Está en la página 1de 6

Ley de elasticidad de Hooke

Ir a la navegaciónIr a la búsqueda

La ley de Hooke: La fuerza es proporcional a la extensión

En física, la ley de elasticidad de Hooke o ley de Hooke, originalmente formulada para


casos de estiramiento longitudinal, establece que el alargamiento unitario que experimenta

un cuerpo elástico es directamente proporcional a la fuerza aplicada sobre el mismo :

Siendo el alargamiento, la longitud original, : módulo de Young, la


sección transversal de la pieza estirada. La ley se aplica a un cuerpo elástico hasta un
límite denominado límite elástico.
Esta ley recibe su nombre del físico inglés Robert Hooke, contemporáneo de Isaac
Newton, y contribuyente prolífico de la arquitectura. Esta ley comprende numerosas
disciplinas, siendo utilizada en ingeniería y construcción, así como en la ciencia de los
materiales. Ante el temor de que alguien se apoderara de su descubrimiento, Hooke lo
publicó en forma de un famoso anagrama, ceiiinosssttuv, revelando su contenido un par de
años más tarde. El anagrama significa Ut tensio sic vis ("como la extensión, así la fuerza").

Índice

 1Ley de Hooke para los resortes


 2Ley de Hooke en sólidos elásticos
o 2.1Caso unidimensional
o 2.2Caso tridimensional isótropo
o 2.3Caso tridimensional ortótropo
 3Aplicaciones fuera del campo de la ingeniería
 4Véase también
 5Referencias
o 5.1Bibliografía

Ley de Hooke para los resortes[editar]


La ley de Hooke describe cuánto se alarga un resorte bajo una cierta fuerza.

La forma más común de representar matemáticamente la Ley de Hooke es mediante la

ecuación del muelle o resorte, donde se relaciona la fuerza ejercida por el resorte

con la elongación o alargamiento provocado por la fuerza externa aplicada al


extremo del mismo:

donde se llama constante elástica del resorte y es su elongación o variación


que experimenta su longitud.

La energía de deformación o energía potencial elástica asociada al estiramiento del


resorte viene dada por la siguiente ecuación:

Es importante notar que la antes definida depende de la longitud del muelle y de su


constitución. Definiremos ahora una constante intrínseca del resorte independiente de la
longitud de este y estableceremos así la ley diferencial constitutiva de un muelle.

Multiplicando por la longitud total, y llamando al producto o intrínseca, se


tiene:
Llamaremos a la tensión en una sección del muelle situada una distancia x de uno de

sus extremos el cual tomaremos como origen de coordenadas, a la constante de un

pequeño trozo de muelle de longitud a la misma distancia y al alargamiento de

ese pequeño trozo en virtud de la aplicación de la fuerza . Por la ley del muelle
completo:

Tomando el límite:

que por el principio de superposición resulta:

Teniendo en cuenta esta Ley de Hooke del muelle y además, la masa del objeto que
oscila, y su aceleración, se obtiene como solución el movimiento del oscilador
armónico simple (Ver también: Muelle elástico / Resorte). La frecuencia angular de la
oscilación se calcula como:

siendo m la masa del oscilador


En los medios elásticos también se pueden propagar ondas como consecuencia de la
vibración del medio. En la ecuación de ondas de las ondas elásticas interviene además de

la variable espacial (en el caso de una dimensión), el tiempo. Esto es debido a que
una onda tiene la doble dependencia espacial y temporal a la vez (Ver también: Muelle
elástico / Resorte).

Ley de Hooke en sólidos elásticos[editar]


La ley de Hooke para sólidos elásticos generaliza la ley de Hooke para resortes. En
la mecánica de sólidos deformables elásticos la distribución de tensiones es mucho más
complicada que en un resorte o una barra estirada solo según su eje. La deformación en el
caso más general necesita ser descrita mediante un tensor de deformaciones mientras que
los esfuerzos internos en el material necesitan ser representados por un tensor de
tensiones. Estos dos tensores están relacionados por ecuaciones lineales conocidas
por ecuaciones de Hooke generalizadas o ecuaciones de Lamé-Hooke, que son
las ecuaciones constitutivas que caracterizan el comportamiento de un sólido elástico
lineal. Estas ecuaciones tienen la forma general:

Gran parte de las estructuras de ingeniería son diseñadas para sufrir deformaciones
pequeñas,se involucran solo en la recta del diagrama de esfuerzo y deformación.

