Está en la página 1de 20

UNIVERSIDAD NACIONAL DE LA AMAZONÍA PERUANA

FACULTAD DE CIENCIAS FORESTALES


ESCUELA DE ING. ECOLOGÍA DE BOSQUES TROPICALES

BIOQUÍMICA
ELEMENTOS BIOGEOQUÍMICOS

DOCENTE: Blgo.Jorge Marapara Del Águila.Dr

ALUMNOS:
 Bicerra Rodríguez Peggy Silvana
 Dávila Suárez Miguel
 Espin Navarrete Michelle Belén
 Falcón Bicerra Delia
 Garay Dinis Danika Journeth
 Murallari Manihuari Jeyter
 Pinedo Alvis Luis
 Rojas Ruiz Percy
 Torres Ramírez Jorge Luis

FECHA DE ENTREGA: Sábado, 27 de julio del 2019

IQUITOS –PERÚ
2019
ÍNDICE

1. Agradecimientos………………………………………………………………………… 1

2. Introducción…………………………………………………………………………… ...2

3. Contenido…………………………………………………………………………………..

4. Conclusiones……………………………………………………………………………….

5. Bibliografía…………………………………………………………………………………

6. Anexos ………………………………………………………………………………………
AGRADECIMIENTO

Este trabajo no hubiera sido posible si no hubiese sido por el gran afecto e Interés
que le tenemos a la ciencia y al curso que llevamos. Por ello, agradecemos también
profundamente a todas las personas que nos inspiraron a seguir adelante para
realizar este trabajo como nuestros familiares, y nuestro mentor biólogo Jorge Luis
Marapara del Águila.
ELEMENTOS BIOGEOQUIMICOS

Los elementos químicos como el Carbono, Nitrógeno, Oxígeno, Hidrógeno, Azufre y


Fósforo entre otros pasan de los seres vivos al ambiente gracias a una serie de procesos de
producción y destrucción de los mismos en forma cíclica.
Los griegos por su amplia participación, utilizaron por primera vez la palabra elemento,
concluyendo que era la estructura de la materia que componía el universo; los elementos
clásicos de la antigua Grecia fueron agua, aire, fuego, y tierra; el elemento agua se incluye
gracias a los estudios de Tales en Mileto (636 a.C.- 547 a.C.) quien se dedicó a estudiar el
porqué de las cosas, “El agua rodea a la tierra; impregna la atmósfera en forma de vapor;
corre a través de los continentes, y la vida es imposible sin ella” (Asimov, 2003, p.11).
Gracias a este filósofo se dan los principios del ciclo del agua, cuando de forma implícita se
habla de agua en forma de vapor en la atmosfera y agua líquida que corre a través de los
continentes; la transformación de la materia mediante determinados pasos despierta la
curiosidad de Tales en Mileto que posteriormente incluye el elemento aire validado por los
griegos como una necesidad al no aceptar la noción de vacío, Anaxímedes lo incluye como
el elemento existente entre la esfera tierra y la esfera celeste o cielo (Asimov, 2003, p. 11).
El tercer elemento el fuego lo incluyo Heráclito (540 a.C. – 480 a.C.) como un cambio
incesante. “Todo se transforma en un proceso de continuo nacimiento y destrucción al que
nadie escapa” (Asimov, 2003, p. 11). La transformación de los elementos en procesos
continuos, explica la naturaleza de la materia terrenal, formando los ciclos, cuando un
organismo se destruye o muere sirve como pilar al nacimiento de otro, la transformación
cíclica de átomos muestra que estuvieron y estarán siempre en movimiento y nos acerca más
a lo que hoy conocemos como reciclaje de materia en la tierra, el cambio de la materia para
formar diferentes compuestos, y así todo lo existente no es más que diferentes aspectos de
una materia básica, “Antoine Lavoisier en 1774 demuestra que la masa no se creaba ni
destruía solo cambiaba de unas sustancias a otras (Ley de la conservación de la masa)”
Según Suárez (2008) Lavoisier con su ley revela la variación de la materia sin que esta se
perdiera, como es el caso de los elementos Carbono, Hidrógeno, Nitrógeno, Oxígeno, Azufre
y Fósforo entre los principales elementos que sostienen la vida en la tierra, siempre existentes
aunque cambiantes en sus ciclos y combinaciones para formar compuestos, presentes en las
diferentes capas de la tierra relacionándose con lo vivo y lo no vivo, “estos son procesos
naturales que reciclan elementos en diferentes formas químicas desde el medio ambiente
hacia los organismos, y luego a la inversa (...) conectando lo vivo y lo no vivo en la tierra”.
En ellos se observan sustancias básicas, complejas, libres y haciendo parte de organismos
vivos, se relacionan para impulsar o restringir procesos en los ecosistemas. Estos seis
elementos son representativos de los macronutrientes por estar en mayor proporción
constituyendo la materia orgánica, su distribución entre las diferentes capas de la tierra en
una trasformación de sustancias químicas de forma cíclica, es lo que se conoce como ciclos
biogeoquímicos.
CICLOS BIOGEOQUÍMICOS

