Está en la página 1de 2

CATEQUESIS BIBLICA APOLOGETICA PARROQUIAL

EL PURGATORIO

El próximo 02 de noviembre la Iglesia nos recomienda y dedica para ese día orar por
nuestros hermanos difuntos.

Los hermanos separados nos acusan que estas oraciones son vanas ya que no se puede
orar por los difuntos según ellos.

¿Qué piensas tú? ¿Se puede orar por los difuntos?

¿En qué parte de la biblia se nos recomienda pedir perdón por los pecados de nuestros
hermanos ya difuntos?

Leamos en el libro de 2 Macabeos 38-45 y 2 Timoteo 1; 16-18.

En la primera lectura tomada del libro de los macabeos vemos como ofrecer sacrificios de
expiación puede perdonar los pecados de nuestros hermanos, ya difuntos y además nos
aclara que esta acción es santa y piadosa.

En la carta que san pablo envía a Timoteo escuchamos que el apóstol pide la misericordia
de Dios en el día del Juicio Final para la familia de Onesiforo y para el mismo quien ya
estaba difunto.

Estamos claro entonces que orar por los difuntos es algo bíblico.

Ahora bien la iglesia nos enseña que hay un juicio parcial y un juicio final.

La iglesia cree como dogma de fe en la existencia de un estado de purificación al cual llama


“PURGATORIO”

Los hermanos separados te dirán que la palabra purgatorio no existe en la biblia y si tienen
razón no hay una sola cita que diga esta palabra.

Nosotros creemos en la existencia de este estado no del nombre en si ya que por medio de
la biblia encontramos lo que el mismo Jesús nos refiere acerca de los que tienen alguna
deuda pendiente.

Leamos y escuchemos MT 5; 25
Si re-escuchamos en este evangelio no se nos da la palabra purgatorio pero si nos da la
existencia de un lugar de purificación.

Ahora bien creemos que existe un lugar de purificación por las mismas palabras de Jesús.
Mt. 12: 31-32

Creemos que del infierno nadie podrá salir ya que ese es el fuego eterno Mt: 25: 41-46 y al
cielo solo van los justos Ap. 21-27

Nadie sabe quiénes irán al infierno o al purgatorio el único que lo sabe es Dios ya que el es
el Juez supremo, pero si estamos claro que hay pecados que no llevan a la muerte eterna y
otros que si llevan a la muerte eterna.

Escuchemos 1 Corintios 3; 13-15 y 1 Juan 5; 16-17

Como hemos escuchado queridos hermanos tanto el orar por los difuntos como la existencia
de un estado de purificación son doctrinas netamente bíblicas.

Esperamos que esta explicación te sirva para poder comprender tu fe a profundidad.