Está en la página 1de 6

1

COMENTARIO BÍBLICO
ADVENTISTA DEL SÉPTIMO DÍA
TOMO 3
El texto bíblico empleado como base en este Comentario corresponde a la Versión Reina-Valera Revisada
1960 (c) Sociedades Bíblicas en América Latina, usado con el permiso correspondiente.
EDICIÓN INGLESA
Redactor Jefe: FRANCIS D. NICHOL

Asociados: RAYMOND F. COTTRELL

DON F. NEUFELD

Ayudante: JULIA NEUFFER


EDICIÓN ESPAÑOLA
Traductor Jefe: VICTOR E. AMPUERO MATTA

Traductora Asociada: NANCY W. DE VYHMEISTER

Redactor Jefe: HUMBERTO M. RASI

Redactores Asociados: SERGIO V. COLLINS

LEÓN GAMBETTA

TULIO N. PEVERINI

JUAN J. SUÁREZ

RAÚL VILLANUEVA
PUBLICACIONES INTERAMERICANAS

Pacific Press Publishing Association

Mountain View, California

EE. UU. de N.A.


Al Lector del Tomo 3
DE LOS EDITORES
EN LO que atañe a la forma y al contenido, este tercer tomo del Comentario es un estudio de contrastes. Parte del tomo trata
de libros bíblicos que son de un estilo narrativo y estudian la historia llena de vicisitudes de Israel desde el comienzo del reino,
durante los lúgubres días del exilio, hasta el período de la restauración debida a valientes tales como Esdras y Nehemías. La
otra parte del tomo trata de lo que generalmente se conoce como literatura sapiencial -Job, Proverbios, Eclesiastés- y los
Salmos y Cantares.
Todos los problemas que se presentan en los libros de los Reyes aparecen de nuevo en este tercer tomo, aunque con
frecuencia en formas diversas: Crónicas, en su esencia, abarca el mismo lapso tratado en Samuel y Reyes. Como los asuntos
cronológicos de Crónicas se trataron anticipadamente en el artículo sobre cronología del segundo tomo, se llama la atención
del lectora ese artículo. No debe olvidarse que en todos los estudios cronológicos de este Comentario se emplea un
importantísimo adjetivo calificativo: "provisional". Sería impropio dogmatizar aun en los mínimos detalles de las fechas bíblicas
o seculares, pues es demasiado incompleto nuestro conocimiento del pasado remoto, y Dios no ha considerado conveniente
2

dar ciertos detalles de hechos y cifras que parecieran necesarios para establecer definitivamente un esquema cronológico
completo.

