Está en la página 1de 5

5.

LEY GENERAL DE SOCIEDADES: EL CONSORCIO; RESPONSABILIDAD


MANCOMUNADA DE LOS MIEMBROS

CASACIÓN Nº 928-2003
(Fecha de Emisión: 13.08.2003)

Lima, trece de Agosto del dos mil tres.-


LA SALA CIVIL TRANSITORIA DE LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA
REPUBLICA; Vista la causa número novecientos veintiocho- dos mil tres; en audiencia
pública de la fecha y producida la votación con arreglo a ley, emite la siguiente sentencia:
MATERIA DEL RECURSO.- Se trata del recurso de casación interpuesto a fojas trescientos
veintiocho a trescientos treinticuatro por el Abogado de Constructores Industriales Peruanos
Sociedad Anónima Contratistas Generales (COINPESA), contra la sentencia de vista de fojas
trescientos veintidós y trescientos veintitrés expedida por la Segunda Sala Civil de la Corte
Superior de Justicia de Lima en fecha diez de Enero del dos mil tres, que confirmó la
sentencia apelada de fojas doscientos setentiséis del siete de Junio del dos mil dos, que
declara fundada en parte la demanda de fojas treintitrés, ordenando que Superconcreto del
Perú Sociedad Anónima y Constructores Industriales Peruanos Sociedad Anónima
Contratistas Generales(COINPESA) cumplan con pagar en partes iguales la suma de seis mil
novecientos tres dólares americanos con sesentiséis centavos, más intereses legales ;costas
y costos del proceso; FUNDAMENTOS DEL RECURSO.- Que por resolución de esta Sala
Suprema del treinta de mayo del dos mil tres se declaró procedente el recurso por la causal
prevista en el inciso primero del artículo trescientos ochentiséis del Código Procesal Civil,
acusando interpretación errónea del artículo cuatrocientos cuarentisiete de la Ley General de
Sociedades; y CONSIDERANDO: PRIMERO.- Que cabe precisar que la causal de
interpretación errónea de una norma de derecho material está referida a errores cometidos
por el juzgador respecto del sentido o contenido de la norma, en función a los métodos
interpretativos generalmente aceptados; SEGUNDO.- Que en el presente caso, la empresa
impugnante denuncia la interpretación errónea del artículo cuatrocientos ochentisiete de la
Ley General de Sociedades veintiséis ochocientos ochentisiete, argumentando que en el
quinto considerando de la sentencia de vista el Colegiado de mérito interpreta erróneamente
el mencionado artículo, al establecer que: "al no haberse pactado en el mencionado contrato
de consorcio ni en su addendum el tipo de responsabilidad de los miembros del consorcio
frente a las obligaciones contraídas frente a terceros, la misma resulta ser de naturaleza
mancomunada por aplicación del artículo cuatrocientos cuarentisiete de la Ley General de
Sociedades"; en tal sentido, señala que el tribunal superior debió interpretar correctamente
la norma, estableciendo que los miembros del consorcio, se obligan individualmente con los
terceros, asumiendo obligaciones y responsabilidades a título particular; TERCERO.- Que la
presente causa versa sobre una obligación de dar suma de dinero , interpuesta por Rivelsa
Sociedad de Responsabilidad Limitada contra Superconcreto del Perú Sociedad Anónima, en
la que se ha incorporado como litisconsorte necesario pasivo a su consorciado Constructores
Industriales Peruanos Sociedad Anónima Contratistas Generales(COINPESA), y que tiene por
fin que éstos cumplan con pagarle la suma de seis mil novecientos tres dólares americanos
con sesentiséis centavos, mas intereses legales; CUARTO.- Que hay que precisar que las
conclusiones a que arriban las instancias de mérito establecen que, efectivamente, ambas
empresas deben cumplir con el pago de las facturas reputadas impagas, que se encuentran
giradas a nombre del consorcio que las mismas integran como es Superconcreto del Perú-
Copeinsa Asociados; asimismo determinan que al no haberse pactado en el mencionado
contrato de consorcio, ni en su addendum, el tipo de responsabilidad de los miembros del
consorcio frente a las obligaciones contraídas por terceros, la misma resulta ser de
naturaleza mancomunada ordenando que las empresas demandadas cumplan con pagar en
partes iguales la suma de seis mil novecientos tres dólares americanos con sesentiséis
centavos; QUINTO.- Que en tal sentido, previamente resulta pertinente establecer la
definición que la Ley General de Sociedades otorga al contrato de consorcio, mediante su
artículo cuatrocientos cuarenticinco, que reza que el contrato de consorcio "es el contrato por
el cual dos o más personas se asocian para participar en forma activa y directa en un
determinado negocio o empresa con el propósito de obtener un beneficio económico,
manteniendo cada una su propia autonomía. Corresponde a cada miembro del consorcio
realizar las actividades propias del consorcio que se encargan y aquellas a que se ha
comprometido. Al hacerlo, debe coordinar con los otros miembros del consorcio conforme a