De tal forma que la deformación es una cantidad adimensional, el módulo se

expresa en las mismas unidades que el esfuerzo (unidades pa, psi y ksi). El máximo
valor del esfuerzo para el que puede emplearse la ley de Hooke en un material es
conocido como límite de proporcionalidad de un material. En este caso, los materiales
dúctiles que poseen un punto de cedencia definido; en ciertos materiales no puede
definirse la proporcionalidad de cedencia fácilmente, ya que es difícil determinar con

precisión el valor del esfuerzo para el que la similitud entre y deje de ser
lineal. Al utilizar la ley de Hooke en valores mayores que el límite de proporcionalidad no
conducirá a ningún error significativo. En resistencia de materiales se involucra en las
propiedades físicas de materiales, como resistencia, ductibilidad y resistencia de corrosión;
que pueden afectarse debido a la aleación, el tratamiento térmico y el proceso de
manofactura.
Caso unidimensional[editar]
En el caso de un problema unidimensional donde las deformaciones o tensiones en
direcciones perpendiculares a una dirección dada son irrelevantes o se pueden

ignorar , , y la ecuación anterior se reduce a:

donde es el módulo de Young.


Caso tridimensional isótropo[editar]
Para caracterizar el comportamiento de un sólido elástico lineal e isótropo se requieren
además del módulo de Young otra constante elástica, llamada coeficiente de Poisson (

). Por otro lado, las ecuaciones de Lamé-Hooke para un sólido elástico lineal e
isótropo pueden ser deducidas del teorema de Rivlin-Ericksen, que pueden escribirse en la
forma:

En forma matricial, en términos del módulo de Young y el coeficiente de


Poisson como:

Las relaciones inversas vienen dadas por:

Caso tridimensional ortótropo[editar]


El comportamiento elástico de un material ortotrópico queda caracterizado por

nueve constantes independientes: 3 módulos de elasticidad longitudinal ,

3 módulos de rigidez y 3 coeficientes de Poisson . De hecho para


un material ortotrópico la relación entre las componentes del tensor tensión y
las componentes del tensor deformación viene dada por:
Donde:

Como puede verse las componentes que gobiernan el alargamiento y las que
gobiernan la distorsión están desacopladas, lo cual significa que en general es
posible producir alargamientos en torno a un punto sin provocar distorsiones y
viceversa. Las ecuaciones inversas que dan las deformaciones en función de
las tensiones toman una forma algo más complicada:

Donde:

De hecho la matriz anterior, que representa al tensor de rigidez, es


simétrica ya que de las relaciones (*) se la simetría de la anterior matriz
puesto que:

Un caso particular de materiales ortótropos son los materiales


transversalmente isótropos lineales en los que solo hace falta

especificar cinco constantes elásticas: , donde se refiere a


las direcciones transversales a la dirección que se llama longitudinal.

Aplicaciones fuera del campo de la


ingeniería[editar]
 Rebotar: La ley de Hooke la utilizan practicantes de puenting, la
cual les indica cuánto se estirará la cuerda, al experimentar la
fuerza de su peso cuando caen al vacío.

Véase también[editar]
 Dinamómetro
 Prueba de tensión
 Constante elástica

Referencias[editar]
Bibliografía[editar]

 R. J. Atkin & N. Fox: An Introduction to the Theory of Elasticity, ed.


Dover, 1980.
 Baker, Joanne (06 de 2013). 50 cosas que hay que saber sobre
física (1ª edición). p. 224. ISBN 978-84-672-5575-1.
 Timoshenko, Stephen; Godier J.N. (1951). McGraw-Hill,
ed. Theory of elasticity.
 Ortiz Berrocal, Luis (1998). McGraw-Hill, ed. Elasticidad. Aravaca
(Madrid). pp. 94-96. ISBN 84-481-2046-9.
 Olivella, X.; Agelet de Saracibar, C. (2000). «3». Edicions UPC,
ed. Mecánica de Medios Continuos para Ingenieros. Barcelona.
pp. 71-75. ISBN 978-84-8301-412-7.