Está en la página 1de 72

ANGELES, DEMONIOS Y LIBERACION

Esta serie de estudios ha sido escrita por la Rev. Nannette


La Fosse. Cualquier persona interesada en utilizarlo
confines eclesiastés debe ser gratuita e incluir la
información de la autora. No se permite venta o a nadie
adjudicándose la autoría de estos estudios, pues estaría
violando los derechos del autor. Para permisos o
invitaciones puede comunicarse a Rev. Nannette La
Fosse pnlf77@msn.com Dios los bendiga grandemente!

ANGELES DE DIOS
SERES ANGELICALES ÁNGELES

MATEO 4:6

Los ángeles son seres creados por Dios. Dios le dio cierto libre albedrío (capacidad
para tomar decisiones). Sabemos esto, porque no hubieran podido rebelarse, si no
hubiera sido así. Hay que recordar, que todo ser creado, debe ser probado en
fidelidad y obediencia.

Conocemos la rebelión del diablo, y cómo él convenció a una tercera parte (1/3) de
los ángeles, para que le siguieran, y se unieran a él en la rebelión contra Dios. Si los
ángeles no hubieran tenido un libre albedrío (o capacidad de decidir), ellos no
hubieran podido hacer nada, pues no hubieran tenido la capacidad para hacerlo.

Originalmente, todos los ángeles eran buenos. Luego de la rebelión del diablo, la
tercera parte (1/3) de los ángeles que se rebelaron, se convirtieron en demonios, y
las dos terceras partes (2/3) de los ángeles restantes, permanecieron siendo ángeles
de Dios. Estos ángeles fieles, tienen que haber sido sellados por Dios de alguna
forma, ya que no tienen ya la capacidad de rebelarse, o salirse fuera de la voluntad
de Dios, y tampoco pueden hacer las cosas a su manera, pues están dedicados total
y permanentemente para el servicio del Señor.

1. CARACTERÍSTICAS DE LOS ÁNGELES

1) Los ángeles no se casan (Mateo 22:3O), ya que no hay ángeles mujeres. No


tienen órganos reproductivos, ni tampoco pueden reproducirse. Los ángeles no han
sido creados para tener hijos. Ellos no son seres humanos, y por lo tanto, no
participan de la reproducción.

2) Los ángeles pueden tomar forma humana, y manifestarse así a los hombres. A
través de la Biblia, hemos visto muchas oportunidades en donde los ángeles han
tomado apariencia humana, y se han aparecido a la gente, con el propósito de
darle mensajes de parte de Dios, ayudarlos en momentos difíciles (como cuando
ayudaron a Lot a salir de Sodoma y Gomorra), etc. En el Nuevo Testamento,
también tenemos ejemplo de eso, cuando Pedro estaba en la cárcel, y vino un ángel
a sacarlo de allí. Aun en la actualidad, sabemos de casos en que así ha ocurrido.

3) Los ángeles pueden ser vistos por animales (NÚMEROS 22:22-31). Muchos
niños también pueden ver los ángeles. La razón de esto, es que tanto los animales,
como los niños, son seres sin pecado, y por lo tanto, están limpios espiritualmente,
para poder ver en el mundo espiritual. Los animales no tienen espíritu, pero
tampoco tienen pecado, y por lo tanto, pueden ver en el mundo espiritual.
4) Los ángeles tienen poderes sobrehumanos (2 PEDRO 2:11). Estos poderes son
superiores, y sobrepasan toda fuerza del hombre. Estos poderes no son propios de
los ángeles, sino que son dados por Dios, para que ellos cumplan las labores que
Dios les ha ordenado a hacer. Hay ángeles que tienen un poder superior a otros
ángeles, dependiendo del rango de autoridad, y labor que realiza.

5) Los ángeles tienen un conocimiento grande, pero limitado (MATEO 24:36).


Ellos conocen muchos detalles sobre lo que está ocurriendo, o va a ocurrir, pero no
tienen la totalidad del 2

conocimiento, ya que sólo Dios lo tiene. Ellos reciben cierto conocimiento de las
cosas, debido a que Dios les informa ciertos asuntos relacionados a las labores que
tienen que realizar.

6) Los ángeles adoran a Dios (HEBREOS 1:6). Todos los seres angelicales adoran a
Dios. Eso es algo ya común, y diario. El cielo es un lugar de alabanza, y todos los
ángeles participan de esa alabanza. Hay unos ángeles, cuya labor es adorar a Dios
todo el tiempo (los Querubines). Los Querubines son ángeles fuertes. Uno de ellos
fue el diablo (antes de caer en rebelión contra Dios). Los Querubines se han
presentado en cuatro lugares (por lo menos), conforme la Palabra lo presenta: En
el Huerto Del Edén (GÉNESIS 3:24), en el Tabernáculo Del Antiguo Testamento
(Éxodo 25:18), en el Templo De Salomón (1 REYES 6:23), y en la Visión de la
Gloria De Dios que vio Ezequiel (EZEQUIEL 1). Los Querubines están alrededor
del trono y le dan alabanza, y adoración a Dios. Los Querubines son ángeles que
tienen cuatro caras (una de hombre [representando a Cristo como el Hijo Del
Hombre (ósea Cristo como humano)], una de buey [representando a Cristo como
siervo], una de águila [representando a Cristo como Dios], y una de león
[representando a Cristo como Rey]). Están llenos de ojos, y tienen una rueda que
los mueve rápidamente a todas direcciones (EZEQUIEL 1:5-28, y EZEQUIEL
1O:2O). Aunque esta descripción parece rara o hasta asusta, realmente cada
detalle de la apariencia de estos querubines o seres vivientes (como también se les
llama en otras porciones bíblicas), tiene un significado espiritual. Los ojos por
todos lados, representan el conocimiento que tiene Dios de todo, pues Él lo sabe
todo, y nada está oculto delante de Él. El continuo movimiento representa que Dios
está al conocimiento de todo, y en continua actividad salvando, sanando, y
obrando. Las ruedas que se mueven con los querubines para todos lados, son tipo
del Espíritu Santo (Ezequiel 1:15-21) moviéndose hacia todo lugar, ya que Dios
está en todo lugar a la misma vez. La expansión sobre su cabeza (Ezequiel 1:22-26)
representa el cielo y el trono de Dios guiando cada movimiento de estos
querubines. El ruido de las alas (Ezequiel 1:23-24) es símbolo de la voz de Dios, y
del ejército celestial que siempre está a la orden y servicio de Dios para actuar.

7) Los ángeles son inferiores que Cristo (1 PEDRO 3:22). A pesar de que los
ángeles tienen conocimiento, y poder de parte de Dios, son seres creados, y por lo
tanto, son inferiores que Cristo. Están para el servicio de Cristo (así como también
lo están para el Padre).

8) Los ángeles trabajan en la protección de los hijos de Dios (SALMO 91:11).


Muchos ángeles tienen labores de proteger a los creyentes. Puede ser una
protección temporera (guardándolo de algún peligro, o situación de emergencia), o
también puede ser una labor permanente (estos son aquellos ángeles que son
asignados por Dios para cuidar a la persona durante toda su vida).

9) Algunos ángeles tienen funciones Evangelisticos. Estos ángeles son los que son
asignados a llevarles el mensaje de salvación a algunas personas. Ellos también se
encargan de darle avisos a la gente, para que busquen de Dios, o para traerles
mensajes de otro tipo (como el ángel que le trajo el mensaje de Apocalipsis a Juan).
Ejemplo de la labor de estos ángeles, lo vemos en APOCALIPSIS 1:1, MATEO
28:5-6, HECHOS 1:1O:11. A pesar de que Dios NO LE HA DADO la encomienda
de evangelizar a los ángeles, sino a la iglesia, estos ángeles son asignados a llevar
estos mensajes especiales en momentos dados, a personas que están en
circunstancias que requieren una intervención sobrenatural.

1O) Hay otros ángeles que son guerreros (DANIEL 1O:11-14). Estos ángeles tienen
como función el guerrear contra los poderes del mal, y Dios les da poder para
resistir a Satanás, y a los demonios. Son ángeles que conquistan las batallas para
los creyentes. Mientras el creyente está orando, estos ángeles se están enfrentando
a los demonios que están impidiendo que llegue la contestación. En un momento
dado, los ángeles vencen, y la contestación a la oración es recibida. Esto es así,
porque estos ángeles guerreros han estado batallando.

11) Hay ángeles, cuya labor es la de ministrar fortaleza a los hijos de Dios. Pueden
proveer, tanto fortaleza física, como emocional, mental, o espiritual (LUCAS
22:43).
12) Otros ángeles se encargan de ministrar juicio. Estos ángeles son diversos, pues
hay juicios individuales, que ocurren a diferentes personas que se desvían del
camino del Señor, y hay juicios más amplios, como los juicios de Sodoma y
Gomorra, la Gran Tribulación, etc. SALMO 78:49.

13) También hay ángeles cuyas funciones son de tipo administrativo. Dentro de
estas funciones están: el tomar nota de lo que ocurre en los cultos, llevar registro
de las obras de las personas, apuntar los nombres de los nuevos convertidos, etc.
Ha habido personas que Dios ha llevado al cielo, y han visto a estos ángeles
realizando estas labores.

14) Hay ángeles que están preparando todo lo relacionado al rapto de la Iglesia.
Estos ángeles, hacen la labor de preparar las coronas, la mesa, las vestimentas, etc.,
de los que se van en el rapto. Algunas personas que Dios ha llevado al cielo, han
visto estos ángeles preparando todas estas cosas para el rapto.

15) Hay ángeles que van a venir con Cristo el día del rapto, y estos ayudarán a
subir a la gente hacia el cielo. No sabemos si son los mismos que están preparando
las batas, coronas, etc., o si son otros cuya labor exclusiva va a ser ayudar en el
rapto.

16) Algunos ángeles están en los cultos llevando al altar a los que se van a
convertir, ungiendo al predicador, y realizando otras labores similares en el culto.

17) Hay otros ángeles, cuya labor es ser símbolos o representación de la santidad
de Dios. Estos son llamados Serafines. Ellos tienen 6 alas. Con dos se cubren los
pies, con dos se cubren el rostro, y con dos vuelan. Sólo son mencionados en
ISAÍAS 6:2 y verso 6. Fueron llamados a limpiar los labios de ISAÍAS, para que
pudiera predicar, y profetizar la Palabra de Dios. Los Serafines están alrededor
del trono de Dios, y están en una continua adoración.
SATANAS ORIGEN, CAIDA, JUICIO AL
LAGO DE FUEGO

SATANÁS

EZEQUIEL 28:13-17 ISAÍAS 14:12-14

1. Originalmente, el diablo no era malo. Su nombre original era Lucero o Lucifer,


que quiere decir: "hijo de la mañana". El ser hijo de la mañana, indica que su
naturaleza era de luz brillante, y por eso ahora se viste como ángel de luz, pues
conserva un poco de esa antigua apariencia.

2. Era un querubín grande. Los querubines son fuertes, y han estado en algunos
lugares como:

a) El Huerto Del Edén (GÉNESIS 3:24).

b) El Tabernáculo En El Antiguo Testamento (ÉXODO 25:18).

c) La Visión De La Gloria De Dios que vio Ezequiel (EZEQUIEL capítulo 1).

d) El Templo De Salomón (1 REYES 6:23).

e) Envueltos en la presencia de Dios (EZEQUIEL capítulo 1).

3. El diablo tuvo unos lugares privilegiados en la presencia de Dios:

a) Se le otorgó el nombre de "hijo de la mañana" (indicando un lugar especial


dentro de los ángeles. ISAÍAS 14:12).

b) Estuvo en el Edén, antes de Adán y Eva. También estuvo antes de que todo se
afectara, y se alterara la paz, y la armonía que había en la tierra cuando Dios la
creó. Sabemos que la tierra llegó a estar desordenada y vacía (GÉNESIS 1:2), lo
que llevó a Dios a comenzar el proceso de la creación (siete días), con el propósito
de preparar la tierra, poblarla de animales, y crear al hombre.

c) Estuvo en el Santo Monte de Dios (EZEQUIEL 28:14). Este lugar, era un lugar
especial delante de Dios.

d) También anduvo en medio de las piedras de fuego, lo cual también indica otro
privilegio que tenía el diablo. Estas piedras de fuego, pueden representar lugares
en donde la unción, y la presencia de Dios se manifiesta en forma especial.

4. Cuando habla de querubín GRANDE, la Palabra que se usa para GRANDE (en
el hebreo), es MASHACH. Esta Palabra significa: "frotar con aceite, ungir, y
consagrar", lo que quiere decir, que cuando el diablo era un querubín de Dios,
tenía una unción grande y profunda, mayor que cualquiera otra unción de tipo
superficial.
5. Dios le dio gran sabiduría (EZEQUIEL 28:12), le dio hermosura (EZEQUIEL
28:12), lo vistió de piedras preciosas (EZEQUIEL 28:13). Dios no le otorgó todas
las piedras preciosas, sino sólo le dio 12, las cuales representan las piedras de las
tribus de Israel. Esto quiere decir, que se le dio un poder limitado, un control
limitado, pues el único que tiene todo el poder es Dios.

6. El diablo estaba relacionado con la música, cuando le servía a Dios (EZEQUIEL


28:13). Es por esta razón, que ahora tiene la música tan pervertida. Tenía
instrumentos de viento (flautas, etc.), y también instrumentos de percusión
(tambores, etc.).

7. Tenía una labor de protección (EZEQUIEL 28:14). Es posible, que tuviera a su


cargo, el proteger las entradas al Huerto Del Edén, y del Santo Monte De Dios
(Isaías 14:13-14).

8. El diablo ejerce varias funciones de acuerdo a la imagen que tome:

a) Diablo - Acusa, calumnia, llena de culpa, pone en vergüenza.

b) Satanás - Resiste, es adversario, ataca, se opone, miente, tienta, destruye, toma


ventaja, transforma sus ministros, abofetea, obstaculiza, liga, y engaña.

c) Serpiente - Se defiende, ataca, y envenena.

d) Dragón - Devora, trae apostasía, y guerrea.

9. Dentro de las funciones que ejerce el diablo en estos últimos días están:

a) HACE TEMBLAR - El ministerio más grande del diablo, es producir miedo, y


temblor. ISAÍAS 14:16.

b) TRASTORNA LOS REINOS - Levantando nación contra nación, en abierta


oposición y enemistad.

c) PONE AL MUNDO COMO UN DESIERTO - No hay espiritualidad donde el


diablo está dominando. Es por esa razón, que ese lugar está seco, no hay poder de
Dios, y el diablo tiene el control del lugar. ISAÍAS 14:17.
d) DETIENE Y ATA - ISAÍAS 14:17. Esto lo que quiere decir, es que su ministerio
es atar a la humanidad. El ata, de forma que la persona no sea libre para adorar, y
servir a Dios.

e) RESISTE - La palabra Satanás, quiere decir "agresor, el que resiste, adversario,


uno que ataca, uno que se opone, uno que está en contra de". Dentro de su función
de resistir, paraliza o aguanta la contestación de Dios, resistiendo a los ángeles que
vienen con la respuesta (pero no puede impedir que a la larga llegue). Ejemplo de
esto lo tenemos, cuando detuvo por 21 días la contestación a Daniel. DANIEL
1O:12-13.

f) MIENTE - Utiliza la mentira para engañar, y hacer que la gente se pierda. La


mentira viene acompañada de pequeñas porciones de verdad, para así hacer más
daño, haciendo creer a la persona, que es verdad lo que dice el diablo. JUAN 8:44.

g) DESTRUYE - Su mayor ataque es destruir la fe del creyente con dudas,


confusión, cuestionamiento, etc. De esta forma, si el creyente está débil, puede el
diablo venir y destruirlo JUAN 1O:1O.

h) TIENTA - Esa es la labor diaria del diablo. A él le gusta ver cómo los creyentes
caen en pecado. Luego de que caen, entonces el diablo se burla de la gente. 1
CORINTIOS 7:5. 3

i) TOMA VENTAJA - Esta es una de las áreas más conocidas del diablo, ya que él
siempre está tratando de involucrarse en todo asunto, aun cuando no es llamado a
participar. Su propósito es pervertir a la mayor cantidad de personas. Es por esa
razón, que no se le pueden abrir las puertas al diablo, ya que él, rápido entra y
trata de tomar el control del asunto. Una vez que él tiene el control, se hace difícil
sacarlo de la situación, ya que no cede el terreno, ni acepta su derrota, sino que
continúa peleando hasta que Dios toma el control, y lo saca a la fuerza. 2
CORINTIOS 2:11.

j) TRANSFORMA SUS MINISTROS - Estos no son los ministros de Dios, sino


aquellos demonios, y personas que se dejan usar por el diablo, para cumplir sus
deseos. A estas personas, el diablo las capacita con poderes, astucia, engaño, etc.,
para que engañen, y destruyan a la gente. Muchas de estas personas, tienen
manifestaciones sobrenaturales que aparentan ser de Dios, pero son del diablo. En
esa forma, arrastran seguidores, que luego se pierden por seguir detrás de estos
falsos maestros y predicadores. 2 CORINTIOS 11:14-15.

k) ABOFETEA - Esta acción se dirige principalmente hacia los creyentes. Es por


eso, que tenemos que estar firmes en el Señor, ya que tenemos que resistir los
ataques del diablo.

Estos ataques son permitidos por Dios, para probarnos, y para que siempre
dependamos de Él. 2 CORINTIOS 12:7.

l) ESTORBA - 1 TESALONICENSES 2:18. El diablo pone obstáculos en el


camino, para que el creyente se desanime, y no continúe en el Señor. Estamos
llamados a vencer todo obstáculo en el nombre de Jesús.

m) ENGAÑA - APOCALIPSIS 2O:7-8. Esta es una de las labores principales del


diablo. Él busca engañar a la gente para que no reciban al Señor. A los cristianos
los busca engañar, haciéndoles creer que Dios no exige santidad y consagración, ya
que lo que quiere lograr, es que esos creyentes se desvíen de los caminos del Señor,
y se pierdan.

n) ES ACUSADOR - Acusa a los creyentes ante Dios. Busca señalar las faltas de
los creyentes en todo tiempo. Ridiculiza a los creyentes, y los calumnia (los acusa
de cosas que no han hecho).

o) ROBA - Busca robarle al creyente, la salvación, las bendiciones, la paz, etc. Esto
lo intenta hacer, atacando al cristiano para que caiga en tentación, creando
circunstancias para que pierdan lo que Dios les ha dado, o lo que les ha prometido,
buscando que pierdan la fe, etc. JUAN 1O:1O.

p) ES HOMICIDA - JUAN 8:44. El diablo tiene en sus planes el matar a la gente.


A muchos los tira a matar, para que se pierdan, y no sean salvos. Sobre los
creyentes, él no tiene ningún poder de matanza, a menos que Dios lo permita, pero
sobre los inconversos, sí puede matarlos, y muchos mueren sin salvación.

q) TRAICIONA - JUAN 13:2, y verso 21. A través del engaño, el diablo le hace
creer a la gente muchas cosas, y le promete grandes regalos, etc. Más tarde,
traiciona la confianza de estas personas, burlándose de ellos y destruyéndolos. 4
r) OPRIME - HECHOS 1O:38. Esa es una de sus labores favoritas. Esto lo realiza
especialmente con los creyentes. El diablo oprime todo el tiempo, y no sólo a los
creyentes, sino también oprime el culto, buscando que el ambiente esté cargado
para que la bendición no baje, y los hermanos no reciban las bendiciones que Dios
les ha prometido.

s) SIEMBRA CIZAÑA - MATEO 13:38-39. Esta labor la realiza en las iglesias, y


en todo lugar, tanto entre creyentes, como inconversos. El busca crear contienda y
revoluces. Donde más le gusta hacerlo, es en las iglesias, ya que si la cizaña entra
en la iglesia, el pueblo se divide.

t) ASECHA - EFESIOS 6:11. Esto lo que implica es que el diablo va a estar todo el
tiempo buscando la forma de atacar al creyente para que caiga.

u) TIRA DARDOS - EFESIOS 6:16. Estos dardos representan los ataques que el
diablo lanza hacia los creyentes, con el propósito de debilitarlos, ya que son
fuertes, y muchas veces constantes, pues el diablo no cede.

v) ENVÍA A LA CÁRCEL - APOCALIPSIS 2:1O. El diablo muchas veces busca


enviar a la cárcel a los cristianos, por razón de su fe en el Señor. Hay lugares en
donde los creyentes son perseguidos, y encarcelados.