los procedimientos y mecanismos previstos en el contrato; SEXTO.- Que de la definición que
da el artículo cuatrocientos cuarenticinco precedentemente señalado, fluyen las
características esenciales de este tipo de asociación, que es un contrato asociativo nominado
y típico, que regula relaciones de participación o integración en uno o más negocios o
empresas en conjunto de los consorciados, en interés común de todos ellos, que no está
sujeto a mayor formalidad que la de constar por escrito, no origina la creación o nacimiento
de una persona jurídica, por lo que no tiene denominación ni razón social; los consorciados
que participan mantienen su autonomía y participan en forma activa y directa en los
negocios o empresas materia del consorcio; y además cada consorciado debe coordinar su
respectiva actividad con los demás de acuerdo a los procedimientos y mecanismos del
contrato de consorcio; SETIMO.- Que el artículo cuatrocientos cuarentisiete de la Ley
general de Sociedades, regula la relación de los miembros del consorcio con terceros y sus
responsabilidades y para ello anota que: Cada miembro del consorcio se vincula
individualmente con terceros en el desempeño de la actividad que le corresponde en el
consorcio, adquiriendo derechos y asumiendo obligaciones y responsabilidades a titulo
particular y que: "Cuando el consorcio contrate con terceros, la responsabilidad será solidaria
entre los miembros del consorcio sólo si así se pacta en el contrato o lo dispone la ley";
OCTAVO.- Que de lo establecido por los artículos cuatrocientos cuarenticinco a cuatrocientos
cuarentisiete se infieren tres supuestos a saber en cuanto a la relación con terceros: a) Que
cuando un consorciado asume la obligación de realizar determinada actividad del consorcio
porque se le ha encomendado en el contrato o se ha comprometido, los derechos,
obligaciones y responsabilidades que adquiere lo hace a titulo individual, sin que ello quiera
significar en su caso que los logros individuales le pertenezcan íntegramente, salvo que así
se haya pactado; ergo no se vincula a sus consorciados con los terceros con quienes hubiere
asumido obligaciones; b) Que cuando el consorcio contrae con terceros y por ende asuma
una obligación , ella será solidaria sólo si es que existe pacto que la declare o si por ley se
determina, lo que concuerda con lo dispuesto en el artículo mil ciento ochentitrés del Código
Civil, pues la solidaridad no se presume; y c) Que a falta de pacto de solidaridad, o
disposición de la ley, cuando el consorcio asume una obligación, sus miembros son
responsables mancomunadamente, conforme a los artículos mil ciento ochentidós y mil
ciento setentidós del Código Civil, de modo que cada uno se encontrará obligado sólo
respecto a la cuota que le corresponde, presumiéndose en las obligaciones divisibles que en
el caso de deuda, la misma se reputa dividida en tantas partes iguales como deudores
existan, y en el caso concreto de cuantos consorciados existan; NOVENO.- Que en autos las
instancias han determinado que las mercancías cuyo pago se persiguen, consistentes en
materiales de construcción, fueron recibidas por el Consorcio Superconcreto del Perú
Coinpesa Asociados para la obra del Hospital Comas, como aparece en la mayoría de las
guías de remisión, obra que es precisamente por la que realizaron el contrato de consorcio;
que las facturas reputadas impagas corren giradas a nombre del consorcio que integran las
emplazadas; que la actividad comercial realizada es una ordinaria en el marco de la
ejecución del contrato dé obra que. determinó la celebración del consorcio , por lo que no se
requiere de poder ni se halla dentro de las atribuciones del Comité de gerencia el consorcio;
y que no existe pacto en el contrato de consorcio el tipo de responsabilidad de los asociados
frente a terceros; DÉCIMO.- Que en tal marco tenemos que no se encuentra establecido que
el emplazado Superconcreto del Perú halla asumido actividad o se hubiere impuesto
actividad en el contrato por el cual resulte responsable individual frente a terceros, como
tampoco que el contrato haya sido efectuado por tal consorciado, pues contrario a ello, han
determinado en base a su apreciación probatoria la existencia de una obligación por el
consorcio; por lo que debe concluirse que la responsabilidad es mancomunada entre los
consorciados, como es de entenderse de la interpretación contrario sensu del segundo
párrafo del artículo cuatrocientos cuarentisiete de la Ley General de Sociedades, concordado
con el artículo mil ciento ochentitrés del Código Civil y el artículo mil ciento ochentidós de
ese mismo texto legal, conforme al supuesto precisado en el considerando octavo punto c)
de ésta resolución; UNDÉCIMO.- Que en ese entender, no se evidencia la interpretación
errónea denunciada, por lo que el recurso debe ser desestimado por lo que, en aplicación del
