Está en la página 1de 3

Acuerdo de Ginebra (1966)

El Acuerdo para resolver la controversia entre Venezuela y el Reino Unido de Gran


Bretaña e Irlanda del Norte sobre la frontera entre Venezuela y la Guayana
Británica, mejor conocido como Acuerdo de Ginebra, es un tratado vigente firmado en
Ginebra, Suiza, el 17 de febrero de 1966, por Venezuela por una parte, y el Reino
Unido junto con su colonia de Guayana Británica (próxima a recibir la
independencia) por la otra, por el cual se detallan los pasos a seguir para la
resolución de la controversia limítrofe-territorial sobre la Guayana Esequiba
surgida de la contención venezolana ante la ONU, en 1962, de considerar nulo e
írrito (inexistente) el Laudo Arbitral de París de 1899 que emitió el Tribunal
Arbitral de París y que definió la frontera común entre Venezuela y Guayana
Británica. La decisión del tribunal quedó en tela de juicio luego de hacerse
público el memorándum de Severo Mallet-Prevost y otros documentos que
comprometieron la validez del laudo.
Historia

El Acuerdo de Ginebra fue publicado en la Gaceta Oficial de Venezuela Nº 28.008 del


15 de abril de 1966 y posteriormente registrado por este mismo país el 5 de mayo de
1966 en la Secretaría General de la Organización de las Naciones Unidas bajo el Nº
I-8192.
Tres meses después de la firma del acuerdo, el 26 de mayo de 1966, la colonia de
Guayana Británica recibe la independencia llamándose a partir de entonces
"República de Guyana" (y desde 1970: República Cooperativa de Guyana), fecha a
partir de la cual el nuevo Estado pasa a formar parte del acuerdo como país
soberano e independiente junto a Reino Unido y Venezuela, aunque sustituye
totalmente a Reino Unido en las conversaciones con Venezuela respecto al diferendo
limítrofe.
El Acuerdo de Ginebra es un acuerdo transitorio para llegar a una solución
definitiva, muchos lo definen como "un acuerdo para llegar a un acuerdo" y aunque
en la interpretación venezolana invalida el laudo de 1899, se mantiene el statu quo
que él derivó. Por lo tanto, el área en reclamación se encuentra bajo la autoridad
del gobierno de Guyana hasta que no se resuelva algo diferente conforme al tratado.
El artículo primero del documento, expresa se reconoce la contención de Venezuela
de considerar nulo e írrito la decisión del tribunal que definió su frontera con
Guayana Británica. Reino Unido y Guyana (entonces Guayana Británica) al firmar el
documento reconocen el reclamo y la inconformidad de Venezuela acordándose así
encontrar una solución práctica, pacífica y satisfactoria para las partes.
En el Acuerdo de Ginebra se establece la creación de una Comisión Mixta integrada
por representantes de Venezuela y de Guayana Británica (Reino Unido, a pesar de ser
parte firmante del tratado, no tiene participación en la comisión) la cual en un
plazo de 4 años tendría que decidir cuál podía ser la solución al problema
limítrofe, una vez vencido este plazo, se suscribe en 1970 el Protocolo de Puerto
España entre Guyana, Reino Unido y Venezuela por el cual se “congelaba”, por un
término de 12 años, parte del Acuerdo de Ginebra. En 1982 Venezuela decide no
ratificar el Protocolo de Puerto España y se vuelve a lo establecido en el acuerdo.
En 1983 Venezuela propone la negociación directa con Guyana pero ésta no acepta y
propone tres alternativas: la Asamblea General de las Naciones Unidas, el Consejo
de Seguridad o la Corte Internacional de Justicia, las cuales Venezuela rechaza.
Ese mismo año de 1983, por iniciativa de Venezuela, el conflicto limítrofe se lleva
bajo los auspicios del Secretario General de las Naciones Unidas, en concordancia a
lo previsto en el artículo IV numeral 2 del acuerdo y apegados al artículo 33º de
la Carta de las Naciones Unidas referente a los medios de soluciones pacíficas de
controversias.
En 1987 Guyana y Venezuela deciden aceptar el método de los Buenos Oficios que
comienza a funcionar desde 1989 en la persona de un Buen oficiante elegido y
aceptado por las partes. Esta figura tiene como función acercar a ambos gobiernos
con el fin de que estos lleguen a una solución satisfactoria como lo dicta el
tratado.
El último Buen oficiante fue el jamaicano Norman Girvan quien fue elegido y
aceptado por ambos países con la aprobación del Secretario General de la ONU.
Posición oficial de las partes

