Está en la página 1de 14

UNIVERSIDAD TÉCNICA DE AMBATO

• MAESTRIA EN MECÁNICA MENCIÓN MANUFACTURA

• MECÁNICA DE FRACTURA

• NOMBRE: GUIDO NÚÑEZ


Existen procesos capaces de producir el fallo catastrófico retardado de componentes
o estructuras, que han soportado satisfactoriamente un cierto tiempo
de servicio, sin que en ningún momento se hubiera rebasado la carga límite prevista
para el fallo estático instantáneo. De entre estos procesos, el más conocido
y estudiado es la fatiga
En estructuras reales construidas con materiales tenaces, para que se produzca un fallo
catastrófico por fractura, en las condiciones previstas de servicio, el tamaño de grietas que
deberían existir en las piezas es tan grande que serían detectadas sin dificultad.
En piezas construidas con materiales de alta resistencia y menos tenaces, el tamaño crítico
de las grietas sería menor
Entendemos por fatiga las situaciones en las que los componentes de las estructuras y
mecanismos están cargados cíclicamente entre niveles de carga inferiores a la resistencia
máxima de la pieza, situación que conduce, en general, a su fallo final. Desde el punto de
vista de las deformaciones locales, es la forma de fallo provocada por la acción repetida de
deformaciones inelásticas alternadas altamente localizadas, que provocan la creación en cada
ciclo de una extensión superficial irreversible conducente a la creación de una grieta en una
cierta zona del elemento estructural o la propagación de alguna grieta ya existente en el
mismo.
Proceso general de fatiga

En un proceso general de fatiga pueden diferenciarse tres etapas que se presentan de forma
sucesiva hasta la rotura del componente. Estas etapas son:

1. Periodo de nucleación e iniciación de la grieta en zonas en las que las concentraciones de


tensión provocan deformaciones plásticas cíclicas, Ni (medido en número de ciclos). Se trata,
por tanto, de una acumulación de daño plástico sobre ciertos accidentes micro estructurales,
defecto de superficie o de volumen de la masa metálica, que origina la aparición de una grieta o
fisura de frente o borde de propagación afilado.

2. Propagación inicial de la grieta a través de la zona plástica en que se originó, (Np)p.

3. Propagación de la grieta en la pieza, fuera de la zona de influencia de la concentración de


tensiones originaria, en régimen macroscópicamente elástico, (Np)e, hasta el fallo final.

La vida total de una pieza sometida a fatiga viene dada por la suma de estas tres etapas:
En el campo de la fatiga de baja amplitud o fatiga de alto número de ciclos, podemos establecer
de forma general que:
rales operando a temperaturas elevadas, es decir T > 0,4 TM, con bajo o nulo límite
elástico, que son las condiciones de fluencia a alta temperatura o «creep»,
es evidente que un gran número de componentes deben diseñarse en base a la
iniciación de la grieta: nos referimos a componentes de tamaño relativamente
pequeño con buen acabado superficial, fabricadas con un control riguroso tanto
de la calidad del material, como del proceso de fabricación, y que deben soportar
una vida de alto número de ciclos y para las que no se prevé ninguna inspección
posterior. El ejemplo más típico lo constituyen sin duda las piezas del motor
de la industria de la automoción. Sin embargo, existen componentes,
diseñados en base a la iniciación de la grieta, como por ejemplo los componentes
aeronáuticos en los que, por razones de seguridad debe admitirse la hipótesis
de que una pieza agrietada escape a la inspección del control de calidad y en
todo caso, nunca puede garantizarse la inexistencia de grietas de tamaño inferior
al umbral de sensibilidad de ese control. Finalmente, existen componentes
estructurales cuya fabricación libre de grietas (o defectos asimilables a grietas)
es inalcanzable, y el ejemplo típico lo constituyen las grandes construcciones
soldadas.
Propagación de grietas por fatiga en régimen elástico, Ley de Paris

Uno de los objetivos en diseño de fatiga consiste en desarrollar un método útil de


caracterización de la propagación de grietas en términos de un parámetro de consistencia
adecuado, que establezca una cuantificación de la resistencia de los materiales en fatiga para
diferentes condiciones tensionales y geométricas.
Hasta los años 60 se realizaron numerosos intentos de caracterizar la propagación de grietas
en función del rango de tensiones aplicado, , y de la longitud de grieta, ɑ, con expresiones
del tipo:

siendo p y q constantes experimentales.


En el año 1961 Paris, Gómez y Anderson propusieron una ley empírica que, utilizando conceptos de la
mecánica lineal de la fractura, unificaba todos los datos experimentales de crecimiento de grietas por
fatiga, descritos solo parcialmente por las leyes de crecimientos anteriores. Esta ley, conocida
universalmente como «ecuación de Paris», se expresa por:
La validez de la ecuación de Paris se limita, en principio, al crecimiento de grietas en secuencias de carga con
ciclos iguales. La forma del ciclo y la frecuencia deben ser tales que no se alcancen las condiciones de
impacto. En general, salvo mención expresa de lo contrario, se supone que el modo de crecimiento de las
grietas es el Modo I y en ningún momento del ciclo debe alcanzarse el valor crítico del factor de intensidad de
tensiones, KC. Se trata por tanto, evidentemente, de propagación subcrítica de grietas o sea estable.

Fase I: Propagación en Planos de Deslizamiento


El aspecto microscópico que presentan los materiales debido a un proceso de crecimiento de grietas
por fatiga es fuertemente dependiente de las características de deslizamiento plástico del material, de
sus parámetros micro estructurales, nivel de tensión aplicado y extensión de zona plástica en fondo de
grieta.
En materiales dúctiles, el crecimiento de grietas se enfoca como un proceso de concentración de
deformaciones localizadas en su fondo de grieta, dando lugar a bandas de deslizamiento que originan
la formación de nuevas grietas
La Figura 8.3 presenta un ejemplo de dicho proceso que da lugar a un mecanismo de
propagación y crecimiento en zig-zag.
Fase II: Crecimiento con Estrías

En la fase media, II, descrita por la ecuación de Paris, la progresión de la grieta ocurre generalmente
de manera continua por fractura transgranular dúctil con formación de las estrías típicas de fatiga. Se
trata de estrías lineales, paralelas entre sí y perpendiculares a la dirección de propagación de la grieta,
como se aprecia en la Figura 8.4. Cada estría corresponde a un ciclo de tensión y la distancia entre
estrías es por lo tanto igual al avance de la grieta en un ciclo
Existen numerosos modelos que tratan de explicar el desarrollo de las estrías en la fase II de propagación. Entre
ellos, Laird (1967) se basó en el enromamiento del fondo de grieta. En este modelo el proceso de crecimiento de
grieta en cada ciclo se asemeja al tamaño de CTOD alcanzado durante la tensión creciente. Si el campo de
tensiones entra en compresión el fondo de grieta cierra sólo parcialmente, dejando una propagación neta en cada
ciclo. En la Figura 8.5 se puede observar el proceso descrito.

También podría gustarte