cuando se rememora, se
reproduce algo aprendido tiempo atrás y con frecuencia las señales de
recuperación han desaparecido o son muy escasas. Éste es el tipo de recuerdo
implicado en los ensayos por un tiempo.

6
Re-aprendizaje: es la medida más sensible de todas, aun cuando algo parece
haberse "olvidado" del todo, puede ser más fácil aprenderlo una segunda vez de
lo que lo fue originalmente.

Memoria RECONSTRUCTIVA: Es el tipo de recuerdo implicado cuando la


información se pasa de una persona a otra, con frecuencia de boca en boca
como en la difusión de rumores o chismes. No es sólo la reproducción simple del
pasado sino la interpretación de éste a la luz de las propias creencias, esquemas,
expectativas y demás, y por ello, con frecuencia implica una distorsión de la
verdad objetiva.

Confabulación: Se refiere al tipo de error de memoria que con frecuencia se


comete bajo condiciones de alta motivación o excitación, si se es incapaz de
recordar cierto asunto, se puede fabricar algo que parezca apropiado.

Reintegración: es la reminiscencia de experiencias pasadas con base en unas


cuantas señales, que pueden ser recuerdos, olores particulares, melodías, de
hecho casi cualquier cosa que pueda servir como recordatorio.

Memoria dependiente de señales: se refiere a la similitud o diferencia entre el


estado o el contexto en el cual tuvo lugar el aprendizaje original y en el cual se le
recuerda.

Imaginería: es la base de muchos tipos de estratagemas mnemotécnicos


(auxiliares de memoria) y existe mucha evidencia de que se puede recordar
mejor el material verbal si se le puede "enganchar" con alguna imagen visual.

3. Procesamiento de información de memorias múltiples

A. Memoria sensorial

Aunque la mayor parte de la investigación y teorización se ha concentrado en


MCP y MLP, de manera lógica el lugar para comenzar está en la memoria
sensorial, ya que proporciona un informe preciso del ambiente como lo
experimenta el sistema sensorial, es decir, se conserva una especie de "copia
literal" del estímulo durante un breve periodo después de la exposición; se olvida
cualquier información a la que no se presta atención o se procesa todavía más.
Por tanto es claro que la memoria sensorial se relaciona en forma estrecha con el
registro y es probable que sea más preciso y útil considerarla como parte del
proceso de percepción y como un requisito necesario para el almacenamiento en
sí.

B. Memoria A Corto Plazo

De acuerdo con Lloyd y colaboradores es probable que menos de una


centésima de toda la información sensorial que cada segundo impacto contra los
sentidos humanos alcance la conciencia y, de esta, sólo una vigésima parte logre
llegar a algo que se asemeje a un almacenamiento estable.

Es claro que, si la capacidad de memoria se en encontrara limitada a la


memoria sensorial, la capacidad para retener información acerca del mundo sería

7
extremadamente limitada, lo mismo que precaria. Sin embargo, de acuerdo con
los modelos de memoria tales como el modelo de almacenamiento múltiple de
Atkinson y Shiffrin, parte de la información de la memoria sensorial se pasa con
éxito a la MCP, lo que permite que se almacene la información durante el tiempo
suficiente como para poder utilizarla, y por esta razón con frecuencia se le
denomina memoria funcional.

Puede mantenerse información de la MCP de 15 a 30 segundos pero puede


extenderse mediante ensayo o repetición. Tiene una codificación acústica.

C. Memoria a largo plazo

En general se piensa que la MLP tiene una capacidad ilimitada. Se puede ver
como un depósito de todas las cosas en la memoria que no se utilizan en el
momento pero que potencialmente pueden recuperarse. Permite recuperar el
pasado y utilizar esa información para lidiar con el presente; en cierto sentido, la
MLP permite vivir de manera simultánea en el pasado y en el presente. La
información puede mantenerse desde unos cuantos minutos hasta varios años
(que, de hecho, pueden abarcar la vida entera del individuo).

Su codificación es Semántica, Visual y Acústica.

4. Atención asociada a memoria

Se llama atención al proceso por el cual notamos los estímulos importantes e


ignoramos los estímulos irrelevantes. Sin ella, nuestras mentes seguramente
estarían sumergidas en un agitado y confuso océano de estímulos. En medio del
tráfico, salas de fiestas, reuniones e incluso en un tranquilo paseo por el bosque,
nuestros sentidos están desbordados con más información de la que nuestra mente
puede manejar a su vez. Nos manejamos en esas situaciones porque atendemos
selectivamente a la información importante.

Como sabemos, los estímulos irrelevantes pueden interferir con los estímulos
relevantes. Es difícil concentrarse en una lectura, cuando los estudiantes están
susurrando acerca de algo interesante. Sin embargo, a veces, los estímulos
irrelevantes pueden ser ignorados.

A. Ansiedad y memoria

La mayoría de nosotros hemos tenido pánico una u otra vez, durante un


examen, el pánico es especialmente probable cuando hay mucho en juego. De
repente nos sentimos abrumados por el miedo al fracaso. Todo lo que no
pudimos recordar en el examen frecuentemente empezará a volver a nuestra
mente después de éste, cuando se haya calmado de nuevo.

Holmes argumenta que la ansiedad por sí misma, no impide la recuperación.


La ansiedad produce extraños pensamientos, tal como "no seré capaz de
enfrentarme a mi padre" o "esto no es justo porque he trabajado mucho". Holmes
argumenta que estos pensamientos son los que impiden en la recuperación de
las respuestas a las preguntas del examen. Hedl y Bartlett hallaron, que la
ansiedad reduce la memoria de reconocimiento para las frases incluso cuando la

8
necesidad de recuperación es minimizada. Es importante, por lo tanto, controlar
su nivel de ansiedad directamente.

B. Decisión y memoria

Buckhout sostiene que dos testigos con iguales recuerdos podrían decidir
cosas bastante diferentes y desarrolló un test para identificar al buen testigo.
Basó su test en la Teoría de detección de señales, que hace posible medir los
factores de decisión y memoria de forma separadas. Para hacer el Test, presentó
una película con representación de un crimen y entonces presentó veintidós
afirmaciones ciertas y veintidós falsas sobre el incidente. Los testigos puntúan
con un acierto si dicen "sí" a una afirmación verdadera y puntúan con un error
cuando dicen "sí" a una aseveración falsa. El porcentaje de aciertos y errores se
utiliza para calcular la medida de la sensibilidad del testigo. Si los testigos dicen
"sí" a la mayoría de las aseveraciones falsas y verdaderas, entonces obviamente,
no tienen sensibilidad sobre la certeza de las afirmaciones y su puntuación es 0
Si por otro lado, los testigos casi siempre dicen "sí" a las declaraciones ciertas y
casi nunca dicen "sí a las declaraciones falsas, es que son muy sensibles y
obtienen una puntuación alta. Esta teoría intenta explicar los juicios perceptivos
de las personas mediante el análisis de su sensibilidad a estímulos sensoriales,
además de los criterios que utilizan para tomar decisiones.

C. Olvido

El olvido se puede comprender como un fracaso para transferir información de


la MCP a la MLP, deterioro de la huella, desplazamiento, interferencia, como la
pérdida de información una vez que ha ocurrido la transferencia, deterioro por
desuso, prevención de la consolidación, o como el fracaso para recuperar
información de la MLP (interferencia, olvido motivado, olvido dependiente de
señales) o como cambios en recuerdos a LP. En cuanto se refiere a la teoría del
deterioro, parece ser que el paso del tiempo en sí no es importante, sino más
bien lo que sucede entre el aprendizaje y la rememoración. Éste es el centro de
atención de la teoría de interferencia.

El olvido dependiente de señales se refiere de manera conjunta al olvido


dependiente del estado y del contexto. Los estados psicológicos y fisiológicos
representan señales internas y las variables ambientales o contextuales
representan señales o rutas externas para recuperar información almacenada.

El olvido motivado por represión se basa en la teoría psicoanalítica de Freud y


ha estimulado gran cantidad de investigación y debate. La evidencia experimental
no representa un fuerte sustento para el concepto, pero la evidencia clínica
acerca de amnesia psicogénica, trastorno de estrés postraumático, etcétera, sí
constituye una fuente de sustentación.

5. Patologías de la memoria

Las alteraciones más comunes de la memoria son las amnesias:


Amnesia Anterógrada: imposibilidad para asimilar nueva información.
Amnesia Retrógrada: Incapacidad para evocar hechos previamente almacenados.

9
Muchas veces el defecto de memoria no es total, sino parcial, se evidencia dificultad
para recordar, no imposibilidad de hacerlo.

Es común que las amnesias se acompañen de confabulaciones es decir,


completar los espacios vacíos de memoria con recuerdos ficticios o inexactos.
También se puede presentar intrusiones, es decir recuerdos falsos dentro de
recuerdos verdaderos.

La amnesia en individuos jóvenes es usualmente causada por traumatismos


craneanos, en personas de mayor edad pude acompañar al síndrome de demencia
cuya forma más común es la enfermedad de alzheimer o también se presenta en la
enfermedad de Huntington.

¿Cómo mejorar la memoria?

No nacemos con buena o mala memoria, por lo tanto podemos aprender a mejorarla
utilizando diversas estrategias. Por otra parte tenemos que saber que cuando
tenemos mucho estrés o estamos preocupados por diversos problemas, nuestra
memoria se ve afectada y tendemos a recordar peor.
A continuación lo que vamos a hacer es aprender a poner en práctica una serie de
estrategias:

1. En la fase de CODIFICACIÓN, lo más importante es prestar atención a la


información que nos llega y que queremos retener.

Podemos entre otras cosas:

- No atender a varias cosas a la vez, pues no haremos bien ninguno.

- No preocuparnos excesivamente por los problemas, pues dificulta el registro de


la información.

- Realizar ejercicios de atención, entrenarla. Podemos por ejemplo

- Leer el periódico, fijarnos en nombres propios y recordarlos después.

- Tachar todas las letras mayúsculas de un texto;

- Hacer ejercicios de sopas de letras, en los que se buscan palabras.

En fin, tareas sencillas que nos ayudan a mantener nuestra atención para poder
ponerla después a trabajar en nuestro quehacer diario.

2. En la fase de RETENCIÓN , se pueden utilizar diversos mecanismos, como:

- Asociación: se trata de asociar la información que nos llega con otra que nos
resulte más familiar, por ejemplo, asociar el nombre de una persona con alguien
conocido, un número de teléfono con alguna fecha conocida, edad, número de
piso, etc.

10
- Categorización: lo que tenemos que hacer es ordenar las cosas según un
criterio, utilizando las características comunes a los objetos. Por ejemplo,
recordar la lista de la compra, agrupando por categorías las frutas, carnes,
lácteos, artículos de limpieza, etc.

- Verbalización-Repetición: en este caso, al realizar la acción, repetir en voz alta


lo que estamos haciendo.

- Visualización: Se trata de "ver mentalmente" aquello que queremos recordar.


Por ejemplo, para saber cuantas puertas hay en casa, podemos recorrer la
casa mentalmente y "ver" las puertas de cada habitación; si queremos recordar
un objeto, lo imaginamos, lo vemos mentalmente con todos sus detalles; o
imaginar una cara con sus ojos, nariz, etc. para recordarla después.

3. En la fase de RECUERDO, lo que tratamos de hacer es evocar la información


hemos registrado en las anteriores etapas. Debemos buscar referencias e
indicios que hemos recogido en las fases de registro y retención, debemos
repensar, volver al último lugar donde hemos estado, etc. Pero para esto es muy
importante tener en cuenta lo siguiente:
- La tensión y el estrés nos hace sufrir, nos producen alteraciones de todo tipo,
tanto psicológicas como orgánicas. Así mismo, producen trastornos en la
memoria, pues dificultan la fase de registro. Por tanto, debemos aprender a
estar más tranquilos. Podemos aprender a relajarnos.
- Las cosas se nos olvidan por varias razones, entre ellas, la falta de uso,
interferencias entre lo antiguo y lo nuevo, fallos en alguna fase de la memoria,
etc. Sin embargo, debemos tener en cuenta que olvidar también es necesario.
No podríamos mantener a lo largo de la vida todo lo que entra por nuestros
sentidos. Lo que tenemos que procurar es recordar lo importante y olvidar lo
que no sirve para nada. Una vez que conocemos las fases de la memoria y los
aspectos que pueden estar influyendo en nuestro rendimiento, seguramente
nos vamos a preguntar qué hacemos en concreto en esas situaciones en la
que tenemos pequeños olvidos cotidianos, y que afectan en gran medida a
nuestro bienestar diario, por ser un reto para nuestra memoria.

11
CAPITULO 2
Qué es Traumatología
Es la disciplina que se encarga de estudiar los traumas en el ser humano y
asistido por la Teología busca erradicar estos lugares de cargas emocionales
negativas y sanarlas a través de lo que se ha dado por llamar la “Sanación de los
Recuerdos”. En Doxa University hemos trabajado con este nombre a diferencia de
“Sanidad Interior”, “Curación de los Recuerdos”, etc. dado que aunque estos
términos hablan claro de lo que es que se hace no muestran la realidad de lo que se
procesa. El proceso es en sí el de erradicar traumas emocionales. En Latinoamérica
se llama Traumatología al estudio de los traumas fisiológicos como huesos, etc. pero
en Estados Unidos se aplica traumatología más al área de los traumas emocionales.
En la mente de muchos cristianos hoy en día es una especie de curalotodo rápido,
es un atajo a la madurez emocional y espiritual. Debido a que la sanación emocional,
a veces, se ha llevado a extremos, algunas personas la han abandonado totalmente
y la llaman no escritural y no muy sana. Se la confunde como hipnosis evangélica.
Esto se puede comprender ya que en la psicología el trigo y la cizaña crecen
juntos, pero la verdad es que no hace mucho que los conocimientos y verdades
probadas de la psicología se vienen integrando con el enfoque verdaderamente
cristiano al aconsejar. Pero es importante reconocer que toda la verdad es verdad de
Dios, tanto si está en la mesa del Señor, como en los tubos de ensayo del
laboratorio. Se consigue el equilibrio cuando se hace pasar todas las supuestas
verdades por el cedazo de la Palabra de Dios. Cuando se habla de la sanación de
los recuerdos es la forma de aconsejar y de oración cristiana que se enfoca sobre el
poder curativo de Espíritu Santo acerca de ciertos tipos de problemas emocionales y
espirituales.
En el curso corriente de la sanación del psiquismo hay tres fases. No hay
límites de separación entre una y otra, a veces se mezclan. Para ayudar y dejar las
cosas claras se consideran por separado como sigue:
Fase de aconsejar. El aconsejar es frecuentemente necesario para descubrir
heridas escondidas, necesidades no cubiertas y emociones reprimidas que nos
impiden llegar a la verdad que nos hará libres. Muchas veces no puede haber
crecimiento espiritual y una sanación verdaderos hasta que somos librados de los
recuerdos penosos y las pautas morbosas que actualmente interfieren en nuestras
actitudes y comportamientos presentes. Es importante poner énfasis sobre la
necesidad de aconsejar personalmente. Algunos pastores intentan la sanación
emocional/espiritual con grupos o en reuniones en masa, pero es muy raro ver
resultados permanentes o inclusive de larga duración, cambios en actitudes y
relaciones que persisten, a menos que se trate de un proceso las fases de: el
aconsejar, la de oración sanadora especial y la fase posterior de reforzamiento.
La fase de la sanación curativa especial es uno de los puntos distintivos de la
sanación de los recuerdos. Para que el Espíritu Santo pueda tocar las barreras a la
salud, se hace un uso pleno de la oración conversacional con énfasis en la
visualización e imaginación, y la indicación del momento y la situación especifica