1O. El diablo y sus seguidores (incluyendo los demonios), serán lanzados al Lago
De Fuego por la eternidad. Una vez que hayan pasado la Gran Tribulación,
Armagedón, y el Milenio, vendrá el Juicio Del Trono Blanco (menos el Anticristo y
el Falso Profeta, los cuales serán lanzados allí en cuanto termine la Guerra de
Armagedón).

Una vez en el Lago De Fuego, jamás saldrán de allí, pues ese será su tormento por
la eternidad.
LOS DEMONIOS (QUIEN SON)
DEMONIOS

EFESIOS 6:12 MARCOS 16:17

Los demonios son espíritus malignos (MATEO 8:16, LUCAS 1O:17 y 2O).
Originalmente cuando Dios creó todo, no había diablo, ni demonios, sino sólo
ángeles de Dios. Cuando el diablo se rebeló contra Dios, una tercera parte (1/3) de
los ángeles de Dios se fueron a favor del diablo y le siguieron. Estos ángeles se
constituyeron en demonios, y son los ayudantes del diablo. Actualmente andan
rodeando la tierra, y atacando a todo el mundo, pero principalmente a los
creyentes y a la iglesia del SEÑOR.

Cuando estos ángeles se rebelaron, unos quedaron sueltos (que son los que ahora
están por ahí atacando), y otros fueron aprisionados por Dios (LUCAS 8:31,
APOCALIPSIS 9:1-11, APOCALIPSIS 2O:1-3). Estos que fueron aprisionados, se
cree que son muy malos y están bajo prisiones hasta que sean sueltos por un
tiempo, durante el período de la GRAN TRIBULACIÓN. El propósito de ser
sueltos, es para que ataquen a la población mundial. Recuerden que el período de
la GRAN TRIBULACIÓN, tiene el propósito de ser un período de juicio sobre la
tierra, y siendo que estos demonios son tan malos, Dios los soltará para que sirvan
como juicio a la humanidad. Luego del período de ataque, ellos serán enjuiciados
permanentemente en el Lago de Fuego por la eternidad, en unión al diablo, sus
demonios, el anticristo, el falso profeta, y toda la gente que ahora está en el
infierno, y los que se sigan añadiendo.

1. CARACTERÍSTICAS DE LOS DEMONIOS

a. INCORPÓREOS

No tienen cuerpo físico, sino que son espíritus.

b. SON INVISIBLES

Esto quiere decir, que no se ven con ojos humanos. Para poder ver a los demonios,
la persona tiene que ser capacitada por Dios a través del Don De Discernimiento
De Espíritus, con una unción especial que Dios le dé para poder ver los demonios
en ese momento.

c. ESTÁN EN JERARQUÍAS

Esto quiere decir, que los demonios tienen rangos, y posiciones de autoridad. Unos
tienen más autoridad que otros. Unos son jefes sobre otros demonios.

Las jerarquías o grados de autoridad de demonios (EFESIOS 6:12) son las


siguientes:

PRINCIPADOS: Orden de demonios poderosos. Son príncipes demoníacos


encargados de principados (o regiones) terrenales. Ejemplo de esto lo tenemos en
DANIEL 1O:12-13, en donde menciona que Daniel llevaba 21 días de ayuno, y el
último día llegó un ángel, y le dijo, que desde el primer día, Dios había escuchado
el clamor, pero que se interpuso el "príncipe de Persia", y tuvo que venir el
arcángel Miguel (un ángel de rango de príncipe (pero de Dios), para pelear con ese
principado del diablo, derrotarlo, y poderle dar la victoria a Daniel.

POTESTADES: Jerarquía de demonios que siguen en poder a los principados,


pero que tienen más autoridad que los gobernadores de las tinieblas.
2 GOBERNADORES DE LAS TINIEBLAS: Son grupos de demonios que se cree
que tienen a cargo el influenciar, o hasta dirigir a los jefes de gobierno del mundo,
principalmente a aquellos que no tienen temor de Dios, porque son ateos, o porque
creen en otras falsas religiones que le sirven a otros dioses, etc.

HUESTES ESPIRITUALES DE MALDAD EN LAS REGIONES CELESTES:


Son los demonios que por lo general están atacando a la gente, y a las iglesias. Son
los que comúnmente son echados fuera de las personas endemoniadas. Son pocos
los casos en que una persona esté oprimida, obsesionada, o poseída por un demonio
de mayor rango. Podríamos suponer que personas satanistas con altas posiciones
de liderato dentro de los que le sirven al diablo, o los jefes satanistas principales a
nivel mundial, podrían tener demonios de mayor rango posesionándolos, para
darles más poder.

d. INTELIGENCIA Y CONOCIMIENTO

Tienen inteligencia, y conocen muchas cosas, por eso se pueden hacer pasar por
familiares y amigos en los centros espiritistas. Ellos saben las costumbres, hábitos,
debilidades, y áreas fuertes de las personas. Es por esa razón que los pueden atar,
y atacar.

e. PODER

Tienen poder, aunque limitado. Todo depende de qué categoría de demonio es.
Recordemos, que aunque el diablo tiene poder, Dios tiene más poder que él.

2. ¿CÓMO ENTRAN LOS DEMONIOS A UNA PERSONA?

a. El pecado es el mayor factor para que una persona le dé entrada a los demonios
en su vida, debido a que el pecado es obra del diablo, y por lo tanto, la persona está
pisando el terreno del enemigo. Es debido a esto, que el diablo puede controlar
fácilmente a la persona. Por ejemplo: Si una persona le da cabida al odio, y no se
arrepiente rápidamente, un demonio de odio entra, y se apodera de la persona. Si
la persona continúa dándole cabida, el poder de ese demonio en la persona, crece, y
crece, hasta que la persona está más, y más endemoniada. No solamente se le abre
la puerta a los demonios cuando se practica el pecado abiertamente (ósea, pecados
que se actúan, o se llevan a cabo), sino también cuando se cometen pecados de
omisión (ósea, dejar de hacer algo que Dios ha mandado a hacer). Ejemplos de
pecados que se actúan son: el hablar malas palabras, el robar, el mentir, etc. En el
grupo de los pecados de omisión (ósea, dejar de hacer algo que Dios ha mandado),
están el no orar, no ayunar, no leer la Palabra, no visitar, o predicarle a alguien a
quien Dios ha mandado a predicar, o visitar, etc. Al igual que con los pecados que
se cometen activamente, cuando hay pecado de omisión, entran ataduras que
dificultan el poder obedecer al Señor en lo que Él mandó a hacer.

b. Una segunda causa de que entren demonios, son las experiencias


negativas impactantes, sean en la niñez o de adulto. Estas experiencias afectan
grandemente a la persona, y hacen que la persona se atribule, guarde raíces de
amargura, se deprima, se llene de tensión, nerviosismo, etc. Estos sentimientos le
abren la puerta al diablo, para que esos demonios se apoderen de las emociones de
la persona, atándola, y con el tiempo (si no reacciona orando, ayunando, y
pidiendo que le ministren liberación a través de la oración), se llenará de más
demonios.

c. Algunas puertas muy comunes para la entrada de demonios, son las


siguientes: El ocultismo (astrología, tabla Quija, brujería, santería, vudú,
espiritismo, adivinación, satanismo, paganismo wicca, etc.).

Las religiones y prácticas orientales (acupuntura, yoga, meditación trascendental,


técnicas de sanación oriental [reiki, imanes, rebirthing, tai chi, etc.].

Religiones falsas (Algunas de ellas son: Testigos de Jehová, Mormones, Islamismo,


Budismo, Catolicismo, Adventismo del Séptimo Día, etc.).

Karate, y demás artes marciales, deportes violentos (boxeo, lucha libre, etc.).

El 99.99% de los muñecos (Disney, Looney Tunes, y demás muñecos de películas, o


aun los que no son relacionados a películas).

Música mundana (clásica [la cual trae depresión], o música mundana regular
[cantada o instrumental])

Televisión, vídeos, cine, fiestas, "internet" mal usado (para pornografía,


mundanalidad, hablar de cosas mundanas con gente mundana en los "chat rooms"
[áreas del internet donde se habla con otra gente], etc.), y demás intereses del
mundo.
3. ¿CÓMO SE RELACIONAN LOS DEMONIOS CON LOS LUGARES?

MARCOS 5:2-5

a. AMBIENTES - Hay regiones donde hay una nube que arropa el área con
pecado, brujería, etc. Esas regiones o países, son lugares en donde es más fácil para
los demonios de esa categoría o tipo, moverse, y dominar a las personas. Ejemplo:
Haití (vudú), Cuba (comunismo), Brasil (inmundicia, y degeneración moral), etc.

b. LUGARES - Hay lugares en donde el pecado de cierto tipo abunda más, debido
a que hay una gran concentración de demonios de esa categoría en el lugar. Las
personas con esa línea de debilidad o tentación, caen, y aun aquellas personas que
no están muy firmes, pueden caer presa de ese pecado. Ejemplo: Prostíbulos
(personas con esa área débil van a caer rápido), bares, puntos de droga, etc.
Personas que hayan sido libres de demonios fuertes, deben alejarse de esas áreas
para no recaer, pues hay mucha fuerza diabólica en esos sitios, y si no
está BIEN firme, van a ser atacados, y tentados a caer.

c. OBJETOS - Hay objetos que llevan demonios a su alrededor, porque han sido
sacrificados o entregados a demonios, o están relacionados a su culto. Ejemplo:
Objetos africanos o haitianos, collares de santería, sortijas de indio, azabaches
para niños, tambores de santería, etc.

4. FORMAS EN QUE LOS DEMONIOS ATACAN

a. OPRESIÓN - Los demonios ejercen presión, fatigan, oprimen, agobian, traen


pesadez a la mente, o al cuerpo. Esta forma puede ser experimentada por
cristianos. Muchos catalogan la 4

opresión como un ataque "desde afuera," debido a que es un grado de ataque


menor que los otros dos (obsesión, y posesión), ya que no ataca al espíritu.

Si la opresión se sigue aceptando, y no se reprende, esta opresión puede llegar a


dominar la mente, y convertirse en obsesión. Si la obsesión se descuida, se
convierte en posesión.

Aun con todo eso, debemos señalar, que hay diferentes grados de opresión. Hay
opresiones muy livianas, que con tan sólo alabar al Señor, se van totalmente. Otras
opresiones más profundas, necesitan que la persona sea ministrada, y aun hay
otras, en donde la misma persona atada, necesita orar y ayunar para poder ser
libre. Mientras más fuerte es la opresión, más cerca está de convertirse en
obsesión, y luego en posesión.

b. OBSESIÓN - Este tipo de atadura envuelve el tener la mente completamente


atada y fija en un mismo pensamiento o sentir, de forma que la persona no se quita
de la mente el asunto. La persona no puede controlar el pensamiento con facilidad,
y requiere una consagración mayor con abundancia de oración, y ayuno.

Al igual que la opresión, la obsesión tiene varios grados de profundidad. Una


obsesión que comienza, es más fácil reprenderla, que una obsesión que lleva mucho
tiempo en la persona. La obsesión domina la mente, las emociones, y la voluntad de
la persona, dependiendo del grado de profundidad de la opresión que tenga.

Algunos ejemplos de obsesiones son: odios, pensamientos suicidas, pensamientos


inmundos, depresión, etc.

c. POSESIÓN - La posesión es el mayor grado de atadura a la cual una persona


puede llegar. No sólo domina el cuerpo, la mente, las emociones, y la voluntad, sino
también domina el espíritu. La persona está totalmente dominada por el diablo. Al
igual que las otras dos formas de ataduras, la posesión tiene varios grados, desde
leve, hasta una posesión profunda.

Ejemplos de posesiones son: demencia (enfermedad mental grave),


homosexualismo, drogadicción, alcoholismo, etc.
COMO ECHAR FUERA
DEMONIOS
Marcos 5:6-13 Marcos 16:17

El proceso de echar fuera demonios requiere conocer con claridad varios aspectos.
Dentro de algunos de esos aspectos están los siguientes:

Conocer si la persona verdaderamente está atada por demonios, o si son actitudes,


o actos de la carne.

Quiero traer una nota especial. Hay personas que no están familiarizadas con la
experiencia de reprensión de demonios, y ante su ignorancia, pueden cometer dos
errores que son frecuentes:

(1) Negar completamente que la persona está atada y decir que lo que tiene son
manías, charlatanería, changuería, o falta de seriedad espiritual. El pensar así es
un error, porque los demonios continúan atando más y más a la persona. Cuando
los demonios ven que pueden seguir escondidos, y que no los van a descubrir para
echarlos fuera de la persona, llaman a más demonios para que los acompañen, y es
por eso que la persona se endemonia más. Por ejemplo, en casos de demonios de
depresión, éstos van a tomar más control de la persona, y su condición será peor,
ya que van a llamar a demonios mucho peores (suicidio, asesinato, violencia,
locura, etc.), que llevarán a la persona a condiciones más graves. Cuando los
demonios son ignorados por pastores, predicadores, líderes, etc., y son vistos como
simples enfermedades o manías de la persona, los demonios se ríen, porque han
logrado ocultarse, y saben que podrán vivir "tranquilamente" en la persona, sin
ser echados fuera en el nombre de Jesús, a menos que algún hermano espiritual
discierna esos demonios, o Dios se lo revele a uno de los miembros consagrados de
la iglesia, para que se le ministre a la persona. Incluso, no dudamos que pueda
suceder, que al Dios ver que estos pastores, o líderes ignoran estos demonios, Él les
ordene a estos otros líderes o hermanos consagrados que le ministren a la persona.
Puede haber pastores que no conocen nada sobre echar fuera demonios, y no
quieran permitir que se haga la ministración, diciendo que "eso ya no se hace, que
los demonios no existen, que la persona debe ir a un psiquiatra, que eso es de
espiritistas, y no de Dios", o amenazando a las personas con una disciplina o
destitución de los puestos, etc. En estos casos, el diablo se burla más, porque no se
pudo hacer nada, y los demonios continuarán tomando más control de la persona.
Esta situación es lamentable, y creemos que las personas a las que Dios (hay que
estar seguros que fue Dios y no la carne) mandó a ministrarle a la persona atada,
deben obedecer a Dios por encima de los hombres, pero deben irse a otro lugar, o
pedirle la ayuda a otro pastor espiritual que conozca sobre la práctica de echar
fuera demonios, para no crear una contienda en el templo, o con el pastor que no
quiso la ministración.

(2) Un segundo error ocurre, cuando el que ministra cree que todo el mundo que
pasa al altar para oración está atado por demonios. Esto es terrible, pues puede
pasarse un día entero reprendiéndole los "demonios" a una persona y no lograr
nada (si no hay ningún demonio, no va a "salir" nada). Al final, el que ministra, y
la persona que pasó para la oración, terminan cansados, confundidos, y frustrados.
No todo el mundo está atado por demonios. Hay personas que tienen situaciones
que se resuelven orando más, ayunando, sujetando los deseos de la carne,
recibiendo consejería pastoral o cambiando la actitud hacia los demás.

Es por eso necesario estar seguros de que la persona está realmente atada por
demonios.
Conocer la autoridad que el Señor le ha dado a la iglesia para echar fuera
demonios. MARCOS 16:17.

Saber usar las armas de guerra espiritual contra el diablo (oración, ayuno, la
Palabra, el nombre de Jesús, y el poder de la sangre de Cristo).

Observar que la persona esté preparada, cooperadora para la ministración,


consciente de lo que significa la ministración, y deseosa de ser libre. Si no está
positiva y cooperadora, no van a salir los demonios, y se pierde el tiempo.

Entender lo importante que es la comunión, y la espiritualidad de los presentes


cuando se va a ministrar liberación. Si no hay comunión, no se puede ministrar.

No tener prisa, y darle el tiempo que la ministración requiere, ya que en ocasiones


pueden ser LARGAS HORAS. Posteriormente a la ministración, aconsejar a la
persona a mantener su liberación.

El que va a ministrar debe tener experiencia en la reprensión de demonios,


conociendo cómo el diablo se comporta en esos casos, para evitar que el diablo se
luzca ridiculizándolo. Siempre debe estar presente una persona que conozca el
procedimiento de liberación, como medida de cautela, de forma que el proceso no
se salga de control.

1- ¿CÓMO SABER SI UNA PERSONA ESTÁ ATADA?

Hay algunas personas que se ve claramente que están atadas, pues al observar su
rostro, o ver su conducta, uno ve las ataduras. Por otro lado, hay otras personas,
en las cuales es más difícil conocer si están atadas, pero al final el Espíritu Santo
revela lo que hay, o los demonios se manifiestan en un momento dado.

a. ALGUNAS CONDUCTAS RELACIONADAS A ATADURAS DE DEMONIOS

1) VOZ ANORMAL - Esto no ocurre todo el tiempo, pero muchas veces se


manifiestan los demonios dándole a la persona una voz fea, y horrible. Mujeres
han salido hablando como hombres, y hasta con voz monstruosa.

2) EXPRESIÓN FACIAL DISTORSIONADA - La persona puede hacer muecas, o


poner la cara en forma fea, o que asuste. En lugar de parecerse a la persona,
parece un demonio por causa de la expresión que tiene en su rostro. Un hermano
que es evangelista y Director de Misiones de su organización cristiana, me contó un
testimonio de una persona que ya estaba casi muriendo en su hogar. A este
hermano lo invitaron a ver al enfermo (no recuerdo si fue para que le orara o para
predicarle). Lo que sí recuerdo fue, que él nos contó que los demonios estaban por
llevarse a ese hombre (pues estaba en pecado), y que en un momento final, el
hombre recobró fuerzas en su cama, y de momento su rostro se transfiguró y tomó
cara de un caballo. Luego de algunos 3

segundos, el hombre murió. Ese evento impresionó grandemente a los que estaban
presentes. Los demonios se lo llevaron para el infierno.

3) VIOLENCIA - Las personas que están endemoniadas, tienen una fuerza


tremenda. Esto se nota especialmente, cuando se resisten a que le oren, o hacen
movimientos violentos o rápidos cuando se le está ministrando. En estas ocasiones,
es necesaria la ayuda de varias personas para que aguanten a la persona. He
observado que hay algunos demonios que desean destruir el cuerpo de la persona
endemoniada. En estos casos, tienden a golpear partes del cuerpo de la persona, a
través del mismo movimiento que hacen. En algunas ocasiones, he visto demonios
que tratan de romperle la cabeza a la persona, dándole a la cabeza contra el piso.
En estos momentos ha sido necesario agarrarle la cabeza a la persona, para que no
se afecte.

En otros casos de violencia, hay personas que bajo la influencia de los demonios,
reparten golpes, o le pueden romper la ropa al que ministra. Otros ejemplos de
violencia que se observan son el tratar de soltarse de aquellos que lo están
aguantando, o el tratar de escapar corriendo para que no le ministren. Es por eso
necesario, que haya más de una persona cuando se le está ministrando liberación a
una persona que está endemoniada.

4) INSTINTO SUICIDA/MASOQUISMO - En cuanto a los demonios suicidas, esto


se refiere a demonios que buscan matar a la persona. Puede haber personas que
quieran tirarse por un barranco, o desde un lugar alto, otros corren el carro a una
velocidad exagerada para chocar, etc.