El término Ciclo Biogeoquímico deriva del movimiento cíclico de los elementos que forman
los organismos biológicos y el ambiente geológico en donde interviene un cambio químico.
Los ciclos biogeoquímicos tienen unos aspectos básicos como son: La distribución de
materiales, el transporte, la transformación y el tiempo de almacenamiento: La distribución
se realiza entre las diferentes capas de la tierra, atmósfera, hidrósfera, litósfera y biósfera, el
transporte y trasformación de los nutrientes se da entre los ecosistemas y la biosfera, donde
los organismo toman del medio los elementos que requieren y le regresan otros que luego del
ciclo son utilizados por los mismos u otros organismos. en estos ciclos también se describe
el estado físico del elemento, ya que estos son cambiantes, “en la descripción de los ciclos
biogeoquímicos se mencionan tanto los compuestos del elemento, como el estado físico en
que se encuentran” como señala Winstanley, Demissie & Hollinger (citado por Luengas,2014,
p.37). Los estados físicos o fases en que se encuentran los elementos son: El líquido en la
hidrósfera como el Hidrógeno y el Oxígeno, sólida en la litósfera, gaseosa en la atmósfera
allí en mayor cantidad el Carbono, Oxígeno y el Nitrógeno, y en la biósfera se encuentran
los elementos en sus tres fases.
Pero mientras que el flujo de energía en el ecosistema es abierto, puesto que al ser utilizada
en el seno de los niveles tróficos para el mantenimiento de las funciones vitales de los seres
vivos se degrada y disipa en forma de calor, no sigue un ciclo y fluye en una sola dirección.
El flujo de materia es cerrado ya que los nutrientes se reciclan.

La energía solar que permanentemente incide sobre la corteza terrestre permite mantener el
ciclo de dichos nutrientes y el mantenimiento del ecosistema. Por tanto, estos ciclos
biogeoquímicos son activados directa o indirectamente por la energía que proviene del sol.
Se refiere en resumen al estudio del intercambio de sustancias químicas entre formas bióticas
y abióticas.

La materia circula desde los seres vivos hacia el ambiente abiótico, y viceversa. Esa
circulación constituye los ciclos biogeoquímicos, que son los movimientos de agua, de
carbono, oxígeno, nitrógeno, fósforo, azufre y otros elementos que en forma permanente se
conectan con los componentes bióticos y abióticos de la Tierra. Las sustancias utilizadas por
los seres vivos no se "pierden" aunque pueden llegar a sitios donde resultan inaccesibles para
los organismos por un largo período. Sin embargo, casi siempre la materia se reutiliza y a
menudo circula varias veces, tanto dentro de los ecosistemas como fuera de ellos.

Nuestro planeta actúa como un sistema cerrado donde la cantidad de materia existente
permanece constante, pero sufre permanentes cambios en su estado químico dando lugar a la
producción de compuestos simples y complejos. Es por ello que los ciclos de los elementos
químicos gobiernan la vida sobre la Tierra, partiendo desde un estado elemental para formar
componentes inorgánicos, luego orgánicos y regresar a su estado elemental.

En las cadenas alimentarias, los productores utilizan la materia inorgánica y la convierten en


orgánica, que será la fuente alimenticia para todos los consumidores. La importancia de los
descomponedores radica en la conversión que hacen de la materia orgánica en inorgánica,
actuando sobre los restos depositados en la tierra y las aguas. Esos compuestos inorgánicos
quedan a disposición de los distintos productores que inician nuevamente el ciclo.

