Está en la página 1de 13

El Alma de la Toga

La frase “El conocimiento es poder” se les atribuye a diferentes personajes de la


historia como Aristóteles, Francis Bacon, Thomas Hobbis y Michel Foucalut (Chen, 2019);
lo importante de esta expresión es que debería ser doctrina para la humanidad, el tener
conocimiento de el expandir la mente, tener criterio, pensamiento y opinión sobre lo que
sea para poder argumentar en cuestiones de debatir y hacer valer el pensamiento propio.
Por eso Ossorio presenta este libro en el que se crea una conciencia de la realidad de
la abogacía, es un emblemático texto para iniciar con la carrera de Derecho, creando
cognición a lo que se enfrentan quieres no solo quieren tener el título de Licenciatura en
Derecho, si no el ser Abogado, el autor expone aspectos importantes que se deben de tomar
en cuenta para llegar a ser un abogado:
1. ¿Quién es Abogado?, un abogado no es solo terminar mi carrera universitaria,
ser abogado es toda una experiencia creada de la vivencia su práctica de ejercer la abogacía,
en la actualidad toda persona se dice abogado, lo que no especifican es que sacaron la
Licenciatura en Derecho, el verdadero abogado deberá dar consejos jurídicos y siempre
pedir justicia en los tribunales , basados en la ley en sentido estricto, que es basado en la
costumbre y se adquiere con experiencia, al ejercer la profesión.
Otro aspecto importante es que un abogado lleva con sigo su personalidad con ella
su escolaridad, educación, conciencia hábitos y demás. Las Universidades tienen un rol
importante en nuestra formación como profesionales; como afirma Ossorio (2006, p.10)
“El Abogado la rectitud de la conciencia es mil veces más importante que el tesoro de los
conocimientos. Primero es ser bueno; luego ser firme: después, ser prudente: la ilustración
viene en cuarto lugar; la pericia, en último”.
2. La Fuerza Interior es un factor indispensable para cualquier abogado, Me
parece muy acertado lo que el autor quiere decir que en nosotros mismos hay una fuerza,
que no hallaremos en ningún otro lugar, se debe tener la capacidad de un carácter definido;
con pensamientos claros, que a pesar de cualquier presión del entorno este en capacidad de
mantener lo que cree. Es esta fuerza la que nos ayuda a enfrentar las injusticias que se nos
presentan.
En la abogacía nos encontraremos con diferentes circunstancias, como la relación
con los clientes, colegas, jueces; expuesto a la crítica social, pero el verdadero abogado

1
debe saber que nada de eso puede llegar a afectar su juicio o desempeño. Ossorio (2006 “El
hombre, cualquiera que sea su oficio, debe fiar principalmente en si”.

3. La sensación de la justicia "La Justicia no es fruto del estudio sino una


sensación ",nos dice Ángel Ossorio. Y es totalmente cierto pues la justicia no es algo que se
pueda aprender en libros, es algo que solo se aprende en la vida. Actualmente el sentido de
la justicia de muchos abogados se ha visto nublado, porque en nuestra sociedad lo que
importa es el dinero, no lo que en realidad es justo, equitativo, bueno y prudente. Entonces
lo que hacen es tergiversar las leyes a su antojo para ganar sin importarles nada más. Y es
que ganar un caso no lo es todo, debemos encontrar el equilibrio de las cosas, entre
brindarle nuestra ayuda al cliente sin caer en la injusticia para con los demás.
Se debe entender que hay un punto neutro entre el positivismo y la interpretación
subjetiva de los hechos, donde hay que poner en una balanza . Ossorio 2006 “lo bueno, lo
equitativo, lo prudente y lo cordial”.
4. La moral del abogado debe estar siempre en la integridad de buscar la justicia,
cualquiera creería que el éxito de un abogado esta en buscarle la trampa a las leyes, pero
completamente lo contrario, este debe de tener la capacidad de mantener la ley y hacerla
cumplir de forma que favorezca, en lo justo, a las partes; como alude Ossorio 2006 “La
abogacía no se cimienta en la lucidez del ingenio, si no en la rectitud de la conciencia.”
Por supuesto que cada día los abogados se enfrentan a dilemas morales, pero es
fundamental que si aceptan un caso es porque cree que esta en búsqueda de la justicia, la
moral no es algo que se limite a los abogados, es a nivel humanidad, pero a pesar de eso
cada quien establece su moral según lo vivido, las creencias y costumbres que le hayan
inculcado, por lo que la opinión externa y la crítica no pueden ser factores que hagan que
un abogado desista de su labor.
5. El secreto profesional, La discreción y la reserva son virtudes del abogado, el
guardar el secreto de su cliente, por difícil que sea una persona puede llegar a confiar lo
suficiente en el trabajo de un licenciado para estar en la completa disposición de contar sus
situaciones más intimas, se debe de tener mucho cuidado, la única razón por la cual se
puede romper ese juramento; es cuando se sabe que la situación va en contra de la moral. El

