Está en la página 1de 10

UNIVERSIDAD DE GUAYAQUIL

FACULTAD PILOTO DE ODONTOLOGIA

CATEDRA:
CARIOLOGIA

DOCENTE:
DR. LUIS BAQUERIZO VILACRES

ESTUDIANTE:
KELLY QUINDE GALARZA

SEMESTRE: TERCERO

GRUPO: 1

AÑO LECTIVO: 2019- 2020 CII


Historia de la Cariología

Antecedentes Históricos
La palabra caries proviene del latín y significa podredumbre. Es quizá la enfermedad
más frecuente del hombre, aunque su incidencia entonces era mínima, y ha
experimentado un rapidísimo incremento debido a la continua transformación del modo
de vida y de la alimentación; el paso de las actividades de caza a las agrícolas y por lo
tanto el empleo de cereales como principio básico de la alimentación, junto con la
cocción y los procesos de elaboración de los alimentos, han favorecido el aumento de la
incidencia de esta enfermedad hasta alcanzar los alarmantes niveles actuales, que según
estadísticas se sitúa entre un 75 y un 85%

Cuando el hombre primitivo descubrió y dominó el fuego, lo empleó para cocinar los
alimentos, mismos que eran más blandos, por lo que su alimentación cambió. Al vivir
cerca de los ríos, en China y Egipto, empezó a consumir pescado horneado, ahumado y
asado. Asimismo, cambió raíces, semillas y pastos por trigo, maíz y arroz. Esto
ocasionó que sus dientes y encías sufrieran una transformación: los molares, que
duraban toda la vida, comenzaban a caer y la encía a inflamarse y a desarrollar
abscesos.

Por su parte, los monos que permanecieron en el bosque no presentaron molestias, es


decir, la combinación de alimentos y la comida basada en almidones fue el origen de la
enfermedad dental. La enfermedad dental es uno de los tributos que el hombre paga por
su constante cambio en el modo de vivir y alimentarse, y es en la dieta donde debemos
buscar la causa de los padecimientos dentales, basados, sin lugar a duda, en la
complejidad de la alimentación.

Las civilizaciones maya y azteca se alimentaban con maíz. Otras tribus, como los
esquimales, preferían las comidas saladas y secas. Los chinos optaron por el arroz, que
fue su principal fuente de alimentación. Cabe mencionar que en estos pueblos la caries
no proliferó. En cambio, los pueblos de Oriente y los semitas, progenitores de
los pueblos de Occidente, ingerían alimentos a base de leche y sus derivados, así
como carne y productos que contenían almidón, factores determinantes en la aparición
de la enfermedad dental.

Se han estudiado cráneos petrificados en los que se aprecian perforaciones, que no


son otra cosa que la presencia de drenajes de abscesos (fístulas). También se observa
que desde entonces existían cavidades en los dientes causadas por caries. En papiros
pertenecientes al año 4000 a.C. se habla de dolencias y enfermedades periodontales, lo
cual se comprueba en momias egipcias de la época.

La Biblia es considerada el primer tratado de salud pública debido a la información


acerca de la higiene personal que contiene. La limpieza física era complemento de la
pureza moral. A pesar de lo que establecía el libro sagrado, los israelitas no pudieron
sustraerse al pensamiento sobre el origen de la enfermedad como obra de espíritus
malignos y creían que una magia apropiada era la mejor cura y el uso de remedios
naturales, la terapia.

Luego de la destrucción del templo de Salomón, en el año 588 a.C., muchos


israelitas, a los que entonces se les llamaba judíos, fueron exiliados a Babilonia, donde
vivieron 70 años en contacto con la civilización caldea, por lo que adquirieron ideas
nuevas que llevaron consigo al retornar a su tierra natal. Entre los conceptos novedosos
se hallaba la convicción de que la caries dental era ocasionada por gusanos.

