Está en la página 1de 4

Reporte de lectura 1

Con el fin de facilitar la interacción con los comentarios y poder rastrear el


pensamiento agrego en paréntesis de dónde he formado estas ideas. Dentro del paréntesis
primero aparecerá el título del libro seguido de las páginas. Si acaso no incluyo
información bibliográfica es porque he encontrado la idea a través del meditar en el
material de lectura completo.

1. Los métodos teológicos: No hace falta decirlo, hay varias maneras en que el
creyente llega a desarrollar, hacer crecer y comprender su teología, y no que lo
pueda llegar a alcanzarlo completamente. Creo que debemos de ser
cuidadosos de los métodos que utilizamos porque ciertamente hay unos que
son mejores que otros, es decir; se puede llegar a una conclusión de distintas
maneras, pero algunos caminos tendrán más peso a la hora de ser puestos a
prueba.

2. Teología para el crecimiento del cuerpo de Cristo: La teología no se


desarrolla para un vacío, sino para un contexto en específico, este es la Iglesia
y aún más específicamente cada audiencia eclesial demandará cierta
adaptación para la mejor comprensión de tal teología. La teología debe de
impactar la vida y necesidades de su audiencia inmediata ya que si esto se
logra el cristiano podrá desarrollar una mejor teología lo que resultará en
iglesias más sanas y cristianos que hacen teología sana. Uno de los propósitos
importantes es la obediencia integral a Dios.
(Bosquejo de Dogmática: 5,7,20; Teología evangélica para el contexto
latinoamericano: 71,5).

3. Teología desde la Iglesia: Es la iglesia el medio designado por Dios para dar a
conocer el conocimiento de Cristo a las naciones, por lo tanto, si pierde su
2

característica de confesante ha perdido su propósito. Y este punto no pretende


transmitir la idea de que la teología debe de hacerse dentro de las cuatro
paredes de la Iglesia, sino más bien reflexionar en el papel crucial de ella en
esto del quehacer teológico. Es notable recordar que mucha del material que
tenemos, sino es que todo, nos ha llegado a través del testimonio de hombres
de Dios, que tuvieron un contacto inmediato y fuerte con la Iglesia como
cuerpo de Cristo.
(Bosquejo de Dogmática: 6,19,20; Teología evangélica para el contexto
latinoamericano: 56-7, 60, Los distintos métodos teológicos: 155,71).

4. El valor de la experiencia: Para mi es importante reconocer que la experiencia


es iniciada por Dios, no por la razón humana, es decir el provee en nosotros de
la capacidad de reaccionar a experiencias que el provee en nuestras vidas con
el fin de llegar a conocerle más. Con esto de la experiencia es importante
reconocer que nunca estamos a solas con el texto, llevamos un bagaje, dentro
del cual lo experiencial juega un papel importante. Y no es que la experiencia
define la verdad, es más bien la definición de la verdad que a traves de la
experiencia encuentra una forma, una de las otras posibles, de revelarse y
hacerse real para quien, valga la redundancia, la experimenta,
(Bosquejo de Dogmática: 10; Teología evangélica para el contexto
latinoamericano: 78; Los distintos métodos teológicos:169).

5. El objeto se revela al sujeto: El impacto que el creer hace en nuestras vidas


depende inevitablemente del alcance o la magnitud del objeto, es decir Dios,
en el que nuestra fe esta puesta. Dios se revela a un sujeto limitado, incapaz de
contener la esencia del objeto que intenta entender, por lo que es digno de
reconocer nuestra imposibilidad de contener el conocimiento pleno de Dios y
a su vez el alabar la virtud que en la ¨no plenitud¨ del conocimiento (mientras
estemos en esta tierra) es suficiente para mantenernos ocupados toda una vida.
(Bosquejo de Dogmática: 10,4; Los distintos métodos teológicos:167).
3

6. De Jesús: Dejar a un lado a Jesús es hacer mala teología. La revelación de


Jesús a través de las Escrituras es un hecho y solamente mediante la
apropiación de ello en nuestras vidas y dentro del quehacer teológico nuestra
labor cobrará sentido. Él está construyendo su Iglesia para sí.

7. Teología asequible para todos: ¿Qué tan sencilla debe de ser nuestra teología?
Sencilla en el sentido que sea entendible para todo estrato social e intelectual,
porque no se puede pretender hacer una teología con tono universal,
ciertamente la esencia es la misma y no debe de ser adulterada, pero creo que
es imposible decir que toda teología podrá ser entendible para todos. Ya que a
medida que el teólogo o cristiano, va creciendo es imposible que el receptor
pueda digerir lo que le ha llevado años entender, él también debe de crecer en
su teología.
(Bosquejo de Dogmática: 19, Teología evangélica para el contexto
latinoamericano: 62, 9, 71; Los distintos métodos teológicos: 146).

8. ¿Posmodernismo o algo más? ¿Podemos seguir hablando de un


posmodernismo? Creo que ciertamente el punto en el que estamos se ha dado
por este movimiento o línea de pensamiento, y que ha marcado un tempo en
cómo se percibe la realidad. Pero mucho de lo que el posmodernismo
pretendió ha dado a luz una suerte de irracionalidad y creo que esto es
importante de tener en cuenta al hacer teología. Si bien mucho de lo que las
definiciones primeras dicen del posmodernismo son validas no todas siguen en
pie, se han deformado o transformado y es necesario que al hacer teología o
encontrar métodos teológicos les tomemos en cuenta.
(Teología evangélica para el contexto latinoamericano, 52-5).

9. Imposibilidades para una teología definitiva: El pecado nos obstaculiza,


tuerce y detiene la verdad no la impide. Es por ello que no podremos jactarnos
de haber alcanzado una teología universal y siempre necesitaremos de los
4

hermanos en la fe como uno de los métodos teológicos. Recordar que la


verdad no depende de nosotros sino de Dios es nuestra esperanza, ya que
aunque falibles nuestros métodos teológicos, la verdad será siempre infalible e
incambiable.
(Teología evangélica para el contexto latinoamericano: 60).

10. En búsqueda de la verdad: Por último, la verdad deberá ser siempre uno de
los filtros más importantes a la hora de la metodología teológica. El estar
dispuestos a cambiar o dejar atrás algo que este mal aprendido o mal
comprendido es siempre importante, ya que lo que está en juego en nosotros
es la comprensión de Dios. Es importante que la verdad de Dios sea quien
moldee y de forma a nuestro pensar sobre Él y no querer sostener una idea que
a contrarias luces, si ese es el caso, es equivoco o deforma nuestra teología.