2
abogado es un servidor público que debe ayudar a la sociedad pero nunca ir a favor de lo
inmoral.
6. La Chicana como dice el autor, hay casos en los que un buen motivo sea
necesario hacer una chicanearía, queda en la conciencia de cada abogado hacerlo o no.
Pienso que la chicana es algo malo, porque de cierta forma es tergiversar la ley asía nuestro
beneficio o el del cliente, en cuanto al sentido del buen desempeño de la abogacía es algo
que se va perdiendo, donde la chicana puede que en ciertos casos no sea tan mal visto como
en otros.
Por ejemplo, puede que nosotros estemos totalmente seguros que nuestro cliente es
inocente y que las pruebas y los argumentos presentados son falsos, y que la prueba
primordial con la que se puede ganar el caso nos llegue un día después del juicio. Es aquí
donde queda totalmente a discreción del abogado si hace una chicanearía por su buena
causa o se rige por lo ya estipulado por la ley, con posibilidad de perder el caso.
7. La sensibilidad ¿Puede un abogado ser frio de alma? No ¿Puede ser
emocionable? Tampoco
En la abogacía es una constante lucha sobre tener control con nuestros sentimientos,
pero esta en nosotros sucumbir a ellos. Esto no quiere decir que debemos ser unas personas
completamente frías, tomando en cuenta que se es un ser humano que siente y tiene un
cierto nivel de empatía, pero en el momento de ejercer no se puede ser tan fuerte e
insensible como que se lleva el caso si pensar en lo que está pasando la persona, tampoco
se puede apropiar los conflictos de cada cliente ; no se pueden hacer vividos los casos por
que se pierde objetividad al momento de litigar. Me parece que el abogado debería
detenerse y analizar la situación, preocupase por su cliente sin pasar ese límite que las cosas
se vuelvan personal y ampararse, hacer buen uso de lo que dicta la ley.
8. El desdoblamiento psíquico No podemos convertirnos en uno con el cliente y el
abogado, es bueno y digno de admirar a un buen abogado cuando se disminuye para
ponerse en los zapatos del cliente, no es cuestión de olvidarse quien es, si no renunciar a
ciertas cosas que podrían interrumpir nuestro trabajo y utilizar nuestras facultades como
buenos abogados, pero mantenerse también en su propia personalidad en calidad que está
ejerciendo sus conocimientos. De lo que Ossorio afirma “Hasta tal punto soy mi cliente,