Los artículos acerca de este tema en los tomos del Comentario procuran primero conducir al lector a una comprensión de los
problemas existentes y a las soluciones que han sugerido los eruditos, y a continuación presentan un esquema práctico de
fechas ampliamente respaldadas por las pruebas existentes. Creemos que en la mayoría de los casos las pruebas son
suficientemente claras y convincentes para ofrecer una certeza razonable en la tarea de establecer una armazón digna de
confianza para ubicar los hechos históricos de las Escrituras. Para beneficio de los que quizá queden perplejos debido a que
no se puede ser categórico en este campo, debiéramos hacer dos observaciones: (1) Nuestra salvación no depende de un
conocimiento absoluto de todos los asuntos cronológicos. (2) Las fechas que implican períodos proféticos se pueden
determinar con una certeza satisfactoria.
La literatura sapiencial nos hace entrar profundamente en los misterios de los caminos de Dios para el hombre, en los
principios de la vida correcta y en la confesión hecha por el arrepentido Salomón, que los placeres y logros terrenales son
vanidad. 10
Dirigimos también nuestra atención a los cantos del salmista, a sus melodías métricas, a sus himnos de alabanza al Dios
altísimo, a sus clamores en procura de liberación de los enemigos externos y de su conciencia íntima, atormentadora, a sus
triunfantes exclamaciones de confianza porque Jehová de los ejércitos es la fortaleza del creyente.
Los artículos generales van desde un estudio de las cadencias de la poesía bíblica hasta un examen de los problemas de la
cronología bíblica. Algunos de estos artículos tratan de asuntos de interés para la gran mayoría de los lectores. Uno o dos
tratan asuntos más técnicos, los cuales un número limitado de lectores querrá consultar. Es parte del propósito editorial de
este Comentario proporcionar material de valor tanto para el lector común como para el erudito técnicamente preparado. Este
tomo -que abarca una esfera muy amplia de libros y temas- se imprime con la esperanza de que resulte una bendición para el
lector, al presentarle parte de los tesoros de las Escrituras.
Además deseamos expresar nuestro agradecimiento al Dr. Siegfried H. Horn, ex profesor de arqueología e historia antigua en
el Seminario Teológico Adventista de la Universidad Andrews, quien, con la ayuda de Julia Neuffer, ha puesto al día este
Comentario en materia de arqueología, historia y cronología. Toda esta información reciente se ha incorporado a la presente
versión española. 11
Cómo Usar Este Comentario
SE OFRECEN las siguientes sugestiones para ayudar al lector a obtener el máximo provecho de este Comentario: 1. Léase la
declaración introductoria del Tomo I titulada "De los editores al lector de este Comentario". Ella presenta los principios básicos
que han guiado en la redacción de esta obra. El conocimiento de esos principios capacitará mejor para avaluar el comentario
de cualquier texto particular.
2. Tómese nota de las frecuentes referencias a otros textos que se dan entre paréntesis en la explicación acerca del versículo
que se busca en el Comentario. Su estudio ampliará mucho la comprensión del texto buscado. Cuando tales referencias entre
paréntesis estén precedidas por las palabras "ver. com.", [abreviatura de "ver comentario de"] esto indica que el lector debe
buscar lo que dice el Comentario acerca de esos otros textos. También se pueden encontrar, entre paréntesis, referencias
como ésta: "PP 132". Esto significa Patriarcas y profetas, pág. 132. En esa página puede no haber una referencia específica al
texto de las Escrituras, sino más bien una declaración general que lo aclare.
3. Búsquese al final del capítulo en el Comentario, bajo el título "Comentarios de Elena G. de White", para ver si el texto que se
está estudiando se menciona en algún libro escrito por ella, y entonces léase ese comentario.
4. Váyase a la última sección del tomo, titulada "Material suplementario", que contiene ciertos pasajes de los escritos de Elena
G. de White que no se encuentran en sus libros en español. Esta sección puede presentar un pasaje que aclare el texto que
se está estudiando.
5. Váyase a la Introducción del libro de la Biblia en el cual se halla el texto que se está estudiando, y búsquese en "5.
Bosquejo". Allí se encontrará un bosquejo de todo el libro. Esto permitirá dar un vistazo al marco del texto, su relación con todo
el tema del libro, la narración o el argumento. Este conocimiento del contexto puede ser utilísimo para llegar a una
comprensión correcta del texto.
6. Consúltese el Índice de Contenido para ver si hay algún artículo que trate el tema general que se está estudiando. Por
ejemplo, si se están estudiando ciertos textos que describen el período patriarcal, se ampliará grandemente la comprensión al
leer el artículo del tomo I que describe la vida en el período patriarcal.
3

7. Si el texto que se está estudiando incluye la mención de un detalle geográfico, tal como el nombre de un río, una montaña,
una ciudad, acúdase a los mapas de los 12 diversos tomos para localizar con exactitud el lugar mencionado. A veces esto
puede resultar en una de las mayores ayudas para la comprensión correcta de un texto. En el Índice de Contenido se
encontrará la lista de mapas en colores y también los mapas en blanco y negro que enfocan cierto incidente en su marco
geográfico.

8. Si se está estudiando cierto tema, el santuario por ejemplo, váyase al Índice, al final del tomo séptimo. Inmediatamente
después de la palabra "santuario" se encontrará una lista de ciertas páginas. Búsqueselas en el Comentario, se hallarán los
comentarios claves que ofrece esta obra sobre el santuario. El Índice no pretende ser exhaustivo. Un índice tal constituiría un
tomo voluminoso en sí mismo. Pero ayudará al estudiante de la Biblia a encontrar rápidamente aquellos pasajes del
Comentario donde se trata el examen principal de un tema importante.
9. La regla siguiente determina la manera de escribir los nombres antiguos de personajes o lugares: si el nombre se encuentra
en la RVR, casi siempre se sigue la grafía de esta versión; pero en contados casos se ha adoptado la escritura de las mejores
obras sobre la antigüedad que están en uso actualmente.
10. Han sido transliteradas las palabras hebreas y griegas que se usan. Es decir, de acuerdo con nuestro alfabeto castellano
se ha dado un equivalente fonético de esas palabras. (Ver en las págs. 15 y 16 la clave de la transliteración.) 1l. Conviene
recordar las siguientes abreviaturas:
ABREVIATURAS
1. General
AC-antes de Cristo
ANF-Ante-Nicene Fathers [Padres antenicenos]
art.-artículo
ASV-The American Standard (Revised) Version, 1901
AT-Antiguo Testamento
AUCR-The Australasian Union Conference Record
BC-Versión de Bover-Cantera
BE-The Bible Echo
BJ-Biblia de Jerusalén
BTS-Bible Training School
c.-circa (en torno a)
cap.-capítulo
caps.-capítulos
cf.-confer (compárese con); equivale aproximadamente a "ver"
cm-centímetro(s)
Com.-Comentario
DC-después de Cristo
Ecco.-Eclesiástico (libro deuterocanónico)
ed.-edición
EGW-Elena G. de White
g-gramo(s)
GCB-General Conference Bulletin
GH-Good Health
Gr.-griego
Heb.-hebreo
HR-Health Reformer
Ibíd.-Ibídem (misma página y misma fuente de la referencia anterior) 13
Id.-ídem (misma fuente de la referencia anterior)
kg-kilogramo(s)
KJV-King James Version (Versión inglesa de la Biblia, 1611)
km-kilómetro(s)
4

