Está en la página 1de 4

SEÑOR:

JUEZ CIVIL DE REPARTO


E. S. D.

TUTELA CONTRA: REESTRUCTURAS CONALCREDITOS. Y DATACREDITO

Yo, JORGE ÁNDRES HEREDIA TORRES, mayor de edad y vecino de esta ciudad, identificado como aparece al pie de
mi correspondiente firma, en mi condición de perjudicado directo, comedidamente manifiesto a Usted que por medio
del presente escrito formulo ante su Despacho acción de tutela para protección de los derechos fundamentales al
buen nombre y la honra, consagrados en el artículo 21 de la Constitución Nacional, los cuales están siendo violados
(desconocidos o amenazados y ha quedado en tela de juicio mi beneficios crediticios) como consecuencia de Hoy me
encuentro señalado en las centrales de riesgo con reporte negativo emitido por la empresa REESTRUCTURAS
CONALCREDITOS.
acto administrativo o por omisión de pronunciamiento o por acción de hecho acción que se dirige en contra de
REESTRUCTURAS CONALCREDITOS , con domicilio en Bogotá Cl. 98 #70–91 Centro Empresarial Pontevedra, Oficina 302

Razones:
1. En el año 2013 adquirí servicios financieros y/o comerciales, o fui deudor de obligaciones con REESTRUCTURAS
CONALCREDITOS.

2. Hoy me encuentro señalado en las centrales de riesgo con reporte negativo emitido por REESTRUCTURAS
CONALCREDITOS.

3. Durante más de diez años no fui avisado de la obligación pendiente, ni reconocí de forma alguna las mismas. Es
decir que no he realizado pagos totales y/o parciales desde el 04 de mayo del 2013.

5. En la actualidad necesito acceder a servicios financieros y me ha sido imposible porque dicho reporte aún persiste.

Petición:
A. Sea informado por qué aún aparezco con un reporte negativo en mi historial crediticio de Data crédito y/o CIFIN.

B. Explicar los argumentos para que a la fecha la obligación no haya prescrito aun cuando se ha cumplido el tiempo
estimado por la legislación. Teniendo en cuenta que “En el evento de la prescripción extintiva de obligaciones, el
cómputo del período de permanencia allí establecido comienza a correr desde el momento en que se cumpla el plazo
de 10 años fijado en el Código Civil, contado a partir de la exigibilidad de la deuda y sin necesidad de que medie
declaración judicial en ese sentido”.

C. Me sea reconocida la prescripción de su parte bastando esta solicitud.

D. Me permito solicitar como consecuencia de lo anterior y en cumplimiento del principio de veracidad contenido en
el artículo 4, inciso A de la Ley Estatutaria 1266 del 2008, sea reconocida la prescripción de la obligación y de inmediato
la caducidad del reporte negativo.

E. Se sirvan actualizar y rectificar mi historial crediticio en las centrales de riesgo, indicando con claridad, no solo
que no tengo obligaciones pendientes con la entidad REESTRUCTURAS CONALCREDITOS , sino que no estoy en mora en
mis obligaciones, esto en cumplimiento de la Ley.

F. Reconocer los derechos contenidos en el Habeas Data.


Fundamentos de la Petición:

1. Constitución Política de Colombia, artículos 13, 23, 48 y 53.

2. Ley 1437 del 2011 -Código Contencioso Administrativo, artículos 2, 3, 5, 6, 7 y concordantes.

Argumentación:

Que por efecto del paso del tiempo y en cumplimiento de lo consagrado en el Código Civil en sus artículos 2512 y
subsiguientes, la obligación mencionada ya se encuentra prescrita y por esta razón extinguida.

Que en cumplimiento de los principios de oportunidad, proporcionalidad y finalidad que amparan el ejercicio del
derecho fundamental del Habeas Data:

Que cumplidos los requisitos de la prescripción contemplados en el código civil en sus artículos 2512 y subsiguientes,
además de lo conceptuado por la Corte Constitucional en sentencia C-1011 del 16 de octubre de 2008 y concepto dictado
por La Súper Intendencia Financiera frente al tema de la prescripción, el cual me permito citar y anexar al presente
documento el Concepto 2009012727-001 del 30 de marzo de 2009.

Además, en concordancia con el artículo 8 y el 4, inciso A de la Ley Estatutaria 1266 del 2008, el cual reza:

“Artículo 4°. Principios de la administración de datos. a) Principio de veracidad o calidad de los registros o datos.
La información contenida en los bancos de datos debe ser veraz, completa, exacta, actualizada, comprobable y
comprensible. Se prohíbe el registro y divulgación de datos parciales, incompletos, fraccionados o que induzcan a
error;” y del principio de temporalidad de la misma ley, en su inciso d) Principio de temporalidad de la información. La
información del titular no podrá ser suministrada a usuarios o terceros cuando deje de servir para la finalidad del
banco de datos.