Los ciclos biogeoquímicos más importantes corresponden al agua, oxígeno, carbono y


nitrógeno. Gracias a estos ciclos es posible que los elementos principales (carbono, hidrógeno,
oxígeno, nitrógeno, fósforo y azufre) estén disponibles para ser usados una y otra vez por
otros organismos.
TIPOS DE CICLOS BIOGEOQUÍMICOS

Los ciclos biogeoquímicos pueden ser gaseosos, sedimentarios y mixtos.

CICLOS GASEOSOS

Los elementos casi siempre se distribuyen tanto en la atmósfera como en el


agua y de ahí a los organismos, y así sucesivamente.
Los elementos que cumplen ciclos gaseosos son el carbono, el oxígeno y el
nitrógeno.
La transformación de elementos de un estado a otro es relativamente rápida.

CICLOS SEDIMENTARIOS

Son aquellos donde los elementos permanecen formando parte de la tierra, ya


sea en las rocas o en el fondo marino, y de ahí a los organismos. En estos, la
transformación y recuperación de estos elementos es mucho más lenta.
Ejemplos de ciclos sedimentarios son el del fósforo y el del azufre.

CICLOS MIXTOS

El ciclo del agua es una combinación de los ciclos gaseoso y sedimentario, ya


que esa sustancia permanece tanto en la atmósfera como en la corteza terrestre.
Los ciclos biogeoquímicos más importantes corresponden al agua, oxígeno,
carbono y nitrógeno.
CICLO DEL AGUA

Toda el agua de la Tierra forma la hidrosfera, que se distribuye en tres


reservorios principales: los océanos, los continentes y la atmósfera. Entre estos
reservorios existe una circulación continua.

Alrededor del 70% de la superficie del planeta está cubierta por las aguas de los
océanos, lagos, ríos, arroyos, manantiales y glaciares. Al perforar el subsuelo,
por lo general se puede encontrar agua a profundidades diversas (agua
subterránea o mantos freáticos). La luz solar es la fuente de energía térmica
necesaria para el paso del agua desde las fases líquida y sólida a la fase de vapor,
y también es el origen de las circulaciones atmosféricas que transportan el vapor
de agua y mueven las nubes.

Los rayos solares calientan las aguas. El vapor sube a la troposfera en forma de
gotitas. El agua se evapora y se concentra en las nubes. El viento traslada las
nubes desde los océanos hacia los continentes.
A medida que se asciende bajan las temperaturas, por lo que el vapor se
condensa. Es así que se desencadenan precipitaciones en forma de lluvia y nieve.

El agua caída forma los ríos y circula por ellos. Además, el agua se infiltra en
la tierra y se incorpora a las aguas subterráneas (mantos freáticos). Por último,
el agua de los ríos y del subsuelo desemboca en los mares.
CICLO DEL CARBONO

Es uno de los elementos más importantes de la naturaleza. Combinado con oxígeno forma
dióxido de carbono y monóxido de carbono.
La atmósfera contiene alrededor de 0.03 % de dióxido de carbono. Es el elemento básico de
los compuestos orgánicos (hidratos de carbono, lípidos, proteínas y ácidos nucleicos). El
carbono también forma parte de sales llamadas carbonatos, como el carbonato de sodio y el
carbonato de calcio, entre otras.
El carbono, como dióxido de carbono, inicia su ciclo de la siguiente manera:

Durante la fotosíntesis, los organismos productores (vegetales terrestres y acuáticos)


absorben el dióxido de carbono, ya sea disuelto en el aire o en el agua, para transformarlo en
compuestos orgánicos.

Los consumidores primarios se alimentan de esos productores utilizando y degradando los


elementos de carbono presentes en la materia orgánica. Gran parte de ese carbono es liberado
en forma de CO2 por la respiración, mientras que otra parte se almacena en los tejidos
animales y pasa a los carnívoros (consumidores secundarios), que se alimentan de los
herbívoros. Es así como el carbono pasa a los animales colaborando en la formación de
materia orgánica.

