Está en la página 1de 5

Sala Tercera de la Corte

Resolución Nº 00685 - 2000

Fecha de la Resolución: 23 de Junio del 2000


Expediente: 97-200108-0351-PE
Redactado por: Carlos L. Redondo Gutiérrez
Clase de Asunto: Recurso de casación
Analizado por: CENTRO DE INFORMACIÓN JURISPRUDENCIAL

¡Error! Referencia de hipervínculo no válida.

Contenido de Interés:
Temas (descriptores): Principio de tipicidad, Tipicidad, Abuso sexual contra
persona menor de edad o incapaz
Subtemas (restrictores): Tipo penal que contempla sanción punitiva a imponer,
Innecesario recurrir a interpretación sistemática
Tipo de contenido: Voto de mayoría
Rama del derecho: Derecho Procesal Penal

"Si bien es cierto la Sala Constitucional reiteradamente ha señalado que no


resulta factible integrar mediante interpretación sistemática un tipo penal, cuando
dicha norma omite considerar la naturaleza de la sanción a imponer -ver entre
otros Voto 6706-99 de as 14:36 horas del 31 de agosto de 1999. Sala
Constitucional- en la especie tales consideraciones no resultan aplicables, pues
contrario a otros tipos penales, por ejemplo el numeral 97 de la Ley de Armas
número 7530 del 23 de agosto de 1995, el artículo 161 del Código Penal,
reformado por Ley 7899 del 3 de agosto de 1999, y que la recurrente cuestiona,
sí contempla el tipo de sanción punitiva que debe imponerse a quien incurra en
las conductas allí descritas. La mencionada disposición normativa, reprime con
pena de prisión de tres a ocho años a quien de manera abusiva realice actos con
fines sexuales contra una persona menor de edad o incapaz o la obligue a
realizarlos al agente, así misma o a otra persona, siempre que no constituya
delito de violación (párrafo primero). Posteriormente, para los casos de
agravación de la figura penal, se indica que la pena será de cuatro a diez años.
Dentro de una comprensión integrada de la norma, la naturaleza de la sanción
punitiva contemplada en su párrafo primero (pena de prisión), sin que sea
necesario recurrir a una interpretación sistemática para integrar el tipo penal, se
extiende a los presupuestos de agravación de las conductas reprochadas, por
cuanto se encuentra descrita en el mismo artículo de ley, sin que se advierta
violación alguna al principio de tipicidad penal ni al debido proceso, de allí que el
reclamo es inatendible."
... Ver menos

¡Error! Referencia de hipervínculo no válida.