lb.-libra(s)
lt.-litro(s)
LXX-La Septuaginta (versión griega del AT, hacia el 150 AC)
m-metro(s)
Mac.-Macabeos (dos libros deuterocanónicos)
MS(S)-Manuscrito(s)
NC-Versión de Nácar-Colunga
NT-Nuevo Testamento

pág.-página
págs.-páginas
pl.-plural
PUR-Pacific Union Recorder
RH-Review and Herald
RSV-Revised Standard Version (NT, 1946; AT, 1952)
RV-The English Revised Version, 1885
RVA-Versión Reina-Valera antigua (1909)
RVR-Versión Reina-Valera revisada (1960)
sec.-sección
ST-Signs of the Times
SW-The Southern Watchman
t.-tomo
vers.-versículo(s)
VM-Versión Moderna
YI-The Youth's Instructor
2. Libros de Elena G. de White en castellano, con su abreviatura AFC-A fin de conocerle,
CC-El camino a Cristo
CE (1949)-El colportor evangélico (edición 1949)
CE (1967)-El colportor evangélico (edición 1967)
CM-Consejos para los maestros, padres, alumnos
CMC-Consejos sobre mayordomía cristiana
CN-Conducción del niño
COES-Consejos sobre la obra de la escuela sabática
CRA-Cosejos sobre el régimen alimenticio
CS-El conflicto de los siglos
CV-Conflicto y Valor
DMJ-El discurso maestro de Jesucristo
DTG-El Deseado de todas las gentes
EC-La educación cristiana
ECFP-La edificación del carácter y la formación de la personalidad Ed-La educación
Ev-Evangelismo
FV-La fe por la cual vivo
HAd-El hogar adventista 14
HAp-Los hechos de los apóstoles
HH-Hijos e hijas de Dios
1JT-Joyas de los testimonios, tomo 1
2JT-Joyas de los testimonios, tomo 2
3JT-Joyas de los testimonios, tomo 3
LC-En los lugares celestiales
MB-EL ministerio de la bondad
5

MC-EL ministerio de curación


MeM-Meditaciones matinales (año 1953)
MJ-Mensajes para los jóvenes
1MS-Mensajes selectos, tomo 1
2MS-Mensajes selectos, tomo 2
NB-Notas Biográficas
NEV-Nuestra elevada vocación
OE-Obreros evangélicos
PE-Primeros escritos