artículo trescientos noventisiete del Código Procesal Civil, declararon INFUNDADO el
recurso de casación de fojas trescientos veintiocho a trescientos treinticuatro interpuesto por
el Abogado de la Empresa Constructores Industriales Peruanos Sociedad Anónima
Contratistas Generales (COINPESA); no CASARON la resolución de vista de fojas trescientos
veintidós y trescientos veintitrés, su fecha diez de Enero del dos mil tres; CONDENANDO a
la recurrente al pago de las costas y costos del proceso y a la multa de dos unidades de
referencia Procesal; DISPUSIERON la publicación de la presente resolución en el Diario
Oficial El Peruano", en los seguidos por RIVELSA Sociedad de Responsabilidad Limitada
contra Superconcreto del Perú sociedad Anónima, sobre Obligación de dar Suma de Dinero; y
los devolvieron.-
EL VOTO DEL SEÑOR QUINTANILLA QUISPE, ES COMO SIGUE: CONSIDERANDO:
Primero.- Que cabe precisar que la causal del interpretación errónea de una norma de
derecho material está referida a errores cometidos por el juzgador respecto del sentido o
contenido de la norma, en función a los métodos interpretativos generalmente aceptados;
Segundo.- Que, en el presente caso, la empresa impugnante denuncia la interpretación
errónea del artículo cuatrocientos cuarentisiete de la Ley General de Sociedades, veintiséis
mil ochocientos ochentisiete, argumentando que en el quinto considerando de la sentencia
de vista el Colegiado de Mérito interpreta erróneamente el mencionado artículo, al establecer
que: "al no haberse pactado en el mencionado contrato de consorcio ni en su addendum el
tipo de responsabilidad de los miembros del consorcio frente a las obligaciones contraidas
frente a terceros, la misma resulta ser de naturaleza mancomunada por aplicación del
artículo cuatrocientos cuarentisiete de la Ley General de Sociedades"; en tal sentido, señala
que el tribunal superior debió interpretar correctamente la norma, estableciendo que los
miembros del consorcio, se obligan individualmente con los terceros, asumiendo obligaciones
y responsabilidades a título particular, Tercero.- Que la presente causa versa sobre una
obligación de dar suma de dinero, interpuesta por Rivelsa Sóciedad de Responsabilidad
Limitada contra Superconcreto del Perú Sociedad Anónima, en la que se ha incorporado
como litisconsorte necesario pasivo a su consorciado Constructores Industriales Peruanos
Sociedad Anónima Contratistas generales (Coinpesa), y que tiene por fin que éstos cumplan
con pagarle la suma de seis mil novecientos tres dólares americanos con sesentiséis
centavos de dólar, más intereses legales; Cuarto.- Que, hay que precisar que las
conclusiones a que arriban las instancias de mérito establecen que, efectivamente, ambas
empresas deben cumplir con el pago de las facturas reputadas impagas, que se encuentran
giradas a nombre del Consorcio que las mismas integran como es Superconcreto del Perú -
COINPESA Asociados; asimismo determinan que al no haberse pactado en el mencionado
contrato de consorcio, ni en su addendum, el tipo de responsabilidad de los miembros del
consorcio frente a las obligaciones contraídas por terceros, la misma resulta ser de
naturaleza mancomunada, ordenando que las empresas demandadas cumplan con pagar en
partes iguales la suma de seis mil novecientos tres dólares americanos con sesentiséis
centavos de dólar; Quinto.- Que, en tal sentido, previamente resulta pertinente establecer
la definición que la Ley General de Sociedades otorga al contrato de consorcio, mediante su
artículo cuatrocientos cuarenticinco, que reza que el contrato de consorcio es el contrato por
el cual dos o más personas se asocian para participar en forma activa y directa en un
determinado negocio o empresa con el propósito de obtener un beneficio económico,
manteniendo cada una su propia autonomía. Corresponde a cada miembro del Consorcio
realizar las actividades propias del consorcio que se le encargan y aquellas a que se ha
comprometido. Al hacerlo, debe coordinar con los otros miembros del consorcio conforme a
los procedimientos y mecanismos previstos en el contrato"; Sexto.- Que de la definición que
da el artículo cuatrocientos cuarenticinco precedentemente señalado, fluyen las
características esenciales de éste tipo de asociación, que es un contrato asociativo nominado
y típico, que regula relaciones de participación o integración en uno o más negocios o
empresas en conjunto de los consorciados, en interés común de todos ellos, que no está
sujeto a mayor formalidad que la de constar por escrito, no origina la creación o nacimiento
de una persona jurídica, por lo que no tiene denominación ni razón social; los consorciados
que participan mantienen su autonomía y participan en forma activa y directa en los
negocios o empresas materia del consorcio; y además cada consorciado debe coordinar su