Texto de la Resolución

Exp: 97-200108-0351-PE
Res: 2000-00685SALA TERCERA DE LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA. San
José, a las ocho horas con cincuenta y nueve minutos del veintitres de junio del
dos mil.
Recurso de casación, interpuesto en la presente causa seguida contra
SANTIAGO RAMÍREZ CARTÍN, mayor de edad, casado, carpintero, vecino de
Cartago, cédula de identidad número 3-225-859; por el delito de ABUSOS
DESHONESTOS AGRAVADOS, en perjuicio de K. P. C.. Intervienen en la
decisión del recurso los Magistrados Daniel González Alvarez, Presidente, Mario
Alberto Houed Vega, Rodrigo Castro Monge, Carlos Luis Redondo Gutiérrez y
Joaquín Vargas Gené, estos dos últimos como Magistrados Suplentes. Interviene
además la licenciada Sonia Sandí Zúñiga, como defensora pública del encartado y
la licenciada Indiana Moncada Jiménez, como representante del Ministerio
Público.
Resultando:
1 - Que mediante sentencia N° 93-00 de las diez horas con treinta y cinco
minutos del quince de marzo de dos mil, el Tribunal de Juicio de Cartago,
resolvió: “POR TANTO: De conformidad con lo expuesto, y artículos 36, 39 y 41
de la Constitución Política, numerales 1, 30, 45, 50, 51, 71, 73 y 161 del Código
Penal, 1, 360, 361, 363, 364, 365, 367 del Código Procesal Penal, se declara a
SANTIAGO RAMÍREZ CARTIN autor responsable del delito de ABUSOS
DESHONESTOS AGRAVADOS que le atribuyera el Ministerio Público como
cometido en perjuicio de K. P. C, y por tal razón se le impone una pena de
CUATRO AÑOS DE PRISION que descontará en el sitio que indiquen los
reglamentos carcelarios respectivos, previo abono de la preventiva sufrida. Firme
esta sentencia inscríbase en el Registro Judicial, y expídanse los testimonios
correspondientes para el Juez de Ejecución de la Pena y el Instituto Nacional de
Criminología. Son las costas personales y procesales de este proceso a cargo del
encartado y los gastos del proceso a cargo del Estado. Con la lectura de la
sentencia quedan debidamente notificadas las partes. -” (sic). Fs. LIC. PEDRO
MENDEZ AGUILAR LIC. MACARIO BARRANTES RAMÍREZ LIC. EDWIN
SALINAS DURAN.-
2 - Que contra el anterior pronunciamiento la licenciada Sonia Sandí Zúñiga,
interpuso recurso de casación. En su recurso por la forma, alega falta de
correlación entre acusación y sentencia, violando los artículos 39 y 41 de la
Constitución Política; 8.2. de la Convención Americana sobre Derechos Humanos;
363, 365 y 369 inciso h) del Código Procesal Penal. Además protesta falta de
fundamentación, reclama la inexistencia de fundamentación descriptiva e
intelectiva en cuanto a los hechos descritos. Y en su reproche por el fondo, aduce
errónea aplicación del numeral 161 inciso 3) del Código Penal, e infracción de los
ordinales 2 del Código Supra y 369 inciso i) del Código Procesal Penal. Por todo lo
expuesto solicita que se declare con lugar el presente recurso interpuesto.
3 - Que verificada la deliberación respectiva la Sala entró a conocer del
recurso.
4 - Que en los procedimientos se han observado las prescripciones legales
pertinentes .
Informa el Magistrado Suplente Redondo Gutiérrez y
,Considerando:
I.- Recurso por la forma. Primer motivo:Falta de correlación entre
acusación y sentencia: La recurrente reclama la inobservancia de los artículos 39
y 41 de la Constitución Política; 8.2 de la Convención Americana sobre Derechos
Humanos; 363, 365 y 369 inciso h) del Código Procesal Penal, por cuanto al
imputado se le acusó por unos hechos y se le condenó por otros. Se reprocha que
en la acusación del Ministerio Público se le atribuyó al justiciable que antes del
mes de diciembre de 1996, en forma libidinosa tocó los pechos de la menor K. P.
C; y a finales del mismo año, en otra oportunidad, el imputado le pidió a la niña un
beso en la boca, momento en que trató de tocarla en su vagina. Sin embargo en
la sentencia cuestionada, el tribunal varió el cuadro fáctico y tuvo por ciertos los
hechos acusados, dando como resultado un delito consumado, indicándose
respecto al hecho ocurrido a finales del año 1996, que al darle la ofendida un beso
en la mejilla, el imputado la tocó en la vagina por encima de su pantalón corto;
siendo este el fundamento de la condena, pues del primer hecho (tocamiento en
los pechos) no se hizo fundamentación alguna. El reclamo no es de recibo. Si
bien es cierto la variación al cuadro fáctico tenido por demostrado con relación a la
hipótesis acusatoria, resulta evidente, en este caso, el reproche carece de interés
procesal para provocar la nulidad de la sentencia, conforme a las pretensiones de
la impugnante. Del estudio de la causa se advierte que al imputado se le condenó
por dos delitos de Abusos Deshonestos agravados: uno ocurrido antes de
diciembre de 1996 (tocamiento en los pechos de la víctima) acreditado con las
manifestaciones de la propia menor ofendida y ratificado por su madre – ver folios
87 vuelto y 88 frente y vuelto -; y otro cometido a finales del mismo mes, donde el
incriminado tocó la vagina de la niña sobre su ropa; sin embargo, en su conclusión
y calificación de los hechos, el tribunal, pese a encontrarse frente a dos delitos
concursados materialmente, estima las conductas desplegadas como si
conformaran un único delito de Abusos Deshonestos Agravados, imponiendo al
imputado la pena mínima de cuatro años de prisión contemplada para ese tipo