3
practicando un noble renunciamiento, y desde tal punto soy yo mismo, usando facultades
irrenunciables.”
9. La independencia en los abogados es plena, el profesional es el que siempre
tiene que tener control de la situación, en el momento de la litigación este es el protagonista
de su escenario y es libre de crear la controversia que guste y desarrollar sus argumentos de
la forma que considere, tiene un cierto poder sobre su defendido, es importante cuidarse de
comentarios y situaciones que eviten la independencia del abogado, para no generar
confusiones con las personas. “Hay derecho a reclamar el servicio, pero no a imponer el
disparate”
10. El trabajo de un abogado incluye tres factores indispensables: la inteligencia, la
conciencia y el carácter, por lo que no se puede delegar el trabajo a otros, ya que en el
momento que el cliente elige a su abogado tomo en cuenta todas sus habilidades las cuales
otro no desarrollara de igual manera, ya que depende el amor y la entrega con que realice su
trabajo; como menciona Ossorio “hay que trabajar con gusto…. De otro modo es
insoportable esclavitud”
11. La palabra es una herramienta de gran fuerza, es como se han logrado controlar
ejércitos, donde no llega la palabra se genera violencia, es la forma en la que los
antepasados se pasaron el conocimiento, en Derecho la palabra es fundamental para la
exposición de datos, no es lo mismo presentar un informe escrito y sin la tonalidad correcta
sea leído e interpretado por los Magistrados, que aunque se les critique por no escuchar,
tiene mayor peso una exposición adecuada de la información de forma oral, que unas
páginas con argumentaciones sin la expresión de la palabra; “Quien no fie de la fuerza del
verbo, ¿en qué fiará?” (Ossorio, 2006, p. 73)
12. El estilo forense, se debe tener claro que el abogado se debe a la verdad, y el
juez corre en lo que los abogados le presentan, ya que es lo único que el sabe del caso, lo
que el abogado le presente, así que esta meramente en el abogado no caer en mentiras y
manipulaciones de la ley y la información que se le da al juez para ganar una caso, el
abogado es una herramienta de la justica, es quien vela para que todos tengan una vida
tranquila porque saben que la justicia existe y en el caso de hacer mal, está lo alcanzará y
tendrá que pagar lo que se estipule a la falta.

4
13. Elogio de la cordialidad es importante entre los Magistrados y el abogado, no
es posible que las dos porciones estén intuyendo que el otro le quiere hacer trampa o que se
va a permitir ser influenciado por alguna de las partes, deben de estar claros que las dos
posiciones tienen el fin de buscar y dar justicia ante los eventos presentados, y confiar en
que están con un profesional, que busca el mismo fin, al frente.
Además, de tener claro que la humanidad esta propensa a hacer el bien o hacer el
mal, pero sea la decisión que tome cada persona, están estas figuras de justicia para
garantizar el cumplimiento de ella, como indica Ossorio (2006, p. 96) “Nos hallamos tan
habituados a pensar mal y a mal decir que hemos dado por secas las fuentes puras de los
actos humanos.”
14. Conceptos arcaicos en los procesos judiciales están presentes, ya son cosas que
se tiene que ir modificando y se lo permiten, los jueces no se apegan a lo que la ley dice de
forma estricta cuando en un análisis llegan a la conclusión que eso no debería ser aplicado
porque no va a favor de la víctima, por ejemplo
15. Arte y la abogacía, Ossorio menciona que no es cabal abogado quien no tiene
delicada percepción artística, otras profesiones tienen variedad de elementos para
desarrollarse, pero la abogacía solo tiene la palabra, la palabra con arte, la que puede mover
los sentimientos de las personas para determinar un veredicto a su favor, un abogado que
sepa escribir no es nada si no cuenta con el arte de la oratoria.
Pero para llegar a este arte el abogado debe de ilustrarse con la lectura, estar al tanto
de lo que paso y pasa jurídicamente hablando, contar con lecturas recreativas que expandan
su léxico y expresión, que le generen una buena narrativa y oratoria, no es posible que una
persona que se hace llamar abogado no cuente con su propia biblioteca; “La falta de
lectura que existe la imaginación, amplié el horizonte ideal y mantenga viva la renovada
flexibilidad del lenguaje, acaba por dejar al abogado muerto en sus partes más nobles,…
”(Osorio, 2006, p.107)
16. La clase, como dice Ossorio (2006, p. 112) “Las clases no implican desnivel
personal sino diferenciación en el cumplimiento de los deberes sociales”, el abogado debe
ser consciente del prestigio que debe mantener, que esta ejerciendo una carrera en la que
siempre debe mantener el decoro y las buenas practicas de vida; es la figura que busca la