12
que produjo el recuerdo traumático, así como una fe profundamente llena de
empatía por parte del otro que participa en la oración. Es en esta oración que se le
permite al Espíritu Santo llevarnos al momento de la experiencia real y que se
mueva entre los recuerdos penosos dentro de nosotros. Allí es cuando al usar la
imaginación santificada, oramos como si realmente estuviéramos allí en el instante
en que se tuvo la experiencia, permitiendo a Dios que ministre en la forma en que se
necesitó en aquel momento.
La sesión de la oración es el centro y corazón de la sanación de los recuerdos,
en esta oración se comienza el milagro de sanación. Sin ella todo el proceso
consistiría en una forma de autosugestión. Es por lo cual la oración no puede ser
pasada por alto si es que queremos resultados permanentes y duraderos. Es en el
momento de la oración cuando el poder escudriñador de Dios penetra en los niveles
más profundos de nuestra personalidad.
La fase posterior de reforzamiento es cuando los recuerdos tienen que ser
integrados en la vida e investidos de nuevo significado. Durante este periodo el
aconsejado, el consejero y el Espíritu Santo trabajan juntamente para reprogramar
las actitudes equivocadas y las pautas de comportamiento de modo que se asegure
un cambio permanente. El objetivo final es el crecimiento en la semejanza a Cristo y
una obra de maduración en la santificación y la verdadera santidad y así el que fue
sanado podrá de manera efectiva usar sus propios recuerdos traumáticos como un
instrumento de bendición en las vidas de otros.
Dios puede usar a otra persona o grupo para que haya luz y comprensión sobre
algunos puntos que se nos es imposible descubrir por nosotros mismos. Como el
aconsejar es con frecuencia necesario para descubrir heridas escondidas,
necesidades no cubiertas y emociones reprimidas que son un impedimento para
poder llegar a la verdad que nos hace verdaderamente libres. Es triste cuando no
puede haber un crecimiento espiritual y una verdadera sanación hasta que somos
librados de los recuerdos penosos que interfieren en las actitudes y nuestro
comportamiento. Cuán importantes es que la sanación de los recuerdos se lleve a
cabo; y esto puede lograrse con el aconsejar y la oración cristiana la cual esta
enfocada en el poder curativo del Espíritu Santo acerca de ciertos tipos de
problemas emocionales y espirituales.
Dios tiene la respuesta a todo lo que aqueja a esta humanidad; hay tanto
sufrimiento en el mundo. Podemos ver como entre los cristianos muchas veces
están aquejando los mismos recuerdos y esto es porque no hay verdaderamente
una entrega de estos a nuestro poderoso sanador. Es muy importante que los
obreros cristianos posean el conocimiento suficiente y el discernimiento sensibilizado
por el Espíritu Santo. Ya que es el Espíritu Santo el que puede llevar a cabo la
sanación del psiquismo y obtener así la verdadera libertad.
Se puede ver como muchas veces al recurrir al líder de la congregación en
lugar de ayuda, él que va a consultar sale más decepcionado y con más heridas que
cuando llego. Muchas veces se quiere solamente transmitir conocimientos al
aconsejado y con ello no se logra ninguna sanidad interior. Es fundamental la
comunicación de el Evangelio a fin de que el ser humano pueda alcanzar la plenitud
de su vida en Cristo pero. Actualmente en el Cristianismo se ve un panorama lleno
de dificultades físicas y emocionales que están llevando al colapso nervioso. Es
necesario que la sanidad de los recuerdo sea llevada a cabo; ya que cuantas
personas en la historia de la niñez han vivido en hogares divididos, varios casos
de abuso sexual por parte de familiares y amigos cercanos, enfermedades y pobreza

13
en la familia. Estas confidencias son muy comunes y lo que muchas veces
sorprende es que vienen de personas que aparentemente están sanas física,
mental y psicológicamente, pero la realidad es otra a la que se puede ver en
apariencia.
En el libro: “Psicoterapia Cristiana”. Autora: Lic. Rita Cabezas. En el capitulo 5,
en la sección 2 que trata sobre “Sanidad interior”, en la página 76, esta autora dice:
“Algunas de las heridas se remontan al pasado, otras son bastantes recientes.
Nuestra experiencia coincide con los descubrimientos de los psicólogos: que muchas
de las heridas más profundas se remontan al tiempo cuando éramos más
vulnerables y menos capaces de defendernos. Hay bastantes evidencias de que
algunas heridas vienen desde antes de nacer, mientras el niño aun era llevado en el
vientre de su madre. Al igual que Juan el Bautista saltó en el vientre de Elizabeth
cuando oyó el saludo de María, así cada niño parece ser sensible a las emociones
de su madre. Si la madre no desea realmente al niño o está sufriendo de ansiedad y
temor, el bebé parece, de alguna manera, captar estos sentimientos de la madre y
responde a ellos. (Una vez, mientras yo oraba por sanidad interior, vi a una mujer
adulta reexperimentar de un modo asombroso el tiempo previo al nacimiento y
verbalizarlo durante la oración: ¡No voy a salir, no voy a nacer!)”.
Estas memorias tempranas, anteriores a los dos o tres años parecen ser las
mas importantes en la fijación de patrones de conducta futura, mucho antes de
que tengamos la libertad de tomar nuestras propias decisiones personales”.

Luego testificando de un caso de sanidad interior, la autora nos dice en el


capitulo número 6, titulado “Casos reales de sanidad interior”, páginas 133-134, lo
siguiente:

“Roxana: Una mujer divorciada, cristiana, de 25 años de edad, consultó por


problemas entre ella y su madre. Mi asistente y yo, oramos por ella y le pedimos a
Dios que nos permitiera llegar a los traumas que le afectaban para sanarlos por su
poder sanador. Mientras yo oraba en voz alta, mi asistente tuvo una visión. Vio una
sala de maternidad, un médico sosteniendo a un bebé recién nacido y otro médico
cortándole cordón umbilical. Ella comenzó a relatar en voz alta lo que estaba viendo.
En el momento en que mencionó que el médico estaba cortando el cordón umbilical,
Roxana comenzó a sentirse muy angustiada. Se retorcía y gritaba. En esta forma
pudimos darnos cuenta de que uno de sus traumas se originó en el momento de ser
separada del cuerpo de su madre.
Oré en voz alta, para que Dios volviera a ese momento de su pasado y la sanara.
Conforme oraba, ella se fue calmando hasta experimentar una profunda paz. Dios
reveló la raíz del problema y la sanó por medio de la oración de sanidad interior.
Después de lo ocurrido, Roxana nos contó que hacía un año ella había tenido un
sueño en el cual era un bebé y su madre la entregaba a un hombre. Ella sentía
angustia y no quería que su madre la entregara a ese hombre, pero como no podía
hablar, simplemente lloraba. Cuando tuvo ese sueño, sintió que en este sueño Dios
le estaba revelando algo de su pasado relacionado con las dificultades entre ella y
su madre, pero nunca supo cómo interpretar el sueño. Nos dijo que cuando mi
asistente informó sobre su visión, supo que ese sueño era la misma experiencia en
la sala de parto y revivió la angustia de ser separada de su madre el nacer. Fue en
esta forma que Dios escogió sanar una de las raíces de los problemas de relación
con su madre.”

14
CAPITULO 3
Recuerdos Negativos: La Necesidad de ser Sanados

Hay mitos que dicen que el tiempo cura todas las heridas. Lo falso está en la
expresión “todas”. Es verdad que hay muchas heridas que el tiempo cura por sí
mismo. Si la mente puede resistir conscientemente el dolor cuando se experimenta,
entonces, al pasar el tiempo, la intensidad del recuerdo penoso va disminuyendo.
Concediendo tiempo suficiente, sólo queda el recuerdo, pero será tolerable. El
tiempo puede curar todos los recuerdos que no han sido reprimidos y no se han
infectado.
El tiempo por si mismo no puede sanar los recuerdos que son tan penosos que
la mente de la persona no puede tolerar. Las experiencias pueden ser tan vivas y
penosas al pasar muchos años como lo eran a los pocos minutos de haber ocurrido,
y esto obligó a ser empujadas fuera de los límites de la conciencia. Aquello a lo que
no podemos hacer frente y sobrellevar es negado. Dios nos ha provisto de un
sistema interno de protección para uno de los dones mas preciosos que tenemos el
cual es nuestra mente.
La gente pasa por accidentes serios pero raramente se recuerda la experiencia
de dolor extremo. El accidentado recuerda momentos anteriores al momento pero
no recuerda la experiencia de el impacto. Y esto es gracias a Dios ya que el ser
humano tuviera la imagen mental en el psiquismo del momento doloroso y no
podría resistir el dolor abrumador emocional que acompañaría el recuerdo.
Acabarían perdiendo el uso de la razón. Es Dios en su misericordia que ha provisto
una especie de “fusible” mental y emocional que simplemente se funde cuando el
circuito se sobrecarga excesivamente.
Entre los misterios del psiquismo está la capacidad de bloquear fuera de
nuestra mente cosas que no podemos tolerar. Pero lo más triste de esto es que,
aunque podemos bloquear el dolor de modo intencional, seguimos sufriendo las
consecuencias y cuando estos recuerdos estallan literalmente y empiezan a afectar
nuestras vidas es cuando nos vemos forzados a hacer algo acerca de ellos.
Muchas personas tienen recuerdos traumáticos que tratan de expulsar de su
mente, pero estos recuerdos no pueden ser sanados por el paso del tiempo. Esto
puede afectar e infectar otras áreas y mayormente las experiencias traumáticas que
han ocurrido en los años de la infancia temprana y de la adolescencia. En
situaciones graves, puede tener lugar una disociación y almacenamiento de la
experiencia. Entonces parece que está depositada en una parte del psiquismo que
no es accesible de modo inmediato al recuerdo consciente. Nadie puede entender
los procesos neurológicos, emocionales y mentales. Pero sabemos que el mantener
el recuerdo en su lugar escondido requiere una gran cantidad de energía continua
emocional y espiritual.

15
Los recuerdos reprimidos y memorias fijadas no pueden ser nunca olvidados.
Ni se pueden simplemente archivar de la misma manera que archivamos recuerdos
agradables, con su acompañamiento de sentimientos placenteros. Porque cuando
más procuramos mantener los recuerdos penosos fuera del área consciente, más
poderosos se vuelven. Como no se les permite entrar por la puerta de la mente
directamente, entran en nuestra personalidad en formas disfrazadas y destructivas.
Estos problemas denegados se hunden bajo el agua, para reaparecer en forma de
ciertas enfermedades físicas, situaciones matrimoniales desgraciadas y ciclos
recurrentes de derrota espiritual.

Las personas que arrastran recuerdos traumáticos permiten que vuelvan a


parecer en la superficie (Recuerdo) solo bajo circunstancias propicias. Es por esto
que se necesita comprensión y empatía por parte del consejero, alguien en quien la
persona traumatizada tenga confianza y pueda acompañarle a la presencia de un
Dios que ama y en quien se puede confiar. De hecho, es precisamente en este punto
que el Evangelio es verdaderamente buenas nuevas, nuevas increíbles sobre la
comprensión y comunión salvadora de el mismo Dios. Los sufrimientos de Cristo en
la Cruz por nosotros y como nosotros , proporcionan las condiciones propicias, o
sea, que ofrecen la confianza que permiten al que sufre, traer estos recuerdos
dolorosos a la luz de la conciencia, a fin de que puedan ser no sólo confrontados
sino sanados.

Que perjudicial puede llegar a ser para una persona que las experiencias
dolorosas sean empujadas fuera de los límites de la conciencia; como puede ser
negado todo aquello a lo que no podemos hacer frente y sobrellevar.

Cuando gente que pasa por accidentes serios de automóvil, casi nunca
recuerda el momento real de el impacto y que esta experiencia dolorosa en extremo
puede ser recordada sólo muy raramente. Se recuerda los momentos anteriores al
accidente pero no se recuerda la experiencia precisa del golpe. Realmente gracias
a nuestro Dios por esto, seria terrible tener las imágenes mentales en el psiquismo
de tal situación, ya que la consecuencia seria perder hasta la razón. Que
misericordia tan grande la de Dios al proveer esa especie de “fusible” mental y
emocional que simplemente se funde cuando el circuito se sobrecarga
excesivamente.

En una oportunidad una niña de 8 años de edad fue atropellada por un camión,
físicamente sufrió algunas heridas y golpes; fue algo verdaderamente terrible pero la
mano de Dios estuvo allí y le salvo de morir en ese momento; para agregar fue
arrastrada por el camión a unos cuantos pies y luego cayó a la orilla de un pozo de
agua sucia; milagrosamente quedo sostenida por unas ramas que allí estaban.
Después de ese accidente recuerda que despertaba llorando por las noches y a su
mente solamente venía el pensamiento de que moriría un día y que le enterrarían y
eso era un dolor tremendo para ella, recordaba que estas pesadillas eran
recurrentes. Pero comenzó a leer la Biblia cuando tenía 12 años y desarrolló una
relación con Dios en la cual siempre al acostarse le contaba todo principalmente su
miedo y se despertó en ella una confianza tan grande. Recuerda que le encantaba
leer los 4 evangelios y sentía la presencia de Jesucristo con ella; este fue el
comienzo de su caminar con Cristo. Fue maravillosa la forma en que Cristo actuó
con ella y no permitió que esos recuerdos dolorosos estuvieran por mucho tiempo
estorbando su vida.

16
Antes no había entendido que había pasado pero ahora le da la gloria a Dios
ya que entiende muy bien que era necesario que los sentimientos enterrados fuesen
abiertos y lo mas maravillosos es que ella sabe que tiene un Salvador Sanador que
llevó todas sus heridas, así como sus pecados y enfermedades y puede hacerle
íntegra.
Así como ella un día, a pesar de su edad puso su confianza en el Señor para
que El obrara en ella y saber que cualquier sentimiento doloroso debía ser admitido
a la mente consciente, sin importar cuán desagradable estos fuesen, aunque sean
pecaminosos , los pensamientos y sentimientos ya son conocidos por Dios y es
importante aceptar y reconocer que no los podemos tapar y al estar identificados
con Jesucristo ella entendió que podía dejar en Sus manos el trauma y las heridas
con la seguridad que Él las curará.

1. RECUERDOS DOLOROSOS

Entre los malos recuerdos, se destacan los remordimientos. Son los recuerdos
más dolorosos, son los que provocan las angustias más profundas porque tocan
nuestra autoestima. ¿Cómo es eso?

Son recuerdos dolorosos de errores que hemos cometido, que nos llevan a
despreciarnos a nosotros mismos, y así nos hacen sentir indignos de vivir. Entonces,
nuestro interior se llena de debilidad, nos parece que nuestro ser es muy frágil, y
sospechamos que la vida no esta hecha para nosotros.

2. ENFERMEDADES PSICOSOMÁTICAS

Cuando la relación mente-cuerpo ve alterada su armonía debido a emociones


displacenteras, sentimientos negativos, modificaciones del ciclo vital o situaciones de
alto impacto emocional generadoras de estrés (distrés), inevitablemente se produce
un impacto, que puede re-presentarse en forma de síntomas o enfermedades
psicosomáticas. En la medida que las emociones o sentimientos negativos son más
intensos, más fuertes o más impactantes, también lo son esas respuestas
emocionales o conductuales. Considerando y teniendo en cuenta que los
acontecimientos o dificultades ambientales desempeñan un papel importante en la
génesis del trastorno.

La Medicina Psicosomática, los toma en cuenta, los considera y es vista como


un enfoque terapéutico que engloba la totalidad de los procesos integrados entre los
sistemas somático, psíquico, social y cultural. Procesos que inicialmente emergen
desde lo orgánico pueden repercutir en la esfera psicológica como por ejemplo
traumatismos, enfermedades endocrinas, cáncer, etc. Estas y otras enfermedades
psicosomáticas pueden influir en la esfera psicológica de una forma negativa como
reacción al hecho de estar en enfermo o porque la misma enfermedad somática
afecta la esfera de lo psíquico. Aparición de las enfermedades, la psicogénesis es un
factor etiológico tan importante como las bacterias, las toxinas y los traumatismos.
La aparición misma y la evolución de la enfermedad en el orden somático puede ser
inducida por lo psíquico del mismo modo que la enfermedad somática tiene su
incidencia en lo anímico y psicológico.

17
Los estados depresivos, las situaciones de tensión emocional prolongada, el
distrés, producen disminución en las inmunodefensas.

Cuando la respuesta inmunológica se halla disminuida, se pueden presentar


síntomas y enfermedades somáticas.

La influencia de los factores psicológicos, también constituye un vector de peso


en el desarrollo y evolución de la enfermedad. Como así también influye en la
recuperación o administración de los padecimientos, el recibir una ayuda terapéutica
puntual y dirigida hacia el alivio y mejoría.

3. TRASTORNO OBSESIVO-COMPULSIVO

La característica esencial de este trastorno es la presencia de pensamientos


obsesivos o actos compulsivos recurrentes. Los pensamientos obsesivos son ideas,
imágenes o impulsos mentales que irrumpen una y otra vez en la actividad mental
del individuo, de una forma estereotipada. Suelen ser siempre desagradables (por su
contenido violento u obsceno, o simplemente porque son percibidos como carentes
de sentido) y el que los padece suele intentar, por lo general sin éxito, resistirse a
ellos. Son, sin embargo, percibidos como pensamientos propios, a pesar de que son
involuntarios y a menudo repulsivos.

Los actos o rituales compulsivos son formas de conducta estereotipadas que se


repiten una y otra vez. No son por sí mismos placenteros, ni dan lugar a actividades
útiles por sí mismas. Para el enfermo tienen la función de prevenir que tenga lugar
algún hecho objetivamente improbable. Suele tratarse de rituales para conjurar el
que uno mismo reciba daño de alguien o se lo pueda producir a otros. A menudo,
aunque no siempre, este comportamiento es reconocido por el enfermo como
carente de sentido o de eficacia, y hace reiterados intentos para resistirse a él. En
casos de larga evolución, la resistencia puede haber quedado reducida a un nivel
mínimo. Casi siempre está presente un cierto grado de ansiedad. Existe una íntima
relación entre los síntomas obsesivos, en especial pensamientos obsesivos, y la
depresión.

