Está en la página 1de 2

1) Si corresponde a una sola o a varias ciencias investigar las causas;

2) y si es propio de la Ciencia contemplar sólo los primeros principios de la substancia, o también


los principios en que todos basan sus demostraciones; por ejemplo, si es posible, o no, afirmar y
negar simultáneamente una misma cosa, y los demás principios semejantes. Pagina 108

3) Y, si la Ciencia trata de la substancia, ¿es una la que trata de todas las substancias o son varias? Y,
si son varias, ¿son todas del mismo género, o a unas hay que llamarlas sabidurías y a otras otra cosa?
110

4) Y también es necesario indagar lo siguiente: si ha de afirmarse que sólo hay substancias sensibles,
o también otras además de éstas, y si es único o son varios los géneros de las substancias, como
dicen los que suponen las Especies y, entre éstas y las cosas sensibles, las Cosas matemáticas. Es
preciso, como decimos, examinar estas dificultades, 111-25

5) y también la de si nuestro estudio es sólo sobre las substancias o también sobre los accidentes
propios de las substancias. Y, además, sobre lo Mismo y lo Otro, lo Semejante y lo Desemejante, y
la Contrariedadʹ, sobre lo Anterior y lo Posterior y todas las demás nociones parecidas, acerca de las
cuales tratan de indagar los dialécticos, basando su indagación en meras opiniones, ¿a qué ciencia
corresponde especular sobre todas estas cosas? Y, todavía, habrá que considerar todos los
accidentes propios de estas mismas cosas, y no sólo qué es cada una de ellas, sino también si una
sola es contraria a una sola. 112-35

6) Y también habrá que ver si los principios y los elementos son los géneros o las partes intrínsecas
en que se divide cada cosa. 117-20

7) Y, si son los géneros, ¿son los que en los individuos se dicen últimos, o los primeros? Por ejemplo,
¿es el animal o el hombre el que es principio y el que más propiamente existe fuera de lo singular?
120-15

8) Y, sobre todo, se ha de indagar y estudiar si hay, o no, fuera de la materia algo que sea causa por
sí, y si esto es separable, o no, y si es uno o más en número, y si hay algo fuera del todo concreto
(hablo de un todo concreto cuando algo se predica de la materia), o no hay nada, o bien de unas
cosas sí y de otras no, y cuáles son estas cosas. 124-25

9) Además, hay que averiguar si los principios son determinados numérica o específicamente, tanto
los que hay en los enunciados como los que hay en el sujeto. 126-25

10) Y si los de las cosas corruptibles y los de las incorruptibles son los mismos o diversos, y si son
incorruptibles todos o corruptibles los de las cosas corruptibles. 128-5

11) Y, todavía, lo más difícil de todo y lo que causa mayor perplejidad es saber si el Uno y el Ente,
como decían los pitagóricos y Platón, no es otra cosa sino la substancia de los entes, o no, sino que
es alguna otra cosa el sujeto, como lo era para Empédocles la Amistad y para algún otro el Fuego, y
para otros el Agua o el Aire. 134-5

12) Y si los principios son universales, o bien como las cosas particulares, 147-5

13) y si son en potencia o en acto. Y si son en otro sentido o según el movimiento. Estas cuestiones,
en efecto, pueden causar gran perplejidad. 147-2
14) Y, además, si los números, las longitudes, las figuras y los puntos son substancias o no, y,
suponiendo que sean 15 substancias, si están separadas de las cosas sensibles o son inmanentes en
ellas. Acerca de todas estas cosas, no sólo es difícil descubrir la verdad, sino que tampoco es fácil
plantear las dificultades razonable y convenientemente. 140-25 cap5