5
justicia y pone en practica la ley, no puede pretender, como indica el autor, defender pleitos
y cobrar minutas.
17. Como se hace un despacho, es la pregunta de muchos al graduarse, el autor
expone 4 formas:
a. La asociación, ósea el trabajar en colaboración con otros colegas; el cual de
inmediato no recomienda por la naturaleza de la abogacía, en la que serán dos criterios
tratando de llegar a un acuerdo.
b. El anuncio, el cual tampoco acepta considerando que es una degradación, como
dice la expresión popularmente: nadie dice que su pan es malo.
c. La exhibición, es al que da aceptación, ya que es la mejor forma de mostrar las
capacidades que tiene cada uno como abogado, pero puede caer en el pensamiento de que la
política es la única forma de exhibirse.
d. Siempre alegrarse de la bien a venturanza de los colegas y no utilizar el hablar
mal de ellos para desprestigiarlos, de ser un frente unido y respetuoso.
18. Especialistas en la abogacía se puede tomar como un absurdo, ya que el trabajo
de los abogados es el alma, según Ossorio, no se puede limitar a una sola rama del Derecho,
si es un todo, no existe la especialización en robo, por ejemplo, le puede correspondes
cualquier tipo de caso, “Para el abogado no debe de haber más que dos clases de asuntos:
uno en que hay razón u otro en que no la hay” (Ossorio, p. 124)
19. La hipérbole es lo que muchos abogados utilizan para desenvolver sus
argumentos, pero la mayoría de los casos no llegan a tener tanta profundidad como la que le
quieren expresar, por lo que van perdiendo credibilidad en su presentación; además de
tomar en cuenta que se puede caer en el error de divinizar al cliente, como menciona
Ossorio (2006, p. 126) “El buen gusto suele correr pareja con la dignidad y el pudor.”
20. La abogacía y la política son dos ramas sociales muy similares, es una línea
muy delgada la que las divide, pero según la percepción del autor no es la abogacía la que
se ha querido introducir en le política, es la política que de forma muy sutil ocupa del
derecho para gestionarse, genera influencia en los abogados para que se introduzcan en este
ámbito; para Ossorio (2006, p. 134) “Es la política la que ha influido en la abogacía,
perturbándola, desquiciándola, deprimiéndola.”

6
21. Libertad de defensa es un concepto en el que las personas podrían defenderse
por si solas, ¿porque la existencia de un tercero si estas personas pueden expresar con
pasión su necesidad de justicia? mientras no afecte a otras personas y a la sociedad, es un
cuestionamiento valido, pero en la actualidad y con el sistema jurídico vigente es una
apuesta muy alta, es muy arriesgado que un civil llegue con toda tica y honestidad a
presentar su caso, si tratar de amañar el proceso a su favor o cometer errores que recaerían
en atrasos en los tiempos de los Tribunales; pero sería una utopía hermosa el que se lograra
y como afirma Ossorio (2003, p141) “Baste en el día de hoy con laborar para que se abra
camino la idea de que el interesado pueda defenderse personalmente, convenciéndonos
todos de que los abogados existen para la justicia y no la justicia para los abogados.”
22. El amianto es un mineral al que al estar expuesto puede causar cáncer, por lo
que el autor hace la analogía con respecto a la contratación de abogados por parte de
empresas financiaras, y que podría poner todo un panorama de posiciones materiales a
cambio de saber cómo manipular la ley a su favor; el autor expone como es fundamental
que se mantenga la claridad de lo que es ser abogado y no un títere de empresarios,
dejándolo muy claro al decir “El mundo nos utiliza y respeta en tanto y cuanto tengamos la
condición del amianto”(Ossorio, 2006, p. 144)
23. Los pasantes son la juventud de la abogacía, son los que están recién salidos de
la Licenciatura en Derecho y están con todas las ganas de emprender su rumbo a la justicia,
es fundamental que los veteranos tengan conciencia de la guía que deben ser para estos; ya
que son los que los sustituirán en el futuro y la labor de un pasante debe ser reconocida,
como indica Ossorio (2006, p.146) “La juventud es sagrada, porque es la constitución de
nuestra historia, porque es menos pesimista y contaminada que los hombres curtidos…”
24. La defensa de los pobres es la labor social que debe cumplir los abogados, el
Estado no puede dejar al mas necesitado sin la posibilidad de una defensa o poder tener
acceso a la justicia; como anteriormente se mencionó el abogado existe para la justicia, no
viceversa, y si realmente se esta claro de lo que es ser un abogado, no puede depender de
los honorarios el criterio de si se debe o no defender a una persona.
Pero esto en ocasiones es complicado, porque el Estado proporciona abogados, que
lo hacen bien, pero son principiantes y con una fuerte cantidad de trabajo, como el ejemplo
que nos presente el autor Ossorio (2006, p. 154) “Un pobre tiene que litigar contra una