Los enfermos con trastornos obsesivo-compulsivos tienen a menudo síntomas


depresivos y en enfermos que sufren un trastorno depresivo recurrente (F33.-) a
menudo se presentan pensamientos obsesivos durante sus episodios de depresión.
En ambas situaciones el incremento o la disminución en la gravedad de los síntomas
depresivos se acompaña por lo general por cambios paralelos en la gravedad de los
síntomas obsesivos.

El trastorno obsesivo-compulsivo es tan frecuente en varones como en mujeres


y la personalidad básica suele tener rasgos anancásticos destacados. El comienzo
se sitúa habitualmente en la infancia o al principio de la vida adulta. El curso es
variable y, en ausencia de síntomas depresivos significativos, tiende más a la
evolución crónica.

18
CAPITULO 4
Preparándose para el Proceso de Sanación

Muchas veces permitimos a ciertas clases de recuerdos penosos volver a


hacerse conscientes sólo bajo las condiciones apropiadas o de confianza. La razón
por la que tantas personas no se sienten libres a la gracia sanadora de Dios y estas
siguen escondidas tras toda clase de defensas es porque con demasiada frecuencia
en nuestras iglesias las actitudes de otros cristianos y la manera en que
proclamamos el Evangelio no crean las condiciones de confianza que son
necesarias para la curación.
Hay diferentes funciones en la predicación, diferentes clases de sermones y
diferentes objetivos a los que se apunta. Cuando el pastor predica como profeta
habla del pecado, justicia y juicio, y llama a la gente al arrepentimiento, la salvación,
la santificación y la santidad de el corazón. Pero cuando predica como sacerdote o
papel pastoral ofrece el alimento nutritivo de la Palabra, edificando y alentando a la
gente. Trae consuelo al afligido y esperanza a los que desesperan. Por tanto el
objetivo del pastor en esta clase de predicación es levantar al caído, animar al débil,
curar al enfermo y guiar al ciego. Si los ministros son fieles a los dos enfoques
podrán cubrir las necesidades de la mayoría de sus oyentes ya que hoy en día hay
muchas personas que necesitan ser alcanzados a un nivel mas profundo de
predicación. Muchas necesidades espirituales surgen a consecuencia de la
madurez, los conflictos internos, emocionales y las fricciones en las relaciones
personales. Muchos que han nacido de nuevo y están llenos del Espíritu Santo
llegan a la edad adulta con problemas emocionales, serios que afectan
profundamente sus vidas espirituales. La mayoría de las emociones dañadas se
hallan enterradas profundamente en capas del psiquismo y no responden a la
predicación que se escucha corrientemente., ya que la predicación tradicional
solamente esta incrementando el temor y endureciendo las defensas de estas
personas, de modo que los recuerdos son empujados con mas vigor hacia adentro.
Es necesaria una clase especial de predicación para alentar a la curación de los
recuerdos y esta consiste en:
- Dar al que sufre el valor para disminuir las defensas que le han impedido la
curación.
- Capacitarle para sacar a la superficie sus temores y ansiedades, conflictos y
vergüenza enterrados dentro.
- Ayudarle a exteriorizar sus recuerdos internalizados y escondidos en la
presencia de la Cruz;
- Crear quizás, para esta persona una nueva imagen de Dios completamente
nueva.

19
- El contenido de la predicación tiene que tener ciertos aspectos fundamentales
de las Buenas nuevas que tenemos en Cristo que son: La encarnación,
identificación, la crucifixión, la realidad viva y la participación de su Espíritu.
1.- La encarnación es un aspecto fundamental en la predicación ya que a la gente
que sufre de dolor mental y emocional en la predicación es necesario hablarles
de la humanidad real de Cristo.
2.- En la identificación la persona puede comprender que Dios esta en nuestro dolor
y con nosotros.
3.- En la crucifixión podemos comprender que Dios esta en nuestro dolor con
nosotros y por nosotros, incluso al gran costo de si mismo. Es ahí cuando se
llega al centro de las Buenas nuevas: La Cruz, Jesús identificado con lo peor
hasta el fin. Cristo por medio de la Cruz reconcilia con Dios a los pecadores y
también a los que sufren. Cuando Cristo descendió al infierno no solamente trajo
purificación para los recuerdos culpables de nuestros pecados que condenan
nuestra conciencias; trajo también, sanación para recuerdos penosos que surgen
dentro de nosotros para atormentar y esclavizar nuestra personalidad. Jesús se
sometió de modo voluntario al castigo último por nuestros pecados, pasó por la
experiencia más dolorosa de la vida humana, un sufrimiento inmerecido e
injusto. EL se sometió a los dos misterios de el pecado y de el sufrimiento. Es
por lo cual que la predicación de la Cruz en su sentido pleno es tan central en la
creación de las condiciones de confianza necesarias para la sanación de los
recuerdos.
4.- La realidad viva: es la comprensión y empatía por parte de Dios. Cambia
nuestros conceptos y sentimientos sobre Dios y con ello produce un clima de
confianza en que nuestros recuerdos sumergidos pueden volver a la superficie.
Porque Dios ahora sabe lo que es ser humano. Aunque EL Siempre lo ha sabido
porque Dios es Omnisciente pero ahora EL realmente lo sabe por propia
experiencia; EL los conoce y comprende debido a los sufrimientos de Cristo.
Ahora estamos seguros de que él lo sabe y se interesa. Por el hecho de haber
sido uno de nosotros, vivió nuestra vida en todos los aspectos, desde la matriz a
la tumba, sabe lo que es ser” tocado por el sentimiento de nuestras debilidades” y
al estar seguros de que Dios conoce, ya la vida no ha de ser la misma para
nosotros.
5.- La participación del Espíritu en nuestra sanación, es cuando Jesús pasa a ser el
Cristo de la experiencia presente y personal por medio de la obra de su Espíritu
Santo. Es el Espíritu el que toma todo lo que fue hecho posible por medio de sus
sufrimientos, muerte y resurrección y lo hace real en nuestras vidas.
Todo esto es lo que tiene que haber en el corazón de nuestra predicación
preparatoria, estas Buenas nuevas y debemos predicarlas con todo el amor y la
empatía y la comprensión que podamos recibir de el Espíritu, siempre compartiendo
de un modo franco y abierto nuestras vidas en las que hemos experimentado esta
clase de amor comprensivo y que sana las heridas internas.
La sanación de los recuerdos requiere una comunicación corporativa de creyentes
tan interesados en otros como los cuatro amigos del paralítico, los cuales se
arriesgaron a ciertas situaciones para poder llevar al enfermo a la presencia de
Jesús. La gente puede dejar que sus recuerdos penosos salgan a la conciencia lo
cual es alcanzar la posibilidad de sanación y esto solo sucederá en condiciones de
confianza Jesucristo puede traer paz al corazón que sufre y al que esta atribulado.

20
Pero es el compromiso de nosotros como discípulos debemos reunirnos en su
precioso nombre, en su Espíritu, y así poder crear la atmósfera que se requiere para
su aparición sanadora .Verdaderamente hay mucho que hacer es un momento de
gran necesidad en nuestras congregaciones y se necesita un verdadero despertar
para poder enfrentar lo que muchas veces estamos tapando con falsa religiosidad.
La Palabra nos dice que podemos conocer al hombre si conocemos a Jesucristo, él
que nos restaura a la plena humanidad perdida por la caída de Adán. Y al mismo
tiempo que conocemos a Jesucristo conocemos a Dios que se nos revela en El.
Cuando yo llego a conocer a Dios y me hago dependiente de Dios, es en ese
momento que comienzo a tener conocimiento de mí mismo. Por lo cual ya no puedo
estar a la deriva. Sino que me convierto en alguien que gira en torno a Jesucristo y
su voluntad. El Espíritu Santo me revela mi condición de criatura dependiente, me
muestra esa relación filial ya que paso a ser hijo de Dios. Cuando esto sucede ya no
se puede continuar de una forma pasiva de delante del Señor, sino que se siente
necesidad de poder ayudar a todo aquel que esta sufriendo y esto no es por
nosotros sino por el amor de Cristo en nosotros. Es allí que para el Cristiano es
necesario tener un crecimiento y poder servir, porque si se desea conocer es para
servir en agradecimiento a Aquel que murió para darnos el perdón de los pecados y
la sanidad a toda enfermedad y dolor.

21
CAPITULO 5
Fundamentos Bíblicos para la Sanación de los Recuerdos

De suma importancia es comprender que la sanación de los recuerdos tiene un


sólido fundamento en la Escritura, que es nuestra autoridad final sobre cuestiones
de fe y de práctica. Cuando damos una mirada a las enseñanzas bíblicas,
encontramos los principios sobre los cuales basamos la sanación de los recuerdos.
Para que esto suceda es necesario en primer lugar que dejemos a un lado las cosas
de niños. Jesús siempre estaba diciendo a los adultos que tenían que volverse como
niños, con esto la Biblia nos insta a que seamos como niños en nuestra fe, humildad,
aceptación y apertura a otros. Nunca hemos de crecer apartándonos de estos
rasgos. Pero muchos hoy en día permanecen en un estado de infancia prolongada o
sea que siendo adultos siguen actuando como niños. Esta clase de comportamiento
puede ser destructivo y, si no, por lo menos desbarata.
Pablo nos habla en 1 Corintios: 13 (v 11) de una inmadurez emocional y
espiritual, no esta fuera de lugar que esto fuera mencionado en un capitulo del amor.
El habla para que se entienda que las características y comportamiento del amor
ágape requieren cierto nivel de madurez emocional y espiritual. Y este nivel no se
puede alcanzar hasta que se han puesto a un lado las cosas de niño. La madurez no
viene simplemente porque ya es adulto. Podemos ser al mismo tiempo adultos
cronológicamente y niños psicológicamente. El terminar con las cosas de niño
requiere acción por parte de una persona.
El principio Bíblico forma un fundamento apropiado por el hecho de que
algunas personas tienen que pasar por una sanación de los recuerdos. Muchas
personas se han quedado aún colgando a partir de cierta edad y estadio de su
desarrollo, son adultos pero sus emociones nunca han pasado de un cierto nivel y
esto les consume gran cantidad de energía emocional y espiritual que no les permite
realizar ningún progreso. Hay personas incapaces de cambiar sus actitudes y
acciones hasta que resuelvan los problemas que les impida el cambio. Con
frecuencia las causas intra-psíquicas o internas de un colapso en las relaciones
interpersonales son las primeras que como consejero se deben considerar.
En segundo lugar se debe aceptar a Cristo como una ayuda actual. Jesucristo
es nuestro contemporáneo eterno, El Señor del tiempo y nuestro sanador; y el
Espíritu Santo es nuestro ayudador actual y a disposición. La parte mas distintiva de
la sanación de los recuerdos es el momento de la oración. Oramos como si
estuviéramos hablando con Dios pidiéndole que haga por nosotros lo que se hubiera
pedido en el momento de las circunstancia. Es por lo cual se pide la sanación del
niño o el adolescente que fue sometido a aquella experiencia, lo que le llegó a fijar y
le dejaron amarrado en aquel estadio de crecimiento. La Biblia nos dice que Cristo
es el Señor del tiempo: pasado, presente y futuro. El Cristo resucitado, ascendido y
glorificado, trasciende todo tiempo y espacio y esto nos da derecho de figurárnoslo

22
ayer y ahora. El Espíritu Santo es el que hace a Cristo trascendente, inmanente de
modo íntimo. El Espíritu nos asegura que EL está verdaderamente a nuestro lado.
En tercer lugar se debe orar de modo específico. Es necesaria que nuestras
confesiones y oraciones sean hechas de modo preciso, especifico. Las Escrituras
enfatizan en la necesidad de una franqueza moral desnuda frente a nuestros
pecados, fallos y necesidades. Desde el principio existe la tendencia humana de
encubrir cuando va implicada en la cuestión alguna emoción dolorosa. Desde que
Adán y Eva fallaron delante de Dios, a partir de allí los hombres hemos tenido miedo
de ser francos y abiertos, no solo con Dios, sino también con los otros y con
nosotros mismos. Tendemos a encubrir y esconder más bien que hacerles frente.
Esto satura nuestra personalidad en todos los aspectos y es la causa principal de
nuestro temor y sentimiento de culpa y, llega a desbaratar nuestras emociones.
Los psicólogos describen tres mecanismos de defensa principales los cuales
son simplemente medios humanos variados que usamos para no ver la verdad y
protegernos del temor y la ansiedad. No cambian la realidad o verdad de la
situación, solamente cambia la manera en que la vemos. Realmente nos protegemos
a nosotros mismos engañándonos, de modo que así no tenemos que cambiar. Los
mecanismos son Negación, Racionalización y Proyección.
NEGACIÓN, es el mas simple y más directo de todos, negamos algo, mentimos
sobre ello, rehusamos conocerlo, no queremos verlo o discutirlo.
RACIONALIZACIÓN, este medio de defensa es el más complicado y, por tanto
mas grave. No es una mentira directa, sino elaborada, sofisticada. Aquí procuramos
dar razones que justifiquen nuestro comportamiento.
PROYECCIÓN, Este es el peor de todos porque llevamos el engaño un paso
más allá y cargamos la culpa a otros por nuestros problemas. De hecho,
proyectamos nuestros fallos en otro o en algo.
Todo esto se extiende a las áreas emocionales y espirituales de la vida; una de
las razones de por qué los recuerdos no sanados pueden causar tanto trastorno en
nuestras vidas es que en general contienen muchas emociones negativas. Nos
preguntamos de donde proceden y nos sentimos confusos porque somos incapaces
de indicar el origen de los sentimientos. La dificultas esta en que somos incapaces
de orar de modo específico sobre ello. Necesitamos descubrir el lugar de la
necesidad específica, en que consiste y así poder resolverlo. Necesitamos poner a la
vista las situaciones, experiencias y actitudes que causaron las emociones y permitir
que el Espíritu Santo las resuelva de modo específico. Y esto es exactamente lo que
sucede durante la sesión de oración para la sanación de los recuerdos. En vez de
hacer oraciones generalizadas. Se necesitan recuerdos específicos que pasan a la
superficie, que resultan en confesiones específicas de sentimientos específicos;
perdón específico, dado y recibido, y el resultado es sanación y purificación profunda
interna.
En cuarto lugar tenemos que hay que ministrar a otros con miras a la curación;
El Señor nos dio una enseñanza sobre la oración, nos da la promesa de la oración
corporativa. La clase de oración que tiene lugar durante la sanación de los recuerdos
encaja de modo perfecto cuando las Escrituras reconocen que algunas peticiones
requieren una clase de oración corporativa, abierta y compartida, antes de que
puedan ser contestadas. Es importante la confesión y el ponerse de acuerdo y Dios
esta dispuesto a honrar. En el plan de Dios hay ciertas clases de sanación –física,

23
emocional y espiritual que pueden venir solo por medio del ministerio de otros
miembros del Cuerpo de Cristo.
En quinto lugar tenemos la confesión y la restauración. Este principio bíblico se
ve actualmente confirmado por descubrimientos en medicina y psicología. Dicen que
la confesión puede ser buena para el cuerpo. Los estudios lo muestran que es mejor
la confesión que llevar el conflicto en silencio. Es interesante ver como David ya lo
sabia y declara estas verdades en el Salmo 32:1-7.
Es interesante saber que cuando nos enfrentamos con el dolor en todos sus
destalles, los recuerdos pueden ser sanados y podemos ser restaurados para servir
al Señor.
La Escritura afirma que el Espíritu Santo es el que convence al mundo de
pecado (Juan 16:8), pero conspirando contra la acción de el Espíritu Santo, el
hombre usa una serie de mecanismos inconscientes para no reconocer su condición
de pecador. Estos mecanismos son difíciles de controlar y no son más que diversas
manifestaciones de la dinámica del inconsciente, que por un lado busca su
completamiento y por el otro se resiste a enfrentarse a la realidad De allí los
mecanismos de la negación, racionalización y proyección y otros mecanismos los
cuales no son mas que elementos de deshumanización.
Sabemos que el ser humano a menudo desea enterrar el pecado creándose
mayores problemas que los que desearíamos resolver. Para el hombre la
conversión de la culpa neurótica a existencial suele significar una especie de auto-
castigo con lo cual no se puede conseguir el objetivo de la auto-redención, al
contrario esto nos paraliza y nos hace incapaces de cumplir con nuestras tareas y
responsabilidades. Al impedirnos la realización de nuestras vidas y el desarrollo de
nuestras capacidades, nos deshumaniza. Cuando se habla de la racionalización se
entiende que es un tipo de autoengaño que pretende desviarnos de la realidad de lo
que somos y la proyección es un desvío de la responsabilidad hacia otros y hacia las
circunstancias.
Se debe reconocer los problemas, encararlos y superarlos a la luz del Evangelio.
Esto es lo que se enseña en este estudio y por tanto todo lo que está explicado
punto por punto en este capitulo tiene fundamentos bíblicos útiles para la sanación
de los recuerdos y si es así yo lo aplicaría a mi vida y a la de los demás para que
haya una sanación interior.