PP-Patriarcas y profetas
PR-Profetas y reyes
PVGM-Palabras de vida del gran Maestro
SC-Servicio cristiano
Te-La temperancia
TM-Testimonios para los ministros
1TS-Testimonios selectos, tomo 1
2TS-Testimonios selectos, tomo 2
3TS-Testimonios selectos, tomo 3
4TS-Testimonios selectos, tomo 4
5TS-Testimonios selectos, tomo 5
3. Libros de Elena G. de White publicados solamente en inglés con su abreviatura original
CH-Counsels on Health and Instructions to Medical Missionary Workers
ChE-Christian Education (no se imprime más)
CTBH-Christian Temperance and Bible Hygiene (algunos capítulos de EGW)
CW-Counsels to Writers and Editors
FE-Fundamentals of Christian Education
HS-Historical Sketches of SDA Missions (algunos capítulos de EGW)
LP-Sketches from the Life of Paul
LS-Life Sketches of Ellen G. White
MM-Medical Ministry
MS-Manuscrito
NL-Notebook Leaflets
RC-The Remnant Church
ISG-Spiritual Gifts, tomo 1 (2SG, etc., para los tomos 2 al 4)
ISP-Spirit of Prophecy, tomo 1 (2SP, etc., para los tomos 2 al 4; no se imprimen más)
SpT-Special Testimonies (no se imprime más)
SR-Story of Redemption
1T-Testimonies for the Church, tomo 1 (2T, etc., para los tomos 2 al 9) 15
VERSIONES CASTELLANAS QUE SE EMPLEAN EN ESTA OBRA
Puesto que la versión castellana más popularizada y de mayor difusión es la versión Reina-Valera, revisada en 1960 (RVR), y
puesto que se trata de una traducción de las Escrituras que responde con bastante fidelidad al texto original hebreo-arameo-
griego, es la Biblia que se emplea en este Comentario, con el permiso correspondiente.
Advertimos a nuestros lectores que el problema de la eliminación de la palabra "sábado" en la RVR -que originalmente dio
lugar a un reclamo de parte de la Iglesia Adventista- ha sido superado (por lo menos en gran medida) debido a la inserción de
asteriscos que aclaran que la expresión "día de reposo" equivale a "sábado".
A veces surgen problemas en el texto del comentario que demandan el uso de otra versión. Se ha elegido la llamada Biblia de
Jerusalén (BJ) para responder a esos casos. En muy contadas ocasiones se ha usado la versión de Bover-Cantera (BC) y la
de Nácar-Colunga (NC) porque enriquecían la comprensión del texto.
ADVERTENCIA EN CUANTO A LA MANERA DE ESCRIBIR LOS NOMBRES PROPIOS
6

Más de un lector -y con mayor razón si es versado en historia- quizá se extrañe al encontrar, en algún pasaje de este
Comentario, algún nombre propio escrito de una manera diferente de la que él conoce. Eso se debe a que, en castellano, a
veces los nombres propios se escriben de diversas formas (todas ellas aceptables). No existe una entidad de carácter
internacional en el mundo hispano que establezca la uniformidad en la manera de escribir los nombres propios. Por supuesto,
cuando se trata de nombres bíblicos, hemos seguido la grafía de la RVR.
TRANSLITERACIÓN DE IDIOMAS ANTIGUOS
Al adoptar para este Comentario un sistema de transliteración de los idiomas antiguos, se ha pensado en la conveniencia de
los lectores que no los conocen directamente. Por esta razón se ha recurrido a transliteraciones aproximadamente fonéticas.
1. Hebreo y arameo bíblicos

Siendo que en el alfabeto castellano no existen letras que representen adecuadamente la pronunciación de la : y la ;, se han
empleado grupos de letras que la sugieran. La : se transcribe como sh (pronunciada como una ch muy suave), y la ; como th
(pronunciada como el sonido inicial de la palabra inglesa think, o como la c y la z del castellano peninsular). Las letras ! y 3 se
representan por los signos convencionales ' y '. No se pronuncian en castellano.
No se ha hecho ningún intento de distinguir entre vocales cortas y largas.
En general, las palabras hebreas llevan el acento prosódico en la última sílaba; por lo tanto, no se lo escribe en la
transliteración. Cuando llevan el acento en otra sílaba, se lo indica gráficamente. 16
CONSONANTES
VOCALES
2. Griego bíblico
La transliteración del griego se ha hecho siguiendo uno de los sistemas aceptados.
Nótese que la Lse transcribe como u (pronunciada como la u francesa en rue o du; o como la ü alemana).
El espíritu áspero (') se representa mediante la h, que debe pronunciarse como una leve aspiración.
Si bien se distinguen las vocales cortas de las largas (g- 0- o -o) mediante un trazo horizontal sobre la vocal larga, no necesita
hacerse diferencia de pronunciación.
Las reglas para la acentuación de las palabras griegas no coinciden con las reglas castellanas. A fin de facilitar su
pronunciación, se marca con un acento agudo la vocal sobre la cual recae la fuerza de la voz, sin seguir las reglas griegas ni
las castellanas de acentuación.
ALFABETO
3.Otros idiomas antiguos
En el caso de otros idiomas antiguos -árabe, egipcio, acadio, asirio, etc.- se han seguido en lo esencial las pautas de la
transliteración del hebreo. Ocasionalmente se transcriben palabras sin vocales puesto que en el original no las había. La letra
árabe gin, que en otros idiomas se translitera como j, aparece transcripta como y (pronunciada como el sonido inicial de las
palabras giorno, jour, jean, del italiano, el francés y el inglés, respectivamente).