En el Talmud, libro que colecciona las tradiciones judías, se habla de dientes hechos
de oro, plata o madera y también se menciona la patología de los órganos dentarios
y sus tejidos de soporte, así como los remedios para su alivio entrelazados con
supersticiones.
Estos remedios eran ajos, jengibre o peperina y se aplicaban en la cavidad cariada,
que era atribuida a un gusano. De las revelaciones del Talmud se deduce que los judíos
de Babilonia tomaron sus conocimientos de odontología de los romanos, quienes a su
vez los heredaron de sus antepasados etruscos y de los griegos.

¿Qué es la caries dental?


Es una enfermedad producida por bacterias, especialmente estreptococos mutans y
lactobacilos, que forman parte de la placa bacteriana y son capaces de producir ácido
acético y propiónico, que actúan desmineralizando y desestructurando la superficie
externa del esmalte.
Evolución de la Cariología

La Odontología es una rama de la medicina que estudia las enfermedades de los


dientes y tejidos blandos de la cavidad oral, practicando tanto la prevención como los
tratamientos. Este cuidado ha sido desde siempre una prioridad para el ser humano y se
cree que las técnicas de preservar la funcionalidad de las piezas dentales comenzaron
casi al mismo tiempo que el desarrollo de la agricultura.

La especie humana ha tenido problemas dentales desde sus comienzos, ante lo


cual ha ido buscando diferentes soluciones. Es así como diversas culturas, sin ninguna
relación entre ellas, trataron de buscar alternativas de tratamientos para el edentulismo
(carencia o pérdidas de piezas dentales), practicando la implantología dental de
diferentes maneras y legándonos a la vez los primeros vestigios de esta técnica.

La evidencia prehistórica muestra la larga evolución de las intervenciones paliativas y


curativas en diferentes culturas. Estas investigaciones ponen al descubierto que el
cuidado de la salud bucal fue una preocupación constante dentro de los pueblos
primitivos. Incluso, la práctica de incrustar piedras preciosas, sobre todo en cavidades
realizadas en los incisivos superiores e inferiores, demuestra la importancia estética que
los dientes tenían dentro de las antiguas culturas.

Los mayas y sus tratamientos


Los mayas no se caracterizaron por desempeñar una odontología pura, pero si
poseían una gran habilidad para trabajar con los dientes, tanto con manchas que
consideraban anormales y más que nada todo tenía una relación estrictamente ritual y
religiosa, cuyo principal incentivo era el adorno personal que en conjunto con la
mutilación dentaria eran esenciales para el ritual. Es por este motivo que realizaban
diversos trabajos dentales, tales como; incrustaciones de piedras en las cavidades
dentales como jade, hematita, turquesa, cuarzo, cinabrio, pirita de hierro, etc., tallados, y
ennegrecimiento de los dientes.
Claro está que estos trabajos no eran realizados por cualquier persona, sino que
existían personas especializadas en este arte, y eran los llamados artesanos, quienes
fueron capaces de desarrollar técnicas tanto complejas como eficaces, tales como
la creación de elementos como el taladro rudimentario y la creación del abrasivo. Se
cree que estos artesanos eran principalmente mujeres. Las incrustaciones de piedras en
los dientes realizadas por los artesanos tenían una particularidad; que estas
intervenciones se hacían en el diente vivo, generalmente estas piedras se incrustaban en
los incisivos superiores e inferiores y algunas veces en los primeros premolares.

Existen variadas pruebas que avalan que los mayas también realizaban implantes
dentales en personas vivas, cuando estas sentían un dolor, un claro ejemplo es un
fragmento de mandíbula de origen maya del año 600 d.C., en este se puede apreciar tres
trozos de concha incrustados con forma de diente colocados en los alvéolos de tres
incisivos, estudios como pruebas radiológicas avalan esta posición debido a la presencia
de los dientes dentro del diente, por lo que son considerados los implantes más antiguos
del mundo que se han descubierto.