LA BIBLIA

Efesios, capitulo 4, versos 17 al 24.

“Esto, pues, digo y requiero en el Señor: que ya no andéis como los otros
gentiles, que andan en la vanidad de su mente, teniendo el entendimiento
entenebrecido, ajenos de la vida de Dios por la ignorancia que en ellos hay, por la
dureza de su corazón; los cuales, después que perdieron toda sensibilidad, se
entregaron a la lascivia para cometer con avidez toda clase de impureza. Mas
vosotros no habéis aprendido así a Cristo, si en verdad le habéis oído, y habéis sido
por él enseñados, conforme a la verdad que está en Jesús. En cuanto a la pasada
manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos
engañosos, y renovaos en el espíritu de vuestra mente, y vestíos del nuevo
hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad”.

24
Romanos, capitulo 8, versos 13 al 15.

“Porque si vivís conforme a la carne, moriréis; mas si por el Espíritu hacéis


morir las obras de la carne, viviréis. Porque todos los que son guiados por el Espíritu
de Dios, éstos son hijos de Dios. Pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud
para estar otra vez en temor, sino que habéis recibido el espíritu de adopción, por el
cual clamamos ¡Abba, Padre!”.

Santiago, capitulo 5, verso 16.

“Confesaos vuestras ofensas unos a otros, y orad unos por otros, para que
seáis sanados. La oración eficaz del justo puede mucho”.

EL SEÑOR SIEMPRE HA SANADO

El deseo del Señor es que todos los hombres y mujeres vivan sanos, por ello
ha enviado a sus discípulos a sanar a los enfermos. Hoy se ha descubierto que el
regalo de Dios y el envío para la sanación fue recibido por muchos, aunque también
son bastantes los que sacan intereses de la gracia recibida.

Según la tradición del A.T. la Gloria de Dios se hace visible en forma luminosa.
“Alzate sobre el Cielo, oh Dios y llene la tierra tu Gloria” Salmo 57: 5,11. La
experiencia de la conversión de Pablo, puede ser el ejemplo más claro de la
manifestación de la luz resplandeciente: " Iba de camino, ya cerca de Damasco,
cuando de repente lo deslumbró una luz Celeste. Cayó en tierra y oyó una voz que
le decía: Saulo, Saulo ¿Porqué me persigues? Contestó ¿Quién eres Señor’? le dijo:
Yo soy Jesús, a quien tú persigues." Hch. 9:3-5. El profeta Eliseo es testigo de las
maravillas de Dios, y sabe que Dios puede deslumbrar a quien pretende el mal; El
profeta se encuentra en Dotán, y el rey de Siria, envía a buscarlo con caballería y
carros; el criado que acompaña al profeta se preocupa, mientras que este le exhorta
a confiar en la mayoría que van con ellos " El Señor le abrió los ojos al criado y vio el
monte lleno de caballería y carros de fuego en torno a Eliseo" 2 Re. 6:14-l7; en tanto,
Eliseo oró nuevamente a Dios, “Deslúmbralos ¡El Señor los deslumbró! y no lo
reconocieron”.

El Señor sana de diferentes maneras. En la Biblia, encontramos que el Señor


sanaba de diferentes maneras: Imponiendo las manos sobre los enfermos: "Quiero,
queda limpio... extendió sus manos y lo tocó" Mr. 1:40-43; con el contacto especial
con los órganos de los sentidos: " Llegan a Betsaida. Le presentan un ciego y le
suplican que le toque. Tomando al ciego de la mano le sacó fuera del pueblo, y
habiéndole puesto saliva en los ojos, le impuso las manos y le preguntó:" ¿Ves algo?
El alzando la vista, dijo: "Veo a los hombres, pues, los veo como árboles, pero que
andan. Después le volvió a poner las manos en los ojos y comenzó a ver
perfectamente y quedó curado, de suerte que veía de lejos claramente todas las
cosas" Mr. 8:22; con el contacto con su sólo manto: "Se acercó por detrás entre la
gente y tocó su manto. Inmediatamente se secó la fuente de sangre y sintió en su
cuerpo que estaba curada" Mr. 5:26-28; Ungiendo con aceite: "Y, poniéndose en
camino, predicaron que se convirtieran; expulsaban demonios y ungían con aceite a
muchos enfermos y los curaban" Mr. 6:12.; manda a la enfermedad a que se aleje:

25
"Saliendo de la Sinagoga entró en la casa de Simón, la suegra de Simón estaba con
una gran calentura, le rogaron por ella. Inclinándose sobre ella, conminó a la fiebre y
la fiebre la dejó; ella levantándose al punto se puso a servirle" Lc.4:38-40.

Jesús envió a los discípulos a sanar: "Id proclamando que el Reino de los
Cielos está cerca. Curad enfermos, resucitad muertos, limpiad leprosos, expulsad
demonios. Gratis lo recibisteis, dadlo gratis" Mt. 10:8; Jesús obra a través de sus
discípulos, maravillas: "Dios obraba por medio de Pablo milagros extraordinarios, de
forma que bastaba aplicar a los enfermos los pañuelos o mandiles que había usado
y se alejaban de ellos las enfermedades" Hech. 19:11. El Señor sigue curando a
través de todos los tiempos, a través de hombres y mujeres o de personas elegidas,
aunque el carisma de la curación no es signo de santidad, ni si la persona se sana
es porque sea santa, sino porque el Señor obra maravillas en el que quiere. Además
porque en la persona puede haber al menos una chispa de luz. El centurión que se
acerca al Señor para pedirle que cure a su hija no tiene fe inmensa pero se humilla
ante el Señor. “Señor ayúdame, tengo fe pero dudo, dice otro personaje que le pide
a Jesús su curación" Es decir, el Señor exige apertura para poder curar, ya que
aunque él hace milagros, no realiza obras en contra de la voluntad de la persona, ya
que él no viola la libertad humana. Jesús sólo cura, si en las personas hay apertura.
Aunque él conoce nuestras flaquezas y enfermedades, espera que la persona, o los
que lo acompañan den el primer paso hacia la curación. Y el primer paso está en la
decisión de quererse sanar y de manifestar una apertura al Señor.

26
CAPITULO 6
Elementos importantes que se deben tener en cuenta

Cuando no se ha hecho frente a los recuerdos penosos y no han sido curados


e integrados a la vida, con frecuencia rompen las defensas e interfieren en la vida
normal de la persona. Una de las evidencias de esto son las imágenes mentales,
escenas o sueños recurrentes que causan disturbios y perturban la vida emocional y
espiritual.
Hay ciertas imágenes mentales que se repiten algunas veces son como
repeticiones a cámara lenta, lo cual significa que las emociones que acompañan a
aquellos recuerdos son muy intensas. Se ha llegado a notar que el contenido de
dolor en estas escenas parecen tener algunos de los siguientes denominadores
comunes:
Traumas y heridas
Es todo lo que causa dolor físico o mental y angustia emocional, todo esto
puede ser llamado un trauma o una herida. Todo lo que golpea hiere y duele. Esto
puede suceder en cualquier nivel de la vida, desde el estadio prenatal, la infancia, la
niñez, la adolescencia, la edad adulta, hasta la senectud. En el mismo centro de
nuestro trauma hay un sentimiento de rechazo y cuanto mas significativa es la
persona que nos rechaza mayor es el sentimiento de ser rechazado.
Las formas más penosas de rechazo ocurren durante los años primeros de la
vida- la edad preescolar y los primeros grados porque no hay manera en que nos
expliquemos la razón de la acción que el niño interpreta como rechazo. Muchos de
los que sienten rechazos más profundos son el resultado de accidentes,
enfermedades, retrasos inevitables y aun muertes. Y esto puede dejar una cicatriz
penosa en el psiquismo.
Humillaciones
Otro tema común de los recuerdos penosos recurrentes es el sentimiento de
sofoco, humillación y vergüenza. Los recuerdos que implican ocasiones en que
fuimos humillados producen las emociones más penosas que experimentamos y
algunas de ellas son las principales causas de la estimación propia deficiente y la
depresión.
Son devastadores los efectos que causan en los niños algunos adultos no
dándose cuenta del daño profundo que causa en la frágil estimación de un niño y
que marcan de modo literal su mente. Las Escrituras nos enseñan mucho de que
manera podemos esperar el momento oportuno en privado para tocar los puntos
negativos por ejemplo en Efesios 6:1-4 se exhorta a los padres a no hacer nada
deliberadamente que pueda llevar a los niños al resentimiento.
Aunque no todos los recuerdos de humillación recurrentes son hechos por
necesidad en público, hay algunos por situaciones privadas en que comentarios

27
crueles e irreflexivos quedan indeleblemente impresos en las paredes de la
imaginación.
Algunos recuerdos de humillación no están relacionados con incidentes
específicos, sino que son parte de una atmósfera de conjunto en los años de el
crecimiento esto se encuentra de modo especial en los padres alcohólicos. La familia
se vuelve parte del sistema que tiene que recompensar por el problema de la bebida
del padre o de la madre.

Temores o Fobias
Algunos de los temores comunes y paralizantes que son mencionados en las
sesiones para la sanación de los recuerdos son: Temor de la oscuridad, de ser
abandonado o dejado solo, de el fracaso, de no realizar nada de valor, temor de
perder el control de las emociones o el juicio, de el sexo, pensamientos y deseos
sexuales, de las personas y de confiar en otros, de el cáncer y otras enfermedades
graves, de Dios y de el juicio final, de cometer el “pecado imperdonable”, de el futuro
y temor de la muerte de otros, deudos o amigos, o la propia.
Muchos de los temores están arraigados en experiencias que a su vez han
producido temor, enseñanzas no sanas y relaciones pobres en algún punto del
pasado especialmente durante los años de la infancia. Han sido empujadas al fondo
de la mente tantas veces que las personas, es posible que sólo tenga un recuerdo
vago de ellas. Frecuentemente no son recuerdos específicos y el individuo se ve
acosado por sentimientos de angustia, globales y generales que se adhiere a veces
a un punto y luego a otro.
Rencores
Esta área esta en el mismo centro de nuestro tema: resentimiento, rencor y
odio. Aquí se considera el odio como el mayor de los ingredientes en los playbacks
mentales recurrentes, que son signos de que necesitamos sanación de algunos
recuerdos penosos. Algunas veces somos bien concientes de los rencores y
luchamos contra ellos en oración, sin obtener resultado alguno. Otras nos damos
cuenta de sentimientos generales de rabia dentro de nosotros, pero somos
incapaces de señalar las causas. Parece que están sumergidos debajo del nivel de
nuestra memoria consciente. Esto frecuentemente es la causa de la depresión entre
los cristianos, este sentimiento congelado y enterrado. En otras ocasiones la tensión
de este odio reprimido se expresa por medio del lenguaje de la enfermedad que
tienen sus raíces en sentimientos no curados. Cuando los cristianos no expresan sus
sentimientos verdaderos sus cuerpos claman por medio de las voces de la
enfermedad y el dolor. Esto es la verdad de modo especial de los resentimientos
enterrados tan profundos que no pueden regresar a la conciencia. Es por lo cual se
debe buscar las causas en la presión y dolor de recuerdos no sanados. Y considerar
el síntoma que indica la necesidad de sanación de los recuerdos esto es, las
imágenes mentales y recuerdos recurrentes que son tan intensos que interfieren en
la conducta presente.
Cuando los sentimientos irrumpen en la mente y viene la repetición video en
cámara lenta muchos cristianos se quedan confusos cuando se dan cuenta de que
se “vengan” contra el que tengan a su alcance, sea el cónyuge o el hijo a quien
aman. Esto llena de remordimiento, culpa y derrota espiritual. Y surge desconcierto
porque no pueden averiguar de donde procede todo aquello. Cuando esto sucede

28
varias veces y no parece haber mejoría por medio de la disciplina, la oración y las
experiencias más profundas en el Espíritu, lo que se debería hacer es buscar las
causas en la presión y dolor de recuerdos no sanados.
Más sobre la Fobia

Según el manual de diagnostico de los trastornos mentales (DSM-IV), las fobias


son consideradas dentro de los “Trastornos de ansiedad”.Se involucra también a
otras categorizaciones, pero específicamente se enmarca la mayor parte de la
casuística dentro de “Crisis de angustia”, “Agarofobia”, “Trastornos de angustia”,
“Fobia específica”y “Fobia Social”. Caracteriza básicamente a la fobia como la
aparición de una crisis de angustia desencadenada por el objeto o situación fóbica.
El manual define a la “Fobia específica” como el “temor acusado y persistente que
es excesivo o irracional, desencadenado por la presencia o anticipación de un objeto
o situación específicos (...) la exposición al estímulo fóbico provoca casi
invariablemente una respuesta inmediata de ansiedad, que puede tomar la forma de
una crisis de angustia (...) las situaciones fóbicas se evitan o se soportan a costa de
una intensa ansiedad o malestar”. Dice también que los comportamientos de
evitación interfieren acusadamente con la rutina normal de la persona, con las
relaciones laborales, académicas o sociales o bien provocan un malestar
clínicamente significativo. Además el DSM-IV especifica el tipo de fobia específica,
ya sea animal, ambiental, situacional (entre otras).
Puede estar referida a situaciones bien definidas o frente a objetos que no son en sí
mismos generalmente peligrosos los cuales son evitados de un modo sistemático o
afrontados con gran temor. Cabe aclarar que la angustia y la ansiedad no se alivian
por saber que otras personas no consideran dicha situación como peligrosa o
amenazante, o que el temor resulta desproporcionado.

Cabe destacar algunas fobias restringidas a situaciones muy específicas tales


como a la proximidad de animales determinados, las alturas, los truenos, la
oscuridad, a viajar en avión, a los espacios cerrados, a tener que utilizar urinarios
públicos, a ingerir ciertos alimentos, a acudir al dentista, a la visión de sangre o de
heridas o al contagio de enfermedades concretas, etc. Estas fobias suelen
presentarse por primera vez en la infancia o al comienzo de la vida adulta. El grado
de incapacidad funcional que producen depende de lo posible que resulte para el
enfermo evitar la situación fóbica. El temor a la situación fóbica tiende a ser estable,
al contrario de lo que sucede en la agorafobia.
Desde el punto de vista fenomenológico a diferencia de lo que sucede en la
agorafobia y en las fobias sociales, están ausentes otros trastornos o patologías. Los
temores a enfermedades específicas tales como el cáncer, cardiopatías o
infecciones venéreas, deben clasificarse en trastorno hipocondríaco a menos que
hagan referencia a las situaciones específicas en las que pudiera contraerse la
enfermedad. Tampoco deben considerarse fobias cuando la convicción de
enfermedad adquiriese una intensidad delirante.

Depresión

Estar deprimido es algo más que estar triste o que llorar mucho, o aun más
severo que estar cansado. Aun cuando los tres tipos de situaciones están presentes
en las manifestaciones que tiene unos enfermos que padece de depresión. Además
se observan problemas para dormir: sueño inquieto y despertares frecuentes, que

29
hacen que el paciente se incorpore con frecuencia en la madrugada, siendo muy
difícil el re-iniciar su sueño; presenta además fatiga y una sensación de pérdida de
energía, que se manifiesta con una gran dificultad para empezar la mayoría de las
acciones que habitualmente realizaba fácilmente, por ejemplo: una ama de casa
tiene problemas para hacer cosas tan comunes a ella como el arreglo de su hogar, y
aun el arreglo personal. El deprimido puede tener disminución importante en su
apetito, lo cual lo lleva a bajar de peso, y también suelen tener problemas de
concentración y memoria. Otro de los apetitos, que está de manera importante
disminuido es el deseo sexual. Es común que las personas, tengan deseo sexual, y
que esto los motive a la búsqueda de pareja y el realizar una relación sexual, o tener
fantasías respecto a lo anterior. El enfermo con depresión esta materialmente en
ausencia del deseo sexual, y por supuesto, esto puede tener cierto impacto en sus
relaciones interpersonales, principalmente en el área marital. Un aspecto serio del
problema del deprimido es que presenta constantemente ideas de muerte. Estas van
desde ya no querer estar vivo, pidiéndole a Dios, el que "los recoja", hasta la
maquinación de su propia muerte, que en ocasiones, se llevan a cabo. En la tabla 1
están enumerados los síntomas que más frecuentemente tienen los enfermos
deprimidos. La depresión es una enfermedad común a la mayoría de los seres
humanos. La experiencia de estar deprimido, desde ligero a severo, se observa por
lo menos una vez en la vida. Pero los enfermos con depresión tienen la aparición de
cuadros clínicos frecuentes a lo largo de sus vidas. Es decir, tienen depresión por
más de dos semanas de manera repetida, con intervalos de bienestar relativo, y re-
aparición de la manifestación de depresión con duraciones cada vez más
prolongadas. Se ha calculado que el costo personal de un cuadro de depresión que
llega a durar de seis a ocho meses, es más severo e incapacitante que la diabetes
Mellitus o la hipertensión arterial. Estar deprimido, no es algo que de pronto
aparezca, habitualmente su inicio es poco claro y puede iniciar por síntomas
corporales, de los llamados somáticos (o somatiformes), que hacen pensar al
deprimido, que está enfermos de algo diferente a la depresión. Dolores de cabeza,
espalda, sensación de piernas y brazos pesados, fatiga, decaimiento, son datos
iniciales de depresión. Posteriormente pueden aparecer las ideas de tristeza, la
rumiación de experiencias tristes, desagradables y embarazosas que se tuvo en el
pasado, y entonces el paciente se aísla, se le dificulta el trato con los demás, se
torna irritables, sombrío, esta constantemente con ideas de culpa por eventos del
pasado o por situaciones en donde omitió tal o cual acción. Finalmente, cuando
menos espera está de nuevo deprimido.