Los organismos de respiración aeróbica (los que utilizan oxígeno) aprovechan la


glucosa durante ese proceso y al degradarla, es decir, cuando es utilizada en su
metabolismo, el carbono que la forma se libera para convertirse nuevamente en
dióxido de carbono que regresa a la atmósfera o al agua.
Los desechos de las plantas, de los animales y de restos de organismos se descomponen por
la acción de hongos y bacterias. Durante este proceso de putrefacción por parte de los
descomponedores, se desprende CO2.
En niveles profundos del planeta, el carbono contribuye a la formación de combustibles
fósiles, como el petróleo. Este importante compuesto se ha originado de los restos de
organismos que vivieron hace miles de años. Durante las erupciones volcánicas se libera
parte del carbono constituyente de las rocas de la corteza terrestre.

Una parte del dióxido de carbono disuelto en las aguas marinas ayuda a
determinados organismos a formar estructuras como los caparazones de los
caracoles de mar. Al morir, los restos de sus estructuras se depositan en el fondo
del mar. Con el paso del tiempo, el carbono se disuelve en el agua y es utilizado
nuevamente durante su ciclo.
Los océanos contienen alrededor del 71% del carbono del planeta en forma de carbonato y
bicarbonato. Un 3% adicional se encuentra en la materia orgánica muerta y el fitoplancton.
El carbón fósil representa un 22%. Los ecosistemas terrestres, donde los bosques constituyen
la principal reserva, contienen alrededor del 3-4% del carbono total, mientras que un pequeño
porcentaje se encuentra en la atmósfera circulante y es utilizado en la fotosíntesis.

CICLO DEL OXÍGENO

La atmósfera posee un 21% de oxígeno, y es la reserva fundamental utilizable por los


organismos vivos. Además, forma parte del agua y de todo tipo de moléculas orgánicas.

El ciclo del oxígeno está estrechamente vinculado al del carbono, ya que el proceso por el
cual el carbono es asimilado por las plantas (fotosíntesis) da lugar a la devolución del oxígeno
a la atmósfera, mientras que en el proceso de respiración ocurre el efecto contrario.

Otra parte del ciclo natural del oxígeno con notable interés indirecto para los
organismos vivos es su conversión en ozono (O3). Las moléculas de O2, activadas
por las radiaciones muy energéticas de onda corta, se rompen en átomos libres de
oxígeno (O) que reaccionan con otras moléculas de O2, formando ozono. Esta
reacción se produce en la estratosfera y es reversible, de forma que el ozono vuelve
a convertirse en oxígeno absorbiendo radiaciones ultravioletas.
CICLO DEL NITRÓGENO

La reserva fundamental es la atmósfera, que está compuesta por un 78% de


nitrógeno. No obstante, la mayoría de los seres vivos no lo puede utilizar en forma
directa, con lo cual dependen de los minerales presentes en el suelo para su
utilización. En los organismos productores el nitrógeno ingresa en forma de nitratos,
y en los consumidores en forma de grupos amino.

Existen algunas bacterias especiales que pueden utilizar directamente el nitrógeno


atmosférico. Esas bacterias juegan un papel muy importante en el ciclo al hacer la fijación
del nitrógeno. De esta forma convierten el nitrógeno en otras formas químicas como amonio
y nitratos, para que puedan ser aprovechadas por las plantas.
Está compuesto por las siguientes etapas:

Fijación:
Se produce cuando el nitrógeno atmosférico (N2) es transformado en amoníaco (NH3) por
bacterias presentes en los suelos y en las aguas. Rhizobium es un género de bacterias que
viven en simbiosis dentro de los nódulos que hay en las raíces de plantas leguminosas. En
ambientes acuáticos, las cianobacterias son importantes fijadoras de nitrógeno.

Amonificación:
Es la transformación de compuestos nitrogenados orgánicos en amoníaco. En los
animales, el metabolismo de los compuestos nitrogenados da lugar a la formación
de amoníaco, siendo eliminado por la orina como urea (humanos y otros mamíferos),
ácido úrico (aves e insectos) o directamente en amoníaco (algunos peces y
organismos acuáticos). Estas sustancias son transformadas en amoníaco o en
amonio por los descomponedores presentes en los suelos y aguas. Ese amoníaco
queda a disposición de otro tipo de bacterias en las siguientes etapas.
Nitrificación:
Es la transformación del amoníaco o amonio (NH4+) en nitritos (NO2–) por un grupo de
bacterias del género Nitrosomas para luego esos nitritos convertirse en nitratos (NO3–)
mediante otras bacterias del género Nitrobacter.