Los demonios masoquistas, se manifiestan tratando de maltratar, o golpear el


cuerpo del endemoniado. En estos casos, debe haber varios hermanos que puedan
agarrar con firmeza a la persona atada, de forma que no se golpee. Estos demonios
pueden incluso golpear a los que agarran a la persona atada, usando los mismos
movimientos violentos, y de destrucción, de la persona a la que se le está
ministrando.

5) FUERZA SOBRENATURAL - Las personas atadas por demonios tienen una


fuerza tremenda, que aun pueden levantar cosas pesadas, y mover a personas más
pesadas que la misma persona atada.

6) CONOCIMIENTO SOBRENATURAL - Algo que es común en los demonios, es


el conocimiento sobrenatural de mucha información. Los demonios conocen todos
los hábitos, defectos, personalidad, y forma de ser de la gente. Cuando un demonio
habla a través de una persona, puede revelar información que aún la misma
persona atada desconoce. La persona habla por su boca la información, pero no es
la persona, sino el demonio hablando por ella, y revelando datos ocultos. Ejemplo
de esto lo vemos, cuando el demonio se identifica por su nombre (el cual la persona
no sabe), y menciona cómo entró en la persona, cuándo entró, qué planes tiene con
la persona, etc. Debemos recordar que en una gran cantidad de ocasiones, la
persona está inconsciente y desconoce lo que está ocurriendo, debido a que el
demonio tiene el control total de la persona. Una vez terminado el proceso de
liberación, la persona se sorprende de todo lo que hizo mientras el demonio tenía el
control de ella, y manifiesta que no supo si habló, se arrastró, gritó, etc.

Tuvimos un caso, donde una persona comenzó a visitar la iglesia, y a tratar de


servirle al Señor. Esta persona tenía un problema muy grande, pues tenía
demonios fuertes que tomaban control de ella a tal grado, que se "iba del mundo"
(ósea quedaba inconsciente, pero caminando, guiando, etc.), y no sabía ni lo que
hacía. Esto siempre comenzaba con un terrible sueño que le daba. Ella creía que
estaba durmiendo, pero en realidad ella estaba despierta y haciendo cosas,
comprando, etc. Un día se manifestaron los demonios en ella, y dijeron que ella
había sido entregada al diablo desde pequeña, ya que su mamá la había entregado
a los demonios a través de una ceremonia que incluyó sangre de menstruación de
la mamá. Ella no sabía nada de eso, hasta que se le dijo toda la información que los
demonios revelaron. Ella no lo dudó, pues sabía que su madre era espiritista, y
desde niña ella había conocido esas prácticas de espiritismo al ver a su madre en
esas cosas. Todos entendimos porqué ella tenía experiencias tan "raras", y ella
también lo entendió. Sólo recibió una liberación parcial, pues necesitaba orar y
ayunar para ser totalmente libre, pero no lo hizo como debía, pues ella siempre ha
tenido problemas para afirmarse en el Evangelio. Luego, comenzó a dar muchos
problemas en la iglesia, y se fue de la iglesia.

7) EXCESIVA RELIGIOSIDAD FANÁTICA - Aunque parezca raro, hay


demonios religiosos. Estos demonios mueven a las personas a un nivel de
religiosidad exagerada, que los llevan a prácticas no bíblicas. Ejemplo de esto lo
tenemos, en aquellos musulmanes fanáticos que se envuelven en guerras, atentados
suicidas (donde ellos mismos se suicidan junto a las personas que quieren matar,
creyendo que al hacer eso ya tienen el "cielo" gano), y otros ataques como el tan
conocido ataque de Osama Bin Laden a las torres gemelas de New York, etc.
Cuando se le pregunta a estas personas el porqué hacen eso, ellos están totalmente
convencidos que están haciendo la voluntad de Dios, pues el diablo los tiene
engañados.

Otros demonios religiosos llevan a las personas a doctrinas de error, a doctrinas


que prohíben casarse, doctrinas que prohíben comer carne, o comidas derivadas
de animales como huevo, leche, etc. La Biblia sí prohíbe comer sangre (morcillas,
carnes con su sangre, carnes del DELI como "roast beef rare" [casi crudo], o
demás piezas de carne sin que se le haya sacado la sangre, o cocinado bien.
HECHOS 21:25, HECHOS 15:2O. También la Biblia prohíbe el tomar bebidas
embriagantes (ron, cerveza, vino, sidra, champagne, aguas con licor, refrescos con
licor, piña colada con licor, vino de cocinar, mabí, y TODO lo que sea licor, y sea
fermentado o embriagante), ya que no son aceptables para el creyente
(PROVERBIOS 2O:1, PROVERBIOS 23:31-33, 1 CORINTIOS 5:11, 1
CORINTIOS 6:9-1O,), pero las demás comidas son aceptadas.

8) MUDEZ U OTRA ENFERMEDAD - Hay muchos casos de mudez que son


demonios, y no enfermedades. Una vez que los demonios salen, la persona habla de
lo más bien.

Tuvimos también una experiencia en la iglesia en donde una niña de la iglesia


agarró un demonio bien fuerte (lo cogió de un familiar inconverso que vino a
visitar, y el cual estaba bien cargado de demonios). Al principio todo el mundo
creía que era un virus del estómago (por los síntomas), y se les pegó a algunas
personas de la iglesia que eran miembros de su familia (pues había 3 familias
adicionales a la de ella, que eran familiares de ella, y eran de la iglesia también).
Luego, nos dimos cuenta de que no era un virus, pues oramos por algunos de ellos,
y se le quitaban los síntomas inmediatamente. En adición a esto, no le dio a todo el
mundo, sino a algunos. A dos hermanos que estaban orándole a algunos de los que
estaban con aquella plaga, se les trataron de pegar esos demonios al instante (eso
no es normal con un "virus" el cual viene al pasar los días).

A una hermana que estaba ministrándole a una de las niñas afectadas, estos
demonios la atacaron fuertemente, pero pudo ser libre de ellos al mantenerse en
oración y reprensión. Cuando las personas reprendían al diablo, se les quitaba. Si
los afectados volvían a estar en contacto con la persona que originalmente trajo
aquellos demonios (ósea el familiar inconverso y bien atado de demonios), volvían
a recibir el ataque. Aquella plaga no se fue de los alrededores de los hermanos de
la iglesia, hasta que el que trajo la plaga de demonios (el familiar que no era
cristiano), no se fue del área. Lo extraño es, que este familiar inconverso no tenía
NINGÚN SÍNTOMA NI MALESTAR, NI ESTABA ENFERMO.

Como podemos ver, hay algunas condiciones de salud, que parecen enfermedades
comunes, pero en realidad son demonios, y hay que saberlas distinguir, para que
no nos engañen. En LUCAS 4:38-39, vemos que Jesús reprendió la fiebre de la
suegra de Pedro. Si la reprendió, entendemos que estaba echando fuera
un DEMONIO de enfermedad.

9) LENGUAJE OBSCENO - Las malas palabras, y demás formas de hablar que


envuelven expresiones vulgares cargadas de doble sentido (ósea haciendo énfasis
en la sexualidad), o incluso expresiones abiertamente inmorales que no disfrazan el
asunto, sino que son habladas sin vergüenza, son notables en personas
endemoniadas. Esto ocurre así, debido a que los demonios no tienen ninguna
moral, ni respeto, y por eso les gusta hablar inmundicias. Una persona seria,
decente, y espiritual jamás se envolverá en este tipo de conversaciones. Hay
personas que están tan endemoniadas, que la mayoría de su conversación es de
tipo obsceno, ya que están bien atados a demonios de esta categoría.

1O) CONTORCIONES, RESPIRACIÓN FORZOSA, AGITACIÓN-Esto es muy


común en las personas endemoniadas. Cuando los demonios se manifiestan, la
persona puede sacudirse, dar patadas, puños, moverse como una culebra, darse
contra el piso, etc. La persona también puede tener respiración forzosa o agitada.
Esto se observa rápidamente, debido a que no se ve como una respiración normal,
sino que a veces podría hasta parecer la de un toro, o algún otro animal de este
tipo.

11) MIEDO ATERRADOR - Cuando hay demonios en un lugar, la persona siente


miedo. A pesar de eso, luego que las malicias se van, o se sale del lugar, la persona
queda normal y sin temor. Por el contrario, muchas veces cuando una persona está
endemoniada, siente un terror, y temor tal, que no se le quita hasta que se le
ministre.

Tuve la oportunidad de ministrarle a una joven, que luego de tomarse una bebida
que su tía bruja le ofreció, comenzó a tener unos temores terribles que no la
dejaban en paz. Esto fue a tal grado, que tuvo que pedir oración, y salieron de ella
más de 13 demonios que acompañaban la bebida (la cual había sido "ungida" en
nombre de esos 13 demonios diferentes).

12) MÚLTIPLE PERSONALIDAD - Aún cuando esto es un desorden mental que


padecen algunas personas (y del que pueden recibir sanidad, y liberación de parte
de Dios), es cierto que cuando los demonios tienen atada a una persona tomando
control de ella, la hacen comportarse de una forma, y luego puede cambiar y
comportarse de otra forma, trayendo confusión a amigos y familiares, los cuales a
la larga, no saben cómo tratar a la persona, y muchas veces ocurren divorcios,
rompimientos de amistad, etc., por causa de los cambios bruscos y exagerados que
da 6 la persona en su forma de ser. La persona a veces es tímida, otras veces es
atrevida, otras cariñosas, otras controversiales, agresivas, etc. A veces se cree que
la persona está contenta, y no lo está. Pasa de un estado de euforia (un nivel alto de
alegría y energía) a depresión (un nivel bajo de alegría, y alto de enojo, tristeza,
pesar, y desánimo). Estos cambios pueden ocurrir hasta en segundos (en casos de
personas con demonios de personalidad múltiple, o muy atadas).

Personalmente conocí a una jovencita a la cual tuve que ministrarle en diversas


ocasiones. Ella tenía 2 personalidades en adición a su propia personalidad. Una de
las personalidades imitaba a una modelo muy conocida en aquellos días. La otra
personalidad, era una roquera (fanática de la música rock) muy rebelde y violenta.
Ella en su personalidad real, era una joven muy sensible y llevadera.

Cuando caía en la personalidad de modelo, iba a un hotel muy conocido, y la


tenían en los casinos animando a la gente para que jugara. También el demonio la
sacaba de su casa en algunas noches, y la llevaba en ropa de dormir provocativa
("baby doll"), para la plaza del pueblo.

En los momentos en que caía en la personalidad roquera, era violenta, y se iba a


ciertos lugares específicos del pueblo.

Ella tuvo que venir a Cristo de verdad, para poder ser libre de aquellas
manifestaciones de demonios.

13) ESPÍRITU DE MUERTE - Cuando este demonio se manifiesta, la persona


actúa como si estuviera muerta, con ojos vidriosos, mirada perdida (ósea que no da
señal de que está consciente), o con los ojos cerrados. La persona puede estar
inmóvil, y no responde cuando se le llama. Estos demonios son bien fuertes para
reprender, y tardan en salir en ocasiones. Observen que no estamos diciendo que la
persona se murió realmente, sino que un "espíritu de muerte" la está atando. Este
demonio se manifestó un par de veces en nuestra iglesia, y fue una batalla muy
fuerte para sacarlo.

14) PARÁLISIS PARCIAL O TOTAL - En estos casos, la persona está consciente,


pero no puede mover ciertas áreas de su cuerpo, o puede tener una parálisis total,
y por lo tanto no puede mover ninguna parte de su cuerpo. No nos referimos a
parálisis por accidentes, fracturas de espalda u otros, sino a demonios que
paralizan a la persona de momento (sin previo aviso, o síntoma, y en segundos).
Este caso es más fácil que el anterior (ósea el #13), ya que por lo menos la persona
puede cooperar reprendiendo, y alabando al Señor. Este demonio también se
manifestó un par de veces en nuestra iglesia.

15) MUECAS FACIALES Y RISAS - En muchas ocasiones cuando las personas


están atadas por demonios, pueden hacer muecas con la cara, o reírse de forma
diabólica. No es la persona quien hace la mueca, sino el demonio que se está
manifestando a través de la persona.

b. EMOCIONES QUE EXPERIMENTAN LAS PERSONAS ATADAS POR


DEMONIOS

1) CONFUSIÓN - Las personas atadas por demonios, sienten una gran


desorientación, pues saben que algo está raro o diferente en ellos, pero no pueden
captar claramente lo que es. Algunas personas hasta pueden caer en depresión, o
en pensamientos suicidas, si no logran recibir liberación a tiempo.

Esta confusión puede llevarlos a tomar decisiones rápidas en su familia, o hasta


divorcios, etc., al no saber qué les pasa, y no saber porqué está teniendo problemas
con familiares y amigos.

2) DEPRESIÓN - Hay muchas personas que ya están endemoniadas (alcoholismo,


prostitución, etc.), pero en adición a estos demonios, vienen demonios de depresión
y los atacan, a causa de las mismas ataduras que estas personas tienen. Estos
demonios depresivos empeoran las condiciones originales de la persona
(alcoholismo, drogadicción, etc.). Personas que están atadas con demonios de
lesbianismo, pornografía, alcoholismo, homosexualismo, bisexualismo,
prostitución, drogadicción, etc., son muy propensos a ser atacados por demonios de
depresión, pues estas personas tienen episodios de culpabilidad, donde aborrecen
la condición en que se encuentran. Estos sentimientos los aprovechan los demonios
para atacarlos con la depresión. Las personas que se encuentran en estas
condiciones, necesitan liberación antes de que caigan en etapas depresivas
profundas, en las cuales puedan llegar aún al suicidio, destruyendo su vida, y
perdiendo toda oportunidad de salvación.

La depresión es un estado emocional que siempre tiene causas espirituales. Muchas


personas señalan algunas razones que pudieran verse como posibles causas de la
depresión (según los doctores) como: desbalance hormonal en el cuerpo o traumas
lamentables (accidentes, muertes, enfermedades, etc.). Al diablo le interesa que la
gente crea que la causa es física, o emocional, y no espiritual, ya que así, jamás lo
pueden sacar fuera, debido a que la persona va a seguir dependiendo pastillas,
terapias, etc., creyendo que es una enfermedad, y no lo que realmente son:
demonios. La realidad es que la propia persona es la que decide permitir que ese
sentir entre en su vida, y que esos demonios se apoderen de su mente, y su corazón.
El simple hecho de que la persona quiera autodestruirse en suicidio, que no quiera
comer, que se abandone en su baño y apariencia, etc., es indicativo de que hay
demonios detrás del asunto. Nadie con su mente clara va a querer realizar esas
acciones.

3) ANGUSTIA - La mayoría de las personas que están atadas por demonios,


sienten una angustia terrible. Esta angustia es experimentada, por lo general, sólo
por personas oprimidas, obsesionadas, y por casos de posesión parcial. Quiero
aclarar que esto es así, en aquellos que no se han rendido a una posesión total, ya
que en estos casos de posesión completa, la persona está ajena de lo que hace (como
por ejemplo en casos de locura crónica), o se ha acostumbrado a esos demonios
(por ejemplo: homosexualismo, prostitución, drogadicción, etc.).

Cuando hablo de angustia, me refiero a una ansiedad mezclada con miedo, y un


sentimiento de que nunca se recibirá alivio del malestar emocional, físico, o
espiritual que se está sufriendo. Muchas personas que sienten esta angustia saben
lo que deben hacer, y piden la oración en cultos, campañas, etc. Muchos son libres,
pero otros buscan la oración en lugares equivocados en donde no hay poder y
autoridad suficiente para que puedan recibir liberación. En estos casos, la angustia
continúa hasta que reciba liberación, sea ayunando y orando intensamente, o
encontrando una iglesia de unción. Hay ocasiones en que es necesario una
combinación de 8 esfuerzo de ayuno y oración de la persona, en unión a la oración
de liberación, para que la persona sea libre.

Hay otros casos en donde la persona desconoce que lo que tiene es espiritual, y
termina en psicólogos, psiquiatras, tomando pastillas, y aún otros recurren a la
droga, el alcoholismo, las fiestas, etc., para tratar de "olvidarse" del problema y la
angustia.

La única solución es Cristo, ya que sólo Él liberta a los oprimidos por el diablo.

4) INSTINTOS SUICIDAS - La confusión, la depresión, y la angustia, lleva a


muchos a considerar el suicidio como una alternativa para salir del sufrimiento.
Esto es una equivocación que le costará la salvación a la persona. Si la persona
desconoce que lo que tiene son demonios, puede llegar al suicidio, pero esto sólo
empeorará su problema, pues tras que pierde la oportunidad de salvación, en el
infierno será más atormentada.

5) DESESPERACIÓN - Esto implica una intranquilidad todo el tiempo, a nivel tal,


que la persona no tiene paz, y está en nerviosidad buscando algo que quite su
mente del problema. Sólo Cristo puede quitar la desesperación, y liberar la
persona para que tenga paz. Cuando los demonios están atando a una persona,
habrá intranquilidad mientras la persona lucha por no ceder a los demonios. Una
vez que la persona cede, y se deja posesionar, ya se acostumbra a ellos.
6) TEMOR - Este temor surge al ver el ataque del diablo en su cuerpo, emociones,
mente, o espíritu. La persona sabe que hay algo que le está molestando. Si sabe que
son demonios, puede tener temor. Si no sabe lo que es, también se llena de temor al
experimentar los síntomas.

c. ALGUNOS PUNTOS GENERALES

1) Cuando un demonio posee un cuerpo humano, el demonio emplea la voz de la


persona, su vocabulario, y los rasgos de su personalidad (incluso frases comunes, y
hasta la entonación con la que habla). Es por eso, que a veces la persona que ve y
oye, no cree que sea un demonio, sino que piensa que es la misma persona la que
reacciona así porque quiere. Incluso, mucha gente que desconoce que son
demonios, se sienten raros de cómo están actuando (sabiendo que ellos no son así),
pero piensan que ellos son los que están pensando, hablando, o actuando, y se
justifican diciendo: "Yo no sé lo que me pasó, pero pensé, o hice esto y aquello,
aunque yo no quería decirlo, pensarlo, o hacerlo."

Muchas personas que están en las cárceles, no entienden cómo hicieron cosas
malas, cuando realmente ese no era su deseo. Cuando estas personas reciben
liberación, no sienten deseos de hacer lo que hacían, pues se dan cuenta de que una
fuerza maligna fue la que los impulsó a hacerlo.

2. Los demonios pueden llevar a una persona al insomnio (no poder dormir), a
dejar de comer etc. Esta es un arma que usa el diablo para debilitar la mente y la
fuerza física de la persona. El propósito, es tomar la mente y el cuerpo de la
persona, para atarlo más y más. Cuando una 9 persona se da cuenta de esto, debe
buscar comer y dormir como sea, pues no le puede dar cabida al diablo.

Recuerdo un caso de un hombre que se había quedado en un viaje de drogas, y no


podía salir de esa experiencia. Después que Dios hizo la obra de liberación (y que
lo levantó de su cama en donde estaba postrado por tener sus piernas
completamente accidentadas), este hermano estaba viniendo poco a poco a la
iglesia, y le gustaba, de forma tal, que hasta estaba deseoso de bautizarse. A veces
su hermano se quedaba en su casa, y no venía a la iglesia, y por tanto, no lo traía
tampoco a él. Así sucedió, que este hermano se fue descuidando en la vida
espiritual. Luego de un corto tiempo, el diablo vino a atacarlo. Lo primero que me
dijo era que no podía dormir. Nosotros le oramos. En el próximo culto ya llevaba
tres días sin dormir, y le volvimos a orar. Luego estuvo unos días sin venir (su
hermano no lo traía). En un par de días, nos enteramos de que el hermano estaba
otra vez en el viaje de drogas y completamente demente (loco), a un nivel tal, que
andaba en la calle con un montón de paños, collares, correas, sin camisa, haciendo
el ridículo con la apariencia que tenía, y totalmente despistado. A pesar de eso,
siempre que veía a mi esposo, lo saludaba, y mi esposo lo invitaba para la iglesia,
pero nunca vino. Como vemos, esto fue una combinación de ausentarse, dejar al
diablo dominar su mente, y no dormir. No sabemos qué pasó luego con él, ya que
salimos para Estados Unidos.