Rencor

El rencor, dice el diccionario LaRousse del Español moderno, significa


"resentimiento, estar resentido o dolido con alguien por alguna razón". Esto afecta
nuestra vida porque trae sentimientos de infelicidad y hostilidad que enferman
nuestra alma. El perdón es una expresión hermosa y sublime. Viene de una raíz
griega que significa alterar o cambiar, o sea, que el perdón me da derecho a cambiar
y alterar cualquier situación que me permita cancelar la deuda de otra persona
conmigo. Perdón es el acto de liberar a alguien de un agravio real o aparente. Una
deuda es perdonada cuando usted libra al deudor de esa obligación y da por
finalizada aquella cuenta pendiente que ha habido entre usted y la persona que la
lastimó.

30
Amargura

La amargura no es sólo una perspectiva negativa de la vida – es un pecado. El


aferrarse a rencores contra otra persona tiene un efecto desastroso para el alma.
Abre las puertas al mal y nos deja vulnerables a pensamientos homicidas. Además le
quita todo el poder a la oración. Por eso es que Cristo nos ordena a resolver
nuestras diferencias con los demás antes de “presentar nuestra ofrenda al altar.”
Podemos orar el día entero, pero si guardamos rencores, la puerta de Dios
permanecerá cerrada. La amargura destruye el alma y es capaz de destruir el
cuerpo también. Sabemos que la tensión nerviosa puede causar úlceras o jaquecas,
pero no vemos la relación entre la amargura y el insomnio. La investigación médica
ha demostrado que hay una conexión entre un enojo no resuelto y los ataques al
corazón; parece que las personas que reprimen su resentimiento son más
susceptibles que aquellas que pueden desahogarse, que dan rienda suelta a sus
emociones.

En su libro: “Psicoterapia Cristiana”, Editorial CLIE -1989 la autora: Lic. Rita


Cabezas, nos dice:

“Cualquier temor irracional, ansiedad o compulsión causado por patrones


construidos en el pasado, puede ser eliminado por medio de la oración,
siempre y cuando la persona esté haciendo todo lo que esté a su alcance por
disciplinar su vida de una manera cristiana”
“Una enfermera siquiátrica dijo, que en cierta ocasión estaba orando por una
muchacha que sufría de sentimientos de inseguridad muy fuertes y de una
auto imagen desastrosa. La joven no recordaba de donde venían estos
problemas. La enfermera que estaba orando tuvo entonces, una imagen
mental muy clara y se la comunicó a la muchacha. Le dijo que vio a una niña
pequeña sentada en un montículo de basura. Al oír esto la joven rompió a
llorar, diciendo que hasta ahora no había podido recordar ese incidente. Contó
que cuando tenía cuatro años la madre, enojada con ella, la había llevado al
patio de la casa y la había colocado sobre la basura acumulada allí. Le dijo
que ella no servía para nada, que era basura y que por eso la ponía allí. Era
un episodio de su vida que había olvidado y que solo recordó por medio de la
visión de la enfermera que oraba por ella”. (Capítulo 5, Págs. 77 – 80).

31
CAPÍTULO 7
Importancia de la Teología Aplicada

Dentro de cada uno de nosotros hay una imagen mental de Dios. El factor
preponderante es el hecho de lo que sentimos que Dios es y de quien es EL
realmente. Es sorprendente saber que muchos cristianos genuinos están
enzarzados en un conflicto interno entre lo que piensan de Dios y lo que sienten
sobre EL. Esta es la fuente de muchos problemas emocionales cristianos y uno de
los indicadores más fuertes de la necesidad de una sanación de los recuerdos. A
menos que tengan una imagen y un sentido y una impresión vivida de que Dios es
verdaderamente bueno y misericordioso no puede haber una victoria espiritual
duradera en sus vidas.
Nuestros conceptos son imágenes mentales compuestas, hechas de muchas
partes distintas que proceden de varios orígenes. Los que contribuyen de modo
principal a nuestro concepto de Dios son las experiencias de la vida, las relaciones
interpersonales y las enseñanzas que hemos recibido. De hecho nuestros
sentimientos sobre Dios pueden afectar de modo radical a nuestras ideas de Dios.;
esto ocurre porque estos sentimientos son parte de la dinámica que determina la
manera en que percibimos las enseñanzas que nos dan. Esto lo pasan por alto
muchos pastores y obreros cristianos y se debe tomar muy en cuenta que aunque el
Espíritu Santo es el que revela la verdad, lo que oye y se imagina y siente el oyente
ha de ser filtrado a través de él mismo. El Espíritu Santo no se salta el equipo de la
personalidad por medio de el cual la persona percibe las cosas. Y cuando estos
receptores que perciben han sido dañados severamente, las verdades bíblicas
quedan deformadas.
La forma en que las Buenas Nuevas pasan a ser Malas Nuevas
Es muy importante entender las relaciones entre lo que oímos de Dios y lo que
sentimos sobre El. Por lo cual se ha hecho un diagrama para poder entender este
punto allí se puede ver como la rectitud y veracidad de las Buenas Nuevas sobre
Dios al pasar esta por las relaciones interpersonales no sanas se pueden deformar
en Malas Nuevas y la persona percibe a Dios como lo opuesto de lo que es
realmente. Por ejemplo el Dios amoroso y que cuida se vuelve aborrecedor e
indiferente. En vez de confiar en un Dios que es predecible en su firmeza y digno de
confianza en su fidelidad, muchos cristianos están llenos de temor y ansiedad
porque a nivel de los sentimientos tienen a Dios como poco de fiar.
Los cristianos con los receptores de el amor dañados pueden recibir las Buenas
Nuevas y transformarlas en Malas Nuevas, Es por esto que tienen la habilidad de
prescindir de las promesas maravillosas de la misericordia, el amor y la gracia de
Dios. Hay muchos factores no escogidos en la vida, incluyendo nuestra naturaleza
caída, que en si tienden a producir imágenes deformadas de Dios. Hay factores
sobre los cuales no tenemos control alguno y que forman los factores no escogidos
que, en muchos casos, hacen lo que las Escrituras llama nuestras debilidades y
defectos incrustados en el cuerpo, mente y Espíritu. En si no son pecados sino que

32
son mas bien las características de nuestra personalidad que nos predispone e
inclina hacia ciertos pecados. Son los puntos débiles en nuestras defensas que
socavan nuestra resistencia a la tentación y al pecado.
En el otro lado se tiene la lista de los factores escogidos: los puntos en los que
somos responsable; estos nos pueden traer temor y culpa y refuerza nuestras
percepciones y sentimientos torcidos hacia Dios. Así que por mas que hayamos sido
victimas de el pecado y maldad de otros, nosotros también hemos pecado y
debemos aceptar la responsabilidad de los problemas. Por lo cual el propósito
debería ser tratar de descubrir y sanar estas imágenes y sentimientos que deforman
nuestros conceptos de Dios.
Es un principio básico en todas las relaciones interpersonales que las ideas y
sentimientos que tenemos de las personas siempre afectan a la forma en que las
vemos o nos relacionamos con ellas. Nuestras imágenes mentales y de la gente
determinan la forma en que suponemos que ellos van a actuar con respecto a
nosotros, porque esperamos que obren según la imagen que tenemos de ellos.
Nuestras imágenes también determinan en que forma vamos a actuar nosotros con
ellos si esto es en las relaciones humanas, cuanto más importante con respecto a
nuestra relación con Dios. La mayor parte de nuestro fracaso en amar a Dios y
confiar en EL procede de nuestra imagen de Dios, como no digno de amor y
confianza. Y la mayor parte de nuestra ira contra EL no es, en realidad contra el
verdadero Dios, sino contra nuestro concepto no cristiano o subcristiano. Pero Dios
lo sabe y su anhelo es ayudarnos a hallar sanación de las heridas que han
contribuido a que tengamos conceptos/sentimientos deformados de el.
Hay cristianos que no ven a Dios como un padre que los nutre y corrobora y
que siempre alienta a sus hijos en su desarrollo, como un buen padre se complace
de cada paso que el hijo da adelante en el crecimiento. Pero en vez de eso su rostro
parece criticar y mostrar desagrado. Y siempre la voz interior dice que no es
suficiente lo que se esta haciendo. Por lo cual se siente un rechazo de Dios, que no
se es aceptado por El porque somos inaceptables y esto lleva a un círculo vicioso
de procurar complacer a un Dios imposible de complacer. Se pasa a tener interés
solo en ser buenos obreros. En este caso la deformación final es que se siente ira
escondida contra Dios. Se llega a considerar que Dios es injusto y parcial en sus
juicios. Se llega a pensar que Dios es injusto para uno, pero puede tratar a los
demás con justicia. Es por lo cual con frecuencia se les habla a otros de un Dios
amante y así explicar el plan de la salvación por la gracia, pero existe incapacidad de
aplicarse esto a si mismo.

¿Castiga Dios?

Recuerdo hace muchos años una charla con mi madre, quien me aseguraba
que Dios no castiga, puesto que Él es todo amor y por tanto es “incapaz” de castigar
a sus criaturas que tanto ama. Tiempo después escuché a un hermano predicar que
Dios no castiga, fundamentando su predica en el amor de Dios para con los
hombres. ¿Tu qué piensas sobre este particular?

No me extrañaría que también seas de la convicción de estas personas,


quienes piensan que Dios no castiga, sin embargo la Biblia, dice tácitamente lo
contrario. En el libro de Hebreos 12:6 dice “porque el Señor al que ama, disciplina y
azota a todo el que recibe por hijo”., se escucha esto muy severo ¿cierto?, aquí dice

33
que a “todos a quienes Él que ama”, así que la lógica me dice que si Dios me ama,
¿me debe de castigar?, No necesariamente, pues en el mismo capitulo de Hebreos
12:7-8 explica: “Si soportáis la disciplina, Dios os trata como a hijos; porque que hijo
es aquel a quien el padre no disciplina?. Pero si se os deja sin disciplina, de la cual
todos han sido participantes, entonces sois bastardos y no hijos”.

Nótese el paralelismo con la relación afectiva y de amor entre padres e hijos, si


observas a tu alrededor, e incluso en tu vida misma, notarás que difícilmente en tu
infancia y aun en tu adolescencia fuiste reprendido y disciplinado por alguien mas
que no fueran tus padres, (por supuesto que los maestros y la policía también
disciplinan pero ellos lo hacen por la autoridad explícita que les confiere su cargo).

Quienes tenemos la bendición de ser padres, cuando se hace necesario


disciplinamos a nuestros hijos porque los amamos y queremos que corrijan su mal
proceder, sin embargo no hacemos lo mismo con los niños ajenos.

Por lo anterior, debemos entender, que si somos verdaderos hijos de Dios, y


estamos actuando mal conforme a su palabra, corremos el serio riesgo de ser
disciplinados e incluso azotados.

En la mayoría de las congregaciones Cristianas hay testimonios de hermanos


que han padecido de la disciplina de Dios por su desobediencia. Algunos pueden
testificarlo, otros ya no pueden porque el Señor es capaz de quitarnos aun la vida si
es necesario. En I Corintios 5:1-5, hay un caso muy claro de esta situación. Otro
ejemplo es el caso de Ananías y Safira quienes murieron a causa de su mentira,
¿recuerdas? (Hechos 5:1-10), y por supuesto que en los libros del antiguo
testamento sobran los ejemplos del castigo de Dios al pueblo rebelde de Israel.

El punto medular en el cual quiero invitarte a reflexionar es precisamente en la


última parte del versículo 8 :” Pero si se os deja sin disciplina, de la cual todos han
sido participantes, entonces sois bastardos y no hijos”, esto es, que si ahora o en
algún momento estás desobedeciendo a Dios, y no eres disciplinado por el Señor,
entonces quiere decir que no eres su hijo, lo cual debe hacer que reflexiones en tu
conversión a fin de que esta no haya sido meramente emocional o bajo algún tipo de
presión y por tanto no sincera por convicción y de corazón.

Esta porción del versículo puede darte luz para entender la razón por la cual, en
el mundo hay cientos de personas malvadas, estafadores, depravados, asesinos,
etc., a quienes aparentemente les “va muy bien”, y a veces nos preguntamos, ¿por
qué Dios no los castiga?, pues simplemente porque no son hijos de Dios, y su
castigo ya lo llevan encima si no se arrepienten, tu sabes que están condenados a la
muerte eterna.

Lo importante es pues, estar conscientes de que Dios me puede castigar si es


que soy su hijo y me porto mal. Quiero decirles que podemos escondernos de
nuestros amigos, de nuestros hermanos y familiares, de nuestro Pastor y hermanos
en Cristo, y hasta de nosotros mismos, pero jamás podremos ocultarnos de la
omnipresencia de Dios.

34
CAPITULO 8
Nuestra Teología nos Guía

Los conceptos/sentimientos equivocados de Dios llevan a las personas a varias


clases de problemas espirituales. Algunos de ellos son indicaciones posibles de la
necesidad de una sanación de recuerdos. A continuación considérense algunos de
los problemas más comunes:
La incapacidad de sentirse perdonado. Todos los seres humanos son hijos de
Dios, en cuanto han sido creados, pero los verdaderos hijos espirituales de Dios
son los que tienen una nueva relación con El y esto requiere redención: perdón y
nueva vida. La redención viene por la gracia, mediante la fe en lo que Cristo ha
hecho por nosotros en su vida, muerte y resurrección. Y la seguridad de haber
recibido redención nos es dada por el Espíritu Santo que viene a vivir en nosotros.
Las Escrituras explican que el Espíritu Santo y nuestro espíritu se ponen de acuerdo
en crear una confianza interior de que somos perdonados y aceptados como hijos de
Dios; pero debido a experiencias pasadas no resueltas ni curadas, muchos cristianos
tienen conceptos tan pobres de Dios que son incapaces de mantener la seguridad
de esta clase de relación con EL y los recuerdos penosos de las relaciones no sanas
con frecuencia claman tan alto que interfieren en el aprendizaje de la nueva relación
con Dios. La combinación de conceptos y sentimientos basada en relaciones es el
mismo fundamento para la experiencia básica de la misericordia y perdón de Dios y
es el testimonio de Espíritu.
Es importante la sanación de toda relación primaria que ha causado algún
problema. Con la ayuda de un consejero o amigo de confianza, se tiene que volver a
los traumas que causaron daños y así encontrar la sanación para los recuerdos.
Esto permite librarse de las presiones penosas del pasado. Además se necesita
desarrollar relaciones de confianza, empezando en aprender a confiar en el
consejero o en el pastor y este proceso debería continuar a ser parte de una red de
relaciones con otros cristianos.
La incapacidad para confiar en Dios y entregarse a El.
Otro problema espiritual común que puede indicar la necesidad de sanación de
los recuerdos es la incapacidad de confiar en Dios y entregarse a El. Un importante
principio específico de esta incapacidad es que Dios nos creó de modo que no
pudiéramos confiar o entregarnos a nadie de quien tengamos temor. Esto es una
parte de protección divinamente implantada. En la presencia de lo peligroso o que
causa pavor, nuestros sistemas de alarma entran en acción. Es un mecanismo
supervivencia que Dios nos ha dado. Muchos no confían ni quieren entregarse a
Dios supuestamente porque tienen conceptos/sentimientos de un Dios ya que
piensan que se les pide que se rindan a un monstruo impredecible y pavoroso, que
procura hacerles desgraciados y privarles de la libertad de gozar de la vida, estas
personas desean creer en Cristo, pero se abstienen a causa de la profunda
ansiedad ante la entrega a, por lo cual deben comprobar el concepto/sentimiento
que tienen de Dios a nivel mas profundo y cuando se profundiza en las razones que