Asimilación:
Las plantas toman el amonio (NH4+) y el nitrato (NO3–) por las raíces para poder utilizarlos
en su metabolismo. Usan esos átomos de nitrógeno para la síntesis de clorofila, de proteínas
y de ácidos nucleicos (ADN y ARN). Los consumidores obtienen el nitrógeno al alimentarse
de plantas y de otros animales.

Desnitrificación:
Proceso llevado a cabo por bacterias desnitrificantes que necesitan utilizar el oxígeno para su
respiración en suelos poco aireados y mal drenados. Para ello, degradan los nitratos y liberan el
nitrógeno no utilizado a la atmósfera.

NITRIFICACIÓN: transformación bacteriana de amoníaco en nitratos.


DESNITRIFICACIÓN: transformación bacteriana de nitratos en nitrógeno.
AMONIFICACIÓN: transformación de los desechos orgánicos en amoníaco por los
descomponedores.
ASIMILACIÓN: absorción de nitratos y amonio por las raíces de las plantas.
FIJACIÓN: transformación bacteriana del nitrógeno atmosférico en amoníaco.

CICLO DEL FÓSFORO

La proporción de fósforo en la materia viva es bastante pequeña, pero el papel


que desempeña es vital. Es componente de los ácidos nucleicos como el ADN.
Se encuentra presente en los huesos y piezas dentarias. En la fotosíntesis y en
la respiración celular, muchas sustancias intermedias están combinadas con el
fósforo, tal el caso del trifosfato de adenosina (ATP) que almacena energía.
El fósforo es el principal factor limitante del crecimiento para los ecosistemas,
porque su ciclo está muy relacionado con su movimiento entre los continentes
y los océanos.
La mayor reserva de fósforo está en la corteza terrestre y en los depósitos de rocas marinas.
El fósforo se encuentra en forma de fosfatos (sales) de calcio, hierro, aluminio y manganeso.
La lluvia disuelve los fosfatos presentes en los suelos y los pone a disposición de
los vegetales. El lavado de los suelos y el arrastre de los organismos vivos fertilizan
los océanos y mares.
Parte del fósforo incorporado a los peces es extraído por aves acuáticas que lo
llevan a la tierra por medio de la defecación (guano). Otra parte del fósforo contenido
en organismos acuáticos va al fondo de las rocas marinas cuando éstos mueren.
Las bacterias fosfatizantes que están en los suelos transforman el fósforo presente
en cadáveres y excrementos en fosfatos disueltos, que son absorbidos por las
raíces de los vegetales.

CICLO DEL AZUFRE

El azufre está presente dentro de todos los organismos en pequeñas cantidades,


principalmente en los aminoácidos (sustancias que dan lugar a la formación de
proteínas). Es esencial para que tanto vegetales como animales puedan realizar
diversas funciones. Las mayores reservas de azufre están en el agua del mar y en
rocas sedimentarias. Desde el mar pasa a la atmósfera por los vientos y el oleaje.
Gran parte del azufre que llega a la atmósfera proviene de las erupciones volcánicas,
de las industrias, vehículos, etc. Una vez en la atmósfera, llega a la tierra con las
lluvias en forma de sulfatos y sulfitos. Su combinación con vapor de agua produce
el ácido sulfúrico. Cuando el azufre llega al suelo, los vegetales lo incorporan a
través de las raíces en forma de sulfatos solubles. Parte del azufre presente en los
organismos vivos queda en los suelos cuando éstos mueren. La descomposición de
la materia orgánica produce ácido sulfhídrico, de mal olor, devolviendo azufre a la
atmósfera.

CICLO DEL CALCIO


Un método para almacenar el ciclo de calcio es la circulación del calcio entre los
organismos vivos y el medio. El calcio es un mineral que se encuentra en la litosfera
formando grades depósitos de origen sedimentario, que emergieron de fondos
marinos por levantamientos geológicos muchas veces, estas rocas, contienen
restos fosilizados de animales marinos con caparazones ricos en calcio; en minero
logia se conocen como rocas calizas.
La lluvia y los agentes atmosféricos descomponen las rocas calizas, arrastrando los
compuestos del calcio a los suelos, a los ríos y al mar. En este recorrido, el calcio
es absorbido por las plantas y animales, en cualquier punto del ciclo, ya sea por la
cadena alimenticia o por absorción del agua.

