Está en la página 1de 15

La vista llega antes que las palabras.

La vista es la que
establece nuestro lugar
en el mundo circundante.

Lo que sabemos o lo que


creemos afecta al modo
en que vemos las cosas.
Solamente vemos aquello que miramos. Y mirar es un acto voluntario.

Toda imagen encarna un modo de ver.


“Una imagen es una visión que ha sido creada o reproducida. Es una
apariencia, o conjunto de apariencias, que ha sido separada del
lugar y el instante donde apareció por primera vez y preservada por
unos momentos o unos siglos”. -John Berger
La función más objetiva de la comunicación es transmitir imágenes
de un lugar del mundo a otro lugar de este.

Una imagen es un sistema de datos sensoriales estructurados,


producto de una misma “escena”.

La imagen es una cosa


material: es un documento de
papel o un conjunto de
señales eléctricas. Es objetiva
en el sentido en que este
objeto particular es siempre
accesible a un observador
cualquiera.
La historia reciente del desarrollo social de la imagen permite ubicar
algunas etapas de masificación de la imagen, a saber:

1. La copia múltiple del grabado. Se


remonta al Renacimiento y a la
multiplicación de las prensas. La imagen
pretende en sí misma, por primera vez,
ser múltiple en su esencia, aunque
limitada. La imagen es cara, se encierra
en libros donde tiene prestigio, es
contemplada y tocada con reverencia.
2. El descubrimiento de la trama fotográfica. Deriva en un
ascenso del cartel pegado al muro, la invención de la tarjeta
postal, la reproducción en color de pinturas de museos, la
expansión de las artes gráficas, en general, la masificación.
3. La masificación visual televisiva. La imagen está al alcance de todos,
se produce, se reproduce, se repite a través de una pantalla de
televisión. El discurso repetitivo deja entrever mensajes con fuerte
carga ideológica, dirigidos a reforzar el deseo latente en la sociedad
de consumo.
4. Postfotografía e imagen pobre. La inmaterialidad y
transmitabilidad instantánea de las imágenes, su profusión y
disponibilidad global y su aporte a la enciclopedización del saber y
de la comunicación, así como un reforzamiento del ideal capitalista
mediante la difusión de imágenes en distintas resoluciones.
La imagen pobre es una copia en movimiento. Tiene mala calidad y
resolución subestándar. Se deteriora al acelerarla. Es el fantasma de
una imagen, una miniatura, una isla errante en distribución gratuita,
viajando a presión en lentas conexiones, comprimida, reproducida,
ripeada, remezclada, copiada y pegada en otros canales de
distribución.
-Hito Steyerl
La imagen pobre es RAW, AVI o JPEG.

La imagen pobre ha sido subida, descargada, compartida,


reformateada y reeditada.

Testimonia la violenta dislocación, transferencia y desplazamiento


de imágenes: su aceleración y circulación en el interior de los
círculos viciosos del capitalismo audiovisual.

Una imagen de alta resolución tiene más brillo e impacto, es más


mimética y mágica, más escalofriante y seductora que una imagen
pobre. Es más rica, por así decir.
Se ha hecho de la resolución un fetiche.

La imagen rica establece su propio sistema de jerarquías, cuando al


mismo tiempo las nuevas tecnologías ofrecen cada vez más
posibilidades de degradarla creativamente.

Las imágenes pobres son pobres porque no se les asigna ningún


valor en la sociedad de clases de imágenes. Su falta de resolución
atestigua su reapropiación y desplazamiento.

Las imágenes pobres son imágenes populares: imágenes que pueden


ser hechas por muchas personas.
La imagen pobre ya no trata de la cosa real, el original originario. En
vez de eso, trata de sus propias condiciones reales de existencia: la
circulación en enjambre, la dispersión digital, las temporalidades
fracturadas y flexibles. Trata del desafío y de la apropiación, tanto
como del conformismo y la explotación.
En resumen: trata sobre la realidad.
-Hito Steyerl
Al tipo de violencia determinada (origen y fin) se le opone una forma
contemporánea de violencia sutil: la violencia de la disuasión, de la
pacificación, de la neutralización, del control, la violencia suave del
exterminio. Violencia terapéutica, genética, comunicacional.
Violencia de una sociedad donde se nos prohíbe virtualmente la
violencia, se nos prohíbe el conflicto, la muerte...esta violencia es, por
excelencia, la violencia de la información, de los medios de
comunicación, de las imágenes, de lo espectacular. Más que
violencia, habría que hablar de virulencia.
-Jean Baudrillard
La violencia de la imagen consiste en hacer desaparecer lo real. Todo
debe ser visto, todo debe ser visible. La imagen es el lugar de este
visibilidad por excelencia. Todo lo real debe convertirse en imagen,
aunque casi siempre a costa de su desaparición. al hacer aparecer la
realidad, incluso la más violenta, en la imaginación, esta imagen hace
desaparecer la sustancia real.
-Jean Baudrillard
Referencias.

Baudrillard, J. (2006). El juego del antagonismo mundial o la agonía del


poder. Violencia de la imagen. Violencia contra la imagen. Madrid:
Círculo de Bellas Artes.

Berger, J. (2010). Modos de ver. Barcelona: Gustavo Gili

Moles, A. (1991). La imagen. Comunicación funcional. México: Trillas.

Steyerl, H. (2014). Los condenados de la pantalla. Buenos Aires: Ed. Caja


Negra.