respectiva actividad con los demás de acuerdo a los procedimientos y mecanismos del
contrato de consorcio; Sétimo.- Que el artículo cuatrocientos cuarentisiete de la Ley General
de Sociedades, regula la relación de los miembros del consorcio con terceros y sus
responsabilidades y para ello anota que: "Cada miembro del consorcio se vincula
individualmente con terceros en el desempeño de la actividad que le corresponde en el
consorcio, adquiriendo derechos y asumiendo obligaciones y responsabilidades a título
particular y que: "Cuando el consorcio contrate con terceros, la responsabilidad será solidaria
entre los miembros del consorcio sólo si así se pacta en el contrato o lo dispone la ley";
Octavo.- Que de lo establecido por los artículos cuatrocientos cuarenticinco y cuatrocientos
cuarentisiete se infieren tres supuestos a saber en cuanto a la relación con terceros: a) Que
cuando un consorciado asume la obligación de realizar determinada actividad del consorcio
porque se le ha encomendado en el contrato o se ha comprometido, los derechos,
obligaciones y responsabilidades que adquiere lo hace a título individual, sin que ello quiera
significar en su caso que los logros individuales le pertenezcan íntegramente, salvo que así
se haya pactado; ergo no se vincula a sus consorciados con los terceros con quienes hubiere
asumido obligaciones; b) Que cuando el consorcio contrate con terceros y por ende asuma
una obligación, ella será solidaria sólo si es que existe pacto que la declare o si por ley se
determina, lo que concuerda con lo dispuesto en el artículo mil ciento ochentitrés del Código
Civil, pues la solidaridad no se presume; y c) Que a falta de pacto de solidaridad, o
disposición de la ley, cuando el consorcio asume una obligación, sus miembros son
responsables mancomunadamente, conforme a los artículos mil ciento ochentidós y mil
ciento setentidós del Código Civil, de modo que cada uno se encontrará obligado sólo
respecto a la cuota que le corresponde, presumiéndose en las obligaciones divisibles que en
el caso de deuda, la misma se reputa dividida en tantas partes iguales como deudores
existan, y en el caso concreto de cuantos consorciados existan; Noveno.- Que en autos las
instancias han determinado que las mercancías cuyo pago se persiguen, consistentes en
materiales de construcción, fueron recibidas por el consorcio Superconcreto del Perú
Sociedad Anónima Coinpesa Asociados para la obra del Hospital de Comas, como aparece de
la mayoría de las guías de remisión, obra que es precisamente por la que realizaron el
contrato de consorcio; que las facturas reputadas impagas corren giradas a nombre del
consorcio que integran las emplazadas; que la actividad comercial realizada es una ordinaria
en el marco de la ejecución del contraria de obra que determinó la celebración del consorcio,
por lo que no se requiere de poder ni se haya dentro de las atribuciones del Comité de
Gerencia el consorcio; y que no existe pacto en el contrato de consorcio el tipo de
responsabilidad de los asociados frente a terceros; Décimo.- Que en tal marco tenemos que
las instancias concluyen una obligación del consorcio por cuanto las facturas impagas corren
a cargo del consorcio Superconcreto del Perú Sociedad Anónima Coinpesa Asociados y han
sido recepcionadas por el consorcio, olvidando que el contrato de consorcio no crea una
persona jurídica ni tiene razón o denominación; y que sólo existirá obligación por parte del
consorcio (de sus miembros) cuando sus representantes hayan contratado con terceros, que
es lo que debió analizarse y no manifestarse si sustentó que para la adquisición de
mercancías como la de autos no se requiere poder especial, si contar con fundamento
jurídico alguno, pues dada la naturaleza del contrato, por mantener las empresas su
autonomía, en principio cada una se obliga de manera individual con terceros; pero
importando la resolución de tal tema uno que requiere de análisis probatorio, es necesario se
proceda al reenvió para su análisis por los juzgadores; Undécimo.- Que, por las razones
antes expresadas, de conformidad con el acápite dos punto tres del inciso segundo del
artículo trescientos noventiséis del Código Procesal Civil, MI VOTO es porque se declare
FUNDADO el recurso de casación interpuesto por Carlos Medina Delgado, abogado en
representación de COINPESA, a fojas trescientos veintiocho; en consecuencia NULA la
sentencia de vista de fojas trescientos veintidós, de fecha diez de enero del dos mil tres; e
INSUBSISTENTE la apelada de fojas doscientos sesentiséis, de fecha siete de junio del dos
mil dos; ORDENANDO al juez expedir nuevo fallo con arreglo a lo expuesto; en los seguidos
por Rivelsa Sociedad de Responsabilidad Limitada con Superconcreto del Perú Sociedad
Anónima y otro, sobre Obligación de Dar Suma de Dinero; y los devolvieron.-
(*) Fuente: Poder Judicial
(**) Sumilla SPIJ-MINJUS