El ciclo del calcio es un ciclo sedimentario y su función básica es que el calcio es un


elemento que circula entre los organismo vivos y el medio y también es un mineral
que se allá en la litosfera que emergen grandes marinos y levantamientos geológico
el ciclo del calcio se relaciona con el ciclo del carbono y fósforo ya que hay rocas
que contienes restos fosofolizados y animales marinos que tiene calcio rocas
calizadas y bueno algunas atmósferas descomponen esas rocas llevando el calcio
al suelo a ríos o mar y esa vuelta es absorbida por las plantas y los animales y el
calcio forma parte de depósitos de cuevas y a veces se convierte en agua dulce y
algas unicelulares y estas al morir dejan calcio para el rio y por eso el calcio es un
ciclo sedimentario porque no es gaseoso en la atmósfera.
CICLO DEL SODIO

El sodio es el sexto elemento en orden de abundancia en la corteza terrestre, es por esto y por
la solubilidad de sus sales, que casi siempre está presente en la mayoría de las aguas naturales.
Su cantidad puede variar desde muy poco hasta valores apreciables.

Altas concentraciones de sodio de sodio se encuentran en las salmueras y en las aguas duras
que han sido ablandadas con el proceso de intercambio ciclo sodio. La relación entre sodio y
los catones totales es de importancia en la agricultura y en la patología humana. La
permeabilidad de los suelos es afectada negativamente cuando se riega con agua de alta
relación de sodio. A las personas que tienen una alta presión arterial, se les recomienda ingerir
agua.
El sodio está presente en grandes cantidades en el océano en forma iónica.
CICLO DEL POTASIO

El potasio (k) es un elemento esencial para las plantas, los animales y los humanos
por que intervienen en los procesos de la fotosíntesis, en procesos químicos dentro
de las células y contribuye en mantener el agua en las células. Es por esto que el
potasio, junto con el nitrógeno y el fósforo son elementos esenciales para los seres
vivos.

El potasio se encuentra en forma natural en el suelo, especialmente en los suelos ricos en


arcillas, que contienen hasta un 3% en los suelos pantanosos y los pobres en arcilla el
contenido de compuestos de potasio es menor y puede ser deficitario, originando problemas
en los cultivos.

Los compuestos de potasio del suelo son lavados (lixiviados) con facilidad en las zonas de
altas precipitaciones y, en consecuencia, deben ser restituidos a los campos por fertilización
añadiendo cloruro de potasio o sulfato de potasio. Ciertos cultivos (alfalfa, zanahorias,
pepinos y coles) son muy exigentes en potasio y no prosperan en suelos pobres de dicho
elemento.

El ciclo se encuentra de forma muy natural en el suelo y prontamente en suelos


ricos en arcillas y en suelos pantanosos y tienen un compuesto de potasio menor el
potasio es un elemento de las plantas los animales y los seres vivos por que hacen
parte del proceso de la fotosíntesis es por eso que todos los ciclos junto al potasio
son esenciales para los seres vivos sabias que en la agricultura moderna se aplica
compuestos de potasio a los suelos para aumentar las plantas y productos y
también depende de cuánto le apliques si le aplicas mucho el cultivo puede verse
afectado.

CICLO DEL MAGNESIO


El Mg en las plantas se encuentra en contenidos menores al de Ca (0.15-0.75% de Materia
seca). Este nutriente forma parte de la molécula de clorofila por lo que se encuentra
íntimamente involucrado en la fotosíntesis. Cumple un rol en la síntesis de aceites y proteínas
y la actividad de enzimática del metabolismo energético.
Es más común la deficiencia de Mg que la de Ca, aun a niveles de pH apropiados. El síntoma
de deficiencia más característico se ve como clorosis internara en las hojas viejas, al ser un
elemento móvil en la planta a diferencia del calcio. Es muy común la deficiencia de Mg. en
suelos arenosos o suelos de baja CIC.