35
explican la idea deformada de Dios, en general descubrimos una imagen de el que
se confunde o hace juego con una imagen de padres u otras personas importantes
en su vida injustos, impredecibles y poco fiar. El recuerdo de experiencias penosas
en ellos es tan fuerte que ahora son incapaces de confiar en nadie en el sentido de
entregarse a él. Lo mejor que se puede hacer en estos caso en lugar de poner
presión en los cristianos que luchan para que confíen, lo mejor es ayudarles a
comprender y hallar sanación para la verdadera fuente de su dilema.
La tercera categoría de problemas que pueden indicar la necesidad de la
sanación de los recuerdos dañados se centra en las preguntas intelectuales y las
dudas. Muchas veces nos vemos atacados por preguntas y dudas sobre la fe
cristiana, esto no es simplemente que la razón ataca nuestra fe, sino que hay
emociones arraigadas profundamente que abruman nuestra razón así como nuestra
fe, estas emociones son tan poderosas que pueden dominar y sobreponerse a la fe
A pesar de nuestros intentos desesperados de agarrarnos a razones para nuestras
creencias, las cicatrices emocionales pueden sabotear todavía nuestra teología y
llenarnos de dudas.
Para ciertos cristianos traumatizados, no son problemas intelectuales los que
tienen sino problemas emocionales que aparecen en disfraz teológico. Son traumas
no curados que se han enzarzado con sus conceptos/sentimientos de Dios y que
han pasado a formar parte de la forma en que estas personas evitan el sentir sus
dolores. Tanto quieren creer que no pueden correr el riesgo del terrible dolor de
quedar decepcionados después de haber creído. Porque este desengaño es lo que
han experimentado muy atrás en sus vidas. Debe quedar claro que no todas las
preguntas y dudas teológicas son una señal de incredulidad o rebelión. En muchos
casos son síntomas de la necesidad de una sanación profunda interna. Después de
que esta ha tenido lugar estas personas serán capaces de dar forma a sus doctrinas
defectuosas y entender debidamente las Escrituras.
También encontramos problemas con perfeccionismo neurótico, no se debe
confundir este con la doctrina bíblica de la perfección cristiana, ya que la perfección
bíblica es un nivel de madurez y santificación en la cual nos es impartida la santidad
de Cristo por medio de el ser llenos de el Espíritu Santo, de modo que somos
capaces de vivir una vida de victoria habitual sobre el pecado. Como es el caso de
nuestra justificación, esto es un don de la gracia de Dios. Es recibido y vivido por fe,
y es básicamente una cuestión de relación. No depende de nuestra manera de obrar
o ejecutoria perfecta (obras), sino de la fe en la obra perfecta de Cristo.
Aunque el perfeccionismo neurótico se parece a lo antes descrito, es en
realidad el mayor enemigo de la verdadera perfección cristiana, este se esfuerza de
modo compulsivo y constante en hacerse aceptable a Dios y en medir su relación en
el en términos de ejecutoria o logros. La raíz de donde procede esto es el
concepto/sentimiento que tienen de un Dios difícil de contentar. Muchos cristianos de
este tipo toman los mismos causes de la gracia – el arrepentimiento, lectura de la
Biblia, confesión, la oración y el servicio cristiano y los transforman en obras su
intento es hallar paz interior y agradar a Dios y esto les puede llevar a un colapso
emocional o espiritual o a los dos. Hay muchos que a pesar de su sinceridad moral y
fiel disciplina no salen del perfeccionismo y entran en la libertad y madurez en Cristo.
Y la libertad y madurez se pueden lograr si se busca al Señor y pedimos su ayuda
en nuestras vidas.
Vemos que la Palabra dice “Su Espíritu da testimonio juntamente a nuestro
espíritu” esto es, no se trata de un testimonio que el Espíritu da a nuestro espíritu,

36
sino que la seguridad es dar un testimonio los dos espíritus conjuntamente. Su
Espíritu (con mayúscula) da testimonio junto con nuestro espíritu (con minúscula): El
divino y el humano obran conjuntamente y esto esta en perfecto acuerdo con el
principio bíblico de que siempre se necesitan dos por lo menos para ser verdaderos
testigos. Por tanto el Espíritu Santo y nuestro espíritu se ponen de acuerdo en crear
una confianza interior de que hemos sido perdonados y aceptados como verdaderos
hijos de Dios.

37
CAPITULO 9
Paso por paso con el Asesorado

Es aquí donde comienza a describirse las sesiones para aconsejar y de


oración, esperando que estos capítulos finales sean una especie de manual para los
consejeros y aconsejados que desean usar esta forma especial de terapéutica
espiritual. Pero primeramente en este capitulo se estará estudiando las diversas
formas de preparar la sesión de oración.
La preparación del aconsejado
Es muy importante que los aconsejados estén debidamente preparados para la
sesión de oración. El apresurarse a ella sin saber realmente lo que se ha de hacer, y
cuáles son los puntos básicos, es hacer práctica de magia, más bien que participar
en un milagro tal como debe ser. Dios no hace acepción de personas, pero si tiene
muy en cuenta las condiciones y los principios. Obra a través de las leyes de la
mente y el espíritu. Realmente hay ciertos principios que gobiernan la sanación y la
oración misma. Es por esto que, casi en cada caso, tiene que haber un período de
aconsejar que preceda y siga las sesiones de oración.
Al comenzar se le explica a la persona que probablemente se le dará trabajo
para casa. Esto les hace comprender el hecho de que nadie (ni aun Dios) puede
ayudarles sin su consentimiento y cooperación. La imagen de el Espíritu Santo
ayudándonos en nuestras debilidades es una imagen de participación por nuestra
parte con Aquel que “Se pone a favor nuestro en el otro lado” de nuestros
problemas. El propósito del trabajo en casa para los aconsejados es ayudarles a
ponerse en contacto con los recuerdos y sentimientos reprimidos que están
causándoles problemas emocionales y de conducta. En el centro de todo recordar
esta la asociación, porque las asociaciones son los enlaces por medio de los cuales
nuestra mente recuerda las experiencias. Al recordar una imagen, recordamos otra,
porque nuestra mente de alguna manera forma ha asociado las dos. Cuando los
recuerdos son evocados claramente, hay la fuerte posibilidad de reexperimentar las
emociones que originalmente acompañaron a la experiencia. Lo opuesto también es
verdad. Esto es, si podemos experimentar ciertos sentimientos, existe la posibilidad
de que los recuerdos asociados con estos sentimientos vuelvan a entrar en nuestra
conciencia. El propósito de la preparación es ayudar al aconsejado a volver a traer a
la conciencia las imágenes y los sentimientos de aquellos recuerdos dolorosos que
han sido empujados, total o parcialmente, fuera de su capacidad de recordar;
ayudarles a ver, oír, sentir y comprender lo que han experimentado y ponerlo delante
del Señor para la curación.
Después de varias conversaciones con los aconsejados, Si el consejero se da
cuenta que Dios lo dirige hacia esta forma de sanación interior, se sugiere ciertas
lecturas. Lo que se recomiende depende en gran parte de las áreas en que el
aconsejado tiene centrados sus problemas. Para ayudar a las personas a abrirse y
darse cuenta de sus traumas escondidos, hay varios libros que pueden ser
recomendados por el consejero y que pueden llegar a ser de utilidad.

38
Asignaciones escritas. Del mismo modo que el aconsejado lee libros o escucha
cintas, debe tomar notas de todos los pensamientos y recuerdos que se le
presentan. Es importante que recuerde que no hay nada insignificante o demasiado
tonto y que no valga la pena anotar. Porque hasta lo que ahora parezca sin
importancia desde el punto de vista del adulto, en aquel momento era muy
importante y fue causa de dolor. Podría ser que la parte más penosa del recuerdo
sea este punto y los otros que contaban para el niño en el momento del incidente no
se dieron cuenta de lo que significaba para él, y esto es lo que le dolió más. Todo lo
que venga al psiquismo cuando se lee o escucha, debe ser anotado. Algunas veces
puede ser productivo llevar un diario durante ese periodo.
Las maneras de establecer contacto con nuestras emociones
El verdadero propósito de las asignaciones en casa es ayudar a la gente a
darse cuenta de sus verdaderos sentimientos relacionados con sus recuerdos
reprimidos. Pero hay que evitar en todo este proceso la trampa de “parálisis de el
análisis” Esto puede ocurrir cuando todo se convierte en un gran viaje que tiene
lugar solo a nivel de la cabeza. Es preciso que los aconsejados describan con
precisión clínica un pasado en extremo penoso. Pueden analizarlo todo en su
cabeza. Pero al terminar, descubrirán que no hubo ningún cambio. Todo era un juego
fascinante espiritual e intelectual. Todo tuvo lugar en su cabeza, pero su corazón y
su modo de vivir han quedado intactos.
Es necesario poner énfasis en perforar hasta llegar a los sentimientos
sumergidos, muchas personas están asustadas en extremo al hacerlo, porque temen
que van a perder el control de sus emociones, las mantienen a nivel cerebral,
siempre dispuestas a analizar. Y esto solamente hace que refuercen sus defensas e
incrusten sus sentimientos reales aún más profundamente en el cemento de su
personalidad.
Las sesiones para aconsejar
Es muy importante tomar en serio las asignaciones para casa, puede ser en
beneficio propio, pero la sanación obtenida por uno mismo no es satisfactoria. El
principio divino de la sanación – la confesión a otro y la oración a favor nuestro por
otro (Santiago 5:16) pone énfasis en la necesidad de la ayuda de un consejero. La
relación de sana confianza con un consejero es con frecuencia absolutamente
esencial.
El consejero podría definirse como un ayudante temporal del Espíritu Santo.
Ayudante, porque el objetivo de todo el aconsejar cristiano es ayudar a las personas
a hacerse maduras espiritual y emocionalmente, lo bastante para entrar en relación
directa con el Espíritu Santo, el Gran Consejero. Temporal, porque la dependencia
de el consejero nunca debe llegar a ser permanente. Es solo un medio temporal
hacia un fin, un objetivo que es la dependencia total del Espíritu. Sin embargo esto
no es menospreciar la crucial importancia de los consejeros en el proceso de
sanación ya que Dios ha usado a algunos hombres para ayudantes para llevar a
cabo su obra y para “estar en la brecha”, como sus intermediarios, que muestren al
pueblo cual es verdaderamente su carácter.
El consejero tiene que desarrollar el arte de escuchar. El modo de escuchar
debe ser perceptivo, escuchar con los ojos, así como con los oídos. Observar los
signos del lenguaje corporal: ojos lacrimosos, suspiros y tragarse la saliva, que
literalmente procuran empujar hacia abajo, a sus escondrijos, las emociones que
surgen, así como el sonrojarse o las manchas en el rostro o el cuello. Esta también

39
la risa nerviosa. Esta clase de risa muestra que la persona se está poniendo en
contacto con algunas emociones profundas y no sabe que hacer con ellas.
Además de estar escuchando el consejero tiene que estar al mismo tiempo
orando. Aunque te concentres cuidadosamente en lo que te están comunicando, en
un nivel más profundo se tiene que usar el radar espiritual para discernir el Espíritu
Santo. Además de la sensibilidad de tu propio espíritu para con el espíritu humano
que esta en comunicación se tiene que ser receptivo en oración a la voz interior de
el Espíritu Divino. El consejero como ser humano falible necesita hacer uso con gran
humildad de las impresiones que se reciben... Se tiene que estar alineado en oración
con el Espíritu pero también dispuestos a ver si la impresión o impresiones son
realmente de el, la Biblia nos dice que hay que poner a prueba los espíritus... No se
deben hacer las cosas apresuradas ya que suelen ser equivocas. Después de una
consideración cuidadosa en oración no se debe tener miedo de obedecer las
indicaciones de el Espíritu el cual nos esta ayudando a discernir en que consiste el
problema real.
Las tres técnicas: repetir, hacer el papel, y estimular.
El aconsejar preparatorio para la sanación de los recuerdos exige toda la
sabiduría y técnica humana que sea posible adquirir, más el discernimiento del
espíritu. Como consejeros con frecuencia intentamos ayudar a personas a traer al
psiquismo cosas que ellos no quieren recordad y hacerle frente al dolor o
sufrimiento. Es por lo cual además de escuchar con cuidado y en oración, nuestras
respuestas pueden ser decisivas en el proceso.
Hay tres técnicas de suma importancia que se pueden utilizar
Primero cuando los consejeros recogen pistas importantes deberían aprender a
usar la técnica de la repetición o play back, de volvérselo a presentar al aconsejado
a fin de que lo oiga de la misma manera. El uso de un escuchar cuidadoso y de play
back puede ayudar a las personas a reconocer sus necesidades escondidas.
Segundo, el hacer o jugar papeles es otra de las maneras de ayudar a la gente
a alcanzar sus sentimientos; en este caso si lo que se quiere es averiguar lo que les
habría gustado decir, es mucho más efectivo pedir al aconsejado que haga ahora el
papel de la persona y que te lo diga directamente a ti. La tendencia de el
aconsejado es seguir usando la tercera persona, allí se tiene que procurar que nos
hable directamente. Queda claro que a la gente no se le puede forzar a emplear la
técnica de “hacer el papel de…” tiene que fluir de modo natural en la conversación.
Puede ser un útil poderoso para ayudar a comprender lo que sentían en el momento
de la situación original.
Tercero, se debe de estar constantemente estimulando los recuerdos,
significado y sentimientos. Son muy importantes. Tienen que ser propios antes de
poder ser desechados. Esta es la manera psicológica simple de afirmar la misma
verdad bíblica en la cual dice que no podemos confesar a Dios lo que no hemos
reconocido primero en nosotros. Es sorprendente ver como las personas niegan sus
sentimientos porque creen que los cristianos llenos del Espíritu Santo no deben
tenerlos. Esto es negar la realidad y es una forma de faltar a la veracidad. Hasta que
el daño no sea sacado a la superficie, no será posible ser curado por Aquel que es
llamado el Espíritu de Verdad.
El confesar es reconocer y decir ante Dios y con Dios lo que Dios ya sabe y
dice sobre ciertas cosas de nuestras vidas. Esto es lo que estamos ayudando a

40
hacer a la gente por medio de nuestro aconsejar. Estamos ayudándoles a conocer la
verdad que les hace libres por medio de el darse cuenta y la visión penetrante. Mejor
aún se les esta ayudando a conocer al Hijo, el cual, con poder redentor y sanador,
los hace verdaderamente libres.

El Dr. Scott Suza, hizo una extensa investigación, durante muchos años, sobre
el cerebro y el psiquismo. Empezó con el hecho de que todo nuestro sistema
nervioso usa una ligera cantidad de corriente eléctrica para transmitir su información
sensorial al cerebro, y el cerebro, a su vez, usa esta corriente para registrar y
almacenar los datos. El experimentó estimulando las áreas del psiquismo del
cerebro con pequeñas cantidades de electricidad y así descubrió que en cada
experiencia que se ha tenido había quedado registrada con todo destalle en el
cerebro. Tanto si se recordaba de modo consciente como si no, queda almacenada
en nuestra mente. Y aun mas importante es que los sentimientos que acompañaron
a la experiencia también están registrados en el cerebro. Están registrados de tal
forma que no pueden separarse del recuerdo de la experiencia misma. Por lo tanto
el recordar es la mera presentación o reaparición de la imagen por lo cual es mas
exacto hablar de revivir la experiencia. Lo maravillosos aquí es que el Dr. Penfield
realizo lo descrito por medio de impulsos eléctricos , pero el Espíritu Santo puede
reactivar los recuerdos y capacitarnos para que podamos darnos cuenta de las
experiencias dolorosas que interfieren en el crecimiento en nuestro Señor Jesucristo.
No queda más que maravillarse por todo lo perfecto que Dios es y de que manera
pone todo lo necesario en cada uno de nosotros para que podamos romper cualquier
atadura que este impidiendo vivir en completa libertad y tener una vida abundante
conforme al propósito de Dios.
Cuando en un caso se ha llegado al final de lo que se puede obtener a través
de el dialogo y las asignaciones que se le dan al aconsejado para casa. Pero la
persona sigue mal, se necesitara que el aconsejado haga su asignación final la cual
consistiría en hacer una lista de todo lo que ya se ha discutido y sobre lo cual se ha
orado, como guía para la sesión de oración. Dicha lista debe incluir los recuerdos
más penosos y recurrentes que se ha visto causan los problemas principales y
emocionales. La lista debe de ser específica tanto como sea posible, debe de
mencionarse las personas por sus nombres y los incidentes o actitudes y ambiente
deben de ser enumerados de la manera mas apropiada. Todo esto debe de ser
incluido en la lista final y esta lista debe de ser reforzada por medio de la oración,
para que pueda haber un espíritu de buena voluntad con miras a seguir las
directrices del Espíritu durante la sesión de oración. Como se puede ver todo el
método a usar mediante esta enseñanza es para ayudar, haciendo esto conforme a
la Palabra de Dios.