Primer dentista en la historia


En cuanto a la odontología, se dice que el primer dentista de la historia vivió en
Egipto durante el reino de Zoser, su nombre fue Hesi-Re y se sabe de su existencia por
una placa que lo describe como “el más grande de los médicos que tratan los dientes”,
esto demuestra que el tratamiento médico general estaba separado del tratamiento
odontológico. Producto de estudios en cráneos de egipcios conocemos la gran cantidad
de enfermedades dentales que los aquejaban, entre las que destacan caries y abscesos
dentales, donde las primeras se curaban probablemente taladrando agujeros para aliviar
la presión del pus acumulado en la raíz de las piezas dentales severamente careadas, y
posteriormente selladas con piedras preciosas, entre el más usado, el oro.

Caries dentales en la actualidad


La caries en la actualidad es una enfermedad caracterizada por una serie de
reacciones químicas y microbiológicas que provocan el reblandecimiento de los tejidos
duros dentarios y posteriormente la destrucción del diente avanzando de la superficie al
interior.

Evolución de la caries
Caries del esmalte:
La caries afecta primeramente a los tejidos duros del diente, el esmalte y el cemento
(en la caries de raíz).
La lesión inicial en el esmalte es una mancha blanca, opaca y sin brillo.
Generalmente la caries utiliza recovecos y defectos en la superficie del esmalte para
implantarse. Esta lesión inicial puede quedar retenida, remineralizarse o por el contrario
avanzar. La resistencia del esmalte es por ello decisiva en la evolución de la misma. El
flúor aumenta eficazmente dicha resistencia, de ahí su importancia como preventivo.

Caries de la dentina:
Si la caries progresa, invade la siguiente capa del diente o dentina. El avance de la
lesión puede hacerse transversalmente y en profundidad. En la dentina la caries avanza
muy rápidamente porque está poco calcificada.
Las bacterias implicadas en la caries son ligeramente distintas cuando afectan
superficies lisas de la pieza dentaria que cuando afectan surcos, fosas o fisuras.

Caries de la raíz:
Cuando la caries continúa avanzando llega hasta la pulpa y penetra por el canal de la
raíz provocando la destrucción y formación de abscesos en la misma.
La caries puede llegar a afectar al ligamento periodontal y al hueso que sujeta el
diente, así como a los tejidos blandos. La afectación ósea puede dar lugar a la pérdida
dentaria. Así mismo, un absceso situado en él puede progresar a través del tejido óseo
hasta el interior del cráneo con nefastos efectos incluso mortales.
Tratamiento actual
Va a depender de la fase que se encuentre. Cuando la caries es superficial o no ha
llegado a afectar al nervio se realiza la obturación o empaste.

Obturaciones:
Consisten en el pulido de toda la zona de tejido necrosado ampliando los bordes y
dejando la cavidad bien limpia. Después se procede a la colocación de un material que
sella totalmente dicha cavidad. Este material es variable según el tipo de caries,
localización, existencia de caries previas y otros. En general se utiliza amalgama de
plata o las resinas compuestas que precisan una preparación previa de la cavidad con
ácidos para proteger la pieza.

Endodoncia:
Consiste en la extracción del nervio de la pieza dentaria. Habitualmente se realiza
bajo anestesia local siendo por ello una maniobra indolora. Después de extraído el
nervio se limpia meticulosamente el conducto donde va alojado. Para ello se van
introduciendo limas de un tamaño cada vez mayor que van limpiando y ampliando la
pared del canal para evitar que queden restos de infección. Posteriormente se sella la
cavidad realizada con materiales especiales que aporten suficiente solidez a la pieza
evitando su fractura así como la contaminación del hueso.

Extracción dentaria:
La extracción depende de la forma, posición, tamaño y grado de destrucción de la
pieza. Habitualmente se utilizará una extracción dentaria simple que consiste en sacar la
pieza mediante la aplicación de unas pinzas (forceps) sobre la corona del diente.
Mediante diversos movimientos se irá despegando la pieza del hueso hasta conseguir
extraerlo. Cuando las raíces son muy grandes a veces hay que dividirlas y sacarlas
separadamente.