FORMAS DE MAGNESIO EN EL SUELO


• Magnesio contenido en minerales (primarios y secundarios)
• Magnesio intercambiable: representa la fracción sorbida al complejo de cambio arcillo
húmico
• Magnesio en solución: se encuentra en pequeñas cantidades, pero hay una rápida
reposición a partir de la fase de cambio.

CICLO DE HIDRÓGENO

El hidrógeno es el elemento más sencillo y abundante en el universo. En la tierra, existe en


la forma de agua (H2O). También existe una pequeña cantidad en el aire que respiramos y
en ¡todos los seres vivos! Las celdas de combustible requieren casi el hidrógeno puro (H2)
como el que se consigue en el agua, la biomasa y los combustibles fósiles.

Como en la extracción del petróleo, producir hidrógeno puro requiere de energía. Si los
recursos de energía renovable son usados para producir hidrógeno, el impacto en el medio
ambiente va a ser mínimo. Los recursos de energía renovable son aquellos que pueden ser
reabastecidos en un corto periodo de tiempo.

Sin embargo, hay una desventaja en la energía solar: el sol no brilla constantemente.
Necesitamos, pues, un método para almacenar la energía solar para utilizarla
cuando no haya sol. El hidrógeno provee un método seguro, eficiente y sano para
hacerlo. El ciclo del hidrógeno solar funciona así: la electricidad producida por los
módulos solares opera un equipo de electrólisis que divide el agua (H2O) en sus
componentes elementales, hidrógeno (H2) y oxígeno (O2).
El oxígeno se libera al aire y el hidrógeno se bombea a los tanques, donde es almacenado en
el lugar de producción o se envía a las regiones donde el sol escasea. En la noche, cuando no
se dispone de energía solar, el hidrógeno se combina nuevamente con el oxígeno del aire en
una celda de combustible, una planta de energía electroquímica que convierte en electricidad
la energía química contenida en el hidrógeno. El único subproducto que resulta de este
proceso es agua pura.
Al momento de hablar del ciclo del hidrógeno estamos haciendo referencia a la producción
y uso de este mismo, siendo pese a todo lo mencionado anteriormente algo escaso en nuestro
planeta. Es de esta manera que existe un trabajo completamente industrial mediante el cual
se realiza la creación de hidrógeno en base a hidrocarburos tales como el metano.

La producción del hidrógeno mediante su ciclo no es un mero capricho, siendo así que
notamos que se va a convertir en muy importante dentro de la industria automotriz, sobre
todo lo relacionado a la gasolina bajo la que estos funcionan ya que sirve para la refinación
de los combustibles fósiles.

CONCLUSIÓN
Nuestro trabajo concluye de la siguiente manera que, el ciclo de la vida y los
ciclos Biogeoquímicos, están altamente relacionados con la naturaleza, su
temperatura, su ubicación, etc. están todos los días haciendo funcionar nuestro
planeta tierra.
Estos ciclos se basan en: factores bióticos y factores abióticos.
Los ciclos Biogeoquímicos son todos los químicos que circula constantemente
permitiendo la vida sobre el planeta.
Deberíamos intentar corregir las partes de los ciclos en la que ya hemos
intervenido provocando cambios, que no permiten que los ciclos funcionen en
su forma natural Con el avance de las tecnologías y todo lo que se sabe creo que
estamos en condiciones de hacer las cosas más amigables con la naturaleza.
BIBLIOGRAFIAS:

 Lamprea, Gloria (2019) La Energía y los Ciclos Biogeoquímicos en la Vida,


Universidad Nacional de Colombia, Ciencias Exactas y Naturales, Colombia, 138 pp.
 http://www.ielapresentacion.edu.co/wp
content/uploads/2013/09/Ciclos_BiogeoQuimicos_11_bIOLOGIA.pdf
 http://ccapama.gob.mx/ccapama/images/biblioteca/Ciclo-del-Agua.pdf
 http://www.unich.edu.mx/wp-content/Cap.-Libro.-Ciclos-biogeoquimicos.pdf
 http://www.bnm.me.gov.ar/giga1/documentos.pdf
 http://html.rincondelvago.com/biogeoquimicos.
 http://mediateca.cl/500/ciclos/ciclo-del-carbono.
 http://recursostic.educacion.es/ciencias/biogeoquimicos.pdf

También podría gustarte