41
CAPITULO 10
Conceptos Básicos de la Técnica

Es necesario que para esta sesión de oración se dedique tiempo suficiente


dentro del horario, sin prisa ni ninguna presión. Para hacer posible esta clase de
libertad siempre se debe dejar por lo menos dos horas para la sesión de oración.
Esta sesión incluye lo siguiente:
Primero se empieza explicando o recordando al aconsejado los conceptos de la
oración que son básicos para la sanación de los recuerdos. Se le dice que Jesucristo
es el Señor, y, por lo tanto, el Señor de el tiempo.; describirle en que forma Jesús va
ha retroceder en el tiempo con nosotros y va a tratarle en la situación presente tal
como le habría tratado en la situación equivalente en el pasado... Se necesita
retroceder al pasado y dejarle a Jesús que trate al niño en aquellos puntos que
necesitan curación.
Segundo, se le explica que se usara un tipo de oración conversacional, libre y
fluida. Se hablara con Dios de modo franco, tal como estamos hablando juntos. No
debe haber nada de fantasía, ni florilegios, simplemente hablarle a EL como si
estuviera sentado con nosotros.
Tercero, Explicarle que se va a interrumpir sus oraciones si creemos que se
sale de el objetivo. O bien puede que se le indique alguna nueva idea que dé luz o
algún discernimiento del Espíritu Santo.
Cuarto, que te consideraras libre para detenerle a mitad de oración, para mirar
mi lista, hacer una pregunta o compartir algo que el Espíritu ha recordado, algo que
no se había recordado hasta aquel momento.
Quinto, si los conceptos de Dios constituyen una parte del problema de la
persona, se debe procurar al proceso de visualización ayudándole a hallar su
imagen más consoladora de Dios. Como va a hablar personalmente con Dios esto
es un asunto importante.
Sexto Si ha habido relaciones traumáticas y poco sanas con los padres hay que
evitar usar el termino padre para Dios aun cuando esta es la forma usual de orar. En
algunas ocasiones es mejor usar un término más o menos neutral, como Señor,
aunque la mayoría de veces la persona se siente más cómoda imaginándose a
Jesús como interlocutor en la sesión de oración.
Séptimo, se debe dejar bien en claro cuál ha de ser el contenido de la oración.
Han de hablar a Dios de lo que han venido diciendo a uno, y deben mirar a la lista
sin vacilar, si es que tienen necesidad de hacerlo. Se debe asegurar de que le digan
a Dios lo que sienten, como si revivieran la experiencia que describen, esto es, lo
que el niño, adolescente o joven adulto estaba sintiendo en aquel momento.
La oración inicial del consejero siempre empieza con una oración al Señor,
pidiendo su ayuda y que envíe a su Espíritu Santo para que este realmente en

42
nuestros corazones, para orar con nosotros a través de nosotros; incluso cuando no
sepamos exactamente lo que hemos de decir.
La oración del aconsejado; generalmente no pasa mucho tiempo antes de que
este empiece a orar. No obstante, si hay alguna pausa algo prolongada, tienes que
esperar con paciencia y en oración. Si los traumas son muy específicos, los
aconsejados suelen comenzar con alguno de los incidentes iniciales de la infancia.
Si es cosa de atmósfera o ambiente, frecuentemente principian con impresiones
generales más tardías, y luego se dirigen a lo específico. Sin embargo, esta hay que
dejárselo completamente de su parte: sea lo más importante en su mente, aquello
es el material con que empezar.
Es imposible formalizar o regularizar este tipo de oración. Puede ser que a
algunos consejeros esto les cause temor, pero este simplemente depende del
Espíritu y debe estar dispuesto a lo que sea. No se debe vacilar en intervenir y dirigir
las palabras del aconsejado hacia la oración, si es que cree que hablan de modo
demasiado general y de esta forma evitar hacer frente a los asuntos dolorosos.
Incluso durante la oración no se debe vacilar en procurar que vuelvan a vivir las
emociones originales. En el caso el alentar y estimular al aconsejado son cosas
perfectamente legítimas. Si hay un agolpamiento de sentimientos con suspiros y
lágrimas, se debe esperar con paciencia orando en silencio en el corazón. Estos
momentos en que el aconsejado comparte sus traumas mas profundos con el Señor
es importante en extremo y no se deben hacer las cosas con prisa.
Algunas veces, si el Espíritu imparte un sentimiento profundo de empatía, se
debe sentir libre para entrar en las mismas oraciones de el aconsejado orando como
si uno fuera el aconsejado. Este enfoque, algunas veces, da al aconsejado el valor
para hacer frente a su resentimiento contra Dios o contra otro a quien deberíamos
amar, y para verbalizarlo de modo abierto.
Una de las experiencias más asombrosas que pueden tener lugar durante la
oración es la aparición de algo que no se había podido recordar hasta entonces.
Esta nueva comprensión clara puede ser uno de los resultados más importantes de
la sesión de oración. Es cuando el Espíritu Santo viene a nosotros y nos impulsa
con sus electrodos divinos, proyectando luz y poder de alguna forma en las sinapsis
de nuestro sistema nervioso y trayendo a la mente consciente recuerdos que
habían sido forzados a algunas capas profundas de el cerebro/mente.
Luego de esto el tema del perdón, es el punto culminante de la sanación de los
recuerdos: perdón en el sentido de perdonar y ser perdonado. Es en este punto que
tienen lugar las mayores luchas en la oración y donde los consejeros deben usar la
mayor parte de energía espiritual. Es aquí también donde los consejeros se sentirán
más seriamente tentados a abstenerse, a no hacer nada; es por esta razón,
precisamente, que la batalla se pierde o se gana aquí. Claramente el perdón es la
cuestión clave en cuanto a las relaciones en la Biblia. Esto es así respecto a
nuestras relaciones con Dios, los demás y nosotros mismos. En Mateo 6:14-14
encontramos que Dios habla de perdonar para ser perdonados. Dios ha incorporado
este principio tan importante a la misma estructura de todas las relaciones
interpersonales. Se basa en la naturaleza y carácter de Dios mismo; como nosotros.
Así que se esta hablando de un principio bíblico y psicológico básico. Toda
experiencia de sanación de recuerdos lo confirma. Si queremos ser perdonados sin
perdonar, estamos pidiendo a Dios que infrinja su propia naturaleza moral. Esto EL
no puede hacerlo y no lo hará.

43
Algunas veces la batalla más grande consiste, no en perdonar a los que nos
han herido, o en recibir el perdón de Dios por nuestros rencores, sino en
perdonarnos a nosotros mismos. En esta área se necesita orar sin desmayar. Aquí
también los consejeros tienen que poner énfasis en la voluntad de perdonarnos a
nosotros mismos y en comprometerse a seguir haciéndolo y hay que hacer
oraciones directas a este respecto.
Se dice que lo único para la sanación de los recuerdos es el retroceder al
pasado con el Señor y pedirle a El que nos cure referente a un lugar tiempo y
necesidad específicos. Hay un ministerio de Cristo al “niño pequeño que llevamos
todos dentro” y es aquí donde el consejero puede hacer su trabajo como ayudante
temporal de el Espíritu Santo. Ya que es durante estas sesiones de oración, luego de
que los aconsejados han compartido sus recuerdos penosos con Dios; el consejero
puede ayudar de modo mediato. Por ejemplo, suponiendo que un aconsejado ha
dicho sus experiencias en extremo penosas de rechazo. En ese momento hay
humillación profunda y tal persona se siente inútil y este lleno de emociones deja de
orar para empezar a llorar. Se enseña que este es el momento oportuno para que el
consejero, usando la imagen de Jesús bendiciendo a los niños pequeños o la del
Buen Pastor tomando a los corderitos en sus brazos. En esto la idea básica tras las
imágenes es poner el verdadero carácter de Cristo frente a las necesidades
específicas del aconsejado en aquel preciso momento. Para los sentimientos de
rechazo, visualizamos a Cristo, quien sabe lo que es ser despreciado y rechazado
por los hombre y solamente el puede cuidarnos en las necesidades. Además si el
aconsejado se encuentra en soledad y el abandono, nos imaginamos a Cristo que
nos comprende, ya que el fue abandonado por sus discípulos y lo peor experimento
el poder de no sentir la presencia de Dios. Como el comprende los sentimientos de
soledad y él ha prometido que jamás nos abandonara ni nunca nos dejara
huérfanos. Cuando el aconsejado esta lleno de emociones confusas por recuerdos
de abuso sexual , o la culpa y vergüenza de pecados sexuales, allí esta la imagen de
Jesús en toda pureza, ya que él es puro, sin pecado y no nos critica ; en fin
podemos imaginarnos a Jesús siempre con los brazos extendidos y dispuesto a
ayudarnos.
Se debe escarbar debajo de la superficie de la posible aplicación del principio
de imaginarse visualmente figuras apropiadas de Jesús adecuadas a los traumas
específicos, y a El ministerio de la sanación especial, basada en su ministerio real tal
como se nos presenta en cada uno de los evangelios.

44
CAPITULO 11
Todo tema debe Tratarse

Cada consejero tendrá que enfrentar un número creciente de personas que


necesitan sanación de los recuerdos penosos de traumas sexuales. Verdaderamente
vivimos en una sociedad saturada por lo sexual. Por tanto los que se ocupan del
ministerio de la sanación de los recuerdos, tienen que estar preparados de modo
adecuado para tratar el acoso y las manchas de estos sórdidos recuerdos. No es un
ministerio fácil. No podemos ayudar verdaderamente a estas personas a distancia,
protegidos por las barricadas del púlpito.
Hay dos tópicos que siempre se verán en el despacho de un consejero y son: Dios, y
el sexo. Es importante saber que a menos que la persona consiga hermanarlos,
nunca podrán estar en paz, el uno con el otro; en muchos casos esto requiere una
sanación a fondo de los daños causados por la experiencia pasada y un volver a
aprender de manera decidida nuevas actitudes no deformadas.
Los secretos más guardados o enterrados en los subterráneos oscuros del alma son
los secretos sexuales. Estos secretos no es fácil compartirlos con alguien. Es aquí
cuando el consejero cuando se presenta una confesión de esa índole tiene que tener
el arte de escuchar creativo en su grado máximo, algunos consejeros desarrollan un
sexto sentido de que algo que es sexualmente penoso necesita ser compartido por
el aconsejado. Pero el consejero tiene que ser cuidadoso en extremo en estimular,
sugerir , alentar y dirigir sin hurgar con curiosidad, aunque se sepa lo que van a decir
no se debe decir que se sabe, para darle la seguridad de que todo ira bien si nos lo
dicen, y que lo aceptaremos tanto si nos lo dicen o como si no. Esto se consigue
más por medio de la actitud del espíritu que por afirmaciones directas. La gente se
da cuenta de nuestras actitudes; pueden husmear a lo lejos un espíritu de crítica.
Lo que lleva a la gente a cruzar la línea y estar dispuesto a compartir algo con
nosotros es el saber que sentimos el sufrimiento con ella. Cuando venga personas
que pasan el tiempo andándose por las ramas y no dicen lo que quieren decir; el
consejero debe velad y orad; observar y orar; escuchar y orar, buscar y orar. Pero no
hurgar, no empujar, es de importancia suprema que por su propia cuenta y
libremente decidan compartir con nosotros. Al hacerlo han empezado el proceso de
curación. Al comenzar a decirlo en nuestra presencia, no les permite negárselo a si
mismos tan plenamente otra vez. Cuando esto sucede el aconsejado nos ha
ofrecido una parte importante de sí mismos que merece que sea manejada con
cariño y empatía.
Hay numerosas razones por las que los recuerdos sexuales pueden ser penosos. La
primera es que nuestra sexualidad se halla en el mismo centro de nuestra identidad
y esto esta implicado en lo que somos o como nos vemos nosotros mismos. Por lo
cual el daño causado en esta área tiene que afectar profundamente a nuestra
estimación propia.
La segunda razón es que el sexo es una emoción muy poderosa. Es tan fuerte que
el plan de Dios permite varios años de crecimiento y desarrollo antes del comienzo

45
de la pubertad. De esta manera nuestros cuerpos y emociones maduran de modo
suficiente para poder manejar estos sentimientos poderosos. Uno de los hechos más
terribles con respecto al abuso sexual de niños es el despertar en ellos emociones
abrumadoras a una edad tan tierna y bajo condiciones tan terribles.
Quizás la razón más importante de que los recuerdos sexuales sean tan penosos es
que los sentimientos sexuales pueden ser las emociones más contradictorias que los
hombres experimentamos. Se necesita ayudar a los aconsejados a comprender su
propia confusión y tumulto interior sobre los traumas sexuales que han sufrido. Lo
que han pasado puede que haya dado por resultado experimentar el sexo como una
combinación increíble de deseo y temor, placer y dolor, fascinación y terror. En una
misma emoción hay una combinación contradictoria de anhelo compulsivo y
desprecio culpable. Es por esto que los traumas sexuales no curados, arrastrados a
la vida matrimonial, frecuentemente producen un terrible conflicto interior en que se
desea el sexo, pero se aborrece al mismo tiempo.
Es muy fácil despistarse cuando se trata de los traumas sexuales de las personas.
Naturalmente, la parte sexual es importante. Recordar y compartir los puntos
específicos y sus emociones penosísimas es absolutamente esencial. Pero muchas
veces la mera catarsis de sacárselo del pecho no es suficiente para curar y cambiar
de modo permanente la conducta. Los consejeros y aconsejados necesitan darse
cuenta de lo intrincado de la relación entre estos traumas y asegurarse de que todos
ellos son tratados en el proceso de curación. A menudo los traumas sexuales están
mezclados con otros originales en áreas distintas. No puede haber sanación y
cambio permanente hasta que los recuerdos son descubiertos y tratados de modo
adecuado. Pero el problema real con frecuencia es la asociación o relación entre los
dos. Para conseguir esto se necesita gran sensibilidad al discernimiento del Espíritu.
Nuestra sexualidad se encuentra en el centro de nuestra identidad. Por tanto nuestra
masculinidad o feminidad están profundamente implicas en lo que somos o como
nos vemos a nosotros mismos. Como el daño causado en el área de la sexualidad
afecta profundamente la estimación propia. Además como es que los sentimientos
sexuales pueden ser las emociones más contradictorias que podemos experimentar.
Como es necesario la ayuda para que muchas personas puedan comprender su
propia confusión y tumulto interior sobre los traumas sexuales que hayan sufrido. Y
esto ocasiona que en una misma emoción haya una combinación contradictoria de
anhelo compulsivo y desprecio culpable. Muchas personas tienen traumas sexuales
no curados y estos están siendo arrastrados a la vida matrimonial, lo cual produce
con frecuencia un terrible conflicto interior en que la persona desea el sexo, pero se
aborrece al mismo tiempo.
Se debe estar alerta por la cuestión más profunda, y que el trauma de origen sexual
es una parte importante, pero solo una parte. Esto se consigue siendo sensibles en
oración para captar al espíritu humano de la persona que comparte sus problemas
con nosotros, y gracias al Espíritu Santo, que nos guía a toda verdad. Además es
importante desarrollar los conocimientos, la habilidad y los recuerdos espirituales
para ayudar a que las victimas con traumas sexuales encuentren la sanidad total
para su cuerpo, mente y espíritu.

46
CAPITULO 12
Cuando sale un Recuerdo: Poner otra cosa en su lugar

Uno de los obstáculos principales a la sanación es la obsesión por lo inmediato


y lo instantáneo esto abarca gran parte de nuestro modo de pensar como cristianos.
Se tiende a pensar que si la sanación no es inmediata no es de Dios y no se
considera un milagro. La verdad es que Dios mismo va a frenar nuestro paso,
porque EL no tiene atajos para el crecimiento y madurez espiritual.
El resultado más destructivo de los recuerdos reprimidos y no curados es la
manera en que han deformado nuestras percepciones y nos han empujado al uso
de técnicas falsas para hacer frente a la vida. Cuando ha sido quitado el aguijón
penoso de esos recuerdos, todavía se tiene que hacer frente a la difícil tarea de
buscar nuevas maneras de relacionarnos con Dios, los demás y nosotros mismos.
Pero ahora estamos en una posición mucho más ventajosa para poder realizarlo, ya
que tenemos una comprensión mas clara de algunas de las fuerzas que previamente
nos estaban empujando a sentimientos y conducta que no podíamos entender. Es
verdad que el poseer más luz no va a darnos, por necesidad, una nueva vida. Pero
el tener una visión nueva y clara nos capacita para identificar de modo más preciso
los lugares en nuestra personalidad sobre los que hemos de orar más y ejercitar el
máximo de disciplina.
Se tiene que ver el cuadro total. La oración y la disciplina por sí solas no dan
resultado para muchos hasta que primero han pasado la sanación de los recuerdos.
De la misma manera la sesión de oración para la sanación por sí misma no va a dar
resultado sin una continuidad en el esfuerzo terapéutico hecho con posterioridad.
Para estas personas la verdadera salud total requiere las dos cosas. No se puede
por menos que subrayar la importancia extrema de que los consejeros y los
aconsejados sigan juntos durante un tiempo prudencial.
Los pastores y los consejeros deberían ayudar a las personas a elaborar planes
regulares para la lectura de la Biblia y la memorización. Otro recurso muy valioso
para la renovación de pautas de el pensamiento se haya en los grandes himnos de
nuestra herencia evangélica. Si se hace el esfuerzo de memorizarlos a fin de
poderlos recordar en la hora de la tentación y lucha, esto será muy valioso.
Muchas personas tienen necesidad, después de la sesión de sanación de los
recuerdos, de desarrollar nuevas relaciones por medio de la participación en el seno
de pequeños grupos de fraternización. Es aquí donde la iglesia puede funcionar
mejor como el Cuerpo de Cristo que sana. Ciertas heridas son tan profundas que
nunca van a ser completamente curadas y las personas no van a ser reprogramadas
sino a través de algún grupo de apoyo que lo ame y acepte tal como son, y también
tengan interés en confrontarles para que lleguen a ser lo que deben. Algunas veces
esta puede ser la mayor necesidad durante el período de reforzamiento: admitir que
no podemos hacerlo nosotros mismos y recibir el ánimo para arriesgarnos a abrirnos
a un grupo de “ayudadores sanados”.