3) Hay personas que tienen demonios religiosos, y tienen tal apariencia de piedad,
que hasta profetizan, hablan lenguas, predican, ministran, y aparentan ser de Dios,
pero son del diablo. Observen HECHOS 16:16-17, donde Pablo tuvo que
reprender el espíritu de adivinación en la muchacha, la cual estaba diciendo una
verdad (pues decía que Pablo era un siervo de Dios), pero era un espíritu religioso
de adivinación, y no era Dios. Recordemos que para saber si algún predicador es
de Dios o no, debemos ver sus frutos, el mensaje que predica, y su testimonio. Estos
tres puntos nos ayudan a conocer quién es quién.

4) Todos los demonios no son iguales, ni actúan de la misma forma. La forma en


que actúa un demonio depende de su categoría. Un demonio de destrucción, va a
llevar a la persona a destruirse a sí misma; sea físicamente, emocionalmente, o de
otras formas. Un demonio de temor, llena a la persona de tanto miedo, que la
incapacita en el área del temor (por ejemplo, si tiene miedo a los aviones, va a estar
incapacitada para viajar en avión, etc.). Un demonio de ira, lleva a la persona a
unos corajes terribles. Un demonio de charlatanería, lleva a la persona a estar con
una actitud de broma y charlatanería continua, etc.

5) Los demonios atan a una persona en diferentes grados (opresión, obsesión, y


posesión). Dentro de cada categoría, hay diversos grados. Hay gente oprimida que
tiene una opresión leve, mientras que otros tienen una opresión mayor. La
obsesión tiene un grado mayor que la opresión, pero menor que la posesión, y
ataca mayormente la mente. La posesión es la atadura más grande. Cuando una
persona está poseída por demonios, éstos consideran a esa persona como su casa, y
entran y salen de acuerdo a su voluntad. Es por eso que requiere consagración,
fuerza espiritual, y autoridad espiritual para echarlos fuera, pues ya se han
acostumbrado a estar en ese cuerpo. Los demonios no van a querer irse tan
fácilmente, y si salen, tratarán de regresar, y hacer fuerza por conquistar el
terreno perdido. Por esa razón, lo más importante para una persona cuando recibe
liberación, es no descuidarse espiritualmente, sino orar y ayunar, para que cuando
el diablo venga a dar la vuelta para querer entrar, la persona esté fuerte
espiritualmente, y el 10 demonio se dé cuenta de que realmente ha perdido su
"casa". Esto requerirá de varias rondas en las que el diablo buscará regresar, pero
si la persona se mantiene consagrada, podrá vencer.

Una persona que no haya recibido liberación, tiene la puerta abierta en todo
tiempo para que el demonio entre, y por eso, el demonio entra y sale a su voluntad,
ya que la persona no tiene control sobre la situación.

Si una persona recibe liberación, pero no mantiene una vida espiritual suficiente
como para enfrentar y vencer el ataque, volverá el demonio a tomar el control, y
necesitará la persona que se le ministre liberación nuevamente. Conozco de casos
en que las personas siguen en el ciclo de ser libres y atadas, libres y atadas, hasta
que Dios se cansa del descuido espiritual y desobediencia de la persona, y la
entrega al diablo; sea para salvarse por fuego (ósea pasando pruebas, y
sufrimientos terribles que llevan a la persona a humillarse, y al final del proceso la
persona se salva, pero muriendo en circunstancias difíciles), o en casos peores, la
persona es entregada al diablo para perdición.

Por eso no se debe jugar con Dios, y con la liberación. El deber de la persona es
mantener la liberación una vez que el Señor la liberta.

6. Mientras mayor sea el tiempo que un demonio haya atado o poseído un cuerpo
humano, mayor será su poder sobre la persona poseída, y más difícil será echarlo
fuera, pero NO IMPOSIBLE, porque Dios tiene todo el poder. Esto ocurre así
debido a que el demonio se acostumbra a estar ahí, hace casa en la persona, y no va
a estar de acuerdo en salir fácilmente sin pelear hasta el último momento.
Igualmente, la persona también se acostumbra a tener a ese demonio en su cuerpo,
mente, o espíritu, y continúa la conducta que el demonio le obliga a realizar. Si la
persona se descuida, le deja la puerta abierta al diablo otra vez para que se vuelva
a meter en la persona. Esto se puede convertir en un ciclo. El demonio es sacado, la
persona sigue en la misma conducta de pecado, el demonio vuelve y entra, y no
quiere salir, entonces se batalla, y se saca en el nombre de Jesús, luego la persona
se vuelve a atar, etc. Ejemplo: un alcohólico por 3O años.
Si el demonio lleva poco tiempo en la persona, es más fácil sacarlo, debido a que no
se ha establecido firme, y por tanto, no ha echado raíces en la persona, ni la
persona se ha acostumbrado a tenerlo en su vida. Por esta razón, es más fácil
echarlo fuera, ya que la misma persona, al no estar acostumbrada a tenerlo, se
siente incómoda o nerviosa con ese demonio encima, y trata de salir de él a través
de liberación. La presencia del demonio es desenmascarada y no puede ocultarse,
por lo tanto, se ve obligado a abandonar el cuerpo de la persona.

7. MATEO 12:43-45 dice: "Cuando el espíritu inmundo sale del hombre, anda por
lugares secos, buscando reposo, y no lo haya. Entonces dice: Volveré a mi casa de
donde salí; y cuando llega, la halla desocupada, barrida, y adornada. Entonces va y
toma consigo otros siete espíritus peores que él, y entrados, moran allí; y el postrer
estado de aquel hombre viene a ser peor que el primero. Así también acontecerá a
esta mala generación."

Cuando los demonios son echados fuera, procuran volver a entrar a la persona de
donde salieron, debido a que andan por lugares secos que le impiden manifestarse
abiertamente. Sabemos que los demonios son espíritus sin cuerpo, y por lo tanto
necesitan un cuerpo para manifestarse. Su 11

preferencia son cuerpos humanos, y luego cuerpos de animales. Su última


alternativa son objetos. Dado que ellos buscan un cuerpo, una vez que han vivido
en el cuerpo de una persona, no abandonan su lugar tan fácilmente, sino que
luchan por quedarse en el lugar. Si son echados fuera, dan la vuelta para entrar, y
si encuentran el lugar vacío (por no estar la persona llena del Señor y del Espíritu
Santo), entran nuevamente a la persona. En esta ocasión, no entran solos, sino que
buscan siete demonios peores que ellos, para que así sea más difícil el que los
saquen en la próxima ocasión. Esto lo hacen los demonios para asegurarse su
estadía en la persona. No es que la persona no pueda ser libre, sino, que tendrá que
esforzarse más, y la lucha será más fuerte para mantener su nueva liberación.
Parte de la razón por la que se le hace más difícil a la persona, es porque pierde
temor a la caída, se acostumbra a esa conducta, y eso hace que no se sienta
temeroso de ceder al pecado. Mientras más veces cae, menos temor desarrolla a
fallar, y por lo tanto, es más difícil poner un freno al descuido. Conozco un hombre
que se ha apartado del evangelio por lo menos 16 veces. Cuando llega a la iglesia,
llora y se emociona, pero el mismo hecho de haberse apartado tantas veces, le
impide perseverar, pues rápido viene la duda de que pueda mantenerse firme, y
por tantos demonios que ha cogido al apartarse tantas veces, es bien difícil que
tenga la fuerza espiritual necesaria para enfrentar la tentación que le presente el
diablo. Por el mismo hecho de estar apartado tantas veces, el diablo no lo soltará
tan fácilmente, y necesita realmente un gran impacto espiritual para poder
permanecer. Es por eso, que las personas que reciben liberación deben llenarse del
Señor, y mantener su liberación.

Por otro lado, escuché el testimonio de un hermano que se apartó 1O veces, y


cuando volvió a reconciliarse la última vez, lo hizo para siempre y está en victoria.
Estos son casos especiales. Muchas veces Dios cierra la puerta, cuando ve que ya la
persona está jugando con el Evangelio.

2. PASOS PARA COMENZAR LA REPRENSIÓN

a. REQUISITOS QUE DEBE CUMPLIR LA PERSONA ATADA

Cuando a una persona se le va a ministrar liberación, es importante que esté en


una actitud de cooperación. Habrá casos en que la persona está totalmente
inconsciente, y son los demonios los que se están manifestando completamente. En
estos casos, se debe reprender con toda autoridad, ya que los demonios se han
manifestado, y lo que queda es echarlos fuera. Al final, la persona recibe la
liberación, y se "entera de lo que pasó" cuando los demás le cuentan lo ocurrido.

Por otro lado, cuando no hay demonios manifestados, pero se sabe que la persona
está atada, o la persona pide la oración por liberación, es importante que la
persona a ser ministrada cumpla con unos requisitos básicos.

Dentro de estos requisitos tenemos los siguientes:

1) HUMILDAD - La persona debe ser humilde, y reconocer su necesidad de recibir


liberación. Si la persona tiene orgullo, altivez, o espíritu de justificación, no podrá
recibir liberación, pues se debe tener una actitud de humillación ante Dios,
reconociendo que sólo Él puede libertar a los cautivos por el diablo.

2) HONESTIDAD - La persona debe reconocer su condición y su pecado, delante


de Dios. Una persona que quiere aparentar que está bien, y no acepta, ni reconoce
su estado de pecado, no podrá recibir liberación, pues la misma persona no se
humilla delante de Dios, ni se arrepiente, lo que le cierra la puerta a Dios para
poder trabajar en su vida.

3) RENUNCIA - La persona debe estar totalmente arrepentida de su pecado, y


deseosa de renunciar a toda atadura. Todo objeto relacionado con el pecado debe
ser botado. Igualmente, se debe ver en la persona una señal de tristeza por haberle
fallado al Señor. En el caso de inconversos (personas que no se han convertido),
debe observarse un deseo de querer cambiar su vida. Si no hay una renuncia
verdadera, no van a salir los demonios, y si algunos de ellos salieran, regresarán
pronto, y la persona volverá a estar atada.

4) ENTENDER EL PROPÓSITO DE LA LIBERACIÓN - La persona debe


entender que la liberación no es para descansar o quitarse la carga de demonios de
encima, y luego seguir pecando, sino que la liberación tiene el propósito de ayudar
a la persona a levantarse espiritualmente para servirle al Señor con libertad.

5) PERDONAR - La persona tiene que perdonar y olvidar. Una persona atada que
insista en no perdonar, no puede ser libre, porque la misma falta de perdón, le es
piedra de tropiezo, y si recibe liberación, será parcial, y no total.

6) ORACIÓN - La persona debe orar de corazón, pidiéndole a Dios liberación total


para su vida. Luego de la liberación, debe continuar con una vida de oración y
ayuno que le ayude a mantenerse libre.

7) Un último requisito que vamos a considerar, es que la persona debe darle a


entender al diablo que no desea seguir relaciona con él.

b. PREPARACIÓN Y PROCESO DE REPRENSIÓN

1) El que ministra liberación debe tener suficiente ayuno y oración acumulados, de


forma queSIEMPRE esté preparado para ministrar. El ayuno y la oración rompen
cadenas. MARCOS 9:28-29. Recuerden que nunca se sabe cuándo surgirá un caso
que necesite que se ministre. Estas cosas a veces no avisan, y si no se está
preparado, no se va a poder ministrar con autoridad y unción del Espíritu Santo.
Una joven me contó cómo al ir al baño de su escuela, se encontró con una
experiencia increíble, ya que tuvo que ministrarle liberación a una joven, allí
mismo en el baño. ¡Imagínense qué situación tremenda!
2) Los que ministran deben tener fe en la autoridad que se le ha dado a la iglesia a
través del nombre de Jesús, y del poder de la sangre de Cristo. MARCOS 16:17.

3) Las personas envueltas en la ministración, tanto el que dirige la ministración,


como los que le están ayudando, y el resto de la congregación, deben de estar en
comunión. Esto logra dos propósitos. Por un lado, ayuda a que haya más libertad
en el espíritu para ministrarle a la persona atada, y por otro lado, impide que los
demonios que salen de la persona atada entren en otra de las personas presentes en
el lugar. Aún los niños, deben estar en comunión. No creo en la idea de sacar a los
niños cuando se está ministrando (a menos que sean casos extremos de demonios
de línea sexual cuya manifestación sea aberrante e indecente). Los niños deben
aprender a conocer las manifestaciones de demonios, y conocer el mundo espiritual
para que no se dejen engañar por el diablo. Muchas personas piensan que esas
cosas son muy "fuertes" para los niños. Yo creo que lo que los niños están viendo y
aprendiendo en las escuelas, televisión, internet, etc. está al mismo nivel, o hasta
peor. Nosotros tuvimos niños en nuestra iglesia que aún con tres años veían los
demonios, y los describían. Estos niños (cuyas edades fluctuaban entre 3 a 12 años)
estaban llenos del Espíritu Santo y veían los demonios, los reprendían, ayudaban
en la ministración, etc. Ninguno de ellos estaba "traumatizado" con estas
experiencias. Creo que el diablo se ha encargado de engañar a muchos líderes para
que no permitan a los niños en las ministraciones, de esta forma, el diablo les
enseña por allá en la escuela, y en casa de sus amigos, acerca de la magia de Harry
Potter, brujería, satanismo, etc., pero no aprenden a combatir con los demonios,
para que cuando los ataquen sepan resistirlos. No ignoremos los planes del diablo.
Enseñemos a nuestros hijos toda la doctrina de la Biblia, incluyendo la doctrina de
echar fuera demonios, que también es parte del cristianismo. Enseñémosle la
autoridad que tiene la iglesia para reprender los demonios. Muchos niños y jóvenes
buscarán poderes espirituales a través del diablo. Enseñémosle el poder que hay en
el nombre de Jesús.

4) Personas que sean muy débiles espiritualmente, recién convertidos, o visitas que
no conocen sobre la reprensión de demonios, deben ser despedidos en oración del
lugar (posiblemente despidiendo el culto), si se observa que se están manifestando
demoniosfuertes o en gran cantidad, y que ya se están regando y comenzando a
atar a algunas personas en el culto. Esto es una alternativa de emergencia, pues se
recomienda que la gente vaya aprendiendo a reprender, y a ponerse en comunión.
Es lo mismo que les señalé en el punto # 3, donde les dije que los niños deben
aprender a ver estas experiencias como parte del cristianismo, y no se les debe
sacar del culto cuando hay estas manifestaciones (salvo en casos extremos que ya
señalé en el punto #3).

En estos casos donde los demonios están pasándose de persona en persona, no se


quiere estar toda la noche reprendiéndole los demonios a todo el mundo, y es un
momento indicado para movilizar a aquéllos que puedan ser víctimas de esta
situación, ya que cuando se corren los demonios por diferentes personas en la
iglesia, esto resulta muy agotador para el que ministra. Tuvimos esta experiencia
en nuestra iglesia en algunas ocasiones. Hubo un caso bien impactante que ocurrió
cuando una persona que estaba visitando la iglesia una noche, lanzó graves
maldiciones contra la iglesia en el mismo culto, y luego se fue. Casi le tuvimos que
ministrar al 9O% de la iglesia. Salimos tarde del culto, y cansados de ministrarle a
tanta gente a la vez. En este caso especial, no era posible despedir el culto, pues la
mayoría de la gente presente caía rápidamente con terribles dolores de cabeza,
nauseas, temblores, etc., de forma que no nos daba tiempo, ni oportunidad, para
despedir, y continuar ministrando a los afectados.

Por otro lado, hubo ocasiones en donde preferí esperar hasta que terminara el
culto, para ministrarle a una persona que me había pedido oración de liberación.
Esto lo hice así, de forma que las personas que no estuvieran en la comunión
necesaria para apoyar la ministración (porque se necesitaba mucha comunión y no
la había), salieran del lugar (en estos casos les exhortábamos a salir sin detenerse
mucho en el templo, para que no se perdiera la comunión en el grupo que quedaba
para ministrarle a la persona atada). En otras ocasiones, nos poníamos de acuerdo
con la persona para ministrarle durante el día, o en otro lugar, para así poder
hacerlo en privado, 14 especialmente si ya sabíamos los tipos de demonios que
íbamos a reprender, y entendíamos que no eran asuntos propios para que toda la
iglesia se enterara.

Es por eso necesario pedirle sabiduría a Dios en estos casos, para ver qué es lo
mejor para cada situación.

5) Velar porque la persona no se golpee. Muchas veces hay demonios violentos, y


no tan sólo se necesita estar alerta para no recibir un golpe, sino también velar que
el demonio no golpee a la persona atada. He visto demonios tratando de romperle
la cabeza a la persona (a algunas personas los demonios las levantaban del piso
para tomar una posición casi sentadas, y luego rápida y violentamente eran tirados
para atrás con el propósito de romperle la cabeza con el piso). En estos casos es
necesario agarrarle la cabeza a la persona. Hay demonios que también buscan
golpear otras partes del cuerpo, pero lo más común es la cabeza. Se debe tener a
alguien (que no sea el que ministra), agarrándole la cabeza a la persona. Se
recomienda que no sea el que ministra, para que tenga más libertad para agarrar a
la persona (en casos de demonios violentos), o para hacer otras movidas. Esta
persona que ayuda, también debe estar en comunión y actitud de reprensión. Si no
se logra tener a alguien ayudando, el mismo que ministra debe agarrarle la cabeza
a la persona que se le está ministrando.

6) Si la persona atada ha estado en el ocultismo, o ha vendido su alma al diablo,


debe hacer una oración de renuncia a todo poder recibido, o a todo vínculo con el
diablo. Luego entonces, se debe proceder a reprender, y echar fuera esos
demonios. La razón por la que sugiero este proceso, es porque al no renunciar a
estos poderes, se dificulta la liberación. Recordemos que la
persona voluntariamente hizo pacto con el diablo, y le sirvió, por lo tanto, la misma
persona necesita romper el pacto que hizo con el diablo. En los casos de
espiritismo, aunque no haya un pacto formal con el diablo (ósea con sangre), sí hay
un conocimiento de que se está trabajando con demonios y espíritus del diablo
(aunque ellos digan que son "buenos espíritus"), y por lo tanto, hay que renunciar
a todo poder o don que el diablo le haya dado a la persona.

Este detalle es muy importante entenderlo, porque aún personas que han
renunciado a estos poderes, han visto que esos demonios no quieren irse, y ha
habido que batallar con ellos, imagínense personas que no han renunciado a esos
poderes. A estas personas que no renuncian, se les hará difícil servirle al Señor con
toda libertad hasta que no sean totalmente libres.

7) Luego de la ministración, hay que explicarle a la persona que estaba atada lo


siguiente:

a) Los demonios pueden dar la vuelta para tratar de entrar, pero la persona debe
reprenderlos en el nombre de Jesús, pues la Palabra le da la autoridad para
hacerlo.
b) Explicarle cómo y porqué la gente es atada por los demonios, para que la
persona se cuide de no darle cabida a los demonios para que vuelvan a entrar.

c) Orientar a la persona que fue ministrada, para que entienda la importancia de


botar, romper, y deshacerse de todo objeto que tenga relación con la atadura que
tenía (Por ejemplo: retratos, cigarrillos, imágenes de dioses o santos, etc.). De igual
forma, se le debe orientar en cuanto a no visitar o estar en lugares en donde se
muevan los demonios que antes tenían (Por ejemplo: puntos de droga, bares, cines,
etc.), y no practicar cosas que lleven a la persona a atarse al pasado y al pecado
(Por ejemplo: bailes, fornicación, ropa pegada, etc.). De esta forma la persona
comprende, que tiene que poner de su parte para evitar el volver a atarse.

d) Explicarle que habrá ocasiones en que se recibirá persecución (por estar en el


evangelio), tanto de familiares, amigos, o particulares, pero que eso es parte del
precio que hay que pagar por servir al Señor.

