Está en la página 1de 2

7 PRINCIPIOS DAVINCIANOS

La mente visionaria y abierta que tenía el gran Leonardo Da vinci le permitía ir


buscando preguntas tras preguntas sin importar si encontraba la respuesta
adecuada o no, tenía una filosofía de la vida muy interesante la cual radica en
solucionar los problemas optando por soluciones que se derivan de la creatividad.
Para ello el gran inventor apuntaba todos sus objetivos, para siempre estar
enfocados en ellos y no perder su rumbo, a raíz de esto, da a conocer los 7 principios
que son muy importantes para las personas, porque estos 7 principios lo que busca
es que la persona cumpla sus objetivos tanto en lo personal como también en el
ámbito laboral, de una manera creativa.
Como primer principio encontramos a la CURIOSIDAD esto lo debemos aplicar a la
vida diaria sin importar el ámbito en el cual nos encontremos, pues es mejor
despejar las dudas, para obtener respuestas de grandes preguntas, la curiosidad
es todo aquello que nos surge en nuestra mente, ¿Cuántas veces nos hemos
abstenido de preguntar algo? Solo por pena no hacemos eso, por eso toca averiguar
y despejar todo aquello que nos pone en duda, no hay que quedarse con las ganas,
siempre hay que alimentar nuestro aprendizaje. Y con ese aprendizaje alimentado
tendrá como resultado un conocimiento más abastecido, este conocimiento se pone
a prueba junto con la experiencia y el aprendizaje de los errores de las personas,
por eso la DEMOSTRACION es importante porque permite que las personas a
través de sus errores y su capacidad de identificarlos y poder aprender de ellos por
medio de la experiencia que lleva la práctica de estos errores y de sus
conocimientos, se puedan formar, dando como resultado a una mejor persona que
ha adquirido un mayor aprendizaje y experiencia por méritos propios.
Las personas pueden sentir, oler, ver, escuchar, saborear, y otros sentidos que se
tienen por medio natural por eso debemos disfrutar cada uno de nuestros sentidos
ya que con estos la persona puede percibir más las cosas, y situaciones presentes
a su alrededor, pero sin duda alguna el que mayor satisfacción genera es el de la
vista, ¿Por qué digo esto? ¿A cuantos de nosotros no nos gusta ver un atardecer?
¿A cuántos de nosotros no nos gusta ver felices a nuestros seres queridos? El
sentido de la vista es increíble desde todos los aspectos, apreciar las situaciones
de nuestra vida es el paso para nuestra experiencia, hay que ver las cosas más allá
de lo simple. Por ello debemos adoptar una mente abierta, aprender, y sacar
provecho de nuestras experiencias, con el tiempo nos daremos cuenta que
estábamos a la incertidumbre con el mundo exterior, por ello hay que encontrarle
un sentido a lo desconocido y para ello debemos experimentar, para avanzar
debemos quitarnos la idea de algo que nos cause incertidumbre en nuestra vida.
Para ello debemos pensar con nuestras dos mentes o de algún modo relacionar la
ciencia con el arte, relacionar lo científico con lo cotidiano creando un equilibrio para
encontrarle el sentido al arte o a lo que hacemos. Para ello debemos realizar buenos
actos, llevar a cabo buenos hobbies, buenas costumbres, por eso existe una
relación de la mente con el cuerpo. ¿Cuántas veces hemos escuchado esto “eres
lo que comes”? en muchas ocasiones nos encontramos con este mensaje que es
bastante directo para nosotros, pues la relación de la cual hablaba hace un
momento tiene que ver precisamente con el cuidado de nuestro cuerpo, pero no
estoy hablando del cuidado con la ciencia, de estar tomando medicamentos o
productos mágicos para un malestar o simplemente para mejorar la composición
corporal de las personas, no, esas cosas no. A lo que me refiero es que debemos
cuidar nuestra alimentación, sentirnos bien consigo mismo, realizar actividad física
por unos cuantos minutos al día para despejar la mente y olvidarse un poco de los
problemas exteriores, tener buenos hábitos, esto hace que nuestro pensamiento se
sienta sano, por ende actuaremos y tendremos unos pensamientos del mismo modo
y obtendremos un bienestar emocional. Ya que si tenemos un cuerpo sano, también
tendremos nuestra mente sana.
Si nuestra mente permanece tanto abierta como sana tendemos a mejorar nuestra
capacidad de entender mejor las situaciones, cosas, personas y objetos, o ir más
allá de lo normal, estableciendo una conexión y reconociendo relaciones entre
personas y objetos, pues como siempre en nuestro día a día realizamos unas
conexiones entre acciones para lograr algo. Por ejemplo todos los días las personas
se movilizan en su medio de transporte para llegar a su lugar de destino, ya sea
universidad, trabajo, colegios, gimnasios, etc. Para ello debemos seguir una serie
de patrones, levantarse, cepillarse, bañarse, y todo esto, por lo que todo está
vinculado a un mismo fin, por eso cuando no seguimos ese patrón se tiene que
surgen algunas situaciones inesperadas a las cuales no estamos acostumbrados y
por eso nos preguntamos ¿qué tal donde no me hubiese levantado tarde? Tal vez
me hubiese estrellado con ese taxi, pero lo que no sabemos es que todo pasa por
algo, todo va en conexión con sí mismo y con los objetos que nos rodean. Por eso
hay que relacionar todo y cada una de las cuestiones y situaciones a las cuales nos
encontramos en nuestra vida, para encontrarles el sentido de estas y poder
comprenderlas y de este modo mejorar nuestras vidas.