47
Quizá la tarea más difícil después que nuestros recuerdos han sido sanados es
volver a integrarlos en el conjunto de nuestra vida. La sanación de los recuerdos no
significa que ya no vamos a recordar nuestro pasado. Para empezar, esto sería
negar el mismo objetivo que se ha tratado de alcanzar con ahínco: recordar todo,
incluso las experiencias más penosas que habíamos procurado olvidar. Esto no
sería escritural. La Biblia no dice que olvidemos nuestro pasado en este sentido. La
sanación del psiquismo significa ser librado de la prisión de los traumas pasados.
Recordamos pero de una manera diferente. No podemos cambiar su significado y el
poder que tienen sobre nuestra manera de vivir actual. Esto es lo que procura hacer
la fase re reforzamiento: ayudar a la persona a descubrir el significado y propósito de
su vida.
Una parte básica del proceso de sanación es el descubrimiento de que Dios
puede tomar incluso las experiencias nuestras más penosas y transformarlas para
nuestro bien y su gloria. Esto no significa que Dios es autor de todo lo que nos ha
sucedido. Pero sí significa que es el Señor de todo ello. Y durante las sesiones de
reforzamiento debemos ayudar a las personas a volver a escribir sus autobiografías
viendo y asignando nuevos significados incluso a los incidentes más penosos: los
significados que Dios va ha obrar por medio de ellos. Las personas que han sido
curadas pueden llegar a llevar sanación a otros que han sufrido experiencias
similares a las suyas.
Precauciones
Se ha puesto énfasis desde el principio en que la sanación de los recuerdos es
una forma de terapéutica espiritual, y solo una. Lo escrito en este libro no es una
llave maestra, un curalotodo rápido y fácil para los problemas emocionales y
espirituales. La sanación de los recuerdos no es una panacea, para toda clase de
traumas emocionales y espirituales. De hecho en ningún caso debe ser usado en
ciertos tipos de problemas y de personalidad. Es especialmente útil y provechoso
para las personas que han reprimido severamente sus recuerdos de experiencias
penosas y, por ello, se han encerrado dentro de sí y son incapaces de expresar sus
sentimientos verdaderos hacia Dios, hacia los demás y hacia sí mismas. Como
resultado se han vuelto hurañas, retraídas, e incapaces de formar relaciones íntimas
interpersonales. En estas personas, algunas veces llamadas los “elegidos de Dios
pero congelados”, la oración de los recuerdos puede dar lugar a la liberación de
resentimientos enterrados, al perdón y a la libertad de moverse hacia una madurez
genuina emocional y espiritual.
Sin embargo, no debe ser usado en ciertas clases de personas en extremo
emocionales o de tipo histérico. Cuando una persona demuestra que no tiene
recuerdos emocionales reprimidos o enterrados; su problema es el opuesto, todo es
hinchado fuera de proporción y rodeado de toda clase de fantasías emocionales. Ahí
se tiene que invertir el plan original y ayudarlas a aprender la manera de controlar las
emociones indisciplinadas y dislocas que están haciendo estragos en sus vidas. El
intentar algo del tipo de la sanación de los recuerdos en estas personas sólo sirve
para incrementar la falta de control de sus emociones y puede resultar en un mayor
desequilibrio y podría causar más daño que beneficio. Estas personas necesitan un
tipo de consejería mucho más racional. No necesitan ayuda para ponerse en
contacto con emociones inexpresadas; sino más bien hay que enseñarles a controlar
sus emociones desordenadas. Esto se explica para que nadie haga de la sanación
del psiquismo una especie de moda espiritual, un rápido curalotodo emocional.

48
Al concluir se puede dar cuenta que se ha dado una vuelta completa al círculo.
Empezamos con misterio y terminamos con él. Hay cosas que sabemos sobre la
sanación de los recuerdos; hay algunas cosas que no las sabemos. Ciertamente ha
habido resultados milagrosos y bastante positivos en las vidas de muchas personas
para alentarnos a seguir adelante buscando más verdad por medio de ella. Hay
también resultados negativos que hacen de esta terapia algo de manejar con
precaución. Nadie ha sido capaz de saber el misterio del psiquismo, como tampoco
nadie entiende el misterio de Dios, a cuya imagen hemos sido creados. Así que
andemos humildemente delante del Señor, pidiendo a su Santo Espíritu que nos
guíe a toda la verdad que nos hace libres. Entretanto usemos la sabiduría que Él nos
ha dado.
Con relación a las sesiones de reforzamiento se debe trabajar con la persona
para ayudarles a aprender los principios básicos de la sanación de los recuerdos.
Así podrán usar esta forma terapéutica de la oración con el cónyuge o un amigo
íntimo. Debe quedar claro que los consejeros solamente somos colaboradores
temporales del Espíritu Santo, y el objetivo debe ser dejar al aconsejado tan pronto
como sea posible. El cónyuge , los amigos o los grupos de apoyo, deben de alguna
forma tomar el lugar del consejero, y en último termino los cristianos deben aprender
a llevar los recuerdos dolorosos directamente al Gran Consejero, el Espíritu Santo y
así podrán recibir la sanación, porque verdaderamente El es el único que nuca falla
en obrar sanidad.
También los padres pueden aprender a usar la terapéutica de la oración. Lo
cual pienso que es de suma importancia. Esto se puede hacer cuando los padres se
dan cuenta de que los hijos han sido heridos por los accidentes y traumas de la vida,
ellos podrán ayudarles a compartir sus sentimientos con ellos y podrán orar por la
curación, realizando con ello una forma de terapéutica preventiva. El resultado seria
que de esta forma los traumas y humillaciones de los hijos no van a transformarse
en aborrecimiento y rencor y así podrán mantenerlos sanos emocional y
espiritualmente. Solamente se podrá lograr buenos resultados en la propia sanación
de los recuerdos cuando haya una la sensibilidad hacia los traumas de los hijos.
Personalmente me impacta esto ya que puedo observar y darme cuenta como la
juventud actual esta necesitando la comprensión y el tiempo necesario de parte de
sus padres, cosas que se han dejado de lado completamente en muchos hogares.
Da tanta pena ver la situación actual; esto lo digo porque muchas veces he sentido
dolor en mi corazón al tratar con jóvenes que no quieren saber nada de las cosas de
Dios, tienen una rebeldía contra todo y contra todos (conceptos de Dios
deformados). Es triste darse cuenta como las experiencias traumáticas y todos los
recuerdos dolorosos están repercutiendo en la vida de muchas personas y que les
están ocasionando amargura y lo peor los están llevando al fracaso. Gracias a Dios
que puedo comprender ahora muchas cosas y cuales son las razones de estos
resultados y se que como ayudante temporal de el Espíritu Santo hay mucho lo que
podemos hacer para ayudar a todos aquellos que necesitan conocer las verdades y
concientizarse de la realidad de las cosas. Y así podrán tener resultados
milagrosos y positivos en sus vidas.
El enfoque de lo que es la sanación de los recuerdos y como puede llevarse a
cabo con el propósito de que la sanación tenga resultados permanentes, cambios
en actitudes y relaciones. Es importante tomar en cuenta que para que este
proceso sea positivo se incluya las tres fases que son expuestas en este estudio y

49
que son: la fase de aconsejar personal, la fase de la oración sanadora especial y la
fase posterior de reforzamiento.
En relación a la fase de la oración sanadora especial que es uno de los puntos
distintivos de la sanación de los recuerdos, se debe tener en cuenta que el Espíritu
Santo pueda tocar realmente las barreras a la salud, es necesario hacer uso pleno
de la oración conversacional poniendo énfasis en la visualización e imaginación y la
indicación de el momento y la situación en que se produjo el recuerdo traumático. Si
esta sesión de oración es considerada como el centro de la sanación de los
recuerdos y es allí precisamente donde se inicia la curación. Por tanto se considera
que esta fase de oración no se puede pasar por alto si es que deseamos resultados
permanentes o duraderos. Ya que es en ese preciso momento cuando el poder
escudriñador de Dios penetra en los niveles más profundos de nuestra personalidad.
Y el Espíritu Santo nos puede guiar a toda la verdad como el verdadero Consolador.
La fase de oración sanadora, también se considera bíblica ya que en si el que
actúa en ese momento es el Espíritu Santo como escudriñador. Por lo cual es
aceptable esta fase completamente para ponerla en práctica. Con respecto a esta
considero que es la única forma que se puede tomar en cuenta para que una
persona pueda desenterrar sus recuerdos penosos escondidos en el subconsciente.
Ahora ha surgido un interés de parte de algunos pastores y consejeros por el uso de
la hipnosis como técnica psicoterapéutica, ya no se encuentra la diferencia entre si
esto es en el campo psiquiátrico o para practicas religiosas. Algunos opinan que
esto tiene cierto parecido a la hipnosis. Dicen que comenzó en la religión y que esta
ha sido practicada en una forma u otra por muchos años. Los que practican
hipnosis han aceptado la doctrina completa que le fue enseñada por sus maestros
inclusive que a través de la misma se puede llegar a vidas anteriores de sus
pacientes. Como cristianos consideramos que tenemos que tener cuidado ya que al
practicar esta técnica nos estamos abriendo a áreas espirituales de maldad y los
cristianos no debemos exponernos a dejar el alma abierta para que seres
espirituales la tomen.
En la fase posterior de reforzamiento, es el momento en que los recuerdos
penosos son integrados en la vida e investidos de nuevo significado y es en ese
momento en que el aconsejado, el consejero y el Espíritu Santo trabajan juntamente
para poder reprogramar las actitudes equivocadas y las pautas de comportamiento
de modo que quede asegurado un cambio permanente. El propósito es que haya
alivio de el dolor de el pasado, alcanzar salud mental y emocional además de el
crecimiento en la semejanza a nuestro Señor Jesucristo, madurez en la santificación
y la verdadera santificación. Todo esto es obra del Espíritu Santo.

Resulta difícil ser un ayudador. De todos modos, le alcanzamos una serie de


pautas generales que usted tendrá que adaptar a la situación concreta de la persona
de quien se trate y de su vínculo con él para ayudar a quienes están atravesando por
un problema (de la índole que fuere). Antes que nada, tenga en cuenta que ayudar a
otros es arriesgado, de preferencia debe hacerlo con personas del mismo sexo.
Por otro lado, nuestra ayuda puede no siempre ser bienvenida. Es posible que
a veces digamos cosas erradas, pero aún así se puede tratar de ayudar.
He aquí algunas sugerencias:

 Esté presente físicamente con él, si es posible, y tóquele la mano o abrácelo.

50
 Concéntrese en las necesidades de él, y no en su propia incomodidad por no
tener las respuestas adecuadas.
 Permítale expresar sus sentimientos. No censure sus emociones.
 Entérese del problema.
 No finja que usted nunca sufre.
 Sea breve.
 Evite decir cosas como: «No deberías sentirte así» o «Ya sabes lo que tienes
que hacer.»
 Ayúdelo a deshacerse de una falsa culpa (si fuera el caso).
 Exhórtelo a que viva un día a la vez.
 Exhórtelo a buscar la ayuda que necesite.
 Ayúdelo a darse cuenta de que toma tiempo salir adelante con los problemas.
 No ignore sus problemas.
 No trate de ser artificial intentando «subirle el ánimo». Sea auténtico.
 Muéstrele el afecto y comprensión que quisiera que otra persona le mostrase
a usted en la misma situación.
 Sepa escuchar.
 Déle tiempo para sanar. No apresure el proceso, después de todo es el
trabajo principal del Espíritu Santo.

51
Preguntas para desarrollar en este trabajo

TRAUMATOLOGIA – SANACION DE LOS RECUERDOS

Capítulo 1
1. Que es psiquismo?
2. Como es considerado el psiquismo en la Biblia?
3. Que se sabe hasta ahora del cerebro y de la mente?
4. Cual es uno de los enigmas de la vida humana?
5. Que demostró el Dr. Rotman?
6. Que dice el Dr. Restak?
7. Explique la definición de Blakemore.
8. Qué hizo William James?
9. Que es el aprendizae implícito para Reber
10. Qué es la memoria explícita
11. Qué es la rememoración
12. Qué es reconocimiento?
13. Describa la Memoria Sensorial.
14. Explique la MCP (memoria de corto plazo) y la diferencia con la MLP
15. A que se le llama Atención?
16. Explique el Test de Buckhout.
17. Qué es el olvido?
18. Describa las patologías de la memoria.
19. Enumere las fases de cómo mejorar la memoria, de ejemplos.
Capítulo 2
20. Explique que es traumatología.
21. Porque es necesaria la fase de aconsejar?
22. Explique las 3 fases de sanación de de los recuerdos.
23. Como tiene que ser la oración para que haya una buena sanidad interiror?
24. Que dice Rita Cabezas en su libro Psicoterapia Cristiana
25. Qué pasó en el caso Roxana.
Capítulo 3
26. Puede el tiempo sanar las heridas? Porqué?
27. Que le pasó a la niña de 8 años con el camión y como sanó?
28. Que son los remordimientos?
29. Que pasa con los recuerdos reprimidos?
30. Que es la medicina psicosomática?
31. Que son los actos o rituales compulsivos?
Capítulo 4
32. Cuales son los contenidos de una predicaión que tendrá aspectos fundamentales para la
sanación?
33. Cual es nuestra última autoridad en cuestuiones de fe y práctica de la misma?
Capítulo 5
34. Describa los 5 Puntos Fundamentales para la sanación de los recuerdos del cap 5.
35. Cuales son los mecanismos de defensa del cual hablan los psicólogos y que función cumplen?

52
36. que afirma la escritura, y que es lo que conspira contra el E.S.?
Capítulo 6
37. Que pasa cuando no se ha hecho frente a los recuerdos penosos?
38. Cuales son los denominadores comunes cuando los recuerdos son intensos? Explique.
39. Cuando ocurren las formas mas penosas del rechazo?
40. Que problemas causa la humillación?
41. En que estan arraigados muchos de los temores?
42. Diga lo que dice Rita Cabezas en la pg 30.
Capítulo 7
43. Explique extendidamente porque es necesario que un consejero que practique sanidad interior
tenga conocimiento teológico.
44. Explique si Dios Castiga.
Capítulo 8
45. A que llevan los conceptos errones sobre Dios. (Explique)
Capítulo 9
46. Haga una explicación paso a paso de cómo perpararía a alguien para esta técnica.
47. Que importancia tienen las asignaciones escritas?
48. Explique las técnicas: Repetir, Hacer el Papel, Estimular.
Capítulo 10
49. Ya en la sesión cuales serian los pasos a seguir.
50. Donde los consejeros deben dirigir la mayor parte de energía en la oración?
Capítulo 11
51. Qué es lo que va a llevar a una persona a compartir los recuerdos mas dolorosos y
vergonzosos?
52. A que cosa le ayudamos al aconsejado cuando comparte los recuerdos frustrantes sexuales.
53. Como debemos considerar nuestra propia identidad sexual?
Capítulo 12
54. Que debemos hacer cuando sale un recuerdo y como lo hacemos?
55. Porque no usar esta técnica con persoasn histericas?

53
BIBLIOGRAFÍA

- Cabezas, Rita “Psicoterapia Cristiana”. Editorial: CLIE. 1989. Capítulo 5, Págs.


77 – 80.

- Carter Stapleton, Ruth “Sanidad Interior” Editorial UNILIT 1989.

- Habib, M, Bases Neurológicas de la Conducta, MASSON editorial., Barcelona


1994.

- Gross Richard, Psicología la ciencia de la mente y la conducta, El Manual


Moderno, México 1998, 285- 329 Pág.

- Kyle Foster, D. Publicación: “Sanidad Sexual” Mastering Life Ministries.


Traducción: Ruth A. Dahlstrom. Edición: 1998.

- Worchel Stephen, Shebilske Wayne, Psicología: fundamentos y aplicaciones,


Pearson Educación, QUINTA Editorial., España 1998, 211-250 Pág.

- Westmeier, Arline “Sanidad del Alma Herida” Editorial UNILIT Vol. 1, 2, 3.

Estimado(a) Alumno(a):

Solo con sacrificio y perseverancia

Lograrás tu Título

Nunca olvides que, el sacrificio

Tiene su recompensa.

54