8) Habrá algunos casos especiales en que será necesario presentar una serie de
ayunos, y campañas de oración para que se vayan debilitando las ataduras en la
persona, y se le pueda ministrar en un momento dado. Esto puede ocurrir en casos
en que la atadura sea muy fuerte, y no haya suficiente preparación espiritual para
ministrarle de inmediato. La causa para la falta de preparación espiritual, puede
venir de parte de los que van a ministrar (lo cual se recomienda que el que
ministra siempre esté preparado), o sencillamente la persona atada no está en una
cooperación completa y total para recibir su liberación.

En otras ocasiones, el Señor revela que no es el momento para ministrar, o manda


a ofrecer unos ayunos o campaña de oración para preparar el ambiente para la
ministración. En esos casos, es necesario seguir la dirección de Dios, y no adelantar
el proceso.

9) En casos de personas que no se han convertido formalmente, pero que Dios ya


ha hecho la liberación, se les debe hacer el llamado a conversión y explicarles la
necesidad de aceptar a Cristo para mantener la liberación, porque si no lo hacen,
esas ataduras regresarán, aún peores, y mayores. Hay que explicarles que el Señor
liberta a la gente para que le sirvan, y no para que sigan pecando.

1O) Hay un punto importante que quiero enfatizar. El lugar influye mucho cuando
se está ministrando liberación. Hay lugares que son una bendición, pues hay
muchas iglesias, o es un pueblo o ciudad donde no hay mucho pecado. En estos
lugares será más fácil la ministración. Por otro lado, hay lugares, pueblos o
ciudades que realmente está entregados al diablo sea con brujería, satanismo, o
por pecados de moral, droga, asesinato, etc. Estos lugares presentarán resistencia,
y se hará un poco más fuerte la ministración. En casos en donde los demonios que
estén en la persona que se le va a ministrar, sean los mismos demonios que
dominan el lugar, será aún más fuerte la batalla, aunque sabemos que Cristo es
vencedorSIEMPRE. En este caso, debemos orientar a la persona para que
entienda que el ambiente de ese pueblo o ciudad va a ser fuerte para resistir la
tentación, pero que debe mantenerse en oración y ayuno para evitar que esos
demonios la ataquen nuevamente. Para darles un ejemplo de esto, les diré lo
siguiente. Vamos a suponer que una persona atada con demonios de alcoholismo
vive frente a un bar en un lugar en donde los bares abundan. Sabemos que al ser
libre, esos demonios que dominan el área vendrán a atacar, pues inclusive la
persona puede escuchar la música del bar en su casa. Si la persona se mantiene en
comunión, vence, pero si se descuida, puede caer de nuevo en eso. Esta persona va
a tener mayor tentación y continuamente, a diferencia de una persona que necesita
viajar 2O minutos para llegar a un bar. Es por eso necesario entender cómo el
ambiente puede hacer más fuerte la batalla, o ayudar en la liberación. Si la
persona se mantiene fiel a Dios, poco a poco se va fortaleciendo, hasta que se le va
haciendo más fácil enfrentar la tentación, y vivir una vida consagrada a Dios.

Como le he explicado, el ambiente del lugar puede ayudar, o puede ser piedra de
tropiezo, pero en ningún momento impedirá la ministración, pues el Señor es más
poderoso que toda oposición del diablo.

c. PASOS EN EL TRATO CON LOS DEMONIOS

1) IDENTIFICAR LA MANIFESTACIÓN.

Hay que saber si son demonios o es la carne. Esto se hace evaluando la conducta de
la persona en base a las señales que hay cuando una persona está endemoniada.
Sugiero que lean la sección que discute algunas características que tienen las
personas atadas por demonios. Si la persona misma cae al piso a revolcarse, gritar,
etc., ya no hay que evaluarlo, pues se está viendo claramente que son demonios.

2) IDENTIFICAR A LOS ESPÍRITUS POR SU NOMBRE.


Cristo mismo lo practicó en una ocasión. MARCOS 5:8-9 dice: "Porque le decía:
Sal de este hombre, espíritu inmundo. Y le preguntó: ¿Cómo te llamas? Y
respondió diciendo: Legión me llamo; porque somos muchos."

Aunque esta NO es la única forma para reprender y echar fuera los demonios, es
una forma muy útil, especialmente en el caso de personas que tienen muchos
demonios, ya que al reprender de una forma general como: "Demonio sal fuera en
el nombre de Jesús", algunos demonios más fuertes van a hacer resistencia, o se
esconden, y aparentan que no están. Cuando se identifican los demonios por
nombre, éstos no pueden esconderse, y nos les queda más remedio que salir.

Hemos tenido muchas experiencias de este tipo, y esto mismo me ha ayudado a


aprender más sobre los tipos y categorías de demonios. A la misma vez, la persona
sabe qué demonios han salido, y se cuida más de darle cabida.

Tuvimos un caso en la iglesia, en donde una hermana recibió la carga de demonios


de cuatro personas que estaban en el culto, y de ella se echaron fuera casi 7O
demonios, y todos dieron sus nombres. Aprendí categorías de demonios que no
conocía, como el demonio llamado "ejército". En otras ocasiones que he
ministrado, he oído demonios identificarse como: "perro", "gato", "herpes",
"sapo", "oso", etc. Estos demonios, por supuesto, pasan sus características a la
persona. Otros demonios son más conocidos como: "legión", "pereza",
"comodidad", "sueño", "glotonería", "inmundicia", etc.

He escuchado algunos predicadores decir que no hay que preguntarles el nombre a


los demonios para echarlos fuera. Esto es verdad, pero he observado que hay casos
en que si no se le pregunta el nombre, tardan demasiado en salir, o incluso sólo
salen los más débiles, y los más fuertes se quedan dentro. Es por esa razón que
cuando veo que los demonios no quieren salir, le ordeno a identificarse por
nombre, para facilitar el proceso de reprensión y liberación. Recordemos que
Cristo mismo ordenó a un demonio a identificarse (el cual se llamaba "legión").
Esto lo vemos en MARCOS 5:6-13. 17 3) EL USO DEL NOMBRE DE JESÚS, Y
EL PODER DE LA SANGRE DE CRISTO.

No se puede entrar en ninguna reprensión si no se usa el nombre de Jesús, y la


sangre de Cristo, pues no estamos autorizados a reprender en nuestro nombre.
Una reprensión sin el nombre y la sangre de Jesús, no va a tener efecto, y los
demonios pueden avergonzar a la persona que ministra. Hay que recordar que la
autoridad sobre los demonios viene de la obra que Cristo hizo en la cruz, y en Su
autoridad por ser Dios, en unión al Padre, y al Espíritu Santo. Es por eso, que los
demonios no pueden resistirse ante la reprensión en el nombre de Jesús. Si no
usamos esa autoridad, los demonios no van a obedecer la orden que se les dé, e
incluso pueden atacar a los presentes y al que ministra. Recordemos la porción de
HECHOS 19:13-16 que dice: "Pero algunos de los judíos, exorcistas ambulantes,
intentaron invocar el nombre del Señor Jesús sobre los que tenían espíritus malos,
diciendo: Os conjuro por Jesús, el que predica Pablo. Había siete hijos de un tal
Esceva, judío, jefe de los sacerdotes, que hacían esto. Pero respondiendo el espíritu
malo, dijo: A Jesús conozco, y sé quién es Pablo; pero vosotros, ¿quiénes sois? Y el
hombre en quien estaba el espíritu malo, saltando sobre ellos y dominándolos,
pudo más que ellos, de tal manera que huyeron de aquella casa desnudos y
heridos."

He querido traer esta porción bíblica, debido a que no sólo es necesario usar el
nombre de Jesús, y el poder de la sangre de Cristo, sino que también la persona
que ministra, debe tener un testimonio limpio, y estar espiritualmente preparada
para enfrentar a los demonios. Si la persona no está bien delante de Dios, aunque
use el nombre de Jesús, y la sangre de Cristo, no podrá hacer nada, porque el
demonio sabe, que no usa el nombre y la sangre de Jesús con fe y autoridad, sino
de la boca para afuera. Al fin, termina el demonio avergonzando al que ministra.

4) EL USO DE LA PALABRA

La Biblia es también un arma muy importante cuando se está reprendiendo


demonios. Muchas veces reprendemos en el nombre de Jesús y los demonios salen.
Hay algunos demonios que es necesario citarles la Palabra en unión al uso del
nombre de Jesús y el poder de la sangre de Cristo, para poder debilitarlos. Estos
demonios se caracterizan por el hecho de que no quieren salir, y argumentan que
no pueden ser echados fuera. La Palabra los debilita, porque señala su derrota y el
poder de Jesús para echarlos fuera. Cristo mismo usó la Palabra para reprender al
diablo cuando fue tentado en el desierto (MATEO 4:1-1O). Es una buena idea
tener algunos textos preparados para citarlos en alta voz en momentos dados de la
reprensión, ya que facilitan la expulsión de estos demonios. Personalmente
participé en una ministración que se hizo a estudiantes universitarios. Yo no estaba
ministrando, sino observando, y aun siendo ministrada (esto fue en mis comienzos
en el Evangelio). Pude ver esta práctica de usar la Palabra, cuando los líderes
principales reprendían, y luego paraban para darle paso a la lectura de los textos.
No eran leídos de forma liviana, sino con seriedad, y en la autoridad del Espíritu
Santo. El líder principal del grupo cristiano de estudiantes, leía una y otra vez los
textos, sabiendo que los demonios no podían resistirse. Esto enojaba a los
demonios, y entonces se manifestaban. Al manifestarse, se echaban fuera con más
facilidad. La ministración fue exitosa ese día, y yo fui una de las que recibió
liberación.

5) AUTORIDAD PARA ATAR, Y DESATAR

A la iglesia que está en comunión con el Señor, se le ha dado la autoridad para


atar, y desatar. Esto lo que significa es que puede atar a los demonios con una
orden dada en el nombre de Jesús. Esto no es algo que lo pueda hacer cualquier
persona, sino sólo aquellos que han aceptado a Jesús como Salvador, y que se
mantienen en comunión y sirviéndole a Él.

Cuando se atan los demonios en el nombre de Jesús, el creyente toma autoridad


sobre los demonios, y los puede echar fuera.

El desatar implica ordenarle al diablo a soltar las bendiciones que tiene amarradas
y que le ha robado al creyente. Por lo tanto, las bendiciones son desatadas en el
nombre de Jesús. MATEO 16:19.

Muchos creyentes se confunden, y he escuchado a hermanos orando de la siguiente


forma: "Te desato diablo en el nombre de Jesús". Al desatarlo, lo que hace es
soltar al diablo para que siga destruyendo. Al diablo no se desata, sino que se ATA.
Lo que se desata es la bendición.

6) PEDIR LA INTERVENCIÓN DE LOS ÁNGELES GUERREROS

Un arma adicional que tenemos en la lucha con los demonios, es pedirle a Dios que
envíe ángeles guerreros para luchar con los demonios. Por lo general esto es
necesario en casos de demonios fuertes que no salen fácilmente. Hay base bíblica
para esto en Daniel 1O:12-14, donde dice que tuvo que venir el arcángel Miguel,
uno de los principales ángeles de guerra, para poder vencer al diablo, el cual se
estaba oponiendo a que Daniel recibiera la contestación a su oración.
He tenido experiencias en esta área, donde al pedir el refuerzo de ángeles
guerreros, hemos podido tener la victoria sobre la oposición del diablo.

En el proceso de reprensión de demonios, hay que usar todas las armas que
tengamos disponibles, con el propósito de lograr que la persona reciba liberación.

7) REPRENSIÓN EN LENGUAS

Hay ocasiones en que el Espíritu Santo toma el control de la ministración,


trayendo lenguas de reprensión, para que el que ministra las hable y los demonios
salgan. La mayoría de las veces, estas lenguas son habladas en alta voz y con
autoridad.

Aunque los demonios no entienden las lenguas que se hablan en el espíritu, sí


entienden las lenguas de reprensión, pues precisamente son para echarlos fuera a
ellos mismos.

d. FORMAS INCORRECTAS EN LA REPRENSIÓN

Hay diversos errores que cometen algunas personas cuando están ministrándole a
personas atadas por demonios. Mencionaré algunos de los más frecuentes.

1) No usar el nombre de Jesús, ni el poder de la sangre de Cristo cuando se está


reprendiendo.

2) Hay hermanos que piensan que si le dan a la gente con la Biblia, los demonios
van a salir. Los demonios no salen con golpes, sino con la Palabra de Dios
proclamada por el que ministra, y en el nombre de Jesús.

3) Algunas personas que desconocen la Biblia creen que si usan cruces, amuletos, y
otros objetos religiosos, pueden echar fuera los demonios, pero esto no es así. Estos
objetos no pueden lograr nada, ya que ni aun son objetos cristianos, ni aceptados
por Dios. La cruz era un lugar de maldición (GÁLATAS 3:13), y por lo tanto, no
debemos tenerla como objeto. Si somos salvos, es por la muerte de Cristo, y eso es
lo que vale para nosotros. No es de cristianos estar llenando la casa, u otros lugares
con cruces. La cruz es un objeto que no debe ser adorado, ni se debe cargar con
ella, ya que Cristo resucitó, y no está en la cruz. Esas son prácticas de la Iglesia
Católica, y de algunas iglesias liberales que no han entendido esta realidad, y que
usan la cruz como un símbolo de cristianismo. El verdadero símbolo del
cristianismo es la Biblia.

4) Hay personas que mandan a Dios a echar fuera los demonios, en lugar de ellos
mismos reprenderlos como la Biblia dice que debe ser (MARCOS 16:17, LUCAS
1O:19). Es incorrecto decir: ¡Qué el Señor te reprenda, diablo!" La gente cree que
ellos no están autorizados a reprenderlos, y que tiene que ser Dios quien lo haga.
Algunos incluso mencionan la cita de Judas 1:9 donde dice que el arcángel Miguel
cuando contendía con el diablo por el cuerpo de Moisés, no se atrevió a señalar
juicio sobre el diablo, y que le dijo "El Señor te reprenda". Hay que observar que
Dios no les ha dado la misma autoridad a los ángeles para reprender los demonios,
como se la ha dado a la iglesia. Ellos tienen que recibir órdenes de Dios para
diferentes labores. Nosotros ya fuimos enviados a reprenderlos en el nombre de
Jesús y NO EN EL DE NOSOTROS (MARCOS 16:17).

Leí el testimonio del maestro de la Palabra y ex-pastor Kenneth Hagin, el cual tuvo
una tremenda revelación del Señor. En esta revelación, Jesús estaba hablando con
él. De momento un mono se metió en el medio entre el hermano y el Señor. Él veía
al mono brincando, haciendo maromas, y ruido. Lo que él no podía entender era
que el Señor seguía hablando como si no estuviera pasando nada. El hermano
estaba molesto porque no podía escuchar lo que el Señor le decía, porque el mono
seguía haciendo ruido y molestando. El hermano se preguntaba el porqué el Señor
no reprendía al mono. Luego de perder muchas de las palabras del Señor, el
hermano se enojó con el mono, y lo reprendió en el nombre de Jesús. Cuando él lo
hizo, el Señor le dijo que si él no lo hubiera reprendido, Él (Jesús) tampoco lo iba a
hacer, pues ya Él había conquistado la victoria en la cruz, y le había dado la
autoridad a la iglesia para que reprendiera, y tomara autoridad sobre el diablo en
Su nombre (Jesús).

Como vemos, somos nosotros y no el Señor, los que tenemos que reprender al
diablo. He podido ver en cultos especiales, en donde hemos estado batallando
contra los demonios en una reprensión intensiva, y que la fuerza del diablo ha sido
fuerte, que el Señor ha venido a ayudarnos a reprender, y ha acabado de echar
fuera esos demonios. Esto lo he visto tanto cuando ha habido grande opresión en el
ambiente, como también en casos de reprensión de demonios en una persona. En
estas oportunidades, el Señor les dejaba ver Su persona a algunos niños o adultos
en el templo, y sabíamos que Él había venido a ayudarnos. Hay que señalar, que
éstas han sido situaciones especiales, y que aun en esos momentos, la iglesia estaba
activamente reprendiendo. El Señor viene y pelea por nosotros, y con nosotros,
pero es cuando nosotros estamos en comunión y en batalla JUNTAMENTE CON
ÉL.

5) Un error terrible es pensar en echarle aceite a una persona atada por demonios.
Hay hermanos que piensan que si el aceite es para ungir, debe ser bueno también
para reprender. Esto no es correcto, ya que el aceite es para ungir como símbolo
del Espíritu Santo, y por lo tanto, no se puede ungir a los demonios. He visto casos
en que le echan aceite por la boca a la persona, o le derraman el aceite por encima,
etc. El aceite es para ungir a los enfermos para sanidad, ungir para el Bautismo En
El Espíritu Santo, ungir para fortaleza para un ayuno, ungir para un ministerio,
etc.

6) Hay algunas personas que piensan que pueden ponerse a pelear con el diablo y
los demonios, y que éstos van a salir cuando golpeen a la persona atada dándole
empujones, puños, o bofetadas. La Biblia dice claramente en MARCOS 16:17, que
los demonios se echan fuera en el nombre de Jesús, no dándole puños a la gente. Sí,
dije a la gente, porque esos puños y empujones no los reciben los demonios, sino la
persona que está atada. Los demonios lo que hacen es reírse del maltrato recibido
por la persona atada, y hasta le pueden repartir algunos golpes al que ministra.

7) He visto otras prácticas más increíbles. He estado presente en ministraciones en


donde supuestamente "le están gritando al demonio en el oído para que se vaya".
Lo que en realidad están haciendo es gritándole en el oído a la persona atada. Esto
sólo traerá una posible sordera o daño al oído de la persona. En adición a esto, el
demonio seguirá ahí metido dentro de la persona como si nada hubiera ocurrido, y
riéndose de la falta de conocimiento de los que ministran, y gozándose por el daño
al oído de la persona atada.

La única razón posible para gritarle moderadamente en el oído a una persona


atada, es si es medio sorda, o si hay mucho ruido en el lugar, y la persona no está
escuchando lo que se le ministra.

8) Hay ocasiones en que hay que esperar el momento apropiado para ministrar. He
observado a veces, que el diablo ha tratado de distraer la atención de la
predicación, usando a alguien atado. De esta forma, la persona hace ruido, llama la
atención, se revuelca, grita, etc., y la congregación deja de escuchar un mensaje
importante. No es conveniente cortar el mensaje para ministrarle a la persona, a
menos que Dios lo diga (eso es lo que quiere el diablo para que la gente no escuche
el mensaje, especialmente si hay visitas en el culto, o personas candidatas a
convertirse). Tampoco es prudente dejar a la persona en el medio del templo
alborotando, pues nadie va a escuchar el mensaje, y se van a distraer. Esta persona
debe ser sacada del área en lo que termina el mensaje (quizás los diáconos u otros
líderes pueden ministrarle en otro cuarto o lugar del templo, pero fuera del lugar
en donde se está celebrando el culto).