Artículo 8°. Deberes de las fuentes de la información. En sus numerales 1, 2 y 3 en especial el 3 que les obliga a
rectificar mi información ante las centrales de riesgo. Y que así mismo sirva de soporte legal el artículo 7°. Deberes
de los operadores de los Bancos de Datos. En sus numerales 1,2 y 3”.

Además de lo anterior vale recordar lo contenido en el artículo 18 parágrafo 2 de la Ley 1266 del 2008 Habeas Data.
“Multas de carácter personal e institucional hasta por el equivalente a mil quinientos (1.500) salarios mínimos
mensuales legales vigentes al momento de la imposición de la sanción, por violación a la presente ley, normas que la
reglamenten, así como por la inobservancia de las órdenes e instrucciones impartidas por dicha Superintendencia.
Las multas aquí previstas podrán ser sucesivas mientras subsista el incumplimiento que las originó”.

El derecho constitucional al Habeas Data, en convexidad con los artículos 5 “De los principios Fundamentales”, artículo
13 “Derecho a la igualdad”, artículo 21 “Derecho a la Honra”, artículo 85 “Protección inmediata de Derechos
fundamentales”, artículo 333 y artículo 334 inciso 2 “Del Régimen económico y la Hacienda pública” Constitución
Política, y el artículo 17 vigilancia de los destinatarios de la ley “Función de vigilancia” numerales 1, 2, 5 y 6 de la Ley
1266 del 2008 Ley Habeas Data.

DERECHO

Fundo la presente acción en lo preceptuado por el artículo 86 de la Constitución Política, en concordancia con los
artículos 13, 23, 29, 43, 48, y 53 del texto constitucional y los decretos 2591 de 1991 y 306 de 1992 y demás normas
concordantes y pertinentes.
Según lo dispone el artículo 86 de la Constitución Política, la acción de tutela procede cuando alguien, ante situaciones
concretas y particularizadas, siente vulnerados sus derechos fundamentales y demanda su protección; porque, de una u
otra manera, ésta violación será atribuida al Estado por ser a éste a quien compete, con acciones positivas de sus entes,
asegurar la realización real y efectiva del nivel mínimo de libertad, participación y realización personal, garantizado en
la Constitución Política.

DERECHO FUNDAMENTAL VIOLADO

AMPARADA LEY HABEAS DATA, LEY 1266 DE 2008

Con la omisión de actuar tanto por INSCRA SAS, para rectificar las informaciones que sobre mí poseen en los bancos
de datos, estimo están violando entre otros de mis derechos fundamentales el derecho al buen nombre y honra
consagrado en el artículo 21 de la Constitución Política, que dispone: antes misionados.

Se debe entender el término honra en el sentido de la estima y respeto que una persona adquiere por sus virtudes y
méritos propios, por lo tanto, el derecho a la honra comprende el derecho de toda persona a que se guarde esta
estima y respeto adquiridos y además que no se afecte su honra sin una justa causa o razón...
"Se garantiza el derecho a la honra. La ley señalará la forma de su protección".
Con la omisión de actuar tanto por el Banco como por la entidad financiera que adquirió el compromiso crediticio
como de la Asociación Bancaria para rectificar las informaciones que sobre mí poseen en los bancos de datos, estimo
están violando entre otros de mis derechos fundamentales el derecho al buen nombre y honra consagrado en el
artículo 21 de la Constitución Política, que dispone:

"Se garantiza el derecho a la honra. La ley señalará la forma de su protección".