7
empresa. Al pobre no se le permite valerse de abogado de su confianza y se le entrega en
manos del fiscal. La compañía está prácticamente representada por un Ministro, acaso por
el propio Ministro de Justicia, que continua sus tareas profesionales, valiéndose de la
firma de su pasante. Este Ministro de Justicia podrá trasladar al fiscal donde le plazca, sin
responsabilidad alguna. ¿Contara el funcionario fiscal con la independencia indispensable
para arremeter briosamente contra la compañía? Y aunque tenga madera de mártir y lo
haga, ¿se creerá el litigante debidamente asistido?...”
25. La toga es un simbolismo, es un icono, es un estandarte, es una diferenciación
de los demás; la toga representa la carga que lleva el abogado en sus hombros, la
responsabilidad de siempre buscar la justicia, Ossorio dice que cuenta con dos significados
claros para quien la lleva puesta: el freno e ilusión y para quien la contempla:
diferenciación y respeto.
Se debe considerar la importancia de lo que se asume cuando se entra en un
Tribunal, se esta tratando con los intereses y hasta la libertad de la persona, por lo que
Ossorio (2006, p. 160) acertadamente afirma: “¡Pobres de nosotros si no lo entendemos así
y no aceptamos a comprender toda la austeridad moral, todo el elevado lirismo que la toga
significa imponer!”.
26. La mujer en el bufete, el autor lo que hace referencia es a el papel que debe
tener la esposa del abogado y el comportamiento del abogado en el caso de tener una
cliente que sea femenina, haciendo alusión que solo los hombres son abogados.
27. Hacia una justicia patriarcal, el autor presenta cuatro condiciones para un
buen procedimiento judicial:
1. Oralidad: la palabra es la mejor y mayor herramienta del abogado, por ley natural,
por economía de tiempo, porque el procedimiento oral es el supuesto imprescindible y por
seguridad de que los Jueces se enteren de las cuestiones.
2. Publicidad: Se debe publicitar lo que se hace, por ello la publicidad y la oralidad
están íntimamente apegadas, ya que es una de las formas de publicitar la labor de los
abogados.
3. Sencillez: No se debe de caer en exageraciones o complicaciones innecesarias en
los procesos, sobre todo cuando lo que se pretende es figurar, ya que se puede caer en el
desprestigio social.

8
4. Eficacia: Las principales fuentes de la eficacia son de orden moral, se fundamenta
en el hecho de que la justicia sea eficaz.

