Está en la página 1de 20

La Consumación de la Independencia

Del 16 de septiembre de 1810 al 27 de septiembre


de 1821, cuando se consuma la independencia,
pasaron 11 años, al final de la larga lucha, la
victoria se dio gracias a diversos sucesos, tanto
externos como internos.

Al recibirse la noticia en Nueva España, el clero y


la elite de poder se reúnen en el templo de San
Felipe Neri para conspirar el Plan de La Profesa,
cuyo principal objetivo fue conseguir que no se
aplicara la constitución de Cádiz en el Virreinato,
alegando que la Nueva España se gobernaría
independiente, apoyándose en las Leyes de
Indias, mientras el rey siguiera bajo el dominio de
la revolución liberal, hecho que no se consuma, al
jurarse la constitución por el Virrey para evitar un
levantamiento armado por parte de liberales
masones y no estar en rebeldía con la autoridad
española.

Estos sucesos marcan un antecedente para la


consumación de la independencia mexicana, pero
sin ser la que Hidalgo, Morelos y demás
combatientes anhelaban, toda vez que el poder
seguiría en manos de a quien combatían.
Factores políticos internos y externos que
determinaron la consumación de nuestra
Independencia de
España:

FACTORES INTERNOS:

1. Tras 10 años de lucha la situación, tanto para


los realistas como para los insurgentes, era
desesperada: las fuerzas se habían desgastado,
los recursos para financiar la guerra casi se
habían agotado por completo y Los soldados la
pasaban muy mal.
2. Los efectos de la guerra era la muerte de 600
mil personas, pobreza y destrucción.
3. Los insurgentes ya no formaban un ejército
unido, como con Morelos, sino que era un grupo
de guerrilleros. Mientras que los realistas no
conseguían la victoria definitiva: la guerra se
había estancado y esto no le convenía a ningún
bando.
FACTORES EXTERNOS:

1. Muchas personas se habían decepcionado del


rey Fernando VII, que recuperó el trono en 1814
y estableció un gobierno absolutista.
2. En enero de 1820 estalló una rebelión en
España que se proponía limitar el poder absoluto
del rey mediante el establecimiento de una
monarquía constitucional, lo cual significaba que
el monarca ya no podría gobernar según su
voluntad e intereses, sino de acuerdo a una
constitución (constitución de Cádiz); y en esa
constitución había medidas que limitaban a la
iglesia y una que lo afectaba era la disminución
del diezmo a la mitad. Esa medida se tenía que
adoptar en la Nueva España, el clero y muchos
creyentes se sintieron amenazados por que no
les convenía, además establecía que todos los
súbditos tenían derechos iguales.

Por lo tanto los criollos volvieron a conspirar


para planear la independencia. En esta ocasión
se les unieron muchos peninsulares, también
hastiados de que las políticas dictadas en España
los afectaron. El clero también los apoyo ya que
temía perder los privilegios. El grupo de
descontentos que deseaba la independencia vio
que lo primero que había que hacer era
pacificar a los insurgentes y se le ocurrió que el
hombre que lo podría lograr era el coronel del
ejército realista: Agustín de Iturbide. A él se le
ocurrió una estrategia: reunirse con Vicente
Guerrero y convencerlo de que pactaran la paz.
Programa Político del Plan de Iguala.

Iturbide pensó que era importante redactar un


plan para conseguir la independencia y darlo a
conocer a toda la sociedad de la Nueva España:
EL PLAN DE IGUALA se da a conocer el 24 de
febrero de 1821, esta documento era un
programa político hábil que contenía ideas que
hicieron que Iturbide se ganara a casi todos los
habitantes de la Nueva España, en él se daba a
conocer que él y los insurgentes habían unido sus
fuerzas en el EJERCITO TRIGARANTE. Se le llamó
así porque garantizaría tres principios
fundamentales:

1. UNION de todos los grupos sociales, ya fueran


americanos o europeos.
2. RELIGION exclusividad de la católica, lo cual
dio gusto a la mayoría de los mexicanos y a la
iglesia porque se sentía segura de no perder sus
privilegios.
3. INDEPENDENCIA absoluta respecto a España.