Las posiciones de las partes surgen de una interpretación diferente del artículo 1
del acuerdo:
Artículo I: Se establece una Comisión Mixta con el encargo de buscar soluciones
satisfactorias para el arreglo práctico de la controversia entre Venezuela y el
Reino Unido surgida como consecuencia de la contención venezolana que el Laudo
arbitral de 1899 sobre la frontera entre Venezuela y Guayana Británica es nulo e
írrito.
Para Guyana, la finalidad del acuerdo es inicialmente determinar si Laudo Arbitral
de París es nulo e írrito y que por lo tanto, a menos que Venezuela demuestre la
nulidad, para el Estado guyanés el laudo es una sentencia definitiva.
Para Venezuela, el objeto del acuerdo es comprometer a las partes a llegar a una
solución satisfactoria para acuerdo práctico entre los dos países. Considera que la
nulidad del Laudo Arbitral de París está implícita y explícitamente demostrada y
aceptada en el texto del documento, firmado por Guyana cuando era aún colonia, y
que sin ese reconocimiento, simplemente no tuviera sentido el acuerdo ni Guyana
tendría que haberlo firmado.
Críticas

En Guyana fue criticado el Acuerdo de Ginebra por haber reabierto un caso que, para
ellos, estaba cerrado. Efectivamente, Cheddi Jagan quien se opuso al acuerdo y que
para entonces era el jefe de la oposición guyanesa, fundador del Partido
Progresista del Pueblo (PPP), y que en años posteriores fuera presidente de la
república, en su obra "The West on Trial" (1996), lamentó la reapertura del caso
(Recognition was thus given to the spurious Venezuelan territorial claim, and what
was a closed case since 1899 was re-opened)
"El gobierno de coalición PNC-UF firmó conjuntamente con los gobiernos venezolano y
británico el Acuerdo de Ginebra...y creó una Comisión Mixta (Guyana-Venezuela). Así
se concedió reconocimiento a la espuria reclamación territorial venezolana y lo que
era un caso cerrado desde 1899 fue reabierto."
Cheddi Jagan apud Sadio Garavinni Di Turno
En Venezuela, aunque actualmente constituye el documento más valioso para el
proceso de negociación, se percibe que adolece de elementos concretos que permitan
materializar la recuperación total del territorio por las contradicciones que posee
tanto de fondo como de forma.
De fondo porque:
Se acordó llegar a una solución satisfactoria para acuerdo práctico que en la
práctica resulta inviable,
Venezuela permitió que Reino Unido le transfiriera la disputa territorial a su
colonia,
Venezuela permitió que la colonia resultara independiente sin antes solucionar el
problema fronterizo,
Se le dio carácter de estado a una colonia que no lo poseía,
Se negociaría desde entonces con la heredera de un despojo que propiciaron sus
colonizadores y
Se intercambió la correlación de fuerzas: ya no se percibiría a Venezuela como la
nación débil usurpada por la potencia colonial de Reino Unido sino que ahora la
pobre y recién independiente Guyana aparentaría ser la nación débil ante el país
rico y petrolero como Venezuela que querría quitarle parte de "su territorio".
De forma, porque resulta ingenuo pensar que motu propio Guyana le regresará a
Venezuela tres cuartas partes de lo que considera su territorio heredado al momento
de su independencia y del cual ostenta la administración y ocupación, pudiendo
explotar sus recursos así tales actividades no sean símbolos de soberanía.
Asimismo, tres meses después del Acuerdo de Ginebra, Guayana Británica se declara
independiente, siendo desde entonces la República Cooperativa de Guyana; Venezuela
reconoce su independencia sin antes haber solucionado con Reino Unido el problema
de frontera, a pesar de que hace la salvedad de que reconoce al nuevo estado al
Este del río Esequibo y que se reserva sus derechos de soberanía al Oeste del río.