Está en la página 1de 1

Los accidentes merecen una reacción inmediata y efectiva

1. No cambies de posición: A menos que sea necesario, es mejor evitar


cualquier cambio de posición o movimiento en el paciente que pueda dañar su
cuello o columna.
2. Busca lesiones: Inspecciona detenidamente en busca de lesiones o heridas
que se hayan pasado por alto al principio.
3. Examina la capacidad de respuesta: Si esta se encuentra inconsciente, lo
mejor es tratar de despertarla moviendo con cuidado su mano o hablándole.
4. Asegura una buena respiración: Quita del camino cualquier sólido o
líquido que obstruya el paso de aire y retira la lengua caída hacía atrás.
5. Cuida la temperatura: Para evitar que entre en shock, mantenlo abrigado.
6. No pierdas la calma: Transmitirle tranquilidad a la persona que necesita
ayuda hace que sea más fácil atenderla.
7. Limpia heridas: Se debe limpiar hacia fuera sin aplicar telas adhesivas ni
algodón.
8. Detén las hemorragias. En caso de grandes pérdidas de sangre, comprime
la herida con algún vendaje o torniquete.
9. No le des comida. No le des de comer ni beber para evitar atoramientos.
10. No auto mediques: Dar medicamentos es altamente peligroso porque sin
un examen más detallado se puede complicar la situación del paciente.
11. Consigue ayuda: Si crees que el paciente está gravemente herido lo mejor
es llamar inmediatamente a los servicios de emergencias

Los primeros auxilios bien empleados pueden salvar vidas.