El programa político del plan consistía en que


una vez que se ganara la guerra de la
Independencia se establecería como forma de
gobierno una monarquía constitucional.
(Fernando VII). Para que no gobernara en forma
absolutista se formaría un congreso que
redactaría una constitución mexicana que el
propio rey tendría que obedecer; el plan previa
que si este rey no aceptaba, se llamaría a alguno
de sus hermanos o sobrinos.

En esta circunstancia llegó a México Juan


O’donoju a sustituir al virrey Juan Ruiz de
Apodaca. Iturbide viajó a Veracruz a negociar con
él y no fue difícil hacerle ver que no le quedaba
otra opción que pactar la paz. El 24 de agosto de
1821 firmaron en la ciudad de Veracruz el
TRATADO DE CORDOVA: en este tratado O’donoju
aceptaba el Plan de Iguala, es decir reconocía que
la Nueva España y la monarquía constitucional,
pero este plan incluía una novedad importante: si
no aceptaba Fernando VII o algunos de sus
parientes, un mexicano podría ocupar el trono. En
base a esto es como llega al poder Agustín
Iturbide.

El 27 de septiembre de 1821, fecha de entrada


del ejército trigarante a la ciudad de México, se
considera el día de la consumación de la
independencia. Por lo que al pasar de los años al
transformarse Nueva España en un país
independiente, nació MEXICO como Estado
nacional.
Coincidencia y contradicciones en la alianza
de las fuerzas encabezadas por Guerrero y
por Iturbide.

Alrededor de Iturbide, nuevo centro de atención,


se fue conformando un partido integrado por
miembros del alto clero, propietarios de minas y
grandes haciendas, comerciantes, autoridades y,
desde luego, altos jefes militares. Los conjurados
de la Profesa lograron que Iturbide tuviera el
mando del ejército del Sur. Con este apoyo y con
más efectivos militares, Iturbide se lanzó en
contra de Guerrero y Pedro Ascencio, pero al
resultar derrotado y después de evaluar la
situación – que no era favorable – decidió aliarse
con Guerrero para lograr la independencia, para
lo cual concertó entrevista con los jefes
insurgentes, hasta que logró reunirse con
Guerrero en Acatempan el 10 de febrero de 1821.
Guerrero representaba la lucha por la consecución
de los ideales de los primeros insurgentes;
deseaba obtener la independencia para que
cambiara el modo de vida de los mexicanos y ya
no dependieran de la corona española, formando
una nación gobernadora con leyes liberales y
democráticas.

Iturbide, por el contrario, quien representaba a


la corriente conservadora, era oportunista que
aprovechaba todas las ocasiones para colocarse
ventajosamente, aunque para ello tuviera que
atropellar los intereses y derechos de los demás.
Quería la independencia, pero únicamente para
las clases privilegiadas conservaran su situación y
él pudiera obtener su correspondiente
recompensa.
La Consumación de la Independencia
El 27 de septiembre de 1821, el Ejército
Trigarante entró triunfal a la Ciudad de México.
Con este hecho se considera la consumación de la
lucha de Independencia que inició el 15 de
septiembre de 1810, con el Grito de Dolores dado
por el cura Miguel Hidalgo.

El Ejército Trigarante entró a la capital del país


bajo el mando de Agustín de Iturbide, quien desde
octubre de 1820 comenzó con sus planes de
independencia.
Iturbide había sido uno de los integrantes
destacados del ejército realista. En noviembre de
1820, fue nombrado comandante general del Sur
y se le encargó combatir a Vicente Guerrero,
quien se había convertido en uno de los
principales líderes de los insurgentes e
independentistas.

El 10 de enero de 1821, Iturbide le escribe a


Vicente Guerrero para invitarlo a rendirse por
estar en camino la independencia. Diez días
después, el 20 de enero, Guerrero le responde
a Iturbide que rechaza el indulto pero le ofrece
su ayuda si en verdad su propósito es lograr la
independencia.

A fines de enero, Iturbide comienza una intensa


labor epistolar para difundir sus planes de
independencia a diversas personalidades.