Aviando analizado cada aspecto que presente el autor en su libro se puede decir que
la envestidura de un abogado no es solo tener un titulo de Licenciatura en Derecho, es un
estilo de vida, es el entendimiento de la justicia, es vestirse de justicia, en donde tomamos
cada situación en una óptica objetiva, determinando que lo que se tiene que alcanzar la
justicia.
Tanto el profesional en Derecho, como es estudiante, tiene la tarea de hacer
contribución en el respeto de los derechos fundamentales y derechos humanos, ya que es
parte de esta envestidura que se asume en el momento en el que se toma la decisión de ser
parte del ámbito de la justicia; pero ¿cómo?, es sencillo, ejerciendo la profesión, siendo
vigilantes y defensores de cualquier falta a estos derechos en cualquier persona, ya sea que
pueda o no pagar los servicios de un abogado, se debe velar por que no se de el irrespeto de
estos, además de hacer investigaciones y colaboraciones en el establecimiento firme, en
cuestiones de leyes en sentido estricto, de la protección de estos derechos.
Para concluir, en un aspecto mas personal, la lectura de este libro me permitió
esclarecer varios aspectos de la abogacía que no tenia muy claros y algunos ni siquiera los
tenía en mi cabeza, no sabia que tenia que tomar en cuanta cosas como la influencia que
puede llegar a tener las empresas en mi futuro deber, en ofrecimiento de compensaciones
económicas, además de mostrarme terminología que no conocía como la Chicana y es una
práctica común, no es correcta, pero se practica en algunos casos y por algunos
“profesionales”.
Me impacto descubrir que para ser abogado no es solo engullir todos los códigos y
leyes en sentido amplio que existen, es todo un arte, en donde se deben tener múltiples
habilidades y no solo académicas y de expresión corporal, si no también sociales como el
siempre mantener la clase, la elocuencia y la cordura.
A parir de la lectura de este libro considero lo considero un aporte para mi
formación como futura profesional en Derecho, y es un excelente libro para iniciar la
carrera1, por que ha creado en mí una verdadera conciencia de lo que significa realmente
ponerse y poner el alma en la Toga.

9
Glosario

Amianto: Mineral constituido por silicato de cal, alúmina y hierro, que se presenta en
fibras blancas y flexibles, es incombustible y tiene efectos nocivos para la salud.
Ayuntamiento: Junta o reunión de personas. Corporación constituida por el alcalde y los
concejales de un municipio, para administrar y representar los intereses de éste. Casa
consistorial, donde se celebran las juntas municipales y funcionan las oficinas de igual
índole.
Chicana: Galicismo por trampa legal, sofistería, triquiñuelas, sutilezas, embrollo y demás
ardides en pleitos y negociaciones.
Criminalista: Autor o jurista dedicado al estudio de las materias criminales, y el abogado
que se consagra a asuntos de esta naturaleza.
Decano: El miembro más antiguo de una comunidad, cuerpo, gremio, colegio o junta. El
que recibe tal título y es nombrado para presidir una universidad, consejo, junta o tribunal,
aun no siendo el más antiguo ni el de mayor edad.
Ennuyeux: Aburrido
Excelso: Muy elevado, alto, eminente
Exegetas: Persona que interpreta o expone un texto.
Eximió: Librar, desembarazar de cargas, obligaciones, cuidados, culpas
Facinerosos: Delincuente habitual
Forense: Lo que concierne al foro; o sea, a los tribunales y sus audiencias. Por extensión,
lo jurídico en general. Y así, toda la terminología del Derecho figura en el Diccionario de la
Academia y en otros muchos agrupada tras las iniciales For., que corresponden a forense.
Médico forense, el adscrito a un juzgado de instrucción para informar en casos de lesiones
y de homicidios. Forastero. Antiguamente, manifiesto público.