Otro error en este mismo problema, es orarle primero al endemoniado, y dejar


para después a las personas que han pasado para la oración. Esta experiencia yo la
pasé. Fui invitada a predicar a una iglesia (antes de entrar en el ministerio). Ya
casi al final del mensaje cayó una joven con una manifestación de demonios, por lo
que terminé el mensaje antes de tiempo para ministrarle a la persona.
Inmediatamente hice el llamado para la gente que quería la oración. Pasaron
varias personas al altar. Decidí comenzar con la persona endemoniada, y en lugar
de dejarla (al ver que no recibía liberación inmediata), me olvidé de la gente en el
altar, y me quedé por un extenso período de tiempo ministrándole a la
endemoniada. Estuve tanto rato así, que la gente que pasó al altar se volvió a sus
sillas, y la pastora local me dijo que la persona lo que estaba haciendo era
un espectáculo ("show"). Yo sabía que la persona estaba endemoniada, pero la
pastora insistía en que era la carne. Terminé siendo abochornada, la pastora
presionó para terminar el culto, nadie recibió la oración, y la endemoniada
terminó igual. Esto ocurrió porque yo no usé sabiduría. Yo debí terminar el
mensaje cuando realmente tenía que terminar (no cortarlo antes), y ministrarle
primero a la gente que pasó al altar. De esta forma, ellos recibían, y si estaba que
la endemoniada recibiera liberación, pues bien, pero si no recibía liberación, por lo
menos el resto de la iglesia había sido ministrada.

No sólo sugiero hacer esto en casos de endemoniados, sino también en casos en


donde uno sabe que se va a tardar demasiado ministrándole a una persona en
específico. Lo mejor de todo, es dejarse dirigir por el Señor. He experimentado en
cultos en donde la unción del Espíritu Santo se mueve con libertad, que el Señor va
dirigiendo a uno respecto a quién orarle primero. De esta forma es mejor, ya que el
Espíritu Santo dirige, y cuando uno le ministra a la persona, ésta recibe el toque
del Señor enseguida. Esto ayuda también para subir el nivel de unción y comunión
en el culto, ya que los que pasaron al altar, recibieron la bendición, y ya están en
una buena comunión espiritual, de forma que hay más fuerza espiritual para
ministrarle a la persona que necesita liberación, o aquel caso difícil, o que llevaría
más tiempo.

9) Un error terrible es dejar que todo el mundo ministre a la vez a la persona


atada. Esto crea confusión y caos, y a la larga, el demonio no sale, o se tarda más
tiempo de lo normal en salir. Sólo debe haber una persona dirigiendo la
ministración, y los demás hermanos deben estar apoyando con la comunión. Esto
es lo más recomendable para que la ministración sea organizada, pues así el que
está ministrando, dirige el proceso a la forma que sienta, y es más rápido. En
adición a esto, también se detiene cualquier intento del diablo de distraer la
atención de los que ministran envolviéndolos en revoluces o confusiones que a la
larga hacen que el demonio se esconda y no salga. Recordemos que los demonios
son astutos, y si ellos logran distraer a las personas, para quitarles el deseo, o la
comunión para seguir reprendiendo, logran a la larga que la gente deje de
ministrar y eso les conviene a los demonios, porque siguen habitando en la persona
atada.

1O) He visto también a personas que ministran, que quieren acabar el proceso
rápido. A veces le dicen a la persona atada: "Repite: "Cristo vino en carne, Cristo,
Soy de Dios", etc." Estas personas piensan que si la persona repite estas frases,
indica que ya está libre. Ellos desconocen que el diablo está escondido ahí, y se está
riendo de ellos. Al final, la persona sigue atada, y tendrán que ministrarle en otro
culto. La misma persona atada se confunde pensando que el demonio se le metió
otra vez, pero en realidad fue que NUNCA RECIBIÓ LIBERACIÓN TOTAL.

Hay otros predicadores que también usan este sistema de hacerle repetir frases a la
persona atada, pero no lo hacen para avanzar y terminar rápido la ministración,
sino por ignorancia, pensando que quizás así pueden saber si todavía está
endemoniada la persona o no. Las personas que usan este sistema para reprender
demonios, mal interpretan la porción de 1 Juan 4:1-3 que dice: "Amados, no creáis
a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios; porque muchos falsos
profetas han salido por el mundo. En esto conoced el Espíritu de Dios: Todo
espíritu que confiesa que Jesucristo ha venido en carne, es de Dios; y todo espíritu
que no confiesa que Jesucristo ha venido en carne, no es de Dios; y éste es el
espíritu del anticristo, el cual vosotros habéis oído que viene, y que ahora ya está
en el mundo." Esta porción no es una clave para echar fuera demonios, sino que
Juan trae una forma para descubrir a falsos maestros que se estaban
introduciendo en aquellos días, cambiando la doctrina, y negando que Dios fuera
encarnado (ósea, que se haya hecho hombre tomando cuerpo humano) para salvar
la humanidad. En nuestros días hay teólogos (estudiosos de la Biblia), y ministros
de iglesias liberales, que niegan que Dios se haya hecho carne (humano) en la
persona de Jesucristo. Yo no sé qué es entonces lo que ellos predican, pero sí sé que
tienen una doctrina anticristiana y son maestros falsos.

Como vemos, no es esto un asunto de poner a las personas endemoniadas a repetir


frases, o dar confesiones de la encarnación de Cristo, sino es un asunto de
reprender los demonios en el nombre de Jesús, como dice en Marcos 16:17. El
repetir frases no los va a sacar, sino el ordenarles a salir con la autoridad que
Cristo le ha dado a la iglesia.

11) Algo que muchas veces ocurre en los cultos, y que es un error común, es
continuar ministrándole a la persona, aun cuando se ve que no va a recibir
liberación. El que ministra debe conocer cuándo parar, para no perder tiempo del
culto. Si ve que pasa el tiempo, y no se adelanta nada, sino que el ambiente se carga
más de opresión, o irreverencia, y aún no ha salido ningún demonio, ni se ve que la
persona vaya a recibir liberación, el que ministra debe parar el proceso. Quiero
decirles que hay diversas razones por las cuales una persona no va a recibir
liberación, y éstas pueden ser causadas por el que ministra, por el ambiente en el
lugar donde se está ministrando, o por la propia persona atada.

Dentro de estas causas tenemos las siguientes:

a) ALGUNAS CAUSAS EN EL QUE MINISTRA SON:

El que ministra no tiene unció.n

El que está ministrando cree que la persona está atada por demonios, pero la
realidad es, queno está endemoniada, y por esa razón no puede salir ningún
demonio, pues no hay ninguno.

No se preparó para ministrar, o no conoce el procedimiento

Está en desobediencia
Dios no lo ha mandado a ministrarle a la persona

El que ministra está en pecado

b) ALGUNAS CAUSAS EN EL LUGAR SON:

La iglesia no está en comunión

Están en desorden espiritual o pecado

No están atentos a la ministración

Están dándoles cabida a los demonios por haber caos, confusión, o falta de
reverencia

Hay duda o incredulidad en la congregación

c) ALGUNAS CAUSAS EN LA PERSONA ATADA SON:

La persona no está cooperando al no renunciar a toda práctica, poderes, u


"oficios" (trabajos para el diablo) recibidos de parte del diablo. Algunos ejemplos
de estos poderes, prácticas, u oficios son: curandería, satanismo, adivinación,
brujería, trances de médium en centros espiritistas lectura de cartas del tarot,
lectura de la mano, karate, lectura de la bola de cristal, santería, magia, astrología,
clarividencia, viajes astrales, yoga, adoración o veneración de otros dioses o
personalidades [Virgen María, Buda, santos de la Iglesia Católica, etc.], poderes
para "despojar" a otros, etc.

La persona no quiere recibir liberación porque quiere continuar con los demonios
que la atan.

La persona tiene prisa por acabar.

La persona que está atada tiene toda su mente puesta en asuntos personales,
problemas, o cosas que tiene que hacer cuando salga del culto, y esto le impide
ponerse en comunión, o en una actitud positiva para cooperar con el proceso.

Si la persona atada está bajo un juicio de Dios temporero, no va a recibir


liberación hasta que Dios diga que se le ministre. Hay casos en que el juicio de Dios
sobre la persona es permanente, y Dios prohíbe que se le ministre, y la persona que
se ponga a ministrarle conociendo la orden de Dios, está en desobediencia y puede
recibir la mano de Dios sobre su persona (si la persona que está ministrando no
sabía sobre este juicio sobre la persona, Dios perdona al que ministra por él no
saber nada, pero casi siempre se lo muestra de una forma u otra). En estos casos en
que la atadura ha sido permitida por Dios como un juicio sobre la persona por
causa de su pecado, no se le puede ministrar a la persona, aunque la persona o el
familiar que trajo a la persona se enojen. Se le puede tratar de explicar el asunto,
pero nunca se debe desobedecer a Dios (orándole a la persona), para tratar de
complacer a estas personas, o para que no se ofendan. Estos casos no ocurren con
mucha frecuencia, pero suceden. Recuerden que Dios es el que liberta, y cuando Él
dice que su juicio está sobre una persona, Él es el único que lo quita.

Estas son las razones más comunes que he observado.

Tuve un caso muy interesante en que la persona no recibía y yo sentía como una
pared que impedía que la unción fluyera. Yo sentía la unción para ministrarle,
pero cuando le oraba, algo hacía que la unción regresara a mí (como que
rebotaba). Luego de intentarlo varias veces, me detuve y le dije a la persona que
había una pared que impedía que él recibiera, y que de esa forma no iba a ser
libre. Le pregunté qué sentía cuando se le oraba, y me dijo francamente, que tenía
prisa y que quería irse porque tenía que ir a trabajar (él trabajaba de noche, pero
aún faltaba como una hora y media [1 1/2] para entrar a trabajar). Yo le dije que
así no iba a poder recibir liberación, y dejé de ministrarle. ¿Por qué? Bueno,
porque yo me estaba agotando físicamente, y la persona estaba de lo más relajado,
y sólo pensando en que tenía que irse a trabajar. Es importante que les diga, que
cuando una persona está ministrando, especialmente liberación, se hace un gran
esfuerzo físico, y eso le roba energía física al que ministra. Si se le ministra a una
persona que no está cooperando, el agotamiento físico en el que ministra es mayor.

Ya ustedes pueden ver cómo la misma persona atada puede impedir su propia
liberación al no cooperar con el proceso.

He escuchado testimonios, y aun presencié un caso de una persona la cual Dios


entregó a juicio por un tiempo, y mandó que no quisiera que nadie orara por él.
Inclusive dijo que la persona que orara por él, iba a ser enjuiciada también. Estos
son casos difíciles, porque hay ocasiones en que hermanos o predicadores insisten
en orar, y pueden recibir juicio.

Hay otras ocasiones en que el que ministra no sabe que la persona está bajo juicio
de Dios, y ve que algo detiene la ministración. En estos casos, el que ministra no
debe seguir insistiendo en continuar la ministración, pues puede estar
desobedeciendo la voluntad de Dios, si Dios no desea que se le ministre a esa
persona. Es por eso necesario que el que ministra tenga entendimiento, y
discernimiento espiritual de estos asuntos, para que evite cometer un error, o
perder el tiempo.

Hemos escrito bastante acerca de los casos en que la persona no recibe liberación,
por surgir diferentes cosas que impiden el proceso.

En adición a esto, quiero darles las siguientes sugerencias:

Hay ocasiones en que SÍ salen algunos demonios, pero luego el proceso se tarda y
se detiene un poco. No es a estos casos que me refiero cuando digo que se debe
suspender el proceso de liberación. Si ya han salido demonios, y se ve que la
persona no está totalmente libre, lo que se debe hacer es continuar reprendiendo, y
en comunión, hasta que salgan los demás.

Si han pasado 2 horas y no se ha manifestado NADA, ni ha salido NINGÚN


DEMONIO, NI DIOS HA HABLADO NADA SOBRE SEGUIR EL PROCESO,
entonces es hora de parar la ministración.

Si se descubre la causa del porqué no han salido los demonios, y se puede corregir
lo que lo detiene, sin que la iglesia se salga de comunión, y si es todavía temprano y
las circunstancias están favorables para volver al proceso, ENTONCES SE
PUEDE VOLVER a ministrar para que esta vez salgan los demonios.

Si no se sabe la causa que interrumpe el que salgan los demonios, y se ha perdido


la comunión, o ha pasado mucho tiempo, entonces es necesario parar el proceso
inmediatamente.

12) No se debe ministrar liberación con los ojos cerrados, ni tampoco se debe
acercar mucho a la persona atada, ni estar descuidado, pues los demonios pueden
atacar a la persona que está ministrando.
Escuché un testimonio de un hermano que le estaba ministrando a una persona
endemoniada, pero estaba orando con los ojos cerrados. El demonio le metió un
puño al hermano. También escuché el testimonio de un pastor que le estaba
reprendiendo demonios a una persona, y el demonio lo agarró por la corbata y lo
estaba ahogando. Yo personalmente tuve una experiencia (antes de entrar en el
ministerio), donde le estaba ministrando a una amiga que estaba atada. Debido a
que yo estaba sola con mi esposo ministrándole, se nos hacía difícil aguantarla (ya
que tenía un demonio violento). Ella quedó libre, pero yo quedé con casi toda la
camisa desgarrada al frente (menos mal que ocurrió en mi casa).

Es recomendable en estos casos de demonios violentos, el tener a varias personas


para ayudar a aguantar a la persona.

Le estuve ministrando a una miembro de la iglesia que estábamos pastoreando en


Bayamón, P.R. Aquella joven tenía ataques epilépticos muy frecuentes, y cayó
endemoniada en un culto. Fue terrible. Tanto yo, como las personas que me
ayudaron en la ministración de aquella joven, nos levantamos al otro día que nos
dolía todo el cuerpo. El demonio cogió a esa joven y le quería romper o fracturar la
cabeza. Nosotros tuvimos que aguantarle la cabeza, pues el demonio la tiraba para
atrás contra la loseta del piso (que era de cemento) con toda la fuerza. Fue tal la
violencia en ella, que yo le agarraba la cabeza, otro le agarraba un brazo, otro le
agarraba el otro brazo, su mamá le agarraba una pierna, su padrastro otra, la
presidenta de los diáconos estaba SENTADA encima de su estómago, y aun así no
podíamos sujetarla. Esto fue tremendo. Al final la joven fue libre. Eran tan fuertes
esos demonios, que cuando nos fuimos a acostar en la noche, los demonios
rondaron nuestro apartamento (que estaba en el segundo piso del templo), y nos
vinieron a atacar, pero fueron reprendidos en el nombre de Jesús, y se fueron, y
todo quedó en paz nuevamente.

Estos ejemplos se los he dado para que observen lo importante de estar alertas
cuando se ministra.

Quiero enfatizar en otro punto que traje anteriormente en esta sección. Les dije
que además de no cerrar los ojos, no debían tampoco acercarse mucho a la
persona. Cuando me refiero a no estar muy de cerca, ni descuidado, quiero
también decirles algunos puntos más.
a) Hay ocasiones en que se le va a ministrar a personas con enfermedades
peligrosas o contagiosas. No debe uno pegársele mucho a la cara de la persona,
pues puede respirar y soltar gérmenes, o nos puede escupir (el demonio en la
persona), y dejarnos el contagio.

b) El que va a ministrar se debe proteger de mordeduras (en casos de Sida,


Hepatitis, etc., es peligroso).

c) Estuve ministrando en un caso en que salió un demonio de Herpes, y este


demonio salió botando una saliva espesa y vómito. Tomamos la precaución de no
tocar esta substancia de forma directa. Debemos recordar, que muchos demonios
salen a través de vómito, u otros fluidos del cuerpo de la persona, y se debe tener la
precaución de no tocarlo directamente con las manos, o de ser salpicado en nuestra
boca, etc. Acostumbramos tirar papel absorbente en el piso (enseguida que vemos
que se comienza a escupir, vomitar, etc.). Esto facilita la limpieza, y reduce la
contaminación. La persona atada después de ser libertada, terminaba de limpiar lo
que expulsó (ya que el papel casi hacía la mayor parte del trabajo de recoger el
líquido).

d) Habrá veces en que hay que acercarse un poco más a la persona para hablarle
algo al oído (especialmente si hay ruido en el lugar), pero debemos ubicarnos por el
lado, o por la espalda, pero no frente a la cara de la persona, como precaución, no
sólo de contagios, sino también de puños u otros golpes.

Como podemos observar, las personas que ministran, deben estar muy alertas
durante toda la ministración, velando por el buen orden, y tomando precaución
para protegerse, proteger a los que ministran, y también proteger a la persona a la
que se le está ministrando.

e. PUNTOS FINALES

1) Como hemos visto, este asunto de los demonios es bien amplio, ya que existen
miles y miles de demonios. Cada demonio tiene sus características especiales que lo
distinguen de los demás.

2) Aun cuando pareciere raro que los demonios tengan nombres que se relacionan
con acciones de la gente (Por ejemplo: enojo, pereza, odio, sueño, etc.), sabemos
que hay un punto que divide lo que es una conducta, y lo que es un demonio
manifestándose en la persona. A todo el mundo le da sueño, y esto es normal. Pero,
si vemos una persona que siempre se duerme en la iglesia (aun cuando le gustan los
cultos), o cuando ora, y esto sucede aunque duerma 1O horas todas las noches, y
esté en perfecta salud, y en cuanto termina el culto se le quita el sueño, y sigue de lo
más bien hasta tarde en la noche, sabemos que un demonio de sueño le está atando
para que no oiga la Palabra, ni ore. Mi esposo tuvo una vez una revelación
mientras oraba. Vio un demonio con una sábana blanca que venía para tirársela
encima con el propósito de dormirlo. Observen cómo el diablo se las inventa, y
hasta lo dramatiza con todo y sabanita para que la persona se arrope.

Igualmente podemos decir, que todo el mundo se enoja, pero si la persona se enoja
a nivel de atacar con puños a una persona, sabemos que es un demonio. Así ocurre
con todos los demás.

3) Sabemos que estamos hablando de un demonio, y no de una conducta regular,


cuando la persona no tiene el control suficiente para impedir que esa conducta le
domine, y la persona trata de deshacerse de eso, y no puede, sino que aumenta
cada día su dominio sobre la persona. De ahí pasa por los grados de opresión,
obsesión, y posesión.

4) Algunos tipos de demonios son (sólo algunos ejemplos): odio, amargura,


rebelión, celos, codicia, tristeza, depresión, orgullo, homosexualismo, sueño,
glotonería, vanidad, nerviosismo, risa descontrolada, charlatanería, olvido,
división, asesinato, sexo (obsesión con eso), adulterio, duda, prostitución, lascivia,
robo, miedo, mentira, timidez, herpes, engaño, asma, hipoglicemia, diabetes,
brujería, cigarrillo, pornografía, lesbianismo, locura, alcoholismo, legión,
tartamudez, ceguera, pelea, idolatría, droga, etc.

5) Hay demonios que tienen diferentes nombres y categorías. Mencionaré sólo


algunos ejemplos de cada categoría:

a) DEMONIOS CON NOMBRES DE ACTITUDES - orgullo, codicia,


charlatanería, odio, etc.

b) DEMONIOS CON NOMBRES DE ACCIONES - desperdicio (un desperdicio


exagerado de comida, dinero, etc.), pelea, robo, risa descontrolada, etc.
c) DEMONIOS CON NOMBRES DE ENFERMEDADES - asma, depresión,
herpes, epilepsia, etc.

d) DEMONIOS CON NOMBRES DE ANIMALES - es algo curioso el hecho de


que algunos demonios tienen nombres de animales, y actúan similares ellos, por
eso es, que la persona atada por estos demonios, lleva a cabo algunas acciones
propias de estos animales (león, oso, serpiente, perro, etc.).

e) DEMONIOS CON NOMBRES DE ESTILOS DE VIDA - homosexualismo,


lesbianismo, bisexualismo, etc.

f) DEMONIOS CON NOMBRES DE GENTE - en algunas ocasiones, he escuchado


a demonios identificarse con nombres de gente (éstos son nombres de gente común,
como por ejemplo: Judy, Gilberto, etc.).