penal – artículo 161 inciso 3) del Código Penal -; de allí que, aun suprimiendo
hipotéticamente el hecho ilícito cuestionado (tocamiento en la vagina), la sentencia
en su consideración integral, no sufriría variación alguna, puesto que siempre
quedaría subsistente el delito derivado del tocamiento que el imputado realizó
libidinosamente en los pechos de la niña ofendida, quien era su hijastra,
acontecimiento que, pese a la protesta de la recurrente, sí encuentra su
fundamento probatorio, tanto descriptivo como intelectivo, dentro del fallo que se
cuestiona, según se advierte a folio 89 vuelto, cuando los juzgadores analizan la
existencia del hecho y la participación del encausado, valorando las pruebas
pertinentes, siendo que para esa referencia fáctica, la sanción a imponer no podría
ser inferior a los cuatro años de prisión a los que inicialmente se condenó al
imputado por un solo delito de Abusos Deshonestos Agravados, sin que se
advierta en su contra un perjuicio efectivo, imponiéndose la declaratoria sin lugar
del motivo invocado.
II.- Segundo motivo: Falta de fundamentación (contradictoria e
incompleta con respecto a los hechos acusados): Reclama la recurrente la
inexistencia de fundamentación descriptiva e intelectiva en cuanto a los hechos
descritos en el punto primero de la acusación, referente al tocamiento en los
pechos de la ofendida por parte del imputado, a pesar de que también se le
condena por ese aspecto. El reclamo no es de recibo. En primer término
conviene destacar que el vicio reprochado se muestra informal en su interposición,
incumpliendo con los presupuestos establecidos en el numeral 445 del Código
Procesal Penal, al carecer de la plataforma legal que se estima inobservada o
erróneamente aplicada. Sin embargo ello no es óbice para que esta Sala se
pronuncie sobre el fondo de las argumentaciones de la impugnante; así,
examinando la sentencia cuestionada desde una perspectiva integral, el vicio
reclamado deviene en inexistente, apreciándose en el fallo, aun de forma lacónica,
las razones que llevaron al tribunal a tener por demostrado ese hecho, el cual se
sustentó probatoriamente en la propia declaración de la menor ofendida (folios 87
vuelto, 88 frente), y la ratificación por parte de su madre, quien pudo percatarse de
lo ocurrido – ver folios 88 vuelto y 89 vuelto – manifestaciones a las que los
juzgadores les concedieron plena credibilidad, percibiéndose total congruencia
entre el hecho acusado, la prueba que lo respalda y la conclusión obtenida, de allí
que el reproche resulte inatendible.
III.- Recurso por el fondo. Se reclama errónea aplicación del artículo 161 inciso 3)
del Código Penal, e inobservancia de los numerales 2 del mismo cuerpo legal y 369 inciso i)
del Código Procesal Penal, así como del Voto 6408-96 de las 15:06 horas del 23 de
noviembre de 1996. Sala Constitucional. Protesta la recurrente que el artículo 161 párrafo
segundo del Código Penal, en su nueva redacción - más favorable para el imputado y por
ello su aplicación - no establece el tipo de pena correspondiente, violentando el principio de
tipicidad penal, recurriendo los juzgadores dentro del fallo a una interpretación sistemática
de la norma, para poder solventar la carencia en la integración del tipo penal aplicado. No
procede el reclamo. Si bien es cierto la Sala Constitucional reiteradamente ha señalado
que no resulta factible integrar mediante interpretación sistemática un tipo penal, cuando
dicha norma omite considerar la naturaleza de la sanción a imponer – ver entre otros Voto
6706-99 de as 14:36 horas del 31 de agosto de 1999. Sala Constitucional – en la especie
tales consideraciones no resultan aplicables, pues contrario a otros tipos penales, por
ejemplo el numeral 97 de la Ley de Armas número 7530 del 23 de agosto de 1995, el
artículo 161 del Código Penal, reformado por Ley 7899 del 3 de agosto de 1999, y que la
recurrente cuestiona, sí contempla el tipo de sanción punitiva que debe imponerse a quien
incurra en las conductas allí descritas. La mencionada disposición normativa, reprime con
pena de prisión de tres a ocho años a quien de manera abusiva realice actos con fines
sexuales contra una persona menor de edad o incapaz o la obligue a realizarlos al agente,
así misma o a otra persona, siempre que no constituya delito de violación (párrafo primero).
Posteriormente, para los casos de agravación de la figura penal, se indica que la pena será
de cuatro a diez años. Dentro de una comprensión integrada de la norma, la naturaleza de
la sanción punitiva contemplada en su párrafo primero (pena de prisión), sin que sea
necesario recurrir a una interpretación sistemática para integrar el tipo penal, se extiende a
los presupuestos de agravación de las conductas reprochadas, por cuanto se encuentra
descrita en el mismo artículo de ley, sin que se advierta violación alguna al principio de
tipicidad penal ni al debido proceso, de allí que el reclamo es inatendible
.Por Tanto:
Se declara sin lugar en todos sus extremos el recurso formulado

Daniel González A.
Mario Alb. Houed V.
Rodrigo Castro M.

Carlos L. Redondo G.
Joaquín Vargas G.

dig imp ocs

exp 416-4-00

Clasificación elaborada por CENTRO DE INFORMACIÓN JURISPRUDENCIAL del


Poder Judicial. Prohibida su reproducción y/o distribución en forma onerosa.

Es copia fiel del original - Tomado del Nexus PJ el: 22-08-2019 23:01:12.