10
Foro: En la antigua Roma, plaza donde se trataban los negocios públicos, se celebraban las
juntas del pueblo y se administraba justicia. Por extensión, lugar donde los tribunales oyen
y resuelven las causas. La curia y todo lo concerniente al ejercicio de la abogacía y a la
práctica ante los tribunales de justicia. En Asturias y Galicia, contrato y derecho real
análogo a la enfiteusis, en que el dueño de una finca rural cede por una o varias
generaciones (por lo común tres) el dominio útil de una finca, a cambio del pago de un
canon o pensión. Antiguamente, fuero o privilegio legislativo personal territorial.
Herética: Perteneciente o relativo a la herejía o al hereje
Inmutable: No mudable, que no puede ni se puede cambiar
Innominado: Que no tiene nombre especial
Jurisconsulto: El versado en Derecho. Quien hace profesión de la ciencia del Derecho, ya
dedicándose a la resolución de las dudas o consultas jurídicas (de ahí jurisconsulto), ya
escribiendo sobre asuntos y cuestiones de carácter jurídico. Jurisperito o conocedor de los
Derechos Civil y Canónico. En el ordenamiento jurídico antiguo, intérprete del Derecho,
cuya opinión tenía fuerza de ley.
Letrado: Docto, sabio. Erudito. Instruido. Antiguamente poseía dos significados dispares:
el que sólo sabía leer, y el que sabía escribir. La principal acepción de esta voz es como
substantivo, pues se emplea cual sinónimo de abogado (v.). Juez letrado es el conocedor del
Derecho, por su profesión y estudios; contrapuesto al juez lego, llamado a juzgar sin poseer
preparación jurídica especial. CONSULTOR. El abogado que asesora a un tribunal o juez
lego, en cuanto a los puntos dudosos planteados en la tramitación y fallo de las causas a
ellos sometidas.
Ley de Enjuiciamiento Civil: En España, la que establece las reglas de procedimiento
civil, análoga a los Códigos procesales de otros países.
Litigante: Quien es parte en un juicio y disputa en él sobre alguna cuestión; ya sea como
actor o demandante, en lo civil, y como querellante o acusador, en lo penal; ya como
demandado o reo.
Llaneza: Sencillez, actitud libre de aparato y artificio.
Ministerio Fiscal: Llamado también ministerio público, designa la institución y el órgano
encargado de cooperar en la administración de justicia, velando por el interés del Estado, de

11
la sociedad y de los particulares mediante el ejercicio de las acciones pertinentes, haciendo
observar las leyes y promoviendo la investigación y represión de los delitos.
Pacto de cuota litis: Convenio que celebra un abogado con su cliente para patrocinarlo a
cambio de percibir una cuota parte del objeto del litigio, para el supuesto de ganar el pleito.
Comprende asimismo la análoga convención realizada por un procurador.
Secarrales: Terreno muy seco.
Sui géneris: Dicho de una cosa: De un género o especie muy singular y excepcional
Summa injuria, Summum jus: El supremo derecho, la injusticia suprema. Este aforismo
romano previene contra la aplicación estricta de las normas positivas, que puede conducir a
grave daño y aconseja la instauración del árbitro judicial a través de la equidad.
Temis: En escritura tan arcaica que ya constituye falta ortográfica, se lee también Themis.
Es la diosa de la justicia, en la mitología griega. En la Ilíada, Temis aparece como asesora
de Zeus, el dios de los dioses.
Trapisonda: Bulla o riña con voces o acciones
Vademécum: Libro de poco volumen y de fácil manejo para consulta inmediata de
nociones o informaciones fundamentales.

12
Referencias Bibliográficas

Cabanellas, G. (1993). Diccionario Jurídico Elemental. Buenos Aires, Argentina : Editorial


Heliasta

Chen, C. (2019). El conocimiento es poder. Cultura Genial. Recuperado de https://www.cu


lturagenial.com/es/el-conocimiento-es-poder/.

Ennuyeux (2019). En Reverso Diccionario. Recuperado en https://diccionario.reverso.net/


frances-espanol/ennuyeux

Ossorio, A. (2006). El alma de la toga. Buenos Aires, Argentina : Valletta Ediciones.

Real Academia Española. (2019). Diccionario de la lengua española (22.a ed.). Recuperado
en https://dle.rae.es/?w=diccionario

13