Hay varias sub-categorías en estos demonios:

(1) En algunos casos la persona atada no conoce a nadie con ese nombre, y no
podemos estar muy claros sobre cómo se manifiesta ese demonio en la persona,
pues desconocemos sus características.

(2) En otros casos, el demonio se identifica con el nombre de alguien que la persona
atada conoce, sean suegros, padres, novio/a, esposo/a, vecinos, jefes de trabajo,
empleados del lugar, etc. Estos demonios atan y dominan a la persona, de forma
tal, que cuando estas personas conocidas están cerca, o comparten con la persona
atada, la persona comienza a sentir la opresión y el ataque de esos demonios
trayendo enojo, confusión, ansiedad, nerviosidad, culpabilidad, y muchos sentires
más, las cuales vienen de los demonios que salen de esas personas conocidas, a
causa de su enojo o mala voluntad hacia la persona. Inclusive he visto que estas
personas conocidas no tienen que estar cerca de la persona para que ella reciba
esos ataques de demonios, pues aun muchos, le envían a la víctima maldiciones, y
malos deseos desde sus casas o trabajos, y estos demonios vienen y la atacan. La
razón de esto, es la influencia y poder que esas personas conocidas ejercen sobre la
persona. Por eso, esos demonios usan el nombre de la persona conocida, y para que
la persona sea libre, hay que reprender esos demonios por su mismo nombre (que
en este caso es el nombre de la persona conocida). Una vez que ese demonio con el
nombre de la persona conocida sea reprendido, los otros demonios que le
acompañaban, como temor, ansiedad, etc., también se van en ese mismo momento,
ya que lo único que los mantenía ahí, era el demonio de influencia de esas personas
conocidas.

Esto nos enseña, que hay demonios que están en las personas porque otro demonio
los trajo para que le acompañaran. Si el principal demonio que ata a la persona ya
no está, los otros no tienen forma de quedarse, pues no hay nada que los ayude a
permanecer en la persona, y automáticamente se tienen que ir.

(3) Hay otros demonios con nombres de personas conocidas, pero éstos no
desarrollan en la persona atada sentires de ansiedad, temor, etc., sino que la misma
persona se ha atado con esos demonios, por tener a esa persona conocida como un
ídolo. Lo que ocurre es que la persona atada se ha obsesionado tanto con ese
artista, político, o conocido, que la persona pierde su personalidad real y se
convierte en un doble de esa persona admirada. Un ejemplo de esta categoría lo
vemos en el caso de la jovencita con dos personalidades, donde les dije que una de
sus "personalidades" (demonios), era la de una modelo muy famosa en esa época.
Como mismo les dije en el punto (2), estos demonios hay que reprenderlos por el
nombre que adoptan (ósea, el de la persona conocida).

DEMONIOS CON NOMBRES QUE EL HOMBRE NO CONOCE PORQUE SON


DEL MUNDO ESPIRITUAL - éstos son nombres dados a ellos por el diablo, y que
no son conocidos por la gente, hasta que ellos mismos se identifican, y dan su
nombre. Aunque conocemos algunos de esos nombres (por haberlos ya escuchado
en momentos en que se han reprendido), no queremos escribirlos para no darle
gloria al diablo que se los puso.

DEMONIOS CON NOMBRES QUE INDICAN QUE ESTÁN AGRUPADOS O


QUE SON MUCHOS - estos demonios trabajan en grupo y no separados. Por ser
muchos, y estar totalmente unidos en su trabajo, tienen nombre de grupos. Dos
demonios de este tipo que hemos visto manifestados son: legión, y ejército.
LIBERACION Y COMO
CONSERVARLA

Mateo 12:43-45 Juan 5:14

Mateo 12:43-45 dice: "Cuando el espíritu inmundo sale del hombre, anda por
lugares secos, buscando reposo, y no lo haya. Entonces dice: Volveré a mi casa de
donde salí; y cuando llega, la halla desocupada, barrida, y adornada. Entonces va,
y toma consigo otros siete espíritus peores que él, y entrados, moran allí; y el
postrer estado de aquel hombre viene a ser peor que el primero. Así también
acontecerá a esta mala generación."

Juan 5:14 dice: "Después le halló Jesús en el templo, y le dijo: Mira, has sido
sanado; no peques más, para que no te venga alguna cosa peor."
La razón principal por la cual el Señor liberta a la persona de toda atadura de
demonios, es para que camine junto a Él, y le sirva. Dios no liberta a la gente para
que se vuelvan a ir para el pecado, debido a que si la persona regresa al pecado,
también regresan los demonios que fueron echados fuera. Lo peor de todo es, que
esos demonios no regresan solos, sino que llaman a otros demonios más fuertes y
degenerados que ellos, para que les acompañen. El diablo no es ignorante. Él sabe
que si ya los demonios fueron echados fuera, pueden volverlos a sacar, por lo tanto,
busca atar más fuertemente a la persona (por eso vienen demonios más malos). El
propósito de esto es, que al estar la persona más atada por esos nuevos demonios
adicionales, se le haga más difícil buscar liberación, y permanecer firme. Cada vez
que la persona se vuelve al pecado y se aparta del Señor, es más difícil la próxima
vez el recibir liberación, mantenerla, y mantenerse lejos del pecado.

Debido a esto que les he explicado, es tan necesario que la persona que recibe
liberación, se mantenga libre y lleno del Señor. Observen la porción de Juan 5:14
donde vemos lo que el Señor le dijo a un hombre que fue sanado: "Después le halló
en el templo, y le dijo: Mira has sido sanado; no peques más, para que no te venga
alguna cosa peor."

PASOS PARA MANTENER LA LIBERACIÓN

1. TOMAR UNA DECISIÓN FIRME

Este es el paso más importante de todos. Si una persona no se ha decidido


firmemente a dejar el pecado, volverá a atarse frecuentemente, pues luego que le
ministren liberación, volverá a su antiguo pecado. Por otro lado, cuando la persona
toma una decisión seria, se esfuerza por mantener su liberación.

Para tomar esta decisión de mantener la liberación y dejar el pecado, la persona


debe considerar los siguientes puntos:

a. La persona debe hacer esta decisión con toda su mente, y después de haber
evaluado clara y sinceramente la condición en que se encuentra espiritualmente.
Debe ver qué cosas tiene que cambiar, dejar, o corregir. También debe evaluar qué
cosas tendrá que comenzar a practicar (orar, leer la Biblia, ir a la iglesia, ayunar),
y cuál es el esfuerzo que requerirán esas nuevas prácticas.
b. La persona debe comparar lo que obtenía en la vida de pecado, y lo que va a
obtener ahora en el evangelio. Esto ayuda mucho, pues al ver la bendición de
servirle al Señor, verá que el esfuerzo requerido para entrar en una vida de
oración, Biblia, asistencia a la iglesia, y ayuno (como discutimos en el punto
anterior # a), será más fácil de aceptar y practicar, pues sabe que todo le va a traer
beneficio a su vida espiritual.

En adición a esto, esta evaluación clara y sincera, le será como un escudo cuando el
diablo trate de tentar a la persona nuevamente, pues la persona ya ha pensado, y se
ha dado cuenta, de que ceder al pecado no le va a ayudar, sino que le va a
perjudicar en su vida espiritual, y eso le ayuda a resistir el ataque del diablo.

c. Jamás debe tomar una decisión rápida, emocional, o porque alguien le esté
presionando u obligando. Yo no creo que la persona debe ser obligada de manera
forzosa o sugestionada emocionalmente, porque cuando venga el ataque del diablo,
va a caer, ya que la persona no ha hecho las cosas porque las meditó bien, sino
porque la obligaron, la amenazaron (asustándola con "hoy puede darte un ataque
al corazón, o puedes tener un accidente", etc.), o la emocionaron hablándole cosas
que la pusieron a llorar, lo que llevó a la persona a actuar a la ligera. Cuando yo
menciono aquí que se hablan cosas que llevan a la persona a llorar,NO ME
REFIERO AL MOVER DEL ESPÍRITU SANTO EN LA PERSONA, sea por
toque directo, profecía, o el mensaje, pues cuando el Espíritu Santo toca a la
persona, ésta recibe un impacto real y verdadero. Yo me refiero, a personas que
tienen mucha palabrería carnal que emociona a la gente, pero no es el Espíritu,
sino la carne. Como consecuencia de esto, la gente se emociona, y a los pocos
minutos después de salir del culto, se van a pecar otra vez.

Si la persona no quiere dejar el pecado, no debe ser ministrada, pues realmente a


los dos minutos de salir del culto, va a volver a agarrar los demonios que fueron
expulsados. Es por eso, que sugiero, que no se presione a nadie a pedir oración por
liberación, hasta que la persona sienta el deseo, y la necesidad (de forma
voluntaria) de recibir oración.

Quiero relatarles el testimonio que experimentó el evangelista y pastor Arnaldo


Torres cuando estaba recién convertido. Él estaba muy deseoso de predicar y
ministrarle liberación a los atados por el diablo. Si mal no recuerdo, el testimonio
es como sigue. Un día encontró a un mendigo (deambulante) que estaba muy
abandonado en su apariencia, y bien atado por demonios. El hermano Torres le
predicó, le ministró liberación, se lo llevó para que se bañara y se afeitara, le puso
ropa nueva, y se lo llevó para la iglesia, creyendo que el hombre se iba a mantener
en el evangelio. El hombre volvió atrás a su antigua vida enseguida. El hermano
intentó el mismo proceso un par de veces, pero el hombre no permanecía, y el
Señor le dio a entender, que la persona no quería ser libre, y que por eso, no
mantenía su liberación. El hermano no siguió insistiendo más.

Como ustedes ven, la liberación es voluntaria, para que así la persona se pueda
mantener libre, porque si es obligada, vuelve al pecado.

Un punto final que quiero añadir es, que no es correcto enseñarle a la gente que la
liberación es para aliviarse de los malestares. No es para aliviarse, sino para ser
libre para poder servirle al Señor. 2. CONOCER CÓMO Y POR QUÉ ENTRAN
LOS DEMONIOS

Es realmente necesario que la persona que ha recibido liberación conozca qué fue
lo que ocurrió en el proceso de liberación, qué fue sacado de la persona, cómo
entró, qué debe hacer para evitar que eso regrese, etc.

Cuando las personas entienden que si siguen pecando o se desvían hacia un camino
fuera del Señor, van a recibir influencias malas que terminarán en la entrada de
demonios a su vida, estas personas comprenden que es importante tomar seriedad
en la vida espiritual.

Es importante aclarar, que no se le debe ministrar liberación a una persona hasta


que la persona no se haya convertido al Señor. Una persona que no se ha
convertido, no ha recibido a Dios, y por tanto, los demonios dominan a esa
persona. Cuando la persona recibe a Cristo, el Espíritu Santo viene a vivir al
espíritu de la persona, y lo sella como propiedad de Dios. Esto facilita el que reciba
liberación. Quiero aclarar que hay casos especiales en donde Dios sabe que la
persona se va a convertir, y la liberta primero. Como consecuencia de esta
liberación, la persona se convierte. Quiero especificar, que esos son CASOS
AISLADOS Y ESPECIALES. En el 99% de las ocasiones, la persona debe
convertirse primero. He visto casos en que el Señor ha sanado a una persona, pero
no se convierte. Estas personas a la larga se atan más y más, pues no tienen la
fuerza espiritual para resistir el pecado. Lo peor es, que si nunca vienen al Señor,
Dios les va a pedir cuentas por la sanidad que recibieron, ya que en lugar de
convertirse, se fueron al mundo a seguir pecando.

A la persona que ha recibido liberación se le debe explicar claramente que el


pecado les abre la puerta a los demonios. En adición a esto, necesita mantenerse
asistiendo al templo, orando, ayunando, y leyendo la Biblia. Esto le ayuda a
mantener su nivel espiritual alto, y así, los demonios que fueron sacados de la
persona, no pueden entrar, porque la persona está llena del Señor.

Si la persona recibe liberación, y no es orientada en estos aspectos de prevención y


comprensión del proceso de liberación, la persona en su ignorancia, volverá a
abrirles la puerta a los demonios, y regresará a su antiguo estado de atadura
espiritual.

3. ROMPER CON TODO LO QUE ESTÉ RELACIONADO A LA VIEJA


ATADURA

Este es un paso muy importante, pero que mucha gente no quiere hacer, y vuelven
a atarse.

Cuando una persona es liberada, TIENE que botar, romper, quemar, o deshacerse
de todo objeto que esté relacionado con la antigua atadura. Si la persona fumaba,
no debe dejar cigarrillos en la casa. Si la persona estaba en la brujería, espiritismo,
etc., debe botar estatuas, collares, libros, etc. La Biblia nos da testimonio de esto,
cuando dice en Hechos 19:19-2O lo siguiente: "Asimismo muchos de los que
habían practicado la magia trajeron los libros y los quemaron delante de todos; y
hecha cuenta de su precio, hallaron que era cincuenta mil piezas de plata. Así
crecía y prevalecía poderosamente la palabra del Señor." Observen que luego de
hacer eso, dice que la iglesia crecía y era poderosa en la Palabra, ya que la gente
estaba libre, y permanecía libre.

Así como hay que botar objetos, también hay que romper relaciones que han atado
al pecado a la persona. Casos de adulterio, deben ser terminados inmediatamente,
y hay que botarTODO lo que esté relacionado con esa persona. Tuvimos un caso
en nuestra iglesia, de una persona que llegó rodeada de una situación de adulterio
muy peligrosa, pues peligraba su vida (a causa de su esposo). Esta persona llegó a
la iglesia por medio de su hermana. Dios tuvo que trabajar fuertemente con esa
persona en el culto, hasta que decidió reconciliarse con el Señor. Cuando se le
estaba ministrando, surgió el detalle de que la falda que tenía puesta le había sido
regalada por el otro hombre y que inclusive estaba envuelta en una brujería para
tenerla atada a él. Gracias a que una hermana suya tenía un traje adicional en un
bulto, la persona se pudo cambiar de ropa. Se rompió la falda, y se reprendió
orando en el nombre de Jesús, y rompiendo todo vínculo y brujería con el otro
hombre. Observen cómo Dios es conocedor del futuro y tiene propósitos, pues
permitió hacer esta liberación un día en que se celebraba bautismo en la iglesia,
para que una hermana suya tuviera un traje adicional que le sirviera a esta
persona, y pudiera usarlo, de manera que se pudiera quitar aquella falda que tenía
un trabajo de brujería.

Si esta persona se hubiera resistido a obedecer lo que el Señor inquietaba a hacer


con la falda, ella se hubiera ido con esas ataduras de adulterio, y podía caer
nuevamente. Quiero decirles, que esto fue algo especial, ya que no todo el mundo
que llega a la iglesia viene con ropa que trae brujería, ni todo el mundo atado tiene
que cambiarse la ropa en la iglesia. A pesar de eso, quise traerles este testimonio
para que vean que es necesario deshacerse de aquello que lleve a la persona a sus
antiguas ataduras.

Al igual, quiero decirles, que también es necesario botar prendas, retratos, regalos
de ex-amantes, o personas cuya relación llevó a la persona al pecado, etc. Esto es
algo que algunos pueden encontrar difícil de hacer, o creen que no es necesario,
pero les daré un testimonio. Hubo un hermano de la iglesia que llegó al Señor
envuelto en mucho pecado inmoral, y cosas feas del mundo. Cristo lo libertó, y
siguió trabajando con él desde ese día. Al conocer algunos detalles del asunto, sentí
la inquietud de decirle a él y a su esposa, que no trajeran nada de su antiguo
apartamento (este apartamento estaba en un pueblo lejos, y ellos lo habían dejado
y se habían venido para nuestra área, pero sus pertenencias estaban allá). Ellos
entendieron, y dejaron todo. Al pasar de los días, el hermano se comunicó con su
mejor amigo, y le dio el teléfono y la dirección de donde se encontraba. Nosotros no
sabíamos que él se había comunicado con la persona, pues ya le habíamos
aconsejado que no se comunicara con ese amigo de la vieja vida de pecado. Este
amigo (conociendo que ellos habían dejado todo allá), le quiso traer la
correspondencia, un poco de ropa en un bulto y un dinero que el hermano le pidió
como ayuda, ya que el hermano estaba desempleado. Quiero decirles, que este
"amigo", era una persona que daba una apariencia de buen amigo (a nivel tal que
la esposa del hermano creía que era una buena persona y que los ayudaba cuando
ellos necesitaban), pero realmente su amistad afectaba al hermano, pues esa
amistad había arrastrado al hermano a graves pecados (los cuales la esposa
desconocía, pues ella nunca vio a este amigo como una persona mala). Llegó el
amigo al área, y le trajo las cosas que le iba a traer, y después de compartir
algunas horas con el amigo, ya de noche, el hermano regresó a la casa donde se
estaba hospedando. Todos en la casa se fueron a dormir, y luego de algunas horas,
el Señor levantó e inquietó a su esposa a que botara el bulto 5

con todo (incluyendo el dinero, aún cuando ellos estaban grandemente necesitados,
por estar casi sin ropa [sólo estaban con algunas cosas que se le habían provisto de
inmediato], y sin muchas cosas necesarias, pues lo habían dejado todo en su
antiguo apartamento). El hermano no entendió de momento, pero fue obediente y
lo botó. Nosotros estábamos sorprendidos y tampoco entendíamos el porqué Dios
mandaba a botar el dinero cuando ellos no tenían dinero para nada, pero
pensamos que a lo mejor Dios los estaba probando o algo. Como el hermano
obedeció, el Señor lo fue bendiciendo, PERO luego, no cogió el consejo de que se
alejara del amigo, y siguió llamando al amigo, compartiendo con él, y recibiendo
más dinero (el amigo viajaba desde ese pueblo lejos para visitarlo y compartir). Así
siguió, hasta que tuvo una caída no relacionada con su amigo. Supimos que este
amigo le pagaba al hermano para que hiciera trabajos inmorales. El hermano
siguió compartiendo con el amigo, y vino la segunda caída. De la segunda, se fue al
mundo y al pecado completamente. Aunque el amigo no estaba directamente
envuelto en las dos caídas, sí estaba indirectamente, pues su amistad e influencia
debilitó el nivel espiritual del hermano (ya que lo retaba y lo cuestionaba
negativamente sobre asuntos espirituales), y el dinero que le traía, era recuerdo del
trabajo inmoral por el que el amigo le pagaba. Esto le abría la puerta a la vieja
vida de pecado relacionada con su amigo. Todo esto comenzó al no querer romper
con esa amistad del pecado, y recibir dinero inmundo. El hermano fue aconsejado
a no buscar ese amigo del pecado, pero como era nuevo en el Señor, no entendió, y
lo llamó (por primera vez). A pesar de eso, Dios tuvo misericordia, e inquietó a la
esposa para que botara el bulto. Con esta experiencia, era suficiente para él darse
cuenta de que Dios no lo quería relacionado con esa persona. El error fue
continuar llamando y compartiendo con la persona. Dios no quería esa amistad,
pues sabía la influencia que ejercía sobre el hermano, y lo que significaba el dinero
que el amigo le traía. Luego de saber lo que pasó, entendimos porqué el Señor
mandó a botar todo aquella noche. Como vemos, hay cosas que uno no entiende,
pero deben ser hechas cuando el Señor las manda a hacer, porque Él sabe más que
nosotros. Si el hermano hubiera cogido el consejo que le dimos de alejarse de ese
amigo, no se hubiera ido al mundo, pues su desobediencia les abrió la puerta a los
demonios para que regresaran.

4. NO FRECUENTAR LUGARES EN DONDE SE ENCUENTRAN LOS


ANTIGUOS DEMONIOS.

Esto debe ser practicado en unión con lo que hemos discutido en puntos anteriores.
La persona debe alejarse de los lugares en donde se manifiestan los tipos de
demonios que fueron echados de la persona.