CONCEPTO DE VIOLACIÓN
Los derechos al buen nombre, a la intimidad y a mi honra, así como los derechos a informar y recibir información
veraz e imparcial (C.P. art. 21) a la recolección, tratamiento y circulación de datos (C.P. art. 15) de las centrales de
información y las entidades financieras a ellas afiliadas, corresponden a los derechos fundamentales involucrados en
el presente caso. Pese a que la inclusión de los datos relativos a un "deudor moroso" haya sido realizada con
fundamento en las normas legales y reglamentarias que regulan el funcionamiento de las centrales de información,
su conocimiento, actualización y rectificación tienen relevancia constitucional, particularmente en lo que hace relación
al respecto de los derechos fundamentales. En consecuencia, las normas legales y convencionales aplicables a los
bancos de datos deben interpretarse de conformidad con la Constitución. El artículo 15 de la Constitución Nacional
establece en su segundo inciso:
"En la recolección, tratamiento y circulación de datos se respetarán la libertad y demás garantías
consagradas en la Constitución".
De la norma transcrita se desprende la necesidad de balancear o ponderar el alcance de los derechos fundamentales
enfrentados: el derecho a recolectar, manejar y circular datos por parte de las entidades particulares con fines
específicos acordes con la Constitución y la ley, y los derechos constitucionales de la persona cuyos datos son objeto
de tal utilización. La recolección, tratamiento y circulación de datos es una actividad económica garantizada en la
Constitución y regulada parcialmente en la ley. No obstante, su ejercicio debe ser razonable con el fin de respetar la
libertad individual y las demás garantías constitucionales (C.P. art. 15). El significado jurídico-moral del manejo de
datos cuando estos reflejan la personalidad del individuo-confiabilidad, honorabilidad y honestidad etc., exige de las
entidades privadas y públicas que manejan estas centrales un comportamiento caracterizado por el máximo grado de
diligencia y razonabilidad.
Los particulares legitimados para ejercer un control social de tipo jurídico moral con fines de interés general deben
conducirse dentro de los estrictos límites establecidos en la Constitución, siendo equiparables a las autoridades en
el cumplimiento de las precisas funciones a ellas asignadas. Este parámetro de acción es igualmente aplicable a los
particulares encargados de la prestación de un servicio público (C.P. art. 86).
Ahora bien, la libertad individual del titular de los datos recolectados, procesados o transferidos abarca un fuero
interno, ámbito espiritual y psicológico de la persona. La utilización de datos personales es permitida mientras no se
vulneren los derechos a la intimidad, a la honra y el buen nombre.
Los datos tienen por su naturaleza misma una vigencia limitada en el tiempo la cual impone a los responsables o
administradores de bancos de datos la obligación ineludible de una permanente actualización a fin de poner en
circulación perfiles de personas virtuales que afecten negativamente a sus trabajadores, vale decir a las personas
reales.
La libertad, derecho inalienable de la persona de la cual se derivan entre otros los derechos fundamentales a la
intimidad, al buen nombre y a la autodeterminación personal (C.P. art. 16), debe ser respetada en el ejercicio de los
derechos a informar y recibir información.
Cuando la sanción social del infractor proviene de grupos de poder privado (gremios, sectores económicos, etc.), es
indispensable evaluar la constitucionalidad de la limitación de los derechos de la persona. La acción de tutela contra
particulares respecto de quienes el individuo se encuentra en situación de indefensión (C.P. art. 86) permite ejercer
su control constitucional sobre las decisiones privadas que puedan llegar a vulnerar los derechos fundamentales.
La creación y utilización de bases de datos entre ellos los financieros es constitucional siempre que exista una
adecuada proporcionalidad entre el medio empleado y sus efectos reales sobre los derechos fundamentales del titular
del dato, en particular sobre los derechos a conocer, actualizar y rectificar la información en ellos recogida.
PROCEDENCIA
Esta acción de tutela es procedente de conformidad con lo establecido en el numeral 4° del Decreto 2591 de 1991, toda
vez que la acción se instaura contra organizaciones de carácter privado y me encuentro en situación de indefensión
pues carezco de otros medios de defensa judicial de mi derecho fundamental del cual solicito el amparo o tutela y
además, teniendo en cuenta lo dispuesto por la H. Corte Constitucional en sentencia C-134 del 17 de marzo de 1994,
cuando estén prestando cualquier servicio público y por violación de cualquier derecho fundamental, que para este
caso concreto es el derecho al buen nombre y honra.
Para los efectos de que tratan los artículos 37 y 38 del Decreto 2591 de 1991 manifiesto bajo juramento que con
anterioridad a esta acción no he promovido acción similar por los mismos hechos.

PROCEDENCIA

Esta acción de tutela es procedente de conformidad con lo establecido en el numeral 4° del Decreto 2591 de 1.991,
toda vez que la acción se instaura contra organizaciones de carácter privado y me encuentro en situación de
indefensión pues carezco de otros medios de defensa judicial de mi derecho fundamental del cual solicito el amparo
o tutela y además, teniendo en cuenta lo dispuesto por la H. Corte Constitucional en Sentencia C-134 del 17 de marzo
de 1.994, cuando estén prestando cualquier servicio público y por violación de cualquier derecho fundamental, que
para este caso concreto es el derecho al buen nombre y honra.

Para los efectos de que tratan los artículos 37 y 38 del Decreto 2591 de 1.991 manifiestos bajo juramento que con
anterioridad a esta acción no he promovido acción similar por los mismos hechos.
Agradezco su oportuna respuesta y resolución en términos de lo dispuesto por el marco jurídico regulatorio
del derecho de petición, Ley 1755 del 2015.

Agradezco la colaboración; quedo atento (a) a su respuesta.

El suscrito recibirá notificaciones en carrera 9 # 16-20 Ofi 410 centro BOGOTA D.C

CORREO rmarisol849@gmail.com

Respetuosamente,

JORGE ANDRÉS HEREDIA TORRES


C.C 79.722.042,