Está en la página 1de 8

Artículo de Opinión

El mundo Perfecto

Juana Paola Márquez Chávez


ID 661804

Deisy Yamile Lamprea Murcia

Corporación Universitaria Minuto de Dios UVD


Facultad de ciencias empresariales
Administración de empresas
Resolución de Conflictos
4 Septiembre 2019
Bogotá
Contenido
1 Introducción ......................................................................................................... 3

2 El Mundo Perfecto ............................................................................................... 4

3 Conclusiones ........................................................................................................ 6

4 Aprendizaje .......................................................................................................... 6

5 Bibliografía........................................................................................................... 7
1 Introducción

Todos esperamos un mundo mejor, pero olvidamos que nosotros somos los protagonistas

de este mundo y que en nuestros actos está reflejado la manera en que enfrentamos los

conflictos de nuestro entorno, el cómo buscamos solucionarlo y que nuestra evolución

depende de la gravedad del conflicto que estemos atravesando. El cómo una situación

puede llegar a cambiar nuestros ideales y creencias para actuar sin pensar en las

consecuencias que nuestros actos traerán.


2 El Mundo Perfecto

Cada ser humano es un mundo que esta propenso a actuar y pensar de distintas maneras

dependiendo sus creencias, aprendizajes o experiencias y con ideales para poder escoger

entre lo bueno, lo malo, lo falso o lo verdadero, en nuestra vida se presentan situaciones

que pueden ayudar o afectar, el tomar decisiones o generar acciones en ocasiones que se

nos presenten, y el conflicto es algo inherente a la vida cotidiana, es algo a lo que nos

enfrentamos a diario, acompañado con el creer que siempre tengo la razón en todo, el

pretender dominar o pasar por encima de otros logrando quedar bien, o buscando solo mis

beneficios personales, y es algo que no cambiara en un mundo lleno de ambición y maldad.

En todo proceso conflictivo ningún comportamiento es justificable y lo peor o su gravedad

es que puede llegar a perjudicar o involucrar a terceros como familias, organización,

amistades, sociedad, entre otros, es algo que une todos los aspectos sociales y competitivos

que vivimos a diario, los conflictos se pueden presentar en distintos momentos ejemplo

nuestros hogares, por medio de los celos, las empresas u organizaciones donde trabajamos

con la envidia, la avaricia, e incluso interiormente por medio de la depresión.

Existe una barrera en nuestro pensar y actuar que divide lo bueno y lo malo y es algo muy

frágil que puede ser traspasado en cualquier momento de acuerdo al carácter con que

tomemos cada situación, a nadie le gusta que le hagan daño pero a veces nos gusta hacerlo,

lo importante es aprender del error y tomarlo como experiencia y aprendizaje para de esta

manera aprender a actuar frente a situaciones, el respirar profundo y pensar muy bien lo que

se va a decir o el cómo actuar.


Lo que se quiere recuperar es el arte de conversar, el dialogo, el cambio de ideas, la escucha

atenta y que por medio de la comunicación y el pensamiento creativo construir relaciones

saludables para manejar y resolver los conflictos de forma justa y no violenta.

El conflicto no tiene una naturaleza negativa, ni tiene que ser algo destructivo, también es

algo que puede ayudar a potencializar el desarrollo humano y ser constructivo, la

diferencia está en la forma de actuar ante él, el tener la voluntad y la disposición de cambiar

y resolver, es algo que bien manejado puede llevar a enormes beneficios. Según Cheryl A.

Picard “las personas tratan de mejorar una situación negativa si se les brinda una

oportunidad justa para hacerlo”.

Los conflictos siempre estarán presentes y serán parte de nuestras vidas y a veces son

inevitables, sin saber si son buenos o malos, llegan por cuestiones ajenas o a veces porque

los buscamos sin saberlo, lo importante es crear habilidades para evolucionar ante ellos,

creando negociaciones para llegar a un resultado que beneficie a todos y lo principal es el

reconocimiento del conflicto y la voluntad para solucionarlo.

Buscar las formas de cambiar la pelea, la violencia, la guerra, por procesos más

constructivos, logrando una convivencia ciudadana de respeto y dignidad, el concebir que

todo puede ser de otra manera buscando alternativas positivas, es algo que construirá el

carácter y ayudara a darle un manejo apropiado a la situación presentada, cambiar el

egoísmo y la manera en que juzgamos a los demás, nadie puede opinar sobre lo que no sabe

y cada persona es un mundo que piensa y actúa de manera diferente y es respetable, lo que

se quiere es reflexionar sobre nuestra responsabilidad ante los males del mundo.
3 Conclusiones

Como un acto o una palabra pueden llevar a tomar decisiones que afectan y traen

consecuencias para nuestra vida, el actuar bien o mal son procesos que llevan a tomar una

acción y en nosotros está el buscar una solución apropiada que no afecte a otros ni genere

consecuencias a futuro, manejar prácticas de comunicación continua y negociaciones justas

para todos y saber que todos somos un mundo que se va construyendo de acuerdo a

nuestras acciones.

4 Aprendizaje

Nadie puede opinar o juzgar sobre una situación sin conocer el proceso, o el por

qué se llevó a cabo, todos tenemos motivos para tomar una decisión o realizar una acción,

la finalidad del problema, el porqué de los actos, los conflictos pueden llegar a ser un medio

de inspiración o motivación para otras personas el conocer o saber que otras personas

pasaron por problemas o consecuencias grabes y lograron salir adelante con ellas tomando

una mejor decisión, actuando de manera correcta y con la ayuda de una sana y apropiada

comunicación.
5 Bibliografía

Zimbardo. P. (2008). El efecto Lucifer. Barcelona, España: Paidos Ibérica.

Guedán, M. y Ramírez, R. D. (2005). Resolución de Conflictos en el siglo XXI. Madrid: T

Rama Editorial.