Personas que eran alcohólicas no deben ir a bares (y mucho menos al bar que
acostumbraban ir). Personas que estuvieron en adulterio no deben visitar los
moteles o lugares que visitaban con la otra persona, ya que le vendrán los
recuerdos, y esto atacará su mente y emociones. Esto le traerá la tentación de
ceder, y aún será más fuerte, si la otra persona continúa buscando restablecer la
relación de pecado. Ex-drogadictos no deben pasar por el "punto de droga" (lugar
donde se vende la droga) ni de lejos.

Es necesario entender, que todos estos lugares están muy llenos de demonios (de
los mismos demonios que antes dominaban a la persona), y si la persona no está
firme, debilitarán, o hasta pueden hacer que la persona caiga. Después de la
persona recibir liberación, los demonios buscan la oportunidad para tratar de
regresar a la persona, y si la ven descuidada espiritualmente, la van a atar
nuevamente.

Es mejor mantenerse lejos de la tentación, y aun más, en los primeros días o


semanas después de la liberación. Hay algunas personas a las cuales les puede
tomar más tiempo superar las debilidades y tentaciones, debido a que tenían
mayores ataduras. Recuerden que el crecimiento espiritual es poco a poco, y no de
un día para otro.

5. CAMBIAR HÁBITOS Y PRÁCTICAS NO CRISTIANAS

Este punto es también un poco conflictivo para algunas personas, ya que piensan
que no hay nada malo en estar en el Señor, y continuar practicando algunas de las
antiguas obras. Algunos podrían preguntar: "¿Qué de malo hay en ir al cine los
domingos por la tarde, si ya yo fui por la mañana a la iglesia, y voy a ir por la
noche?" Lo malo es que no hay nada espiritual en el cine, y sí mucho pecado, e
inmoralidad en las películas. Esto, sin contar a las parejas que se dejan influenciar
por la película, y dan sus "espectáculos" allí también en sus sillas, y en vivo delante
de todo el mundo.

"¿Qué de malo hay en ir a la playa, si no se va a usar traje de baño, sino que se va


a usar ropa cristiana?" Bueno, yo creo que no hay nada malo en uno mojarse con
agua, o nadar, siempre que se haga con ropa cristiana. El problema no es el agua,
sino las personas que están en ese lugar con ropas menores y hasta casi desnudas
(en los trajes de baño, bikinis, tangas, etc.), y creo que ese panorama NO ES MUY
ESPIRITUAL QUE DIGAMOS.

"¿Qué de malo hay en ir a la fiesta de aniversario de mi tía?" Si la tía no es


cristiana y va a haber baile, bebidas, y gente mundana, creo que no es ambiente
que traiga edificación a un creyente, sino, que va a llenar a la persona de opresión
y tentación (si antes participaba de esas cosas).

Hay muchas cosas que deben ser eliminadas de la vida del creyente. Una buena
idea es analizar lo que se hace en esos lugares y el ambiente que lo rodea, y pensar
con toda sinceridad, si Cristo estaría ahí, y si se recibe algún beneficio espiritual en
ese lugar.

Quiero relatarles el testimonio de una jovencita que tenía un novio no creyente. Él


la invitó para una fiesta, y la amenazó con que si no iba, rompería el noviazgo con
ella, así que ella se fue con él para allá. En la fiesta, ella vio que el Señor le estaba
borrando su nombre del Libro De La Vida (el libro donde Dios apunta a los que se
convierten a Cristo y son salvos [Apocalipsis 2O:15, Filipenses 4:3]). La joven salió
corriendo de la fiesta, y se olvidó del novio.

Estas fiestas están llenas de demonios, de pecado, bebida, adulterio, etc., y no es un


buen ambiente para el creyente.

Hay otros casos, como compañías que acostumbran hacer una fiesta de navidad y
dejan el día de pago para ese día. El empleado se encuentra obligado a ir a la fiesta
para poder recibir el cheque (a veces lo hacen así para obligar a la gente a ir a la
fiesta). En este caso, si el creyente ha tratado y no ha logrado conseguir su cheque,
puede ir rápidamente y pedir su cheque y despedirse de la fiesta. No es aconsejable
que se quede, pues no es bueno para su vida espiritual. Personas que han sido
liberadas de esos pecados y prácticas mundanas, pueden verse tentadas a beber,
bailar, etc.

Recuerden que cuando estamos en el Señor, todo debe ser hecho alrededor de la
vida cristiana. Visitas a salones de belleza (peluquerías o "beauty parlors"),
conferencias o reuniones políticas, excursiones con mundanos, etc., deben evitarse.
Eso es mundo, y ya nosotros salimos del mundo.

También quiero añadir, que otros hábitos diarios deben ajustarse. Si se


acostumbraba hacer compra los viernes en la noche, hay que cambiar la hora o el
día, si hay culto en la iglesia, pues no es bueno dejar el culto para irse a comprar.
Así mismo es prudente, ver con cuidado las horas y días de citas médicas, y otros
compromisos. Recuerden que Dios y su tiempo es primero, Él merece que nos
esforcemos, y además, estas cosas pueden moverse sin dificultad para dejar el
espacio disponible para el culto del Señor. Quiero darles un testimonio de una
hermana de la iglesia que pastoreábamos en Puerto Rico. Esta hermana era muy
buena, pero tenía un problema que nunca pudimos corregir. Ella era una persona
de edad, vivía con su hijo mayor de edad, no tenía esposo, ni otras obligaciones.
Ella siempre decidía ir al pueblo a comprar en días de culto (habiendo días en la
semana en que no había culto), y en lugar de salir temprano (pues ella viajaba en
transportación pública), salía de su casa a las 11:OO de la mañana. Ya ustedes
saben lo que pasaba. Cerca de las cinco de la tarde me llamaba para decirme que
acababa de llegar de hacer las compras, y que no podía ir para el culto. ¿Por qué
ella no hacía eso en días que no había culto? ¿Por qué no salía temprano? Bueno,
ella no entendía la gravedad de su acción, pues estaba dejando el culto del Señor
para irse a comprar.

Quiero compartir dos testimonios más. Tuvimos otros casos en esa misma iglesia,
en que había hermanas que no estaban pendientes de las citas médicas, sino que
aceptaban sin preguntar, cualquier día que la secretaria les asignaba. Al final, casi
siempre resultaban ser días de culto, y a las horas cercanas al culto. Ya ustedes se
imaginarán lo que sucedía; estas personas se ausentaban del culto por razón de la
cita. Por otro lado, tuvimos a una hermanita de 87 años diaconisa, y muy fiel en la
iglesia. Ella hacía lo que podía para cambiar el día de cita, y si era imposible (pues
a veces sabemos que no hay más días abiertos por muchos meses), entonces ella,
aunque estaba TODO EL DÍA EN EL CONSULTORIO (pues ese doctor tenía
muchos pacientes, y la gente tenía que esperar largas horas), salía del doctor, y se
preparaba rápido, y se iba para el culto como quiera. ¡QUÉ ESPÍRITU DE
RESPONSABILIDAD Y AMOR AL SEÑOR! Ella se fue con Cristo poco antes de
yo ser traslada para Estados Unidos, y la enterramos sabiendo con toda certeza
que se fue con el Señor. Como ustedes ven, esto requiere una verdadera decisión de
entrega al Señor. ¿Por qué no podemos pedirle a la secretaria del doctor que mire
en su libreta de citas a ver si hay espacios de citas disponibles en días que no hay
culto, o en horarios apropiados? Nos vamos a sorprender del hecho de que muchas
veces hay varios espacios disponibles que pueden ser alternativas, pero como la
secretaria no lo sabe, nos asigna lo primero que ve en la libreta.

Les voy a dar un testimonio final. Tuvimos una hermana en la iglesia que estuvo
muchos meses en un "shelter" (albergue o lugar de hospedaje público temporero).
Recuerdo que ya fuera del lugar, y teniendo su apartamento, me dijo que no iba
para el culto porque las amigas del "shelter" la habían invitado a una fiesta que
tenían con comida y todo. Yo le dije que porqué ella 8

iba, si ya ella no pertenecía al lugar (pues tenía su apartamento), y ese no era


ambiente espiritual para ella, ni sus hijos. Como quiera se fue, pues ella se sentía
"comprometida" a compartir con ellas. ¿Qué ustedes creen de eso? TENGAMOS
AL SEÑOR COMO PRIMERO EN TODO.

6. GUARDARSE CON LA MÚSICA Y LECTURA

Otra área que necesita ajustes, es la lectura y la música. Una vez que una persona
ha recibido al Señor, y ha sido liberada, no debe el recién convertido seguir
escuchando música mundana (la cual tiene letras inmundas y que llevan al
pecado), ni tampoco clásica (la música clásica trae demonios de depresión).

La lectura no debe incluir libros o revistas mundanas. NO hay nada malo en leer
sobre el colesterol, noticias mundiales, animales, plantas, recetas de cocina, etc. SÍ
es malo leer sobre artistas, modas mundanas, maquillaje, adúlteros del cine, temas
íntimos de matrimonio desde un punto mundano, y degenerado, y no cristiano, etc.

Sepamos separar lo bueno de lo malo. La mayoría de las revistas mundanas tienen


artículos buenos, PERO, también tienen fotos inmundas, y la mayoría de los
artículos son degenerantes, y en nada edifican al creyente. Debido a eso, es mejor el
no comprarlas, y es preferible leer libros cristianos (libros que sean positivos y
serios, porque hay algunos libros "cristianos" que realmente no son nada de
cristianos). En caso de tener dudas sobre algún libro o revista cristiana, pueden
preguntar a la pastora o pastor. Compren material cristiano que les ayude a crecer
espiritualmente. No gasten el dinero en material del mundo que les afectará en su
vida espiritual.

7. CAMBIO DE AMISTADES

Las amistades del mundo deben ser dejadas cuando uno se convierte al Señor.
Aunque parece negativo o fuerte, a la larga trae beneficio. Muchas personas se han
encontrado con un gran problema cuando no han cogido el consejo, ya que las
amistades mundanas SIEMPRE van a llevar a la persona a la tentación, van a
criticar su nueva vida en el Señor, se burlan, retan al nuevo creyente, etc. Hay
algunos que aún amenazan al nuevo creyente con dejar de ser su amigo.

Conozco algunos casos de este punto:

a. Un hermano de nuestra iglesia estaba comenzando en el Señor. Su amigo decía


que era cristiano, pero en realidad no lo era, y siempre cuestionaba al hermano
sobre la doctrina, las cosas del mundo, etc. El hermano se veía un poco incómodo
al tener que explicarle lo mismo todo el tiempo. En adición a esto, como era recién
convertido, no tenía mucho conocimiento, y no sabía bien qué contestarle. El amigo
venció, y el hermano está en el mundo.

b. Una jovencita de nuestra iglesia tenía amistades que vivían una vida mala. Esas
amistades se pasaban burlándose de ella, y la ponían muy incómoda. A la larga, las
amistades la convencieron, y se descuidó.

Es por eso recomendable romper con amistades que nos puedan alejar del Señor.
Recuerden que esas personas están ahora cerca, pero a veces se mudan, se
enemistan, o rompen la amistad, y al pasar el tiempo, el creyente se queda sin Dios,
y sin las amistades. Las amistades son personas que están cerca por un tiempo,
pero el Señor está siempre y por toda la eternidad. Cuando yo miro para atrás,
digo: "¿Dónde están mis amigas de la niñez? ¿Dónde están mis amistades de la
adolescencia? ¿Dónde están las amigas del hospedaje cuando yo estudiaba en la
universidad? ¿Dónde están mis amigas cuando me casé? Todas estas amistades
están lejos, bien lejos, y a la mayoría no las he vuelto a ver nunca más. ¿Dónde está
el Señor? Aquí conmigo. ¡Cristo es primero! El venir a Cristo es una decisión seria
y de por vida.

8. SIEMPRE ESTAR EN GUARDIA

Es muy importante que la persona que ha recibido liberación se mantenga alerta


espiritualmente. De esta forma, va a conocer cuándo el diablo da la ronda, y puede
reprenderlo. Si la persona se descuida espiritualmente, cuando viene el diablo a
dar la vuelta (ósea la tentación), la encuentra fuera de comunión, y la persona cae,
dándole entrada a los demonios, los cuales también traen más demonios, y será
necesario un mayor esfuerzo para ser libre y mantener la nueva liberación.

9. ORACIÓN, AYUNO, BIBLIA, CONSAGRACIÓN

No olviden lo necesario que es mantener una vida de oración, ayuno, Palabra, y


consagración. Esto nos ayudará a vencer en la vida espiritual, y a resistir todo
ataque del diablo. Todas las personas que están apartados del evangelio, en el
mundo, y atados, llegaron a ese nivel cuando comenzaron a descuidar la oración, el
ayuno, la Palabra, la consagración, y la asistencia a la iglesia. Esto nos ayuda a
estar atentos a la guianza del Señor en nuestra vida, y a permanecer firmes en el
evangelio.

1O. ESTAR EN COMUNIÓN 24 HORAS

Esto parece extraño, pero no lo es. No es que tenemos que estar orando 24 horas al
día. Cuando hablo de estar en comunión, me refiero a que siempre tengamos al
Señor en nuestro pensamiento. En los tiempos libres, podemos leer la Biblia, o
libros cristianos, o ver algún vídeo de un culto o campaña evangelística, escuchar
radio cristiana (si vemos que es de Dios, y lleva mensaje bíblico, y no liberal, o de
chismes y revoluces), etc. Esto nos ayuda a tener al Señor todo el tiempo en nuestra
mente.

11. ASISTIR A TODOS LOS CULTOS Y ACTIVIDADES DE LA IGLESIA

El que ha recibido liberación debe mantenerse buscando del Señor. No debe


ausentarse de los cultos en ninguna forma. Esto le ayudará a no descuidarse
espiritualmente. Hay algunas personas que quizás necesiten estar todos los días en
la iglesia (por un corto período) en lo que se estabilizan o fortalecen. No es mala la
idea de pedir permiso a los pastores para asistir a los cultos de otras iglesias de
sana doctrina que tengan alguna campaña o culto especial. Esto debe hacerse
ordenadamente, con el permiso de la pastora o pastor, de manera que sepan qué
iglesia está visitando, y si es de sana doctrina.

Esto no se debe practicar permanentemente, porque la persona pierde el sentido de


pertenencia. Esto quiere decir, que la persona no va a identificarse con su iglesia,
sino que va a estar como si visitara, y no va a tener un pastor fijo. Al mismo
tiempo, el pastor de la iglesia a la que visita, puede pensar que la persona está
interesada en quedarse allá. Recomiendo que esto no se haga por más de un mes, y
en casos especiales, en donde la persona realmente entiende que no puede estar ni
un día fuera del templo (por su situación). En casos normales, la persona debe
seguir los cultos de su iglesia local.

Nunca debe la persona irse a otras congregaciones sin que los pastores lo sepan, ya
que puede visitar una iglesia de falsa doctrina (sin saberlo), y recibir enseñanzas
equivocadas que lleven la persona a confundirse más.

12. CUIDAR LA MENTE Y LAS EMOCIONES

Es muy importante que el que ha recibido liberación mantenga su mente en el


Señor, reprendiendo todo pensamiento negativo que el diablo ponga en la mente.
Es necesario que enseguida que venga el pensamiento, se reprenda, pues si la
persona se recrea, y sigue permitiendo ese pensamiento en la mente, van a venir
más y más pensamientos, hasta que la persona va atando su mente, y llenándola de
demonios. Personas que el Señor las ha libertado de malos pensamientos, deben
mantenerse muy en comunión para resistirlos inmediatamente. Las personas que
han tenido depresión, odios, rencores, etc., también deben estar en comunión, y
reprendiendo todo pensamiento negativo. Las emociones están muy relacionadas
con la mente, y es importante que ambas cosas se mantengan sujetas al Señor.

En el evangelio, no pueden prevalecer los odios, faltas de perdón, raíces de


amarguras, etc. Estas cosas afectan la espiritualidad de la persona, y también
ponen en riesgo su salvación. El Señor dice que si no perdonamos a nuestro
prójimo, Dios Padre tampoco perdona a la persona (Mateo 6:14-15), y esto
significa, que la persona está en riesgo de perderse, si continúa en esa actitud de no
perdonar.
Escuché el testimonio del evangelista Ismael Escribano que el Señor lo llevó al
infierno, y vio predicadores, pastores, y todo tipo de cristianos allí. Estos cristianos
se perdieron, porque no habían perdonado. El Señor le dijo que predicara sobre el
perdón, y que dijera: "No perdón, no salvo" (ósea que si no perdona, no va a ser
salvo, ya que Dios no va a perdonarlo tampoco). Aunque parezca increíble es así.
Vuelve a leer Mateo 6:14-15.

13. COMENZAR UN PROCESO DE RECONCILIACIÓN

Tarde o temprano la persona necesita comenzar un proceso de reconciliación con


aquellas personas con las que tenga odios, problemas, o rencores, ya que es
necesario estar en paz con todos.

Hay casos en que no es posible hacerlo, porque la persona no puede ser localizada,
u otras circunstancias. En estos casos, se debe orar a Dios para que el Señor quite
todo mal sentir hacia esa persona, y le ayude a perdonarla de verdad. Es muy
importante orar sobre esto. Si el creyente puede conseguir a la persona, debe orar
pidiendo sabiduría para saber cuándo ir y comunicarse con la persona. Habrá
ocasiones en que la otra persona va a aceptar la reconciliación, pero habrá
personas que continuarán negativos, y hasta se pueden poner más molestos cuando
se vaya a hablar con ellos. En estos casos, ya la persona cumplió con el Señor al ir a
buscar una reconciliación, y Dios vio su esfuerzo. En otros casos, Dios mismo hará
que las personas se encuentren, y este momento no debe pasar sin que se busque la
reconciliación con la otra persona. Recuerden que Dios quiere que estemos en paz
con todos, pero si la otra persona no quiere, ya no es nuestra culpa. Romanos 12:18
dice: "Si es posible, en cuanto dependa de vosotros, estad en paz con todos los
hombres."

Es necesario entender que este proceso de reconciliación es necesario para


mantener la salvación, y la liberación. Una persona con odios, y falta de perdón, no
se va en el rapto, pero recuerden que todo debe ser hecho en oración, y pidiéndole
ayuda al Señor. Pueden leer 1 Corintios 13:4-7 para fortalecerse y pedirle ayuda al
Señor.

En el caso de matrimonios separados por violencia, o adulterio, la persona debe


orar al Señor para conocer Su voluntad. Hay casos en que NO es prudente renovar
la relación completa, pues puede crear nuevos problemas. Esto no quiere decir que
no se esté en paz con la persona, sino hablo de restablecer la relación y vivir juntos
nuevamente. Conozco casos en que al volver juntos, se han empeorado las cosas, el
creyente ha perdido su libertad de servirle al Señor, y la violencia ha aumentado.
Pablo nos aconseja en 1 Corintios 7:15 lo siguiente: "Pero si el incrédulo se separa,
separase; pues no está el hermano o la hermana sujeto a servidumbre en semejante
caso, sino que a paz nos llamó Dios."

BIBLIOGRAFÍA

1. BIBLIA DE ESTUDIO DE LA VIDA PLENA. Versión del 196O. Redactada por

Donald C. Stamps, redactor general, y J. Wesley Adams, redactor auxiliar.

Redactor encargado de la traducción al español: Carlos Stewart R.

Traducida por Jorge Arbeláez Giraldo, Luis Bernal Lumpuy, David Gómez

Ruíz. Miami, Florida: Editorial Vida, 1993. 2,13O págs.

2. THE ONLINE BIBLE. Macintosh. Versión 3.O.1. Enero 2, 2OO1.

La siguiente referencia fue tomada de este programa de computadoras: a. Reina


Valera 19O9